• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nuevo relato: Que alegría, españa quedó fuera.

Hoy, Diego, los machos y el tiqui mayor habían ido a «el manuel», un restaurante tan variado que siempre que Diego entraba, si no fuera porque su dinero es limitado, se pedía de todo así ya no diera más. En esta ocasión cada uno pidió diferentes cosas, Diego compartió con Maxi una fuente así de grandota de rabas con papas fritas. Leto, por su árte, había pedido una plancha de Mariscos, y le combidó a Diego que al final fue el que más se la comió.
-Joo, qué manera de comer este macho carajo -decía Gago, riéndose, mirando a Diego con cariño. Sépase que a pesar de la forma de tratarlo los machos a nuestro amigo, saben todos que es siempre en joda y en realidad, así las jodas fueran pesadas, son los que más quieren a Diego por encima de todo, pues son como de la familia. Entre tanto, comiendo y charlando, en «El manuel» se emitía el partido de Rusia VS España. Por supuesto, Diego y sus amigos lo miraban. Digeo no apostaba jamás por la unión sobiética, no simpatizaba para nada con Rusia, pero esta vez tratándose de España cambió de opinión. Apostó por el anfitrión, deseaba ardientemente que España quedara fuera. ¡Qué alegría, una hora y media después en esos mismos momentos, cuando el partido terminara, la que se iban a llevar cuando España finalmente quedara fuera! Jorge, desde la lejanía rosarina, sin duda (y así se lo manifestó a los machos) también deseaba que España perdiera. Él había vuelto a Rosario, y ahora seguramente no se iría nunca más, enojado porque argentina ayer había quedado fuera. se cagó en todo y en todos, se drogó mal, perdió la razón y decidió irse derechito a su tuerra, sin despedirse, sin saludar, sin un adiós, sin un hasta luego. Simplemente se fue, desapareció, se hizo humo.
Finalmente llegó la hora. Rusia le ganaba a España. ¡Qué alegría se llevaba Diego! Esta vez y solo por hoy decidió amigarse con Rusia, pero solo por eso, porque quería la cabeza de España. Se imaginaba allá a sus pocos amigos o conocidos españoles. Se imaginaba a los agentes de IPS que fueran futboleros, a S.Y si la guerra no hubiese terminado, si es que a alguno le interesara el fútbol, se imaginaba a pocas personas conocidas como Melany. se sonreía imaginando cómo lamentaban la derrota. Los machos no podían entender nada. ¿Qué retenía a Diego allí? ¿Por qué no se queda en argentina? Por qué no se queda con su gente, con ellos, con los machos, si en España no tiene nada que hacer. Por qué no se la trae a Jazmín, que también es argentina, y se dejan todos de embromar.
Estas y otras preguntas se hacían los machos y también el propio Diego. Él mismo no entendía nada. En plena guerra quería desesperadamente volver a Argentina, cosa que no podía. Terminada la guerra, sí pudo salir. Ya está en su tierra, junto a sus amigos, ¿entonces por qué solo vino por el mundial? ¿Por qué siente que tiene que volver? ¿Qué le empuja a muy pronto tomar un vuelo de regreso? Él mismo no lo sabe. Sabe que algo le quedó pendiente, que es muy pronto para regresar a su tierra definitivamente, a pesar de que es lo que más desea, pero no sabe qué. Sabe que tiene una misión aún, pero no sabe cuál. ¿Matar a alguien? No lo cree. ¿Conseguir un trabajo que no consiguiera en Argentina? Tiene dudas, porque si no consiguió nada el año pasado no va a conseguir ahora. ¿Vivir junto a Jazmín y Kajol? Tal vez, pero entonces, ¿por qué no vuelven todos a argentina (y Kajol que haga lo que quiera) y listo? Pero no. Diego se pregunta de todo, pero sabe que tiene que volver a España, al país que ahora está muy feliz de que haya quedado fuera del mundial, al país al que cayó engañado pensando en una vida mejor, donde le dieron de ostias y Ostias, y no descansará en paz hasta que… No lo sabe. Tiene que volver, eso sí. No quiere hacerlo, está pasándola demasiado bien con los machos, quienes por su parte quieren acompañarlo a España. Pero él no quiere, les dice que no, que los van a matar, o capturar, o algo. Teme por Jazmín igual, sabe qu
e los machos le han hechado el ojo y podrían montársela aún en contra de lo que Diego pensara. tiene que volver a España mientras se ríe de su salida del mundial, eso está claro. Diego está animado y desanimado a la vez. No está en paz, no está tranquilo. A la vez está muy sereno, muy relajado. Está muy cambiante, muy inestable, no se entiende. Los machos hacen lo que pueden, le demuestran cariño a cada rato, se hacen un tiempo en el laburo para pasarlo con él, para invitarlo a comer, a ver un partido, a fumar porros y a esnifar coca. Diego lo hace, se caga en quienes intentaron rehabilitarlo, la pasa genial. Por supuesto llama a Jazmín. La llama a ver cómo está, si necesita algo. Ella desde España le cuenta todo, cómo están ella y Kajol, si necesitan algo se lo pide. Se ríen, charlan, hablaron la última de que Argentina quedó fuera, algo que a Jazmín le es indiferente, pues ella futbolera no es. Entonces, tras colgar, con o sin los machos delante, Diego sonríe, siente que la vida vuelve a tener color. Está en su tierra, junto a sus viejos amigos de toda la vida, hace lo que le gusta y tiene a su novia llamándole o mensajeándole a diario. Y ahora mismo, ríe con ganas, ríe burlonamente, mientras atiende a los machos en todo momento, satisfecho después de comer muy bien. No sabe qué hacer con su regreso a España, pero ahora mismo está disfrutando el momento y riendo a grandes carcajadas. Gago que es el macho mayor le dijo
-Macho, en esta vida hay que saber perder. Lamentablemente no siempre se puede ganar.
Cuánta razón tiene! Porque Gago, siendo brasilero, dándole algún cachetazo de vez en cuando, tratándolo no con mucho cariño que se diga, es sin embargo el que más experiencia de vida tiene, el más grande de edad y el que siempre le da un consejo paternal a Diego cuando ni siquiera Jorge lo logra. Ahora mismo pagan la cuenta y van a la casa del tiqui. Tal vez tomarán mates, tal vez ensayarán (recuérdese que son casi dos bandas) tal vez simplemente se rasquen lo que no deben y la pasen bien, un domingo más.

Nuevo relato: Quedamos fuera

El martes 26 de junio había significado un día de total alegría para nuestros amigos, Diego, los tiquis y los machos. ¡Argentina le había ganado a Digeria y clasificarían a octavos! Qué gol que dio Messi, ¡qué manera de gritar nuestros amigos y festejar también el tiro libre de la pulga!
Diego y sus amigos, como es natural en los argentinos, juraban con una sonrisa maliciosa en la cara, que el sábado siguiente, que ARgentina jugaría contra Francia, Argentina le ganaba, «por goleadas», típico de argentino que quiere ganar, a Francia dejándole afuera y clasificando a cuartos. Sin embargo, las cosas se iban a torcer, tenían que torcerse, estaban destinadas a no acabar bien. Diego, los machos y los tiquis se habían vuelto a juntar a mirar el partido. Los primeros 2 goles que metió Argentina los festejaron a potentes alaridos. ¡Qué grande Dimaría, qué golazo les regaló! Nuestros amigos estaban con los corazones fuera de sus pechos, con los nervios a flor de piel. Francia tenía que perder, era fijo, firme, era un hecho. Argentina, una vez más tenía que demostrar al mundo de qué estaba hecha su selección. Pero, vaya sorpresa, como siempre pasa, algo tiene que torcer el rumbo de las cosas. Francia había metido otro gol, luego otro gol, luego otro gol más. El partido estaba resultando Francia (4) vs Argentina (2) y la desesperación de nuestros amigos se palpaba en el ambiente. ¡Argentina tenía que ganar! ¡Francia no, no podía! Los mensajes de las diferentes redes sociales se sucedían, entre puteadas, aliento a argentina, más puteadas y callados gritos que no podían expresar por escrito lo que frente a la tele. Argentina estaba perdiendo, con altas probabilidades de quedar fuera, de que Francia quedara en cuartos y que Diego regresara al país y por tanto la ciudad que lo retiene sin saber por qué, con la cola entre las piernas, con la cabeza tal vez baja y con la poca dignidad que le quedaba. No, poca dignidad no le podía quedar. Tenía que volver a Madrid, saborear la derrota de su país, con la frente en alto, recobrar esperanzas para el mundial siguiente, si es que argentina finalmente quedaba fuera.
Argentina, por fin, metió un tercer gol. La gente lo gritó, lo festejó pero era consciente de que Francia ya iba 4 goles. La desesperanza, la certeza de que argentina quedara fuera era lo que rodeaba a todo el país, y por supuesto a nuestros amigos, que fumaban y bebían como si en ello les fuera la vida. El partido terminó 4 a 3, Francia ganó y clasificó a cuartos, argentina debió regresar a su casa con la cabeza alta y los brazos también. Los machos gritaron, Gago se rió con la superioridad moral de un buen brasileño. Ellos que se reían de los brazucas, de los chilenos que no quedaron, de los alemanes que quedaron fuera. Ellos que se querían llevar a tod oel mumundo por delante, que creían que ahora que alemania no estaba, argentina se encontraba fuera de peligro. Diego, que quería ardientemente ver perder al país en el que recide, España.
Y entonces pasó lo que tenía que pasar. Los franceses les dieron una hermosa patada en el culito a nuestros argentinos. Les dijeron alto y claro que el que Alemania quedara fuera no significaba nada, no significaba su seguridad ni mucho menos certeza de que iban a salir campeones ni llegar a la final, que podían quedarse fuera en octavos y el fruto de jugar mal los dos primeros partidos lo demostraba, así de ojete hayan logrado llegar hasta aquí. Ahora los franceses festejaban entonces su victoria. Los argentinos, no quedó otra, deberían saborear su derrota, como la tuvieron que saborear los alemanes, los digerianos, los peruanos a pesar de haber metido 2 goles en aquel último partido. Los chilenos, que no entraron. Los chilenos, que correctamente ahora se están desayunando y desternillando de la risa con la derrota de aquella selección limítrofe que se les reía en la cara, que festejaba que no hayan quedado. Los brazucas, como lo ha demostrado Gago, que les dieron una lección.
Diego entonces intenta calmarse. Ahora mismo se encuentra con sus amigos. Algunos tienen un dolor de estómago producto de los nervios. La mayoría fuma descontroladamente, se cagan en todo lo que pueden, no saben perder con dignidad. Diego, en cambio, está tranquilo, sintiendo la derrota de su país sí, pero aún con la esperanza de que el mundial siguiente será mejor. Le sirvió esto, además, para no reírse de sus demás rivales, para no confiarse, para ver que si bien Argentina será una potencia futbolera, no tiene por qué ser la mejor selección del mundo. Diego lo sabe muy bien, por eso ahora sonríe y su rostro refleja serenidad. Está preparado para escuchar a sus amigos de otros países reírsele de la derrota, y sabe que encajará dignamente el golpe y sonreirá con calma. Sabe, también, que esta próxima semana sacará vuelo de regreso a Madrid, que su estancia en Argentina se ha terminado. Los machos han dicho que van con él, que tiene que presentarles a Jazmín, detalle hasta el momento muy discutido.

Nueva escena de rol: Paliza frustrada

Punto de vista. Dorian

debía cobrar cuentas a mi hermano. debía enseñarle que no lo traje de gratis y tenía qué darme dinero, que para éso lo traje
llegué a la torre y pregunté por la ubicación de su casa, ya que todo había cambiado desde la remodelación
me dijeron que estaba en la planta 4 y aquí estoy
dorian observa las puertas de las casas para ver a cuál debía llamar
dámaso abre la puerta de su casa y sale
dorian ve que una puerta se abre y reconoce a dámaso, que está saliendo
el ascensor de la torre de madrid cierra las puertas y se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid acava de pararse en La planta número 7.
dorian se sitúa en el cubo del ascensor
dámaso busca la casa de arnulfo
el ascensor de la torre de madrid acava de pararse en Torre de Madrid..
dorian llega por atrás de dámaso y lo tira al suelo
oscar sale de su casa y cierra la puerta
oscar cierra la puerta de casa de oscar.
dámaso dice con acento mexicano, pero…
Dices con acento mexicano, «pero ahora sí me vas a dar dinero o quieres una paliza como la del otro día»
oscar llama al ascensor
oscar pulsa el botón y el ascensor de la torre de madrid viene en camino.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
dámaso se incorpora con dificultad
oscar se gira y ve al hombre que había sido golpeado por dorian y a dorian
dámaso ve a oscar y le hace un gesto para que lo ayude
oscar se acerca a dámaso
oscar dice: «que le sucede, »
Dices con acento mexicano, «entonces quieres otra paliza»
dorian mira a oscar
oscar dice: «eeh, basta, usted está loco»
Dices con acento mexicano, «sucede que es mi hermano y le pego porque para éso son los hermanos»
el ascensor de la torre de madrid cierra las puertas y se pone en movimiento.
oscar ayuda a levantarse a dámaso
el ascensor de la torre de madrid acava de pararse en Torre de Madrid..
dámaso jime de dolor
oscar dice: «hazme un favor, entrá a tu casa»
oscar dice: «este tipo está loco»
el ascensor de la torre de madrid acava de pararse en La planta número 7.
dámaso camina apoyado en la pared hasta entrar en su casa, posteriormente cierra la puerta
oscar te mira.
dorian persigue a dámaso y toca la puerta con violencia
oscar empuja a dorian
Dices con acento mexicano, «te gusto o qué?»
oscar dice: «usted está loco»
oscar dice: «cálmese porque lo denunciaré para que lo detenga IPS como ya pasó»
Dices con acento mexicano, «IPS me pellizca los huevos, me los lame y me los chupa»
dorian toca el timbre de la casa de dámaso
oscar dice: «encima de loco, grosero»
dorian sonríe burlonamente
oscar dice: «quiere acompañarme?»
oscar dice: «deme su nombre»
dorian da patadas a la puerta
Dices con acento mexicano, «me llamo quet te importa»
gritas: «más vale que me abras, hijo de la chingada!»
oscar dice: «vamos, deme su nombre o lo golpearé yo a usted y lo tiraré por el cubo del ascensor»
dorian mira a oscar de forma burlona
oscar da una patada a dorian
Dices con acento mexicano, «primero la piedra y ahora usted defiende a ese huesudo?»
oscar dice: «o me dice su nombre o hago lo que le dije»
Dices con acento mexicano, «pura madre que le digo mi nombre»
Dices con acento mexicano, «si quiere saberlo pregúntele a su defendido»
oscar toma a dorian por el cuello
gritas: «que me abras, pinche huesos!»
dorian se revuelve para safarse a oscar
oscar llama a la puerta de la casa de dámaso
dámaso abre, pero no se atreve a salir
oscar grita: «dámasoo, como se llama el inadaptado!»
Dices con acento mexicano, «tú y los que te protegen serán hombres muertos di hablas!»
oscar llama a la puerta de casa de arnulfo.
dámaso no sabe qué hacer
oscar dice: «vamos dámaso, dime el nombre así no te golpea más»
dámaso dice, no… no está
oscar dice: «joooder»
el móvil de dámaso suena con un mensaje
dorian señala a dámaso
oscar se pone delante de dorian
Dices con acento mexicano, «verdad que no quieres que corra la sangre, huesos?»
oscar intenta dar un rodillazo al estómago de dorian
dorian esquiva el rodillazo
oscar dice: «uuy, tuvo miedo »
Dices con acento mexicano, «si dices mi nombre, este señor y la piedra terminarán bajo tierra»
oscar dice: «vamos dámaso, que no le tengo miedo»
dámaso dice con acento mexicano, dorian…
dorian sonríe de forma macabra
oscar dice: «perfeecto, perfeecto »
Dices con acento mexicano, «uy, espero que te despidas de tus amigos…»
oscar dice: «ahora metete en tu casa y no salgas por nada, voy a denunciarlo»
dámaso entra en su casa y cierra la uerta
dorian se acerca a oscar
Dices con acento mexicano, «usted no me denuncia»
oscar dice: «que te pasa dorian, nno te tengo miedo»
Dices con acento mexicano, «me pasa que no me gustan los metiches»
oscar dice: «uuy, pero resulta que es cobarde usted»
Dices con acento mexicano, «yo?»
oscar dice: «claro claro»
Dices con acento mexicano, «cobarde es ese que busca quien lo defienda»
oscar dice: «y usted golpea sin razón»
Te partes de risa.
Dices con acento mexicano, «no, señor. tengo razón en golpear a ese huesudo»
oscar dice: «sabe que? ahora voy a mi casa y luego iré a denunciarte»
Dices con acento mexicano, «pues no te tengo miedo»
Dices con acento mexicano, «además no es la primer vez que me detienen cómo ve?»
oscar abre la puerta de casa de oscar.
oscar dice: «PERFECTO, PASARÁ SU VIDA EN LA CÁRCEL»
oscar entra en casa de oscar.
Te partes de risa.
Han cerrado la puerta de casa de oscar desde dentro.
no sabía que mi hermano tuviera… cómo decirlo?… cómo sea; por hoy no pude, pero ya sé dónde vive y sus amigos no estarán para siempre