• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Un buen problema

Punto de vista: Carter

Llamada entrante de Alanis.

Carter toma su móvil de la mesita de luz después de apartar su ordenador en el que estaba escribiendo y contesta
Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.

Alanis dice por teléfono, «Hermanito!»

Carter dice por teléfono, «pero qué… madison! Cómo estás?»
Alanis dice por teléfono, «Bien, no sabes cuánto me alegra hablar contigo»

Carter dice por teléfono, «Si?»
Carter dice por teléfono, «Pensé que era lebi, contesté sin más, sin ver el ID caller»
Alanis dice por teléfono, «Cómo están?»

Carter dice por teléfono, «Pues bien, supongo, aunque no hay nada nuevo por aquí»
Alanis dice por teléfono, «Siguen en el social club?»

Carter dice por teléfono, «Sí, aún no tenemos dinero como para mudarnos a una casa o para rentar una»
Carter dice por teléfono, «Pero aquí se está bien»
Alanis dice por teléfono, «Y lebi?»

Carter dice por teléfono, «Está repartiendo pizzas, según me dijo»
Alanis dice por teléfono, «Y tú, que haces?»

Carter dice por teléfono, «Yo? Dedicándome a escribir, aún no tengo turno en ningún trabajo de los que tengo»
Carter dice por teléfono, «Pero por qué tanta pregunta»
Alanis dice por teléfono, «Por solo una respuesta»

Alanis dice por teléfono, «Me tienes mañana en madrid»

Carter dice por teléfono, «Que?»
Alanis dice por teléfono, «Que me tienes mañana en madrid»

Carter dice por teléfono, «Pero si…»
Alanis dice por teléfono, «Que pasa? a estas alturas ya no puedo cancelar el viaje, eh?»

Alanis dice por teléfono, «mamá quería que fuese sorpresa pero paso de estar perdida en un sitio que no conozco»

Carter dice por teléfono, «Yo tampoco lo conozco mucho del todo»
Carter dice por teléfono, «es orson el loco que piensa que es wisconsin»
Alanis dice por teléfono, «pero has puesto un tono que me extraña»

Carter dice por teléfono, «Es que…»
Carter dice por teléfono, «nada, olvídalo. Ya se lo diré a orson»
Alanis dice por teléfono, «maldición»

Carter dice por teléfono, «que? es por…»
Alanis dice por teléfono, «Espera, es mamá»

Alanis ha colgado.

Dices con acento estadounidense, «mierda»
Carter regresa a la aplicación de teléfono y busca el número de su hermano
Carter lo encuentra y llama
El teléfono da tono.

Carter espera, visiblemente preocupado por no tener sitio para su hermana menor
Orson ha descolgado la llamada.

Orson dice por teléfono, «Cart? que pasa? estoy en pleno reparto y me pueden detener»

Carter dice por teléfono, «Alanis viene»
Orson dice por teléfono, «nada, ya sé que es una broma. Te dejo que en serio, estoy conduciendo y…»

Carter dice por teléfono, «te lo digo en serio, me ha llamado ahora y dice que viene»
Orson dice por teléfono, «y cuándo se supone que viene?»

La voz de orson suena burlona al otro lado.

Carter dice por teléfono, «mañana»
Orson dice por teléfono, «y avisa hoy?»

Carter dice por teléfono, «qué quieres que te diga, no soy ella»
Carter dice por teléfono, «ahora la pregunta va en serio»
Carter dice por teléfono, «Dónde la vamos a meter?»
Orson dice por teléfono, «bueno, ha llegado el día»

Carter dice por teléfono, «que?»
Orson dice por teléfono, «tú no te preocupes»

Orson dice por teléfono, «Llego al club y lo hablamos»

Orson dice por teléfono, «Corto, tengo que conducir.»

Carter dice por teléfono, «oye pero si»
Orson ha colgado

Carter suspira entre ofuscado y desesperado, ha notado que Orson no se preocupa nada por dónde dejarán estar a su hermana pequeña.
Carter va a volver a llamar a orson pero algo lo detiene.
[SMS] Alanis. «tendré cama por lo menos, confío. No? me mandas una foto, hermanito?»

Carter abre el mensaje y lo lee en detalle
Carter cae en cuenta de que Alanis podrá ver el leído y cierra la aplicación.
Dices con acento estadounidense, «joder, ahora sí que estoy en un buen problema»
Carter suspira largamente y se lleva las manos a la cabeza. Luego, yace así por un buen rato.
Carter se recupera y aparta el móvil para coger de nuevo el ordenador.
Carter pulsa una tecla dos veces seguidas para reanudarlo.
Carter introduce la contraseña y la pantalla se desbloquea, mostrando un documento llamado confesiones-enredadas
Carter escribe, aún preocupado por lo que ha pasado con sus dos hermanos.

Nueva escena de rol: Charlando luego del susto

Punto de vista: Auxita

La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, La casa de Mike, y el ascensor de la torre de Madrid aquí.
Auxita abre la puerta de la casa con las llaves y da paso a oscar para que entre
oscar entra en la casa
Casa de Auxita
Auxita cierra la puerta y guarda las llaves en el bolso, luego se adentra hacia el salón
Auxita mira a oscar
oscar camina pensativo hasta una silla, luego se sienta en ella
Dices: «desayunaste para salir?»
Auxita se mantiene parada, tomando cierta distancia de él
oscar niega levemente
oscar dice: «pensaba venir y almorzar derecho»
Dices: «ah, entiendo. y querés algo? un café? porque charlar con hambre como que no pega tanto»
oscar niega
oscar dice: «está bien así… no tengo mucho apetito»
Dices: «ah bien. si me das un tiempito, yo sí voy a desayunar, que anoche cené muy ligero y ya a estas alturas eso terminó»
oscar asiente y sonríe
oscar dice: «nuevamente, perdón»
Auxita se contagia instantáneamente de la sonrisa, relajándose por completo.
Dices: «bueno, pero que no se repita por favor, que…»
Auxita se le acerca un poco
oscar ve que auxita sonríe
Murmuras: «no sé qué hubiera pasado si camila o melany eran alertadas, te cuento»
oscar suspira
Murmuras: «así que esto queda entre nosotros»
oscar asiente
oscar dice: «de eso tengo que hablar, de camila»
oscar dice: «pero no sé si es el momento»
Auxita lo mira
Dices: «el momento es cuando vos lo creas conveniente»
oscar dice: «sobre todo quisiera saber algunas cosas»
oscar dice: «pero bueno, supongo no es el momento»
Dices: «bueno, será cuando quieras, porque si vas a esperar el momento perfecto para todo, como que no va a llegar nunca. Y sí, creo saber a qué te referís.»
oscar dice: «no la notaste extraña el día de tu cumpleaños?»
Auxita asiente
oscar dice: «espera, desayuná y hablamos»
Auxita sonríe
Dices: «sí, eso mismo, regreso enseguida»
oscar asiente
Auxita se encamina a la cocina y tras unos minutos, vuelve con una humeante taza de café y algunas galletitas saladas en una bandeja.
Auxita sitúa la bandeja en la mesita de cristal y se sienta en un sillón frente a oscar
oscar se recuesta en su silla y se cruza de brazos
Dices: «me da medio penita comer y que vos me estés mirando, seguro que no querés nada?»
oscar niega
oscar dice: «no me hace falta»
Dices: «ah perfecto»
Auxita endulza su café y lo remueve con una cucharita
oscar mira como auxita remueve el café
Dices: «a ver, contame lo que me querías contar antes de venir. Te dejo elegir el tema esta vez a vos. Hablamos sobre lo que te incomoda. te parece?»
oscar asiente pensativo
Auxita saca la cucharita de la taza, la deja a un lado de la bandeja y da un pequeño sorvo
oscar dice: «cuando llegaste»
oscar dice: «recién ahí tomé dimensión del riesgo que corría»
Auxita baja la taza mientras lo mira
Auxita asiente mientras se lleva una de las galletitas a la boca y la mordisquea lentamente
oscar dice: «y recordé algo»
oscar dice: «algo que no sé, no me gustó recordar »
Dices: «qué recordaste?»
oscar suspira y baja la mirada
Auxita alterna galletitas y café mientras escucha a oscar
oscar murmura: «yo creo»
oscar murmura: «que hice daño a mucha gente a lo largo de mi vida»
Auxita le presta total atención
Murmuras: «qué te hace pensar eso?»
oscar murmura: «la luneta de mi auto rota»
Murmuras: «ah, creo que entiendo para donde vas»
oscar murmura: «suficiente hice ya con eso»
Dices: «bueno pero a ver, arreglemos una cuestión. Primero que nada hace falta que cambies tu diálogo para contigo mismo. Lo que te mortifica es el accidente de Arnulfo, pero eso no significa que hayas dedicado tu vida a hacer daño. Eso tenés que cambiar, más bien lo que pasó es que ocurrió un accidente y por esa razón, Arnulfo está ahora en una silla de ruedas.»
oscar pone gesto sorprendido
Dices: «no es menor cosa evidentemente, pero»
oscar dice: «no entiendo, no debería estar en una silla de ruedas arnulfo, de lo contrario»
Dices: «lo que quiero decir, es que no por eso sos una mala persona, o tenés la carga de que toooda tu vida hiciste daño. No sé si entendés lo que quiero expresarte, que eso es algo demasiado amplio»
oscar dice: «yo debo estar preso»
Auxita toma un poco más de café
oscar dice: «de hecho, ochoa me dijo eso»
Dices: «entiendo, es la conciencia lo que ahora mismo te está carcomiendo por decirlo así. Y no te planteaste la posibilidad de que lo hablaran con el mismo arnulfo?»
Auxita baja la mirada un poco y luego mira de vuelta a oscar
oscar dice: «hablarlo con arnulfo decís?»
Auxita asiente
Dices: «si no te denunció en su momento será por algo, no?»
oscar dice: «perdoname pero a eso yo lo llamo verlo como una locura»
Dices: «a ver, una locura? explicate mejor, si sos tan amable.»
oscar dice: «yo no quiero hablar con él, yo que sé si tiene alguien conocido, yo no sé si incluso no conoce alguien del estilo de ochoa»
oscar dice: «que pasa si voy a su casa y alguien más lo cuida?»
oscar dice: «por decir algo, no sé»
Dices: «y te parece que si tuviera un conocido así seguirías acá tan campante? Probablemente estarías en la cárcel o muerto si fuera ese el caso, oscar»
oscar mira auxita a los ojos
Dices: «Arnulfo está solo en la vida, completamente solo. Intentando seguir su vida como le sea posible»
Auxita le sostiene la mirada fijamente
oscar dice: «no tiene familia? pero como es eso»
Auxita suspira
Dices: «según recuerdo de lo que hemos hablado, no. Al menos su casa es muy modesta, vive solo en ella y se lo nota hasta cómodo en esa situación»
oscar suspira profundamente
oscar dice: «eso me mortifica aún más»
oscar dice: «porque pensemos la situación»
Auxita asiente y lo escucha mientras se termina su última galletita
oscar dice: «alguien solo en la gran madrid, sin nadie que lo cuide»
oscar dice: «que encima tiene un accidente»
oscar descruza los brazos y apoya una mano sobre la mesa
Dices: «bueno, eso sé desde la última vez que hablamos, pero en realidad podría haber cambiado su situación. Además, creo que también será un tanto orgulloso, porque al menos la vez que lo fui a visitar yo le dije que si es que necesitaba algo, por mínimo que sea me pidiera ayuda, y esta es la hora que no lo hace. Y no creo que sea yo la única que se ponga a su disposición.»
oscar dice: «encima ese accidente lo cometí yo, y no me dí cuenta de ello»
Dices: «claro, y ahora te estás dando cuenta de lo que eso conllevó, por eso yo soy de la idea de que deberían hablarlo, enfrentar las cosas porque seguro que él también lo necesita. Perdonarse mutuamente y por qué no? llegar a un acuerdo»
oscar dice: «entonces mucho menos me comviene hablarlo… a lo mejor quiera tomar alguna represalia, tengo miedo»
Dices: «insisto, si lo que quisiera es tomar una venganza o una represalia ya lo hubiera hecho, hablando o no hablando.»
oscar dice: «de la única manera que quizá… pero solo quizá podría hablarlo, es si tengo garantías de alguien más»
oscar dice: «que alguien me acompañe»
Dices: «de alguien más? es decir, que alguien esté en la charla además de ustedes dos?»
oscar dice: «capaz vos, capaz melany en caso de que haya que usar un arma»
oscar asiente
Dices: «ah, pero eso no supone ningún problema para mí al menos. Yo como terapeuta puedo estar ahí.»
Dices: «claro, siempre que haya necesidad podemos recurrir a ella, no creo que tenga problema. Igual, yo te digo, Arnulfo no tiene una personalidad tendiente a la agresividad»
oscar dice: «gracias a dios no tengo ganas de tomar nada que contenga alcohol, y me da miedo tenerlas luego de verlo»
Murmuras: «y a decir verdad, no es por ser prejuiciosa ni nada pero, estando en la silla mucho no puede hacer, tampoco»
oscar se parte de risa.
oscar dice: «darme un sillazo?»
Auxita se ríe a la par
Dices: «vos y tus ocurrencias»
Auxita se parte de risa
oscar dice: «aunque con las ruedas como que no podría»
oscar se parte de risa.
Dices: «pero si serás…esas ideas tuyas son muy locas»
Auxita habla entre risas
oscar dice: «bueno, no sé si tan locas, podría romperme un pie con las ruedas… pero quiero confiar en vos, quiero confiar que no tiende a ser agresivo»
Dices: «pero a ver, volviendo a lo serio. Yo es que en verdad no veo a arnulfo en ese plan, si fuera una persona a quien el rencor le corroe, en este momento creo que no estarías acá riéndote»
oscar piensa
Dices: «ya te digo yo que no es así, fue mi paciente y conozco perfectamente sus rasgos de personalidad»
oscar dice: «en eso tenés razón»
oscar pone gesto de sorpresa
Dices: «vive acá, una planta más arriba, le sería muy fácil arruinarte si quisiera»
oscar dice: «de verdad fue tu paciente?»
Auxita sonríe y asiente
oscar dice: «entonces deberíamos ir los tres»
oscar dice: «bueno, los dos, solo que… solo que seríamos tres, eso pensé»
Dices: «por mí no hay ningún problema, y mientras menos lo postergues, mejor. Incluso, si no querés enfrentarlo a la primera para coordinar el encuentro, yo le contacto y vemos donde nos podemos reunir.»
Dices: «claro, entiendo.»
oscar asiente
oscar dice: «podría ser»
oscar dice: «sería hasta más seguro»
Dices: «claro, totalmente. Y en el caso de que llevemos a cabo el encuentro, donde estarías más seguro? Acá en casa?»
oscar dice: «y podríamos hacer que camila lo pueda ver incluso… todavía me acuerdo del día que gina contó lo que sucedió»
Auxita asiente
Dices: «es verdad, camila también necesitaría ver que estamos intentando resolver las cosas de modo pacífico, para tranquilizarse también»
oscar asiente
oscar dice: «bueno, de hecho»
oscar dice: «me llama la atención »
oscar dice: «algunas actitudes de ella»
Dices: «como cuales? Lo que yo veo es una distancia algo rara, que está marcada casi desde que volvimos de Zaragoza»
oscar asiente
oscar dice: «bueno sí… pero también»
oscar dice: «noto como lo contrario»
Dices: «y esta es la hora que no consigo sacarle el motivo de esa distancia, está muy cerrada para hablar a diferencia de vos.»
oscar dice: «como si yo le pido dame tal cosa, y lo realiza»
Auxita piensa un momento
Dices: «es verdad, es una actitud contradictoria, por decirlo de alguna manera»
oscar dice: «no viste como me cortó la tarta?»
Auxita asiente
oscar dice: «el día ese de tu cumple»
Dices: «sí, lo vi y lo recuerdo. De hecho, también veo que por iniciativa propia te sirve la comida, sin dejar que melany o yo lo hagamos.»
Dices: «incluso en ocasiones lo hace de manera compulsiva, como si alguna de nosotras estuviera compitiendo con ella.»
oscar asiente
Dices: «es un tema algo profundo sobre el cual vengo cavilando, pero si ella no colabora veo difícil que lo podamos trabajar y resolver»
oscar piensa
oscar dice: «pero… como lo podemos trabajar?»
oscar dice: «no sé como lo ves desde tu punto de vista»
Auxita se arregla un poco el pelo mientras piensa.
Dices: «y primero tengo que saber si lo que sospecho es cierto, y de acuerdo a eso voy a diseñar alguna estrategia de trabajo. Pero no puedo hacer nada sin tener una base de lo que sea que le esté pasando a ella»
oscar dice: «pero… que sospechás? lo mismo que yo?»
Auxita suspira
Murmuras: «me temo que sí.»
oscar suspira y desvía la mirada
Dices: «pero por lo delicado del asunto, necesito confirmarlo, pero si ella no ayuda, como te digo…»
oscar dice: «bueno, deberíamos indagar de alguna forma, no sé…»
Auxita imita el desvío de mirada del chico y adopta gesto pensativo
Dices: «sí…no sé si vos te animarías primero a hablarle? digo, como hace todo lo que querés, podríamos usar esa, digamos, conducta de ella para ver qué le pasa. claro, convencerla de que hable conmigo si no quiere decirte nada a vos, a ver si conseguimos info ma´s o menos por ese lado»
oscar piensa
oscar dice: «bueno, pero haber… recordás lo que pasó en zaragoza?»
oscar dice: «no quiero que pase eso acá»
Dices: «ya, igual es una opción, tendré que ver la manera de sacarle algo, porque esto no puede seguir así.»
oscar dice: «quizá ahora cuando se levante a cocinar, no sé…»
Dices: «sí, lo podemos intentar a ver qué surge. es un riesgo que hay que correr, pero es que tarde o temprano hay que hacerlo, sinó nos vamos a quedar con la eterna incertidumbre»
Dices: «y ella, claro, está cómoda sin decir nada y dejando que las cosas fluyan. pero en el fondo sabe o ha de saber que eso no tiene que ser así»
oscar dice: «pero bueno, yo no le preguntaría si ella quisiera algo o no… yo solo le digo que hable»
Auxita niega
oscar dice: «pero supongamos»
Dices: «no, la idea es que le convenzas para que hable, no vayas tan directo que ahí si que se nos retrae más y se nos jode el plan»
oscar dice: «supongamos que vos tenés un hermano»
Auxita asiente
oscar dice: «y estás como se dice…»
Murmuras: «atraída?»
oscar dice: «estás como estás, me da miedo que se escuche desde acá hasta la habitación»
oscar asiente
Murmuras: «bajá el tono de voz»
oscar murmura: «tenés razón »
oscar murmura: «bueno eso, estás atraída»
Auxita asiente
oscar murmura: «o enamorada, lo que sea»
Murmuras: «sí»
oscar murmura: «harías lo mismo?»
Murmuras: «el contárselo a alguien? a eso te referís?»
oscar murmura: «no no, el dejar que todo fluya»
Murmuras: «ah. Y mirá, es difícil una situación como esta si no se la vive en carne propia pero, al menos contarlo no lo contaría. Y sí, supongo que callarme y que sea lo que tenga que ser»
Murmuras: «imagino que también depende de qué tan fuerte sea la atracción»
oscar suspira y pone gesto serio
oscar murmura: «hay un abanico de posibilidades»
Murmuras: «exactamente. Cada persona es un mundo y en este tipo de situaciones que son complejas, es difícil determinar como se comportaría una persona»
oscar suspira
oscar murmura: «quisiera hablar… »
Murmuras: «digo yo, para no presionarte tantísimo y ya que lo decidiste, por qué primero no resolvemos el asunto con Arnulfo? Para luego entrar en la parte más densa de todo esto»
oscar murmura: «bueno, tenés razón»
oscar murmura: «primero lo primero»
oscar mira su reloj
Murmuras: «sí, porque si enfrentamos ambas cosas a la vez, ni vos que estás en medio lo soportarías y probablemente tampoco yo, que soy terapeuta sí, pero es mucha carga junta y me costaría un poco más contener todo»
Murmuras: «es de humanos reconocer las debilidades también»
Auxita sonríe.
oscar sonríe y asiente
oscar murmura: «bueno, quien mucho abarca poco aprieta»
Murmuras: «exactamente»
Murmuras: «así que eso, si querés contacto con arnulfo en estos días, decime cuando te sientas verdaderamente preparado, tomate tu tiempo para pensarlo si querés»
oscar murmura: «voy a esperar que llames arnulfo»
Murmuras: «querés que lo haga en estos días? hoy? tal vez mañana? vos decime»
oscar murmura: «bueno pero… siento que si lo sigo dilatando…»
oscar murmura: «hoy»
oscar murmura: «mejor no…»
Murmuras: «sí, mientras más lo dilates más te va a costar»
oscar murmura: «en esta semana»
Murmuras: «bien, te tomo la palabra. en esta semana, yo decido que día. está bien? Tranquilo, esto tenía que pasar y es mejor hacerlo de una vez»
oscar asiente y sonríe
Continuamos con la charla por un rato más, hasta que levantamos la sesión y nos pusimos a hacer algunas cositas dentro de la casa.

Nueva escena de rol: Conversación y contacto

Punto de vista: Aurora

barcelona; Imperium Hotel
Este hotel está situado en la avenida Diagonal. Es un hotel de lujo de cinco estrellas. El edificio cuenta con 432 habitaciones además de poseér un Fitness Club.
A pesar de las comodidades, Imperium Group mantiene unos precios competitivos en la zona, costando tu habitación solamente 18 euros.
Aurora se dirige hacia las escaleras para subir a su habitación, tras llegar de un entrenamiento
Luis entra al hotel caminando con un poco de dificultad, se para a un lado de recepción y mira su móvil
En recepción no hay mucha gente, solo se ve a algunas personas sentadas, al parecer aguardando algo, y una pareja que va llegando, arrastrando maletas. A su vez, la recepcionista atiende una llamada
Aurora sube las escaleras
Luis levanta la mirada a penas un poco y se fija en Aurora que poco a poco se marcha hacia arriba.
Luis se levanta, guarda el móvil en un bolsillo del pantalón y se dirige hasta el inicio de las escaleras
Luis dice: «eh, rubia!»
Aurora termina de subir el primer tramo y se gira al oír la voz.
Aurora baja unos peldaños y lo mira, aún desde un sitio un poco alto
Dices: «hola, raro que vengas a esta hora.»
Luis sonríe
Luis intenta subir pero niega.
Aurora lo mira y sonríe
Dices: «llevamos casi un mes y todavía te reusás a subir por escaleras? andá acostumbrándote ya»
Luis dice: «todavía no me recupero»
Luis le señala su pie derecho
Dices: «lo que sos es un flor de exagerado.»
Aurora baja unos cuantos peldaños más
Dices: «a qué se debe que venís?»
Luis la mira con gesto tranquilo en el rostro
Luis dice: «no puedo venir a verte en modo hermana? Solo puedo en modo instructora?»
Luis sonríe
Dices: «de poder podés, supongo…pero me iba a descansar, así que si no te importa»
Aurora le señala hacia arriba
Luis dice: «dale, te alcanzo enseguida»
Aurora suspira
Dices: «y bueno…»
Aurora se vuelve a girar y sube las escaleras
Luis se ríe mientras se dirige al ascensor, aguarda con la pareja que había llegado antes para subir
Aurora llega hasta la planta de su habitación y abre la puerta con la tarjeta magnética, aguardando por Luis para entrar
Tras un tiempo, el ascensor llega a la planta y Luis sale de él, ubicando a Aurora enseguida
Aurora lo ve llegar y le da paso para que entre
Luis se adentra en la habitación
Te retiras a tu habitación a descansar.
una habitación alquilada por Aurora.
Aurora cierra la puerta tras de sí
Luis está parado en una esquina mirándola
Aurora se descuelga la mochila y la deja en una silla
Aurora mira a su hermano
Dices: «y bien?»
Luis la mira con una sonrisa en los labios
Luis dice: «venía a charlar un rato en plan relax, hablamos muy poco desde que habíamos venido y bueno…lo creí necesario.»
Dices: «bueno sí, es que después de entrenar terminabas muerto, o al menos es lo que me decías»
Aurora se sienta en la cama y le hace un gesto a Luis para que se siente a su lado
Luis asiente y se sienta
Luis dice: «y no te mentía, creeme. Pero me voy acostumbrando de a poco»
Aurora asiente
Dices: «ya va siendo hora, no?»
Luis se ríe y asiente
Luis dice: «pero bueno, quería saber como estás, casi cumplimos un mes de estar acá y bueno…imagino que tendrás ya una opinión formada sobre tu estadía y eso»
Dices: «mirá, sabés que yo puedo estar en cualquier lugar sin exaltarme mucho, excepto que haya alguna situación que me joda en mi rutina o en mis emociones. Por lo demás, no hay mucho cambio.»
Dices: «y bueno, tengo que reconocer que tu plan para traerme acá fue bueno, hago lo que me gusta aunque ciertamente busco las maratones, pero creo que lo compenso bien con este trabajo.»
Luis sonríe
Luis dice: «pero somos complicados, no? Digo mis compañeros y yo, es que en realidad nuestra rutina diaria no es esta, trabajamos reparando vehículos ciertamente, pero eso de entrenar luego de trabajar es un poco jodido, antes hacíamos otras cosas no tan…saludables.»
Aurora asiente
Dices: «complicados, pero no imposibles para mí. y eso te consta»
Luis asiente y se ríe recordando algunas cosas
Luis dice: «quiero mostrarte la cara de miedo de algunos de tan solo saber que es lunes, miércoles o viernes»
Aurora sonríe
Dices: «no sé qué esperás para mandar fotos. Que a mí me divierten esas cosas»
Dices: «hay gente muy…particular, si se puede decir así.»
Luis dice: «el lunes te mando la foto de uno en especial que al menos a mí me mata de risa»
Aurora asiente
Dices: «no creas que por esa foto te voy a aligerar la actividad a vos. Que ya veo venir que quieras hacer un intercambio.»
Luis se parte de risa
Luis dice: «será posible que me descubrieras…»
Aurora sonríe y asiente
Dices: «no hay que ser muy inteligente para saber que siempre tenés algo entre manos, boludo.»
Luis dice: «al menos puedo cambiar de estrategia siempre que quiera, de alguna forma te voy a encontrar la vuelta otra vez.»
Dices: «ya, seguí esforzándote, si»
Luis dice: «y pasando a otro tema, no sabés nada de Auxi?»
Aurora niega
Dices: «vos no le escribís?»
Luis dice: «no, y debería, pero realmente no me hago de tiempo.»
Dices: «yo estaba pensando escribirle de hecho, porque nunca contactamos con la nutricionista que dijo ella que conocía y la verdad es que es necesario, vos solo no vas a poder»
Luis suspira, pensativo
Luis dice: «parece que tenés razón, la verdad es que hay días que sigo muy bien la dieta pero después, en algún momento sí o sí me voy de mambo y ya ves»
Dices: «pasa que no tenés control. Yo te observo a ojímetro, pero no es suficiente. Necesitás ver que la balanza tiemble a penas subís a ella para que hagas verdadera conciencia»
Luis baja la mirada un poco, luego mira a Aurora y sonríe
Luis dice: «no quiero pensar si fueras nutricionista…tus pacientes te odiarían»
Luis dice: «la sutileza y vos no son tan amigas que digamos»
Aurora niega
Dices: «por eso ni me figuré en seguir carreras que impliquen trabajar con personas. Les diría sus verdades a la cara sin pensarlo»
Dices: «esto de ser instructora sí, porque no tengo que relacionarme con nadie. el que quiere sigue mis instrucciones y el que no…»
Aurora chasquea los dedos y señala simbólicamente la puerta
Luis sigue su señal con la mirada y ríe
Luis dice: «sí, definitivamente no hay perdón contigo.»
Dices: «por qué lo tendría que haber? Es una cuestión, primero que nada de conciencia, luego de conducta. No hay mucha vuelta que darle; si no querés tener hábitos saludables jodete, allá vos. Así de simple.»
Luis asiente
Luis dice: «querés que llamemos a Auxi ahora? De paso a ver como está ella también.»
Dices: «a quien quiero llamar yo es a esa nutricionista, le escribo a Auxi para pedirle el contacto y le hablamos ahora mismo. Ya después hablamos con ella.»
Luis dice: «dale, ya está»
Aurora se levanta y saca el móvil de la mochila, cierra la misma y vuelve a su lugar. Lo desbloquea y al encontrar el contacto de su hermana, teclea escribiendo un mensaje
SMS Enviado: «Hola Auxi, y después? Qué pasó con aquella nutricionista que me dijiste que conocías? No me mandaste su contacto ni me volviste a reportar nada sobre ella. Mandame su número y yo la llamo»
Aurora bloquea la pantalla y mira a Luis
Luis la mira
Luis dice: «donde siempre estoy llamando es en casa para ver como van las cosas. Mamá pregunta mucho por vos»
Dices: «lógico, si yo le dije que volvería en 15 días y es la hora que no vuelvo. le habrás explicado como van las cosas ahora, no?»
Luis dice: «sí, en eso estuve justamente el otro día aunque le costó un poco entender, pero por suerte pareció haberlo aceptado al final»
Aurora suspira
Dices: «claro, es que en realidad se quedó demasiado sensible luego de lo que le pasó, y es una locura querer hacerle entrar en razón sobre algunas cuestiones»
El móvil de Aurora vibra, recibiendo la respuesta de Auxita
Aurora revisa el móvil y lee el mensaje
[SMS] Auxita: «hola, mi auro…perdoname, en serio ando full y ni me acuerdo de enviarte el número aunque siempre digo que lo voy a hacer. Al día siguiente de nuestro cumple hablé con ella y me dijo que no había problema en que se desplazara, pero que también estaba en ese momento por comprar ya el departamentito para montar ahí su consultorio»
Aurora asiente y teclea una respuesta
SMS Enviado: «pasame el número ahora mismo, yo le hablo y quedo de acuerdo con ella.»
Aurora vuelve a bloquear el móvil, Luis la mira hacer en silencio
Dices: «esta chica dice andar a full…nunca la vi así en realidad»
Luis dice: «lo decís por Auxi? Bueno, teniendo en cuenta que recién ahora está ejerciendo en su profesión, es normal que recién en este momento esté, digamos, trabajando intensamente»
Aurora asiente
Dices: «claro. Ojalá que no se esté metiendo en líos boludos de pareja y esas cosas»
Aurora suspira
Luis la mira sorprendido
El celular de Aurora vuelve a vibrar justo en ese momento
Luis dice: «por qué decís eso? Hay algo que yo no sé? Hasta donde recuerdo, el último con el que anduvo fue el tal Mark. Verdad?»
Aurora asiente y hace un gesto de espera, mientras desbloquea el móvil y ve el contacto que recibió.
[SMS] Auxita: «contacto de Elsa»
[SMS] Auxita: «ahí está el número, la podés llamar cuando quieras y ustedes coordinan. A mí me gustaría ir a llevarle y de paso a verlos pero se me hace imposible, no puedo dejar al paciente a quien tengo bajo supervisión. Espero que vos y Lucho estén bien»
Aurora deja el móvil desbloqueado en la cama y mira a Luis ante su pregunta
Dices: «sí, él fue el último. Pero ya sabés como es ella, en cualquier momento se topa con alguno que le llene la cabeza.»
Luis dice: «pero bueno auro, es que no vas a poder evitar eso. Tanto vos como ella son jóvenes y es normal que encuentren hombres que les pretendan, ambas son divinas y evidentemente llaman la atención»
Dices: «sí, el problema no es que los encuentre, el verdadero problema es que cuando se ve en líos, soy yo la que siempre tiene que estar sacándole de ellos o al menos estando ahí para que no quiera matarse. Y no exagero, eso es así como lo escuchaste.»
Aurora teclea una respuesta mientras escucha a Luis
Luis suspira, mirando para abajo por unos segundos
Luis dice: «bueno, pero no me podés negar a estas alturas del campeonato que igual si ella te pidiera auxilio…lo harías.»
SMS Enviado: «recibido, la llamo. Corto con ella y te llamamos a vos, Luis está conmigo ahora en la habitación que alquilo y estamos bien. Hablamos enseguida, nena»
Luis murmura: «y sí, sé que no exagerás, ella pasó por momentos complicados»
Aurora envía el mensaje, levanta la vista del móvil y asiente mientras lo bloquea
Murmuras: «fue una época jodidamente difícil…que se replicó hace más o menos un año aunque por suerte con mucho menos intensidad»
Luis asiente
Luis dice: «cierto, a estas alturas del año pasado estabas viniendo para acá, verdad?»
Aurora asiente
Dices: «todavía tengo en los oídos su voz llorosa que me pedía ayuda, que me decía, palabras más, palabras menos, vení porque si no me muero»
Luis dice: «conste que ayudar no es lo tuyo»
Aurora niega
Dices: «ayudar a otros no, pero a mi familia sí.»
Luis asiente sonriendo
Dices: «pero bueno, cortemos con el sentimentalismo acá y dejame llamar a la nutricionista»
Luis le palmea el brazo con cariño
Luis se le acerca
[SMS] Auxita: «dale, espero su llamada ahora mientras meriendo alguito»
Luis murmura: «queda como un secreto entre nosotros que vos empezaste con el sentimentalismo esta vez.»
Aurora lo mira fijamente, pensando
Murmuras: «no me jodas.»
Luis se ríe
Aurora toma el móvil entre sus manos, lee el último mensaje de Auxita y luego guarda el contacto que esta le había enviado antes.
Aurora llama al contacto de elsa y pone el teléfono en altavoz.
El teléfono da tono
Luis la mira expectante
Elsa ha descolgado la llamada.
elsa dice por teléfono, «hola?»
Dices: «hola, Elsa Medina?»
Elsa dice por teléfono, «sí, la misma. Con quien tengo el gusto?»
Dices: «te habla Aurora Ríos. Mi hermana me comentó sobre vos, ella es Auxita.»
Elsa dice por teléfono, «aah sí, la recuerdo. En qué te puedo servir, estimada?»
Dices: «bueno, tengo un posible paciente para vos. Se trata de nuestro hermano Luis, que está, creo yo, en un grado de obesidad ya bastante considerable»
Dices: «necesitaríamos un control periódico, cada 8 o 15 días según se requiera. Y claro, un plan de alimentación y actividades físicas que esté a corde con las necesidades de él»
Elsa dice por teléfono, «sí, entiendo…tendría que evaluarlo, ver en qué grado exacto de obesidad está y de acuerdo a eso comenzamos con el tratamiento. Según me dijo tu hermana, ustedes viven en Barcelona, es así?»
Dices: «tal cual, así es. Si creés conveniente podemos viajar hasta Madrid para la primera evaluación»
Aurora mira a Luis como preguntando
Luis asiente
Elsa dice por teléfono, «sí querida, estaría genial eso en verdad, porque justo estoy terminando de equipar mi consultorio y es ahí donde tengo todos los elementos para evaluarle de forma certera, luego para los controles sí que puedo irme yo, sin problema.»
Dices: «bien. Tenés algún turno en la brevedad posible? Así comenzamos ya nomás.»
elsa dice por teléfono, «de hecho sería mi primer paciente, así que pueden venir cuando quieran. Solo avisame la hora y con gusto estoy ahí, ya que mientras no trabajo como nutricionista hago otros trabajos, ya sabés, hay que sobrevivir, chamiga»
Dices: «OK: Mañana no te prometo porque tengo trabajo, pero el jueves es casi seguro que lo llevo. Este es mi número, vamos a estar en contacto por mensaje, está bien?»
Elsa dice por teléfono, «más que bien, queridísima. Gracias por la confianza desde ya, será un placer atenderles ya que tu hermana es un encanto, seguro que ustedes también lo son. Que esas cosas se traen de familia.»
Aurora suspira a penas un poco
Luis sonríe viendo el gesto de su hermana
Dices: «sí, claro. Hablamos, Elsa. Hasta luego.»
Elsa dice por teléfono, «hasta luego, estimada.»
Aurora cuelga la llamada y deja el móvil en la mesita de luz
Luis la mira
Luis dice: «parecía agradable la señora, tiene acento argentino»
Aurora alza levemente una ceja
Dices: «habla un poco demás, pero supongo está bien para ayudarte.»
Luis asiente
Dices: «el jueves salimos temprano para Madrid, andá gestionando tu permiso o lo que sea que te haga falta en el trabajo»
Luis dice: «es medio inmediato el tema, pero lo voy a consultar con Bernardo»
Aurora se recuesta levemente del cabecero de la cama, entrecerrando los ojos
Dices: «boludo, tanta parafernalia por una cuestión de tu salud? Mirá que si vos no lo hacés, lo hago yo. Y mis formas no son las mejores, ya sabes»
Luis dice: «traaanqui, no seas tan leche hervida. Sabés que trabajar para otro siempre es difícil cuando se trata de estos temas, por mucha salud que sea. Cada uno cuida sus intereses, Auro, y te guste o no, el que falte un empleado, aunque sea con un permiso justificado, resulta una pérdida para cualquier jefe. Tenés que entenderlo»
Aurora suspira y asiente
Luis dice: «por qué creés que sueño con trabajar algún día de forma independiente? Tener mi propio taller y demás…pero acá en España probablemente no pueda, y para irme a Paraguay a montarlo todavía necesito de bastante capital. Tengo mis ahorros, pero no son suficientes.»
Dices: «pero no me dijiste acaso que estás gestionando tus documentos para obtener la nacionalidad española?»
Luis dice: «sí, pero eso no es tan rápido como parece, además de que no creo que me dejen igual tener algo propio así nomás. Además de que claro, pienso volver a Paraguay alguna vez, tengo familia constituida ahí, nena»
Dices: «ah…eso sí.»
Luis la mira y se acerca algo más a ella
Luis dice: «y por cierto, vos qué pensás hacer?»
Dices: «en qué sentido?»
Luis dice: «en el sentido de tu vida propiamente. No pensás retomar la carrera de administración?»
aurora niega con efusividad
Dices: «ya sabés que lo mío no es estar quieta, y trabajar con números es anclarse también a lugares. Eso no va ni va ir conmigo, nunca.»
Luis dice: «pero entonces, qué?»
Aurora lo mira con algo de molestia
Dices: «desde cuando te ocupás de mi vida vos?»
Luis dice: «solo me preocupa tu futuro, quiero que avances, nada más. Pero tranqui, no tenés que responderme si no querés, pequeña.»
Dices: «mirá, quiero llevar una vida lo más simplificada que se pueda. Siempre ligada al deporte, y poco más. No ostento lujos, pareja ni familia; siempre me vi sola en la vida, y así quiero seguir. Contento?»
Luis dice: «si vos estás contenta con eso, es suficiente para mí. Y lo siento, pero mientras yo esté vivo del todo sola no vas a estar, siempre vas a contar conmigo para lo que sea, creo que no hace falta que lo diga. Tanto vos como Auxi, por mucho que no te guste, son mis consentidas, mis pequeñas favoritas. Y me moriría si algo malo les pasa, o si no viven como merecen. Eso quiero y necesito que te quede claro, Aurora.»
Aurora lo mira detenidamente, mientras Luis sostiene su mirada algo tocado emocionalmente
Dices: «no sé qué bicho te picó, pero tranquilo, yo voy a vivir mi vida como me gusta, por tanto como creo que merezco vivirla. Difícil que me veas, a mí al menos, sufrir. Eso también espero que te quede claro.»
Luis asiente y suspira
Luis dice: «le llamamos a Auxi? o querés que te deje descansar? Perdoname si algo de lo que te dije no te gustó, brujita.»
Aurora niega
Dices: «no te quebrantes tanto por mí, así me hacés un gran favor. Por el resto no te hagas drama.»
Dices: «sí, llamala, a ver con qué nos sale esta vez.»
Luis recupera su gesto sereno, asiente y sonríe
Los chicos hablan por un buen rato, cada uno cuenta alguna que otra anégdota para luego despedirse y quedar en que quizás pronto se vuelvan a reencontrar, por el tratamiento desafiante que tendrá que iniciar Luis a partir del jueves.

Nueva escena de rol: Pesadilla. Una rica torta y unos ricos pastelitos

Disclaimer

La siguiente escena contiene material violento y desagradable, no apto para todo el mundo.

Punto de vista: Diego

Diego se encuentra en su viejo departamento de San Isidro. En eso, la puerta se abre repentinamente y llegan los machos, Maxi, Leto y Gago con Jazmín esposada y amordazada.
Gago cierra la puerta despreocupadamente.

Leto grita, «Bueeeenas buenas buenaaaas!»

Maxi grita, «Ese tiqui putíiiiiin!

Leto grita, «Buenoooo, Dieguín, macho, te trajimos una rica torta, y unos ricos pastelitos!» dice con voz alegre.

Dices con acento porteño, «Uuuuh, qué bueno boludo!»
Maxi ríe por lo bajo.

Gago dice con acento brasileño, «Nos destapamos unas birritas y arrazamos con eso, qué te pa?»

Leto grita, «de una boludoooooo!»

Diego va a buscar una cerveza a la heladera.
Leto dice, «Y bueno, con qué quieren arrancar? Con los pastelitos o la torta?»

Gago desata discretamente a Jazmín, que está gimiendo desesperada. La mantiene amordazada.

Aparece repentinamente, como por arte de magia, Jorge.

Jorge grita, «Por la tooortaaaa!»

Maxi dice, «Arrancamos con la torta entonce?»

Diego regresa de la cocina.
Dices con acento porteño, «Seee, dale, la torta!»
Leto coge a Jazmín y la suve iolentamente a la mesa ratona.

Leto dice, «Listo, arrancamos con la torta.

Mientras Leto dice esta frase la pone con violencia cabeza abajo a Jazmín. Aparecen un cuchillo y un tenedor en las manos de Leto, quien procede a cortarle la cabeza a la chica. Lógicamente, Jazmín comienza a dar alaridos de dolor y horror mientras sus ojos se desencajan.

Gago destroza la ropa de Jazmín y la sostiene con fuerza y firmeza del resto del cuerpo, mientras Leto le continúa cortando la cabeza. Jazmínn comoenza a sangrar a borbotones, dando sus últimos chillidos, sus últimos gemidos. AHora la cabeza de Jazmímn, despedazada, llena de sangre, sangre que se pega al pelo que se vuelve una maraña. Y Maxi, Leto y Gago ríen, como si esto fuera un Festín en serio.

Diego está paralizado.
Gago coge a Diego del pescuezo y con violencia lo tira de cabeza contra el piso, haciéndole chocar con la mesa ratona.

Diego trata de no emitir sonido pero sufre de dolor.
Leto y Gago levantan la cabeza de Diego con brusquedad y se la introducen con violencia sobre la mesa, llenándole los labios de la sangre de Jazmín.

Maxi dice, «Comé putilín, que tiene esa cremita roja…»

Leto grita, «Dale, comé comé! Comé, pedazo de gil!

Gago le introduce en la boca pedazos de la cabeza, con pelo, sangre y todo.

Leto grita, «Comé o te re cago a palos.»

Diego adsorbe, contra su voluntad, los restos de la cabeza de Jazmín, la torta.
Maxi aparece por sorpresa con una soga, le ata las manos por detrás a Diego, brazos cruzados, y presiona… fuerte, fuerte, cada vez más fuerte.

Diego grita de dolor, la presión es terrible.
Leto comienza a golpearle en la cabeza y grita, «Comé o te quedás paralítico, puto!»

Diego está llorando del dolor, mientras Maxi no solo que no afloja, sinó que con ayuda de Leto y Gago están torturándolo cada vez peor.
De repente la escena cambia: En la mesa no hay más restos de la cabeza de Jazmín. Ahora, en cambio, aparece ella, viva (con cabeza y todo) desnuda, recostada en la mesa ratona.

Leto grita, «Bueno, ahora los pastelitos!»

Sin mediar ma´s palabras, los machos le cortan a Jazmín las dos tetas, le hacen varios cuchillazos en la vagina, le cortan el clítoris. Claro, ella grita, chilla, da los gritos más desgarradores que Diego haya oído, y los machos la dan vuelta y ahora le acuchillan los cachetes del culo,para finalmente acuchillarle el ano, saliendo el cuchillo lleno de mierda.

Diego está otra vez, inmóvil, sin saber qué hacer.
Maxi dice, «Vení putín, acá están los pastelitos.»

Sobre la mesa están, a trozos, las partes íntimas de Jazmín, llenas de sangre como la propia mesa. A un costado, el cuchillo, con la hoja llena de mierda y parte del mango.

Gago vuelve a drale un cabezazo contra la mesa a Diego.

Gago grita, «Comé mierda, comé!»

Leto blande amenazante el cuchillo, lleno de merda.

La escena se repite. Nuevamente Diego tragándose el amargo sabor de la sangre, los machos atándolo por atrás de la espalda y presionando peor que antes, sostemiéndole las piernas y apretándole los músculos con algo que Diego no sabe qué es. Luego, Gago le sigue gritando insultos, cuchillo en mano, lo sacude, el cuchillo, el cual se convierte en una cuchilla enorme. Gago la sacude, la agita en círculos y de repente Diego siente que pierde la vida poco a poco…

Diego despierta. Está llorando amargamente, sudando frío, temblando. A su lado, Jazmín se ha despertado alarmada.

Nueva escena de rol: Puerta del Sol, la puerta al amor.

Punto de vista: Romina

Una habitación alquilada por Romina
Romina sale de tomarse una ducha luego de haber cumplido su turno en el restaurante, se pone un pijama ligero y se acuesta en la cama cerrando los ojos
Romina se va adormilando, cuando la vibración del móvil contra la mesita la asusta un poco, por lo que se incorpora de golpe. Desbloquea la pantalla y lee el mensaje.
[SMS] arnulfo: «hola. sólo escribo para saber cómo estás, ya que hace mucho no nos vemos, arni»
Romina sonríe radiante y responde sin a penas pensárselo
SMS enviado: «hola, querido Arni. sí, no nos vemos hace tiempo, primero porque anduve resfriada, luego porque creo que no coincidíamos con los turnos en el restaurante. como estás? espero que bien.»
Romina se recuesta por el cabecero de la cama y espera por si haya otra respuesta, suspirando con gesto pensativo
[SMS] arnulfo: «hola. efectivamente estoy bien. ahora mismo contemplo el paisaje en la azotea de la torre. espero se te haya quitado el resfriado; ya te extraño»
Romina vuelve a leer varias veces la última frase, como sin poder creerlo del todo
Romina piensa: así que me extraña?
Romina teclea, volviendo a responder
SMS enviado: «sí, me voy recuperando de a poquito. Que lindo, yo también te extraño. No sé si puedo verte ahora?»
Romina deja el móvil sobre una de sus piernas y queda pensativa por un buen rato.
Murmuras: «yo también te extraño, te quiero, te necesito…pero no, no es posible.»
[SMS] arnulfo: «por mí no hay problema en vernos»
Romina sale de su ensimismamiento al sentir vibrar el móvil, lee y suspira
Murmuras: «para qué le dije eso? Bueno Romi, mientras él no te de pie, no pasa nada»
Murmuras: «porque te extraño lo dice cualquiera. Si no pasa de ahí, todo en orden»
Romina vuelve a responder
SMS enviado: «donde querés que nos veamos? ahí donde estás?»
Romina mantiene el móvil con la pantalla encendida en la mano, leyendo cada uno de los mensajes de Arnulfo que quedan registrados en la aplicación de mensajería.
[SMS] arnulfo: «si quieres puedo bajar por ti»
Romina sonríe
SMS enviado: «ahora mismo estoy en el club, bajo de mi habitación y te espero afuera, ahí vemos qué hacemos. sí? hasta ahora, arni.»
[SMS] arnulfo: «perfecto; ahora voy en camino»
Romina se levanta tras leer el último mensaje, se viste de forma cómoda y abrigada. Entra al baño y se mira al espejo, maquillándose y perfilándose las cejas por unos minutos.
[SMS] arnulfo: «estoy afuera del club»
Romina sale del baño, toma un bote de perfume de la mesita y se lo pone. Agarra el móvil y antes de meterlo al bolso, se fija que brilla intermitente la luz de notificaciones. Desbloquea, lee y sonríe.
Romina teclea
SMS enviado: «dale, ya voy, tardé un poco maquillándome, es que el resfrío me deja pálida.»
Romina guarda el móvil en el bolso y sale rápidamente, cerrando la puerta de la habitación con la tarjeta magnética.
Alojamientos Sláinte
Ves una recepcionista aquí.
Romina saluda a la recepcionista y esta le responde con una sonrisa, luego baja las escaleras llegando a la planta principal.
Sláinte social club – Planta Principal
Romina pasa como un rayo, cruzando todo el lugar y llegando hasta la salida
Sales.
Sláinte Social Club
Romina saluda a los guardias de la entrada y se dirige a plaza independencia.
Comunidad de Madrid; Plaza de la Independencia.
Ves un todoterreno reacondicionado, Nisan Rashqai, Rinault Migane, y Furd Fufa aquí.
Te encuentras con arnulfo.
arnulfo observa a la gente que va y viene
Romina sale del club, busca con la mirada y al poco tiempo ve a arnulfo
A arnulfo se le iluminan los ojos
Romina se le acerca, esbozando una sonrisa
Dices: «hoola, arni querido!»
arnulfo sonríe de oreja a oreja al ver a romina
arnulfo dice: «romi!»
Romina va algo abrigada pero sin perder su toque de belleza, se percibe un rico aroma a perfume cuando se acerca
oyes una discusión a lo lejos
arnulfo se recrea con el aroma de la chica
Romina se le acerca y sin pensarlo mucho se agacha y lo abraza, luego le da un beso en la mejilla.
arnulfo corresponde al abrazo y le da un beso en la mejilla sin poderse controlar
Romina se sorprende un poco y lo mira tras separarse
Dana llega desde el oeste.
Dana se marcha hacia el este.
arnulfo piensa: «contrólate
Murmuras: «como estás?»
Romina le sonríe dulcemente
arnulfo dice: «yo.. no me pude controlar»
oyes un claxon cerca de aquí
Romina se pasa a penas la punta de la lengua por el labio inferior, coqeta.
Dices: «creo que le tomaste el gusto a eso de cobrarme aquel castigo, eh?»
arnulfo sonríe.
arnulfo dice: «qué quieres si me gustan tus castigos»
escuchas música a lo lejos
arnulfo dice: «mira que con esos castigos da gusto portarse mal…»
Romina sonríe enormemente y sin pensárselo, se acerca y le vuelve a plantar un beso.
arnulfo dice: «mira que no me controlo, eh?»
Romina lo mira
Dices: «y a mí me gusta castigarte, arni»
Romina se vuelve a pasar la lengua por el labio inferior y lo mira fijo a los ojos
arnulfo está por besarla en los labios, pero se contiene y la besa en la megilla
Dices: «dónde podemos ir esta vez? pobrecito que tuviste que bajarte para venir a verme»
arnulfo dice: «para éso está el ascensor»
Romina mira sus labios
arnulfo se moja los labios
arnulfo le guiña un ojo y sonríe pícaro
Romina mira su gesto y se fija de reojo en la entrada al club, luego mira de vuelta a arnulfo y suspira
Romina se le acerca y pega su rostro al de él como otras veces
Murmuras: «qué querés hacer, arni?»
arnulfo piensa: al paso que vamos no podré controlarme
Dices: «elegí lo que quieras, yo te acompaño»
arnulfo murmura: «estaba pensando que ya conoces los lugares a los que me gusta pasear, así que ahora me gustaría pasear a donde tú quieras»
Romina sonríe
arnulfo juega con el pelo de romina
Dices: «me parece bien, igual no conozco mucho madrid pero…»
Romina piensa por un instante
Dices: «me gusta la plaza de puerta del sol para pasear, es muy grande. eso sí, todo el tiempo pasa gente por ahí.»
arnulfo dice: «pues vamos»
Romina asiente, se coloca tras la silla y mueve suavemente a arnulfo con una mano, mientras la otra la posa en uno de sus hombros y se lo masajea
Comunidad de Madrid; Tramo inicial de la Calle de Alcalá.
Ves Rinault Migane aquí.
arnulfo llega desde el este.
arnulfo lucha por controlarse
Romina camina despacito, mientras sigue dándole masajes a arnulfo con la otra mano
Romina juguetea con su pelo un instante, mientras sigue caminando hasta llegar a puerta del sol
arnulfo se deja hacer, aunque en el fondo sabe que no podrá controlarse
Comunidad de Madrid; puerta del sol
Ves La estatua de la Mariblanca, La estatua ecuestre de Carlos III, saet reacondicionado, vehículo blindado F2, Rinault Migane, Saet reacondicionado, Aedi B4 Gasolina, y Saet Reacondicionado aquí.
arnulfo llega desde el este.
arnulfo observa los vehículos aparcados
Romina se detiene a un costado de la plaza
arnulfo dice: «a este paso ésto parecerá la plaza de españa»
Romina se coloca de perfil, mira los autos y asiente
Romina mira a arnulfo de frente
Dices: «me gustaría alguna vez manejar un auto como alguno de esos»
Romina vuelve a mirar los autos, sonríe y retorna la mirada hacia arnulfo, cogiéndole las dos manos entre las suyas
arnulfo dice: «al menos ya supe lo qe es manejar»
Romina se las aprieta suavemente
Dices: «igual manejar es estresante, a mí más bien me gustaría por comodidad y algo de lujo, si te soy sincera.»
arnulfo dice: «a decir verdad estresa, hay cada imprudente que no veas»
Romina entrecierra los ojos mirando a arnulfo
Dices: «sí, tenés razón»
arnulfo respira para controlarse y evitar hacer una inprudencia
Romina le suelta las manos y vuelve a retomar la marcha, empujando despacio la silla
Dices: «y qué me contás, arni? como estás vos? te veo mejor que otras veces»
Romina vuelve a masajearlo con una de sus manos mientras lo conduce suavemente dando una vuelta por la plaza
arnulfo dice: «así es; estando a tu lado todo es mejor»
Romina sonríe aunque arnulfo no la ve porque se encuentra detrás
Dices: «en serio? es tanto así?»
arnulfo asiente afirmativamente.
Romina se estremece levemente y la mano del masaje le tiembla
arnulfo mira fijamente a romina
Orson llega desde el este.
Orson se marcha hacia la calle de Preciados.
Romina se sorprende ante la mirada repentina, luego se gira hacia él para que no tenga que forzar tanto la cabeza al girar
Dices: «qué pasa? estás bien?»
Romina lo sitúa en un lugar algo más apartado del paso de la gente
arnulfo dice: «es que te juro que no puedo controlarme»
Dana llega desde el este.
Dana se marcha hacia la calle de Preciados.
Romina lo mira sin entender
Romina se le acerca mucho
Murmuras: «a qué te referís con controlarte?»
Romina por instinto lo aparta un poco más y va situando la silla tras una de las estatuas, como queriendo esconderse
arnulfo murmura: «lo siento, pero…»
Romina se detiene y fija la mirada en él, dejando de a poco ver una sonrisa
Murmuras: «pero qué? te escucho, príncipe.»
Romina se frota las manos entre sí, esperando
arnulfo no puede más y la besa en los labios
arnulfo piensa: pero qué acabas de hacer!
oyes un claxon a lo lejos
Romina se sorprende pero corresponde al beso
Romina piensa mientras lo besa: No, no lo puedo creer…
Romina lo abraza, alargando el beso
arnulfo alarga el beso y corresponde al abrazo
Romina separa a penas los labios y abre los ojos para mirarlo
Murmuras: «arni…yo…»
Romina suspira ondamente y no puede seguir
arnulfo murmura: «no.. pude.. controlarme…»
Romina sitúa la silla aún más detrás de la estátua y la mira por un instante, como pensando algo
Murmuras: «esto está bloqueado?»
arnulfo desbloquea las ruedas
Romina niega
arnulfo murmura: «debí bloquearlas por accidente»
Murmuras: «no, si quiero que las bloquees, en realidad.»
Romina sonríe y asiente
arnulfo bloquea las ruedas
Romina lo vuelve a mirar y se sienta sobre el regazo de arnulfo, poniéndole la cara muy cerca y esperando por si la bese de nuevo
arnulfo murmura: «en serio que no encuentro palabras para expresar lo que me pasa contigo y créeme que a estas alturas ya no me importa lo que la gente diga»
oyes sirenas cerca de aquí.
Romina sonríe enormemente
Romina mira hacia la fuente de sonido por un momento, luego lo vuelve a mirar
arnulfo mira la fuente de sonido sin inmutarse
arnulfo vuelve a besar a romina
Romina se deja hacer y le acaricia el rostro con ambas manos
Romina se separa
Murmuras: «arni, mi vida…yo, yo no sé qué decirte.»
arnulfo reanuda y profundiza el beso, le acaricia el rostro
Romina también profundiza y le sigue acariciando la cara
Romina se vuelve a separar, suspirando
arnulfo murmura: «espero no te enojes, pero ya que no puedo expresar con palabras lo que siento…»
Romina niega y le sonríe
Murmuras: «arni, mirá…vos sos muy lindo también pero…»
arnulfo dice: «he aprendido que la vida es muy corta y no puedo desperdiciarla pensando en lo que la gente pueda decir»
Romina se interrumpe y asiente, recolocándose mejor sobre el regazo de arnulfo y aferrándose a él con uno de los brazos.
Dices: «en serio me dejás sin palabras…solo te puedo decir que sos divino y que…»
arnulfo dice: «y que…»
Murmuras: «también me gustás pero…no sé, la verdad…»
Romina se ve algo contrariada
Romina apoya la cabeza en el pecho de arnulfo, alcanzando a escuchar los latidos desbocados de su corazón.
arnulfo piensa: lo sabía, pero al menos… al menos nada
arnulfo le acaricia el cabello
Romina se gira y lo mira
Murmuras: «qué podemos hacer? a vos te gustaría que…que lo intentemos?»
arnulfo sonríe.
arnulfo dice: «por qué no?»
Romina lo mira con ojos algo brillantes
arnulfo sonríe ampliamente
Romina corresponde a la sonrisa
arnulfo dice: «mi condición no es ningún impedimento y como te dije, lo que diga la gente no sirve mas que para complicarse la vida. total, nunca les darás gusto»
Dices: «pero, y si no sé como tratarte? y si te digo algo que te haga daño? si hago cosas que no te gusten?»
Romina asiente, mirándolo interrogante
arnulfo dice: «es el riesgo que corremos ambos»
Dices: «pero yo no quiero hacer algo que te afecte, no quiero…»
Romina suspira
arnulfo dice: «y yo tampoco, pero para éso hay qué conocernos ¿no crees?»
Dices: «quiero que seas feliz, solo eso quiero para vos.»
arnulfo suspira profundamente.
Romina vuelve a sonreír y asiente
arnulfo murmura: «déjame ser feliz contigo»
arnulfo piensa en algo y sonríe
arnulfo dice: «tu teléfono tiene música?»
Romina lo mira
Dices: «suelo escuchar alguna que otra por internet, pero no le cargué ninguna aún. por qué?»
arnulfo dice: «se me había ocurrido algo»
Romina lo mira con expectativa y curiosidad
Dices: «qué pasa por la cabecita de mi príncipe?»
arnulfo dice: «al mío no le he cargado música…»
Romina intenta comprender a qué quiere llegar arnulfo
arnulfo le hace un gesto para que se sitúe frente a él
Dices: «querés que bajemos alguna? o qué se te ocurre, mi amor.»
Romina se sonroja levemente y al ver el gesto se levanta y se sitúa frente al chico, mirándolo
arnulfo dice: «dame tus manos, hermosa»
Romina pestañea un poco y se acerca, le da las manos a arnulfo y se las aprieta
arnulfo mueve las manos de la chica al ritmo de una música imaginaria
Romina sonríe con lo que hace
Dices: «querés bailar, mi vida?»
arnulfo dice: «vaya que adivinas»
arnulfo dice: «no sé si así se baila en silla de ruedas, pero es lo que se me ocurre»
Dices: «ah, entonces hagamos esto bien»
Romina se acerca, desbloquea las ruedas y balancea levemente la silla de arnulfo de un lado al otro con una mano, mientras que con la otra lo abraza parcialmente.
Murmuras: «así mejor?»
Romina ríe bajito
arnulfo murmura: «mejor»
Hasta que finalmente Arni habló, y yo también me dejé llevar. No sé que pasaría a partir de ahora, lo que sí sé es que esto que siento no lo había sentido antes por nadie, es un sentimiento puro, tierno e inocente y por tanto, algo completamente nuevo para mí. Solo espero que no me esté equivocando al dar este paso y como dice él, que la gente piense lo que quiera.

Nueva escena de rol: Yendo al trabajo y un susto inesperado

Punto de vista: Oscar

Los días corrían con tranquilidad, y sin muchos sobresaltos. Yo había reanudado mi trabajo en la farmacia, (con todo el miedo posible que se pueda tener a lo que pueda suceder, Camila había finalmente aprobado su exámen de manejo por lo que no había nada de que preocuparme, las cosas con gina marchaban bien, y auxita seguía todos los días acompañándome a la farmacia. Sentí que tenía que hacer algo solo, sentí que tenía que ser servible un buen día, y esto pasó:
Casa de Auxita
oscar sale del baño y lo cierra, entra a su habitación y toma su móvil, lo mira un instante
oscar toma las llaves del coche, una villetera, su tarjeta de conducir y sale con paso decidido de la habitación, la cierra
oscar aminora la marcha al llegar a la habitación donde duerme auxita con camila, entre abre muy despacio la puerta, las divisa durmiendo y cierra
oscar camina hasta la puerta de salida
oscar toma unas llaves que hay colgadas y abre, luego sale
Abres la puerta.
Sales de la casa.
La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, y La casa de Mike aquí.
el ascensor de la torre de madrid acava de pararse en La planta número 17.
Cierras la casa.
oscar llavea la casa de auxita
el ascensor de la torre de madrid acava de pararse en La planta número 16.
oscar se dirige hasta el ascensor, lo llama pulsando el botón
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
oscar ve llegar el ascensor y entra
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
oscar pulsa el botón para bajar hasta el vestíbulo de la torre
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
el ascensor de la torre de madrid para en Torre de Madrid. y las puertas se abren.
sales del elevador.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y el ascensor de la torre de madrid aquí.
oscar sale del ascensor, luego sale de la torre buscando su coche
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
oyes sonidos de obra y maquinaria de construcción
abres rinault migane
oscar abre la puerta de su coche con las llaves y entra en él
rinault migane
oscar se abrocha el cinturón, luego cierra la puerta colocando el seguro
oscar introduce la llave en el cilindro de encendido y arranca
oscar mira por el espejo retrovisor antes de salir, luego pone marcha atrás y sale
oscar enciende bajito la radio, se escucha un informativo con las noticias del día
oscar va mirando la vía a medida que va conduciendo, sobrepasa algunos coches
música comienza a sonar en la radio
oscar va golpeando el volante despacio mientras maneja concentrado
oscar ya ve cerca el destino, cuando llega no hay más que su auto, así que estaciona con facilidad sobre la acera de la farmacia
oscar se desabrocha el cinturón una vez que apaga el motor, abre la puerta y sale
Comunidad de Madrid; calle del príncipe de Vergara
Ves rinault migane aquí.
oscar cierra la puerta de su auto y le coloca el seguro
Cierras rinault migane

Punto de vista: Auxita

Casa de Auxita
Auxita ha parado su despertador varias veces, hasta que finalmente ve la hora en el móvil y se incorpora a penas un poco, desperezándose
Auxita ve dormir a Camila y se levanta, se viste haciendo el menor ruido posible. Ve su puerta que está algo entornada, por lo que queda pensativa y extrañada, ya que Camila siempre la suele cerrar del todo, al igual que ella misma.
Auxita abre, sale despacio y cierra la puerta por completo. pasa por el pasillo de las habitaciones mirando todas las puertas, primero la de Melany, y luego al ver la de oscar tiene una idea
Auxita piensa: voy a despertarlo, a ver si inventamos juntos algo de desayunar y de paso charlamos, ha de tener cosas que contarme.
Auxita se acerca a la puerta, la abre despacito y asoma a penas la cabeza, se extraña al no ver a oscar en su cama.
Auxita abre del todo y al confirmar que no está, cierra la puerta y se acerca a la del baño
Murmuras: «oscar? Estás ahí?»
Solo el silencio se mantiene tras la pregunta
Murmuras: «oscar?»
Auxita mira hacia la cocina y se dirige a la puerta de la misma, entra y mira con detalle a todos sitios, sin hallarlo.
Auxita da la vuelta sobre sus pasos y se encamina rápidamente hasta el salón, por si estuviera allí. Se topa con el lugar vacío, lo mira con detenimiento y suspira

En la farmacia…

oscar abre la farmacia y entra en ella
Comunidad de Madrid; Farmacia Imperium Healthcare.
oscar va hacia el mostrador, enciende la computadora
oscar se sienta en una silla con rueditas detrás del mostrador
oscar silba bajito, esperando que alguien llegue
un hombre con gesto preocupado entra en la farmacia
oscar mira al hombre que se acerca
oscar dice: «buenos días, que desea»
el hombre mira a oscar
se escucha música a lo lejos
el hombre dice: pues ando deseando algún viverón paa mi hijo, es que el muy cabrón perdió el suyo y gÜeno, tuve que salir a comprarle uno.
se oye un claxon cerca de aquí
oscar sonríe con el tono del hombre y asiente, se levanta de su asiento
oscar se dirige hasta el lugar donde están colocados los viverones
oscar dice: «desea uno de vidrio? o de plástico está bien»
el hombre dice: no, de vidrio e mejor,… gÜeno aunque, le podría pasá argo, mejó deme uno de plástico
oscar vuelve a sonreír tapándose la cara y piensa: a este muchacho no le enseñaron hablar cuando nació? o que
oscar saca el viverón, se dirige hasta el hombre y se lo entrega
oscar dice: «serían siete euros»
el hombre deja el dinero sobre el mostrador
oscar le da una factura de compra al hombre
el hombre toma la factura, se despide con un gesto de cabeza y sale
oscar queda pensativo
oscar comienza a teclear en su computadora, ordenando los insumos que ya comienzan a faltarle para luego realizar el pedido correspondiente
hay gente que va y viene.
oscar murmura: «no tengo música acá, voy a tener que buscar algo por internet »
oscar mira la gente que va y viene, se alerta por si alguien ingrese

En casa de Auxita…

Auxita divisa algo que llama poderosamente su atención, el llavero que contiene la copia de la llave que es de oscar no está colgado en el mismo sitio de siempre, por lo que de inmediato se tensa, pensando.
Murmuras: «no, no puede ser…hasta que salió nomás, cómo es posible!»
Auxita suspira con algo de enfado, va hasta el baño y se lava la cara y los dientes y va rápidamente a su habitación, al ver a Camila intenta regularizar la respiración y los pasos para no despertarla.
Auxita se viste con ropa de salir lo más a prisa que puede, luego mira su móvil en la mesita, lo desbloquea y decide llamarlo
Auxita toma su bolso y mete en él las llaves del coche, suspira y sale de la habitación, cerrando muy despacio la puerta y manteniendo el móvil en la mano libre.
Auxita se encamina hasta el salón y marca el número de oscar
El teléfono da tono.
Auxita se pone el teléfono en la oreja y aguarda ansiosamente
Auxita camina dando vueltas por el salón, al ver que oscar no contesta se tensa aún más
Cuelgas la llamada.
Murmuras: «oscar, no me podés hacer esto…»

En la farmacia…

una chica ingresa en la farmacia
la chica mira a oscar
oscar ve a la chica
oscar dice: «buenos días, que anda buscando, señorita »
la chica dice: buenas, ando buscando pastillas anticonceptivas y toallitas femeninas
oscar piensa un momento, luego de eso se levanta
oscar camina hasta las estanterías
oscar dice: «acérquese, puede elegir usted»
la chica se acerca y elige su marca favorita, luego le entrega un papel a oscar
Llamada entrante de Auxita.
Un teléfono suena en este lugar.
oscar piensa: quien será que llama a estas horas…
Auxita ha colgado.
oscar mira el papel con detenimiento, va hacia el estante de las pastillas, saca una caja y se acerca al mostrador
oscar saca su móvil del bolsillo y lo deja sobre el teclado de la computadora
oscar piensa: ahora lo miro
oscar deja la caja en el mostrador
oscar dice: «sería en total 9 euros, señorita»
la chica asiente y le entrega una targeta a oscar
la chica dice: podría pagar con esto?
oscar asiente

En casa de Auxita…

Auxita deja el móvil sobre la mesita, se presiona el rostro con ambas manos por un instante y luego vuelve a tomar el móvil, desbloqueando para enviarle un mensaje
Auxita teclea por un largo rato, por momentos se seca las manos que le sudan de nervios por el pantalón y reanuda la escritura, dándole luego al botón de enviar
Auxita bloquea el móvil y se recuesta del sofá, cerrando los ojos y suspirando varias veces con expresión de rabia
Auxita piensa: por qué tiene que hacer eso? cuántas veces le dejé claro que necesito supervisarle?

En la farmacia…

oscar se sienta en su computadora, hace el móvil a un lado, coloca la targeta en el lector de la misma y comienza a teclear para abrir el programa
oscar saca la tarjeta una vez hecho el procedimiento
oscar se levanta y extiende la tarjeta a la joven
oscar dice: «aguarde un momentito, que le daré factura de compra»
la chica asiente y sonríe a oscar
[SMS] Auxita: «hola oscar, necesito saber donde estás, y decirte que si tu idea es salir solo no tenés más que decírmelo para no preocuparme por vos. si no me contestas de inmediato salgo a buscarte, si tengo que pedirle ayuda a Melany lo voy a tener que hacer, por ahora no voy a molestar a nadie. Contestame por favor, gracias.»
oscar saca una bolsita, y se la entrega a la jóven para que embolse todo lo que lleva
oscar siente vibrar su móvil
La chica mete los productos y la tarjeta en la bolsa
oscar piensa: por dios, estoy ocupado, no puedo ahora
oscar hace la factura y se la entrega a la jóven, quien también la introduce en la bolsa con lo demás.
la chica hace un gesto agradecido y se despide, alejándose de la farmacia
oscar vuelve a teclear ensimismado, olvidando su móvil y la vibración del mismo

En casa de Auxita…

Auxita suspira y cierra con fuerza los ojos, aguardando una respuesta.
al no obtenerla, Auxita se levanta del sofá, mete el móvil en el bolso, busca las llaves de la casa y sale sin perder más tiempo
Abres la puerta.
Sales de la casa.
La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, y La casa de Mike aquí.
Auxita cierra la puerta, la llavea y se encamina hasta el panel del ascensor para llamarlo
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
Auxita entra con rapidez.
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Auxita pulsa el botón de planta baja
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Auxita se mira brevemente al espejo y este le devuelve una cara seria
el ascensor de la torre de madrid para en Torre de Madrid. y las puertas se abren.
Auxita sale de inmediato
sales del elevador.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Auxita saluda con gestos y sin hablar a algunas personas que le dan los buenos días, caminando apresurada hacia plaza España
Auxita niega levemente para sí misma y piensa: acaso no le fui lo suficientemente clara?
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Auxita se detiene a pensar por un momento
Murmuras: «lo voy a buscar a la farmacia primero y si no está ahí, sé donde lo puedo encontrar»
Auxita se encamina hasta su coche y lo abre
abres coche eléctrico Sundoor
coche eléctrico Sundoor
Auxita se acomoda en el asiento del conductor, se ajusta el cinturón y arranca el motor con prisa
Cierras el vehículo.
Auxita mira todo el coche por un momento
Murmuras: «le hace falta una buena lavadita y mantenimiento a este auto, por dios.»
Arrancas el motor.
Auxita sale de plaza España y pone rumbo a la farmacia, cuyo trayecto conoce de memoria porque siempre está acompañando a oscar
El vehículo se pone en marcha.

En la farmacia…

oscar pone una mano en su cabeza y piensa un nombre, luego vuelve a escribir
oscar murmura: «pero a ver… 4 miligramos era? o 40… no recuerdo ya»
oscar se levanta de la silla y se dirige a un estante
oscar toma un jarave para niños, lo mira con detenimiento
oscar murmura: «ahaa sí, era 40»
oscar deja el frasco donde estaba y se dirige nuevamente a la silla para seguir escribiendo
oscar comienza a silbar bajito mientras escribe
oscar va tecleando nombres de diferentes jaraves en diferentes columnas
oscar murmura: «bueno… ya terminé con esta parte, ahora pasamos a los anticonceptivos y sus diferentes variedades»
oscar cierra el documento archibando el mismo y abre otro con algunas marcas ya anotadas
oscar piensa: está todo muy tranquilo, propício para hacer estas cosas
oscar canta, «laaay laalaaay »
oscar continúa concentrado
oscar recuerda algo, se levanta de su asiento y arrima la puerta de la farmacia
oscar vuelve hacia su silla
oscar se recuesta en la silla y se despereza por un momento
oscar vuelve hacia el ordenador y continúa con el trabajo
poco a poco, oscar va terminando el documento
oscar se levanta de su silla y camina hacia una de las estanterías donde hay preservativos, mira las fechas de vencimiento
oscar asiente levemente y camina despacio hacia el ordenador

En el Sundoor…

Tras a penas unos minutos, el vehículo se detiene al llegar a su destino.
Auxita llega a la calle de la farmacia, se fija mediante el parabrisas que la puerta está entreabierta y suspira aliviada, mientras estaciona cuidadosamente para luego apagar el motor, quitarse el cinturón y bajar del vehículo.
Comunidad de Madrid; calle del príncipe de Vergara
Ves rinault migane y coche eléctrico Sundoor aquí.
Cierras coche eléctrico Sundoor
oyes una discusión a lo lejos
Auxita ve el coche de oscar aparcado a un costado de la acera y luego se dirige con paso firme hasta la farmacia
Comunidad de Madrid; Farmacia Imperium Healthcare.
Te encuentras con oscar.
oscar vuelve a sentarse y comienza definitivamente a terminar el documento encolumnado como el anterior
oscar mira que alguien entra
escuchas música cerca de aquí.
oscar se sobresalta por la música
Auxita entra y ve a oscar trabajando, lo mira fulminante e intenta suavizarse al verlo
oscar se levanta de su asiento y ve auxita
oscar pone gesto sorprendido por la mirada
oscar dice: «que pasó?»
Dices: «buenos días, a ver qué me das para el dolor de cabeza que me acabás de hacer pasar.»
oscar piensa
Auxita suspira
Auxita se acerca un poco más al mostrador, siempre seria
oscar dice: «no me digas que eras vos la que hacía vibrar el móvil… mierda, me olvidé de responderlo»
Dices: «sí te digo. Y en serio pensás hacerme esto siempre?»
oscar mira ya más serio auxita
oscar dice: «fue sin querer, no me di cuenta»
Dices: «como te dije en el mensaje, no tenés más que decirme si lo que querés es que no venga más contigo, oscar. me tenías muy preocupada, sabés?»
oscar dice: «me fui cuando dormían a los pedos sueltos»
oscar dice: «noo, pero no es eso»
Auxita suspira y asiente, intentando serenarse un poco
oscar dice: «me hace bien que vengas de hecho»
oscar dice: «solo que me olvidé de responder el móvil »
oscar suspira, pensativo
Dices: «está bien, pero para la próxima dejá un mensajito, no te cuesta nada. Estuve así de despertarle a Melany para que viniera conmigo»
Auxita hace un gesto como indicando que estuvo a un diminuto paso de hacerlo
escuchas música cerca de aquí.
oscar dice: «podrías apagar la música de tu auto?»
Auxita mira hacia la calle y luego mira a oscar
oscar mira a auxita espectante
Dices: «nada que ver, yo no ando con la música así, creés que tuve tiempo?»
oscar dice: «bueno, serenate un poco, vos nunca me hablás así»
oscar se sienta en la computadora
oscar cierra el documento con el que trabajaba y la apaga
Dices: «es que no me podés hacer esto, me preocupa que hagas una locura, por si no lo dimensionás, el trastorno que tenés es complejo y podés ir a recaídas»
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
Dices: «así que lo siento, pero me cuesta mantener la compostura cuando salís sin más, y encima ni respondés al teléfono. cómo querés que esté?»
oscar mira auxita y asiente
oscar dice: «estaba acá, ya está»
Auxita suspira de vuelta
oscar dice: «no pasa nada»
Dices: «bueno, al menos ya sé donde estás. querés que me quede contigo? o preferís estar solo?»
oscar dice: «pensé en venir solo porque no quería molestarte, siempre venís conmigo, creí que era productivo que te tomaras un descanso y del móvil sí, me olvidé por completo responder»
oscar dice: «vamos, que ya me recordé algunas cositas»
Dices: «está bien, igual iremos poniendo cosas en claro en la próxima sesión de terapia»
oscar suspira profundamente, toma su móvil
una brisa acaricia tu cara
Auxita mira fijamente a oscar
Dices: «a qué te referís cuando decís que recordaste algo?»
oscar dice: «a una persona que casi mato»
Auxita relaja un poco más la expresión
oscar dice: «pero bueno, vamos a casa y te comento»
Dices: «ah entiendo…bien, vamos.»
Auxita se gira bruscamente y se dirige a la salida, en tanto oscar la sigue y cierra bajo llave la puerta del establecimiento.