• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: Cada Quién Con sus Intereses

Punto de vista: Camila.

camila mira a oscar con desesperación
Murmuras con acento argentino, «esperá, no hagas esfuerzo al pedo…»
oscar vuelve a sentarse en la cama, suspirando
camila piensa: mi dios…
oscar murmura: las acomodé como pude, esta chica no me ayudó en nada, solo se burló.
camila vuelve abrir las maletas y el montón de ropas salta
Murmuras con acento argentino, «la puta madre… si así te bañás… buf »
camila toma las ropas de a poco y las va doblando sin importar el orden
oscar mira lo que hace camila, pensativo
oscar murmura: «de verdad te vas a ir…»
Dices con acento argentino, «sí, me voy a ir para que aprendas a estar solo, para que recuerdes un poco lo que es»
oscar dice: «no me dejes solo ahora, si querés andá después, pero esperá tres o cuatro días…»
camila suspira, poco a poco va terminando de doblar las ropas
minutos después, camila cierra las maletas, pero aún con cierta dificultad
oscar mira a camila
oscar murmura: «perdoname por haberte tenido mal estos días, no era mi intención…»
camila toma las maletas sin hablar y las baja de la cama
camila mira a oscar
Murmuras con acento argentino, «andá para el salón, yo voy a llevar para tu casa las maletas y vengo»
oscar suspira pero asiente
oscar murmura: «bueno, al menos me puedo impulsar un poco mejor que el otro día»
camila se aleja, arrastrando las dos maletas hasta el salón
oscar escucha como camila se aleja
camila abre la puerta de la casa, y sale con las maletas
camila cierra la puerta con llave
el silencio penetra en la casa
oscar piensa: no puede ser, yo sé que ella no es así, no entiendo como ahora quiere irse sin más, sin esperar que me recupere al menos un poco…
minutos después…
camila abre la casa desde fuera
camila entra en la casa y cierra tras entrar
Dices con acento argentino, «oscar?»
camila mira todo el salón sin encontrar a su hermano allí
oscar permanece sentado en la cama, abstraído en sus pensamientos
camila camina hasta el pasillo de las habitaciones y ve la puerta de la habitación de oscar abierta tal y como la dejó
camila entra en la habitación
Murmuras con acento argentino, «no sabés el olor a encierro que hay…»
oscar se sobresalta y mira a camila
oscar dice: «me quedé distraído»
camila sonríe y asiente
oscar apoya la mano derecha en la muleta e intenta impulsarse, cuando lo logra se levanta
camila piensa: al fin…
oscar comienza a caminar despacio
camila camina a la par de su hermano, pero sin intervenir
oscar sale de la habitación y camina hasta el salón
camila lo sigue, aún sin intervenir
oscar llega finalmente al salón, agitado
camila se acerca hasta sus maletas y las toma por las asas
oscar dice: «no puedo más…»
oscar se apoya sobre una de las paredes para descansar
camila se acerca hasta la puerta de la casa y la abre
Abres la puerta.
oscar ve que camila abrió la puerta y vuelve a impulsarse para salir
camila sale de la casa tomando las maletas
Sales de la casa.
La planta número 3
camila espera que su hermano salga
oscar sale de la casa
camila deja las maletas, se acerca hasta la puerta y la cierra
Cierras la casa.
camila coloca llave a la puerta
oscar murmura: «vos llamás al ascensor?»
camila asiente en silencio y se acerca hasta el botón del ascensor, luego lo pulsa
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
camila se acerca hasta las maletas
camila toma las maletas y espera que oscar se impulse para entrar en el ascensor
oscar se apoya en las maletas, luego camina hasta el ascensor tratando de mantenerse firme
oscar entra en el ascensor de la torre de madrid
camila camina hasta el ascensor y entra
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
te encuentras con oscar
Salidas visibles: nada
camila pulsa el botón de la planta cuatro
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
oscar se apoya sobre las paredes del ascensor
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 4 y las puertas se abren.
camila toma de nuevo las maletas y sale, esperando a su hermano
sales del elevador.
La planta número 4
oscar sale del ascensor
camila coloca la llave en la cerradura y abre la puerta
camila entra en la casa
oscar camina apoyado en las muletas y también ingresa
Entras en la casa.
casa de oscar
camila espera que oscar termine de entrar y cierra
Cierras la puerta.
oscar estornuda producto del encierro
oscar camina hasta el sofá y se sienta en él
camila deja las maletas en medio del salón y se sienta en una silla
camila mira a oscar
Murmuras con acento argentino, «bueno… así que vos no querés que yo me vaya decías…»
oscar mira fijo a su hermana
oscar dice: «en este momento no, cami… necesito tener a alguien que me ayude»
Murmuras con acento argentino, «no vas a necesitar tanta ayuda, ya vas a ver»
oscar suspira, pensativo
oscar dice: «la única persona que puede ayudarme sos vos, no hay otra persona, por favor quedate… quedate tres o cuatro días… yo después veré como me arreglo…
camila asiente
Dices con acento argentino, «pero… que cambia tres días o menos? »
oscar vuelve a quedar serio
oscar dice: «bueno está bien, andate. si querés irte, andate.»
oscar dice: «pero después, no quiero que vuelvas acá a pedirme perdón por nada»
Dices con acento argentino, «y por que debería pedirte perdón? no tengo por que hacerlo…»
oscar dice: «no vuelvas a llorar después, eso nada mas»
camila se toma la cabeza, intentando pensar a que se refiere su hermano
se hace un silencio que indica cierta tensión
camila piensa: no estará sospechando algo…
camila niega y mira a su hermano
Murmuras con acento argentino, «bueno mirá… me quedo unos días, pero no más de una semana»
Murmuras con acento argentino, «después me voy a descansar, que lo necesito»
oscar asiente, sonriendo.
el clima de tensión comenzó a aflojar luego de esa respuesta, que dí más pensando en lo que quería con oscar que en mí misma. Me sentía cansada, agobiada por todo lo que venía pasando estos días pero trataba de disimularlo para que él no lo sepa. Necesitaba estar con él, pero necesitaba descansar por otro lado.
la charla siguió, pero con la tranquilidad que yo salvaría lo mío, y él salvaría lo suyo, al menos por unos días. cada uno con sus intereses.

Nueva Escena de rol: Expresando Miedos y Preocupaciones

Punto de vista: Guillem.

Comunidad de Madrid; Hospital Universitario La Paz; Servicio de Psiquiatría.
Es un servicio que cuenta con tres unidades, una de Hospitalización Breve con 21 camas, una Unidad de Enlace y Psicoterapia orientada a atender a los pacientes que están ingresados en otras plantas, y una unidad específica para niños y adolescentes. cuenta con un total de 300 camas, de 1.300 que tiene en total el hospital. También se contabiliza como parte del servicio las urgencias psiquiátricas que se realizan en las urgencias del hospital. Son 170 personas en total las que trabajan en esta unidad, contando psiquiatras, psicólogos clínicos, enfermeros especialistas en salud mental, residentes, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales y el resto del personal de enfermería: auxiliares, celadores, y administrativos.
Abigail y Samuel están esperando ser llamados a consulta.
Guillem está en el despacho asignado a los residentes cuando tocan a la puerta.
Dices con acento catalán, «pase, por favor.»
La puerta se abre despacio.
Guillem abre los ojos y observa a Abigail y su pareja.
Abigail dice: «Buenos días, Doctorcito.»
Guillem se fija en la expresión de la chica y en la preocupación que también ofrece el rostro de su pareja.
Dices con acento catalán, «buenos días a ambos, por favor, pasad y poneos cómodos.»
Samuel dice con acento venezolano, «Gracias, doctor.»
Samuel entra y separa la silla para que Abigail se siente.
Abigail se deja caer en una silla.
Samuel cierra la puerta y separa la otra silla.
Samuel se sienta.
Guillem mira alternativamente a cada uno y se inclina en el espaldar de su silla, entrecruzando sus dedos.
Dices con acento catalán, «bien, soy todo oídos, chicos. en qué os puedo ayudar.»
Abigail carraspea un poco antes de hablar. Se le nota nerviosa y algo tensa.
Samuel le coge de una mano y entrecruza sus dedos con los de ella.
Abigail suspira profundo.
Abigail dice: «bueno, doctorcito, yo le voy a hablar como suelo hacer, porque yo no soy médico de la mente como usted… pero yo necesito sacarme esto que llevo por dentro porque me voy a reventá como un siquitraque si no lo echo pa’ afuera.»
Guillem la observa y asiente.
Dices con acento catalán, «no te preocupes, Abi… lo que en realidad importa es que expreses eso que te preocupa o te angustia. Luego veremos cómo podemos ayudarte.»
Abigail inspira profundo.
Abigail dice: «el otro día que fue la Camila a ver a la Auxita, para que se pudiese estar tranquila, me fui con ella porque según, necesitaba hablar y eso.»
Guillem asiente y la sigue observando, sereno.
Samuel le da un leve apretón a Abi estrechando el contacto entre sus manos.
Abigail cierra los ojos un instante y luego los abre.
Abigail dice: «para no hacerle esto una tortura china y liarme completica, en resumen le diré que esa chavala me ha confesao que está encoñá del hermano, ese que es el paciente de la Auxita, que odia a la pobre de la Gina y que está dispuesta a todo pa que el hermano se la trinque, doctor y perdone usted pero… yo no sé decirlo de una forma más bonita.»
Guillem pone rostro serio al escuchar la referencia hacia Gina.
Dices con acento catalán, «no te preguntaré si estás segura de haberle entendido bien, porque no quiero que pienses que dudo de ti o tu criterio, Abigail.»
Abigail se encoge de hombros.
Abigail mira a Guillem.
Abigail dice: «mire doctorcito, por mí, usted puede preguntarme lo que quiera. que yo si quiere se lo repito igualito como hacen los loros estos tan monos que to lo repiten y le digo todo lo que esa chavala me dijo… que de la impresión que me dio no he podido dormir bien acordándome de aquello.»
Guillem asiente, manteniendo su semblante serio pero sereno.
Dices con acento catalán, «En ocasiones las personas idealizamos a quienes queremos, le otorgamos casi superpoderes y nos podemos confundir con respecto de nuestros sentimientos, Abi.»
Abigail se suelta de Samuel y se pone en pie, caminando de un lado a otro.
Guillem observa la reacción de la chica y su expresión corporal, pero la deja estar.
Abigail se detiene frente al escritorio mirando a Guillem.
Abigail dice: «eso le he dicho yo a ella, que puede estar idealizando al hermano, que eso, pero que va, doctor Bagur, a esa chiquilla ni el guardia de la campana le quita esa idea de que quiere que el hermano sea para ella, la madre que la parió.»
Samuel permanece en silencio, preocupado.
Guillem observa a Abigail.
Abigail sigue moviéndose mientras habla.
Abigail dice: «además, de usted echó pestes como si fuera de esos animales de las pelis que echan de todo por esa boca, la vírgen.»
Guillem inspira profundo.
Dices con acento catalán, «eso suele ocurrir cuando confrontas a las personas,abigail. La otra vez le he dicho cosas que seguro no le gustaron, porque en el fondo sabe que es posible que tenga razón y ella esté equivocada. Esa chica es muy joven.»
Abigail se detiene y mira a guillem.
Abigail dice: «joven y un cuerno, doctor, esa chiquilla habla de una forma que da escalofríos. Por un lado dice que Auxita es como su hermana, y por el otro pasa por encima de ella sin importarle siquiera si se siente mal. ahí llegó aquel día echando pestes del hermano, como si nada… incluso hablando de…»
Samuel la toma de la mano para frenarla.
Abigail se muerde el labio inferior.
Guillem observa la situación pero permanece en silencio.
Abigail dice: «mire, el caso es que dijo que odiaba a Gina, y lo dijo de una forma doctor que a mí me dieron ganas de salir corriendo… Luego dijo que no quería que Auxita se muriera o algo así, y se sonreía… esa chiquilla está chalada… enferma de la mente y del corazón… y para que le digo que no, me da miedo.»
Guillem observa a Abigail.
Dices con acento catalán, «siéntate, Abi… vamos a respirar profundo para que podamos llegar al meollo en este momento, que en realidad no es Camila, sino por qué tienes miedo tú y como te podemos ayudar.»
Abigail se sienta mirando a Guillem.
Guillem le da algunas instrucciones para que vaya respirando y se relaje.
Minutos después…
Guillem observa que Abigail está un poco más serena.
Dices con acento ccatalán, «veamos, ahora que estás un poco más serena… Piensa antes de responderme, no hay prisa alguna.»
Abigail asiente.
Dices con acento catalán, «porqué tienes miedo de Camila ahora con esta revelación.»
Abigail dice: «porque la creo capaz de cualquier cosa con tal de que el hermano se la trinque… su voz, la forma en que se comportó, los cambios de ánimo que tuvo ahí en mis narices. la veo como esas tias obsesivas y me preocupa que ese odio hacia Gina se convierta en un peligro para Auxita y para todos nosotros.»
Guillem descruza sus dedos, coge un cuaderno y un bolígrafo.
Guillem toma algunas notas.
Dices con acento catalán, «tuvo hacia ti alguna actitud violenta, agresiva u hostil?»
Abigail se estremece al recordar aquella conversación.
Abigail niega con la cabeza.
Abigail dice: «no directamente, pero sí es verdad que me dio mucho repelús la forma en que me dijo las cosas. Y usted me dirá lo que sea, doctorcito, pero y si ella nos ve a nosotras como un obstáculo para eso que tiene metido en la cabeza?»
Guillem la escucha, reflexivo.
Abigail sigue hablando.
Abigail dice: «y si hace algo contra Gina, o contra Auxita porque es que verá, yo lo que vi ese día es una tia que no entiende nada de lo que se le dice… uno le habla y es como hablar con una pared. al final dijo que iba a trabajar en eso de desenamorarse del hermano, pero yo dudo de que ella no haya dicho eso solo por meterme la bacalá, doctor.»
Guillem se queda perplejo ante la expresión.
Dices con acento catalán, «Perdona, Abi, pero no comprendo eso último.»
Abigail abre mucho los ojos y cae en cuenta de que el doctor está perplejo.»
Abigail dice: «pues que haya dicho eso para obtener algo, en este caso que yo la dejase en paz y ya no le insista con esto de que tiene que ver al hermano como hermano y no como un macho, pues para eso que usted y yo sabemos.»
Samuel respira profundo.
Abigail se distrae y mira a Samuel.
Abigail dice: «yo sé que tú no me ccrees, cariño, pero que te digo yo que esa confundida no está, esa lo que está es encoñada y no es nada más amor adolescente. Esa tiene las hormonas bailando flamenco.»
Guillem mira a Samuel.
Dices con acento catalán, «tú qué piensas, Samuel?»
Samuel mira a Guillem y luego a Abigail.
Samuel dice con acento venezolano, «No sé, doctor… Yo no conozco casi a Camila, no digo que Abi no tenga motivos para preocuparse, pero es que siendo honesto a mí no me cabe en la cabeza que una hermana se enamore del hermano y que quiera acostarse con él.»
Abigail mira a Samuel.
Abigail dice: «bueno, una hermana normal no, pero una chavala que está chalá, supongo que ya eso es otra cosa.»
Samuel alza las cejas y luego mira al doctor.
Guillem mira a ambos.
Dices con acento catalán, «bueno, vamos a centrarnos en cómo vosotros podeis gestionar esta situación que os está causando algo de desequilibrio. y por qué ocurre esto… cómo lo podemos solucionar.»
Abigail y Samuel asiente.
Abigail dice: «yo ahora mismo lo que quiero es hablar con Auxita y advertirle de la chalá esta, pero es que me da miedo que si le digo todo esto, se ponga mala de nuevo.»
Guillem escucha a Abigail cayendo en cuenta de qué es lo que le preocupa y le da miedo en realidad.
Dices con acento catalán, «ya veo… pero tú no te preocupes, Auxita está evolucionando muy bien. Es una chica capaz y preparada, no debes tener miedo de hablar con ella.»
Abigail dice: «bueno, pasa que Camila y el hermano han sido amigos de ella también, y ya ve usted, ella es toda apasionada con esto de la mente y se entrega… luego se frustra si no puede ayudar y yo lo siento, doctor pero yo a a esa chiquilla la veo demasiao reventá y vaya usted a saber en qué pare todo eso.»
Samuel vuelve a entrelazar sus dedos con los de Abigail.
Samuel dice con acento venezolano, «la verdad, docctor es que nos preocupa que al saber Auxita todo esto se sienta mal y quizá ese afán de querer ayudar no permita que ella se distancie de Oscar y sobre todo de la hermana.»
Samuel mira a Guillem.
Samuel dice con acento venezolano, «Oscar parece buena persona, ha tenido muchos problemas con el alcohol y me da algo de pena su situación, pero también pienso en Abi, en Auxita y no sé, me gustaría que no tuviesen que tener tanto contacto con ellos. No puedo evitarlo y me siento algo mal, pero es que no soporto ver a la gente que me importa así.»
Guillem observa a Samuel y asiente.
Guillem termina de anotar unas cosas en su cuaderno y lo cierra.
Guillem carraspea.
Dices con acento catalán, «Abi, si te preogunto qué necesitarías ahora mismo para sentirte más tranquila, qué me dirías?»
Abigail mira a Guillem y piensa antes de responderle.
Abigail dice: «lo primero poder hablar con Auxita y decirle todo esto, no me gusta andar ocultando cosas a mis amigos. Lo otro, que Camila tenga el menor contacto posible con Auxita y conmigo. al menos mientras esté así de loca. Lo tercero, me gustaría ver a la Gina, creo que eso me bastaría.»
Guillem asiente.
Dices con acento catalán, «bueno, podemos ver si nos da permiso su médico para hacerle una visita fugaz a Gina, ahora la han trasladado a los boxes de la UCI. Respecto de Auxita, si te deja más tranquila, iremos a hablar con ella los dos, o los tres si Samuel quiere estar presente. Verás como todo marcha bien.»
Samuel asiente y esboza una sonrisa, mostrándose un poco más relajado.
Guillem mira a a ambos con seriedad.
Dices con acento catalán, «respecto de Camila, es poco lo que podemos hacer pues no podemos controlarla y mientras ella no cometa alguna falta o delito, no se puede acudir a otras instancias.»
Abigail asiente, resoplando.
Abigail dice: «no, supongo que eso de órdenes de alejamiento no las podemos tener, pero sí que podemos poner límites en nuestro trato con ella. Yo lo que sí tengo clarísimo es que, mientras siga en ese plan de que el hermano la trinque y que va a hacer de todo para que él se quede con ella, yo, de lejitos… que vaya a llamar a rita la cantaora cuando quiera hablar o que busque ayuda de alguien como usted porque yo por ahí no vuelvo a pasar, así me digan mala amiga o lo que sea. Es muy fuerte y muy desagradable.»
Guillem asiente.
Dices con acento catalán, «Abigail, apesar de muchas convenciones sociales, de las creencias que se nos vende respecto de la amistad, la verdadera amistad no tiene por qué ser una carga ni una obligación. No es algo de ser sacrificados y aguantar del otro lo que sea, incluso por encima de nuestro propio bienestar porque así pareceremos más buenas personas. El primer deber que tenemos es con nosotros. si no te hace bien el contacto con Camila, pues tú sabes bien lo que debes hacer. Lo que el resto diga, o piense solo les pertenece a ellos, ¿vale?»
Abigail asiente, su rostro muestra todavía rastros de tensión, pero son significativamente menores que cuando llegó.
Guillem esboza una sonrisa tenue.
Dices con acento catalán, «voy a llenar en tu expediente lo de esta consulta de hoy. Me gustaría que volvieses en una semana, si te parece bien. Así vamos mirando qué tal va el control de la ansiedad y el estrés.»
Abigail asiente y sonríe.
Abigail dice: «Muy bien, doctorcito, entonces vengo en una semana.»
Guillem asiente.
Guillem trabaja en el ordenador durante unos pocos minutos y luego realiza una llamada por teléfono.
Abigail y Samuel siguen tomados de las manos, esperando.
Guillem cuelga el auricular del teléfono, da varios clicks de ratón y empuja la silla atrás para levantarse.
Abigail y Samuel se levantan también.
Dices con acento catalán, «venga, vamos a la UCI que nos han regalado unos 10 minutillos para verla.»
Abigail aplaude mientras se marca un bailecito meneando las caderas.
Abigail sonríe, Samuel le aprieta la mano con firmeza.
Los tres salen del despacho rumbo a la UCI para ver a Gina.

Nueva escena de rol: Creo que necesitamos hablar, segunda parte

Punto de vista: Aurora

Casa de Auxita
Aurora abre la puerta con la llave de Auxita y entra a la casa, portando un bolso un poco grande en una de sus manos
camila está sentada en un sillón, viendo televisión
oscar está en su habitación, recostado en la cama
Aurora se fija en camila a penas entrar
camila está distraída y no escuchó la puerta
oscar grita: ¡camilaaaa! podés venir?
camila se sobresalta, se gira y ve aurora
Aurora mira a la chica detenidamente, luego hacia el pasillo de las habitaciones
camila pone cara de susto
Aurora la vuelve a mirar
Dices: «hola…»
camila dice con acento argentino, «que susto, no te sentí entrar…»
Dices: «no, estabas perdida, ya veo.»
Aurora se adentra algo más a la casa sin dejar de mirar a camila
oscar grita: dale camiilaa!
Aurora suspira al oír los gritos
camila grita: «esperá que hay gente chee!»
Dices: «y a ese qué le pasa? o andás sorda por eso grita así.»
camila se levanta del sillón, dejando el control remoto a un lado
camila mira a aurora
Aurora le sostiene la mirada, seria
camila dice con acento argentino, «ese depende de todo últimamente »
Dices: «ah bueno…andá a verlo, que luego quiero hablar con vos. bueno, con los dos si fuera posible»
camila asiente
camila dice con acento argentino, «voy a eso, acomodate por ahí»
camila se aleja hasta la habitación de oscar
Aurora se dirige hasta el pasillo, abre la habitación de auxita y entra rápidamente a buscarle algunas cosas
camila abre la puerta y entra
camila dice con acento argentino, «se puede saber que querés?»
oscar dice: poneme los pantalones, cami…
camila mira seria a su hermano
Aurora pone algunas ropas y elementos de higiene personal en el bolso, respira varias veces para intentar estar serena ante la conversación que podría surgir.
camila dice con acento argentino, «ponetelós vos, por que debería hacerlo yo?»
oscar dice: porque sos mi hermana, así que dale…
Aurora alcanza a entender el intercambio de los hermanos desde la habitación y no acredita lo que escucha
camila dice con acento argentino, «eso no es ningún justificativo, así que dale. levantate que está aurora en la casa»
oscar suspira, toma el pantalón y comienza despacio a vestirse
camila sale de la habitación, cerrando la puerta
Aurora sigue metiendo cosas en el bolso, lo cierra y lo deja en la cama que suele ocupar auxita.
camila llega hasta el salón
Aurora sale de la habitación, cierra la puerta y vuelve al salón junto a camila
camila se sienta de nuevo en el sillón, para esperar ahora sí a la hermana de auxita
Aurora mira a la chica
en la habitación, oscar logra ponerse los pantalones
camila se percata de aurora y la mira
Dices: «puede tu hermano hablar? vamos hasta él si es necesario, tiene que estar al tanto de lo que les vengo a decir.»
camila dice con acento argentino, «esperá, que quiero que se levante, sino depende todo de mí»
Dices: «bien»
oscar grita: camilaa! ayudame con las muletas!
Aurora se acerca a un sillón y se deja caer, mirando hacia el pasillo de forma constante.
camila aprieta los dientes con rabia
Aurora mira a camila y niega
Dices: «no vayas. que se vea él, yo tengo todo el tiempo del mundo»
camila asiente y sonríe
camila murmura con acento argentino, «me voy a ir de viaje»
camila murmura con acento argentino, «y ahí va a ver lo que es»
Aurora asiente
Murmuras: «no se va a morir si no vas a ayudarlo. si viajás, tampoco»
oscar grita: dale camii!
camila mira hacia el pasillo de las habitaciones
Aurora se molesta con los gritos del hombre.
camila grita: «vení vos, yo no pienso ir!»
Aurora se lleva ambas manos a los labios para evitar seguir el juego de gritos que ya comienzan a aturdirle.
oscar se apoya en la cama con su mano derecha y se acomoda hasta quedar sobre la muleta
oscar comienza a caminar despacio hasta la puerta de la habitación
Aurora deja caer ambas manos y espera, mirando permanentemente hacia el pasillo
oscar sale de la habitación finalmente con paso lento
camila mira a la chica
Aurora sigue mirando hacia el pasillo y no se percata de la mirada de camila.
camila murmura con acento argentino, «ahora no le molestan tanto las costillas como los primeros días… así que imaginate lo que fue »
Aurora se gira al escuchar la voz de camila
Murmuras: «es insufrible.»
oscar camina tomándose de las paredes, finalmente llega hasta el humbral del salón
Aurora se vuelve a girar y lo mira
oscar tiene gesto de enojo evidente
Dices: «jamás fui testigo de tanta inutilidad junta. Hola, muchacho.»
oscar continúa apoyado en las muletas, llega hasta una silla
Dices: «vení, que hay que hablar.»
oscar dice: me estás diciendo inútil
Dices: «no te lo digo yo, lo mostrás por vos mismo.»
camila asiente, sonriendo a aurora
oscar se apoya en la silla intentando abrirla
oscar suspira profundamente
Dices: «bueno a ver, mientras te acomodás que por lo menos ya podés escuchar.»
oscar mira aurora, serio
Aurora enlaza sus dedos entre sí mientras fija su vista en ambos de forma alterna
camila se levanta y abre la silla a su hermano para que este finalmente se siente
camila vuelve al sillón y se sienta cruzando las piernas
Dices: «bueno. Auxita está de alta, salió esta tarde del hospital.»
camila mira aurora y sonríe
camila dice con acento argentino, «que bueno, no me avisó nada»
oscar logra sentarse en la silla y escucha
Dices: «sí, ya estoy viniendo a avisarte yo. El caso es que no va venir acá por unos días por varias razones.»
oscar pone gesto de sorpresa
Aurora se acomoda mejor en el sillón y se dispone a seguir.
camila mira con asombro a aurora
camila dice con acento argentino, «y donde va a hospedarse?»
Dices: «está en casa de su amiga que se llama Abigail. Creo que vos la conocés.»
Aurora mira a camila
camila dice con acento argentino, «aha sí, la abi»
Aurora asiente
oscar escucha sin intervenir
Dices: «bueno, el asunto está en que como saben, Auxita necesita descansar, relajarse, no escuchar quejas, no intoxicarse con ninguna cosa en concreto.»
camila dice con acento argentino, «no intoxicarse »
Dices: «además de que se está preparando para postular a una residencia en el hospital como terapeuta, y para eso también necesita tranquilidad. y acá, con ustedes y sus gritos mutuos, eso le resulta más que imposible.»
camila dice con acento argentino, «a que le llamas no intoxicarse?»
Aurora mira fijamente a camila
camila le sostiene la mirada
Dices: «que no se le quejen, que no le vengan con problemas que le afecten, no escuchar gritos…»
oscar mira aurora
Aurora mira a oscar de reojo y enfatiza en la palabra gritos al decirla
oscar dice: ajá, o sea que la intoxico
Aurora mira a oscar y asiente
oscar dice: hasta donde sé, todo comenzó a pasar el día del accidente
Aurora piensa
oscar dice: supongo que eso no la intoxicaría no?
Dices: «en realidad explotó el día del accidente según tengo entendido, pero venía rara desde hace meses.»
oscar dice: o sea que la intoxico hace meses
Dices: «sí, así es.»
camila escucha mirando a aurora
Dices: «vos, sus otros pacientes, y sus líos personales. se le junta todo»
camila dice con acento argentino, «perdón pero ella fue quien nos dijo a nosotros que vengamos acá, nosotros ni pensado teníamos hacer eso»
oscar asiente a lo que dijo su hermana
Aurora vuelve a mirar a camila
Dices: «bueno no sé qué trato tienen ustedes, ese no es mi problema. El asunto es simple, para que ella pueda volver acá, ustedes tienen que regresar a su casa.»
camila mira fijo a aurora
camila dice con acento argentino, «él va volver, yo no»
camila dice con acento argentino, «al menos por ahora»
oscar mira a su hermana, interrogante
Aurora suspira lo más lento que puede para no perder la compostura.
Dices: «y qué vas a quedarte a hacer acá? Auxita necesita descanso, ya te dije y no lo quiero reiterar más.»
oscar dice: como que no vas a volver? y yo?
camila mira a oscar y se ríe
camila vuelve la mirada aurora
Aurora se tensa, mirando a ambos
camila dice con acento argentino, «nada, no me voy a quedar hacer nada»
camila dice con acento argentino, «me voy, pero de viaje.»
camila dice con acento argentino, «lejos»
oscar mira incrédulo a su hermana
Aurora se relaja un poco más y asiente
oscar dice: te volviste loca?
Dices: «pero al volver, te vas derechito a tu casa, con tu hermano.»
camila mira a ambos
camila dice con acento argentino, «no, no me volví loca»
Dices: «o hacés lo que quieras, pero acá no volvés.»
camila dice con acento argentino, «y tengo montones de euros que fuí guardando, ahora después de viajar lo que voy hacer, es comprarme una casa»
camila dice con acento argentino, «me arté de vos, de toda esta dependencia»
Aurora entrecierra los ojos para relajarse un poco, escuchando el intercambio
camila dice con acento argentino, «de gina, de que me preguntes por gina. andá a tu casa y después veo si voy»
oscar queda sorprendido
oscar dice: no, para mí que a vos alguien te llenó la cabeza, o algo no sé… vos no sos así
Aurora abre de nuevo los ojos y los observa, un tanto pensativa
camila mira a aurora
Aurora la mira
camila dice con acento argentino, «quedate tranqui, que acá no vuelvo. »
camila dice con acento argentino, «lo que menos quiero es molestar, y se lo dije en su momento a tu hermana»
Aurora suspira y asiente.
Dices: «mejor así.»
oscar dice: estás loca, como te vas a ir
oscar dice: sabés que no puedo hacer nada solo en este tiempo
oscar dice: que voy a comer? decime
camila mira a su hermano
Aurora aprieta los labios reprimiendo la sonrisa ante las expresiones de oscar
camila dice con acento argentino, «comida, de algún lado. después de todo viniste solo a españa y no moriste»
camila mira a aurora y le sonríe
Aurora la mira y asiente levemente, aprobando su accionar.
camila dice con acento argentino, «voy a pedirte una sola cosa, nada más»
Dices: «sí, a ver»
camila dice con acento argentino, «hablá con tu hermana, y preguntale que psicólogo o psicóloga me recomienda en el instituto»
camila dice con acento argentino, «yo voy a ir mañana a solicitar turno»
Aurora se sorprende un poco ante la petición, se lo piensa
oscar suspira, aturdido
Dices: «bueno, tengo entendido que ella no conoce a ningún profesional de ahí, me dijo que también solicitaría su propia terapia así que supongo que da igual, han de ser buenos todos»
camila mira a aurora
camila dice con acento argentino, «mmm… bueno, mientras que no me toque este tal vagur al menos a mí…»
Dices: «de última pedí en el instituto la lista de profesionales y descartá al que no quieras, imagino que eso se puede hacer también»
camila asiente a la chica
oscar dice: no entiendo nada, no entiendo como es que te querés ir, no entiendo como es que hacés terapia
Aurora piensa pero en el momento no puede relacionar el apellido que mencionó camila con nadie conocido.
camila mira a oscar
camila dice con acento argentino, «no hago, la voy a hacer»
oscar dice: perdón, no entiendo nada ya…
Aurora mira a oscar, pero deja que camila maneje la situación.
camila dice con acento argentino, «ahora levantá tu culo de esa silla, y vas a ponerte a arreglar tus maletas. yo voy a arreglar las mías »
camila mira aurora
Aurora le sostiene la mirada a camila
camila dice con acento argentino, «lo ayudarías al menos un poco? así nos vamos rapidíto, mañana ya me tocará limpiar con los dos adentro aquella casa para dejarle todo a este señor»
oscar suspira, pensativo
Dices: «bien, todo sea por agilizar.»
Aurora se levanta y se acerca rápidamente a oscar
camila se levanta del sofá y camina hasta la habitación de auxita para reacomodar sus maletas
Dices: «vamos, movete de una vez.»
oscar se apoya en la mesa, luego intenta levantarse como puede
oscar tiene gesto entre preocupado y enojado al mismo tiempo
Aurora se mantiene impasible ante los gestos del hombre, se fija más en sus movimientos
finalmente oscar se levanta, y comienza a impulsarse apoyado en las muletas
Aurora intenta no adelantarlo por si requiera de mayor ayuda. Solo lo mira, sin sostenerlo
camila guarda ropa recién lavada que ya estaba doblada, también dobla otras prendas rápidamente para guardarlas
oscar camina, apoyándose también en la pared
Aurora se adelanta un poco más esta vez, llegando a la puerta de la habitación y abriéndola de par en par para dar paso al hombre.
oscar llega a su habitación, luego entra en ella
Aurora ve la maleta de oscar sobre un armario, se adentra a la habitación y la baja, poniéndola en la cama.
las maletas de oscar están abiertas y las ropas están casi todas tiradas en el suelo
oscar mira a la chica
Aurora se fija en el desorden y suspira
oscar dice: esa es una, la otra está ahí… es un desastre creo
Aurora se fija donde señala y asiente, toma la maleta y la pone al lado de la otra.
Dices: «a ver como arreglás esto ahora…no sé como podés vivir así.»
oscar intenta sentarse en la cama para comenzar a acomodar las maletas
oscar dice: no sé, tengo un lío pero creo que en mi desorden me entiendo
Aurora vuelve a reprimir otra sonrisa, apretando fuerte los labios.
oscar se sienta en la cama apoyando la maleta en el cabecero
Dices: «imagino que entenderás sí…porque para el resto del mundo esto es incomprensible, me parece.»
Aurora señala todo a su alrededor
oscar mira a aurora
Aurora lo mira
oscar dice: ahí abajo de la cama creo que hay más ropa… me olvidé de decirle a cami que lave
Aurora baja la mirada un momento, ve el montón y suspira, negando.
Murmuras: «hija de mil…»
oscar comienza a meter las ropas como puede en las maletas, sin doblarlas
Dices: «ahí sí que no me meto ni loca, cada uno con su chiquero, muchacho. hasta ahí llegó mi colaboración.»
camila continúa en la habitación de auxita, ordenando sus maletas
oscar dice: podrías… meter todo esto acá mientras… intento agarrar todo eso?
Aurora se fija en lo que hace y vuelve a negar con la cabeza.
Dices: «a este paso, te vas el año que viene.»
oscar suspira y asiente
oscar piensa: lo peor que tiene razón…
Dices: «bueno andá de a poco, no hay apuro. Auxita está tranquila en lo de Abigail.»
oscar mira aurora mientras intenta agarrar las ropas sin agacharse
oscar dice: bueno, pero es que… no sé… esta se va ir a no sé donde y quiero apurarme
Aurora asiente
Dices: «bueno, te va venir bien para ir recuperando, forzosamente, tu movilidad.»
oscar logra tomar algunas ropas pero otras se le caen
Aurora mira hacer a oscar y esta vez sonríe, con malicia.
oscar dice: es que… ella me pidió que me quedara acostado para que no le moleste…
Dices: «y vos tan obediente, pero qué genial.»
oscar coloca lo que logró tomar sobre las maletas, hace un bollo para meter todo dentro rápido
oscar dice: bueno, en algún punto sí… aunque bueno, no quise molestar…
Aurora lo mira sin emitir comentario alguno
oscar logra meter las ropas como puede en las maletas
Dices: «bueno, te dejo, que tenés bastante trabajo que hacer y mucha movilidad que recuperar.»
en la habitación de auxita, camila ya va terminando de ordenar
oscar dice: no no, espera…
oscar dice: levantame lo que se cayó, que cayó muy abajo y me duelen todavía las porquerías estas…
Aurora se gira como para salir, luego se vuelve hacia oscar, suspirando
oscar se señala las costillas
Aurora lo mira incrédula.
Aurora se acerca a él y le pasa las muletas.
oscar mira a la chica extrañado
Dices: «metiendo esto abajo de la cama también lo podés sacar, muchacho. Yo ya te ayudé suficiente»
oscar piensa
oscar dice: tenés razón…
Dices: «otro ejercicio que te viene súper de todas formas.»
oscar mete las muletas debajo de la cama y arrastra las ropas
Aurora aplaude, sonriendo con gesto de burla evidente
camila termina de ordenar todo, sale de la habitación de auxita con sus maletas y cierra la puerta
Dices: «muy bien, nos vamos entendiendo»
oscar nota el gesto de la chica y continúa serio
Aurora recupera la seriedad casi al instante, luego se va alejando nuevamente de oscar hacia la puerta
oscar toma las ropas como puede, luego las amontona encima de las maletas para colocarlas dentro
Dices: «suerte, que la vas a necesitar.»
oscar mira las maletas, dentro ya parece no caber nada más
oscar dice: acá no entra nada…
Aurora sigue mirando lo que hace de reojo, mientras poco a poco va girándose para salir de la habitación.
Aurora se gira del todo y sale, quedando de espaldas a oscar y riéndose por lo bajo
oscar logra colocar parte de la ropa dentro de la maleta más vacía
Murmuras: «impresionante…nunca me tocó ver a un tipo tan inútil en mi corta vida, dios.»
camila se sienta en el salón a esperar, con las maletas ya listas
Aurora camina por el pasillo, entra a la habitación de Auxita y asiente al verla vacía. Toma el bolso por una de las asas, apaga la luz y cierra la puerta.
Aurora se dirige al salón y ve a camila esperando
oscar intenta ahora cerrar las maletas
camila mira a aurora
camila dice con acento argentino, «y pudo?»
Dices: «de poder puede, pero solo te van a salir raíces esperándole.»
camila dice con acento argentino, «aha, espero sentada entonces…»
Aurora se cuelga el bolso y saca las llaves de su bolsillo
Dices: «mejor, porque te vas a cansar.»
camila dice con acento argentino, «nada, yo me voy a su casa para abrirla, que debe de haber polvo y un olor a cerrado terrible ahí»
Aurora asiente hacia su comentario
Aurora se le acerca un poco a la chica antes de salir.
Murmuras: «andá miralo una vez, fijate que no se mueva demasiado rápido, no te conviene que se vuelva a lesionar»
en la habitación, oscar logra cerrar a medias las dos maletas
camila suspira y asiente
Murmuras: «pero ojo, solo miralo, no hagas nada más.»
camila murmura con acento argentino, «tendría que agarrarle las maletas, supongo que no va poder con las dos»
Aurora piensa y asiente
camila se levanta y se dirige hasta la habitación, ve a oscar intentando pararse
camila ve las maletas a medio cerrar
camila murmura con acento argentino, «mirá lo que es esto…»
Aurora abre la puerta con las llaves y sale de la casa con el bolso a cuestas.

Nueva escena de rol: Un alta entre sonrisas

Punto de vista: Auxita.

Comunidad de Madrid; hospital Universitario La Paz.
tocan a la puerta.
Guillem abre despacio y asoma la cabeza.
Auxita se fija en guillem que va entrando, está en la cama tumbada y pensativa.
oyes sirenas a lo lejos
Auxita se incorpora levemente y le sonríe
Guillem termina de pasar y cierra la puerta tras de sí.
Guillem sonríe a auxita.
Dices: «hola, doctor Guillem.»
Guillem dice con acento Catalán, «qué tal vamos hoy?»
Guillem se acerca a la cama.
Dices: «bien, creo que bastante mejor que otros días. Usted como va? Mucho trabajo?»
Guillem asiente.
Guillem dice con acento Catalán, «un poco, sí.»
Dices: «entiendo.»
Guillem dice con acento Catalán, «te noto muy recuperada, eso es estupendo.»
Auxita sonríe y asiente
Dices: «no esperaba recuperarme tan pronto, pero sí, estoy bien»
Guillem sonríe.
Guillem dice con acento Catalán, «para que veas que te cuidamos bien por aquí.»
Dices: «la verdad es que sí, me siento como una reina»
Guillem sonríe.
Auxita mira al doctor con expresión serena.
Guillem dice con acento Catalán, «es bueno saberlo, a Fabián le encantará también saber que te has sentido como reina.»
Guillem le guiña un ojo.
Dices: «eso espero.»
Auxita devuelve el guiño sutilmente.
Guillem dice con acento Catalán, «bueno, te traigo buenas noticias.»
Dices: «tanto él como usted se han dedicado mucho a ayudarme, y si están satisfechos con mi recuperación, también lo estoy yo.»
Guillem asiente.
Auxita se incorpora más y mira atenta
Dices: «sí, dígame.»
vuelven a tocar la puerta.
La puerta se abre y entra Fabián.
Auxita desvía la mirada hacia la puerta
Fabián mira a auxita con guillem.
Auxita se fija en Fabián
Fabián dice: Qué tal? Ya estás lista?»
Dices: «hola, Fabián. um, lista?»
Guillem se gira para ver a Fabián.
Auxita lo mira interrogante.
Auxita se fija en guillem un instante
Guillem dice con acento Catalán, «todavía no me ha dado tiempo, pero ya que estás, te dejo el gusto a ti.»
Auxita sonríe, intentando comprender lo que podrían contarle.
Fabián dice: «menuda lentitud la tuya, Bagur.»
Fabián dice: «Pues las buenas nuevas es que estás de alta, Puedes irte a casa.»
Auxita amplía la sonrisa
Guillem mira a Auxita y sonríe.
Dices: «vaaya que bien, creí que el sentirme tan recuperada era solo una ilusión»
Fabián niega con la cabeza.
Fabián dice: «he visto tu analítica y los valores están muy bien.»
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
Dices: «me alegro tanto y estoy tan agradecida con todo el plantel del hospital, de verdad…»
Guillem mira a auxita.
Auxita mira a fabián y asiente
Dices: «eso es estupendo»
Guillem hace un gesto restando importancia.
Auxita mira luego a guillem
Guillem dice con acento Catalán, «es nuestro trabajo y lo hacemos con gusto.»
Fabián se acerca a la cama y deja varios papeles sobre la mesita.
Fabián mira a Auxita.
Auxita se fija en los papeles, luego mira a fabián.
Fabián dice: «te dejo aquí tu alta ya firmada y unas indicaciones sencillas.
Dices: «perfecto, las voy a seguir como corresponden.»
Auxita se fija en los dos médicos y a su alrededor, sin creer del todo lo que sucede.
Fabián dice: «pero no te preocupes, puedes incorporarte a tus actividades sin problema. Ya otra cosa dirá guillem, pero por mi parte estás lista para todo.»
Auxita mira a Fabián y asiente
Fabián mira a Auxita y luego a Guillem.
Auxita se fija en guillem
Fabián dice: «además, que según me dijo un pajarillo, hay una residencia por ahí esperando sangre fresca, eh?»
Guillem sonríe.
Auxita vuelve a sonreír y se le ilumina la mirada
Dices: «bueno sí…espero ser yo la afortunada»
Guillem dice con acento Catalán, «venga, ya hablaremos de eso, ahora vete a tu guardia, fábrega, anda.»
Fabián esboza una sonrisa, mira a ambos y se acerca a la puerta.
Fabián se gira antes de salir.
Fabián mira a Auxita.
Dices: «gracias, Fabián, por todo. Buena guardia»
Auxita lo mira
Fabián dice: «cuídate, Auxita. Y espero que podamos contar contigo, de verdad.»
Dices: «yo también lo espero, haré mi mayor esfuerzo. Gracias»
Guillem le hace señas para que salga y deje de presionar a auxita.
Fabián asiente y sale, cerrando la puerta tras de sí.
Guillem se gira y mira a Auxita.
Auxita mira hacia guillem
Guillem arrastra una silla y se sienta.
Auxita se acomoda para mirarlo todavía mejor.
Dices: «usted tiene la palabra mayor ahora, doctor»
Guillem dice con acento Catalán, «bueno, veamos… has pensado ya qué hacer de ahora en adelante? me refiero a lo de tu paciente en casa.»
Auxita suspira y piensa
Guillem espera, paciente.
Dices: «tengo redactado el informe, solo me falta imprimirlo y remitirlo al servicio.»
Dices: «y bueno…lo más complicado, sacarlo de mi casa. Me da mucha pena, oscar está convaleciente, pero tengo claro que no hay de otra»
Murmuras: «tras la última visita de camila…lo tuve todavía más claro»
Guillem asiente.
Guillem dice con acento Catalán, «Es importante ahora priorizarte tú.»
Auxita se pone seria, pero sin tensarse esta vez
Dices: «sí, es mi lema en este momento. Y prepararme para el examen, con ellos cerca me va ser imposible»
Guillem dice con acento Catalán, «respecto del informe, puedes enviarlo cuando lo tengas. No te preocupes. Aquí se le dará curso.»
Guillem mira a auxita.
Dices: «genial, lo haré»
Guillem dice con acento Catalán, «Lo que me interesa justo en este momento, es, tendrías ya la forma de llegar a casa y estar en un ambiente tranquilo? Lo digo porque si no hemos de buscar alguno. No creo conveniente que llegues a un ambiente que te pueda hacer retroceder.»
Auxita piensa de vuelta
Dices: «hasta donde sé, ellos siguen en mi casa…mi hermana dijo que hablaría con la chica para comentarle sus recomendaciones…pero no me dijo nada más, por lo que concluyo que todavía no pudieron conversar»
Guillem mira y asiente.
Dices: «podría ir a alquilar una habitación si cree que es lo mejor…usted dirá. al menos hasta tanto esto se solucione.»
Guillem dice con acento Catalán, «eso puede ser, pero también podrías hablar con alguna amistad que pueda darte alojamiento. Abi por ejemplo, que algo me dijo ayer sobre llevarte a su casa para que no estés conviviendo con Camila. No sé que habrá pasado, pero la vi algo tensa y preocupada.»
Auxita suspira
Dices: «ay dios…todavía no pudimos hablar, ella se fue con camila vez pasada, no sé cómo le habrá ido.»
Dices: «supongo que si ella dice no tener problema estaría bien, una casa siempre es mejor y más cómoda que un hotel»
Guillem aprieta los labios y asiente, comprensivo.
Murmuras: «ojalá no tenga que ella recurrir a usted también luego de esa charla, camila es una chica un tanto difícil de tratar. O mejor sí, si es que le jodió tanto…»
auxita suspira.
Guillem dice con acento Catalán, «bueno, si te parece bien le enviaré un mensaje para que venga a por ti. Igual le avisas a tu hermana, así no se preocupa.»
Guillem suspira.
Auxita asiente y toma el móvil de la mesita
Guillem dice con acento Catalán, «Abi es una chica que parece sensible, pero tengo para mí que no se niega a pedir ayuda. me he puesto a su disposición porque sí que la noté algo afectada, la verdad. No te preocupes por ella.»
Dices: «sí, igual yo voy a intentar que me diga lo que sea, siento que debo hacerlo de todas maneras. Y por supuesto, sin dejar que me afecte, de hecho yo sé que ella sabrá contarme a su manera todo.»
Guillem asiente.
Auxita desbloquea la pantalla, busca el contacto de aurora y teclea mientras presta atención a guillem
SMS Enviado: «Auro, ya tengo mi alta firmada. Probablemente vaya a la casa de Abigail a estar mientras se soluciona lo de oscar y camila, ella se ofreció para hospedarme, me dijo ahora el doctor Guillem»
Guillem dice con acento Catalán, «eso es lo más importante, que no dejes que por estar la hermana de tu paciente en medio, eso te afecte de forma significativa.»
Auxita alza la mirada del móvil y asiente
Dices: «estoy intentando aplicarlo por todos los medios posibles, doctor.»
Auxita teclea rápido otro mensaje
SMS Enviado: «quedo en confirmarte si voy o no, pero lo probable es que sí, el doc no quiere por nada del mundo que me exponga a retroceder por lo que pase a penas llegar. Contestame porfa qué te parece.»
Auxita levanta la mirada de nuevo hacia el doctor
Dices: «si quiere yo misma le aviso a Abi, así no se toma esa molestia.»
Guillem mira a Auxita y asiente.
Dices: «sigo con mis medicamentos igual?»
Guillem dice con acento Catalán, «perfecto, tú avísale y me dices si necesitas alguna cosa. Estoy por terminar mi guardia y he dejado todo en orden.»
Guillem la mira un instante, pensativo.
Dices: «sí, no se preocupe, yo creo que ya está todo bien»
Guillem dice con acento Catalán, «Vamos a ir reduciendo la dosis de cada uno a la mitad.»
Dices: «perfecto, así será.»
Guillem dice con acento Catalán, «por una semana. si te sientes bien los retiramos del todo.»
Auxita sonríe y asiente
[SMS] Aurora: «me parece bien si eso te ayuda. Te escribo en breve para que me digas donde está su casa y voy para que hablemos de algunas cosas.»
Guillem dice con acento Catalán, «eso sí, tienes que comprometerte a hacer tus terapias.»
Auxita baja la mirada, luego vuelve a ver al médico.
Dices: «bueno sí…eso también lo iré viendo. Voy a ver si voy al instituto de psicología.»
Guillem asiente y sonríe.
Auxita le devuelve la sonrisa
Dices: «entiendo lo importante que es estar bien para mí y los demás, así que trabajaré en ello»
Guillem dice con acento Catalán, «me parece estupendo que lo entiendas.»
Auxita asiente
Un busca suena en este lugar.
Guillem baja la mirada y coge su buscapersonas, lee el mensaje.
Auxita se fija en su móvil, leyendo la respuesta de Aurora; busca el contacto de abigail para enviarle mensajes también.
Guillem alza la mirada un instante y ve a auxita.
oyes risas a lo lejos
Auxita se fija en guillem
Guillem dice con acento Catalán, «Tengo que bajar al servicio, puedes estar sola mientras vienen a por ti, verdad?»
Dices: «sí, no se preocupe, voy a estar bien.»
Guillem sonríe.
Auxita se nota muy tranquila.
Guillem dice con acento Catalán, «luego te hablaré para que coordinemos algunas cosas para lo de la residencia, tengo material de apoyo que te servirá.»
Dices: «aaah bien, justo en eso venía pensando en estos días ahora que ya puedo concentrarme mejor»
Guillem dice con acento Catalán, «perfecto. quedamos así.»
Dices: «muchas gracias, doctor y nos estaremos comunicando pronto seguramente»
Guillem se levanta de la silla y asiente.
Guillem deja la silla en su puesto y camina hacia la puerta.
Guillem se gira antes de salir.
Auxita lo mira en la puerta
Guillem dice con acento Catalán, «cualquier cosa que necesites, ya sabes, avisa.»
Guillem abre la puerta girando el pomo y sale, cerrando con suavidad.
Luego de unos minutos en que Auxita intercambió mensajes tanto con Abigail como con Aurora…
Abigail ha llegado.
Abigail entra caminando a toda prisa hacia el ascensor.
el ascensor llega y abre sus puertas.
Abigail entra al ascensor y pulsa la planta donde está hospitalizada auxita.
El ascensor cierra sus puertas y se pone en movimiento.
oyes sirenas cerca de aquí.
el ascensor llega y abre sus puertas.
Abigail baja del ascensor y camina hacia la habitación de auxita.
Auxita está sentada en la cama, verificando que lleve todas sus cosas en el bolso
Abigail abre la puerta sin llamar y entra.
Abigail cierra la puerta.
Auxita recoge los papeles que le ha dejado fabián, los dobla cuidadosamente y también los mete allí, junto con el móvil.
Abigail se gira y mira a auxita.
Auxita oye ruido y se gira, viendo a abigail
Dices: «hoola, amiguita. Ya estás»
Auxita sonríe
Abigail dice: «He venido tan rápido como he podido»
Dices: «no te preocupes, está perfecto.»
Abigail sonríe, aunque se nota algo agotada.
Auxita cierra el bolso, se sostiene con ambas manos de la cama y se levanta muy despacio
Abigail dice: «venga, pues ya tú me dirás.»
Auxita se fija en la chica
Auxita se levanta y la sigue mirando
Abigail da una mirada alrededor de la habitación y se fija en el bolso de auxita sobre la cama.
Dices: «no pudiste descansar?»
Auxita sigue su mirada, sonríe y coge el bolso, colgándoselo al hombro.
Murmuras: «qué mal ando, casi lo olvido»
Abigail mira a auxita un instante.
Auxita se acerca muy despacio a Abigail, dando pasos cortos y algo indecisos
Abigail dice: «no te preocupes, »
Abigail se le acerca.
Auxita asiente, sin convencimiento y sin pretender indagar más
tocan a la puerta con fuerza.
Auxita se fija hacia la puerta
Dices: «adelante»
el celador abre la puerta y entra.
el celador dice: «Venga, que ha venío el transporte directo.»
Abigail mira al celador y sonríe.
Auxita se fija en el celador y asiente, quedando firme en su lugar.
Abigail dice: «muchas gracias, que así nos vamos de aquí más rapidillo.»
Dices: «sí, es mejor»
El celador asiente sonriente y se acerca con la silla y le pone el freno.
Auxita se acerca a la silla y se deja caer lentamente, poniendo el bolso sobre sus piernas.
el celador dice: «Venga, avecilla, vamos a llevarte a alzar el vuelo.»
Abigail sonríe.
Dices: «sí, que ya tengo las alas ansiosas por volar.»
el celador dice: «Lista?»
Auxita asiente, sonriente
el celador quita el freno y comienza a empujar la silla a toda pastilla.
Auxita mira para atrás, fijándose en que abigail los siga
Abigail murmura: «madre mía del amor hermoso, que parece de la rosa, la vírgen que me la estrella en cualquier momento.»
Abigail sale a prisa de la habitación siguiendo de cerca al celador.
Abigail dice: «cuche, que me la estrella y si la rompe, viene su fotocopia y a esa cabreada no la para ni el guardia de la campana.»
el celador niega y sonríe ampliamente.
Auxita se ríe bajito.
el celador dice: «que va, chiquilla, si yo tengo título de piloto profesional, ya verás tú que no nos estrellamos ni que se nos ponga un muro en frente.»
Abigail pone los ojos en blanco y corre hasta el ascensor tras el celador.
El celador frena con habilidad y toca el botón del ascensor.
Auxita se deja llevar, mirando para todos lados.
el ascensor llega y abre sus puertas, varias personas se bajan.
Abigail entra en el ascensor y pulsa el botón de parada.
El celador empuja la silla y se gira para quedar frente a la puerta.
Abigail pulsa el botón y el ascensor cierra sus puertas.
el ascensor llega a la planta baja y abre sus puertas.
El celador sale disparado.
Abigail va tras el celador.
el celador mira a un compañero que también va saliendo del ascensor de al lado con otra silla.
Auxita mira la planta baja del hospital y todo lo que hay allí, como si hace tiempo no viera algo así.
el celador dice: «Venga, miguelón, vamos a echarnos una carrerilla con estos monoplazas, el que pierda brinda los cafés!»
Abigail va a atajar a los celadores pero no le da tiempo.
el celador va empujando la silla de auxita, esquivando a la gente que va entrando y saliendo, mientras el otro celador le sigue de cerca.
Auxita abre la boca de la impresión ante la velocidad y se ríe
Abigail va tras ambos, casi al trote.
el niño de la otra silla ríe a carcajadas.
Murmuras: «será posible…»
Auxita mira la puerta de la salida del hospital con ansia y una sonrisa
el celador esquiva a un camillero y se apresura hacia la recta final.
el otro celador se queda un tanto atrasado, pero recupera el paso.
Abigail va mirando a ambos con la boca abierta.
Auxita desvía un instante la mirada para ver al otro celador
el celador sale por la puerta y frena, haciendo ruiditos de freno con la boca.
Dices: «mi chofer es profesional, sí señor!»
el otro celador lo imita segundos después.
el niño ríe y aplaude.
Abigail alcanza a los celadores y se queda perpleja.
Auxita aplaude despacito, mirando al celador y guiñándole un ojo
la madre del niño viene más atrás, resoplando por el esfuerzo.
los Celadores chocan las palmas.
Auxita se fija en el niño a su lado y le lanza un beso con ternura
Miguelón dice: «venga, cortados por cuenta de la casa… pero la próxima vez te tocará a ti.»
El celador asiente solemne, llevándose la mano al corazón.
el celador dice: «palabra de celador.»
Miguelón se carcajea.
Abigail mira el intercambio, sin dar crédito.
el niño le sonríe a auxita.
la madre del niño coge al crío en brazos.
Auxita se fija en la sonrisa del niño, luego mira a ambos escuchando el intercambio.
Abigail murmura: «la virgen, si pensaba que solo yo estaba de aquella manera, madre mía.»
Miguelón se marcha al interior del hospital empujando la silla de ruedas.
Comunidad de Madrid; Plaza de Castilla.
Ves obelisco de Calatrava, Monumento a Calvo Sotelo, rinault migane, Saet reacondicionado, Lend River Iveko, y vehículo policial p2 aquí.
Te encuentras con Abigail.
Hace un frío que pela
El celador acerca la silla hacia el bordillo.
el celador dice: «a ver, avecillas, donde está vuestro coche?»
Auxita mira a abigail un instante.
Abigail se lo señala.
Auxita se gira hacia la señal de abi
el celador asiente y acerca la silla, poniéndole el freno.
el celador dice: «hala, ya podeis desplegar vuestras alillas.
Abigail asiente y sonríe.
Abigail dice: «gracias, de verdad.»
Auxita asiente, se sostiene de los posabrazos de la silla y se levanta.
el celador mira a la chica y sonríe.
Dices: «muchas gracias, señor. ha sido increíble la carrera»
el celador dice: «nada, chiquilla, si es un placer.»
Auxita le sonríe también al celador
el celador sonríe a ambas y quita el freno de la silla.
Dices: «que tenga buena jornada.»
el celador dice: «gracias, vosotras cuidaos… ahora me marcho, un cortadito me espera.»
Auxita se recoloca el bolso, caminando de a poco hacia la puerta del copiloto
Auxita lo mira por encima del coche y asiente
el celador se gira y sale cagando leches hacia el interior del hospital.
Abigail coge sus llaves del bolsillo del anorac y se acerca a la puerta del conductor.
Abigail desactiva la alarma del coche y los seguros de las puertas se desbloquean.
Abigail abre la puerta del conductor.
oyes sonidos de obra y maquinaria de construcción
Abigail mira a auxita.
Abigail dice: «listo, guapi. puedes subir sola? o necesitas que te eche un cable.»
Auxita mira a abigail, abriendo la puerta del copiloto.
Dices: «sí puedo, no te preocupes, corazón»
Abigail asiente y sube al coche.
Abigail entra en Saet reacondicionado.
Auxita se vuelve a sostener levemente y entra despacio.
Saet reacondicionado
Te encuentras con Abigail.
Abigail cierra la puerta, bloqueando los seguros.
Abigail estira la cinta del cinturón de seguridad, la ajusta y luego inserta la hebilla en el anclaje.
Auxita cierra su puerta, se acomoda lentamente y se abrocha el cinturón
Abigail mira a Auxita.
Abigail dice: «lista?»
Dices: «síi!»
Abigail introduce la llave en el cilindro de encendido, la gira y arranca el motor, luego pulsa en el panel y activa el GPS.
Auxita le sonríe ampliamente
Abigail dice: «vamos a casita entonces.»
La voz del GPS indica la duración del trayecto hasta llegar al destino.
Abigail mete la velocidad en la palanca de cambios, pisa el embrague y luego el acelerador. El coche se pone en movimiento.
Abigail va mirando la vía alternando con los espejos retrovisores, mientras conduce escuchando las instrucciones del GPS.
Dices: «segura que podés recibirme? No te veo tan…bien, no sé como explicarte.»
Abigail se gira levemente y asiente.
Dices: «y tampoco es la idea molestar, cariño»
Abigail dice: «pero si tú no molestas, chiquilla.»
Abigail sigue pendiente a la vía.
Auxita la mira de perfil y asiente, luego ve hacia la vía
Abigail dice: «mi Sam y yo estamos encantados de tenerte en casa mientras resuelves esto de tu paciente y Camila.»
Dices: «igual voy a intentar que sean los menores días posibles, pero sí, esto hay que solucionarlo»
Abigail asiente mientras adelanta a un coche.
Abigail se fija en la plaza España.
Abigail mira un lugar donde aparcar.
Auxita mira la plaza con alegría en su cara
Abigail reduce poco a poco la velocidad al aproximarse a su destino.
Abigail mira por el parabrisas y los espejos retrovisores alternativamente mientras maniobra con el volante hasta que se estaciona.
Abigail gira la llave apagando el motor, luego extrae la llave del cilindro de encendido y se desabrocha el cinturón soltando la hebilla del anclaje.
Abigail mira a Auxita.
Auxita mira a abigail
Abigail dice: «tú no te preocupes de nada, guapi, vale?»
Auxita asiente, mientras se desabrocha el cinturón y coge el bolso que lo había mantenido sobre las piernas.
Abigail dice: «ya le avisaste a tu fotocopia?»
Dices: «sí, ya está enterada de todo. Viene más tarde a tu casa a traerme cosas y que hablemos un rato, según me dijo»
Auxita se dispone a abrir la puerta para salir.
Abigail dice: «sí, le dices que puede venirse ella también, os hemos habilitado el estudio para que os podais quedar con comodidad.»
Abigail desbloquea los seguros y abre la puerta del vehículo.
Dices: «perfecto, le pongo al tanto de eso también. Mil gracias.»
Auxita sonríe y baja
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Abigail sale de Saet reacondicionado.
Abigail cierra la puerta, activa la alarma del coche y los seguros de las puertas se bloquean.
oyes sirenas cerca de aquí.
Abigail dice: «vamos, que este frío pela en serio.»
Dices: «uff, sí.»
Auxita intenta ir más rápido hacia la torre
Abigail se sube bien la cremallera del anorac y echa a andar hacia la torre.
Abigail entra en la torre.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios aquí.
Te encuentras con Abigail.
Abigail pulsa el botón y el ascensor de la torre de madrid viene en camino.
Auxita se acerca al ascensor y espera junto a la chica
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
Abigail entra en el ascensor
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Abigail pulsa el botón de la planta 8
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Auxita se sostiene, todavía algo insegura.
Abigail se le acerca para servirle de apoyo.
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 8 y las puertas se abren.
Abigail dice: «venga, falta poco ya, guapi.»
Auxita sale cuando se abre la puerta.
Auxita asiente
Abigail sale.
sales del elevador.
La planta número 8
Ves Un pisito confortable, Un piso acogedor, Un confortable piso de estilo nórdico, Casa de Gorca, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Te encuentras con Abigail.
Abigail mete la llave en la cerradura, la gira y abre la puerta.
Auxita se acerca a la puerta y entra
Abigail dice: «vamos»
Entras en la casa.
Un piso acogedor
Te encuentras con Samuel
Abigail Entra en la casa.
Abigail empuja la puerta y la cierra, luego gira el pestillo.
Samuel sale de la cocina.
Samuel sonríe al ver a auxita.
Auxita se adentra más a la casa, mira a samuel.
Abigail dice: «Hola cielo, ya me he traído a la auxi.»
Samuel asiente.
Samuel dice con acento venezolano, «qué bueno verte, auxita.
Dices: «hoola sam. acá me tenés por unos días, sí.»
Auxita le sonríe al chico
Samuel dice con acento venezolano, «preparé arepas para que comamos en un rato, tienes que tener hambre seguro.»
Abigail le sonríe a Samuel y se le acerca para darle un sonoro beso.
Dices: «la verdad es que un poco, así que estaría bueno probarlas»
Auxita los mira enternecida, luego se fija hacia otro punto para no ser tan evidente
Samuel dice con acento venezolano, «Pues ve con Abi para que te instales, yo las espero en la cocina.»
Abigail asiente y coge el bolso de Auxita.
Dices: «genial! Te sigo, amiguita.»
Auxita se fija en lo que hace Abigail y sonríe, mirando para donde va
Samuel entra en la cocina y comienza a preparar todo para comer.
Abigail camina hacia su estudio.
Abigail abre la puerta y enciende la luz.
en el estudio han colocado dos camas pequeñas plegables, organizando todo el mobiliario dejando un espacio muy acogedor.
Abigail deja el bolso de auxita sobre una de las camas.
Auxita se acerca a la puerta y se fija en el lugar
Abigail mira a auxita.
Auxita se adentra más aún y se gira para mirar a abigail
Abigail dice: «no es demasiado amplio, pero creo que estareis cómodas aquí.»
Dices: «sí, es perfecto. No te preocupes, ya hacés bastante con esto»
Abigail dice: «si igual necesitais cualquier cosa, me decís a mí o a Sam y con gusto lo buscamos.»
Abigail hace un gesto con la cabeza, restando importancia.
Abigail dice: «eres mi amiga, es lo mennos que puedo hacer, guapi.»
A Abigail el rostro se le ensombrece un poco, pero cambia de expresión enseguida.
Auxita sonríe y abraza a abigail
Abigail le devuelve el abrazo con fuerza.
Abigail se separa y la mira.
Auxita la mira también
Abigail dice: «tu aquí te puedes quedar todo lo que quieras, guapi.»
Dices: «no ahora, pero en algún momento quiero hablar contigo, abi.»
Auxita asiente
Dices: «muchas gracias.»
Abigail dice: «es más, quiero que me prometas que hasta que tu casita no esté sola, no vas a volver allí, sí?»
Auxita queda pensativa un momento, luego asiente
Abigail dice: «hablaremos sí, pero no ahora, guapi… pero tú promete que no vas a irte ahí mientras tu paciente y Camila sigan ahí.»
Dices: «prometido»
Abigail la estrecha de nuevo en un abrazo cálido.
Dices: «se resolverá, tranqui»
Abigail se separa.
Abigail dice: «supongo que sí, o al menos eso espero.»
Dices: «es que tiene que ser así, no hay otra opción»
Abigail dice: «bueno, fuera está la puerta del baño, ya si eso me dices si te hace falta alguna cosa, vale?»
Abigail asiente.
Dices: «sí, justo te iba decir, les importa a vos y sam si primero me quito este aromita a hospital y luego comemos?»
Abigail dice: «te dejaré un ratito para ir a ayudar a mi Sam, así te acomodas.»
Abigail niega y sonríe.
Abigail dice: «tú ponte guapa y cómoda, que prisa no hay ninguna.»
Dices: «genial, le digo a Aurora que me traiga cosas porque no las tengo casi»
Abigail asiente.
Auxita asiente
Abigail se gira para salir del estudio.
Auxita se gira hacia la cama donde abigail le ha dejado el bolso
Abigail sale y mira a auxita un instante.
Abigail dice: «te quiero mucho, guapi, mucho de verdad.»
Auxita saca el móvil del bolso, se gira nuevamente hacia abigail y le sonríe
Abigail sale hacia la cocina.
Minutos después…
Aurora entra en el estudio acondicionado como habitación para ambas, mira el lugar y luego a Auxita.
Auxita está tumbada, envuelta en una toalla. Ve a Aurora y se levanta muy de golpe, sintiendo que la cabeza le gira un poco.
auxita se sostiene con fuerza con ambas manos por la cama.
Aurora dice: «despacio, no seas imprudente.»
Aurora le pone al lado una pequeña bolsa a auxita
Aurora dice: «lo que me dijiste para cambiarte ahora y estar con Samuel y Abigail. Todavía me falta ir por lo demás a la casa, esto estaba en tu maleta en el auto.»
Auxita mira la bolsa, mira a su hermana y asiente
Dices: «gracias…te vas ahora? No cenás con nosotros?»
Aurora dice: «sí, voy ahora. Así de paso hablo con estos 2 y les dejo todo claro de una vez. Que la idea no es estar acá mucho tiempo, sabés bien que yo en casa agena no puedo estar demasiado.»
Aurora murmura: «no me gusta del todo.»
auxita asiente
Dices: «te espero para dormir, sí? que ya sabés que por las noches la tengo más difícil.»
Auxita le señala la cama de al lado
Aurora mira y asiente.
Aurora dice: «ya te dije que sí, nena. Por favor no seas malcriada»
Auxita sonríe y abre la bolsa, revisando lo que hay dentro.
Aurora dice: «vestite, que te esperan. Nos vemos más tarde.»
aurora se aleja rápidamente hacia la puerta
Dices: «nos vemos, auro»
Aurora asiente y sale de la habitación, cerrando tras de sí.

Nueva Escena de Rol: Pajarillo, bienvenido a la Familia

Punto de vista: Eloy.

Comunidad de Madrid; Estudio de la asociación Yopinto
Ves Un cuadro titulado reunión estelar aquí.
Te encuentras con AriaBlaid y asier.
Humberto entra acompañando a Eloy.
asier está justo llegando a recepción
Eloy carga un lienzo enroscado en las manos.
Eloy mira a Asier y sonríe.
asier le devuelve la sonrisa al chico, no haciendo mucho caso a su acompañante
Humberto dice con acento melillense, «buenas, aquí traigo a Eloy.»
asier dice con acento islandés, «Hola eloy! pensé que no volverías ya»
AriaBlaid Ve a los recién llegados y les dedica una sonrisa a modo de saludo mientras sigue pintando
Eloy se fija en los labios del hombre con atención.
Eloy niega, mirando de soslayo a Humberto.
Aria mira con curiosidad a los acompañantes de Asier
asier dice con acento islandés, «tienes tu móvil?»
Eloy le extiende el lienzo a Asier.
Eloy se vuelve a fijar en su boca y asiente.
asier dice con acento islandés, «Bien, vayamos a analizarlo pues»
Eloy alza un dedo como pidiendo un momento.
asier asiente
Eloy busca el móvil lo desbloquea y teclea.
en la pantalla del móvil se lee: No dejaría de volver por nada del mundo.
Eloy se fija de pronto en la mujer que está en el estudio.
asier sonríe y se vuelve hacia Humberto
Cuando observas el cuadro, sientes como si el mismo te absorviese, el espacio te da la bienvenida y las estrellas titilan como luciérnagas de fuego; sentado en la distancia de la tierra puedes ver a un hombre de cabello rojo, su mirada es calma y serena, puedes ver una sonrisa apacible en su rostro. En el planeta, sentada en flor de loto puedes ver a una niña de no más de nueve años. Ambos yacen conectados por una ilera de estrellas fugaces que en el lado de la niña es roja y en el lado del hombre es blanca, En el rostro de la niña puedes ver una tristeza que te encoge el corazón, una niña no debería estar tan triste, en los ojos negros de la infante ves unas pupilas muy dilatadas, el cabello, del mismo color del de quien supones es su padre se mece al viento, rebelde e indómito, captando la esencia de la niña de antaño. En la mano que mantiene libre él ves un adiós, y en la mano que tiende ella hacia él se refleja una súplica silenciosa, tal vez, un no me dejes. Entonces te fijas en que la pequeña manita sostiene una flor, (una no me olvides) En la esquina del cuadro puedes ver, como el polvillo de una estrella fugáz la firma de la autora: Aria Blaid.
AriaBlaid
Lo primero que te llama la atención es una cicatríz en forma de media luna que le atraviesa el pómulo izquierdo que no logra atenuar su cálida belleza, con algunos quilos de más sin llegar a estar gorda, no ha de medir más de un metro cincuenta. Te mira con una sonrisa amigable y sus ojos negros parecen encerrar millones de preguntas en ellos
lleva el pelo En una cascada en dorado y castaño que le cae libre hasta la cintura. Un flequillo de cortinilla en el lado izquierdo de la cara da más ternura a su aspecto.
asier dice con acento islandés, «Buenos días, señor… Humberto, verdad?»
Humberto asiente.
Aria no deja de observar la escena, curiosa.
asier dice con acento islandés, «nos dejas un momento para analizar el cuadro?»
Humberto dice con acento melillense, «sí, así es.»
AriaBlaid te mira.
Humberto mira a eloy, y luego al otro hombre y asiente.
asier dice con acento islandés, «Espérenos aquí, por favor.»
Humberto dice con acento melillense, «esperaré en el mostrador, entonces.»
asier asiente y se dirije a eloy
Eloy sigue mirando un poco absorto a la chica.
Aria vuelve a su pintura, centrándose en el cuadro
asier dice con acento islandés, «bueno. vamos a una mesa de trabajo, Eloy?»
Eloy se gira para ver a Humberto y mira también a Asier.
Eloy pulsa en la pantalla del móvil.
Eloy levanta el móvil.
En la pantalla se lee: Usted me dice donde vamos. Para el cuadro.
asier le hace señas a Eloy y se dirije a una mesa de trabajo.
Humberto camina de un lado a otro cerca del mostrador.
Eloy se fija en Asier y le sigue.
asier mira al chico
asier dice con acento islandés, «qué, te gusta esa chica?»
Eloy se fija en su boca.
Eloy mira de soslayo a la chica, luego mira a Asier.
Eloy escribe en su móvil y lo levanta.
AriaBlaid termina su obra de arte.
Parece que tuviera dentro una tristeza muy grande. sus ojos hablan.
alguien se ríe cerca de aquí
Aria observa el cuadro con mal gesto y decide tirarlo.
asier dice con acento islandés, «Pues pinta muy bien. YO te aseguro que si no estubiera en la otra hacera le pedía matrimonio, eh?»
AriaBlaid tira un cuadro titulado Mundo de comida a la basura.
asier suelta una risa aguda y se dirije a la mesa de trabajo
escuchas música cerca de aquí.
Eloy lee los labios de Asier y se queda pensativo.
Eloy lo sigue hasta la mesa.
asier se sienta y le hace señas a Eloy
Eloy se acerca más.
AriaBlaid murmura con acento irlandés, «no… »
asier dice con acento islandés, «Bien, muéstrame lo que tienes, pequeño pajarillo»
Eloy intenta respirar varias veces para controlar los nervios.
asier desenrolla el lienzo y lo sitúa ante él
Eloy asiente al leerle los labios.
Eloy mira al hombre con gran atención, y alterna con leves vistazos hacia su cuadro.
AriaBlaid termina su obra de arte.
asier va señalando las diferentes partes del cuadro mientras asiente o niega.
Aria sonríe al terminar el cuadro y saca el teléfono para escribir un mensaje
Eloy se queda muy firme ante los gestos del hombre, espectante y nervioso.
aria termina de escribir y vuelve a prestar atención al intercambio de ambos hombres
asier levanta la cabeza
Eloy mira al hombre e inmediatamente se centra en sus labios.
asier dice con acento islandés, «le has regalado a ese pájaro toda un hábitat, eh?»
Eloy asiente.
Aria se acerca despacio, intentando ver el cuadro.
Eloy pulsa en la pantalla con rapidez.
Eloy alza el móvil
Pero siempre puede echar a volar… siempre que quiera.
asier dice con acento islandés, «Ahora sí»
Eloy baja el móvil.
asier dice con acento islandés, «aunque te confieso que yo solo le hubiese abierto la jaula.»
Eloy mira los labios de Asier y luego al ave.
Eloy se fija en los labios de Asier.
escuchas música a lo lejos
Al observar el cuadro, aria sonríe y se acerca al cuadro sin poder evitarlo
Eloy piensa antes de escribir.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «Perdón…»
asier se gira
Eloy pulsa con rapidez sobre la pantalla.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿tú pintaste esto?»
Eloy se fija que la chica se les ha acercado.
aria señala el cuadro, fascinada.
Eloy se fija en lo que hace sin comprender.
Eloy mira el cuadro y vuelve a mirarla.
asier dice con acento islandés, «sí, Ari. Ese pájaro está apunto de salirse del cuadro, verdad?»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «es increíble»
Eloy se fija que Asier mueve los labios, intenta seguir lo que dice.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¡hay mucha armonía ahí!»
Eloy cambia de posición para intentar leerle los labios a la chica y a Asier.
Aria fija la mirada en el pájaro y la mujer
Eloy sigue la expresión facial y corporal de la chica.
AriaBlaid murmura con acento irlandés, «Hay muchas ansias de livertad por parte del artista…»

oyes sirenas a lo lejos
Eloy mira los labios de la chica y se estremece, nervioso.
AriaBlaid se gira hacia el chico y le inquiere.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿y quién es el pájaro?»
Eloy le mira los ojos, luego se dirige hacia su boca.
Eloy desvía la mirada, primero hacia Asier, luego hacia el cuadro.
Aria vuelve a repetir la pregunta, algo más segura
asier dice con acento islandés, «Vamos, corazón, háblale, no te va a morder!»
Eloy borra el mensaje anterior.
Eloy escribe con rapidez y levanta el móvil para que la chica lo lea.
Yo, el ave soy yo.
Eloy baja el móvil y borra el mensaje con rapidez.
Aria asiente, conforme con la respuesta y le dedica una sonrisa
Eloy se mueve mirando a ver si Humberto no está cerca.
Eloy se relaja al no verle cerca de ellos.
asier señala el cuadro
asier dice con acento islandés, «el pájaro es él»
Eloy se vuelve hacia Asier.
asier señala la jaula
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿cuando va amanecer del todo en ese atardecer? ehh! porque aún tiene que pasar la noche.»
Eloy intenta seguir los labios de la chica.
Eloy suspira al comprender su pregunta y cierra los ojos un instante.
asier dice con acento islandés, «Esto puede ser… Una represión que tenemos que superar. Una sumisión, una inseguridad.»
Aria luce algo triste al observar el bello cuadro.
Eloy mira los labios de Asier.
asier dice con acento islandés, «o también puede ser… Un piso de acogida de la IDO. Verdad Eloy? Que coñazo estár ahí, no?»
asier ríe mirando al chico
AriaBlaid dice con acento irlandés, «al menos en las noches siempre hay estrellas.»
Eloy lee los labios y abre los ojos muy grande, se pone nervioso y mira hacia todos lados.
Aria ríe alegremente ante el comentario de Asier
Observas un Dron cruzar toda la ciudad.
Los ojos de Eloy muestran tensión y miedo a la vez.
asier dice con acento islandés, «no me vas a negar que antes de que implantaran la ley de incapacitación global estabas mejor»
Aria observa al chico con una sonrisa y le dice:
Eloy se fija en sus labios.
Eloy asiente con la cabeza.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «Acabo de hacer algo, simplemente necesitaba pintarlo. pero voy a regalártelo. pajarito.»
Eloy va a hacer señas pero cae en cuenta de que no le entenderán.
Eloy suspira y coge el móvil.
AriaBlaid te da un cuadro titulado vacío existencial.
Eloy escribe con rapidez.
Eloy mira el cuadro en manos de la chica y se sorprende.
Eloy alza la mirada del móvil y la observa.
Aria mira al chico y le pone una mano en el hombro.
Eloy se tensa ante el contacto.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «en todas las oscuridades hay una luz, si hasta la sombra del sol es brillante… siempre hay una luz.»
asier se emociona
Eloy intenta leerle los labios y suspira.
asier dice con acento islandés, «Ya te lo dije eloy, no sé por qué coño estoy en la otra acera»
asier ríe
Aria se percata de la reacción y aleja la mano rápidamente, jesticulando un perdón con los labios
Eloy mira a la chica y niega con suavidad.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «hablando de… tenía que hablar contigo, Asier.»
Eloy en un arrebato de emocionalidad, le toma de la mano y se la lleva a los labios, dándole un beso fugaz.
asier dice con acento islandés, «uh?»
Eloy la suelta y muestra el m´´ovil a Asier.
asier dice con acento islandés, «no me dirás que te has enamorado de mí, no?»
Aria se ruvoriza ante el contacto y le dedica una sonrisa dulce
asier dice con acento islandés, «porque yo sé que soy irresistible pero… Nena, lo siento»
asier ríe suelto
Aria ríe alegremente y niega con la cabeza
Eloy baja el móvil perdiéndose ante el intercambio entre ambos.
asier dice con acento islandés, «Bien, pues si en un rato estás disponible hablamos.»
Aria se pone las manos en el estómago e intenta serenarse
Eloy borra el mensaje.
Eloy mira el cuadro que la chica le ha obsequiado.
En el fondo negro y lleno de estrellas puede verse un hagujero negro, dentro del hagujero se pueden ver relojes dando vueltas, En una esquina, en cursiva y pintado con estrellas puede leerse: Aria Blaid.
Eloy mira a la chica y articula un gracias.
Aria susurra un De nada y luego sonríe
Eloy le devuelve la sonrisa con cierta timidez.
asier vuelve a fijarse en Eloy
Eloy mira a Asier, espectante.
asier dice con acento islandés, «Bueno.»
Eloy se fija en los labios del hombre.
asier dice con acento islandés, «creo que ya que está aquí, te mereces una juez a la altura.»
AriaBlaid observa el intercambio mientras sigue detayando el cuadro y sacando conclusiones.
asier mira a aria
asier dice con acento islandés, «querida»
Aria se gira hacia asier y lo mira
Eloy asiente ante las palabras del hombre y sigue esperando.
asier dice con acento islandés, «este… Pajarillo quiere formar parte de nuestro exclusivo círculo de pintores»
asier dice con acento islandés, «qué me dices. Lo dejamos entrar? o lo sacamos por la puerta de atrás.»
AriaBlaid observa a ambos hombres emocionada
Eloy intenta leer en las facciones de ambos.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¡vas a tener que pintarle una jaula de pinceles para que no se vaya!»
Eloy percibe la emoción en el rostro de la chica y siente un nudo en el estómago.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «tiene que pintarse.. más colorido si cabe.»
asier ríe y abraza a la chica. Luego se aleja y mira a eloy
Eloy observa el intercambio entre ambos.
asier dice con acento islandés, «Bueno eloy»
AriaBlaid devuelve el abrazo Asier y le dedica una gran sonrisa al chico
Eloy se fija en los labios de Asier.
asier dice con acento islandés, «ahora, hay que convencer a tu carcelero. qué te parece?»
Aria los observa con curiosidad al escuchar el adjetivo
Eloy lo mira con gran determinación.
Eloy ccoge su móvil y teclea a toda velocidad.
haré lo que sea para estar aquí, nadie me lo va a impideir, nadie.
asier sonríe y se levanta
Eloy levanta el móvil para que Asier lo lea.
asier dice con acento islandés, «Pues vamos corazón, vuela conmigo, pajarito!»
Eloy le lee los labios y asiente.
Aria sigue con la mirada la conversación. uniéndola con el cuadro
asier se dirije hacia la entrada, agitando graciosamente las manos
oyes risas a lo lejos
Eloy deja el cuadro apoyado en la mesa donde estaba Asier.
Eloy sigue a Asier hacia el mostrador.
Aria ríe alegremente ante el desparpajo de Asier
asier pone una cara más neutra al llegar a la altura de humberto
asier dice con acento islandés, «señor humberto?»
Humberto se gira al escuchar su nombre.
Aria aprovecha la distancia de los hombres para absorverse en el cuadro
Humberto mira a eloy y luego al otro hombre.
Eloy está parado junto a Asier.
asier dice con acento islandés, «Su… Tutelado podrá comenzar a pintar con nosotros a partir de mañana»
Humberto dice con acento melillense, «dígame, le escucho.»
asier dice con acento islandés, «Pero antes necesito comentarle algunas directrices»
Humberto sonríe, cierto gesto de socarronería le atraviesa la mirada.
Humberto mira a Asier y asiente.
Humberto dice con acento melillense, «le escucho…»
después de gravar cada trazo del cuadro mentalmente aria se pone en pie y observa a la distancia al tercer hombre, no le da buena espina.
asier dice con acento islandés, «En primer lugar, qué hacemos con la titularidad de los cuadros? Entiendo que eloy al ser un incapacitado acogido a la LIG no podrá tener cuadros a su nombre.»
Aria se acerca por una taza de te, se sienta en una mesa y se pone a dibujar
Humberto dice con acento melillense, «no hay ningún problema, en estos casos, nosotros los tutores estamos habilitados para asumir la titularidad.»
asier dice lentamente, «Entiendo»
asier dice con acento islandés, «por otro lado»
Humberto mira con atención al hombre
asier dice con acento islandés, «Usted es consciente que esta asociación forma parte de una sociedad exclusiva y cerrada, verdad?»
Humberto asiente.
asier dice con acento islandés, «lo que quiero decir con esto»
Aria vuelve a observar a los hombres a la distancia, apoya el lápiz en su oreja y se pone la cara en la mano con curiosidad
asier dice con acento islandés, «esque mientras eloy esté aquí, necesitará un ambiente íntimo y cercano con la asociación y los miembros de la misma»
Eloy permanece atento intentando seguir el intercambio.
Humberto procura disimular el desagrado que eso le genera pero asiente con lentitud.
asier dice con acento islandés, «sé que bueno, los tutores… Veláis por la seguridad y la protección de vuestros tutelados, y tendéis mucho a estár constantemente encima de ellos… Por el bien de sus condiciones y su desempeño»
se nota un deje de ironía en la voz de asier.
asier dice con acento islandés, «Pero el arte es un camino muy delicado y es algo íntimo, de una persona, para los demás, pero de una.»
Humberto murmura con acento melillense, «comprendo, señor. y sí, así es… pero siempre se puede flexibilizar la supervisión siempre que el individuo esté acogido en un lugar seguro que no ponga en riesgo su seguridad y su estabilidad.»
Humberto da una mirada al local, fijándose en la chica que está un poco más allá.
asier dice con acento islandés, «Lo que quiero decir, esque mientras Eloy esté aquí, usted como tutor no podrá asistir a las sesiones de trabajo ni a las sesiones libres de pintura»
Humberto se muerde el labio, pero asiente.
Humberto mira a Eloy de forma elocuente.
Aria al cruzar la mirada con el hombre nota como un frío se le vaja por la columna y retira la mirada
asier dice con acento islandés, «usted puede venir, dejarlo aquí, y cuando terminemos recojerlo. Igual que si tubiese que recoger a su niña de la guardería»
Humberto mira a Asier.
Humberto dice con acento melillense, «claro, esa es una opción aceptable, desde luego que sí. Estoy seguro de que eloy no os dará problemas, verdad, eloy?»
Humberto mira a Eloy con cierta malicia.
asier dice con acento islandés, «Problemas? pero si hasta tiene novia ya, por favor!»
asier ríe
Eloy desvía la mirada y mira a Asier.
Humberto se tensa, pero luego recuerda que ha de mantener las formas.
oyes sirenas cerca de aquí.
Aria termina el te y se levanta.
asier dice con acento islandés, «por último. Necesito saber cuanto tiempo libre dispone eloy al día»
asier dice con acento islandés, «al estár incapacitado, imagino que tendrá mucho tiempo libre, no?»
aria se acerca a un lienzo y vuelve a la pintura
Humberto asiente.
Humberto dice con acento melillense, «la verdad es que puesto que no da para muchas cosas, nada más parece interesarle, sí. tiene bastante tiempo libre.»
asier asiente reprimiendo las ganas de golpearle al hombre
asier dice con acento islandés, «perfecto»
asier dice con acento islandés, «en ese caso, quiero que venga todos los días, de lunes a viernes, mínimo dos horas al día»
Humberto asiente.
asier dice con acento islandés, «la asociación está abierta desde las nueve de la mañana hasta las 9 de la noche, aunque aveces nos quedamos más tarde si hay alguna exposición.»
Humberto dice con acento melillense, «de acuerdo, señor.»
asier dice con acento islandés, «si ve que el chico se aburre y quiere venir más horas, puede venir sin problema. Así usted se descarga un poco de la gran responsabilidad que conlleva hacerse cargo de una persona como estas»
AriaBlaid termina su obra de arte.
Humberto mira a eloy y luego a Asier.
Humberto dice con acento melillense, «bueno, eso no es un problema, yo me encargo de eloy con muchísimo gusto, eloy sabe que le cuido con gran dedicación porque solo me interesa su bienestar.»
asier dice con acento islandés, «Claro, eso está sobreentendido»
Aria intenta centrarse en la pintura, pero la voz del hombre logra ponerle los pelos de punta.
Eloy aprieta las manos con fuerza, pero sabe que debe mantener las formas.
asier dice con acento islandés, «bien pues si todo está en orden…»
asier saca unos formularios del mostrador
Humberto asiente y sonríe.
asier dice con acento islandés, «aquí está la ficha de ingreso»
Humberto mira los formularios.
asier entrega un formulario a humberto
Humberto coge el formulario y saca un boli del interior de su anorak.
Humberto llena el formulario con rapidez, mientras eloy le observa sin perder detalle.
Humberto entrega el formulario de rregreso a Asier.
asier recoge el formulario y lo guarda en un archivador, sonriendo
Humberto dice con acento melillense, «bien, si esto es todo, se lo traeré mañana luego de la comida.»
asier observa a Eloy
Aria saca una libreta y hace algunos apuntes antes de volver a la pintura
Eloy se gira ante Asier.
asier dice con acento islandés, «Bueno pajarillo, pues bienvenido a la familia!»
Ahora formas parte de la asociación ‘Yopinto’. Su estudio se encuentra en la calle Mayor de madrid. Diríjete allí y escribe ‘pintar’ si quieres crear un cuadro.
Eloy le lee los labios y sonríe ampliamente.
asier dice con acento islandés, «Bien, pues mañana nos vemos Eloy.»
asier dice con acento islandés, «quieres despedirte de Aria?»
Humberto le hace señas a Eloy con las manos.
Eloy le mira los labios a Asier y asiente.
Aria mira sonriendo el cuadro y teclea un mensaje
asier dice con acento islandés, «espérame aquí»
Eloy asiente.
asier se acerca a donde está aria
Humberto se acerca a Eloy y le toca de una forma particular en el brazo.
Al sentir a alguien cerca aria guarda el móvil y gira la mirada
asier nota el contacto y sonríe.
Eloy se gira con brusquedad.
asier dice con acento islandés, «hola»
Eloy habla en lengua de signos española.
asier interpreta los signos
AriaBlaid dice con acento irlandés, «hola… es sobre atenea.»
Humberto aprieta los dientes.
AriaBlaid aria observa la conversación sin entender a penas nada
asier dice con acento islandés, «sí, antes de eso»
AriaBlaid asiente
asier dice con acento islandés, «Eloy se marcha. volverá mañana.»
Eloy se gira evitando mirar a humberto.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿si?»
asier dice con acento islandés, «Sí.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «eso es genial»
asier dice con acento islandés, «quieres despedirte de él?»
AriaBlaid piensa un momento y luego asiente tenuemente
asier dice con acento islandés, «adelante.»
aria se pone en pie y se acerca al chico
asier los sigue detrás
Eloy se gira al sentir la vibración de pasos en el suelo.
Eloy mira a la chica.
aria pone un dedo en su hombro, intentando hacer el contacto físico mínimo
AriaBlaid dice con acento irlandés, «Hasta otra, me alegro de que estés con nosotros.»
AriaBlaid sonríe.
Eloy articula despacio, mientras le lee los labios a la chica.
volveré mañana.
Eloy le devuelve la sonrisa.
Humberto se fija en la chica, su rostro parece de piedra.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «no sé si estaré, pero si no, ya nos veremos»
Eloy lee los labios de la chica y a siente.
Aria da una mirada al hombre y se tensa, pero no se aleja
Eloy se fija en como cambia su postura y le toma con delicadeza de la mano.
aria aleja el dedo del hombro del chico y antes de volverse dedica una larga mirada al hombre
Eloy le da un suave apretón y la suelta.
Eloy vuelve a articular despacio.
Debo irme.
Aria sonríe al chico por última vez y vuelve al lado de asier.
Eloy sonríe y se gira para salir con Humberto del estudio.
Aria se aleja, intentando comprender el lenguaje de signos
asier dice con acento islandés, «Pasad buena tarde, chicos.»
Aria espera a que se vayan y mira a Asier
ambos salen del estudio.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «ese hombre no me da buena espina»
oyes una discusión a lo lejos
Suelta Aria sin poder contenerse.
asier dice con acento islandés, «Haces, bien, ven, que te voy a explicar algo»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «tiene algo que… no sé.»
asier se dirije a una mesa de trabajo apartada
Aria se acerca a asier, y lo sigue hasta la mesa
asier se sienta y mira a la chica
AriaBlaid le devuelve la mirada
asier dice con acento islandés, «Has oido hablar de la IDO o de la Ley de Incapacidad global?»
Aria niega
asier dice con acento islandés, «bueno»
asier dice con acento islandés, «desde que el gobierno contrajo matrimonio con Imperium»
Aria ríe por lo bajo
asier dice con acento islandés, «se decidió eliminar la palabra discapacitado y sustituirla por incapacitado»
AriaBlaid mira a Asier, sorprendida
asier dice con acento islandés, «de la misma forma que se han absorvido otro tipo de industrias como los clubes deportivos o las cadenas independientes de comida rápida»
asier dice con acento islandés, «Se han absorvido todas las organizaciones dedicadas a la discapacidad y accesibilidad universal»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «pero eso es horrible»
asier dice con acento islandés, «Incluso la Once fue absorvida»
asier dice con acento islandés, «se creó la Imperium Disabled Organization, o Organización de Discapacitados Imperium»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿y entonces?»
asier dice con acento islandés, «Ahora si te diagnostican alguna discapacidad física o intelectual te colocan una chapita en el cuello, te mandan a un piso tutelado y estás a la expensa de lo que tu tutor te permita o no.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «eso es como pasar de ser humano a ser mascota»
asier dice con acento islandés, «Bueno»
asier dice con acento islandés, «de hecho, las leyes actuales distinguen entre humano e incapacitado en algunos epígrafes, es… cuanto menos denigrante.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «y nadie ha levantado la voz ante eso?»
asier dice con acento islandés, «Bueno.»
asier dice con acento islandés, «mucha gente ha levantado la voz ante Imperium.»
asier dice con acento islandés, «Una de esas personas… AHora es una terrorista que ha tenido que salir cagando leches del país. Me sigues?»
Aria une los puntos con el periódico y asiente
asier dice con acento islandés, «se puede hacer presión cuando el poder lo asume un solo gobierno en un país»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «pero si hay unión social»
asier dice con acento islandés, «Pero cuando el poder lo asume una corporación global presente en múltiples ppaíses…»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «se podría hacer un levantamiento masivo»
asier dice con acento islandés, «bueno»
asier dice con acento islandés, «si quieres empezamos mañana»
Aria enarca una ceja ante el comentario
asier dice con acento islandés, «oye, que igual triunfamos»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «qué vamos hacer? llenarles las sedes con maripositas de colores?»
asier dice con acento islandés, «La roja subió un vídeo y mira la que se armó aquí el año pasado»
asier dice con acento islandés, «oye, pues no es mala idea»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «la roja?»
Aria ríe
asier dice con acento islandés, «sí, que pena que eso lo ayan borrado todo»
asier dice con acento islandés, «aunque del periódico nacional todavía hay referencias»
oyes sirenas cerca de aquí.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «iré a la biblioteca y buscaré información»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «seguro en internet hay algo»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «respecto a Atenea»
asier dice con acento islandés, «Atenea»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «el otro día inauguré el proyecto nuevo. y fue»
asier dice con acento islandés, «llevo días sin verla, y eso me tiene muyp preocupado»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿has leído el periódico? ultimamente no para de salir»
asier dice con acento islandés, «sí»
asier dice con acento islandés, «Atenea ahora es carne de cañón y da mucho dinero»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «su círculo élite… ¿está aquí?»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «sí, pero ha de estar fatal»
asier dice con acento islandés, «Pertenecen a la asociación, aunque una de ellas tendrá que dejar de venir.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «la tal Loli no?»
asier asiente afirmativamente.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «aún falta ver que hace el resto.»
asier dice con acento islandés, «te lo puedo decir yo»
asier dice con acento islandés, «van a exprimir lo que tengan que exprimir.»
Aria mira con atención a asier
AriaBlaid dice con acento irlandés, «y cómo tienes a semejantes arpías aquí dentro?»
asier dice con acento islandés, «IPP se pondrá en contacto con todas ellas mientras puedan sacar petróleo.»

observas como la gente va y viene.
asier dice con acento islandés, «Porque yo no soy un juez de la humanidad, Aria.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿donde está atenea ahora mismo? no sabes donde se ospede o algo?»
asier dice con acento islandés, «Pero no te preocupes»
asier dice con acento islandés, «se irán de aquí cuando no aya nada más que picotear.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «si no encuentran otra presa antes…»
asier dice con acento islandés, «no se donde se hospeda, probablemente esté viviendo con antonella.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «con quien?»
asier dice con acento islandés, «su madre»
oyes una discusión cerca de aquí
AriaBlaid dice con acento irlandés, «su madre… has intentado contactar con ella?»
asier dice con acento islandés, «me han llegado rumores que la han visto en un club exclusivo cerca de independencia.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «cuando la vi en la exposición estaba rara»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «no sé si buscarla, me da lástima sabes? »
asier dice con acento islandés, «No, porque cuando contacte con esa señora será cuando tenga en firme un acitación retroactiva»
asier dice con acento islandés, «Bueno. Si lo quieres intentar, yo no consigo llegar a ella, aria.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «hay humanos intentendibles en el mundo»
oyes una discusión a lo lejos
AriaBlaid dice con acento irlandés, «sí, voy a preguntar, tal vez pueda saber algo.»
asier mira fijamente a la chica
AriaBlaid dice con acento irlandés, «ahora me paso a comer algo al club. ¿quieres venir?»
asier dice con acento islandés, «Gracias por contarme de atenea.»
asier dice con acento islandés, «Vale. NO tengo nada que hacer»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «no es nada.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «es lo justo que sepas… eres su padre al final del día, y de alguna manera lo único con lo que cuenta»
AriaBlaid sonríe.
AriaBlaid dice con acento irlandés, «paso a casa por algo y te veo allí»
asier dice con acento islandés, «espera»
asier dice con acento islandés, «conoces ese club? yo no se cual es.»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿sí?»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «sí, me ospedé un tiempo, desde sol este»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «por la calle alcalá»
asier dice con acento islandés, «sábes como se llama o algo o donde está ubicado?»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «¿cómo llendo a civeles?»
asier dice con acento islandés, «vale»
asier dice con acento islandés, «ya pregunto por allí entonces»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «pero antes de la peluquería, bastante antes, fijo lo ves en el camino»
asier dice con acento islandés, «OK»
AriaBlaid dice con acento irlandés, «hasta luego entonces»
AriaBlaid se marcha.
asier se marcha.

Nueva escena de rol: Iniciando

Punto de vista: Cheslay

camina suavemente observando el lugar mientras entrecierra los ojos, la empresa le dio buenas recomendaciónes de un club en el que podría alquilar una habitación.
Cheslay organiza su largo cabello y decide ir a buscar algo decente con que presentarse
por su primera tienda opta por una camisa formal, tanto trabajar en el periodismo le ha enseñado a vestir adecuadamente.
Cheslay llega al famoso club que le han recomendado.
Entras.
Sláinte social club – Planta Principal
Salidas visibles: cafe, barra, y arriba
Música actual suena a todo volumen.
Música actual suena a todo volumen.
piensa beber algo, pero despue´s de mirar su cartera decide no hacerlo
Sláinte social club – Planta Principal
Salidas Visibles: cafe, barra, y arriba.
mira el lugar con fascinación y una sonrisa sincera en los labios.
Música actual suena a todo volumen.
Alojamientos Sláinte
Ves una recepcionista aquí.
Salidas visibles: abajo y arriba
cheslay mira a la recepcionista encantada, tiene una sonrisa alegre en el rostro mientras le informa
La recepcionista te dice: «Hola, es un placer darte la bienvenida a nuestro alojamiento. Este club ofrece servicios de habitación privada para todos aquellos que quieran dormir dentro de las instalaciones. Si escribes ‘consultar’ podrás saber el precio que rige en este momento. Para alquilar una habitación aquí, escribe ‘alquilar’. Para ingresar en tu habitación escribe ‘retirarse Y si quieres cancelar el alquiler, escribe ‘devolver’. Si quieres invitar a alguien a entrar a tu habitación, escribe ‘proponer ‘ y si alguien se propasa y quieres echarle, Desde la habitación puedes escribir ‘expulsar ‘. ¡Gracias por tu preferencia!»
Pagas el precio acordado y te dan acceso a tu habitación.
Cheslay toma la llave del escritorio de madera, le sonríe a la amable mujer y sigue curioseándo el lugar.
una habitación alquilada por Cheslay.
Salidas Visibles: nada.
mira la habitación fascinada, se da una ducha y cepilla sus dientes, luego se acomoda y duerme aprovechando el agotamiento del viaje.