• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: De viajes y de bodas

Punto de vista. Alexandre

Alexandre observa a la gente que ha empezado a vivir en la mansión que le pidieron construir
Suspiras profundamente.
Alexandre enciende el coche, se abrocha el cinturón y empieza a conducir, ha de ir por amelie para marcharse a Alicante, el último lugar en el que tiene pensado construir algunas casas
Conduces hacia oeste.
Comunidad de Madrid; Calle de Alfonso XII.
Salidas Visibles: norte, este, y laboratorios.
Conduces hacia norte.
Comunidad de Madrid; Plaza de la Independencia.
Salidas Visibles: norte, oeste, este, sur, sureste, y slainte.
Mirando por los cristales puedes ver:
Ves un todoterreno reacondicionado, Eston Morten DTX, Lend River Iveko, Furd Fufa, Rinault Migane, Nisan Rashqai, Jiep Renegade 2020 de color gris metalizado, y un coche eléctrico de segunda mano de la marca Imperium Mottors de color negro aquí.
te encuentras con amelie

Alexandre baja la ventanilla y observa a su prometida con adoración
Amelie se acerca al coche, lleva un vestido blanco con estampado de flores amarillas

Abre la puerta del coopiloto y entra, le da un beso a Alexandre y sonríe con felicidad

Alexandre devuelve el beso y se aleja para sonreírle
Amelie dice: «bonjour, ciel»

Dices con acento francés, «bonjour, prinncesse »
Amelie dice: «Lo siento por no haber podido ir a valencia, cielo, sabes que el negocio me pide mucho tiempo, lo más seguro es que busque a alguien para que me ayude, Nilia no trabaja mal pero es que es tan callada»

Dices: «esa chica me parece tan rara, Amelie, por otro lado me parece que tu también deberías contratar a una escolta, hemos discutido esto muchas veces»
Amelie lo mira, se acaricia el cabello con nerviosismo, sabe que la conversación actual no le gusta y decide quedarse callada
Alexandre se exaspera ligeramente y la mira a los ojos
Dices: «Si no buscas un escolta pronto lo buscaré yo, y no me importa lo que tengas que decir al respecto, Amelie, las cosas se están poniendo feas »
Amelie se enfurruña, no le gusta que tomen decisiones por ella y menos si tienen que ver con sus compañías

Dices: «no me mires así, Melie, sabes que después del secuestro hasta yo llevo escolta y que no quiero que te pase nada malo yo… no veo la vida sin ti»
Amelie bufa posa una de sus pequeñas manos en el hombro del chico y lo acaricia con afecto

Amelie dice: «Lo sé, Alexandre, pero tienes que dejarme decidir, es normal que tengas miedo pero yo estoy segura de que no son más que eso, miedos, te aseguro que no me pasará nada»

Alexandre se lleva un a mano a la cabeza
Dices: «Como quieras »
Alexandre inicia el viaje y se queda en silencio, Amelie saca el móvil y se pone a hablar por teléfono
Amelie dice: «SI, si, me gustaría iniciar una búsqueda de personal, alguien que sepa de cocina, si, claro»
Murmuras: «es que contratar a esa irlandesa fue un error»
Amelie murmura: «Nilia es eficiente, demasiado eficiente, solo necesito a alguien que se encargue más rápido de las cosas, no sé si me entiendes»

Murmuras: «tu negocio, tus reglas, pequeña»
Amelie sonríe mientras cuelga la llamada y abre el chat de Nilia

Amelie murmura: «Te amo»

Suspiras profundamente.
Murmuras: «y yo a ti, Melie»
Amelie sonríe y mira por la ventana mientras guarda el teléfono, el anillo de compromiso reluciendo en su mano

Dices: «oye, hablando de la boda»
Amelie gira sus ojos azul verdosos hacia él y dice: «si?»

Dices: «no crees que la deberíamos organizar cuanto antes?»
Amelie dice: «Llevamos eso de un año con el tema de las terapias y demás, tú… estás listo para dar el paso?»

Sonríes.
Dices: «no deseo otra cosa que no sea pasar el resto de mi vida contigo, Melie »
Amelie se emociona y los ojos le brillan

Amelie dice: «Bueno, tendríamos que mirar iglesias, ya sabes»

Dices: «si es necesario iré por todas las iglesias de madrid»
Amelie dice: » no, no es necesario, mon coeur, yo creo que lo podemos hacer juntos, un tour eclesiástico»

Dices: «esa idea me encanta»
Alexandre sonríe feliz
Amelie dice: «Crees que Enma belova hará bestidos de novia, sé que me pedirá un buen pellizco pero es una gran diseñadora»

Dices: «siempre podríaoms buscar por internet alguno»
Amelie dice: » NO, no quiero alguno, quiero algo único, único y de color azul»

Dices: «pero Amelie un bestido de color azul?»
Amelie lo mira con extrañeza

Amelie dice: «Creo que los vestidos de novia que salgan del típico blanco son el último grito»
Dices: «un azul pastel?»
amelie dice: «Sí, justo»

Dices: «bueno, con lo que te pongas estarás preciosa»
Amelie dice: «Y tú? tienes que conseguir el esmoking cuanto antes»

Dices: «lo primero la lista de invitados»
Amelie dice: » si, estamos de acuerdo»

Alexandre fija la vista en la carretera y le sonríe a su chica, ambos tienen que pedir a Moria Aldrich que haga alarde de las casas qe ha construido Alexandre, confía en que si una globaltuber como Moria habla de las casas haciéndoles publicidad pues habrá gente interesada en comprarlas
Amelie saca un libro de volsillo de su bolso y se pone a leer

les esperan dos horas de viaje aún por delante

Nueva escena de rol: De cuadros y verdades

Punto de vista: Louane

aquel enorme lienzo asustaba siempre a la madre de Antandra siempre que entraba a la habitación, Louane estaba obsesionada con finalizar aquella pieza, su obsesión rozaba tal punto que a penas y dormía y se dedicaba las tardes a buscar el color perfecto de verde, su larga y escandalosa melena caramelo yacía retenida entre dos pinceles, y sus ojillos grises sumergidos en colores de los que solo Antandra una vez al día la sacaba para comer,

Louane era la adopción de Pentesilea, no la quería pero le proporcionaba todo lo que necesitase porque bien sabía ella que los franceses valoraban su arte, Louane no era de encerrar muchos significados en los cuadros, pintaba fantasía porque era lo que le gustaba pintar, no se molestaba en estudiar complejas flores ni montones de tipos de árboles a menos de que el cuadro o la pintura así se lo pidiesen.

En aquel enorme lienzo que ocupaba toda la pared Louane había pintado en una esquina la caída de una cascada dando paso a un río, la cascada estaba bien pintada, casi lograba retener el movimiento, pero eso no era lo importante si no las tres mujeres que sostenían con sus manos verdess y azules a un cuerpo cullo pecho estaba marcado por hojarasca y algas, de las dos que estaban de perfil solo se veían parte de los senos, el abdomen y las cabelleras (Amarilla y verde respectivamente) siendo la piel de la hondina de cabello aamarillo de un verde muy muy claro, tan claro que casi parecía camuflarse en algún río que obbiamente no era aquel. La otra hondina tenía la piel de un verde bastante claro, no tanto como su compañera, pero su melena destacaba notablemente.

y la ondina central era la más hermosa de todas y la única que no estaba de perfil, yacía de pie en una roca, permitiendo ver toda su silueta desnuda, el cuerpo azul de manos y pies palmeadas y la cabellera del mismo color, sus ojos parecían dos trozos vivos de río, casi podría sentirse su mirada sobre el espectador. (Aquel efecto había costado conseguirlo porque había costado centrar las pupilas) sus labios azules sonreían y en sus puntiagudas orejas cada una llevaba alguna hoja diferente.

en el cielo, casi como contándose un secreto estaban sentados en una nube un silfo una sílfide, sus dibujos a penas y eran siluetas, haciendo las alas con tonos mas claros del azul con el cual había pintado el cielo, ambos, con ropa de guerreros y descubiertos de ropa dejaban ver muchas marcas que desaparecían en sus siluetas, la dama era bastante masculina, casi como una amazona en miniatura y su acompañante un guerrero cualquiera, solo que… vestidos por aire.

Louane asentía contenta, aquel día después de dos años de esfuerzo estaba pintando la fogata central del cuadro, allí estarían las salamandras y más a la distancia los elfos en algún ritual de los suyos.
las salamandras fueron tomando forma, entre breves aleteos que contenían el fuego o simples chispazos de luz.

Louane suspira, deja los pinceles y vuelve a la cama, sabe que en breves tendrá que trabajar y que los cuatrocientos euros que le van a dar por aquel cuadro simplemente la ayudarán como mucho a alquilar una casa durante un par de meses, tiene que encontrar algo urgente
Murmuras: «bueno, casa, habitación»
Louane saca un cepillo de su maleta y se peina la larguísima melena caramelo con velocidad
Louane piensa que ha de cortarse el cabello, aunque si se lo corta tal vvez sus ojos grises queden demasiado expuestos y eso no es lo que busca
Murmuras: «merde, no es nada fácil ser mujer»
se acuesta en la cama mirando su pijama rojo manchado de pintura, buf a mientras repasa el cuadro, la ondina central le devuelve la mirada

Dices: «eres preciosa, joder»
Louane se acurruca y cierra los ojos, aunqe para el resto de pintores la noche sea tiempo de relajarse y pintar, para ella es e l día lo que la hace sentirse inspirada, el bullicio, la gente
al día siguiente

Louane abre los ojos, los bucles caramelo le caen desordenados en el rostro
Louane vosteza y se pone en pie, se mete a la ducha y vuelve al lienzo
pinta lo que le falta a lo largo del día, se mete un pincel en la boca y lo muerde mientras pinta con el resto, su desnudez está cubierta por un batín de algodón blanco.

Louane piensa que ante el lienzo uno ha de presentarse tal cual es tal cual luce, sin tretas ni trucos
la noche cae sobre madrid y Louane mira su cuadro con cariño, las ondinas, las sílfides, los gnomos y las salamandras conviven atrapados en una pintura, por fin la magia se ha terminado y el hechizo es visible ante el resto

Louane se acerca a su maleta y saca algo de ropa mientras mira el móvil
se percata de que tiene barios mensajes de pentesilea y uno de Astrea

abre whatslife y sonríe al ver a antandra y a Astrea juntas mientras se pone las bragas y el sujetador

llama a astrea
al no obtener respuesta graba un mensaje de voz

Dices: «holi, Astre, escucha, sé que hoy habrá una dde las reuniones de motoristas en tu casa, pero no podré ir, acabo de terminar un cuadro y estoy ocupada esta noche ya que he quedado con Gabrielle, me ha dicho que tiene algo que decirme y Pantasilea necesita la información, sabes que paga bien por ella»
Louane suelta el móvil y se pone un jean y una camiseta negra que pone la vida sin café sería un sueño eterno
Louane se calza y sale de la habitación
Comunidad de Madrid; Calle de preciados.
Ves una limusina privada, saet reacondicionado, Rinault Two de color plateado, y Decia Sendero Wizardsuit aquí.
Salidas visibles: sur, norte, tienda-dr-flower, tienda-viable-products, peluqueria-precio-pelao, tienda-home-disposition, hotel, tienda-beer-satisfaction, tienda-cnx, tienda-afrodita, tienda-electroid, zapateria, tienda-primordial, oeste, tienda-land-market, y fruteria
El cielo está despejado.
Louane camina hasta el slainte comiéndose un sniquer
Sláinte Café & Lounge
Salidas visibles: fuera
te encuentras con gabrielle

Louane sonríe a gabrielle y se le acerca, llevan meses sin verse y es en ese instante en el que se percata de que su amiga viste ropa de embarazo
de echo está embarazadísima

oyes una discusión cerca de aquí
Louane abre la boca sin saber que decir
Sacude la cabeza y fija los grises ojos en los azules iris de Gabi, ambas parecen medirse con la mirada

Dices: «joder, Gabi, pero cuanto tiempo tienes!»
diceal fin

oyes un claxon cerca de aquí
Gabrielle dice: -» nueve meses, el parto está programado para la próxima semana»

Dices: «merde, merde, pero por qué no me dijiste nada?»
Gabrielle le sonríe ladinamente y se sienta con dificultad en una de las mesas acariciando su abultado vientre.

Gabrielle dice: «Pensabas que ibas a jugar con mi amistad y no me iba a dar cuenta?»

Gabrielle dice: «sé hace tres meses que le pasas información mía a Pantasilea, así es como ha sabido de mí, devuélvete a Francia si lo qe vienes es a joderme la vida, sé que ella está con León y es más, sé que mi querido esposo ha venido a madrid expresamente a berificar que el hijo es suyo»

Louane se queda en blanco, sabía que jugar a doble bando no le iba a aportar nada
Dices: «cómo lo descubriste?»
Gabrielle dice: «Merde, LOuane, cómo no iba a descubrirlo? solo tenía que mirar lifebook para veros juntas, eres un desastre como espía»

Louane maldice recordando sus noches de borrachera
Dices: «y para eso querías verme?»
Gabrielle sonríe mientras pide un café cortado, luego mira a Louane y le murmura

gabrielle murmura: «No, cariño, he venido para asegurarte que si te metes en mi vida voy a arruinar la tuya de los pies a la cabeza, te aconsejo que os mantengáis muy lejos de mí y mi bebé»

Louane tiembla, los ojos de Gabrielle muestran una determinación que jamás ha visto
Louane se pone en pie y sale corriendo del lugar
Comunidad de Madrid; Plaza de la Independencia.
Ves un todoterreno reacondicionado, Eston Morten DTX, Lend River Iveko, Furd Fufa, Rinault Migane, Nisan Rashqai, y Jiep Renegade 2020 de color gris metalizado aquí.
Salidas visibles: norte, oeste, este, sur, sureste, y slainte
El cielo está despejado.
Louane toma el móvil con manos temblorosas y llama a pantasilea, al no recibir respuesta tampoco lee sus muchos mensajes
Gabrielle está embarazada (escribe)

borra y vuelve a escribir: JOder, Lea,está embarazada, Gabrielle lacroce está envarazada

y lo sabe todo sobre nosotros

incluso sabe que leon está aquí

Louane respira intentando contener su ansiedad, se gira y ve a Gabrielle tras ella
gritas: «merde!»
Gabrielle se ríe y le pone una mano en el tremulante hombro
Gabrielle dice: «Bueno, Lu, creo que ha quedado todo dicho, así que no siendo mas ni siendo menos me marcho»

Louane asiente mientras la ve irse, si algo le queda claro es que está en serios problemas

Cliente alternativo para jugar a Cyberlife

Hola a todos. Usuarios de la comunidad an realizado un cliente alternativo, el cual añade modificaciones y sonidos al Mushclient original para poder hacer el juego un poco más ameno. Este cliente lo podéis encontrar en la sección de descargas, aunque aquí os dejamos el Enlace directo para que lo podáis descargar. Las instrucciones para instalarlo están en la sección de descargas, aunque es muy similar al cliente original.

Nueva escena de Ernestina: ¿Y si recordamos viejos tiempos?

Disclaimer

Esta escena contiene lenguaje explícito el cual no puede ser apto para todos los públicos.

Punto de vista: Ernestina

tras un intercambio de correos electrónicos, ernestina decide llamar a dámaso para ver qué está haciendo
Ernestina marca el número que dámaso le dio en uno de los correos
dámaso dice por teléfono, holis?
ernestina dice por teléfono, hola damasete; hasta que por fin se me hizo escuchar esa voz tuya
dámaso se parte de risa al otro lado
dámaso dice por teléfono, na es que no te había llamado antes porque se me perdió el pinche cargador del teléfono pero ya me compré otro
Te partes de risa.
ernestina dice por teléfono riendo, y es que no pierdes la cabeza porque la tienes pegada, que si no…
dámaso dice por teléfono, oye oye que tampoco es pa tanto
dámaso dice por teléfono, bueno y dónde tás, digo pa vernos en persona
Ernestina piensa: ya era hora, a ver dónde se metió este
ernestina dice por teléfono, en mi casa en guadalajara
dámaso dice por teléfono sorprendido, en la madre! pus cuántos kilos moviste o qué pa tener una casa en guadalajara
Ernestina se agarra la cabeza
Dices con acento mexicano, «pues por quién me toma este»
ernestina dice por teléfono, oye oye por quién me tomas o qué
dámaso dice por teléfono, tranqui, pus es que tengo entendido que ahí las casas cuestan como 50 grandes
Ernestina suspira recordando cuando compró su casa
ernestina dice por teléfono, sí, pero no moví kilos como dices
dámaso dice por teléfono, tonces?
ernestina dice por teléfono, me fui a valencia
ernestina dice por teléfono, te la pasas preparando flores, pero pagan bien
dámaso dice por teléfono, puta madre yo no había oído de eso
ernestina dice por teléfono, a no?
dámaso dice por teléfono, nel
Ernestina se sorprende ya que dámaso lleva más tiempo que ella en españa, pero no dice nada
dámaso dice por teléfono, pero mira, pensaba irme de putas a zaragoza y justo hice escala en guadalajara, pero qué te parece si en lugar de irme de putas voy a tu casa y recordamos viejos tiempos…
Ernestina sonríe pícara recordando cosas
ernestina dice por teléfono, me parece bien la idea, sí
ernestina dice por teléfono, te mando la dirección
dámaso dice por teléfono, órale, te caigo al rato
Ernestina cuelga y luego le envía la dirección a dámaso
tras algunos minutos llaman al timbre de la puerta
Ernestina deja el teléfono en la mesita y se asoma por la mirilla
Ernestina abre la puerta para que dámaso entre
dámaso entra y cierra con un portazo
Ernestina lo mira alzando una ceja
dámaso se acerca a ella dando saltos de emoción
Ernestina le sonríe y lo abraza
Dices con acento mexicano, «oye oye que no has cambiado, eh?»
dámaso la abraza todo emocionado
dámaso dice con acento mexicano, tú tampoco has cambiado nadita
Dices con acento mexicano, «pero siéntate, hombre, que te traigo algo de tomar»
dámaso se sienta en el sillón mientras contemppla la casa admirado
Ernestina va a la cocina y regresa portando una jarra con agua y vasos
dámaso se levanta para ayudarla
Dices con acento mexicano, «gracias, que pensé que los caballeros se habían quedado en la edad media»
dámaso dice con acento mexicano, entonces digamos que me escapé
dámaso se parte de risa
Ernestina quita el ramo de flores para que dámaso puda poner la jarra con los vasos
dámaso pone las cosas en la mesa
dámaso dice con acento mexicano, tan bonito que se veía…
Dices con acento mexicano, «ramo o bebidas»
dámaso señala la jarra
dámaso dice con acento mexicano, mejor eso
Ernestina se sienta junto a dámaso y se sirve agua en un vaso
dámaso hace lo propio, para posteriormente sacar una bolsa de papas
dámaso dice con acento mexicano, las levaba pa comer en el camino, pero mejor nos las comemos
Ernestina deja el baso en la bandeja y se levanta para ir por un plato
dámaso saca una papa y la come
Ernestina regresa con el plato y vacía las papas en el mismo
dámaso dsonríe ante la acción de la chica y dice: lástima que no hay chilito
Ernestina niega con la cabeza
Dices con acento mexicano, «se me olvidó traer aunque sea en una bolsa»
tras el festín de agua y papas en el que los amigos se contaron lo que había pasado desde la última vez que se vieron…
dámaso mira pícaro a ernestina
dámaso dice con acento mexicano, como que las papas se antojan mejor con cerveza, no?
Dices con acento mexicano, «sí pero te tomas una y esa una se hacen dos, las dos se vuelven cuatro, cuatro en ocho y ya no sigo»
dámaso se pone rojo
dámaso dice con acento mexicano, bueno pero no me digas que ya se te olvidó el jueguito ese que hacíamos en tu casa pa que no pasara eso, que si quieres te lo recuerdo…
Ernestina lo mira entre sonrojada y pícara
Ernestina le susurra, mira que no se me ha olvidado pero como no sabía que vendrías, pues…
dámaso comienza a excitarse
dámaso dice con acento mexicano, vas a hacer que se me despierte el niño y no respondo, eh?
Ernestina se moja los labios
dámaso mira lo que hace ernestina y los ojos se le llenan de deseo
Ernestina le acaricia el cuello
Dices con acento mexicano, «veo que sigues igualito en cuanto a gustos»
dámaso dice con acento mexicano, y yo veo que a tí te sigue gustando despertarme al niño
Ernestina ríe maliciosa mientras sigue acariciando el cuello del chico
dámaso se levanta y toma la mano de ernestina para ponerla en su erección
Ernestina ríe divertida
Dices con acento mexicano, «mmm así no se ve nada»
Ernestina aprovecha para masturbar al chico por encima de la ropa
Dices con acento mexicano, «creo que no se ha despertado del todo»
dámaso dice con acento mexicano, ya lo arreglo y vas a ver que ya lo despertaste
dámaso aparta delicadamente la mano de ernestina y se quita los zapatos y el pantalón
Ernestina lo mira excitada
dámaso dice con acento mexicano, ahora sí?
Dices con acento mexicano, «mmm no todavía»
Ernestina se levanta y le baja el calzoncillo
Ernestina dice mientras lo masturba: ahora sí
dámaso gime ante el contacto
dámaso dice con acento mexicano, ay sí así…
dámaso se separa un poco para levantar el vestido de la chica y acariciar su sexo
Ernestina gime ante el contacto y la sorpresa
dámaso dice con acento mexicano, no se ve nada pero ya hago que se vea
Dámaso termina de quitarse el calzoncillo y se sitúa tras ernestina, luego le desabrocha el vestido, provocando que éste caiga al suelo
Ernestina termina de quitarse el sujetador mostrando el deseo que crece cada vez más en ella
dámaso se sitúa frente a ernestina y le acaricia los pechos
Ernestina comienza a masturbarlo, mientras con la otra mano le masajea los testículos
dámaso gime con intensidad
Dices con acento mexicano, «oye pero no es justo»
dámaso dice con acento mexicano, qué.. qué no es justo
Dices con acento mexicano, «no es justo que yo esté como dios me trajo al mundo y tú muy arropadito de arrib»
dámaso dice con acento mexicano, oye pero que eso se arregla y en todo caso no tás como dios te trajo al mundo porque no creo que te trajera en calzones
dámaso se quita la camiseta mientras ernestina se quita las bragas
Ernestina mira a dámaso con deseo diciendo: ahora sí; ya estamos iguales
Ernestina se mueve de forma sugerente pegándose a dámaso
dámaso frota su sexo con el de la chica
Ernestina aprovecha esto para introducir el pene del chico a su bajina
dámaso deja escapar un gemido mientras se se mueve dentro de ella
Ernestina se mueve en círculos disfrutando del momento
un coro de gemidos y gruñidos se escuchan en la casa
Lorena… Te estamos escuchando… Mundo virtual guardado. (perdón por dejarlo pero creo que queda)
[Humor] Daniel: «Totalmente jajaja.»
dámaso dice con acento mexicano, ponte como me gusta
Ernestina se separa y se pone a cuatro patas
dámaso se coloca tras ernestina y comienza a penetrarla
Ernestina se mueve en círculos
dámaso dice con acento mexicano, así ernes, así…
Ernestina gime y jadea a medida que dámaso continúa con las envestidas
dámaso continúa con la penetración hasta que ambos se corren entre gemidos y gruñidos
Dámaso se separa y se acuesta sin importar que amos están en el suelo
Dices con acento mexicano, «qué manera de recordar viejos tiempos, eh?»
dámasso sonríe mientras dice: pus sí pero no me acuerdo haberlo hecho en el suelo
dámaso dice con acento mexicano, uy no sé qué dirían los amigos del colegio si supieran que una arredondo espinoza de los monteros lo hizo en el recibidor…
Te partes de risa.
Dices con acento mexicano, «pero ni qe lo hubiéramos hecho en la calle como animalitos»
Dices con acento mexicano, «además tú sabes que yo no me ando con payasadas»
así nos quedamos un buen rato. platicamos y nos contamos todo aquello que nos faltó durante el festín de papas como en los viejos tiempos.

Nuevo relato de Dámaso: Ernestina

Este relato puede incluir lenguaje con contenido explícito.

la conocí en el colegio donde trabajaba como profesor de educación física; había logrado trabajar ahí gracias a un maestro que tuve en la universidad.
era uno de esos colegios privados a los que asistían los hijos de las mejores familias de la ciudad de México. Ernestina, que es de quien vamos a hablar, trabajaba ahí dando clase de poesía y también pertenecía a una clase social alta; mas no por eso era como esos que se creen mejor que uno sólo por haber tenido la suerte de nacer en cuna de oro; muy por el contrario, era la única que no se quejaba cuando a la hora de que los profes hacíamos ejercicios físicos por órdenes del director; digo esto porque a veces los ejercicios implicaban hacer actividades en el suelo.
nos hicimos amigos durante una fiesta que nos organizaron en el colegio en honor al día del maestro. ese día platicamos, la plática se convirtió en baile, tragos fueron y tragos vinieron y me puse una peda de los mil demonios; Ernestina me pidió un taxi para irme a mi casa porque estaba tan pedo, que quería abrir otro auto que no era el mío. insistí en que yo manejaba, que al cabo no estaba tan pedo cuando la realidad era que no me podía ni sostener, pero ahí estaba yo de necio queriendo manejar; sin embargo Ernestina me hizo ver lo contrario y no me quedó de otra que irme en taxi y regresar al otro´día por el auto.
desde entonces nos dábamos nuestras escapadas aunque mayormente me las invitaba ella, ya que dorian aprovechaba cuando no estaba para entrar a mi cuarto y robarme el dinero y el que lograba esconderme apenas me alcanzaba para cubrir mis gastos (recuerdo que a veces tenía qué ir al trabajo en transporte ppúblico porque no tenía para pagar la gasolina del auto). recuerdo que a veces íbamos a su casa, a comer a lugares a los que yo no iría ni en mis mejores sueños y cuando se nos pegaba la loquera, me llamaba y nos íbamos de fin de semana a la playa.
entre los profesores y los alumnos se corrió el rumor de que había algo entre nosotros, algo digamos… más que amistad. ni ella ni yo confirmábamos el rumor pero tampoco lo desmentíamos. cuando me preguntaban yo sólo me encogía de hombros diciendo: «pues… mmm qué te diré»; ernestina por su parte sólo se cagaba de risa, lo que hacía que los más chismosos se quedaran con las ganas de chisme. en realidad ella y yo éramos de esos amigos que la gente llama «con derecho»; sin embargo me pasaba de zopenco acomplejado que no se atrevía a ir más allá; no era porque ella no me diera oportunidad, pues bien que me la daba, pero como dije, era un acomplejado que no me la follaba porque me sentía inferior por venir de mundos diferentes. no fue sino hasta que con algunos tragos encima me pasé los complejos por el arco del triunfo y terminé follándomela ya no me acuerdo dónde.
desde entonces nuestras escapadas eran para follar o de vez en cuando ponernos pedos hasta decir vasta; porque sí, refinada y todo, Ernestina de cuando en cuando también le gustaba empinar el codo, no seguido como a mí, pero cuando se lo proponía sí que tomaba; vastaba con oírla decir: «estiro el brazo, empino el codo y me lo chingo todo», para saber que aquello sería peda segura.
sólo dos veces se topó con Dorian. la primera vez fue una ocasión en que creyendo que mi hermanito no estaría, la llevé a mi casa; sin embargo los planes cambiaron porque Dorian sí que estuvo y lo primero que hizo al vernos, fue estrellar su manota con las pechugas de Ernestina; ella le dio un rodillazo en los huevos y haciendo gala de un florido lenguaje que ni yo le conocía, le dijo hasta de lo que se iba a morir y se cagó en los ancestros de sus ancestros de sus ancestros, qe por desgracia venían a ser también los míos.
la segunda vez ocurrió cuando mi hermano fue al colegio a pedirme dinero queriendo hacer un escándalo; ese día ernestina estaba sentada en un banco fuera del cole leyendo un libro; mi hermano llegó y después de sacarse el asunto, lo puso en el libro que ernestina estaba leyendo. por supuesto su reacción no se hizo esperar; esta vez no fue un rodillazo en las pelotas, sino ceró el libro con todas sus fuerzas, dejando el pajarillo de mi hermano bien prensado en el libro. otra vez se cagó en los ancestros de los ancestros de los ancestros y otra vez le dijo hasta de lo que se iba a morir, con la diferencia de que lo amenazó diciéndole que como siguiera queriéndose pasar de listo con ella, le cortaría el pájaro y los dos por nacer y no sabía cómo, pero que haría que se los comiera sin masticarlos.
nunca más volvió a encontrarse con dorian, pero gracias a que le contaba cómo era conmigo; por eso cuando él vino a españa y me mandó el boleto para que viniera con él según porque ya había cambiado y quería arreglar las cosas, me insistió que no fuera porque gente como él no cambiaba ni a mentadas de madre; sin embargo tenía una fe ciega en mi hermano y por un momento creí que había cambiado; ni siquiera las veces que trataba de conbencerme para que no fuera resultaron útiles y ahí vine de zopenco, digo de zopenco porque nada que cambió. ella misma me ayudó a hacer mis maletas, (porque yo al único avión que me había subido era al avioncito de la feria y no sabía qué podía llevar en el equipaje de mano y que no), y ella misma me llevó al aeropuerto; no sin antes tomarnos unos tragos y follar hasta decir vasta.
seguimos en contacto cuando pude tener un teléfono y establecerme; a veces sólo nos escribíamos correos y otras hablábamos por videollamada; sin embargo recibí un correo que me hizo saltar de emoción y es por lo que escribo ésto; y es que según lo que me dijo en el correo, viene a españa; no me dijo cuándo llegaba, pero ya la espero para recordar viejos tiempos y contarle todo aquello que por vergüenza no pude.

Nueva escena de rol: Vamos a comer

Punto de vista: Arnulfo

arnulfo entra buscando una mesa disponible
Karen se afana limpiando la parrilla
Karen murmura: «hay que ver cómo se ensucia esto»
Karen sigue frotando hasta dejarla limpia de la grasa
Karen la enciende de nuevo para tenerla lista
arnulfo mira hacia la cocina como recordando algo, luego continúa buscando una mesa disponible
Karen indica a quien prepara las hamburguesas que ya está el aparato limpio y sale afuera de la cocina
Karen ve a un chico y se acerca
Karen dice: «buenas tardes »
arnulfo mira a la chica que le habla y dice, buenas tardes, señorita
Karen sonríe ligeramente
arnulfo se fija en una mesa que se acaba de desocupar y se sienta
Karen se aproxima a la mesa
Karen dice: «en qué puedo servirte?»
Dices: «me da por favor una amburguesa de pollo con ensalada de verduras y un jugo de naranja para tomar»
Karen dice: «enseguida lo tienes listo»
Dices: «gracias, señorita»
Karen se aleja hacia la cocina y grita el pedido desde la puerta
arnulfo ve algunos videos chistosos en una tableta
Karen regresa al poco con la bandeja y la deja ante el chico
Karen dice: «buen provecho, espero que esté a tu gusto »
arnulfo asiente a la chica y le agradece con un gesto
Karen mira alrededor viendo que el local ha quedado vacío
arnulfo comienza a comer sin ensuciarse
Karen parece indecisa
Karen dice: «te molesta si me siento un minuto?»
Dices: «claro que no»
Dices: «puedes sentarte si lo deseas»
Karen murmura: «ya entiendo que no es habitual hacer esto y de hecho si me ven, me riñen seguro »
arnulfo le guiña un ojo, cómplice
Karen aparta una silla y se sienta de cara a la cocina
Murmuras: «yo a veces lo hacía, descuide»
Karen suspira de cansancio
Karen dice: «trabajabas aquí?»
Observas un Dron cruzar toda la ciudad.
Karen dice: «puedes tutearme, si no, me siento incómoda »
Dices: «sí; hace tiempo»
Dices: «la costumbre»
Observas un Dron cruzar toda la ciudad.
Karen dice: «no es un mal sitio, pero si quieres sacar algo decente de dinero, son muchísimas horas»
arnulfo se fija un momento en el dron y luego vuelve su atención a la chica
Karen dice: «a ti te hacían limpiar la parrilla?»
Dices: «en algunas ocasiones sí»
Karen murmura: «creo que se aprovechan un poco »
Karen murmura: «te pagan por servir y te hacen limpiar »
Dices: «pero ya de último no me dejaban mucho»
Dices: «solo me tocaba preparar las amburguesas»
Karen dice: «ah, también las cocinabas?»
Dices: «sólo ponía la carne en los panes y eso»
Karen dice: «ah, puede que me lo exijan más adelante, solo llevo un par de días aquí »
arnulfo da unos tragos a su jugo para continuar comiendo la amburguesa
Karen dice: «es difícil encontrar trabajo »
Dices: «a qué te dedicas además de esto, si no es mucha indiscreción»
Karen se mira las gastadas deportivas
Karen le sonríe al chico con cierta tristeza, pero enseguida vuelve su expresión afable
Karen dice: «en realidad… a nada»
Karen dice: «vivo, me busco en esta ciudad enorme »
Karen coge una servilleta y juguetea con ella
Karen dice: «y tú?»
arnulfo decide no seguir indagando más
Dices: «bueno ya llevo como tres años aquí»
Dices: «y sí, es enorme»
Karen dice: «en la ciudad, dices?»
Dices: «sí»
Karen dice: «tienes trabajo?»
Dices: «sí pero todavía no me destinan a ningún lado»
Karen dice: «destinan?»
Karen dice: «quieres decir que pueden enviarte fuera de aquí, supongo »
arnulfo cae en cuenta de lo que ha dicho y sonríe
Dices: «sí es que sol militar»
Karen dice: «ah, entiendo »
Dices: «pero antes solía hacer un poquito de todo»
Karen murmura: «como yo »
arnulfo sonríe tranquilizador
Karen le devuelve la sonrisa
Karen dice: «pareces un buen tipo »
Dices: «creo que todos tenemos qué hacer un poco de todo cuando llegamos»
Karen dice: «no sé, supongo que sí »
arnulfo termina de comer su amburguesa
Karen dice: «depende en las condiciones en las que llegues »
Dices: «hay un trabajo repartiendo pizzas en un camión»
Dices: «lo hice unas veces pero me di cuenta que no era lo mío»
Karen dice: «estuve a informarme, pero piden mucho dinero para empezar »
Karen dice: «tengo permiso de conducir… y no sé si me atrevo con un camión »
Karen dice: «no sé ni si me atrevo con un coche »
Karen murmura: «y sea como sea, prefiero comérmelas »
Dices: «un poquito pelear con el tráfico y aquellos que no se quién les enseñó a manejar»
Karen dice: «hay mucho tráfico en esta ciudad »
Karen dice: «y mucha gente, y mucho de todo»
Dices: «a veces»
Karen desmenuzó toda la servilleta
Karen dice: «quieres algo más?»
arnulfo mira la hora en su reloj antes de reponder
Dices: «la cuenta, por favor»
Karen dice: «claro »
Karen se levanta y coloca bien la silla
arnulfo termina de beber lo que queda de jugo
Karen va a la barra y recoge el ticket del chico
Karen vuelve junto a él y se lo entrega
Karen dice: «efectivo o tarjeta»
arnulfo toma el ticket
Dices: «te pago en efectivo, por favor»
Karen sonríe y asiente
arnulfo saca el monedero y deja dinero demás en la mesa
Karen lo recoge y se da cuenta de la propina
Karen dice: «gracias »
Dices: «no es nada»
Karen dice: «espero verte de nuevo por aquí »
Dices: «fue un plaser platicar contigo pero me tengoqué ir»
Karen dice: «claro, cómo no »
Karen se aparta un poco de la mesa
Karen dice: «hasta pronto pues »
Dices: «es de mis lugares habituales para comer así que seguro sí que me ves»
Karen sonríe ampliamente
arnulfo se encamina a la salida y se despide con un jesto de la chica
Karen le corresponde