• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nuevo relato de Anggi: Despertando en mi nuevo apartamento.

el despertador suena a las siete y media de la mañana con una melodía Suave y relajante.
Medio adormilada, extiendo el brazo y a tientas consigo detenerlo.

Seguidamente me desperezo en la cama y me quedo contemplando la habitación.

Estoy feliz. Es mi primer día en mi nuevo apartamento y apenas puedo reprimir una sonrisa de satisfacción.

-anggi, hoy es un día nuevo y preñado de oportunidades para ti. Así que … andando.

Ni corta ni perezosa, tras estas palabras rituales, destapo las sábanas y desnuda entro en el cuarto de baño.
El cuarto de baño está todo alicatado en verde clarito. No es muy grande. Apenas cabrían tres o cuatro personas en él.
inodoro, bidet, con sendas tapas de cerámica esmaltada cada uno, lavabo de mármol con doble grifería, un gran espejo con tres bombillas led, y un plato de ducha protegido con una mampara de cristal con dos puertas correderas y poco más.

abro el agua caliente, y mientras corre el chorro me miro en el espejo unos instantes.

-anggi, estás guapísima recién levantada. ¿Lo sabes? Te amo.

siempre gusto decirme cosas bonitas anmímisma. Sé que levantarse con la moral alta por las mañanas es determinante para tener éxito en la vida.

tras un ultimo vistazo a mi rostro, me meto en la ducha y cierro la mampara de cristal esmerilado.

la ducha por las mañanas es uno de esos placeres con el que disfruto
sobremanera, y al que me entrego gustosa sin reservas.

Me hago consciente de como el agua corre por mi piel, y como reacciono a dicho contacto, alcanzando un estado de relajación casi instantánea.

Pienso en lo afortunada que soy. Pues con tan sólo unos meses viviendo en Madrid ya tengo un empleo y mi propio apartamento.

Tras el aseo personal, cojo el albornoz que está colgado en una percha de pared y me envuelvo en él.

-que bién huele. Me encanta el olor a nuevo.

me coloco una toalla en la cabeza a guisa de turbante y seco mi cuerpo con rigurosa minuciosidad.
Luego, abandonando el albornoz en su lugar, entro en e dormitorio para vestirme.

El dormitorio Es una habitación relativamente pequeña. Pero dispone de una amplia ventana que la hace muy luminosa.
No tiene muchos muebles. Una cama de matrimonio, una mesita de noche de doble cajón con lamparita y despertador, y un ropero empotrado con dos puertas espejadas tipo corredera.

Tras ponerme la ropa interior siempre de color rojo, Me visto una camisa blanca de seda y unos pantalones ajustados de cuero.
Y finalizando la faena, me calzo unos botines negros de cremallera en los pies.
No es que tenga un empleo que pueda decirse … bién remunerado. No, para nada.
Tampoco es un empleo que me produzca mucha satisfacción personal. Tampoco es éso.
Pero necesito obtener dinero rápido para costear mis estudios y… Una frutería de barrio es un lugar tan bueno como cualquier otro para empezar.

Quiero demostrarle a papá que soy capaz de valerme por mí misma.

Termino de vestirme, y tras contemplarme en el espejo del armario unos instantes, extraigo el secador de pelo de su interior.
En otro orden de cosas, no es que hubiese obtenido este precioso apartamento por méritos propios. Más quisiera.
pero tener un papá rico supongo que simplifica mucho las cosas.
No me gusta que ésto sea así. Pero mi situación actual no es para andarme con muchos remilgos. Así pues, me dejo llevar por las circunstancias y espero que las cosas sucedan por sí mismas.
Siempre lo he hecho así y hasta ahora me ha funcionado bién. Fluir con los acontecimientos que salen al paso con confianza libera de mucho estrés.

regreso al cuarto de baño y enchufo el secador a la derecha del espejo. Me cuesta hacerlo, pero con un leve esfuerzo consigo insertarlo en el enchufe hasta el tope.

Quitándome la toalla de la cabeza y colgándola en la mampara de la ducha, enciendo elsecador y comienzo a secarme el cabello ayudándome con un cepillo.

Vivir sola en tu propia casa es una de las cosas que siempre he deseado. El sólo Hecho de andar desnuda por la casa sin que nadie te censure, hacer la casa cuando te apetezca, osimplemente, invitar a los amigos que quieras, era en otros tiempos, algo poco menos que inalcanzable.

Finalizo la labor de secado y dejo elsecador dentro del lavabo. Lo Desenchufo y abro el neceser de cosméticos.
Una pasada por los labios con la barrita de carmín y un discreto sombreado de ojos, es todo lo quenecesito para sentirme mas atractiva y segura.

No me tengo por una chica frívola, aunque a veces lo pueda parecer. Pero sí algo coqueta.
Y a lo que a mi persona concierne, lo que piensen los demas es algo que no me afecta lo mas mínimo. Yo sé quién soy y no pienso cambiar porque a otros no les guste mi forma de ser.
me gusto como soy y me amo. Así de simple.

Abandono el carmín y la brochita de ojos en el interior del estuche y me dirijo al salón.

Esta parte del apartamento si que es bastante amplia. Apenas tiene muebles. Una chimenea estufa construida en piedra, un enorme sillón negro bastante confortable frente a élla, y un jarrón en forma de ánfora regalo de un amigo muy especial.
No es gran cosa. Pero todo esto cambiará muy pronto.
Lo que mas me gusta de esta habitación es el balcón. Orientado a la plaza de España y que amén de ofrecerte una panorámica de la ciudad de Madrid, puedes tomar el sol sin reservas. Algo que me encanta como buena gaditana que soy.

Cojo mi bolso de encima del sillón, y tras una rápida ojeada en su interior. me aseguro de llevar el monedero y las llaves de la casa.

Consulto mi reloj de pulsera y me cuelgo el bolso en el hombro.
Todavía es temprano. para ir a trabajar. Pero tengo que llegar a la calle preciados, y si voy a ir en taxi no quiero que me coja el tráfico a mitad de trayecto.

Anggi sale al descansillo de las escaleras y pulsa el botón del ascensor.

Mientras éste llega, cierra el portón de su casa y le da dos vueltas a la llave.

Nueva Escena De Rol: Violenta Manifestación

Punto de vista: Dámaso.

dámaso mira a los ancianos y suspira pensando en algo
ariadna se marcha por el paseo de lluis Companyhs.
barcelona; Paseo de lluís Companys
Este paseo se encuentra dividido entre los distritos de Ciutat Bella y ensanche. Es una extensión del Paseo de San Juan. Se encuentra entre la avenida de Vilanova y el paseo de Pujades donde desemboca en el parque de la ciudadela, y está flanqueado por dos monumentos, el arco de triunfo y el monumento a Rius y Taulet.
Ves Monumento a Rius y Taulet y arco de triunfo aquí.
Te encuentras con ariadna.
Salidas visibles: paseo-san-juan y palacio
un grupo de antisistemas llegan al paseo de lluis companys y comienzan a acercarse al palacio de justicia.
Dices con acento mexicano, «uy no me traje la sonadera»
ariadna dice con acento ibicenco, «tranqui tronco»
ariadna reparte silvatos a su grupo
dámaso sonríe malicioso
los antisistemas comienzan a rodear el palacio y sacan silvatos y pancartas
ariadna dice con acento ibicenco, «la puerta principal es la importante. que nadie entre ni salga. tenosme que parar un proceso judicial que empieza a las y media»
dámaso juega con su silvato
algunos antisistemas comienzan a pitar mientras más miembros de GTE llegan al lugar.
dámaso pita la tonada de limpio la mierda
los antisistemas comienzan a cantar ‘limpio la mierda’ al ritmo de los silvatos.
ariadna canta y salta, sonriendo
dámaso deja de pitar para hacer piruetas en el aire
tres ileras de personas están bloqueando la puerta principal del palacio de justicia.
ariadna recorre la aglomeración controlando el lugar como puede
dámaso canta, «aquí nadie va a entrar, aquí nadie va a entrar, que toda la mierda vamos a limpiar»
las personas comienzan a levantar pancartas contra el sistema y las corporaciones mientras algunas autoridades políticas comienzan a llegar al lugar, intimidadas por la multitud.
ariadna extiende una pancarta encontra de Imperium.
los escoltas intentan abrirse paso ante la marea, mientras los antisistema los tratan de repeler insultándolos y empujándolos
Dices con acento mexicano, «fuera fuera que nno van a entrar»
comienzan a llegar vehículos de IPSAS al lugar mientras la marea de antisistemas hacen retroceder a las autoridades judiciales.
ariadna murmura con acento ibicenco, «Ipsas…»
Murmuras con acento mexicano, «ipsas mierda»
Algunos IPSAS salen de los vehículos, armados con armas automáticas.
ariadna murmura con acento ibicenco, «no entiendo para qué gastan tanto personal.»
Murmuras con acento mexicano, «y tan armaos»
Murmuras con acento mexicano, «en el periódico dijeron que los usarían la próxima vez»
un IPSAS habla por megáfono, «Ciudadanos veligerantes. Están retrasando sun proceso judicial esencial para el funcionamiento de la nación a nivel nacional e internacional. Tenemos órdenes estricta de abrir fuego si no detienen dicha marcha ilegal ahora mismo.’
ariadna grita: «no lo van a usar, maricones, no lo van a usar»
ariadna grita: «somos ciudadanos y tenemos derechos a manifestarnos, no podéis usar esas armas sin motivos, mierdas.»
los antisistema miran a los ipsas con los puños en alto, probocándolos e insultándolos.
dámaso baila contoneándose
un grupo de agente cargan y apuntan sus armas hacia la marea de gente.
ariadna se ríe
ariadna dice con acento ibicenco, «no van a disparar, es para que nos vayamos. estarían cometiendo asesinato»
Murmuras con acento mexicano, «no estarán así por lo de recoletos?»
ariadna murmura con acento ibicenco, «eso fue en madrid, nada que ver aquí.»
Murmuras con acento mexicano, «pues quedaron en vergüenza nacional»
los antisistemas siguen aremolinados delante del palacio, impidienod la entrada a las autoridades funcionarias
ariadna murmura con acento ibicenco, «son la verguenza nacional.»
los agentes abren fuego sin previo aviso. Disparan varias veces. Tres ileras de personas caen al suelo, sangrando y agonizando. La gente comienza a entrar en pánico.
ariadna grita y mira preocupada a sus compañeros
ariadna grita: «hijos de…»
dámaso mira la escena asustado; la idea de irse le pasa por la cabeza
Dices con acento mexicano, «pero qué…»
algunos antisistema gritan a los agentes, con una mezcla de ravia y susto. Vuelven a disparar. otra ilera de hombres, mujeres y adolescentes caen al suelo. La hilera comienza a abrir un hueco.
ariadna murmura con acento ibicenco, «no puede ser…»
ariadna grita: «correeeed! ostia puta!»
barcelona; Paseo de San Juan
Te encuentras en una calle situada en los distritos del ensanche y Gracia.
Un grupo de ancianos pasea por aquí.
Ves Fuente de Ércules y Monumento a Clavé aquí.
Salidas visibles: consejo-de-ciento, iglesia, casa, y paseo-lluis-companys
barcelona; Calle del Consejo de Ciento
Te encuentras en una calle del ensanche. Limita al norte con la calle de Aragón y al sur con la calle de la Diputación.
Salidas visibles: norte, sur, rambla, paseo-de-gracia, paseo-san-juan, avenida-diagonal, y plaza-pablo-neruda
barcelona; Avenida Diagonal
Te encuentras en una de las mayores y más importantes avenidas de la ciudad. Corta el distrito central del Ensanche en dos diagonalmente, de ahí viene su nombre.
Comienza en el distrito de San Martín y cruza la ciudad en dirección a lérida y madrid y desemboca en laronda de Dalt. La avenida dispone de una sección constante de 50 metros de ancho, y mide cerca de 11 kilómetros de largo.
Ves coche eléctrico Tosla Model 4 de color gris y saet reacondicionado de color azul aquí.
Salidas visibles: abajo, plaza-glorias-catalanas, plaza-francesc-macia, palacio, casa-comalat, banco, hotel, iglesia, rao-formacion, rambla-de-catalunya, sur, calle-de-balmes, via-augusta, calle-de-valencia, consejo-de-ciento, norte, calle-de-lepanto, calle-de-aragon, calle-buenos-aires, ronda-del-mig, avenida-de-sarria, y calle-de-londres
los antisistema avandonan el lugar ante las órdenes de ariadna. Avandonan atropelladamente el paseo no sin antes recibir algunos disparos de uno de los agentes que se ensaña con los asustados miembros huyendo.
dámaso piensa en entrar al hotel, pero corre a su auto
un grupo de gente asustada corre por las calles de barcelona. alguons agentes han salido en su persecución.
un IPSAS está interrogando a un jóven de 18 años con la camiseta de GTE. Le hace preguntas mientras de vez en cuando le da patadas en la cintura
el Paseo de Lluis Companys ha sido despejado y las autoridades funcionarias y políticas retoman su actividad normal dentro del edificio.

Nueva Escena de Rol: De Alergias y sobresaltos

Punto de vista: Humberto.

Un piso de la IDO
Ves Un juego de recibidor, Una mesa comedor con varias sillas, Una televisión marca LT Koshiba de 40 pulgadas, Una biblioteca de roble, y Una cocina sencilla aquí.
Te encuentras con Pepi, y arnulfo.
Humberto sale de su habitación y cierra, pasando una llave.
Doña Pepi está en la cocina, preparando varios alimentos.
arnulfo no se atreve a salir de su habitación, aunque no aguanta las ganas de rascarse
Humberto entra en la cocina.
doña Pepi canturrea bajito en gallego una melodía ininteligible.
Humberto observa a la mujer.
arnulfo dice: «pues ni modo»
Pepi se gira y se sobresalta al ver al doctor tras ella.
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito, que me ha dado un susto de muerte, dorctorciño. Ya va a estar todo listiño, no se preocupe usted de nada.»
Humberto asiente.
Dices con acento Melillense, «tengo que salir, tiene usted apuntado todo lo que hace falta?»
arnulfo sale de su habitación hy se desplaza al baño
Pepi piensa un instante.
Pepi asiente.
Pepi dice con acento gallego, «pero ya le dije, doctorciño, que yo le hago la compriña, me deja usted lo que tiene dispuesto y la Pepi se arregla.»
arnulfo se detiene para rascarse; no se ha percatado de humberto y pepi
Humberto mira a la mujer con algo de recelo.
Dices con acento Melillense, «eso no está dentro de sus obligaciones, luego no es que va a querer que le aumente la paga, no?»
Pepi abre mucho los ojos y niega con la cabeza.
Pepi dice con acento gallego, «cómo se le ocurre, doctorciño, yo hago esto con mucho gusto de colaborarle con estos pobriños, que yo sé que usted esto le da mucho trabajo. ¿Cómo lo iba yo a cobrar de más?»
arnulfo se rasca las manos hasta que se hace sangre
Humberto la mira achicando los ojos, pero finalmente accede.
Dices con acento Melillense, «bien, siendo así, deje que voy a por el dinero y se lo encargo. Ya luego se ocupa usted de lo que haga falta.»
Pepi asiente y esboza una pequeña sonrisa.
Humberto sale de la cocina.
Humberto va caminando por el pasillo de regreso a su habitación.
arnulfo al fin se dirige al baño y tras unos minutos sale y se dirige a la cocina por un vaso de agua
Humberto frena en seco al ver al impedido.
Dices con acento Melillense, «Y tú, qué?»
arnulfo se estremece al recordar los sueños que ha tenido
Pepi sigue trasteando en la cocina.
arnulfo dice: «nada, sólo iba al baño pero ya me voy a mi havitación»
Humberto se fija en la actitud del impedido y achica los ojos.
Dices con acento Melillense, «detente ahí. »
arnulfo se detiene poniendo el freno
arnulfo tiene granos en las manos y en la cara
Humberto se acerca mucho, y apoya las manos en los antebrazos de la silla.
Dices con acento Melillense, «qué coño escondes, eh?»
arnulfo dice: «nada, señor»
Humberto se fija en la piel del impedido.
Dices con acento Melillense, «con que nada.»
arnulfo dice: «no, señor»
Dices con acento Melillense, «has estado comiendo a hurtadillas, verdad?»
arnulfo dice: «le digo que fui al baño»
arnulfo dice: «no, señor»
Humberto se inclina más, acercándo su rostro al de Arnulfo.
Dices con acento Melillense, «te crees que soy idiota?»
arnulfo intenta contener las ganas de rascarse
arnulfo recuerda los sueños y niega
Humberto coge de la muñeca al joven y le estira el brazo con fuerza.
Humberto mira la piel del antebrazo y se yergue sin soltarle.
gritas: «Pepi, haga el favor de veenir aquí al instante!»
Pepi se sobresalta y sale corriendo de la cocina.
arnulfo se tensa, ¡no sea que el sueño se cumpla!
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito, qué pasa doctorciño? Qué le pasa al chavaliño?»
Pepi se acerca con cierto temor ante la expresión de Humberto.
Humberto se gira sin soltarle del brazo al impedido.
Dices con acento Melillense, «haga usted el favor de decirme qué ha estado comiendo este… joven, doña Pepi.»
Pepi abre los ojos muy grande.
arnulfo dice: «me… me lastima»
Pepi dice con acento gallego, «Pues… doctorciño, lo mismo que todos, se lo juro por mi madreciña que mi dios vendito tendrá en su gloria.»
Pepi se acerca a Arnulfo con cuidado.
Dices con acento Melillense, «haga el favor de no mentir, doña Pepi, no les alcahuetee porque eso les perjudica su salud.»
Pepi niega moviendo mucho la cabeza sin comprender.
Humberto mira al joven.
arnulfo le sostiene la mirada, se le ve desesperado a causa de la comezón que siente
Dices con acento Melillense, «será mejor que digas la verdad, si has ingerido algo a escondidas dilo, o me obligarás a echar a esta señora de aquí, ahora mismo.»
Pepi se acerca a Arnulfo y nota su desesperación.
Pepi mira al médico.
arnulfo dice: «he comido y bebido lo mismo que todos, señor; si quiere puede ir a ver mi habitación y verá que no escondo nada»
Pepi dice con acento gallego, «doctorciño, se lo juro, por mi madreciña que no le he dado yo nada a este chavaliño. De verdad.
arnulfo dice: «ella tiene razón, señor»
Humberto suelta a Arnulfo y camina hacia su habitación y abre de un portazo.
arnulfo se rasca con tanta fuerza que se hace sangre
Pepi se acerca al joven y le coge la mano con cuidado.
Humberto comienza a registrar la habitación de Arnulfo dejando todo tirado.
Pepi mira a arnulfo y niega con la cabeza.
arnulfo mira a la mujer y niega
arnulfo dice: «ains esto pica»
Pepi murmura con acento gallego, » no, no, hijiño no te hagas así que te haces pupa, luego el doctorciño se va a enfadar mucho.»
Pepi se fija en la piel del chavaliño.
Pepi murmura con acento gallego, «cariño mío, la Pepi va a buscar algo que ponerte, estás todo hecho un cristo, mi dios bendito.»
arnulfo murmura: «en serio que intento no rascarme y hasta rasco la almohada, pero a veces no me doy cuenta y termino rascándome»
Humberto sale dejando la habitación del joven hecha un desastre.
Humberto se detiene frente a la silla.
Dices con acento Melillense, «tú, has sufrido de alergias alguna vez en tu vida que puedas recordar?»
arnulfo dice: «no, señor»
Pepi intenta apaciguar al chaval, abanicándole un poco.
Humberto aprieta los labios.
arnulfo rasca el apoya brazos de la silla
Pepi carraspea temerosa.
Pepi dice con acento gallego, «doctorciño, capaz este chavaliño lo que tiene es alergia, están haciendo unos calores como nunca… yo puedo prepararle algo para que se alivie la picazón, pobriño, que se ve desesperadiño.»
Humberto achica los ojos conteniendo la furia.
Dices con acento Melillense, «aquí quién estudió medicina soy yo, doña Pepi, no se le olvide.»
Pepi asiente y baja la mirada.
Dices con acento Melillense, «Usted lo que va a hacer ahora mismo es ir a por lo que le voy a anotar en una receta. Ya luego hablaré con Fina para que supervise el tratamiento.»
Pepi asiente sin alzar la mirada del suelo.
Humberto entra en su habitación y sale minutos después, con una receta en las manos.
Dices con acento Melillense, «haga el favor de comprar esto cuando vaya a por lo demás.»
arnulfo le indica con un jesto a doña Pepi que levante la mirada
Pepi mira al médico, nerviosa, coge la receta y vuelve a bajar la mirada.
Dices con acento Melillense, «aquí tiene dinero para la compra de casa y para esta receta. si llega a sobrarle algo, haga el favor de dejármelo con Eloy.»
Pepi dice con acento gallego, «cómo usted diga, doctorciño. No se preocupe de nada que ya yo me encargo de todiño.»
Humberto mira al impedido.
Dices con acento Melillense, «haz el favor de seguir las instrucciones tal como las he indicado, lo que menos necesitamos es un enfermo aquí detro.»
arnulfo dice: «sí, señor»
Humberto asiente y se dirige a la puerta dando grandes zancadas.
Humberto abre la puerta y sale, dando sendo portazo.
Pepi se sobresalta.
arnulfo aprovecha la salida de humberto y se desplaza rápidamente a su habitación
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito, qué susto.»
Pepi va tras el chaval.
arnulfo entra en su habitación y niega al ver el desorden
Pepi se escandaliza al ver el desorden.
arnulfo mira a Pepi y niega
arnulfo dice: «no fui yo»
Pepi dice con acento gallego, «Hijiño, tú no te preocupes de nada.»
arnulfo piensa: y justo acababa de ordenar esto…
Pepi dice con acento gallego, «si ya sé que no has sido tú, hijiño. Mira, tú ve a tomar una ducha con agua bien fría, yo me encargo de arreglar esto y luego voy a por tus medicinas y te ayudo, no pasa nadiña.»
La cara de arnulfo se pone colorada como un tomate.
Pepi dice con acento gallego, «Luego la Pepi te prepara una cosiña que hacía mi madreciña que calma mucho la picazón, ve, tú ve que el doctorciño seguro se tarda, hala, vamos a aprovechar el tiempiño.»
arnulfo saca ropa limpia, posteriormente se dirige al baño a tomar la ducha
Pepi ve a Arnulfo con cariño y se dispone a areglar el cuarto.
Un rato después…
Pepi sale de la habitación de Arnulfo y se acerca a la puerta del baño.
Pepi toca con suavidad a la puerta.
arnulfo sale de la ducha rascándose con más fuerza
arnulfo abre la puerta sonrojado
Pepi dice con acento gallego, «Hijiño, la Pepi ya arregló tu habitación y quedó como nueviña.»
arnulfo dice: «ains, doña pepi; que me da pena que me vea usted rascarme como perro sarnoso»
Pepi niega con la cabeza.
arnulfo dice: «gracias; no se hubiera molestado»
arnulfo piensa algo y suspira
Pepi dice con acento gallego, «No, no, hijiño, si eso no es tu culpa, corazonciño. Mira, ahora la Pepi, va a ir a por tus medicinas no tardo mucho, vale? tú ve a tu habitación. Dejé la ventana abierta para que se airee.»
Pepi le hace señas para que se apresure mientras ella se dirige a toda prisa hacia la puerta y sale, cerrando con suavidad tras de sí.
arnulfo se desplaza a su habitación, cerrando tras de sí
Una hora después…
Pepi entra apresurada y cierra la puerta. Deja las bolsas de la compra en la cocina y mira por el salón, al no ver a nadie se dirige con rapidez hacia la habitación de Arnulfo y toca la puerta.
arnulfo abre la puerta, aprovechando esto para rascarse con la manija
Pepi dice con acento gallego, «Hijiño? que la Pepi ya ha traído tu medicación.»
Pepi alza las cejas al ver al joven.
Pepi dice con acento gallego, «Puedo pasar, hijiño? solo traigo tu medicación y otras cosiñas.»
arnulfo piensa: buen método de tortura sería esto
Pepi le muestra la bolsa.
arnulfo dice: «pase usted, doña peñi»
Pepi pasa y deja la bolsa en la cama.
Pepi saca la medicación de la bolsa y la deja en la mesita de luz.
Pepi mira a Arnulfo y le muestra lo otro que le ha traído.
arnulfo se acerca a Pepi con algo de vergüenza
Pepi dice con acento gallego, «Mira, hijiño, estos son productos de aseo personal para los chavaliños con la piel delicadiña, son hipoalurgénicos. Yo pregunté en la farmacia y me dijeron que esos son mejores, así que la Pepi te los trajo.»
Pepi los guarda en el armario y se lleva los otros que tenía Arnulfo.
arnulfo murmura: «no cree que el doctor se enfade? ya sabe»
Pepi niega con la cabeza.
Pepi dice con acento gallego, la diferencia ya la he puesto yo, así que no va a enterarse si no le dices tú. No te preocupes de nadiña, ya me dijo el de la farmacia qué eso tuyo seguro es por alguna cosa que usaste.»
arnulfo dice: «me dio más comezón ahora que me puse el jabón ese perfumado que me puso en el armario»
Pepi dice con acento gallego, «que sí tienes que tomarte esa medicación y ponerte la crema, que eso te quita el salupullido ese.»
Pepi asiente.
Pepi dice con acento gallego, «por eso he traído yo estos, que al eloiciño ya también me le pasó eso antes.»
arnulfo asiente con un movimiento de cabeza
Pepi le sonríe a Arnulfo.
arnulfo le devuelve la sonrisa
Pepi dice con acento gallego, «ahora vamos a ponerte la cremiña esta y verás como te mejoras.»
arnulfo asiente afirmativamente.
Pepi se acerca a la mesita de luz de nuevo y toma el tubo de crema.
Pepi lo abre y se lo da al joven.
Pepi dice con acento gallego, «cómo seguro tú puedes mejor que yo, empieza tú, yo luego ya te ayudo donde no llegues tú.»
Eloy asoma la cabeza entre la puerta y el marco con cuidado.
arnulfo aprieta el tubo, untándose en el cuerpo lo que sale
Eloy alza las cejas al ver a Arnulfo y luego a Pepi.
Pepi sonríe al ver que Arnulfo se ocupa de untarse la crema y no se fija en Eloy.
Eloy entra con rapidez y le da un achuchón a la mujer.
Pepi da un gritito y se sobresalta.
arnulfo se estira para ponerse la crema donde ya no alcanza a llegar con facilidad. no se ha percatado de eloy
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito! si es que eres un travieseiño.»
Pepi ríe y le devuelve el achuchón a Eloy.
Eloy se sienta en la cama.
arnulfo sale de sus pensamientos al escuchar a doña pepi
Eloy se fija en lo que hace Arnulfo.
arnulfo se percata de eloy y se pone rojo como un tomate
Pepi dice con acento gallego, «Ya te pusiste en todos lados, hijiño?»
Eloy mira al otro joven sin commprender por qué se sonroja.
arnulfo dice: «sólo hasta donde llegué»
Pepi asiente y se le acerca.
arnulfo dice: «que del resto ya me tocará hacerla de circense»
Pepi dice con acento gallego, «bueno, deja que ya te ayudo yo, mañana vas a estar mejorciño, ya verás.»
Pepi hace una pequeña mueca, pensativa.
Pepi mira a Eloy un instante.
Eloy los mira a ambos alzando una ceja.
arnulfo se ruboriza más de lo que ya está
Pepi dice con acento gallego, «siempre le puedes pedir a Eloyciño que te eche una manita, hijiño.»
arnulfo dice: «ains es que me da pena»
Pepi le va untando la crema con cuidado por donde Arnulfo no ha alcanzado a ponerse.
Eloy se percata de lo que ocurre.
Eloy coge su móvil y lo desbloquea, comienza a teclear con rapidez.
Eloy muestra la pantalla a Arnulfo.

¿qué, macho, te dio algo para tomar el Humberto?
arnulfo dice: «no, hombre»
arnulfo niega con la cabeza.
Eloy le lee los labios y mira sus gestos, así que asiente.
arnulfo busca su teléfono para poder comunicarse mejor
Pepi termina y deja la crema sobre la mesita de luz.
arnulfo dice: «gracias, doña pepi»
Pepi dice con acento gallego, «nada, hijiño. ahora voy a terminar de alistar todo, que como llegue el doctorciño y no esté todo listo, mi dios bendito.»
Pepi le da un cachetón cariñoso a Arnulfo y sale a prisa de la habitación.
Eloy ve a Pepi con ojos de adoración mientras se marcha.
Eloy sigue trasteando con el móvil y vuelve a alzar la pantalla.
cucha, tio, ten cuidado con Humberto. De vez en cuando le da por dárselas de investigador.
arnulfo al fin encuentra el teléfono y escribe: se le metió en la cabeza que tenía comida escondida y puso esto más desordenado que una zona de guerra.
arnulfo le muestra la pantalla a eloy
Eloy lee con rapidez.
Eloy se encoge de hombros.
Eloy escribe en su móvil.
Eloy vuelve a alzar el móvil.
bah, a ese le da por ideas conspiranoicas. cuando eso pasa, mejor dejar que se le pase, hazme caso. le sigues la corriente y ya fue.
Eloy da una mirada a la habitación y se queda mirando el tubo de crema.
Eloy escribe con rapidez.
arnulfo escribe en su teléfono
Eloy alza la pantalla para que Arnulfo lea.
si tienes que ponerte medicación, cualquier cosa de esas, dile a doña pepi,a la enfermera nueva, incluso a mí, pero no le pidas nunca ayuda a Humberto.

la puerta de la calle se escucha.
en la pantalla puede leerse: amenazó con hechar a doña Pepi si no decía la verdad, así que le dije que podía registrar la habitación para que saliera de dudas
arnulfo le muestra el teléfono
Eloy se tensa y se pone en pie como si tuviera el diablo en el cuerpo.
Eloy lee la pantalla, le hace señas de silencio al otro joven y sale escopetado hacia su habitación.
arnulfo asiente y se tensa con el ruido de la puerta
La puerta se cierra con menos fuerza.
Voces se sienten en el salón.
Humberto camina por el pasillo y se fija que la habitación de Eloy está cerrada.
Humberto se dirige a la habitación de Arnulfo
arnulfo cierra la puerta de su habitación, no sin antes borrar lo que ha escrito en el teléfono
Humberto abre la puerta y entra.
Humberto se detiene al ver la habitación en orden.
Humberto mira al impedido y alza una ceja.
arnulfo le sostiene la mirada, evitando tensarse
Dices con acento Melillense, «vaya, así que tienes bien arraigado el principio de obediencia.»
Dices con acento Melillense, «eso me gusta, me gusta mucho.»
arnulfo asiente afirmativamente.
Humberto mira con aprobación la habitación y se fija en la mesita de luz.
arnulfo mira hacia la mesita, donde se encuentra la medicación
Dices con acento Melillense, «bien, sigue así y tú y yo nos llevaremos muy bien, ya lo verás.»
arnulfo dice: «sí, señor»
Humberto asiente dando otra mirada de reojo al impedido y sale, cerrando tras de sí.

Nueva Escena de Rol: Ya No Hay Vuelta Atrás

Punto de vista: Aletheia.

Dormitorios
Es un edificio que contiene varias habitaciones ubicadas en dos plantas, para los agentes que necesiten pernoctar en la base. Son habitaciones con una cama de 105 cm de ancho donde en un momento dado podrían dormir dos personas, un reducido aseo, un armario de una sola puerta y un escritorio con su silla. En la planta baja hay un salón acondicionado con un recibidor, una televisión y algunas mesitas bajas. al fondo una puerta permite acceder a la cocina, la cual está bien equipada.
Ves Una Televisión digital de 40 pulgadas aquí.
Aletheia pasa frente al televisor cuando suena su móvil.

Llamada entrante de melany.
Un teléfono suena en este lugar.
Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «guapi?»
melany te dice por teléfono, «ale, como estás?»
Dices por teléfono, «bien, cariño y tú?»
melany te dice por teléfono, «muy bien también, con muchos cambios. donde te encuentras?»
Dices por teléfono, «pues en el edificio de la ALID y tú?»
melany te dice por teléfono, «voy para allá, nos vemos en una hora o 50 minutos aproximadamente?»
melany te dice por teléfono, «OK, hasta ahora»
Dices por teléfono, «hasta ahora, guapi.»

melany ha colgado.

Una notificación hace vibrar el móvil de Aletheia.
Aletheia observa la pantalla y entra al sistema para revisar de qué se trata
[FULog] Evento añadido: 12/06/19 8:55 p.m. melany: Dolores ha sido rescatada según operación lolailo y puesta en custodia en alcalá de henares. Necesitará tratamiento específico para superar traumas post interrogatorio
Aletheia sale de los dormitorios rumbo a la sección delta.
Tecleas un larguísimo código en una pantalla incrustada junto a la puerta.
Colocas el dedo en un lector de huellas dactilares.
Se enciende una luz verde. Una voz sintética verbaliza: Acceso autorizado.
Sección Delta
Es un lugar cerrado y bien iluminado mediante luz artificial. En el centro se ubican varias estaciones de trabajo equipadas con ordenadores de última generación. En la pared de la izquierda, un mapa mundi ocupa toda su extensión. En la pared de la derecha, un mapa de España muestra las localidades que ocupa la agencia. Al fondo, una puerta con control biométrico da acceso a la sala de servidores de Firme Unidad.
La puerta se cierra tras Aletheia. En la sección se percibe cierta espectativa.
Aletheia se acerca a su estación de trabajo, se sienta e inicia sesión.
Varios nóviles y ordenadores suenan y vibran. Las miradas se enfocan en las pantallas.
Aletheia comienza a leer; la impresión le cala hondo pero mantiene la expresión impasible.
[FULog] Evento añadido: 12/06/19 8:58 p.m. tania: Tal y como mandan los estatutos y tras presentar formalmente todas las diligencias, desde hoy se hace efecto mi dimisión como líder de firme unidad y agente Alfa, quedando a disposición del nuevo alfa, el cual reasignará mi colocación. Se ha emitido previamente autorización a la sección de prensa para actuar en consecuencia.
Liam murmura en gaélico.
Nuevas notificaciones hacen vibrar y sonar los dispositivos.
El murmurllo no se deja esperar.
Noticia de última hora: Tania Megan, Líder de firme unidad, presenta su dimisión.
Consulta el periódico nacional en internet para leerla.
Liam mira a Aletheia a los ojos, inquisitivo.
Aletheia le sostiene la mirada, serena.
Aletheia comienza a teclear a toda velocidad y alza un instante la mirada, fijándola en la pantalla.

Fecha de publicación: Wed Jun 12 21:05:57 2019 CEST
La hasta ahora líder de firme unidad Tania Megan ha presentado formalmente su dimisión como líder máxima de la organización paramilitar. Megan ha declarado a los medios que no se arrepiente de las decisiones tomadas, y que su dimisión viene otivada por seguir siendo incapaz de demostrar un compromiso pleno y total para la causa común con la cual dicha organización fue constituida.
En unas horas se dará a conocer a prensa quien ocupará dicho cargo de responsabilidad, cargo en el cual Tania ha depositado toda su confianza y lealtad, asegurando lealtad y diligencia.

Aletheia coge su móvil y envía un mensaje.
SMS Enviado: «Conéctate.»
[SMS] Jeanpaul: «Eras tú todavía más mocosa y ya lo había hecho.»
Aletheia mira la pantalla y pone los ojos en blanco un instante.
SMS Jeanpaul
«Dile a Ka…
[SMS] Jeanpaul: «Ya avisé a kalev y los enanos; avísame si aparece.»
SMS Enviado: «En lo que la vea lo haré.»
Aletheia bloquea su móvil y se dispone a supervisar el tráfico de comunicaciones.
Una hora Más tarde…

[SMS] melany: «Acavo de llegar al cuartel. donde estás?»

SMS enviado: «estoy en la sección Delta, quieres que nos veamos en la sala de reuniones?»

[SMS] melany: «SI, donde te resulte más cómodo»

SMS enviado: «voy hacia allí entonces.»
Aletheia bloquea la pantalla de su móvil y cierra su sesión en la estación de trabajo que ocupa de forma habitual.
Liam la mira y alza una ceja.
Liam dice con acento Irlandés, «No te irás a guardar nada, no? Queremos información de primera mano.»
Aletheia pone gesto de inocencia.
Dices con acento catalán, «No sé de dónde te sacas que tengo información confidencial. Yo solo voy a por algo en la cocina.»
Liam la mira, achicando los ojos.
Liam murmura con acento Irlandés, «si va a ser verdad, eres una cailleach.»
Aletheia se gira y reprime una risita.
Aletheia abandona la sección delta.
Aletheia camina a toda prisa hacia la sala de reuniones.
Edificio de la ALID.
Sala de reuniones.
Es una sala cuadrada con una mesa en el centro rodeada por varias sillas. Hay algunos ordenadores y una pantalla de proyección en la pared.
Ves un ordenador portátil IQ 26-ba112ot aquí.

Aletheia se deja caer en una silla, atenta hacia la puerta.

[SMS] melany: «OK»

SMS enviado: «Está aquí. Luego te cuento.»
Aletheia bloquea la pantalla de su móvil y lo guarda en el bolsillo trasero del vaquero.
melany entra en la sala
Aletheia alza la mirada y ve a melany.
Dices con acento catalán, «Mel.»
melany dice con acento murciano, «aleeee!»
Aletheia se levanta para abrazar a melany.
melany se acerca hacia aletheia y la abraza
Aletheia se separa y mira Melany.
Dices con acento catalán, «cómo estás?»
melany dice con acento murciano, «bien, tu que tal?»
Dices con acento catalán, «todo bien, pendiente de todos estos cambios.»
melany dice con acento murciano, «sí, vienen cambios y pudimos rescatar a dolores con éxito»
Aletheia sonríe.
Dices con acento catalán, «esa noticia es maravillosa.»
melany dice con acento murciano, «viste el periódico?»
Aletheia asiente.
Dices con acento catalán, «y ahora?»
melany dice con acento murciano, «alguien tendrá que ocupar ese puesto.»
Dices con acento catalán, «y se sabe ya quién es el candidato a nuevo alfa?»
Aletheia mira a melany con suspicacia
melany dice con acento murciano, «Me han propuesto a mí para ser la nueva alfa, aletheia, parece ser que qsoy la única persona que reune todos los requisitos y la que ha dado la puntuación más alta en las competencias de promoción.»
Aletheia sonríe.
Dices con acento catalán, «lo sabía.»
melany dice con acento murciano, «y bueno, estoy que no se lo que hacer.»
Aletheia la abraza
melany devuelve el abrazo
Aletheia se separa y la mira.
Dices con acento catalán, «Pues aceptar, eres la mejor para esto, lo sabes.»
melany dice con acento murciano, «sí, es lo que voy a hacer»
melany dice con acento murciano, «pero es algo muy grande»
Aletheia sonríe.
melany dice con acento murciano, «mucha responsabilidad a mi cargo»
Dices con acento catalán, «estamos contigo, lo sabes.»
Dices con acento catalán, «te apoyaremos en todo lo que necesites.»
melany dice con acento murciano, «lo sé»
melany dice con acento murciano, «pero no puedo evitar sentirme abrumada»
Dices con acento catalán, «lo sé. »
melany dice con acento murciano, «pero beno, quería hablarlo contigo antes de tomar una decisión»
Dices con acento catalán, «te quiero y sé que es lo mejor. te sentirías fatal luego si no lo aceptases.»
melany dice con acento murciano, «tengo que aceptarlo»
Dices con acento catalán, «lo sé.»
Dices con acento catalán, «y aceptaremos contigo, porque no estás sola en este viaje.»
melany dice con acento murciano, «Si he llegado hasta aquí ya no hay vuelta atrás»
Aletheia asiente.
melany dice con acento murciano, «Bueno, voy a terminar de formalizar esto»
Dices con acento catalán, «adelante, alfa »
melany emite una risita y se aleja rapidamente
Aletheia la ve marchar y sonríe.
Minutos después cada integrande de Firme Unidad podía leer:
[FULog] Evento añadido: 12/06/19 11:52 p.m. melany: De acuerdo con la potestad que me otorga el cargo destituído, paso la toma de posesión de cargo como agente alfa. Mi cargo como delta Iris no se verá de momento afectado mientras sea compatible con las funciones de mando. Sigue designado Delta Hidrix como coordinador en funciones en sustitución mía. Se da autorización a prensa para actuar conforme lo establecido.
El Móvil de aletheia comienza a vibrar con insistencia. entre las notificaciones, al igual que el resto de intregantes de la organización podía verse la siguiente notificación:
Noticia de última hora: Se descubre que la terrorista Melany Pet es militante de Firme Unidad al ser nombrada como líder en sustitución de Megan.
Consulta el periódico nacional en internet para leerla.
Fecha de publicación: Thu Jun 13 00:02:02 2019 CEST
Esta tarde hemos conocido como la líder de Firme Unidad, Tania Megan, ha presentado su dimisión. Tras unas intensas horas de intrigas, la organización ha emitido un comunicado indicando que la terrorista Melany Pet ha ocupado dicho cargo, quedando claras las intenciones de dicha organización paramilitar.
Imperium no se ha hecho esperar y ha emitido un comunicado muy contundente, asegurando que será muy difícil negociar con una organización con ideales terroristas los cuales atentan con la integridad ciudadana global, y que endurecerán las medidas en las fronteras, además del control de aduanas y lugares mixtos.
Melany no a esperado para pronunciarse: ‘No dormiré tranquila hasta que las cloacas de las que salís queden limpias.’

Nueva Escena de Rol: Manifestación

Punto de vista: dámaso.

ariadna señala a dámaso y hace señas para que se acerque
dámaso se acerca hacia ariadna
ariadna dice con acento ibicenco, «el es dámaso y se va a estrenar hoy»
ignacio deja su lavor a medio hacer y se acerca a mirar la reunión
los chicos de diferentes edades van saludando a dámaso
uno de los chicos dice, «Hey tío, bienvenido a bordo. Encantado.»
Dices con acento mexicano, «holis a todos»
el chico dice, «Te han explicado ya como va el tema, o no.»
Dices con acento mexicano, «gracias»
ignacio murmura: «de que es eso…»
ariadna se gira hacia ignacio
ariadna dice con acento ibicenco, «vamos a una manifestación multitudinaria convocada por Guarda Tus Espaldas para luchar contra el corporativismo de Imperium y grandes multinacionales. Te apuntas o qué, socio?»
ignacio piensa…
ariadna se vuelve al grupo
dámaso se mira las manos
ariadna dice con acento ibicenco, «le explicado a lo que vamos pero no como vamos a proceder. Ya por el camino tranquilamente»
el chico dice, «Perfecto, Bueno, los materiales están listos y el Juli está controlando la zona.»
ignacio se acerca a la chica y dice: hem si, apoyo, pero me uno al rato
ariadna mira al chico
ariadna dice con acento ibicenco, «nosotros nos vamos a ir ya mismo. Si vienes te esperamos en Madrid»
ariadna tiende una tarjeta a ignacio
ignacio dice: «en que van?»
ariadna dice con acento ibicenco, «contactame si finalmente vienes.»
ariadna dice con acento ibicenco, «pues teníamos pensado en ir en taxi, a no ser que alguien ponga carro»
Dices con acento mexicano, «ains no traje pa sonar»
ariadna dice con acento ibicenco, «tranqui socio, el juli te va a dar material»
ariadna dice con acento ibicenco, «no te preocupes que ruido vamos a hacer»
ariadna dice con acento ibicenco, «eso sí, preparaos pa correr porque puede ser que los IPS quieran dar palos»
ignacio dice: «ok, me voy al rato. te llamo para saber donde se encuentran»
ariadna dice con acento ibicenco, «perfecto socio»
ignacio se marcha por la calle Mayor.
ariadna se vuelve al grupo
ariadna dice con acento ibicenco, «los Spray, la silicona, todo OK?»
la gente asiente
Dámaso asiente con un movimiento de cabeza.
ariadna dice con acento ibicenco, «pues na chicos, llamamos taxis y vamos.»
ariadna trastea con su teléfono y pide un taxi.
ariadna dice con acento ibicenco, «en siete minutitos viene el mío, los que lleguen antes os podéis ir moviendo, nos vemos en sol.» ariadna dice con acento ibicenco, «dámaso viene con migo y pueden subir dos mas, nos dividimos en grupos de cuatro, OK?»
los chicos asienten.
uno de los chicos reparte cervezas al resto del grupo, incluida ariadna y dámaso.
dámaso piensa: por ti, arnu
el chico dice, «Aquí tenéis, pa ir entrando en calor.»
ariadna destapa su serveza y comienza a beber
los antisistema comienzan a beber y reir, brindando con botellas de cerveza en la plaza
dámaso choca su botella con uno de los chicos
el chico devuelve el gesto sonriendo
Ves un taxi acercarse.
ariadna dice con acento ibicenco, «vamos chicos!»
ariadna entra en Un taxi.
Un taxi
Te encuentras en un taxi el cual te llevará a tu destino. Escribe ‘ir ‘ para indicar donde quieres ir. Si quieres ver todos los lugares disponibles escribe ‘ir’ sin ningún parámetro.
Te encuentras con ariadna.
ariadna y dámaso suben al taxi con dos personas más
Salidas visibles: nada
Un taxi inicia un viaje entre localidades.
los antisistema de GTE se van dividiendo en grupos de cuatro, y van ocupando taxis los cuales se dirijen hacia madrid
dámaso mira la botella Dices con acento mexicano, «con esta ya tengo pa sonar»
ariadna dice con acento ibicenco, «si, verdad?»
Dices con acento mexicano, «decir y no me refiero de sonarme a alguien»
ariadna se termina la suya y la tira por la ventana ante la cara del taxista estupefacto
ariadna mira a dámaso y los demás
Dices con acento mexicano, «ay no, que con esa y la mía ya tenía instrumento musical» ariadna dice con acento ibicenco, «ahí te van a dar cosas, además tranquilo que vamos a sonar»
ariadna dice con acento ibicenco, «si este campeón no chivatea nada, claro»
ariadna señala al taxista, el cual conduce sin decir nada
dámaso tira su botella por la ventana después de terminarse el contenido
Dices con acento mexicano, «no me salió como la de los diccionarios del video, pero va»
algunos antisistema que van en taxis tiran botellas de cerveza por la ventana, ante la mirada estupefacta de los taxistas.
ariadna dice con acento ibicenco, «Con esto IPS ya estará medio alertada, pero vamos, es lo que pretendemos, hacer ruido»
dámaso mira hacia afuera con desenfado
ariadna dice con acento ibicenco, «bueno chavalotes, os explico»
ariadna dice con acento ibicenco, «y ya el chofer que escuche también, lo digo por si quiere ir avisando a la poli»
dámaso deja de contemplar el paisaje para poner atención
ariadna dice con acento ibicenco, «si no le reventamos la cabeza antes, claro»
ariadna dice con acento ibicenco, «primera parada, sede de Imperium Bank en plaza mayor. Vamos a hacer pintadas de protesta.» ariadna dice con acento ibicenco, «nada de violencia ni de armarla gorda a no ser que nos quieran impedir actuar»
ariadna dice con acento ibicenco, «si se ponen tontos ahí ya si entramos, mientras tanto, no.»
ariadna dice con acento ibicenco, «el resto de piquetes van a ir por otros puntos de Madrid para dar un poco de espectáculo»
ariadna dice con acento ibicenco, «a to esto no es en plaza mallor, es en callao»
Dices con acento mexicano, «ups»
ariadna dice con acento ibicenco, «luego vamos a ir a la iglesia de san ginés que hay en arenal»
ariadna dice con acento ibicenco, «y la vamos a precintar»
Dices con acento mexicano, «nos vamos a poner a rezar o qué»
ariadna dice con acento ibicenco, «la primera acción es para reivindicar el abuso económico que tienen los bancos sobre nosotros.» Dices con acento mexicano, «a yo pensé que íbamos a oír misa»
ariadna dice con acento ibicenco, «y la segunda, es para reivindicar el abuso de poder que realiza la iglesia sobre los ciudadanos en todo el mundo»
ariadna dice con acento ibicenco, «misa? naaa»
ariadna dice con acento ibicenco, «la iglesia más iluminada es la que mejor arde»
ariadna se parte de risa.
ariadna dice con acento ibicenco, «teneis alguna duda?»
Dámaso niega con un movimiento de cabeza.
el resto de chicos niegan
ariadna dice con acento ibicenco, «pues nada, listos entonces»
Sonríes.
dámaso saca su teléfono y juega con él
ariadna observa la carretera y al taxista alternativamente
dámaso lanza su teléfono y lo recoge
ariadna observa al chico
ariadna dice con acento ibicenco, «te gustan los malavares, o que»
Dices con acento mexicano, «sí»
Dices con acento mexicano, «no has visto el video que puse?»
ariadna dice con acento ibicenco, «si, me mola mucho la canción esa»
ariadna canta, «limpio la mierda, la mierda de la mierda»
Dices con acento mexicano, «se me ocurrió cuando taba guardado en la cárcel»
dámaso recuerda algo y suspira
ariadna dice con acento ibicenco, «tío, y te encerraron en la carcel por coger una pelota de esas?»
Dices con acento mexicano, «mi amigo ese que te dije se reía y me preguntaba qué canción era esa»
Dices con acento mexicano, «así es»
Dices con acento mexicano, «una semana»
ariadna dice con acento ibicenco, «que hijos de puta»
Dices con acento mexicano, «era eso o pagarles 30 grandes»
ariadna dice con acento ibicenco, «30000?»
ariadna dice con acento ibicenco, «es una burrada»
Dices con acento mexicano, «y como no los tenía y aunque los hubiera tenido no me convenía salir, pues ahí me estuve limpiando mierda, de ahí la canción»
ariadna dice con acento ibicenco, «pues está chula»
Dices con acento mexicano, «a ver si la canto en la mani»
ariadna dice con acento ibicenco, «si cántala que la gente por internet la ha escuchao ya y puede tener tirón»
Dámaso se ríe a carcajadas.
ariadna se acomoda en el asiento
Un taxi finaliza su viaje.
Dices con acento mexicano, «dios y mira que eso fue de churro»
ariadna dice con acento ibicenco, «ya ves»
ariadna dice con acento ibicenco, «bueno, hemos llegado.»
ariadna dice con acento ibicenco, «vamos»
Dices con acento mexicano, «es que taba algo pedo y no me di cuenta de que le apachurré el botón de grabar»
ariadna sale de Un taxi.
Comunidad de Madrid; puerta del sol
En esta plaza de Madrid se encuentra el kilómetro cero de las carreteras radiales españolas. Estás junto al edificio más antiguo de la plaza, la casa de correos. Es un lugar muy concurrido, ya que es zona de paso hacia distintas partes de la ciudad. Observas varias personas junto a la estatua del oso y el madroño. En la fachada de la casa de correos hay dos placas, una de ellas dedicada a los héroes del levantamiento popular del dos de mayo y otra a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 y a las personas que ayudaron el día de la catástrofe. Pueden contarse unos catorce edificios.
Ves La estatua de la Mariblanca, La estatua ecuestre de Carlos III, saet reacondicionado, vehículo blindado F2, Rinault Migane, Saet reacondicionado, rinault migane, un coche de la marca koa, un vehículo blindado, un SUV Xoaomi modelo Rodmi de color Blanco, un coche de la marca Xoaomi de color azul, Saet Reacondicionado de color verde militar, y Un taxi aquí.
Te encuentras con ziortza (durmiendo).
Salidas visibles: correos, calle-mayor, norte, este, calle-de-carretas, abajo, carrera-san-jeronimo, calle-espoz-y-mina, plaza-de-pontejos, calle-del-arenal, noroeste, y calle-montera
El taxi se marcha al quedar vacío.
Una ambulancia llega y recoge a ziortza.
La ambulancia arranca y se aleja a toda velocidad.
Dices con acento mexicano, «anda ya se han sonao a la dormilona»
los antisistema van llegando a sol y van saliendo de los taxis
ariadna dice con acento ibicenco, «pa que se duerme?»
Dices con acento mexicano, «mira que yo también me he quedado en la calle»
Dices con acento mexicano, «pero sí, además roncaba como camión descompuesto»
los integrantes de GTE se van dividiendo, algunos ocupan la calle del carmen, otros tiran por preciados y un tercer grupo comienza a recorrer la calle de alcalá.
ariadna dice con acento ibicenco, «ostia puta no?»
Dices con acento mexicano, «que hya no sabía si era ella o el motor del taxi»
Un grupo de manifestantes llegan al paseo del prado y comienzan a armar jaleo
ariadna se parte de risa.
Dámaso se ríe a carcajadas.
los manifestantes atraviesan la calle de los madrazo
ariadna dice con acento ibicenco, «bueno, vamos a movernos»
los manifestantes comienzan a lanzar botellas y piedras contra los cristales del cabaret.
ariadna se marcha por la calle del carmen.
Comunidad de Madrid; Calle del Carmen.
Te encuentras en una vía urbana del distrito Centro. Comienza en la Puerta del Sol y acava en la plaza del Callao.
Te encuentras con ariadna.
Salidas visibles: sureste, noroeste, y spa
los manifestantes corean, «Imperium, evitas, la misma mierda frita!»
Dámaso se marca un bailecito contoneando las caderas.
dámaso baila haciendo piruetas
ariadna observa el movil
ariadna dice con acento ibicenco, «me dicen que ya la están montando gorda en el cabaret de cedaceros, pronto habrá palos allí y estarán entretenidos para que podamos hacer nuestra jugada»
Dices con acento mexicano, «tan pronto?»
algunos antisistema entran en el cabaret y comienzan a tirar sillas y mesas ante la gente escandalizada.
Grupos de patrullas de IPS se acercan al local
ariadna dice con acento ibicenco, «claro, hay que actuar rápido»
los agentes de IPS se bajan de los coches mientras el grupo exterior les grita y les lanzan botellas.
ALgunos agentes están heridos mientras otros sacan armas reglamentarias de forma amenazadora
ariadna dice con acento ibicenco, «vamos»
ariadna se marcha hacia la plaza del Callao.
Salidas Visibles: sureste, noroeste, y spa.
Comunidad de Madrid; Plaza del Callao.
Está situada en el barrio de la Puerta del Sol en el distrito Centro. Es un lugar con bastante movimiento de gente. Los miércoles por la tarde tiene lugar un mercadillo con multitud de puestos diversos.
Ves aedi a3 aquí.
Te encuentras con ariadna.
Salidas visibles: sureste, este, gran-via, palacio, cine, abajo, y banco
el grupo del cabaret sale fuera y se une al resto de miembros mientras algunos agentes comienzan a lanzar pelotas antidisturbios, haciendo que el grupo se disperse
Los antisistema que se marcharon por carmen y preciados se unen en la plaza del callao, acercándose a la sede de Imperium Bank. dámaso camina con el grupo hasta la sede
ariadna se reune con el grupo el cual está bastante agitado, reparten botes de spray y silvatos
ariadna grita: «venga chicos, a hacer ruidos y pintar»
Dices con acento mexicano, «no la hacen de pedo si sueno esto?»
ariadna dice con acento ibicenco, «tu mismo,»
ariadna se parte de risa.
Dices con acento mexicano, «que en la otra se llevaron a uno que sonaba una corneta»
la mayoría de antisistemas de cedaceros huyen del lugar, aunque algunas patruyas detienen a diversos miembros, arrojándolos violentamente a los coches de policía.
Un policía se está ensañando con una chica de 19 años, golpeándola en la cabeza y arrastrándola de los pelos a un vehículo.
ariadna dice con acento ibicenco, «si nos llevan que nos lleven, aquí hemos venido a luchar, no?»
dámaso suena su silvato
los antisistemas de callao comienzan a sonar silvatos y rodean la sede, comenzando a pintar con votes de spray graffiti sobre la fachada
dámaso hace una seña obsena hacia la sede del banco
los policías de cedaceros abandonan el lugar con los detenidos.
El resto de antisistemas vuelven a dirigirse a callao por callejones alternativos
ariadna pinta la fachada junto con sus compañeros, animada y riendo
dámaso pinta un letrero en el que puede leerse: «esos de imperium, váyanse mucho a limpiar mierda»
La fachada de Imperium Bank se va llenando de penes pintados y el logo de GTE por diversos sitios.
dámaso baila al mismo tiempo que suena una tonada con su silvato
los manifestantes corean, «Malditos, Banqueros, Devuelvan el dinero.»
dámaso baila mientras canta a grito avierto: limpio la mierda, la mierda, la mierda
los manifestantes escuchan a dámaso cantar y corean juntos, «Limpio la mierda, la mierda de la mierda.»
dámaso canta: porque la mierda también hace mierd, pero la mierda no limpia su mierda
los miembros arropan a dámaso mientras comienzan a pintar un enorme escremento sobre el logo de imperium bank
una brisa acaricia tu cara
un grupo de manifestantes que se qued´en preciados entran en el imperium hotel y se dirijen a la recepción, intimidando al personal dámaso sigue cantando: limpio la mierda, la mierda, la mierda porque la mierda no limpia su mierda
ariadna recibe una notificación y hace una seña
ariadna dice con acento ibicenco, «enga chicos, siguiente punto»
los manifestantes de callao guardan los spray y comienzan a dispersarse de nuevo por preciados y carmen
dámaso guarda el spray
oyes un claxon a lo lejos
ariadna se marcha por la calle del carmen.
Comunidad de Madrid; Calle del Carmen.
Te encuentras en una vía urbana del distrito Centro. Comienza en la Puerta del Sol y acava en la plaza del Callao.
Te encuentras con ariadna.
Salidas visibles: sureste, noroeste, y spa
Un grupo de IPS entran en el Imperium Hotel, acorralando a los antisistemas y llevándolos detenidos
ariadna se marcha hacia la puerta del Sol.
Comunidad de Madrid; puerta del sol
En esta plaza de Madrid se encuentra el kilómetro cero de las carreteras radiales españolas. Estás junto al edificio más antiguo de la plaza, la casa de correos. Es un lugar muy concurrido, ya que es zona de paso hacia distintas partes de la ciudad. Observas varias personas junto a la estatua del oso y el madroño. En la fachada de la casa de correos hay dos placas, una de ellas dedicada a los héroes del levantamiento popular del dos de mayo y otra a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 y a las personas que ayudaron el día de la catástrofe. Pueden contarse unos catorce edificios.
Ves La estatua de la Mariblanca, La estatua ecuestre de Carlos III, saet reacondicionado, vehículo blindado F2, Rinault Migane, Saet reacondicionado, rinault migane, un coche de la marca koa, un vehículo blindado, un SUV Xoaomi modelo Rodmi de color Blanco, un coche de la marca Xoaomi de color azul, y Saet Reacondicionado de color verde militar aquí.
Te encuentras con ariadna.
Salidas visibles: correos, calle-mayor, norte, este, calle-de-carretas, abajo, carrera-san-jeronimo, calle-espoz-y-mina, plaza-de-pontejos, calle-del-arenal, noroeste, y calle-montera
Los antisistema se reúnen en puerta del sol y se van dirigiendo a la calle del arenal
ariadna se marcha por la calle del Arenal.
Comunidad de Madrid; Calle del Arenal.
Te encuentras en una céntrica vía del distrito Centro, entre la Puerta del sol y la plaza de Isabel II.
Te encuentras con ariadna.
Salidas visibles: puerta-del-sol, plaza-isabel-segunda, teatro, palacio, discoteca, sur, y suroeste
ariadna saluda al juli y este reparte pistolas de silicona a todo el mundo
el grupo de miembros se acercan a la iglesia de san ginés y precintan la puerta norte con silicona.
ariadna dice con acento ibicenco, «vamos»
ariadna se marcha hacia el suroeste.
Comunidad de Madrid; Calle de Bordadores. Te encuentras en una vía pública situada en el barrio de Sol, distrito Centro, y que une la calle Mayor con la del Arenal.
Te encuentras con ariadna.
Salidas visibles: este, noreste, y suroeste
el grupo rodea la iglesia hacia la calle de Bordadores
el grupo precinta la puerta oeste, igual que la anterior.
Un grupo de agentes de IPS se comienzan a movilizar hacia la zona.
ariadna dice con acento ibicenco, «a tiempo chicos, a tiempo, vamonos»
el grupo se comienza a dispersar mientras muchos de los miembros aprovechan para cambiarse las camisetas en callejones alternativos
ariadna corre haciendo señas a su grupo
ariadna se marcha.
oyes sirenas a lo lejos
Comunidad de Madrid; Calle de Bordadores.
Te encuentras en una vía pública situada en el barrio de Sol, distrito Centro, y que une la calle Mayor con la del Arenal.
Salidas visibles: este, noreste, y suroeste
Hace una noche tranquila.
Dámaso sale corriendo esquivando a los de IPS.

Nueva Escena de rol: Destino Ineludible, Nuestro enemigo, el Tiempo

En un apartamento de la torre de Madrid.

Punto de vista: Ismael.

Kiara camina de un lado a otro mientras Ismael se seca el cabello con una toalla.
Ismael se acerca a Kiara y la detiene poniendo ambas manos sobre sus hombros.
Dices: «Para ya, cariño. Ponerte así no hará que todo marche más rápido.»
Kiara alza la mirada.
Kiara dice: «No soy como vos, Moreno, qué coño quereis que haga? siento que cada minuto que pasa, el peligro se nos viene encima. Por qué no vienen a buscarla de una vez, coño, tienen que fabricar el carro? No me jodais.»
Ismael se inclina y la besa.
Kiara suspira de frustración.
Dices: «Respira, si están tardando será por algo, cariño. Tenemos que mantener la calma y creer que todo va a salir bien. Aymara necesita vernos fuertes. Estar separada de Fabi la afecta más de lo que pensaba.»
Kiara da un paso atrás.
Kiara dice: «Y al muñeco seguro lo estará volviendo loco. Ese par se ha compenetrado mucho en poco tiempo. Por eso tengo tanto miedo de que algo malo suceda, Ismael.»
Ismael la atrae hacia sí y la estrecha entre sus brazos.
Kiara se aferra a él, está tensa.
Ismael aspira el aroma de su cabello y se separa un poco, tomándole el rostro con ambas manos.
Dices: «Qué no me estás contando, cielo? dime qué pasa.»
Kiara inspira profundo.
Kiara dice: «soñé con mi abuela la noche que trajimos a la caramelo. Más bien con su yolujaa.»
Ismael la mira a los ojos.
Dices: «ajá, y qué tiene que ver eso con esto, nena. Es normal que tengamos sueños cuando estamos atravesando situaciones difíciles.»
Kiara se aparta un poco, rompiendo el contacto.
Kiara se gira, dándole la espalda a Ismael.
Ismael se acerca y la abraza desde atrás.
Kiara dice: «Yo solo sueño con ella cuando cosas malas van a pasar, Ismael. Podeis creerme o no, pensar que estoy loca de remate, pero ha sido así desde que puedo recordarlo.»
Ismael la abraza con fuerza.
Ismael le planta un beso en la coronilla.
Dices: «Loca o no, te quiero. Lo sabes, ¿no? Estamos tensos, pero eso no significa que algo malo tenga que pasar.»
Kiara sigue mirando por la ventana.
El sol se abre paso cada vez con más intensidad.
Kiara murmura: «Eso quisiera creer, pero no sé, Ismael… tengo un mal presentimiento.»
Dices: «Te quiero, nena. Saldremos de esto, ya lo verás.»
Kiara se gira guscando los labios de Ismael.
Ismael la besa con ternura.
Ambos se separan un instante.
Kiara mira a Ismael, en sus ojos se refleja la preocupación y el miedo que viene albergando desde hace días.
Kiara murmura: «Aishtapura pya»
Ismael vuelve a besarla.
Ismael murmura sobre los labios de Kiara.
Murmuras: «Yo también te quiero mucho, cielo.»

En la planta número ocho de la torre de Madrid

Punto de vista: Fabián.

Dos hombres y una mujer se acercan a una de las puertas.
La mujer toca el timbre varias veces.
La puerta de un confortable piso de estilo nórdico es abierta desde dentro.
Fabián abre la puerta, su rostro muestra señales de evidente cansancio.
La mujer carraspea un par de veces.
Los hombres permanecen tras la mujer.
La mujer dice con acento madrileño, «Buenos días, es usted el doctor Fábrega?»
Fabián asiente.
La mujer se identifica como trabajadora social a las órdenes de la Imperium Dissable Organization.
La mujer dice con acento madrileño, «Le importaría dejarnos pasar?»
Dices: «Vengo llegando de finalizar una guardia bastante movida, disculpe si no puedo ofreceros hospitalidad, pero digamos que no estoy para visitas.»
La mujer da un paso al frente y aprieta los labios.
La mujer dice con acento madrileño, «No le quitaremos demasiado tiempo; no venimos en una visita de cortesía. Se nos informó que aquí se encontraba una incapacitada visual y venimos a realizar el traslado pertinente.»
Fabián se hace un lado para dejarles paso.
Dices: «Pasad, pero realizad vuestra inspección tan rápido como os sea posible, necesito descansar para volver al hospital en 12 horas.»
Guillem sale de la cocina sin camisa, la mujer lo observa de arriba a abajo.
La mujer vuelve a centrarse en Fabián.
La mujer dice con acento madrileño, «No se preocupe, no nos llevará mucho tiempo.
Fabián asiente con la cabeza y se mueve hacia el sofá, donde se deja caer apoyándo la cabeza en el espaldar.
La mujer y los dos hombres registran minuciosamente el piso de Fabián.
Fabián permanece recostado en el sofá.
Guillem no pierde de vista la inspección.
Mucho rato después…
La mujer sale un tanto consternada luego de haber revisado el piso.
La mujer mira a ambos hombres, carraspea y se aproxima un poco a Fabián.
La mujer dice con acento madrileño, «disculpe la molestia, nos informaron que aquí se alojaba la incapacitada visual, puede que haya sido una equivocación.»
Fabián abre los ojos mirando a la mujer.
Dices: «quién hizo esa notificación?»
La mujer mira alternativamente a Fabián y a Guillem.
La mujer dice con acento madrileño, «Ha sido un informante anónimo. En ocasiones la gente no quiere mérito por estas cosas, sabe? solo quieren ayudar a los impedidos a que estén mejor. Nos retiramos, disculpe las molestias una vez más.»
Fabián cierra los ojos de nuevo y guarda silencio.
La mujer se fija en Guillem.
La mujer extrae una pequeña tarjeta y se la extiende a Guillem.
Guillem la coge.
La mujer dice con acento madrileño, «Os dejo mi tarjeta, por si llegais a tener información de esta impedida.»
Guillem mira la tarjeta.
Guillem dice con acento catalán, » Muy bien, señorita.»
Guillem acompaña a la mujer y a los dos hombres hasta la puerta.
La mujer ha cogido su móvil y realiza una llamada.
La mujer dice por teléfono, «No la hemos encontrado, todavía.»
La mujer pone gesto adusto un instante y habla en voz más baja.
Guillem sostiene la puerta abierta, los dos hombres salen del piso, la mujer se rezaga.
La mujer dice por teléfono, «Hicimos el registro como corresponde. No veo por qué hacer eso cuando nos han colaborado sin oponer la mínima resistencia… Eso haré, no lo dudes.»
La mujer cuelga el teléfono.
Guillem ha estado atento, observando la reacción de la mujer.
La mujer dice con acento madrileño, «pase buena tarde.»
Guillem dice con acento catalán, «igualmente, señorita.»
La mujer sale y Guillem cierra la puerta tras de sí, no sin antes asomarse a la mirilla para ver que se fuese todo mundo.

En el Hospital Universitario la paz

Punto de vista: Mayra.

Comunidad de Madrid; Servicios Sociales
al entrar puedes observar dos escritorios separados entre sí por un archivador. sobre cada escritorio se ve una pantalla de ordenador, un teléfono, un calendario y carpetas con muchos papeles. A la derecha ves una mesa redonda con cuatro sillas. Tras la mesa, pegado a la pared, un pequeño mueble rectangular en cuya superficie ves una cafetera y varios botes junto a tazas de café, vasos plásticos y removedores. A la izquierda un ventanal permite ver parte de la Plaza de Castilla. En la esquina una mesa cuadrada da soporte a una impresora y un escáner.

Mayra cuelga el auricular con fuerza, apretando los dientes.
Lourdes la observa en silencio.
Mayra se gira y comienza a teclear en el ordenador.
Lourdes intenta atisbar qué hace Mayra, pero no tiene éxito.
Mayra coge el auricular y marca un número.
Descuelgan la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «tienes la información de la que te hablé?»
Dices por teléfono, «Muy bien, eres estupendo, cariño.»
Mayra sonríe para sí.
Mayra escucha a su interlocutor y su gesto cambia un poco.
Dices por teléfono, «Ahora tengo que dejarte, hablamos de eso en otro momento que estoy en el trabajo.»
Mayra hace un mohín de fastidio.
Dices por teléfono, «sí, sí… no te pongas pesado justo ahora que todo iba tan genial. Sí, hombre que sí. Vale, vale, ya hablamos por la noche.»
Dices por teléfono, «yo también, no sabes cuánto.»
Mayra hace una mueca de fastidio, mientras tamborilea con las uñas en el escritorio.
Dices por teléfono, «sí… sí… hasta más tarde.»
Cuelgas la llamada.
Lourdes, disimulando tanto como puede se anima a hablar con Mayra.
Lourdes dice con acento toledano, «Todo bien?»
Mayra se gira alzando una ceja.
Dices: «sí, por qué? No me digas que ahora te dio por cotillear, tú que eres tan remilgada.»
Lourdes se retrae ante el tono de Mayra.
Lourdes dice con acento toledano, «solo intentaba ser cordial, Mayra. Pero contigo nada es sencillo. Iré a por un zumo en la cafetería, ¿quieres que te traiga algo?»
dices: «No, gracias.»
Lourdes asiente y sale de la oficina.
Mayra mira salir a la mujer y coge de nuevo el auricular del teléfono.
Mayra se coloca el auricular entre la oreja y el hombro y comienza a teclear mientras espera.
Mayra se fija en la pantalla.
En la aplicación de correo se puede ver un correo en la bandeja de entrada, con el asunto Expediente y un adjunto.
Mayra abre el correo y pulsa sobre el adjunto.
Mayra revisa con rapidez ambos archivos y sonríe con malicia.
Del otro lado del auricular se escucha el buzón de mensajes.
Mayra espera el tono para dejar el mensaje.
Dices por teléfono, «doctor, le habla Mayra Navarro, de Servicios sociales del HULP, le espero esta tarde en el servicio, hay algo que quiero conversar con usted.
Mayra cuelga el auricular.
Mayra se moja los labios, con espectativa.

De vuelta en Un Confortable Piso de Estilo Nórdico

Punto de vista: Fabián.

Fabián se incorpora con rapidez y va a por su móvil.
Fabián desbloquea la pantalla y da un toque.

El teléfono da tono.
Orestes contesta la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «Hola, Orestes. dime que tienes a aymi ahí contigo.»
Orestes te dice por teléfono, «Todavía no, mi buen amigo pero estamos en ello.»
Fabián se coge del pelo, desesperado.
Dices por teléfono, «Han estado aquí a por ella, macho. ayúdame, sácala de aquí, Orestes, por favor.»
Orestes te dice por teléfono, «Estamos buscando un sitio temporal, es todo lo que nos falta.»
Dices por teléfono, «pero me dijiste que le darías alojamiento, Orestes… se nos acaba el tiempo, tio.»
Orestes te dice por teléfono, «Sí y lo haré. Pero recuerdda que Mayra te trajo conmigo. No sabemos si tiene claro que luego de vuestra ruptura mantuvimos el contacto. Es mejor evitar, mi amigo. Luego de unos días cuando las aguas se calmen, la traeremos aquí. No voy a dejarte a tu suerte, Fabi.»
Fabián inspira profundo, mientras se mueve de un lado a otro como fiera enjaulada.
Dices por teléfono, «Lo siento, macho. Estoy desesperado.»
Orestes te dice por teléfono, «Lo sé y lo entiendo. Hablaré con mi amigo a ver si podemos acelerar las cosas un poco. No pierdas la calma, Fabi. Cada vez falta menos.»
Dices por teléfono, «Eso intento, pero me está costando mucho, tio. Estoy cagado de miedo de que le cojan ahí.»
Orestes te dice por teléfono, «aunque no te lo parezca, me lo imagino y te entiendo. Hablaré de inmediato con mi amigo y cuando tenga respuesta te aviso. Por el momento descansa y recuerda que mi casa es tu casa.»
Dices por teléfono, «Lo sé, gracias, tio.»
Orestes te dice por teléfono, «nada, mi buen amigo. Hasta ahora.»

Orestes cuelga la llamada.

Fabián se deja caer en el sofá, con el rostro apoyado en sus manos.
Guillem se sienta a su lado.
Guillem dice con acento catalán, «Kiara recogió ropa y cosas para ti, si quieres las busco mientras te das una ducha, Necesitas recomponerte para ver a aymara. si te presentas así, vas a asustarla más de lo que ya debe estar, Fabián.»
Fabián se Yergue y asiente.
Murmuras: «Llevas razón, pero dúchate tú primero, necesito dormir al menos una hora, macho no puedo con mi alma.»
Guillem murmura con acento catalán, «De acuerdo. Le aviso a Kia. Descansa, te llamo en una hora y subimos.»
Fabián se tumba en el sofá y casi de inmediato se queda dormido por el cansancio.
Guillem lo observa con preocupación y procurando no hacer ruido, sale a la terraza para hablar con Kiara.

En un Furd Fufa

Punto de vista: Marcos.

Marcos mete la velocidad en la palanca de cambios pisando luego el acelerador y el coche se pone en movimiento.
Marcos va mirando la vía alternando con los espejos retrovisores, mientras conduce escuchando las instrucciones del GPS.
El móvil de Marcos suena, insistentemente.
Llamada entrante de Orestes.
Marcos reduce la velocidad y coge el móvil, desbloqueando la pantalla y activando el manos libres.
La voz de Orestes se escucha por el altavoz.
Dices por teléfono, «Mo deartháir, ¿cómo te encuentras hoy?»
Orestes te dice por teléfono, «Muy preocupado, ¿Qué noticias me tienes?»
Dices por teléfono, «Fausto e Ivy llegan esta tarde, he hablado con ellos por teléfono y están dispuestos a ayudar.»
Marcos acelera un poco cambiando de canal.
Orestes te dice por teléfono, «Hoy han ido a por la chica de Fabi a su casa, el hombre está desesperado. Espero que el tiempo no se vuelva nuestro enemigo.»
Dices por teléfono, «Esperemos que así sea. voy a intentar concretar lo del traslado justo ahora, te llamo en cuanto tenga los detalles.»
Orestes te dice por teléfono, «gracias, hermano. Estaré a la espera.»
Dices por teléfono, «De acuerdo.»

Cuelgas la llamada.

Marcos gira al norte y luego hacia el sureste y aparca el coche.
Marcos gira la llave en el cilindro y la extrae, apagando el motor.
Marcos da una mirada por la ventanilla.
Comunidad de Madrid; Calle del Olibar
Salidas Visibles: plaza-de-lavapies y calle-magdalena.

Marcos abre la puerta, se desajusta el cinturón y baja del coche.

Comunidad de Madrid; Calle del Olibar

Te encuentras en una estrecha vía que desciende desde la calle de la Magdalena hasta la Plaza de Lavapiés, en el laverinto de callejuelas de los antiguos barrios de ministriles en el distrito del Hospital.
Marcos cierra la puerta, activa la alarma del coche y los seguros de las puertas se bloquean.

Unos niños corretean tras un gato.
Marcos los observa, ajustándose la gorra en la cabeza.
Marcos echa a andar hacia un edificio antiguo.
Marcos entra y sube por las escaleras hasta la quinta planta.
Marcos toca un par de veces.
Marcos espera en el rellano.
La puerta contigua se entreabre.
Una señora mayor asoma la cabeza.
La señora dice con acento ecuatoriano, «La niña no está, anda de viaje yo creo porque hace días no viene.»
Marcos aprieta los dientes y asiente a la mujer.
La mujer ladea la cabeza un momento pero luego se adentra y cierra la puerta.
Marcos sale a toda prisa, bajando las escaleras tan rápido como puede.

Comunidad de Madrid; Servicios Sociales

Punto de vista: Humberto.

algunas horas después.
al entrar puedes observar dos escritorios separados entre sí por un archivador. sobre cada escritorio se ve una pantalla de ordenador, un teléfono, un calendario y carpetas con muchos papeles. A la derecha ves una mesa redonda con cuatro sillas. Tras la mesa, pegado a la pared, un pequeño mueble rectangular en cuya superficie ves una cafetera y varios botes junto a tazas de café, vasos plásticos y removedores. A la izquierda un ventanal permite ver parte de la Plaza de Castilla. En la esquina una mesa cuadrada da soporte a una impresora y un escáner.

Humberto entra, cerrando la puerta tras de sí.
Mayra está sentada en su escritorio, Lourdes no está en la oficina.
Humberto se sienta ante la invitación de Mayra.
Mayra lo mira sin pestañear.
Mayra dice: «Me alegra mucho de que haya podido venir, doctor Ferrer.»
Humberto observa a la mujer ocultando su incomodidad.
Dices con acento melillense, «usted me dirá, qué es lo que tiene que hablar conmigo?»
Mayra cruza las piernas y se reclina en su silla.
Mayra dice: «Imagino que ya le habrán informado que se recibió una llamada notificando sobre una impedida visual que fue vista en la torre de Madrid, no?»
Humberto asiente.
Dices con acento melillense, «sí, también se me informó que se hizo la búsqueda y que no fue hallada. Eso a veces ocurre. Qué tengo yo que ver con eso?»
Mayra sonríe.
Mayra dice: «Tiene mucho que ver, doctor, sobre todo si quiere seguir trabajando para la IDO, en lugar de formar parte de ella de otra forma.»
Humberto se tensa ante el tono amenazante de la mujer.
Humberto habla sin inflexiones.
Dices con acento melillense, «Señorita, se siente usted bien? Lo digo porque me parece que está sometida a mucho trabajo, eso que acaba de decir es un sinsentido. La IDO solo se ocupa de los incapacitados.»
Mayra sonríe y asiente con la cabeza.
Mayra dice: «Desde luego, pero lo que dije no es un sinsentido, doctor Ferrer. Verá usted…»
Mayra saca una carpeta y la deja sobre el escritorio, frente a Humberto.
Mayra dice: «lea, seguro le resultará interesante la información que hay en esta carpetita.»
Humberto permanece impasible, abre la carpeta y comienza a leer.
Humberto empalidece, y la frente se le perla de sudor.
Humberto respira, procurando controlar sus emociones.
Humberto mira a Mayra.
Mayra sonríe de oreja a oreja y se levanta, dirigiéndose a la mesa.
Mayra regresa con un vaso con agua que le tiende a Humberto.
Humberto niega con la cabeza.
Mayra se encoge de hombros y regresa a su asiento.
Humberto hace un esfuerzo notable por hablar con naturalidad.
Dices con acento melillense, «No tengo idea de donde ha obtenido esto, pero esa información es falsa, señorita.»
Mayra coge el vaso y da un sorbo.
Mayra mira a Humberto, de su rostro se ha borrado la falsa sonrisa.
Mayra dice: «Usted sabe tan bien como yo que no, no es falsa en absoluto.»
Humberto traga y se recompone.
Dices con acento melillense, «en todo caso, si fuese cierta, usted está cometiendo un delito contra la privacidad.»
Mayra sonríe.
Mayra dice: «Yo? en absoluto. Esa información llegó a mis manos, yo no la sustraje de ninguna parte, doctor, tampoco la he compartido con nadie, solo con usted, que es el más interesado.»
Humberto se tensa y se inclina sobre el escritorio.
Dices con acento melillense, «qué quiere a cambio?»
Mayra sonríe ampliamente.
Mayra dice: «No es lo que yo quiero, doctor, es lo que usted debe hacer como tutor y parte de la IDO.»
Humberto mira a la mujer con atención.
Dices con acento melillense, «Le escucho.»
Mayra dice: «encuentre a la impedida visual que está en la torre de Madrid y asegúrese de hallarla pronto, doctor.»
Humberto achica los ojos.
Dices con acento melillense, «usted parece no entender que ya fue buscada y no se le encontró allí.»
Mayra se inclina hacia Humberto.
Mayra dice: «Y usted parece no entender que su vida tal como la conoce hasta ahora, depende de que esa impedida ingrese cuanto antes en la IDO, doctor.»
Dices con acento melillense, «No sé cómo pretende que haga eso, señorita.»
Mayra coge el vaso y da otro sorbo.
Mayra dice: «Cómo lo haga no es mi problema. Encárguese de hacerlo. Le daré…»
Mayra se lleva una uña a la barbilla mientras piensa.
Mayra dice: «36 horas, a partir del momento que salga usted por esa puerta. Si no obtiene resultados, este informe llegará de forma directa a manos de la directora de la IDO y puede que eso a usted no le guste mucho, doctor.»
Humberto se levanta de forma abrupta.
Dices con acento melillense, «Eso que propone es una locura. No se puede hallar a una persona en ese tiempo.»
Mayra se pone en pie.
Mayra dice: «Hágalo, o aténgase a las consecuencias.»
Humberto mira a Mayra.
Dices con acento melillense, «No entiendo qué interés tiene usted en todo esto.»
Mayra se le acerca a Hhumberto, sus tacones resuenan contra el suelo.
Mayra dice: «Yo lo único que quiero es que los pobres impedidos tengan el cuidado que merecen, tanto como usted, doctor.»
Humberto da un paso atrás para mantener la distancia entre ambos.
Dices con acento melillense, «tiene que darme un poco más de tiempo.»
Mayra lo mira, pensativa.
Mayra dice: 48 horas, ni un minuto más.»
Mayra se gira y abre la puerta de la oficina.
Mayra mira a Humberto.
Mayra dice: «tenga buena tarde, doctor.»
Humberto se dirige hacia la puerta, caminando con tanta rigidez que su cojera no se nota en absoluto.
Mayra lo observa de arriba a abajo.
Mayra dice: «Espero noticias suyas muy pronto.»
Humberto la mira con desdén antes de salir y se marcha.
Mayra cierra la puerta tras de sí, corre al escritorio y coge la carpeta guardándola en un cajón con llave.
Mayra se marca un bailecito.
Lourdes entra en la oficina y mira a Mayra, sorprendida.
Mayra ríe animada
Lourdes dice con acento toledano, «Vaya, parece que estás de buen humor, Mayra.»
Mayra dice: «Tengo razones de sobra, Lourdes.»
Lourdes disimula la preocupación que le generan las palabras de Mayra y guarda silencio.
Mayra se sienta en la silla y se dispone a seguir trabajando.

En Un confortable Piso de Estilo Nórdico.

Punto de vista: Fabián.

Fabián sale de su habitación, lleva una mochila con otras cosas.
Guillem lo observa con detenimiento.
Guillem dice con acento catalán, «Pareces un poco más tranquilo, le escribo a Kia y subimos.»
Fabián asiente.
Dices: «solo en apariencia, pero necesito verla, te dije una hora y no me llamaste. así que vamos.»
El móvil de Fabián suena dos veces..
[SMS] Mayra: «Hola, cielito, qué tal te fue con la visita de hoy? Es una pena que no vinieses la otra noche, tenía algo preparado para ti muy especial; pero no te preocupes, esta noche he organizado algo mil veces mejor.»
Fabián aprieta el móvil con fuerza, su cuerpo adopta una rigidez bastante notable.
Guillem se le acerca.
Guillem dice con acento catalán, «qué ocurre?»
Dices: «Mayra, citándome de nuevo y dejando entre ver que ha sido ella quien ha dado el pitazo.»
Guillem dice con acento catalán, «Respira profundo, vamos tio, no dejes que te vuelva a destrozar.»
Fabián intenta respirar, pero el corazón le late a mil por horas.
Fabián mira el siguiente mensaje.
[SMS] Orestes: «Dime si tienes tiempo, ha surgido algo y debemos hablar para ver cómo proceder. Te espero en casa.»
Fabián teclea con rapidez y pulsa, enviando la respuesta.
Fabián mira a Guillem.
Dices: «Algo ha pasado, voy con Orestes, Vengo luego.»
Guillem dice con acento catalán, «Es grave?»
Dices: «No lo sé, espero que no. Te aviso en cuanto sepa alguna cosa.»
Un rato después…
Despacho
Observas un ambiente minimalista y sereno, decorado con una armonía exquisita. Frente a la puerta de entrada se encuentra un escritorio de madera y cristal, acompañados por un juego de sillas de diseño exclusivo las cuales descansan sobre una preciosa moqueta Aubusson cuyo diseño complementa el estilo y da personalidad al espacio. Diagonal a la derecha, una biblioteca acapara la pared en todo su ancho. Junto a la biblioteca un par de sillones y una mesita, también de diseño, permiten disfrutar de un momento de lectura o entretenida conversación. Contrario a la biblioteca, un gran ventanal panorámico deja ver parte de la ciudad.
Fabián entra en el despacho, en casa de Orestes.
Te encuentras con Orestes, Marcos y Armand.
Marlene abandona el despacho, cerrando la puerta con suavidad.
Dices: «Orestes, que ha ocurrido?»
Orestes se fija en la tensión de Fabián.
Marcos observa al médico y luego mira a Armand.
Orestes dice con acento cretense, «Han surgido algunos tropiezos para realizar el traslado, Fabi. Pero estamos intentando contactar a alguien que al menos pueda sacarle de ahí y llevarle uno o dos días.
Fabián mira a los hombres y comienza a moverse de un lado a otro.
Dices: «Pero la sacaríais de ahí hoy?»
Marcos se levanta y va a servir un par de wiskys.»
Marcos regresa y le tiende un vaso a Fabián, este niega con la cabeza, así que se lo ofrece a Armand quien lo recibe de buen agrado.
Marcos da un sorbo al wisky y se sienta.
Marcos dice: «Nuestros amigos están de viaje, en teoría deberían arrivar hoy a Madrid, entre las 20 y las 21 horas. pero dice Orestes que es urgente sacar a tu chica de la torre.»
Armand observa en silencio.
Fabián se abstiene de hablar al ver al hombre que no conoce.
Orestes se percata de la contención de Fabián y se le acerca.
Orestes dice con acento cretense, «Armand es de mi entera confianza, puedes confiar en él, Fabi. Es abogado y puede sugerirnos salidas a esta situación.»
Fabián mira a Orestes y luego al hombre.
Armand
Posee una apariencia muy masculina y varonil. Tiene una mirada profunda e inquisitiva. Sus ojos verdes resaltan respecto de su piel oscura y su sonrisa de dientes muy blancos, enmarcada en una perilla tupida y bien definida, a juego con un pelo espeso y algo rebelde que le roza la unión entre el cuello y los trapecios. Los rasgos de su rostro no corresponden a alguien de ascendencia africana, por el contrario, en él resaltan los rasgos típicamente aristocráticos del norte de Europa. Su estatura sobrepasa el metro noventa y su complexión muestra un cuerpo esculpido y proporcionado con la cantidad de músculo necesario para resultar atractivo, sin llegar a ser precisamente guapo o irresistible. Tiene unas manos de dedos largos y manicura muy bien cuidada.
Se nota claramente que es un hombre.
Viste Una camisa color salmón pálido.
usa Unos pantalones negros de vestir.
Calza unos zapatos de vestir para hombre de la marca Cebra Pitufa.

Dices: «Mayra ya informó a la IDO, han ido por Aymara hoy a mi casa…»
Orestes dice con acento cretense, «Pero no le encontraron allí, ¿no?»
Fabián niega.
Orestes dice con acento cretense, «Entonces tenemos un poco de tiempo.»
Fabián se deja caer en un sillón, ocultando el rostro entre las manos.
Dices: «No lo sé, no estoy tan seguro. Mayra sigue presionando y me ha vuelto a citar hoy.»
Marcos bebe de su trago Y se pone en pie.
Orestes se levanta, Fabián le imita.
Orestes dice con acento cretense, «donde vas?»
Marcos vuelve a colocarse la gorra.
Marcos está tan enfadado que habla en irlandés sin percatarse.
Marcos dice: «nach bhfuil an soith masochistic sin ag dul amach léi, ní leis an bpiscín beag.»
Marcos sale del despacho.
Fabián mira a los otros dos hombres.
Dices: «qué coño ha dicho?»
Armand se termina el trago y deja el vaso sobre la mesita.
Orestes dice con acento cretense, «Ni yo estoy seguro de haberle entendido, pero algo de que la zorra masoquista no iba a salirse con la suya.»
Armand carraspea, captando la atención de sus interlocutores.
Armand dice: «Orestes me ha informado del caso, puedo asesorarle en cuanto a cómo proceder de forma legal, doctor.»
Fabián se vuelve a sentar, mirando al hombre con renovado interés.

En la planta 18 de la Torre de Madrid.

Punto de vista: Humberto.

el ascensor se detiene y abre sus puertas.
humberto sale del ascensor.
La puerta de un piso de la IDO es abierta desde dentro.
Pepi sale del piso y se percata de Humberto.
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito, doctor, que trae usted una cariña de haber visto todos los muertos del cementerio.»
Humberto tiene el rostro sombrío y no está de humor.
Pepi, preocupada por el hombre, se le acerca.
Pepi dice con acento gallego, «que le pasa, doctorciño, por qué no le cuenta a la Pepi, mire que las preocupaciones me lo pueden enfermar y luego quien va a cuidar a los hijiños de aquí?»
Pepi señala la puerta del piso.
Humberto mira hacia la puerta con preocupación.
Pepi se fija en el gesto del hombre y se le acerca un poco más.
Pepi dice con acento gallego, «Ya he terminado todo lo que me dejó por hacer, pero si quiere me quedo otro ratiño y le ayudo en lo que necesite, le preparo una comidiña rica, no es bueno cargar todo solo, doctorciño. Qué me dice?»
Humberto suspira frustrado.
Dices con acento melillense, No se preocupe, doña Pepi. es solo cosas del trabajo, hay una chica ciega que al parecer está perdida aquí en la torre, nadie sabe donde está y tengo que encontrarla.»
A Pepi se le ilumina la mirada y sonríe.
Humberto no comprende el gesto de la mujer y se pone a la defensiva.
Dices con acento melillense, «No es cosa de risa, doña Pepi. la IDO se toma muy en serio esto de los impedidos en situación de vulnerabilidad. No es para reírse.»
Pepi niega con la cabeza.
Pepi dice con acento melillense, «No, no, no, ni más faltaba mi dios bendito que no me burlo, doctorciño. Pasa que la Pepi conoce a esa chica tan mona que dice usted, pero ella no está perdida, sabe? No tiene que preocuparse, seguro se equivocaron porque ella siempre está junto a esa otra chica tan bonita, la que vive en la planta trece y es vecina del otro doctorciño y su chica que también es tan mona y…»
Humberto coge a Pepi de ambos brazos y la sacude.
Pepi da un chillido por el susto.
Dices con acento melillense, «En qué planta fue que dijo que estaba? cuál es el piso, Hable de una vez, mujer.»
Eloy se fija que la puerta de la casa está abierta y va a cerrarla cuando ve en el rellano a Humberto con Pepi.
Pepi se pone nerviosa e intenta dar un paso atrás, pero Humberto la coge con más fuerza.
Eloy sale y le da un empujón a Humberto, haciendo que este suelte a la mujer.
Eloy comienza a hacer señas con las manos, está furioso.
Pepi intenta intervenir entre ambos.
Pepi dice con acento gallego, «No, no, hijiño, no te puedes pelear con el doctorciño, no pasa nada, de verdad.
Eloy, al no escuchar a Pepi, da un paso hacia Humberto.
Humberto lo aparta de un empujón y mira a Pepi.
Dices con acento melillense, «Haga el favor de darme toda la información sobre esa chica. Y no pierda el tiempo en cotilleos, lo ha entendido?»
Pepi asiente, frotándose los brazos, nerviosa.
Pepi dice con acento gallego, «ella siempre está con la chica bonita la que vive en el 13-B. ella y la chica del doctorcito de los huesos siempre la cuidan, no tiene por qué preocuparse, ella no necesita estar aquí dentro, si con ellos tiene de todo lo que necesita, doctorciño. Además, ella es tan mona y…»
Eloy se acerca a Humberto y se pone entre él y la mujer.
Humberto le hace señas a Eloy de que entre en el piso.
Eloy niega con la cabeza.
Humberto coge su móvil, desbloquea la pantalla y marca un número.
Pepi toca con cuidado a Eloy.
Eloy se gira, sigue enfadado, fijándose en las marcas que Humberto a dejado en los brazos de la mujer.
Dices por teléfono, «Tengo nueva información. enviad personal para un traslado inminente al HULP para el reconocimiento de rigor.»
Dices por teléfono, «Planta 13, estaré presente porque es posible que haya que registrar dos pisos.»
Dices por teléfono, «No os tardeis toda la vida, no tenemos tiempo que perder.»

Cuelgas la llamada.

Humberto mira a Eloy.
Eloy le sostiene la mirada, un tanto desafiante.
Humberto le coge del brazo, lo empuja y cierra la puerta del piso con llave.
Humberto mira a Pepi.
Dices con acento melillense, «Puede irse ya si terminó. le daré su paga, tal como quedamos.»
Pepi mira al médico, preocupada.
Humberto se dirige a pulsar el botón del ascensor.
Pepi dice con acento gallego, «No quiere usted que…»
Humberto, presa de la impaciencia se gira con brusquedad.
Dices con acento melillense, «No hablé lo bastante claro, mujer? termine de irse, no tengo tiempo para cotilleos estúpidos.»
Pepi se lleva una mano a la boca, mientras la otra descansa a la altura del corazón.

El ascensor llega y abre sus puertas.
Humberto sube al ascensor y pulsa el botón de la planta 13.
El ascensor cierra sus puertas y se pone en movimiento.

En una furgoneta de repartos.

Marcos desbloquea la pantalla y envía un mensaje.
[SMS] Marcos: «dile al médico que voy rumbo a la torre, que le avise a su gente.»

En el Despacho de Orestes.

el móvil de Orestes vibra.
Orestes desbloquea la pantalla y lee el mensaje.
Orestes mira a Fabián.
Orestes dice con acento cretense, «Avisa a tus amigos, van justo ahora a por tu Aymi.»
Fabián respira de alivio y coge su móvil.
Fabián escribe tan rápido como le dejan los dedos.

En un apartamento en la torre de Madrid.

Punto de vista: Kiara.

Apartamento
Es un apartamento de una planta, 3 habitaciones, dos baños y un salón comedor, con una decoración práctica y minimalista. Desde la terraza puede verse gran parte del centro de madrid y sus alrededores.
Ves Una marina de intenso azul con rociones de espuma blanca, Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue., Una lámpara de sal en forma de iceberg, Una chimenea decorativa de piedra, Un sillón de relax modelo Lockhart en color crema, Una mesa rectangular de madera de roble, y Un jarrón de cristal irisado aquí.
el móvil de Kiara vibra.
[SMS] Fabián: «Estad listos, van a por Aymara.»
Kiara suspira y va a responder cuando tocan el timbre con insistencia.
Kiara escribe con mucha rapidez…
[SMS enviado]: «Pues muñeco, ya llegaron, que rapidez.»
Kiara habla en voz alta.
Dices: Caramelo, vienen por ti ya. Mueve tu culo bonito, que te espera el muñeco.»
Guillem coge la mano de Aymara y la acompaña hasta el salón.
Guillem dice con acento catalán, «Lo ves? No había por qué preocuparse de más.»
Aymara luce pálida, ojeras se van marcando bajo sus ojos.
Aymara asiente poco convencida.
Kiara se acerca a la puerta y se asoma por la mirilla.
Kiara siente como se escuchan más golpes en la puerta contigua y se tensa.
observando por la mirilla puedes ver:
La planta número 13
Ves Apartamento, Un cómodo apartamento, Un sencillo apartamento, y Un precioso pisito aquí.
Te encuentras con Humberto y tres personas más.
Kiara da dos pasos atrás y corre hacia el salón.
Kiara hace señas de que guarden silencio.
Guillem detiene a Aymara y retrocede con ella.
Kiara le hace señas a Guillem para que la lleve a una habitación.
Humberto vuelve a tocar el timbre.
Kiara respira profundo y abre la puerta.

En la furgoneta de reparto.

La furgoneta se detiene frenando con brusquedad.
Marcos mira por la ventanilla.
Mirando por los cristales puedes ver:
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Ves Un monumento a Miguel de Cervantes, Saet Leon, Saet Reacondicionado, Aedi A3, un coche de la marca KOA, Un coche de color negro con las siglas E.O, Rinault Migane, Rinault Migane, Saet Reacondicionado, saet reacondicionado, Saet aAhueca, Oqel Attra, una limusina privada, saet reacondicionado, Aedi B4 Gasolina, un coche para novatos Imperium Mottors, rinault migane, coche eléctrico Sundoor, saet reacondicionado, un SUV Xoaomi modelo Rodmi, y una ambulancia aquí.
Marcos maldice por lo bajo al ver la ambulancia.
Marcos y su acompañante se miran.
Marcos aprieta los puños con fuerza.

De vuelta en la planta trece.

Humberto, parado en el rellano mira a Kiara con desdén.
Humberto dice con acento melillense, «Buenas tardes, soy el doctor Ferrer, estos son compañeros de la IDO. Se nos ha informado que hay una impedida visual en situación de vulnerabilidad y como debe saber, ellos tienen que estar acogidos en pisos tutelados.
Kiara respira profundo.
Dices: «Ya, lo que usted diga, doctor, pero en este momento me encuentra de salida y no puedo atenderle.
Kiara da un paso hacia afuera e intenta cerrar la puerta, pero Humberto se lo impide.
Kiara lo enfrenta.
Dices: «que no entiende usted el español? le acabo de decir que voy de salida.»
Humberto cruza la mirada con los hombres que le acompañan y la trabajadora social.
La mujer dice con acento madrileño, «Es mejor que nos permita hacer nuestro trabajo, verá como no tardamos nada y usted podrá marcharse muy rápidamente.»
Kiara aprieta los dientes, furiosa.
Humberto la mira, amenazante.
Humberto dice con acento melillense, «No colaborar puede traerle consecuencias, supongo que lo sabe, ¿no?»
Kiara apenas se mueve y Humberto se adentra en el piso.
Humberto dice con acento melillense, «buscad en aquel cuarto, yo buscaré aquí. si no está ahí al lado, está aquí.»
La mujer dice con acento madrileño, «No podemos saberlo, nadie respondió ahí al lado.»
Humberto se encoge de hombros.
Humberto dice con acento melillense, «en algún momento alguien tendrá que entrar o salir, si no la encontramos aquí, buscaremos ahí al lado más tarde o mañana.»

En la habitación.

Guillem escucha la voz de Humberto y traga grueso.
Aymara se aferra a la camiseta de Guillem con fuerza.
El pomo de la puerta se gira.
Humberto abre la puerta.
Aymara murmura con acento venezolano, «dile que lo amo con todo mi corazón, que no voy a olvidarle nunca.»
Aymara se gira y alza la barbilla.
Humberto ve a la chica y un brillo de satisfacción se le nota en la mirada.
Humberto habla en voz alta.
Humberto dice con acento melillense, «No sigais buscando, la encontré.»
Los hombres de la IDO entran y cogen a Aymara de ambos brazos.
La trabajadora social mira a la chica.
La mujer dice con acento madrileño, «Se nos ha informado de tu situación de vulnerabilidad, somos de la Imperium dissable Organization. Aquí presente están dos de mis compañeros y el doctor Humberto Ferrer, qien será tu tutor de ahora en adelante. entiendes lo que te digo?»
Aymara se gira hacia la voz de la mujer.
Aymara dice con acento venezolano, «Lo entiendo, soy ciega, no sorda ni retrasada, señorita.»
La mujer aprieta los labios, fijándose en la presencia de Guillem.
La mujer mira a Guillem con evidente reprobación.
Humberto mira a Aymara con renovado interés.
La mujer mira a la chica.
La mujer dice con acento madrileño, «Una vez que nos des tus datos, te llevaremos al hospital a un chequeo de reconocimiento antes de tu traslado al piso tutelado. ¿Tienes familia? Casa, alguna propiedad, algún bien material que esté a tu nombre?»
Aymara niega con la cabeza.
La mujer dice con acento madrileño, «Puedes indicar tu nombre y tu número de DNI?»
Aymara aprieta los dientes, Humberto no deja de observarla en todo momento.
Aymara dice con acento venezolano, «usted qué cree, señorita, que sí o que no.»
Humberto reprime una risita.
La mujer se exaspera pero finalmente habla.
La mujer dice con acento madrileño, «indica tu nombre y tu número de DNI.»
Aymara le da la información.
Humberto mira a la chica de arriba a abajo.
Guillem se tensa ante la forma en que Humberto mira a aymara.
Humberto dice con acento melillense, «sacadla de aquí de una vez, nos estamos tardando demasiado.»
Aymara opone resistencia.
Aymara dice con acento venezolano, «Puedo caminar yo sola, no me tienen que llevar a rrastras.»
Guillem mira a Humberto.
Guillem dice con acento catalán, «doctor Ferrer, creo que no es necesario aplicar hostilidad, la chica está dispuesta a ir con vosotros.»
Humberto se acerca a Guillem invadiendo su espacio personal.
Humberto dice con acento melillense, «Es la segunda vez que te atreves a cuestionar mi criterio, Bagur. te advierto que no admitiré ninguna otra.»
Kiara entra en la habitación.
Dices: «Y yo le advierto que está en mi casa y si vuelve a soltar otra amenaza, levantaré una denuncia formal, le queda claro?»
Humberto se gira mirando a Kiara con visible hostilidad.
Humberto dice con acento melillense, «atrévase, si puede.»
Humberto mira a los demás y coge él mismo a Aymara con fuerza del brazo, arrastrándola.
Dices: «¡Haga el favor de soltarla, ella no es un animal salvaje!»
Aymara intenta resistirse pero Humberto le dobla el brazo hacia atrás, empujándola hacia adelante.
Kiara intenta abalanzarse contra Humberto.
Los hombres de la IDO le cierran el paso, Guillem la coge por el codo.
La mujer mira a Humberto con reprobación, cierra los ojos y sale tras él y los otros dos compañeros.
Kiara va a salir tras ellos, pero Guillem la detiene una vez más.
Kiara se debate hasta que se rinde en brazos de Guillem y llora amargamente.
Guillem la contiene, abrazándola con fuerza.

En la furgoneta de reparto.

Punto de vista: Marcos.

Marcos ve a una mujer y tres hombres salir de la Torre de Madrid tras otro que llevaba bruscamente a Aymara.
El acompañante de Marcos va a encender el motor para acercarse, Marcos niega con la cabeza.
Dices: «Ahora podría salir lastimada, pero buscaremos la forma de sacarle de ahí.»
Marcos ve cómo la ambulancia arranca a toda velocidad.
Dices: «Vamos, ahora me toca dar la cara ante mi fallo.»
El acompañante de Marcos asiente, gira la llave y enciende el motor.
La furgoneta de reparto arranca a toda velocidad.
Minutos después…
Edificio Residencial; Octava planta.
Ves un Ático de Lujo y un Piso Dúplex aquí.
Marcos camina hacia el Ático y toca el timbre.
La puerta de un ático de lujo es abierta desde adentro.
Marcos observa al hombre que abre la puerta.
Orestes
Suele ofrecer una sonrisa socarrona, la cual luce perfecta en su boca grande de labios llenos. El arco de cupido es bien definido y muestra un filtrum pronunciado, haciendo que destaque por encima de su nariz armónica, la cual acompaña a unos pómulos marcados y una mandíbula fuerte de ángulos rectos. Tiene los ojos ligeramente almendrados de color avellana con largas y gruesas pestañas, enmarcados en unas pobladas cejas negras que acentúan Su mirada enigmática y un tanto cautivadora. Es alto y de complexión atlética. Lo caracteriza una gran elegancia al caminar, aunque suele economizar sus movimientos. Viste con frecuencia de gris o negro, siendo su ropa hecha siempre a la medida. en el dedo anular de la mano izquierda lleva un anillo de acero con eslabones de platino y pequeñas piedras de obsidiana incrustada entre cada eslabón.
Marcos niega con la cabeza.
Orestes inspira profundo.
Orestes murmura con acento cretense, «viniste a dar la cara, como siempre, supongo.»
Orestes hace un gesto de asentimiento con la cabeza y se hace a un lado para darle paso a Marcos.
Marcos corresponde al gesto y entra.
Un Ático de Lujo
Es un ático luminoso decorado con evidente hedonismo. Al ingresar, encuentras el salón, una puerta que da al despacho, un pasillo que dirige hacia las 4 habitaciones tipo suite y los 3 baños completos, una cocina amplia y perfectamente equipada, una escalera que da a la planta superior donde está la habitación principal con su vestier y su baño con jacuzzi incluido y acabados de lujo y una pared acristalada que permite disfrutar de la vista de una preciosa terraza de 20 metros que da al exterior de la fachada y permite visualizar los alrededores. en todos los ambientes puedes observar obras de arte, muebles de diseño, moquetas Aubusson, materiales nobles y texturas que brindan equilibrio, minimalismo y buen gusto.
Orestes cierra la puerta y adelanta a Marcos.
Fabián se pone en pie.
Fabián ve el rostro de ambos hombres y empalidece.
Dices: «Te he fallado… No llegué a tiempo.»
Fabián siente un sabor amargo en la boca, producto de la bilis que lleva rozándole la garganta toda la tarde.
Fabián niega con la cabeza.
El móvil de Fabián vibra muchas veces.
Fabián dice: «No, no… ella no, dime que no, macho, dime que no.»
Fabián se abalanza contra Marcos.
Marcos asesta el empujón y algunos golpes que tira Fabián, sosteniéndole con fuerza.
Fabián grita, Marcos lo sujeta con más fuerza.
Fabián grita: «Déjame, tengo que ir a por ella, déjame, suéltame, maricón, suéltame!»
Dices: «Desquita tu frustración conmigo todo lo que quieras, pero no te dejaré salir. Vas a cometer una locura y va a ser peor, sobre todo para ella.»
Fabián se zafa como puede e intenta alcanzar la puerta, pero Orestes le bloquea el paso.
Orestes mira a Fabián, comprensivo.
Orestes dice con acento cretense, «Entiendo tu angustia, pero ahora tienes que calmarte. Sabemos lo que tenemos que hacer y lo ahremos. Sacaremos a tu Aymara de ahí.»
Dices: Geallaim go bhfaighidh mo chara maith, ar mo onóir agus ar mo dheartháir anseo, go bhfaighidh muid amach í.»
Fabián mira a Marcos.
Fabián dice: «qué coño has dicho?»
Orestes dice con acento cretense, «Siéntate, Fabi.»
Fabián se pasa la mano por la cara y se sienta, sin dejar de mirar a Marcos.
Marcos lo mira muy serio.
Dices: «Te he dicho que prometía ante mi honor y el de mi hermano, que la sacaríamos de allí.»
Fabián aprieta los dientes, conteniendo las ganas de llorar.
Marcos se acuclilla frente a Fabián.
Dices: Déjalo salir, estamos juntos en esto, no estás solo.»
Orestes apoya una mano en el hombro de Fabián.
Fabián se quiebra finalmente y llora.
Ambos hombres acompañan a Fabián.
Desde la escalera de la segunda planta, Marlene llora en silencio.