• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nuevo Relato de Catherine: Pensando en tomar La Mejor Decisión

Hola: Me llamo Katherine y soy de Medellín colombia, soy estudiante de secundaria, tengo 16 años, hace 2 meces estoy acá en españa con mi madre ya que se conoció con un tipo que es de acá y él se encargó de traerla aunque él no es de madrid, es de otra ciudad pero bueno creo que eso no es tan importante acá, acá lo importante es que ella vivía con él hasta hace unas semanas, ella así, está con uno, luego con otro… aunque me avergüenzo mucho de todo esto porque ella es mi madre y por eso no lo ando contando, prefiero que todo el mundo sepa que ella es una mujer soltera que vive solo con su hija, aunque desde que estoy viviendo acá en madrid me doy cuenta de que acá a muchas eso les da igual, que son modernas, que se pueden acostar con los tipos que quieran que no tengan esposa ni novia y ellas tampoco como se los he oído decir a muchas y que eso es normal, como dirían en mi tierra amigos con derecho, o son cosas de solo una noche y no se volvieron a ver, he visto que es muy normal aunque en mi tierra no era tan así, allá somos más concerbadores aunque mi madre… me temo que se parece más a las mujeres de acá que dicen que son más liveradas en el sexo pero bueno… mejor pasando a otro tema.
Hace ya una semana que discutimos, aunque bueno muchas veces lo hacemos ya que ella quiere inponerme reglas, pero yo para que quiero reglas si yo ya soy mayorsita para saber lo que hago ¿no? El caso es que ella si quiere, o quería inponérme esas reglas, ¿y para qué? Si ella puede beber alcool, estar con tipos, llevarlos a la habitación y hacer el amor con ellos de noche sigilosamente como para que yo no me enterace, cosa que no pasó porque yo me despertava y oía ruidos, hasta que me di cuenta, y la primera vez me asusté pero bueno, nada puedo hacer, tocó irme adaptando aunque nunca lo conseguí realmente, a decir verdad, eso cada vez me tenía más arta, menos mal que cada una agarró su camino, y todo porque yo le dige que me dejara la vida en paz, que así como ella podía hacer lo que se le diera la gana yo también y que no se metiera en mi vida; Entonces ella me dio una bofetada y yo le dige que me iva, que ya no aguantava más, que si yo no podía hacer lo que quisiera, no podía llegar a la hora que quisiera con mis amigos cuando ella si podía, y no solo eso si no que también un día me quería acosar un tipo y ella no dijo nada; Entonces me aburrí, me cancé, ya no doy más, me largo pal carajo y ella que haga su vida que yo para hacer mi vida ya estoy grandecita. Hace poco me enteré por mi padre ya que a veces nos mensajeamos, me contó que mi hermana media Yuly, o media hermana no sé como se diga, está acá en madrid desde hace varios meces, como desde mitad de enero pero como casi nunca la veo no lo sabía a pesar de que ella se vino antes para acá, y la verdad que no me lo esperava. El me dijo que si quería me dava su número para que yo me pusiera en contacto con ella, mi padre me lo dió y yo lo agendé acá en mis contactos, aunque me da algo de pena porque no nos vemos tanto, así que no es mucha la confianza que nos tenemos como las mejores hermanas, sobretodo porque a veces me da la impresión de que no me tiene en el mejor concepto del mundo, aunque puede ser que yo esté equivocada.
Y aquí estoy yo, desde hace una semana sola en madrid viviendo en el club de la plaza de la independencia, pensando haber que hago, si llamarla o no llamarla, creo que necesito su ayuda pero tengo miedo de que ella no me la de si no confía en mi, aunque a veces pienso que ella es buena persona y puede que si me ayude, por esto de que le gusta vivir independiente, ocuparce de sus cosas y todo esto…
Mientras por ahí trabajo un poco vendiendo hammburguesas que es lo único que puedo hacer y lo que gano no es mucho, hoy como no he hecho nada solo estoy pensando en tomar la mejor decisión.

Nuevo Relato de Aurora: ¿Otra vez? No puede ser

En este tiempo, mi cabeza es una auténtica tempestad. No sé cómo ni en qué momento empezó esto, pero es algo que a estas alturas no lo puedo controlar o al menos, no del todo. Brizuela se está queriendo meter a mi vida, y lo peor es que, por paradógico que parezca, mientras más me resisto a permitirle acceder a mí, más se lo permito. Eso lógicamente me tiene frustrada, es una pelea entre 2 fuerzas que parecen poder conmigo, cada una dentro de su naturaleza, y estar en medio de eso es un auténtico peligro. Por un lado sigo adelante, intentando que este hombre me deje en paz, que entienda que no quiero a nadie en mi vida y mucho menos, habiendo ocurrido lo que ocurrió con él y su familia. Mas por el otro lado hay algo en mí que se moviliza, esa perseverancia, esa forma de encararme…además de su atractivo, que no lo puedo omitir por mucho que quiera. Sentir que necesito estar y perderme con él, que a medida que el tiempo pasa la atracción me lleva a hacerme ideas en mi cabeza…ideas que no hubiera contemplado antes, ni siquiera con su hermano con quien en algún momento tuve una relación fuerte. Quisiera borrarlo de mi vida, al igual que al resto de los hombres; me gustaría no sentir, no pensar. Pero su mirada me dice mucho, y su cuerpo me invita a dejar que mis deseos sean los que hablen. Pero me niego, no quiero, no puedo; a veces ya ni sé bien por qué, pero así me pasa. Con toda esta desesperación que no logro resolver, y esta tormenta que no me deja continuar con mi vida normal, solo me resta preguntarme, “¿Otra vez, Aurora?” Y de paso a recriminarme, “no puede ser”.

Nuevo Relato de Luhanna: volviendo con las energías recargadas

después del desastroso final que tuvo el cumpleaños de diego, luhanna junto a su hermano ignacio y su prima druana, decidieron viajar a chile para que la escocesa conociera su familia chilena, recorrieran parte del país y luhanna arreglara temas pendientes con su padre
al volver a madrid, se tomaron un par de días de descanso y se propusieron a tener una nueva vida, buscar trabajos estables e intentar seguir con sus vidas.
ignacio por su parte, se puso en campaña para conseguir trabajo como publicista, que era su mayor pasión
druana que había estudiado teatro en escocia, tenía la intención de poder estudiar algo nuevo, no sabía que, pero pero tenía una semana para buscar que haría con su vida
y luhanna viendo las ofertas de trabajo, vió que habían postulaciones para trabajar en el misnisterio de educación, lo único que quería era poder egercer lo que le apasionaba. y por que no poder encontrar algún novio, ya se sentía sola y necesitaba un compañero.

Nueva escena de rol: Parásito

punto de vista: arnulfo

qué poco me duró el gusto de tener una vida normal. tener una casa, trabajar como cualquier otro, vivir conn una pareja… en fin cosas de la vida. todo porque una ley dice que no puedo tener propiedades, ni trabajar como todos.
según esta misma ley, mi condición me obliga a vivir como un parásito ¿suena feo, no? pues por muy feo que suene así es. en la escuela me enseñaron que los parásitos viven a costa de los demás; cosa que por supuesto no es de mi agrado.
si hubiera sabido que la hospitalización me haría perder todo otra vez, no habría dejado que me trajeran, así empeorara la virosis que tenía. de todos modos qué vida me espera una vez que salga?
para empezar me quitarán mi casa, si no es que ya me la quitaron; me llevarán no sé a dónde, bajo el cuidado de sabe dios quién; viviendo a costa de otros, siendo eso, un parásito, un vulgar mantenido que bien puede ganarse el sustento por sí mismo.
y por si esto fuera poco, mi pareja ha decidido dejarme en cuanto salga y me trasladen a donde sea que voy a estar; porque quién va a querer asumir la responsabilidad de mantener a un parásito? ella tiene sueños qué cumplir y es obbio que no piensa dejarlos por mucho que me ame o… o ya no sé.
sí, ya sé que llamarme parásito suena cruel y hasta si se quiere inhumano, pero en eso me ha comvertido una ley que ya de por sí me ha cosificado tratándome como si no existiera, refiriéndose a mí con términos como criatura, impedido, minusbálido entre otros.
otra vez vuelvo al principio; justo como el año pasado; sólo que el año pasado tenía la oportunidad de empezar prácticamente de cero; siendo uno más, viviendo su vida como cualquier hijo de becino y con un pasado a cuestas como todo el mundo. ahora… ahora empezaré una nueva vida, una que no me gusta porque viviré siendo mantenido por otro cuando yo sé que puedo valerme por mí mismo; en fin, una vida en la que no tendré absolutamente nada, ni siquiera a la única persona que tenía en mi vida ¿qué me importaba que me quitaran todo si me quedaba ella? no sé si podré continuar con esto, no sé si lo que he pasado sea el precio que tengo qué pagar por las vidas que quité en su momento; así como tampoco sé si pasar por todo esto tendrá su recompensa, porque en serio ya ha sido demasiado.

Nuevo relato de Vinchenzzo: En busca de cumplir todos mis sueños

Era un niño, tendría aproximadamente unos diéz años, cuando en roma, comenzamos hablar de la cocina, comenzamos hablar del arte que significa cocinar. En aquel tiempo no entendía mucho, era crío y pensaba que cocinar era nada más que colocar una olla a herbir y ya está. Fue a los 14 años, cuando con mi familia viajamos hasta Villa Adriana, nunca olvidaré ese día. Nos encontrábamos en casa de mis abuelos, y la consigna era que toda la familia debía aportar algo para la comida del día. Dicha comida consistía en una lasaña, rellena de carne. Todos comenzamos a amasar la pasta, de manera que quede en forma de lámina cuadrada, y así fuimos preparando dicho plato. Lo que nunca olvidaré de ese día, es que a partir de ahí, descubrí la pasión de la cocina. Ese día sábado todo había cambiado para mí, ya no quería ser abogado, por una extraña razón, ahora solo quería ser chef. Poder cocinar lo que ya estaba inventado, pero tener la capacidad de inventar otras cosas, llegar a hacer cosas muy difíciles. Terminé a los 17 años la escuela en Roma y un año mas tarde inicié mis estudios. Tras cuatro años, me recibí. Comencé cocinando en un restaurante italiano en donde me fue bien. Pero a veces no todo es color de rosas, y el dueño del restaurante tuvo que salir de emergencia hacia luxenburgo, y el local tuvo que cerrar, dejando sin trabajo a mucha gente. Fueron otros cuatro años a la deriva, fueron otros cuatro años sin encontrar lo que buscaba, hasta que un compañero de trabajos a quién le había perdido el rastro, por causalidad o casualidad, me lo encuentro en una plaza, y comienza hablar maravillas de españa, que allí encontraría trabajo seguro porque no hay restaurantes de comida italiana que hicieran la competencia, y que yo mismo podría ser quien cree uno. Ser mi propio jefe,? eso no lo había pensado nunca en mi vida. se me presentaba una hermosa oportunidad de poder cumlir todos mis sueños, y a la manera que yo quisiera o creyera conveniente. Tras días de discuciones con familiares que decían que iría a un lugar inseguro, donde no sabía que futuro tendría, logré convencerlos y emprendí viaje a zaragoza. Me alojé en el imperium hotel de un centro comercial, y desde ese momento comencé a darme cuenta de que sí, había pocos restaurantes. Tras unos días en los que comencé a pensar que sería mejor volver a roma por no tener fondos, me encontré con mi amigo otra vez, quien me dijo. “¿que haces en zaragoza? deberías ir a madrid, allí hay más trabajo que aquí!”. Tras unos dos o tres días pensando, decidí emprender viaje a madrid, hacia nuevas tierras españolas donde quizá encontraría nuevos trabajos, nuevas aventuras tal vez. Me encontré con más trabajo, a tal punto de poder comprarme una casa y lograr tener un buen lugar donde vivir por consiguiente. Ya llegará el tiempo de cumplir mis otros sueños anelados, de lograr otros objetivos.

Nuevo relato de Camila: De vuelta a madrid

Los días transcurrieron entre zaragoza y guadalajara, entre algunas alegrías. Todo comenzó en guadalajara, ahí logré con ayuda de varios vecinos dar con la urbanización en donde se venden las casas. Allí logré hacerme con una que me dejó muy satisfecha debido a las comodidades del lugar, y lo grande que resultaba. Decidí luego ir a zaragoza, comprar algunas cosas para la casa, una tele, algún pc, ya luego tendría la oportunidad de ir a madrid y lograr obtener más muebles y cositas lindas. Llegué a zaragoza y dejé pasar un par de semanas, pero no podía evitar pensar en que haría oscar en la casa, en como estaría de ánimo, no podía dormir, se tornaba complicado por las noches. Me recluí en el hotel, intentando descansar de la rutina, saliendo por algunos ratos a caminar, llendo en algunas oportunidades al parque de atracciones, (no puedo evitar recordar cosas cuando voy hacia allí), pero ya necesitaba volver, necesitaba otra vez estar con quien me dio lugar en su casa por mucho tiempo y bien o mal… creo que estoy en problemas… con quien amo. me decidí a dar una última vuelta por el guapi z, como así también por el parque de atracciones para luego sí, emprender el viaje con total tranquilidad En el centro comercial tomé un café con leche, para luego salir, hacia otros lugares, desistiendo de volver al parque de atracciones. Me dirigí entonces al museo de etnología de zzaragoza
, al kiosco de la música, y a la pastelería, lugares que nunca había visitado antes. En la pastelería decidí comprar cosas para oscar, después de todo era buena idea llegar a su casa con regalos, señal de que durante todo el paseo lo recordé. Después de unos placenteros gastos de dinero, me subí a mi auto, y emprendí el viaje primero hasta guadalajara, donde dejé una computadora portátil, una computadora de sobremesa, una televisión y una minicadena que me gustó y que compré en el guapi. Luego, manejé concentrada los 40 minutos que me quedaban hacia mi destino más preciado, Madrid.