• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Aprovechando ofertas

Punto de vista: Layna.

Había visto que comenzaban las ofertas de estas fechas y me decidí a pasar por el centro comercial.
Layna llega al centro comercial. en diferentes vitrinas se observan carteles de ofertas.
Layna se acerca a la vitrina de una tienda por departamentos.
Dana llega al centro comercial, y mira todo
Elsa entra al centro comercial, observa con curiosidad a su alrededor
Dentro de la tienda hay gran cantidad de clientes de diferentes edades.
Elsa lee los carteles de ofertas y se entusiasma
Dana ve los carteles de las ofertas
Algunas chicas entran en la tienda por departamentos, entusiasmadas por las ofertas.
Elsa decide por una vitrina cercana, donde ve que ofertan especialmente ropa. Entra mirando cada ropa con sumo detalle y atención.
Dana entra a una tienda por departamentos
Layna se decide a entrar en la tienda por departamentos.
Comunidad de Madrid; Sección de ropa.
Elsa ha llegado.
Dentro de la tienda hay mucha gente y el ruido es bastante notable.
Dana mira todo, curiosa
Diversos vendedores van acercándose a los clientes.
Layna se acerca a la sección de ropa para dama y comienza a mirar lo que se está exponiendo.
Elsa comienza a mirar en primer lugar abrigos grandes para mujer.
Dana mira a la chica que se va a la sección de ropa para dama
oyes sirenas cerca de aquí.
Layna va mirando los abrigos y suspira un poco observando los colores.
Dana va a la sección de ropa para damas
Una vendedora se acerca a Layna.
Dana mira las blusas que se exponen
Elsa se fija en un abrigo que a diferencia de otros, lleva colores pintorescos. se acerca y toca la textura de la tela, asintiendo para sí misma
Una vendedora dice: «buenas tardes, en qué le podemos ayudar?»
Layna se gira y ve a la chica.
Layna le explica lo que anda buscando.
Dana mira a la mujer
La vendedora asiente y comienza a mover los abrigos colgados.
Layna mira a la chica que está cerca y le sonríe.
La vendedora se acerca a layna y le muestra el abrigo.
Dana dice: «mire, señorita estoy buscando blusas para dama, pero quiero ver colores más alegres »
oyes risas a lo lejos
La vendedora alza la mirada hacia la chica que le habla y sonríe.
Layna se queda con el abrigo mientras la vendedora atiende a Dana.
Elsa mira otros abrigos pero sin dejar de prestar atención a aquel que vio y de por sí le ha gustado. ve a una vendedora cerca que está atendiendo a otra clienta y decide esperar cerca del abrigo para mostrárselo.
La vendedora dice: «sígame por aquí y le muestro lo que tenemos.»
Dana camina tras la vendedora
La vendedora guía a Dana hasta una zona de perchas con prendas muy coloridas y estampadas.
Elsa mientras tanto mira por encima, viendo más ropas de invierno
Layna se cuelga el abrigo en el brazo y sigue mirando otras piezas.
Dana mira la ropa
Layna choca con otra mujer sin darse cuenta, al ver la ropa de invierno.
Dices con acento Ateniense, «disculpe, por favor. que con tanta gente aquí dentro…»
Layna mira a Elsa.
Elsa decide moverse un poco mientras aguarda que otra vendedora esté disponible. Se sobresalta un poco ante el impacto y mira a la persona que apareció enfrente suyo.
Dana mira barias blusas
La vendedora espera mientras Dana mira las blusas.
Elsa le sonríe cordialmente a la chica y hace un gesto restando importancia.
Layna esboza una sonrisa, un tanto avergonzada.
Dana dice: «mire, esta es genial, no tan destapada, me la puede vender?»
La vendedora asiente a Dana.
Elsa dice con acento correntino, «no te preocupes, estimadísima. esto está repleto, así que no pasa nada.»
La vendedora dice: «venga por aquí, si no le interesa ver otra cosa, le llevo a la caja.»
Dices con acento Ateniense, «sí, esto está repleto, pero es que con estas ofertas, es apenas lógico.»
Dana dice: «me gustaría ver la ropa de invierno»
Elsa asiente
La vendedora asiente y guía a Dana hacia la sección de ropa de invierno donde está Layna y elsa.
La vendedora se acerca a las mujeres.
oyes sirenas cerca de aquí.
Elsa dice con acento correntino, «me recuerda mucho al mercado en mis tierras aunque claro, esto es más fino, como de shopping. pero con la gente así me lo recuerda»
La vendedora dice: «si me dais un permiso, por favor?»
Elsa sonríe mientras mira algunos abrigos de reojo, pero sin dejar de prestar atención a la chica
Layna mira a la vendedora y a Dana que viene detrás y se aparta.
Layna mira a Elsa y asiente.
Dana va tras la vendedora y mira a las chicas
Dices con acento Ateniense, «en mi país también hay tiendas de este estilo y se parece mucho.»
Elsa se aparta, dando paso a la vendedora
Layna mira a la chica que va tras la vendedora y le sonríe.
La vendedora se ddetiene y comienza a extraer prendas de colores vivos para Dana.
Elsa se fija en la clienta que va con la vendedora y también le sonríe
Dana saluda a las chicas, pero no deja de mirar la ropa
Layna se gira y se fija en lo que la vendedora está mostrando.
Dices con acento Ateniense, «que jersey más bonito, se ve calentito.»
Dana dice: «si, se ve genial»
Elsa sigue mirando abrigos, en especial algún pantalón que haga juego con aquel abrigo pintoresco que ha visto antes y que se ha decidido a comprar
La vendedora tiene en las manos un jersey de lana de color púrpura y cuello de tortuga.
Elsa oye a ambas chicas y se gira para mirar el jersei
Elsa se acerca a donde ellas
La vendedora sonríe a layna y asiente.
Elsa dice con acento correntino, «pero miren nada más, qué belleza! El púrpura es un color muy lindo»
La vendedora dice: «de hecho sí, yo tengo uno así pero en otro tono y va muy bien para este frío.»
Layna asiente.
La vendedora sonríe a Elsa y asiente.
La vendedora dice: «es un color precioso, sí.»
Dana dice: «yo lo quiero»
La vendedora asiente y se lo entrega a Dana.
Dana dice: «cuanto es?»
La vendedora dice: «le apetece mirar alguna otra cosa? qquizá algún pantalón que conjunte?»
Dana dice: «si, por favor»
La vendedora asiente y se mueve unos pasos hacia la percha de los pantalones.
Dana mira a la vendedora y va tras ella
Layna mira las perchas y le señala a Dana un pantalón de pana de color negro.
Dices con acento Ateniense, «yo creo que ese le iría perfecto a ese jersey.»
La vendedora se gira y asiente.
Elsa se vuelve a alejar, buscando algún pantalón. Se fija en el abrigo que quiere cmoprar y va por él para que no se lo lleven.
Dana dice: «si, creo que es el indicado»
La vendedora dice: «si me indica su talla, verifico a ver si este le viene bien, señorita.»
Elsa mira los pantalones y ve uno que le gusta
Dana dice: «me da este pantalón, señorita»
Dana dice: «soy 29»
escuchas música cerca de aquí.
Layna se acerca a los pantalones y mira uno de color marrón y lo toca para ver su textura.
La vendedora mira la talla y asiente, sacando el pantalón de la percha.
Elsa lo toma, compara los colores del abrigo y del pantalón y luego asiente.
La vendedora dice: «es justo su talla.»
Dana dice: «genial!»
Layna saca el pantalón y mira la talla, suspirando al ver que le viene grande.
La vendedora ve a Dana, sonriendo.
Dana sonríe.
La vendedora dice: «desea alguna cosa más?»
Dana dice: «no, seguiré mirando la ropa y si necesito algo la llamo, gracias »
Otra vendedora se acerca a Elsa.
Elsa mira la talla del pantalón, niega y busca uno igual pero más pequeño
La vendedora dice: «le puedo ayudar en algo, señora?»
La vendedora que atiende a Dana asiente y se dirige a layna.
Elsa mira a la vendedora que se le acercó
Dices con acento Ateniense, «podrías ayudarme a conseguir una talla más pequeña de este pantalón?»
Dana mira la ropa
La vendedora asiente mirando el modelo y comienza a hurgar en las perchas.
Elsa dice con acento correntino, «buenas, estimada. Sería posible que me veas un pantalón como este, pero de dos tallas menos? te lo agradecería un montón.»
La otra vendedora mira a Elsa y asiente, verificando el modelo del pantalón.
La vendedora revisa con cuidado las tallas.
Elsa espera, manteniendo el abrigo que había elegido en la mano.
La otra vendedora se acerca a layna con un pantalón de su talla pero de otro modelo y color.
La vendedora que atiende a Elsa se acerca con el pantalón dos tallas mas pequeña.
Elsa observa el pantalón y asiente, volviendo a comparar con el abrigo
La vendedora dice: «aquí tiene, señora… alguna otra cosa que desee ver?»
oyes sirenas cerca de aquí.
Layna frunce el cejo un momento, mirando el pantalón.
Elsa dice con acento correntino, «eeese está perfecto. Y a ver…»
La vendedora dice: «de su talla no conseguí el modelo que buscaba, pero conseguí este otro que creo que le iría mucho mejor a su silueta.»
Elsa pasea su mirada por la tienda como puede ante la afluencia de gente
Layna revisa el pantalón y al final asiente.
Elsa dice con acento correntino, «algunos guantes que hagan juego con esto? capaz estaría bien»
La otra vendedora sigue de forma discreta a Elsa, por si necesitase alguna otra cosa.
La vendedora asiente y le hace señas a Elsa para que le siga.
Dana mira un abrigo
Elsa habla mirando a la vendedora que le atiende}
La vendedora dice: «creo que hay unos guantes que rían perfectos con ese abrigo.»
Elsa asiente y la sigue paso a paso
Elsa sonríe
La vendedora llega a una estantería y coge un par de guantes que conjuntan muy bien con el abrigo y el pantalón, haciendo un bonito contraste.
Elsa dice con acento correntino, «a ver? porque aunque soy señora, me gusta hacer juego como las señoritas adolescentes, queridísima. así que veamos»
La vendedora se gira y asiente, sonriente.
La vendedora dice: «creo que esos le irán perfectos incluso de talla.»
Elsa mira el par de guantes, comparando una vez más con el abrigo y el pantalón.
La vendedora espera por layna a ver si se decide por algo más.
Elsa dice con acento correntino, «síi, la verdad están muy buenos. Por cuánto me venderías este juego completo así?»
Dana hace una seña a una vendedora
Elsa señala como puede el abrigo, el pantalón y el par de guantes.
La vendedora que atiende a Elsa la mira un instante y revisa las etiquetas.
La vendedora dice: «pues estas piezas tienen todas el 50%
Una vendedora se acerca a Dana.
Layna habla con la vendedora que le atiende y le explica lo que anda buscando.
Dana dice: «disculpe señorita, cuanto sería de este jersey el pantalón y la blusa?»
la vendedora guía a layna hacia la sección de ropa casual y lencería.
La vendedora mira las etiquetas de la ropa que lleva Dana y le da el precio.
La vendedora dice: «a eso ha de rebajarle el 45%
Elsa dice con acento correntino, «aaah, maravilloso! entonces quiero todo esto para mí, por favor señorita. Ah, y donde puedo encontrar esas botas coquetas que se usan en invierno?»
Dana dice: «aquí tiene»
La vendedora que atiende a Elsa le hace señas para que la siga hacia la sección de zapatería.
Dana saca su cartera del volso y le da el dinero a la vendedora.
La vendedora niega, devolviéndole el dinero a Dana.
La vendedora dice: «venga conmigo por caja, señorita, ahí puede pagar sus prendas.»
Elsa sigue a la vendedora, intentando no chocar con algunas personas que llevan prisa
La vendedora le hace señas a Dana para que le siga hacia la caja.
Dana camina tras la vendedora
Layna comienza a mirar los pijamas gruesos que le muestra la vendedora y no sabe por cuál decidirse.
La vendedora deja a Dana en la caja y le sonríe.
Elsa y la vendedora llegan hasta la parte de zapatería
La vendedora que atiende a elsa le muestra varios modelos de botas de invierno.
Dana se forma, esperando turno
Layna escoge 3 pijamas muy gruesos y calentitos de diferentes colores y bordados.
La vendedora que atiende a Layna le muestra varios pares de calcetines que hacen juego con los pijamas.
Elsa los mira uno por uno y luego fija su atención en una bota marrón, de caña alta y taco también alto
La vendedora que atiende a Dana se aleja para atender a otro cliente.
Elsa dice con acento correntino, «aquella cuánto descuento tendría?»
Elsa inclina la cabeza intentando señalar la bota en la que ha puesto su atención
La vendedora se fija en las botas que señala elsa y revisa la etiqueta.
La vendedora dice: «estas tienen 30% de descuento, señora.»
Layna sigue a la vendedora hacia la sección de ropa interior.
Elsa dice con acento correntino, «aaah bien.»
Elsa dice con acento correntino, «mi número es 37, habrán de ese número, cierto?»
La vendedora dice: «aquí hay otro modelo parecido, pero con menos tacón.»
La vendedora piensa un instante y asiente.
Dana murmura: «Dios mío, cuanta gente»
Elsa se fija en lo que le señala la vendedora y le gusta todavía más
La vendedora dice: «sí, si nos queda de ese nnúmero.»
Elsa dice con acento correntino, «esa es mejor, pero como soy chiquita…pero sí, creo que sería más cómoda.»
Alguien cerca de Dana en la cola para pagar, asiente al comentario que hace la chica.
La vendedora sonríe a Elsa.
Elsa dice con acento correntino, «y esa también va con 30 %? No tiene un poquito más de descuento?»
La vendedora dice: «sí, además con las placas de hielo que se forman en estas fechas, son más seguras.»
La vendedora mira la etiqueta y sonríe.
Elsa se fija en la sonrisa de la chica y se la devuelve, pícara
la vendedora dice: «está usted de suerte, estas tienen 40% de descuento»
Layna mira la ropa interior que la vendedora le muestra y asiente al par de conjuntos que ha escogido.
alguien se ríe cerca de aquí
Elsa dice con acento correntino, «maaravilla! y sí, tenés razón, con la nieve esta que hay no da como para andar de glamourosa. Bien, me llevo esa»
La vendedora asiente.
escuchas música a lo lejos
Elsa vuelve a sonreír ampliamente.
La vendedora dice: «aguarde un momento, iré a por su número en el almacén, ya estoy con usted, señora.»
Layna se fija en lo que lleva y piensa si le falta alguna cosa más.
Elsa asiente y aguarda
Dana saca su móvil del volso para no aburrirse en lo que llega su turno
Layna abla con la vendedora y esta asiente, layna la sigue hastala sección de guantes y bufandas.
La cajera dice: «el siguiente, por favor»
oyes una discusión a lo lejos
Dana se sobresalta por la voz
La vendedora regresa con una caja de zapatos del número siete para la señora que ha estado atendiendo.
Dana dice: «yo, señorita»
Dana guarda el móvil en el volso
Elsa mira volver a la vendedora, manteniendo lo demás en la mano.
La cajera le sonríe y le pide las prendas para irlas pasando por la pistola lectora de códigos.
Dana le entrega las prendas
La vendedora le extiende la caja a elsa y le ayuda a apilar las cosas que lleva.
Dana le sonríe a la chica
La cajera comienza a facturar las prendas de Dana.
Elsa dice con acento correntino, «gracias, estimadísima. Muy amable. Me indicás donde está la caja, por favor?»
Layna mira los guantes que la vendedora le muestra y asiente, ya que van a juego con una bbufanda que acaba de ver.
Elsa mira y no alcanza a ver la caja por la maraña de gente que hay
La vendedora asiente a elsa y le hace señas para que le siga.
La vendedora va abriendo paso con cuidado entre la gente.
oyes un claxon cerca de aquí
Elsa camina lentamente, intentando no perder a la vendedora de vista
La vendedora llega a la caja donde está pagando Dana.
el viento golpea tu cara.
Elsa llega tras ella y se para en la fila
La vendedora dice: «gracias por su compra y que tenga bonita noche, señora.»
Elsa sonríe y dice: «igualmente, buen resto de jornada, querida»
La vendedora le sonríe a elsa y se aleja.
Dana mira a la chica que vio antes mientras escogía el jersey
Layna le pide a la vendedora que le atiende unas botas negras de invierno de tamaño 6.
la vendedora asiente.
Elsa se fija en la chica con quien había coincidido antes, le sonríe y vuelve a mirar al frente aguardando turno, ya que tras dana hay una persona más para que luego le toque a ella
Dices con acento Ateniense, «voy a ir moviéndome hacia la caja, porque hay mucha gente.»
Dana le devuelve la sonrisa a elsa
la vendedora se gira y asiente a Layna, esta se comienza a mover con el montón de cosas que lleva encima, ahciendo equilibrios con la pila para no tirarlas al suelo.
Dana dice: «bueno, de nuevo nos encontramos»
Layna comienza a abrirse paso, despacio, evitando chocar con la gente.
Elsa dice con acento correntino, «sí, y mira que entre tanta gente se complica, eh? pero ya ves»
La vendedora se acerca con dos modelos de botas de la talla que Layna le ha pedido.
Layna mira las botas y escoge las que lleva en la mano izquierda.
Dana termina de pagar
La vendedora deja la caja sobre la pila mientras devuelve el otro par de botas y regresa a ayudar a layna.
Dana se sale de la fila para dejar pasar a la demás gente y espera sus prendas
Elsa se recoloca las cosas en los brazos como puede
La cajera embolsa con rapidez las prendas que ha comprado Dana y se las da.
Dana mira de nuevo a elsa
La cajera mira a Dana y le sonríe.
La siguiente mujer que estaba tras dana se acerca a la caja, elsa se mueve para que no le quiten el lugar tras esa mujer
Dana camina hasta donde está elsa
La cajera dice: » gracias por su compra, esperamos que vuelva pronto.»
Dana sonríe a la cajera
Layna llega a la fila de la caja ayudada por la vendedora.
Dana dice: «perdón, es que con tanta gente»
Delante de Layna hay una persona.
La cajera sonríe y atiende a la siguiente cliente.
Elsa dice con acento correntino, «tranqui, no te preocupes»
Elsa mira a dana y le sonríe, luego sigue pendiente
La cajera va pasando las prendas por la pistola, leyendo las etiquetas»
Dana dice: «tienes buen gusto, se ve lindo lo que escogiste »
Elsa mira sus cosas
La cajera termina de facturar y comienza a embolsar las piezas.
Elsa dice con acento correntino, «sí, la verdad es que no soy mucho de lo negro, me gustan los colores claros. solo en los zapatos sí que uso oscuro o cuando voy a estar en mi consultorio, pero para salir y demás prefiero estos colores.»
La cajera le da la bolsa a la cliente y repite el discurso de agradecimiento por la compra.
La cajera dice: «siguiente, por favor.»
Dana dice: «entiendo»
Elsa mira hacia enfrente cuando ve que la cliente recibe su paquete y se mueve por fin a esperar que la atiendan.
La cliente que acaba de recibir su paquete se marcha.
La cajera sonríe a elsa.
Elsa le hace un gesto a la chica, luego mira al frente y pone las cosas en el mostrador de la cajera para que proceda a facturar los productos
La cajera dice: «me permite las prendas, por favor?»
La cajera comienza a facturar las cosas de elsa.
Layna se arrima al ver que la fila avanza.
alguien se ríe cerca de aquí
Elsa espera, relajada.
La cajera termina de facturar las prendas de Elsa y las embolsa.
La cajera le da el monto a pagar a Elsa y espera por el pago.
Elsa saca el dinero del bolso y paga, para luego recibir el paquete
Dana se despide de elsa
Dana dice: «bueno, un gusto, ahora debo irme»
Elsa mira de reojo a dana, hace un gesto como puede
Elsa dice con acento correntino, «suerte, estimada»
Dana mira que tras elsa está la otra chica a la que vio antes
oyes sirenas cerca de aquí.
la cajera le da la vuelta a Elsa, la factura y sus paquetes.
Elsa vuelve a mirar rápidamente hacia la cajera
Layna se fija en la otra chica y le sonríe.
Dana dice: «igual para ti»
Dana sonríe a ambas chicas
Elsa sale de la fila, recibe el vuelto y los paquetes y mira la puerta de salida.
Layna avanza al moverse la fila.
Elsa dice con acento correntino, «buen resto de jornada y muchas gracias»
La cajera asiente a Elsa y le sonríe.
Dana les hace un jesto de despedida a las dos y se marcha
La cajera atiende a la siguiente cliente.
La cliente pone los zapatos y la cajera pasa la pistola facturando con rapidez.
La cajera le da el monto y la chica paga.
Elsa sale de la tienda con lentitud, intentando no chocar con personas que van entrando en tromba.
La cajera le da el paquete a la chica y llama a la siguiente cliente.
Layna se acerca y deja todo en el mostrador, la vendedora también deja el resto d de prendas
La cajera comienza a facturar
La cajera va embolsando las prendas, luego le da el monto a Layna.
layna le da su tarjeta de débito y su identificación.
la cajera se ocupa de registrar la compra y luego le devuelve la tarjeta y la identificación a layna.
La cajera le entrega los paquetes a Layna y le agradece por su compra.
Layna sale con cuidado de la tienda para no tirar los paquetes ni que la tiren a ella.
Aún dentro de la tienda, elsa ha encontrado una paisana suya y estas se han puesto a hablar animadamente como si se conocieran de toda la vida. Esperan atascadas a que otras personas entren pero sin preocuparse.
Layna sale y se fija en otras tiendas y sus ofertas.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.