• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Ataque en la playa

Punto de vista: Neutro

Toñito y su padre acaban de desayunar y se preparan para salir a dar un paseo por las playas de la isla.

Itzae coge un balón y sale corriendo de la casa

Toño dice con acento sonerense, «Espera, pinche niño»

Itzae se frena y se arrodea

Itzae dice con acento mexicano, «y qué tengo que esperar pos? qué relentos sois!»

Toño y Margarito salen al poco de la casa.

Itzae espera impaciente con el balón en las manos

Margarito pasa por delante de Itzae y le quita el balón con un toque de su pie.

Itzae grita: «eh!»

Itzae corre hacia el hombre intentando arrebatarle el balón

Margarito se lo pasa a Toño justo cuando llega el niño a su altura.

Itzae mira a uno y otro hombre y corre hacia su padre

Toño hace ademán de pasársela a su hijo, pero a última hora se la vuelve a entregar a Margarito.

Itzae grita: «pinches los dos!»

Margarito chuta el balón hacia delante para que corra Itzae.

Itzae sale corriendo embistiendo como un toro, persiguiendo el balón

Itzae lo chuta y lo envía todavía más lejos por la playa

Itzae sigue corriendo tras el balón junto al agua

Toño mira correr al chamaco y sonríe.

Itzae salta y levanta los brazos cada vez que golpea el balón

El niño se aleja de los adultos en su carrera

Toño dice con acento sonerense, «Cómo van los preparativos, Margarito?»

Una lancha se acerca despacio a la costa con el motor a las mínimas revoluciones, recortada contra el sol

El hombre no pierde la vista del crío mientras caminan a varias decenas de metros ya de él.

Itzae regatea consigo mismo narrando en bvoz alta la jugada como si la retransmitiera

Margarito dice con acento guaimeño, «De madre patrón, pos cuando quiera podemos marchar ya»

Toño observa a lo lejos una lancha, y suponiendo que está autorizada, no le da mayor importancia

Toño dice con acento sonerense, «Estaré tranquilo cuando salgamos de esta pinche isla»

La lancha continúa aproximándose a la costa casi a la altura del niño

Toño observa al niño de lejos.

Itzae chuta y el balón entra al agua

Toño dice con acento sonerense, «Averiguaste algo del pendejo que fotografió al Itzae?»

Itzae duda, pero se quita las zapatillas y se mete en el mar para recuperar el balón

Margarito dice con acento guaimeño, «Pos todavía no patrón, pero ando metido en eso…»

Margarito ve la acción del niño y trata de llamar su atención.

Debido a la luz del sol que todos tienen de cara, solo se ve confusamente que el hombre que está en la lancha hace gestos al niño

Toño empieza a fijarse más en la lancha motora.

Itzae se para con el agua hasta los muslos y guiña los ojos mirando la lancha

Toño dice con acento sonerense, «Quién carajo maneja esa lancha, Margarito?»

Itzae grita: «eh! hola!»

El guardaespaldas intenta escrutar la embarcación.

Itzae agarra el balón y se adentra algo más

Margarito dice con acento guaimeño, «Pos no más creo que es el flores, patrón. Un empleado de la isla que llegó al poco de irse usted.»

Toño grita: «Toñito»

Toño piensa.

Itzae grita: «holaa!»

El hombre de la lancha se incorpora, tiene algo en las manos

Toño ve las extrañas maniobras que está haciendo la lancha y el hecho de que no debería estar ahí, cerca de la zona de baño.

Toño murmura con acento sonerense, «La puta…»

Itzae le hace gestos al hombre, gestos de reconocimiento.

Itzae grita: «espera, ya voy no más!»

Toño saca la glock de su sobaquera y echa a correr hacia el niño y la lancha.

Margarito sigue a su patrón empuñando también el arma.

El hombre en la lancha se equilibra y alarga una mano que parece sostener un arma

Toño grita: «Toñitooo»

Itzae se detiene, confuso

Itzae mira al hombre de la lancha y mira a su padre y a margarito

A Toño le falla la rodilla y cae en mitad de la arena, mientras Margarito sigue a la carrera.

El hombre apunta al crío con una automática pero la lancha se balancea y ha de volver a apuntar

Margarito dispara por encima del niño y consigue desarmar al hombre.

Itzae se queda paralizado con el balón entre los brazos

Toño intenta incorporarse poco a poco.

Toño grita: «Toñito, bucea!»

el hombre recupera la pistola y vuelve a apuntar disparando al niño

Itzae desaparece bajo el agua

Toño sigue a Margarito a paso más lento mientras observa la balacera.

Margarito vuelve a disparar.

El hombre mira a margarito y a toño y dispara al primero

Toño dispara hacia la lancha ahora que su hijo está sumergido y no corre peligro.

El hombre ccae por la borda

Margarito cae desplomado a la orilla del mar al tiempo que toñito sale a la superficie.

Itzae grita

Toño se mete en el agua y abraza a su hijo.

Itzae jadea llorando

Toño murmura con acento sonerense, «ya pasó mi chaparrito…»

Itzae dice con acento mexicano, «pa… papito.. margarito…»

Toño se gira con Itzae en brazos y se acerca al guardaespaldas.

Itzae mira al hombre tendido en el suelo cubvierto de sangre

Toño deja al niño en la orilla y gira a su amigo.

Itzae tiembla y llora mirando fijamente a margarito

Itzae mira a su padre suplicante

Margarito murmura con acento guaimeño, «Patrón…»

Margarito mira al hijo.

Itzae se arrodilla junto a margarito

Itzae murmura con acento mexicano, «sí que te pones bien, pos? a qué sí?»

Margarito murmura con acento guaimeño, «Toñito… se un buen chamaco y haz caso de tu pa allá en guachupilandia….»

Itzae alarga la mano y le toca el hombro

Itzae murmura con acento mexicano, «que tú vienes, pinche, home…»

Toño llora en silencio.

Itzae mira a su padre desconcertado

Itzae dice con acento mexicano, «pa?»

Toño niega.

Itzae mira a margarito

Toño besa la frente de su guardaespaldas y amigo.

Itzae murmura con acento mexicano, «pa.. papi?»

Un revuelo de aletas se acercan a la lancha

Toño intenta cargar a Margarito pero él solo no puede.

Itzae hace por ayudar a su padre sin entender bien qué está pasando

Itzae murmura con acento mexicano, «pa.. se pondrá bien, verdad?»

Entre los dos consiguen mover a Margarito.

Margarito ya no habla ni se mueve.

Itzae dice con acento mexicano, «pa?»

Toño sigue en silencio.

Tras un buen rato, más del doble en comparación al de la ida, padre e hijo llegan al bungaló con el ya cadáver de Margarito.

El servicio se ocupa del fallecido liberando a su patrón de la carga

Itzae dice con acento mexicano, «pa…»

Itzae mira a su padre con los ojos llenos de lágrimas

Toño toma a su hijo de los hombros y se dirigen a la habitación de éste.

Entran en el dormitorio.

Toño abraza a Toñito.

Itzae tiembla en silencio

Toño murmura con acento sonerense, «Ya pasó Toñito…»

Itzae murmura con acento mexicano, «pa… es que se murió?»

Toño asiente despacio.

Itzae mira a toño con incredulidad en los ojos

Toño dice con acento sonerense, «Chamaco… pos viste a ese pendejo de la lancha?»

Itzae murmura con acento mexicano, «pero..»

Itzae murmura con acento mexicano, «sí, pa, pos no iba a verlo»

Toño dice con acento sonerense, «Lo conocías?»

Itzae sigue temblando mientras dice que sí

Toño murmura con acento sonerense, «Ya… ya no más… tranquilo mi niño…»

Toño de repente se ha acordado de Naira.

Itzae se agarra a su padre

Toño besa al chiquillo en la cabeza mientras trata de consolarlo.

Itzae rompe a llorar finalmente

Toño murmura con acento sonerense, «Eso es Toñito, llora a tu amigo… Margarito siempre te quiso y ahora está con Dios»

Itzae murmura con acento mexicano, «por qué lo hizo, pa.. él.. él…»

Toño murmura con acento sonerense, «Dio su vida por protegerte»

Itzae sigue llorando con desconsuelo

Itzae murmura con acento mexicano, «y ahora no viene con nosotros…»

Toño se acerca a la cama y coge a Itzae en brazos.

Itzae sigue agarrado a su padre

Toño murmura con acento sonerense, «Siempre estará con nosotros y nos protegerá de todos los pendejos que quieran hacernos daño, mhijito»

Toño mece al niño.

Itzae sorbe mocos

Itzae murmura con acento mexicano, «pos no quiero estar más acá, papi, no quiero.. quiero irme »

Toño murmura con acento sonerense, «Nos iremos no más»

Toño le besa la frente.

Itzae se recuesta en el pecho de toño

Itzae murmura con acento mexicano, «pos cuándo nos vamos…»

Toño murmura con acento sonerense, «Pronto, no te preocupes…»

Toño sigue meciendo a Toñito hasta que este se duerme

Toño suspira y deposita a Toñito en la cama. Se levanta y sale del dormitorio para acelerar los preparativos.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.