• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Buscando algo más que el equilibrio

Punto de vista jeanpaul

Zona de entrenamiento de Firme Unidad.
Te encuentras en una zona natural llena de colores, agua pura y aire
limpio. Cerca de aquí observas unas estructuras similares a viejas
casamatas y trincheras de la guerra cibil, reacondicionadas para que
el personal pueda almacenar armamento y hacer fuego, desde las que se
divisa toda la sierra de madrid y las cuatro altas torres de la
capital. Observas diferentes grupos de soldados practicando multitud
de actividades, desde lanzamiento de objetos arrojadizos hasta disparo
con armas de fuego a objetivos fijos y móviles, pasando por ejercicios
físicos y actividades acuáticas. En una zona algo más apartada se han
instalado diferentes tiendas de campaña para poder descansar en caso
de un entrenamiento intensivo de larga duración.
Aletheia ha llegado.
Aletheia se adentra en la zona de entrenamiento
aletheia observa a Jeanpaul sobre la plataforma que sostiene el tanque.
Aletheia ve al soldado del día anterior emerger del tanque
Aletheia ve a los hombres hhablar y gesticular. Espera a que terminen
para acercarse
Dices: «Perfecto, ángel. tómense la tarde libre, se han ganado un buen descanso»
el soldado asiente, se cuadra ligeramente y se marcha.
Jeanpaul se gira y desciende por las escaleras ubicadas a la derecha
de la plataforma.
Jeanpaul ve a Aletheia
Dices: «Hola, mocosa»
Aletheia dice con acento catalán, «Hola, Jean»
Aletheia se acerca y le da un besito en la mejilla
Jeanpaul le pasa el brazo por los hombros
Dices: «¿tu cachorro?»
Aletheia dice con acento catalán, «cada día mejor»
Jeanpaul asiente contento por la chica
Dices: «me alegro, nena»
Aletheia sonríe radiante
Aletheia dice con acento catalán, «yo me alegro mucho más. Es un niño increíble»
Dices: «Por supuesto, ahora tiene una madre estupenda»
Aletheia dice con acento catalán, «gracias, Jean»
Dices: «venga, suficiente sensibilidad; hora de ponerte a prueba, mocosa»
Aletheia suspira
Jeanpaul acompaña a Aletheia a su tienda para que se cambie.
Aletheia se pone ropa deportiva.
Jeanpaul la observa y asiente
Jeanpaul coloca las muñequeras y tobilleras con más peso que el que
usaron la última vez.
Aletheia lleva unos cuantos kilos adicionales.
Dices: «Rutina básica»
Aletheia comienza la rutina de estiramientos, luego pasa a golpes y
patadas y una vez terminó allí, el silbato le indicó que comenzaban 45
minutos de trote a la mayor velocidad posible.
Gritas: «mueve ese culo de tortuga!»
Aletheia obedece y aprieta el paso.
Jeanpaul va cronometrando a la chica
Jeanpaul se fija cuando está de regreso
Jeanpaul verifica presión y pulsaciones
Gritas: «BT!»
Aletheia hace una serie de movimientos. empezando de pie, luego
cuclillas, manos al suelo y luego saltar hacia adelante para apoyarse
horizontal al suelo con mannos y pies.
Gritas: «De nuevo, mocosa!»
Jeanpaul indica la misma instrucción 50 veces más
Gritas: «mp!»
Aletheia comienza a hacer flexiones
Jeanpaul le apoya la bota en el trasero
Dices: «deja de levantar el culo que no estás follando!»
Aletheia retoma la postura correcta
Jeanpaul le coloca una piedra de gran tamaño en la zona lumbar
Dices: «50 más»
Aletheia resopla por el esfuerzo con el peso de la piedra encima.
Gritas: «st!»
Aletheia se balancea para hacer caer la piedra y se pone en cuclillas.
De inmediato se levanta y comienza una serie de sentadillas.
Dices: «Detente»
Dices: «coge la piedra y 50 más»
Aletheia obedece, resuella por el esfuerzo
Dices: «detente»
Aletheia se detiene, evita jadear
Dices: «estira»
Aletheia obedece y realiza una serie de estiramientos
Dices: «pulso»
Aletheia se sienta con las piernas cruzadas, empieza a inspirar y
expirar. Va haciendo más lenta su respiración. Cierra los ojos y
visualiza el músculo cardíaco bajando la frecuencia de contracción.
Dices: «Veamos que tal tu equilibrio, mocosa»
Aletheia abre los ojos y se pone de pie.
Jeanpaul le señala una zona tras el muro
Al llegar, Aletheia ve un riel de madera, de unos diez metros de
largo, con el ancho mínimo para un pie sin calzado y a una altura de
metro y medio respecto del suelo.
Aletheia suspira
Aletheia se fija que hay varios monigotes en el suelo, atados a unas barras
Aletheia mira a Jeanpaul, inquisitiva
Dices: «¿Lista?»
Aletheia asiente
Jeanpaul la mira
Dices: «Sube»
Aletheia sube al riel.
Aletheia se tambalea un poco, la fatiga muscular le pasa factura.
Dices: «ahremos dos vueltas. La primera sin privación sensorial
visual; la segunda a ciegas.
Dices: «durante el recorrido sobre el riel, simularemos el ataque de
varios individuos. Tu objetivo es asestar al menos un golpe, potente y
preciso, sin perder el equilibrio y caer del riel.
Aletheia gira el rostro y lo mira, incrédula
Gritas: «muévete!»
Aletheia comienza a caminar sobre el riel
el primer ataque viene de frente y aunque la chica golpea al monigote,
cae del riel.
gritas: «arriba!»
Gritas: «Desde el principio!»
Aletheia sube de nuevo al riel, desde el inicio
el segundo ataque la aborda por la derecha, la chica golpea y mantiene
el equilibrio a duras penas.
Aletheia recibe un ataque por la izquierda y cae de nuevo del riel.
Gritas: «arriba!»
Aletheia sube de nuevo al riel
Aletheia logra superar tres ataques más y llega al final del recorrido.
Dices: «Lista para hacerlo a ciegas?»
Aletheia suspira
Aletheia piensa, «eres un puto loco y retorcido»
Jeanpaul la mira
Dices: «soy lo que quieras, pero ahora sube»
Jeanpaul ajusta un antifaz sobre los ojos de Aletheia.
Aletheia tantea el riel orientada por Jeanpaul
Aletheia sube al riel y cae casi de inmediato.
Gritas: «arriba!»
Aletheia resopla
Aletheia, presa de la tozudez, sube de nuevo al riel y comienza a
avanzar despacio.
Dices: «no tenemos todo el día, muévete, mocosa»
Aletheia se concentra. Comienza a respirar con lentitud y se enfoca en
interpretar lo que sienten sus pies sobre el riel.
Aletheia permanece alerta. Enfoca su mente en la información que
obtiene de oídos y piel
Aletheia siente un leve cambio en su audición, la brisa ya no roza su piel.
Aletheia detiene el primer ataque. Tensa su cuerpo para mantener el
equilibrio durante el mismo
Aletheia se enfoca en detectar la diferencia en sus sensaciones
Aletheia detiene por los pelos el segundo ataque. se tambalea, pero no
cae del riel
Jeanpaul sigue usando los monigotes contra Aletheia
Aletheia cae del riel en varias ocasiones
Gritas: «Eres gata muerta si sigues así. ¡Muévete!»
Gritas: «Arriba!»
Aletheia comienza el recorrido. Recuerda en qué debe enfocarse
Aletheia repele los ataques; en cada uno se tambalea, pero luego de
esforzarse, no cae al suelo.
Aletheia se quita el antifaz cuando ya no siente riel bajo sus pies
por delante de su posición.
Gritas: «AT!»
Aletheia baja del riel y comienza a trotar, Jeanpaul la va siguiendo
gritas: «rP!»
Aletheia salta intentando llevar las rodillas al pecho
Jeanpaul guía a la chica hacia la zona de lanzamientos
Gritas: «detente!»
Aletheia va bajando la velocidad para no detenerse de golpe
Aletheia jadea por el esfuerzo
Jeanpaul le retira las muñequeras y las tobilleras. Le da una botella de agua
Jeanpaul se dirige al almacén de armamento
Aletheia bebe despacio
Jeanpaul regresa con varios cuchillos y una pistola con varios cargadores
Dices: «Veamos esa puntería»
Jeanpaul da dos cuchillos a la chica
Aletheia coge los cuchillos y toma posición; el pulso le tiembla por
la fatiga muscular
Aletheia falla por poco en los puntos señalados en el monigote
Dices: «¿qué mierda es esa? Haz el favor de concentrarte, no estamos jugando»
Aletheia resopla, está agotada
Aletheia se pone en posición y comienza los lanzamientos con ambas
manos, como le indica Jeanpaul
Jeanpaul asiente, satisfecho
Dices: «Venga, ahora veamos si todavía eres capaz de apuntar como corresponde»
Jeanpaul entrega a la chica una pistola
Aletheia coge el arma, coloca el cargador, retira el seguro, apunta y dispara.
Jeanpaul se acerca al monigote
Jeanpaul gira y se acerca a Aletheia
Dices: «Hazlo de nuevo y asegúrate de no enfocarte en un solo punto»
Aletheia asiente
aletheia inspira y repite el ejercicio.
Jeanpaul verifica los resultados
Dices: «ahora con la izquierda»
Aletheia repite el ejercicio con la mano izquierda
Jeanpaul vuelve a verificar los resultados
Jeanpaul sonríe, satisfecho, de espaldas a Aletheia
Jeanpaul se gira y mira a la chica, inexpresivo
Aletheia lo observa, expectante
Dices: «Tendrás que esforzarte mucho más, mocosa»
Aletheia asiente. está tan cansada que no tiene ganas de discutir
Jeanpaul la mira
Dices: «Sígueme»
Aletheia lo sigue
Jeanpaul la lleva a una zona cerca de donde se practican los deportes acuáticos
Dices: «en aquel árbol»
Jeanpaul señala un árbol
dices: «Hay un objeto que debes traer en menos de 10 minutos»
Aletheia inspira
Dices: » fíjate en donde pisas»
Gritas: Se te acaba el tiempo!»
aletheia sale corriendo y de pronto se frena en seco. Delante de ella
ve una porción de tierra pantanosa rodeada por vegetación y ramas de
los árboles.
Aletheia piensa
Aletheia mira a su alrededor
Aletheia coge varias piedras de tamaño considerable.
Aletheia Arroja la primera piedra sobre las plantas a su derecha. La
piedra se hunde y las plantas caen
Aletheia Arroja la segunda piedra al frente. La piedra salpica
pantano, pero no se hunde demasiado.
Aletheia corre atravesando la zona pantanosa y alcanza el árbol.
Aletheia ve la soga y el aro. Sabe que se le agota el tiempo
Aletheia inspira y deja de pensar en el dolor. comienza a trepar
Aletheia llega a la rama, temblando por el esfuerzo.
Aletheia lucha por soltar la soga
Aletheia se deja caer; procura amortiguar la caída y rueda sobre sí misma.
Aletheia se pone en pie, y sale corriendo hasta la posición de Jeanpaul
Dices: «10 minutos y 43 segundos»
Dices: «Lo dicho, te has vuelto demasiado lenta»
Aletheia suspira, pero no dice nada
Dices: «¿Te animas a algo más?»
Aletheia lo mira, incrédula
Jeanpaul se carcajea
Dices: «venga, no me dirás que ahora te rindes con tanta facilidad, ¿no?»
Aletheia se enfuruña, pero de inmediato cambia de expresión
Dices: «Espera un momento»
Jeanpaul va a toda prisa hacia la zona de tiendas y regresa con una
toalla felpuda
Aletheia lo mira extrañada
Dices: «Sígueme»
Aletheia se fija que Jeanpaul se dirige al tanque
Aletheia lo sigue en silencio
Dices: «sube y quítate la ropa»
Aletheia mira a su alrededor, pero no ve soldados cerca
Aletheia sigue las instrucciones de Jeanpaul
Aletheia se desviste
Jeanpaul le habla sin mirarla directamente
Dices: «déjate las bragas»
Aletheia siente que todo el cuerpo le duele horrores
Dices: «Entra en el tanque y no te resistas a las sensaciones. No te
esfuerces. vendré por ti en una hora»
Aletheia asiente. Sube las escalerillas y se asoma al tanque
Aletheia se estremece
Aletheia dice con acento catalán, «No se ve nada, está todo negro»
Dices: «entra de una puta vez, mocosa»
Aletheia se introduce en el tanque
Aletheia siente que su cuerpo se funde en el agua, experimenta una
sensación de ingravidez, desconocida
Aletheia recuerda las instrucciones de Jeanpaul y evita resistirse.
Aletheia permanece alerta por mucho rato, pero al final se relaja. Su
mente se queda en blanco
Luego de que se ha cumplido una hora, Jeanpaul regresa al tanque a por Aletheia
Jeanpaul le ayuda a salir del tanque.
Jeanpaul la envuelve en la toalla
Dices: «Vamos»
Aletheia lo sigue
Jeanpaul se dirige a su tienda
Jeanpaul abre la solapa y le hace señas para que entre
Aletheia entra en la tienda
Dices: «túmbate»
Aletheia se tumba en el camastro
Dices: «quítate las bragas»
Aletheia se gira y lo mira
Aletheia murmura con acento catalán, «Jean…»
dices: «Obedece»
Aletheia dice con acento catalán, «lo hablamos»
Jeanpaul la mira y se carcajea
Aletheia lo mira, desconcertada
Dices: «no tengo intenciones de follarte, no seas ridícula»
Jeanpaul se levanta y deja su entrepierna visible
Aletheia se sonroja de la vergüenza
Aletheia murmura con acento catalán, «lo siento, Jean»
Dices: «No seas tonta. No me ofende que pienses eso. Supongo que
cualquier mujer pensaría lo mismo»
Aletheia lo observa, confundida
Dices: «Que mis intereses cambiasen no significa que no sigas siendo
apetecible para cualquier hombre. solo significa que no me gobierna la
polla, nena»
Aletheia suspira
Dices: «ahora déjame ver esa espalda»
Aletheia se tumba boca abajo y deja que Jeanpaul la observe, desnuda
El cuerpo de la chica muestra todo tipo de moretones y rasguños.
Dices: «Date vuelta»
Aletheia obedece, pero se cubre los pechos con el cabello
Jeanpaul observa sus magulladuras
Jeanpaul va a por un aceite y comienza a darle un masaje a la chica
Dices: «en algunos lados escocerá un poco, ¿vale?»
Aletheia dice con acento catalán, «vale»
Jeanpaul masajea con delicadeza el cuerpo de la chica
Dices: «bonita loba. Pero pensé que eras más de felinos»
Aletheia dice con acento catalán, «Ives tenía tatuado un lobo»
Jeanpaul asiente y guarda silencio
Jeanpaul termina con el masaje
Dices: » puedes descansar y luego irte a casa, o cambiarte e irte de una vez»
Aletheia se incorpora, se cubre con la toalla y busca su mochila. Saca
una muda de ropa, recoge sus cosas, las mete en la mochila y se viste.
Jeanpaul asiente, complacido
Aletheia dice con acento catalán, «Volveremos a usar el tanque?»
Jeanpaul asiente
Aletheia se estremece un poco
Aletheia mira a jeanpaul
Aletheia dice con acento catalán, «Te quiero, Jean. Gracias por todo,
por ser y por estar, siempre»
Jeanpaul hace un gesto quitándole importancia.
Aletheia le besa en la mejilla y le abraza.
Jeanpaul devuelve el abrazo y el beso
Dices: «Hala, ve a por tu cachorro»
Aletheia asiente y sale apresurada
Jeanpaul ve como Aletheia se marcha
Jeanpaul reflexiona sobre como han cambiado las cosas
Jeanpaul se sienta a diseñar nuevos circuitos de entrenamiento para Aletheia

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.