• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: Cada Quién Con sus Intereses

Punto de vista: Camila.

camila mira a oscar con desesperación
Murmuras con acento argentino, «esperá, no hagas esfuerzo al pedo…»
oscar vuelve a sentarse en la cama, suspirando
camila piensa: mi dios…
oscar murmura: las acomodé como pude, esta chica no me ayudó en nada, solo se burló.
camila vuelve abrir las maletas y el montón de ropas salta
Murmuras con acento argentino, «la puta madre… si así te bañás… buf »
camila toma las ropas de a poco y las va doblando sin importar el orden
oscar mira lo que hace camila, pensativo
oscar murmura: «de verdad te vas a ir…»
Dices con acento argentino, «sí, me voy a ir para que aprendas a estar solo, para que recuerdes un poco lo que es»
oscar dice: «no me dejes solo ahora, si querés andá después, pero esperá tres o cuatro días…»
camila suspira, poco a poco va terminando de doblar las ropas
minutos después, camila cierra las maletas, pero aún con cierta dificultad
oscar mira a camila
oscar murmura: «perdoname por haberte tenido mal estos días, no era mi intención…»
camila toma las maletas sin hablar y las baja de la cama
camila mira a oscar
Murmuras con acento argentino, «andá para el salón, yo voy a llevar para tu casa las maletas y vengo»
oscar suspira pero asiente
oscar murmura: «bueno, al menos me puedo impulsar un poco mejor que el otro día»
camila se aleja, arrastrando las dos maletas hasta el salón
oscar escucha como camila se aleja
camila abre la puerta de la casa, y sale con las maletas
camila cierra la puerta con llave
el silencio penetra en la casa
oscar piensa: no puede ser, yo sé que ella no es así, no entiendo como ahora quiere irse sin más, sin esperar que me recupere al menos un poco…
minutos después…
camila abre la casa desde fuera
camila entra en la casa y cierra tras entrar
Dices con acento argentino, «oscar?»
camila mira todo el salón sin encontrar a su hermano allí
oscar permanece sentado en la cama, abstraído en sus pensamientos
camila camina hasta el pasillo de las habitaciones y ve la puerta de la habitación de oscar abierta tal y como la dejó
camila entra en la habitación
Murmuras con acento argentino, «no sabés el olor a encierro que hay…»
oscar se sobresalta y mira a camila
oscar dice: «me quedé distraído»
camila sonríe y asiente
oscar apoya la mano derecha en la muleta e intenta impulsarse, cuando lo logra se levanta
camila piensa: al fin…
oscar comienza a caminar despacio
camila camina a la par de su hermano, pero sin intervenir
oscar sale de la habitación y camina hasta el salón
camila lo sigue, aún sin intervenir
oscar llega finalmente al salón, agitado
camila se acerca hasta sus maletas y las toma por las asas
oscar dice: «no puedo más…»
oscar se apoya sobre una de las paredes para descansar
camila se acerca hasta la puerta de la casa y la abre
Abres la puerta.
oscar ve que camila abrió la puerta y vuelve a impulsarse para salir
camila sale de la casa tomando las maletas
Sales de la casa.
La planta número 3
camila espera que su hermano salga
oscar sale de la casa
camila deja las maletas, se acerca hasta la puerta y la cierra
Cierras la casa.
camila coloca llave a la puerta
oscar murmura: «vos llamás al ascensor?»
camila asiente en silencio y se acerca hasta el botón del ascensor, luego lo pulsa
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
camila se acerca hasta las maletas
camila toma las maletas y espera que oscar se impulse para entrar en el ascensor
oscar se apoya en las maletas, luego camina hasta el ascensor tratando de mantenerse firme
oscar entra en el ascensor de la torre de madrid
camila camina hasta el ascensor y entra
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
te encuentras con oscar
Salidas visibles: nada
camila pulsa el botón de la planta cuatro
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
oscar se apoya sobre las paredes del ascensor
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 4 y las puertas se abren.
camila toma de nuevo las maletas y sale, esperando a su hermano
sales del elevador.
La planta número 4
oscar sale del ascensor
camila coloca la llave en la cerradura y abre la puerta
camila entra en la casa
oscar camina apoyado en las muletas y también ingresa
Entras en la casa.
casa de oscar
camila espera que oscar termine de entrar y cierra
Cierras la puerta.
oscar estornuda producto del encierro
oscar camina hasta el sofá y se sienta en él
camila deja las maletas en medio del salón y se sienta en una silla
camila mira a oscar
Murmuras con acento argentino, «bueno… así que vos no querés que yo me vaya decías…»
oscar mira fijo a su hermana
oscar dice: «en este momento no, cami… necesito tener a alguien que me ayude»
Murmuras con acento argentino, «no vas a necesitar tanta ayuda, ya vas a ver»
oscar suspira, pensativo
oscar dice: «la única persona que puede ayudarme sos vos, no hay otra persona, por favor quedate… quedate tres o cuatro días… yo después veré como me arreglo…
camila asiente
Dices con acento argentino, «pero… que cambia tres días o menos? »
oscar vuelve a quedar serio
oscar dice: «bueno está bien, andate. si querés irte, andate.»
oscar dice: «pero después, no quiero que vuelvas acá a pedirme perdón por nada»
Dices con acento argentino, «y por que debería pedirte perdón? no tengo por que hacerlo…»
oscar dice: «no vuelvas a llorar después, eso nada mas»
camila se toma la cabeza, intentando pensar a que se refiere su hermano
se hace un silencio que indica cierta tensión
camila piensa: no estará sospechando algo…
camila niega y mira a su hermano
Murmuras con acento argentino, «bueno mirá… me quedo unos días, pero no más de una semana»
Murmuras con acento argentino, «después me voy a descansar, que lo necesito»
oscar asiente, sonriendo.
el clima de tensión comenzó a aflojar luego de esa respuesta, que dí más pensando en lo que quería con oscar que en mí misma. Me sentía cansada, agobiada por todo lo que venía pasando estos días pero trataba de disimularlo para que él no lo sepa. Necesitaba estar con él, pero necesitaba descansar por otro lado.
la charla siguió, pero con la tranquilidad que yo salvaría lo mío, y él salvaría lo suyo, al menos por unos días. cada uno con sus intereses.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.