• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: De reencuentros y disculpas sinceras

Punto de vista: Auxita.

Comunidad de Madrid; Instituto Madrid de Psicología.
Auxita se encuentra en uno de los consultorios, corrigiendo un test que le ha tomado a un paciente para evaluarlo.
Auxita mira el dibujo y marca varios puntos en una tablilla de interpretación.
Auxita está muy concentrada en su tarea sin preocuparse del tiempo, hasta que le vibra el móvil.
[SMS] Aurora: “Auxi, cuando llegues a casa avisame, te quiero hablar.”
Auxita desbloquea el móvil, leyendo el mensaje.
Auxita teclea la respuesta
SMS enviado: “dale, sin problema.”
Auxita mira la hora en el móvil y ve que ya han pasado 10 minutos desde su horario de salida
Auxita suspira, se levanta y ordena las cosas en el escritorio. Mete el dibujo del paciente y la tablilla de interpretación a una carpeta, luego a un cajón y lo cierra con llave.
Auxita se fija en que todo esté en orden, toma su bolso que estaba colgado en el respaldo de la silla, el móvil y se apresta para salir del lugar.
Auxita apaga la luz y cierra la puerta, también con llave. Recorre el pasillo hasta que finalmente llega a recepción.
La recepcionista teclea en el ordenador, una mujer está frente a su escritorio.
Marian abre la puerta principal del instituto y entra
Auxita espera pacientemente que la mujer que está frente a la recepcionista termine de hablar con ella.
Marian ve entre las pocas personas que hay alrededor a Auxita y la reconoce de inmediato, esbozando una amplia sonrisa.
La recepcionista se levanta para acompañar a la mujer que estaba enfrente suyo, guiándola hasta el pasillo que conduce a los consultorios.
Auxita sigue con la mirada a la recepcionista, se sitúa frente al mostrador cuando la mujer camina siguiéndola.
Marian se acerca a Auxita por detrás
Marian dice: “eh, rubia engreída!”
Auxita se sobresalta y se gira, mirando a Marian
Dices: “eey Marian! Pero qué hacés acá vos?”
Auxita sonríe ampliamente y abraza a la chica
Marian corresponde al abrazo, feliz
escuchas música a lo lejos
Marian dice: “no creo que lo mismo que vos, andar de turista.”
Marian ríe bajito.
Auxita se separa de ella y se ríe a la par
La recepcionista regresa y se sienta en su escritorio, mirando el intercambio pero en especial a Marian.
Dices: “qué más quisiera…pero bueno, desde cuándo estás acá?”
Marian dice: “desde hace 2 meses más o menos. Vine a buscar trabajo, en Paraguay no pasa nada.”
La recepcionista carraspea un poco, mirando a Marian y a Auxita de soslayo.
La recepcionista dice: “buenas noches, licenciada Marian. Disculpe, su paciente ha llegado, en 5 minutos debe comenzar su turno.”
Auxita mira hacia la recepcionista.
Marian también la mira y asiente.
Marian dice: “buenas noches, ya estoy con ella en breve. Gracias por avisarme.”
La recepcionista asiente y vuelve la vista a la pantalla del ordenador.
Auxita mira a su amiga
Dices: “te iba invitar a que vayamos a casa o algo, ya voy de salida.”
Marian vuelve la vista hacia Auxita y niega.
Marian dice: “yo voy llegando así que complicado, pero dame tu número y contactamos, boluda. Tengo muchísimo que contarte, imagino que vos también.”
Auxita asiente, abre el bolso y saca una tarjeta que le entrega a Marian.
Dices: “ahí tenés todos mis contactos, a mí me costó montonazo entrar al instituto y vos no hace dos meses que estás y ya entraste, eh? Sos una desgraciada.”
Auxita se parte de risa
Marian mira la tarjeta, la guarda y saca de su bolso una similar que le entrega a Auxita.
Marian dice: “no me envidies, ya sabés que tengo mi encanto.”
Marian sonríe y le guiña un ojo, confiada.
Auxita sonríe mientras niega con la cabeza.
Dices: “andá, no me vengas con esas vos.”
Auxita le devuelve el guiño
Marian mira la hora en un reloj de pared que hay en recepción
Marian vuelve a mirar a Auxita
Marian dice: “no te creas, conseguir tener este membrete en la tarjeta también me costó lo mío, con todo y eso.”
oyes un claxon a lo lejos
Marian dice: “y ahora me voy corriendo, porque no sé si este encanto me sirva para mantener el puesto, hay que trabajar un poco también.”
Auxita se vuelve a reír a la par que Marian y asiente
Dices: “ya te escribo un mensaje para que me agendes, pero es tan genial que nos volvamos a ver, amigui.”
Dices: “andá, que ya te esperan.”
Auxita le sonríe
Marian dice: “sí, ya nos vamos a poner al día. Nos vemos, madrileña!”
Auxita ríe nuevamente.
Marian se va rápidamente al pasillo, desapareciendo enseguida de recepción.
Auxita se acerca a recepción, entrega la llave del consultorio y tras recibir el pago del día, se despide de la recepcionista con una sonrisa y un gesto de la mano.
Cumples con tu jornada y se te paga tu salario. Recibes 33.33 euros.
Auxita guarda el dinero y sale
Comunidad de Madrid; Calle de San Bernardo.
Ves coche eléctrico Sundoor aquí.
Hace una noche tranquila.
Auxita desbloquea el coche
abres coche eléctrico Sundoor
oyes risas a lo lejos
coche eléctrico Sundoor
Auxita se acomoda en el asiento del conductor y se pone el cinturón.
Cierras el vehículo.
Arrancas el motor.
Auxita pone rumbo a plaza España
El vehículo se pone en marcha.
Auxita recuerda algo, saca el móvil y al detenerse en un semáforo, busca el contacto de Aurora y por dictado de voz, le envía un mensaje.
SMS enviado: “Hermana, iba para plaza España, pero si necesitás algo voy al centro comercial a comprar, en casa no falta nada por suerte.”
Auxita vuelve a retomar la conducción del vehículo, atenta a la vía.
[SMS] Aurora: “no, no necesito nada, solo vení.”
Auxita siente vibrar el móvil, vuelve a tomarlo y lee el mensaje como puede.
Auxita asiente al ver la respuesta y continúa dirigiéndose a la plaza España por el camino que siempre suele tomar.
El vehículo se detiene al llegar a su destino.
Auxita estaciona a un lado de la plaza con cautela
apagas el motor.
Auxita se quita el cinturón, toma el bolso, guarda el móvil en él y baja.
Abres el vehículo.
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Cierras coche eléctrico Sundoor
Auxita va a la cafetería, se compra un café con leche y lo trae en un vasito de plástico.
Auxita entra a la torre.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y Un portero aquí.
Auxita saluda al portero, se pone a un lado y sorve algo de café
Auxita se acerca al ascensor para llamarlo
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
Auxita entra
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Auxita pulsa con la mano libre el botón número 3
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 3 y las puertas se abren.
Auxita cuida el café que lo tiene por la mitad y sale
sales del elevador.
La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, La casa de Mike, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Auxita se acerca a la casa, prueba a abrir con la mano libre la puerta y lo consigue, al no estar llaveada
Abres la puerta de la casa.
Entras en la casa.
Casa de Auxita
Te encuentras con Aurora.
Auxita entra, manteniendo en la mano su vaso de café
Cierras la puerta.
Aurora está mirando el móvil, lo deja a un lado y desvía la mirada al oír cerrarse la puerta
Aurora dice: “hola”
Auxita la ve y se le acerca
Dices: “hola, ya estoy, Auro.”
Aurora suspira levemente y asiente, acomodándose en el sillón donde está sentada.
Auxita se sienta en otro sillón frente a ella, marcando distancia.
Aurora la mira, pensativa y sin saber muy bien como comenzar a hablar.
Auxita la mira también, serena; se predispone a terminarse el café
Te bebes Un café con leche
Aurora dice: “bueno…no sé bien como explicarme, así que voy como puedo.”
Aurora tiene los brazos hacia los costados, se la nota algo tensa.
Dices: “tranquila, decime lo que quieras.”
Auxita deja el vasito de plástico sobre la mesita y sigue atenta
Aurora dice: “te traté mal, y quería que me disculpes por eso. Me puso nerviosa algo que me pasó, y no tuve control sobre mí.”
Auxita la mira y sonríe
Aurora dice: “estuvo mal y tuviste razón, no tenías nada que ver con eso.”
Auxita se levanta de su lugar y se sienta a su lado, recostándose por ella un momento y mirándola de perfil
Aurora se gira y la mira
Aurora dice: “hablame, Auxi, que así no puedo saber si me disculpás o no”
Auxita se incorpora
Dices: “tranqui, estás disculpada. En ese mismo momento lo intenté dejar pasar, porque me imaginé que te pasó algo groso por eso te pusiste así. No te preocupes, no pasa nada.”
Auxita le rodea los hombros con un brazo, con la mano libre le toma una de las suyas
Aurora se la sostiene y se la aprieta un poco
Aurora dice: “gracias…voy a intentar que no vuelva a pasar, pero te sugiero que si a la primera no te contesto al hablarme, mejor no insistas. Estamos?”
Auxita asiente, devolviendo el apretón.
Dices: “lo voy a tener en cuenta. No me vas a contar por qué te pusiste así, imagino.”
Aurora dice: “no quiero hablar de eso ahora”
Dices: “bueno, no te preocupes. Por mi parte está todo bien, si me necesitás estoy para vos, sí? No me ignores ni me dejes de tener en cuenta, podés confiar en mí”
Auxita suspira
Aurora se mueve un poco y asiente
Auxita comprende el movimiento y le suelta la mano, separándose de ella
Aurora dice: “me cuesta contar mis cosas personales, no es que no confíe. De hecho solo Luis y vos tienen mi extrema confianza”
Auxita sonríe y asiente, se acerca y le posa una mano en el hombro y otra en el rostro con mucho cariño.
Dices: “como quieras…ya sabés, estamos con vos en lo que sea.”
Auxita le da palmaditas en el hombro, le acaricia el rostro por unos segundos y se separa, levantándose del sillón.
Aurora hace una mueca que intenta ocultar una sonrisa ante los gestos de afecto y también se levanta.
Auxita se percata del gesto pero no dice una sola palabra.
Aurora dice: “gracias.”
Dices: “no es nada. Ya cenaste?”
Auxita toma el vasito de plástico de la mesita de centro y lo arruga en las manos.
Aurora toma su móvil del sillón
Aurora dice: “sí, ya”
Dices: “súper. Bueno, me voy a bañar y me acuesto, sí?”
Aurora dice: “vos no comés nada?”
Dices: “ya tomé ese café, no quiero nada más, la verdad”
Aurora dice: “bien. Hablamos.”
Auxita le vuelve a regalar una sonrisa y se marcha hacia su habitación.
Aurora se queda en el salón por un momento, pensando. Luego también se dirige a su habitación y entra, cerrando la puerta.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.