Punto de vista: Steve

Era una tarde bastante apasiguada en la cual me encontraba ejersitando. Me había acercado sin intensión a una finca aparentemente inofensiva, a la que no le di demasiada importancia.
Continué concentrado en mi ejercicio para no perder el ritmo, manteniéndome a una distancia prudente de del muro de aquella instancia. No tenía ni idea a quien podría pertenecer.

Tras pasado un rato, sentí unos pasos cerca mío. claramente era un grupo de personas que se  encontraba corriendo en mi dirección; preferí acelerar el paso por si a caso. Continué con mi recorrido internándome en la arboleda presente en aquel sitio.

En eso, noto como los pasos se acercan más  y más, seguido de varios gritos. Cada vez más extraña la situación, volteé ligeramente el rostro para notar que susedía. A lo lejos, pude notar un grupo de guardias viniendo hacia mí, cada uno con armas en mano. Claramente no era muy bienvenido en ese lugar, por lo que decidí intentar alejarme lo más raudo posible, pero aquellos guardias del demonio estaban a punto de darme caza. Y el grito de aparentemente su líder, dejaba bien claro que me querían atrapar.

Pasaron un par de minutos así, pero al final no pude correr más. Uno de los desgraciados me dio un tiro en el pie, lo que me frenó en seco. Y para rematar, los hijos de puta se arrojaron en bandada todos sobre mí. Claramente no era una situación ventajosa, por lo que sabía que hacer, y me dejé arrastrar.
Me llevaron ordenados por su líder a lo largo de todo el exterior de aquella finca, hasta llegar justo a la entrada de aquel lugar. Un gran portón, de lado a lado y cubierto por aún  más guardias, no dejaba ninguna posivilidad en saber que había en su interior. Allí, junto a los guardias y el sujeto que me atrapó, se encontraba de brazos cruzados una mujer, que al verme llegar me miró despectivamente.
Seguido de eso, tanto la mujer como el hombre que comandaba a los guardias, pusieron sus dedos en un lector de güellas digitales inteligentemente oculto en un pequeño sector de la pared, lo que permitió que el gran portón se abriese. Tras ello, y seguido por la orden de ” ¡metedlo! ” por parte del líder a los guardias, fui arrastrado con brusquedad hacia el interior de dicha finca.

EN el interior, me di cuenta que estábamos en el interior de algo espelusnatemente grande. A simple vista, pude percatarme de un par de automóviles aparcados en un garaje, varias entradas hacia diferentes edificios y no mucho más. Ya que fui arrastrado hacia una de las salas, mientras de lejos la mujer que nos esperó en la entrada me apuntaba con el arma.

Ya una vez dentro, los guardias me empujaron, y me sentaron en una cilla con grilletes. Mi pie, no paraba de sangrar y dolía demasiado, pero solo rechiné los dientes furibundo, esperando a ver que querían estos.
Tras amarrarme, los guardias se apartaron un poco, y la mujer con el aparente jefe del lugar, llegaron para interrogarme… No sabía por que razones, si no había violado ninguna maldita propiedad privada.

“¡pero que rayos les pasa!” – les reproché furibundo, mientras el sujeto me miraba con cara de idiota.
– que pasa – murmuró el sujeto para sí mismo, pasando olímpicamente de mi comentario.
“no estaba violando ninguna propiedad privada, estaba fuera del maldito muro!” – continué con mi alegato con más ímpetu que antes, viendo que me estaban ignorando.
– qué cojones hará un tipo con pasamontañas rondando un lugar así…- Me responde con un tono bajo – y las órdenes de los guardias…
– Que ¿a caso es meter a todo el que se acerca? – respondí furibundo.
– “mira, tío” –  comienza por fin a explicarme con un tono chulesco – “hasta esa carretera es propiedad privada”
– “mira, por lo del pasamontañas, tengo mis razones para llevar la cara cubierta, no hay ningún delito en eso” – le contesto con naturalidad – además ¡no hay ningún letrero de que esto es propiedad privada! – continúo con mi queja, mientras la mujer le pasa al sujeto un botiquín de primeros auxilios.
– ¡silencio! – me hizo callar con fuerza, pero sólo respondí rechinando los dientes – Vamos a ver quien eres, guardias.

Seguido de eso, se acercó a mí, y con un movimiento rápido me sacó mi pasamontañas, dejándome a rostro descubierto. Sinno obstante, con la cercanía pude ver bien sus rasgos. Era más o menos un hombre de unos 32 años, con su cara cubierta de múltiples heridas echas hace bastante poco. Un rostro duro, y vestido con ropas simples. En su brazo le pude notar un tatuaje de un lobo que mordisquea una cruz, y en su otro brazo una frase tatuada.

-“qué coño haces tú merodeando!” – me grita la otra enfadada, mientras el tal Ives murmura que qué hago por aquí.

En eso, aprovecho de fijarme en la mujer presente; claramente es una mujer de estatura media, bastante curvilínea pero que no se nota a simple vista. Pelo largo hondulado hasta media espalda, color caoba. Sus ojos verdes me miraban bastante furibundos.

– ¿Ustedes? – le pregunté a los dos presentes. Aletheia furiosa se acercó hacia mí empuñando su arma.
– “yo qué…” – me responde Ives.
– “pero que diablos…” – sigo sin entender nada.
– “primero, yo no soy nadie para tí” – comenzó Ives – y segundo dime que rayos hacías por aquí.
– En serio ¿pero que chingados les pasa, a caso uno ya ni puede salir a ser ejercicio? – les contesté gritándoles, porque en serio no entendía que rayos pasaba ahí. Conocía a esa mujer de antes, pero ahora se me ponía todo más confuso.

– “creo que fui clara contigo y te dije que si aceptaba tu encargo te avsiaría ” – me dijo acercando el arma hacia mi frente, para luego presionar el gatillo, mas sólo hizo bulla – jum, tienes suerte que no saqué el seguro.
– Sí claro, ejercicios a 300 kilómetros de Madrid – dijo sarcástico Ives, ignorando la acción de chulería de su compañera.
– Joder! ¡que estaba haciendo trabajo de campo! ¡además, te dije que era de la cierra! – le contesté – agrégale que no había ningún jodido letrero que indicase o diece alguna pista de que esto era privado! Además ¡sólo trato de mantenerme en forma! Ni modo que haré trabajo de montaña en la plaza españa ¿no? – continué sarcástico.
– Mira, me importa una mierda donde te entrenes – Me contestó Aleteia.
– mira – continúa Ives cabreado – más te vale que sea verdad lo que dices.
-“ni puta idea de que esto es área privada excepto por el chingao muro, que quereis- les contesto encojiéndome de hombros.
– Mira chaval – continuó Ives – cuando mis guardias te ordenen detenerte, tu te detienes. Mira que un poco más y te usan de diana de tiro.
– “sin contar que yo misma estuve a punto de volarte la cabeza ” – reafirmó Aleteia.
– “claro, lo dicho, si decís que la carretera es privada, poned un maldito letrero, que mucho no hade costaros” – seguí firme en mi postura. Es que estos cabrones me acusaban realmente de nada.
– Pero es que chaval! ¡a 300 kilómetros de Madrid a hacer deporte! – gritó ya empezando a encabronarse Ives.
– “quien ha dicho que esté haciendo deporte, hago entrenamiento de alta montaña, diablos!” – aclaré.
– Hombre, tenemos carteles indicando que esto es privado cada 200 metros – me responde Ives – que tú no los hayas visto es problema tuyo.
–  “juegas con fuego, mexicano y te vas a quemar, estás advertido.” – Interrumpió Aleteia a Ives.
– “y más encima sales corriendo de esa forma. – afirmó Ives – agregándole que vienes a rostro cubierto ¿Qué rayos quieres que pensemos?
– ¡arg! ¡si vienes corriendo desde el costado, como rayos quieres que vea los carteles o cualquier tipo de señal? – respondí gritándole, mientras ya cansada, Aleteia abandona la habitasión sobándose las cienes para poder pensar… O quizá aguantar su malgenio y no dispararme.
– Bien Chaval, mira – continuó Ives, ya serenándose un poco – vas a salir de aquí, y absolutamente callado sobre este sitio.
– Qué a caso me crees idiota? – contesté ofendido. Está claro que no soy tan idiota como para soltar alguna palabra de esto. Me vienen hablar a mí de discresión, sí como no.

– “no has tomado fotografías ni hubicaciones con el teléfono, no?” – me consultó. Yo no aguanté una risa.
– ” jajaja! ¡por su puesto que no! se como son estas cosas, ya te he dicho que no soy un maldito novato, si entré aquí fue realmente sin querer, pero si quieres meterme en la selda, haslo, estoy en tus manos, ” – le aclaré, poniéndome a su mersed – además, seguro que en la cierra vas a entrenar con teléfonos satelitales. – continué sarcástico.
– “aquí hay covertura.” – respondió Ives sacándome de onda.
–  “y a mi que me importa si la hay o no” – le respondo – si de eso no estamos hablando.
–  “como cojones crees que nos comunicamos… con señales de humo?” – me ice irónico.
–  “no cargo encima teléfonos y demás cuando entreno, solo la mochila necesaria” – le aclaré.
– bien, pues vas a dejar que registre tus cosas y luego saldrás – me aclaró, mientras que asintió ante mi afirmación anterior.
– “hice campamento a 2 horas de aqí, te basta con eso?” – le aclaré.
– ya empezamos a entendernos – murmuró .
–  “te dije hace siglos que necesitaba entrenar, ahora que me reprochas, joder, luego me equivoco en alguno de los trabajos y que, no pienso ganarme un balazo por que si”- continué hablando – “pero ya que estamos, has lo que te de tu pinche gana”
“cual era tu nombre?” – me preguntó, mientras nos sosteníamos las miradas furibundas mutuamente – ya no lo recuerdo.
–  “Steve, tío” – le aclaré y en respuesta sólo asintió.
-” Steve. Si te hubieran visto la cara desde las cámaras ” – me aclaró con un suspiro –  “yo mismo habría dejado que hubieras seguido haciendo lo que te salga de los cojones, pero hay mucha gente que quiere entrar aquí. Y no precisamente a esta sala”
– “puede ser, pero necesitaba hacer entrenamiento con cara cubierta, claro, lo cpo que puedo hacer sin armas y demás” – le respondí ya un  poco más calmado.
– “pos mira, los protocolos son serios y claros” – empezó a explicarme – “sujetos sospechosos  “se traen y se interrogan”
– “lo dicho, teneis que ampliar la señalización entontes” – comenté – además,ya lo veo, si, pero era necesario el disparo?”
– “de partida, la señalización es suficiente. ” – me respondió – “Claro que era necesario, estabas escpando., agrégale “yo no voy a dejar que una persona saque la hubicación o fotografías del lugar”
–  “me sacaste de juego por unos días, maldita sea” – me quejé – y también ¡nunca me dijeron que me detuviese! En tus famosos protocolos de seguridad no hubo ni una mísera orden de alto!
– “sí lo dijeron. Lo escuché yo ” – me contestó.
– ¿Estás seguro? ¿qué a caso fue una maldita alarma interna? – comencé a deducir – pos si es una alarma interna, parese que tus altavoces externos no funcionan demasiado. – continué hablando, mientras Ives se acercaba a mi pie, y comenzaba a vendarlo para curarlo un poco.
– Mira chaval –  expresó furibundo Ives enojándose conmigo – aquí sabemos bien como hacer las cosas. Ten en cuenta que si yo no ubiese estado tu ya serías hombre muerto. Por ende ¿vamos a llevarnos mejor vale? – me terminó de comentar mientras me curaba el pie. Yo rechiné los dientes de la frustración.
–  “claro, y la culpa seguiría siendo mía, … ” – solo atiné a responder irónicamente. En respuesta Ives suspiró frustrado.
– “bieen, bien… solamente es una rozadura de vala.” – comentó mirando mi pie.
–  “joder, eso va a doler, puta madre” – comenté pensando En lo que ives se disponía a hacer.
– “Joder Steve, no me toques los cojones. o a caso prefieres quedarte así? – me respondió, mientras tomaba un bote de algo y lo acercaba a mí.
– “no he dicho eso, pero déjame ver ese bote, anda” – le respondí, deteniéndolo con un gesto, y señalándole que me mostrase el dichoso bote.

– “ya, deja de joder, que a nadie le curo ninguna herida, además es un puto desinfectante – me aclaró.

Seguido de eso, aplicó un poco de desinfectante en la herida, para luego cubrir mi pie con unas gazas y precionar luego de envolverlo. Yo no aguanté de soltar un par de palabrotas por el escosor de la herida. En respuesta, Ives sólo se rio de mí.

Dices con acento sinaloense, “esta era la finca de la que hablabas la otra vez, o que onda”
Ives levanta una ceja
Ives dice: “no, esta es otra”
Ives dice: “esto no es una finca.”
Dices con acento sinaloense, “joder, no se por que diablos me sorprendo”
Ives dice: “es una sede militar.”
Ives desata a Steve de la silla
Dices con acento sinaloense, “ya, ya… pero vaya fachada, engaña”
Ives se encoje de hombros
Dices con acento sinaloense, “maldito voy a saber yo si engaña”
Ives recoge el botikín
Steve suspira al sentir que puede estirar los brazos
Ives pone el otikín en un armario, al abrirlo puedes ver herramientas de tortura terroríficas, cierra la puerta y lo cierra con llave
Aletheia vuelve a entrar sigilosa, todavía se nota enfadada
Aletheia vuelve a entrar sigilosa, todavía se nota enfadada
Ives mira a Aletheia
Ives dice: “todo un puto mal entendido”
Ives suspira profundamente.
Steve gruñe
Ives dice: “si no hubiera conocido a este tío el otro día”
Steve mira a la chica molesto
Ives dice: “ahora estaría allí dentro muriendo a palos”
Ives mira a Steve
Aletheia dice con acento catalán, “este tío me anduvo buscando para un supuesto encargo ”
Ives os mira
Ives murmura encargo?
Dices con acento sinaloense, “de supuesto no tiene nada, joder”
Aletheia saca un papel doblado y se lo extiende a Ives
Ives mira el papel con un retrato
Ives levanta una ceja
Aletheia dice con acento catalán, “explicále a él ”
Aletheia se cruza de brazos
Ives mira a Steve fijamente
Ives murmura te escucho

Dices con acento sinaloense, “ando buscando a la dueña de esa cara, si es que es lo que creo que es, de nombre Ana, que atacó a una amiga hace poco, te convendría ayudarme si quires que alguien deje de meter las narices en buestros asuntos, es la que salió con la Yolanda, del trabajo del otro día, ahora alguien más quiere cazarla, ya le espliqué a Yady las putas reglas, le dije, tienes mi ayuda ciempre y cuando no te metas en mi área laboral o no respondo”
Dices con acento sinaloense, “claro que ella no sabe que soy yo”
Ives dice: “espera… espera”
Ives dice: “pretendes”
Dices con acento sinaloense, “nitiene por que saberlo, no tengo acceso a las cámaras”
Ives dice: “que ayudemos a una puta que anda hablando de mi gente”
Ives niega con la cabeza.
Dices con acento sinaloense, “no, solo quiero que me ayudes a mi, lo demás corre por mi cuenta”
Ives dice: “Ayudarte a tí es ayudarle a ella indirectamente”
Aletheia asiente afirmativamente.
Ives dice: “y esa puta removió mierda que empieza a oler”
Dices con acento sinaloense, “ya, pero tampoco pienso dejar a uan persona de mi país metida en líos”
Dices con acento sinaloense, “quiero sacarla, solo eso”
Aletheia dice con acento catalán, “esa investigadora metomentodo, tiene una lengua muy larga.”
Dices con acento sinaloense, “si quieres que ayude a tapar, lo hago”
Ives dice: “tenía varios trabajos para tí”
Ives dice: “pero viendo esto”
Ives saca un mechero
Aletheia mira a ambos hombres
Ives prende el mechero y el papel empieza a arder
Murmuras con acento sinaloense, “maldita sea”
Ives murmura puedes estar seguro
Ives murmura que como sigas ayudando a esa tía
Ives murmura vas a tener más de un problema
Ives lanza el papel al suelo y lo pisotea

Ives murmura esto es muy fácil
Murmuras con acento sinaloense, “quiero quitarte problemas, pero, ya tu verás lo que haces. a veces sirve más solucionar algunos de buena forma”
Ives murmura conmigo quien quiera
Ives murmura contra mí y los míos… quien pueda
Ives murmura y esa tipa va encontra de mí
Ives murmura y de los míos
Ives murmura así que…
Murmuras con acento sinaloense, “sabes el motivo a caso?”
Ives dice: “sobran palabras”
Ives dice: “de que vayan en contra nuestra?”
Murmuras con acento sinaloense, “quizás solo busca respuestas y encontró las que no eran para ella”
Aletheia dice con acento catalán, “Da igual, tiene una lengua muy larga ”
Aletheia dice con acento catalán, “en estos tiempos eso es un problema ”
Dices con acento sinaloense, “ya les dije que eso hay mejores forma de pararlo”
Ives dice: “yo no hablo de la gente a cara descubierta para un periódico”
Dices con acento sinaloense, “si lo dejan así, a saber como resulte, y yo no me hago cargo”
Ives dice: “y mucho menos”
Ives dice: “me meto en una propiedad privada y golpeo como hizo ella a una menor de edad”
¿Cómo se mata lo que no se puede matar? Mundo virtual guardado.
Ives dice: “a mí lo que tú hagas me da igual mientras no me salpique”
Dices con acento sinaloense, “eso ya lo oí, pero eso quiero ayudarle para que deje de meterse donde no la llaman, es difícil entenderlo?”
Ives dice: “si algo me salpica ”
Aletheia dice con acento catalán, “No.”
Ives dice: “ya sabes como me las gasto”
Dices con acento sinaloense, “se que no tiene nada que buscar aquí, pero sus respuestas pueden estar en otro lado”
Ives dice: “sus respuestas están lejos ”
Ives dice: “lejos de mí, de los míos”
Aletheia dice con acento catalán, “lo incomprensible es que nos pidas ayuda a nosotros cuando esa mujercita lo que hace es darnos problemas ”
Ives dice: “si realmente quieres ayudarle”
Dices con acento sinaloense, “quizás la del retrato tenga algo que ver, pero lo has quemado”
Ives dice: “fíjate en ella”
Ives señala a Aletheia
Ives dice: “tu ves una mujer”
Ives dice: “pero no es una mujer. Es la mujer.”
Steve mira a la chica mientras escucha a ives
Ives dice: “esta persona sabe que tiene que hacer y como lo tiene que hacer”
Ives dice: “a mi haber quemado ese papel”
Ives dice: “me preocupa poco”
Ives dice: “crees que no hay copias?”
Ives se parte de risa.
Dices con acento sinaloense, “puto cabrón…”
Ives dice: “no somos principiantes.”
Ives dice: “como te decía”
Ives dice: “si quieres ayudarle”
Ives dice: “lo mejor que podrías hacer es olvidarla. hacer que salga de madrid”
Dices con acento sinaloense, “pues eso, necesito saber quien es esa zorra que la atacó, quizás aquí ganemos todos”
Ives dice: “aquí todo el mundo golpea a todo el mundo”
Dices con acento sinaloense, “no me gusta tener hilos sueltos, imagino que a ti tampoco”
Ives dice: “no veo porqué preocuparse de un golpe… más”
Ives saca su teléfono
Ives enseña una foto del tablón de la torre donde Steve solicita ayuda para montar una empresa de investigación.
Aletheia dice con acento catalán, “mira, para como están las cosas ahora, lo que pides es un riesgo innecesario que yo no pieso tomar por algo que no me incumbe ”
Dices con acento sinaloense, “imagino que si fuera tu gente la atacada ya hubieras insendiado medio Madrid, no? pues intento defender al menos a otro mexicano como yo, no puedo hacer lo mismo que tu a caso?”
Ives dice: “dalo por echo”
Ives dice: “y no hubiera quemado medio madrid”
Ives dice: “hubiera quemado madrid”
Ives dice: “sacado al culpable”
Aletheia dice con acento catalán, “escucha…”
Ives dice: “y torturarlo hasta que me suplicara matarlo”
Steve aprieta los dientes realmente enfadado
Ives dice: “si quieres tener algún futuro de lo tuyo”
Aletheia dice con acento catalán, “yo puedo entender tu altruismo… o tus ganas de follarte a la mujer esa, no sé… pero este no es momento ”
Ives dice: “lo último que deberías de decir es que quieres montar una empresa de investigación ”
Dices con acento sinaloense, “ahora, lo de mi agencia, yo debo tener un trabajo tapadera, información y demás, que te crees, que aquí tengo lo que tengo en México?”
Ives dice: “si quieres información la información se consigue de otra forma”
Aletheia pone los ojos en blanco, comienza a perder l apaciencia
Ives dice: “te lo digo porque los investigadores”
Ives ríe
Ives dice: “son los primeros en caer”
Ives dice: “y hay puros soldados de hélite que han caído”
Dices con acento sinaloense, “claro, eso cuando no saben dodne no hay que meterse, y no soy tan estúpido”
Ives dice: “lo mínimo vivir en la clandestinidad”
Ives se parte de risa.
Ives dice: “claro”
Ives dice: “personas que llevan muchísimos años, incluso más de 25 años dedicados a eso”
Ives dice: “no saben que hacen”
Murmuras con acento sinaloense, “lo dices tú, que tienes todos los malditos apoyos que necesitas, me gustaría verte en mi tierra sin ningún apoyo donde este tipo de instalaciones se destruyen en 5 minutos”
Ives sonríe.
Ives dice: “escúchame algo”
Ives dice: “cuando yo empecé”
Ives dice: “me defendía con un palo”
Ives dice: “si hoy tengo apoyos”
Ives dice: “y tengo equipos de hélite”
Ives dice: “venidos de todas las partes del mundo”
Ives dice: “es por algo”

Ives dice: “así que”
Ives dice: “te voy a decir algo”
Ives dice: “hablar es muy fácil, pero decir algo con sentido no lo es tanto”
Ives dice: “por lo que… ”
Dices con acento sinaloense, “te lo dije antes, tu conoces tu terreno, yo el mío, pa que me voy a poner a discutir cosas que ni conozco”
Ives hace un gesto de silencio
Ives dice: “ues eso.”
Ives dice: “no opines de lo que no conoces”
Ives dice: “que la ignorancia es muy atrevida”
Ives dice: “referente al trabajo.”
Ives dice: “ella ha decidido”
Ives dice: “la respuesta es no”

Ives dice: “hay millones de personas que quizá pueden conseguirte esa información”
Ives dice: “para que irte a la mejor del planeta?”
Ives dice: “ella tiene millones de cosas que hacer mas importantes”
Ives suspira profundamente.
Dices con acento sinaloense, “ciempre trabajo con los mejores, cuestión de costumbre”
Aletheia asiente afirmativamente.
Ives dice: “los mejores solamente se encargan de las cosas más complejas”
Dices con acento sinaloense, “además, no sabía quien era, no supe su nombre cuando la vi, si así hubiera sido ni me molesto en decirle de este tema”
Ives dice: “sacar a una puta persona ”
Ives dice: “como esa”
Ives dice: “a mi me costaría 5 minutos”
Ives dice: “a ella 2”
Ives dice: “nosotros no somos mercenarios ”
Ives dice: “ni sicarios de pacotilla”

Ives dice: “si fuera alguien importante”
Aletheia suspira profundamente.
Ives dice: “Aletheia te puede decir hasta cuantas veces va a cagar a lo largo del día”
Ives dice: “a esta mujer no se le escapa absolutamente nada”
Ives dice: “pero…”
Ives dice: “ya hemos hablado. Si quieres vivir tranquilo y quizá con oportunidades interesantes.”

Ives dice: “sigue el buen camino, no el camino con personas que te harán tropezar”
Ives dice: “si no tienes nada más que decir…”
Steve suspira
Dices con acento sinaloense, “que más quieres que diga, lo que hacía en 2 horas ahora me costará 5… ”
Ives dice: “vas a salir de aquí sin recordar nada de lo que ha pasado.”
Aletheia se encoje de hombros
Ives dice: “para otro día”
Steve sacude la cabeza molesto

Ives dice: “vas con mas cuidado fijándote en carteles.”
Ives dice: “no puedo decirte otra cosa”
Aletheia dice con acento catalán, “escucha, chaval ”
Ives te transmite, “pondme que esta tarde viste un grupo de coches grises con las lunas tintadas que pararon en preciados y bajaron a muchas personas a prisa”

Aletheia dice con acento catalán, “Más por ti, que por nosotros, olvida el rumbo y lo sucedido aquí y ojito, no es amenaza es una sincera recomendación ”

Dices con acento sinaloense, “por cierto”
Dices con acento sinaloense, “teneis las novedades?”
Ives mira cansado al hombre
Ives murmura tenemos todas las novedades del mundo
Ives murmura pero sorpréndeme
Dices con acento sinaloense, “entonces imagino que sabeis que habían como 8 coches grices de cristales tintados en calle preciados sobre las 15 horas esta tarde, no?”
Dices con acento sinaloense, “dejaron mucha gente”
Ives asiente afirmativamente.
Ives dice: “los he visto”
Dices con acento sinaloense, “haber en que vamos a terminar en madrid, ríos de sangre a caso?”
Aletheia niega con cansancio
Dices con acento sinaloense, “odio que se metan con inocentes, y es lo que va a pasar”
Ives dice: “así es la vida”
Dices con acento sinaloense, “sobre todo por que usan logos de IPS, metieron a una niña al hotel, dime tu, que culpa tienen los niños en este maldito juego”
Ives abre los ojos
Ives dice: “cómo?”
Aletheia dice con acento catalán, “qué niña?”
Dices con acento sinaloense, “me escuchaste bien clarito, pero no que sabían las novedades?”
Ives dice: “sabía lo de los coches”
Ives dice: “no te hagas el interesante”
Dices con acento sinaloense, “que se yo, no la vi bien, se que era una criatura eso si”
Ives suspira profundamente.
Ives dice: “al hotel de preciados?”
Dices con acento sinaloense, “el interesante, para que?”
Aletheia se le acerca sigilosa y mientras va sacando unade sus varillas
Dices con acento sinaloense, “al hotel de preciados, si”
Aletheia dice con acento catalán, “cómo era la niña ”
Ives dice: “Aletheia.”
Dices con acento sinaloense, “estaba serca de ahí en un edificio, pero con tanto maldito escolta nadie iva a ver nada”
Aletheia dice con acento catalán, “Habla ”
Ives dice: “vamos a hablar tranquilamente.”
Ives asiente afirmativamente.
Ives dice: “bien”
Dices con acento sinaloense, “guarda eso, mujer, no estoy en un interrogatorio, esas barillas no me gustan”
Aletheia dice con acento catalán, “comienza a hablar y me lo pensaré ”
Ives murmura la viste salir del coche?
Ives teclea
Dices con acento sinaloense, “la sacaron arrastrada, ya te digo que no era buena la visión con tanto jodido escolta, si hasta hubieron caza francotiradores”
Dices con acento sinaloense, “no iva a sacar la cabeza solo para que me dieran un balazo, muchas gracias”
Ives dice: “bien.”
Aletheia mira su móvil rápidamente y lo guarda
Ives dice: “nada más que puedas destacar?”
Ives te transmite, “di que no, pero que investigarás si ives quiere”
Dices con acento sinaloense, “armamento pesado en los autos, por lo menos 3 doblerrodado ”
Dices con acento sinaloense, “no puedo decir más sin investigar”
Aletheia dice con acento catalán, “la niña, podrías decir qué edad tenía?”
Ives te transmite, “unos 5 años”
Murmuras con acento sinaloense, “y luego me dicen que es mala idea la agencia…”

Ives dice: “la agencia es mala idea”
Ives dice: “te repito que la clandestinidad es fundamental”
Dices con acento sinaloense, “unos 5 años, quizás un poco más, por lo que vi iva llorando”
Ives te transmite, “la arrastraban por el suelo”
Ives asiente afirmativamente.
Aletheia dice con acento catalán, “crees que Imperium va a autorizar a un metomentodo por ahí aunque sea tapadera?”
Dices con acento sinaloense, “como te dije, la llevaban arrastrada”
Aletheia dice con acento catalán, “cinco?”
Ives suspira pensando
Dices con acento sinaloense, “eso si, usaron la puerta de emergenias, no fueron por la principal”
Aletheia guarda su varilla y se aleja
Ives dice: “qué?”
Ives dice: “por la de emergencias?”

Ives mira a Aletheia
Asientes afirmativamente.
Aletheia mira a ives
Ives asiente afirmativamente.
Ives dice: “la llevaban allí”
Ives mira a Steve
Aletheia murmura con acento catalán, “bastardos hijos de puta ”
Dices con acento sinaloense, “es lo que pude ver, si”
Dices con acento sinaloense, “5 años o más, no se clacular bien la edad de los chiquillos”
Ives dice: “no cuentes esto a más nadie”
Ives dice: “es importante que no se enteren que los has visto”
Ives dice: “y la información aquí corre como la pólvora”
Aletheia dice con acento catalán, “si lo saben, te harán arder como res asada ”
Ives dice: “el otro día me enteré que han instalado micrófonos en taxis y medios de transporte”
Dices con acento sinaloense, “está bien, ”
Murmuras con acento sinaloense, “hijos de puta”
Ives suspira profundamente.
Ives dice: “a esa chica”
Ives dice: “van a…”
Dices con acento sinaloense, “a que?”
Ives dice: “van a torturarla”
Murmuras con acento sinaloense, “maldita sea…”
Murmuras con acento sinaloense, “a niños no… hijos de puta…”
Ives dice: “necesitan nutrirse de niños”
Aletheia dice con acento catalán, “ellos los cogen pequeños ”
Aletheia dice con acento catalán, “a las niñas ”
Murmuras con acento sinaloense, “maldita sea, chingada madre y la reputícima que los remilparió”
Aletheia dice con acento catalán, “las condicionan para hacerlas …”
Ives suspira profundamente.
Aletheia se voltea
Ives dice: “fábricas de niños sin sentimientos.”
Ives suspira profundamente.
Ives dice: “las violan brutalmente”
Aletheia está pálida y tiembla de la ira
Dices con acento sinaloense, “odio meter a inocentes en el juego, es regla en mi tierra!”
Ives dice: “para que sepan acatar órdenes”
Ives dice: “y sepan obedecer ”
Dices con acento sinaloense, “por eso la gente nos apoya y podemos andar en muchos lugares al descubierto!”
Aletheia lo mira fijamente
Dices con acento sinaloense, “maldita sea… no hay forma de sacarla?”
Aletheia dice con acento catalán, “a las niñas las abusan d epqueñas ”
Ives dice: “claro que hay forma”
Steve da una palmada fuerte sobre el brazo de la silla con auténtica rabia
Aletheia dice con acento catalán, “esta gente es la peor escoria que puedas imaginar ”

Ives murmura te voy a contar algo
Ives murmura y solamente lo haré una vez
Aletheia dice con acento catalán, “y no juegan, entiendes?”
Dices con acento sinaloense, “quienes demonios son, los de imperium, o quienes mierda son”
Ives dice: “eso aún ”
Ives dice: “no es prudente decírtelo”
Ives dice: “lo que sí te diré”
Dices con acento sinaloense, “se que no juegan, ya me di cuenta por la forma en que trataron a la plebita”
Murmuras con acento sinaloense, “hijos de su puta madre”
donde puedes ganarte la confianza de ives trayendo a yadi hasta mí”
Aletheia dice con acento catalán, “imagina qué harían contigo ”
Steve aprieta los dientes furioso
Ives dice: “Tu amiga”
Ives dice: “la lengua larga”
Ives dice: “habló más de la cuenta”
Ives dice: “y esa gente, la que arrastró a la niña”
Ives dice: “son los mismos que han intentado gracias a tu amiga”
Ives dice: “asesinar a dos miembros de los míos”

Murmuras con acento sinaloense, “maldita sea”
Ives dice: “y a uno lo asesinaron.”
Ives dice: “lo rodearon 15 personas armadas y lo tirotearon ”
Dices con acento sinaloense, “creí que esta wera no tenía nada que ver, pero si quieres puedo hacer que caiga en tus manos”
Ives dice: “entiendes por lo que no te voy a ayudar?”
Ives dice: “Steve”
Steve gruñe cada vez más furioso
Ives dice: “si yo quisiera tenerla aquí”
Ives dice: “ya la tendría”
Dices con acento sinaloense, “que te detiene entonces”
Ives dice: “lo único que quiero ”
Aletheia dice con acento catalán, “lo que la queremos es lejos y con la boca cerrada ”
Ives dice: “es que deje de decir tonterías, porque lo que dijo en esa entrevista es completamente mentira”
Ives dice: “tengo gente mucho más importante por la que preocuparme”
Ives dice: “esa tía vale menos que una bala”
Aletheia dice con acento catalán, “se hizo eco de rumores y chismes y levantó mucho polvo la muy idiota ”

Ives dice: “una bala que cuesta… menos de un dólar? pues ella vale menos”

Dices con acento sinaloense, “pues haré que deje de decirlas, pero para eso necesito localizar a la otra bruja, esta es de las mujeres que solo se quedan tranquilas cuando saben la verdad… aunque esta no sea tal, me entienden? necesito crearle un enemigo y así puedo enviarla lejos”
Ives dice: “podrás hacerlo sin la otra información.”
Aletheia piensa a toda velocidad
Ives suspira profundamente.
Aletheia dice con acento catalán, “de hecho ”
Ives dice: “de todas formas”
Aletheia dice con acento catalán, “mejor que no sepas quien es esa fulana ”
Ives  guarda silencio para que Aletheia siga hablando.

Aletheia dice con acento catalán, “haz que le siga una pista ”
Aletheia dice con acento catalán, “que se entretenga con puras huellas falsas ”
Dices con acento sinaloense, “maldita sea… ya deja de tratarme como a un niño! si puedes decírmelo sin poner en riesgo a más gente, dime quien es ella y acabemos con este juego”
Ives dice: “es una persona”
Ives dice: “anónima, como tantas otras”
Ives dice: “que no tiene para comer y golpeó a esa zorra para quitarle algo de dinero”
Steve ríe sin humor
Ives dice: “lo que hace todo el mundo aquí”
Aletheia dice con acento catalán, “da igual quien sea, haz que juegue a la investigadora tras su pista, qué mas te da?”
Ives dice: “si ella es investigadora…”
Dices con acento sinaloense, “está bien, así lo haré”
Ives dice: “que aplique su trabajo”
Dices con acento sinaloense, “una cosa dejo clara”
Dices con acento sinaloense, “si vuelve a cruzarse en buestro camino, no será mi culpa ni mi responsabilidad, que luego no vengan a pedirme cuentas a mi”
Ives asiente afirmativamente.
Ives dice: “lo tendré en cuenta”
Aletheia dice con acento catalán, “ni que decirlo ”
Ives dice: “entiendo que olvidarás la idea de ayudarledecir ”
Ives dice: “y te alejarás de ese cáncer”

Dices con acento sinaloense, “la pondré sobre pistas falsas, eso si, necesitaré algo de ayuda para crearlas, necesitaría algunos videos breves”
Ives dice: “ánimo”
Ives dice: “en internet hay muchos programas”
Ives dice: “y tutoriales”
Steve ríe sin humor
Ives dice: “un buen soldado debería de saber hacer algo así de sencillo”
Dices con acento sinaloense, “soy de armas, tío, no de informática ”
Ives dice: “yo también soy de armas”
Ives dice: “y eso sé hacerlo”
Ives dice: “y si no sé”
Ives dice: “lo busco en internet”
Dices con acento sinaloense, “no se me da bien las computadoras, para que me voy a poner con mamadas”
Ives se encoje de hombros
Ives dice: “pues busca otra solución”
Aletheia dice con acento catalán, “Hombre, vete por las plazas y graba con tu movil, eso le bastará ”
Dices con acento sinaloense, “haré lo que pueda pues…”
Ives asiente afirmativamente.
Aletheia asiente afirmativamente.
Ives dice: “bien”
Ives dice: “ahora… salgamos fuera”
Ives ayuda a Steve a levantarse
Aletheia piensa, al fin
Ives suspira profundamente.
Aletheia da media vuelta y sale
Ives dice: “donde estás acampando?”
Aletheia se marcha.
Steve se poya en el hombro del plebe
Ives camina despacio hasta la puerta, saliendo
Ives se marcha.
Dices con acento sinaloense, “a unas 2 horas de aquí a paso rápido, en dirección noreste”

Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento

Ives camina junto al chico hasta un coche
Dices con acento sinaloense, “a unas 2 horas de aquí a paso rápido, en dirección noreste”
Ives dice: “te llevaré yo… con ese pie no vas a llegar a ningún sitio.”
Dices con acento sinaloense, “lindos coches”
Ives suspira profundamente.
Ives abre el coche.
Ives dice: “entra.”
Aletheia camina hasta la puerta de su casa
Steve le hace un gesto de despidida a la chica y entra al coche
un coche deportivo de color rojo
Salidas Visibles: nada.
Ives entra en un coche deportivo de color rojo.
Ives cierra las puertas.
El vehículo se pone en marcha.

Ives acelera siguiendo las direcciones de Steve

El vehículo se detiene al llegar a su destino.

Ives frena en una zona montañosa
Dices con acento sinaloense, “en un punto el coche no podrá pasar, pero bueno, ”
Ives dice: “bien”

Ives dice: “el coche se quedará aquí”
Ives apaga el motor.
Ives abre las puertas.
Ives dice: “hablaremos”
Dices con acento sinaloense, “cualquier cosa me avisas, tu chica sabrá cuando le de las pistas a la wera”
Ives asiente afirmativamente.
Ives dice: “bien…”
Dices con acento sinaloense, “cuidate entonces y gracias”
Ives asiente afirmativamente.

Baje del auto y vi como se alejaba, me fui directo a mi campamento, eran unos 15 minutos de dura caminata, permanecí ahí durante un par de días curándome lo mejor que supe.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *