• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Llegaron los muebles

Punto de vista: Aletheia

Al terminar de comer, aletheia se dispone a volver al campamento para la ubicación del mobiliario
Aletheia coge sus llaves y su móvil
Aletheia abre la puerta y sale
Comunidad de Madrid; Casa de Aletheia
Ves Una alfombra voladora, La roca de dios, un sillón de masaje, Silla En Brazos de Luis, Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue., un sillón de relax negro, una fuente barata, Jarrón de cristal, El símbolo del infinito, y una foto ampliada aquí.
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Ves un coche deportivo de color negro aquí.
Aletheia desbloquea el móvil y teclea para pedir autorización
[EFU] Aletheia: «Permiso para abandonar finca El Renacimiento destino Campamento Norte»
[EFU] Aras: «S. I. Autoriza la solicitud»
[EFU] Aletheia: «Copiado»
Aletheia sale de la finca a pie
Comunidad de Madrid; Una carretera desértica
Aletheia se acerca al campamento y se identifica
Los guardias comprueban tu identificación y te acompañan a un campamento.
Un campamento en la parte norte
Aletheia se acerca a Damián, quien se encuentra supervisando el ingreso del mobiliario en el ambulatorio
Damián la ve y la saluda
Damián dice: Espero no le importe que hayamos comenzado con el ambulatorio
Aletheia niega
Dices con acento catalán, «Han verificado que todo esté en perfecto estado?»
Damián asiente
Damián dice: en el mismo momento de la descarga, antes de firmar la nota de entrega.
Dices con acento catalán, «estupendo »
Damián muestra la nota de entrega y se la deja a Aletheia
Aletheia dobla la nota y la guarda en un bolsillo, luego la archivará en la carpeta del proveedor.
Varios refugiados están llevando el mobiliario dentro de las oficinas del ambulatorio
Aletheia entra en el ambulatorio y va dando algunas sugerencias para acomodar mejor los muebles
Los refugiados aportan las suyas y entre todos se van ocupando de cada oficina
Una hora después, el ambulatorio ha quedado listo, cada oficina con sus muebles
Aletheia sale del ambulatorio
Damián dice: lo único que faltaría es la silla odontológica, no sé si eso lo trae el dentista o si sería conveniente ir ubicando algún proveedor.
Aletheia piensa
Dices con acento catalán, «creo que algunos dentistas tienen la suya, pero al final será mejor que coloquemos una, la más simple que haya. No podemos quedarnos sin silla si por casualidad el dentista decidemarcharse.»
Damián asiente
Damián dice: Bueno, comenzaremos con las viviendas
Aletheia asiente y acompaña a Damián al edificio de viviendas
Damián dice: Lo primero que hicimos fue mudar las lavadoras industriales a la zona de lavado. Probamos la conexión eléctrica y de agua y funciona muy bien.
Aletheia asiente y toma nota de avisar por el canal de refugiados por si alguno no estuviese enterado.
Damián dice: Ahora comenzaremos por las habitaciones y finalizamos con el salón, comedor y cocina.
Aletheia asiente y se pone a cargar con el resto de refugiados
Damián y otros refugiados la observan
Damián se le queda mirando
Aletheia mira a Damián, inquisitiva
Damián se espabila y se une al resto para ir cargando los muebles.
En cada vivienda hay un grupo de refugiados armando las camas, mientras otros cargan los muebles.
Aletheia siente su móvil vibrar y lo desbloquea. Lee la pantalla
[EFU] Etién: «delta moira, aquí fire, cómo vais con el trabajo que tenéis entre manos?»
Aletheia teclea y comienza un intercambio con fire mientras los refugiados siguen amoblando las viviendas
[EFU] Aletheia: «el proyecto está diseñado, los ingenieros trabajan en cada módulo del sistema. mañana debería poder implementarse si se aprueba el sistema. Si quieres, podemos pasarte la información vía correo, o reunirnos. como te venga mejor.»
[EFU] Etién: «me gustaría reunirnos, pero no sé si puedo hoy»
[EFU] Etién: «mañana es posible que sí »
[EFU] Aletheia: «vale, pues ya avisas cuando tengas disponibilidad para reunirnos.»
[EFU] Etién: «hay otra cosa, piensas que es posible tener un terminal seguro para trabajar desde casa en algunos momentos?»
[EFU] Etién: «un portátil está bien, no necesito más »
[EFU] Aletheia: «por supuesto, »
[EFU] Etién: «okey, cuando puedas, preparas uno »
[EFU] Aletheia: «termino en el campamento y te lo preparo. Te lo dejaré en la sala de reuniones de ALID, O prefieres que lo deje en otro lugar.»
[EFU] Etién: «allí está bien, sí, gracias, moira»
[EFU] Etién: «tengo ganas de ir al campamento, seguro que está muy bien, a ver si consigo tiempo »
[EFU] Aletheia: «de acuerdo. Y de nada, es un gusto colaborarte. la verdad, está quedando muy bien. Lo que me gusta más es que los refugiados están tan contentos. Estamos ahora colocando el mobiliario de las viviendas »
[EFU] Etién: «he visto algo en su canal, me alegro »
[EFU] Aletheia: «sí, gracias. Yo me alegro mucho también.»
[EFU] Etién: Iris está en soria para montar allí ttelecomunicaciones »
[EFU] Etién: «algún mensaje para ella? tengo que ir pronto también »
[EFU] Aletheia: «ah, perfecto. Pues que se cuide y que dé señales de vida, que se le echa de menos »
[EFU] Etién: «yo digo»
[EFU] Aletheia: «gracias, Fire.»
[EFU] Etién: «okey, moira, hasta pronto »
[EFU] Aletheia: «cuídate »
Aletheia bloquea el móvil y sigue trabajando
Una hora después…
Los refugiados junto con Damián y aletheia han cubierto la mitad de las viviendas
Lola y tina les llaman a la tienda de cocina para que puedan reponer energías con un tenteenpié y limonada
Lola dice: Está quedando todo tan chulo
Aletheia la escucha
Tina asiente
Tina dice: lo único es que voy a extrañar que compartamos estos ratos juntos
Aletheia se levanta y se les acerca
Dices con acento catalán, «pero no tiene por qué ser así. si te fijas, tina, las viviendas solo están separadas por un pasillo, podríais tener vuestras puertas abiertas. Incluso en algunas ocasiones podríais organizaros y usar el recinto deportivo.»
Tina y Lola se miran y sonríen
Aletheia les sonríe
Dices con acento catalán, «recordad que la forma de convivir la determináis vosotros. Nosotros solo queremos que estéis bien y protegidos. ayudaros. Pero no somos vuestros carceleros ni mucho menos. solo hemos puesto normas que os permitan estar seguros.»
Las mujeres asienten y siguen sirviendo, ahora más relajadas
Damián dice: os agradezco esta reposición de energías, pero debemos continuar.
Las mujeres sonríen
Los refugiados que han terminado se levantan
Damián se levanta y mira a Aletheia
Aletheia se levanta
Damián dice: ¿lista?
Aletheia asiente y le sigue
Damián, Alehteia y varios refugiados salen de la tienda de cocina para seguir amoblando las viviendas
Dices con acento catalán, «seguid vosotros, luego os alcanzo; voy a indicar que muden la enfermería al ambulatorio… »
Aletheia se desvía y se dirige a la tienda de enfermería
Aletheia levanta la solapa y entra
Dices con acento catalán, «buenas tardes, Almudena»
Almudena dice: buenas tardes.
Dices con acento catalán, «no sé si ya sabes que el ambulatorio está listo para ser ocupado»
Almudena dice: He visto que ingresaban mobiliario, pero no sabía que ya habían terminado.
Dices con acento catalán, «bueno, ya está listo. Solo falta la silla odontológica en la consulta de odontología. Procuraré ubicar una lo antes posible, pero creo que tú puedes mudarte ya al consultorio de medicina. Le pediré a un par de refugiados que te colaboren para que traslades todo desde aquí hasta allá.»
almudena asiente
Almudena dice: Muchas gracias
Dices con acento catalán, «Gracias a ti, que has tenido la paciencia de trabajar tanto tiempo en esta tienda. Espero que allí te sientas un poco más cómoda.»
Almudena dice: Seguro que sí
Almudena sonríe
Aletheia le devuelve la sonrisa
Dices con acento catalán, «bueno, me marcho a seguir con el resto »
Dices con acento catalán, «si necesitas alguna cosa, Házmelo saber, por favor»
Almudena dice: así lo haré, vaya tranquila.
Aletheia asiente y sale de la tienda de enfermería
Aletheia habla con dos refugiados y le pide que por favor le colaboren a la enfermera, almudena, a mudar todo al ambulatorio y que luego guarden la tienda en el almacén de la Intendencia.
Los refugiados asienten y cambian de rumbo hacia la tienda de enfermería
Aletheia va directo al edificio de las viviendas
Aletheia pasa una hora más trabajando con los refugiados
Aletheia mira su reloj
Aletheia se acerca a Damián
Damián se detiene un momento
Dices con acento catalán, «Damián, tengo que ausentarme, pero si me necesitas, ya sabes »
Damián sonríe
Damián dice: vaya tranquila
Aletheia asiente y coge su móvil
Damián vuelve a lo suyo
Aletheia desbloquea el móvil y teclea
[EFU] Aletheia: «Permiso para abandonar campamento Norte»
[EFU] Aras: «S.I. autoriza la solicitud»
[EFU] Aletheia: copiado»
Aletheia sale del campamento
Comunidad de Madrid; Una carretera desértica
Aletheia coge su móvil, lo desbloquea y pide un taxi
Bienvenido a su teléfono MovileOS. Thu Oct 26 17:01:05 2017 CEST
[1] Pedir un taxi.
[2] Activar/Desactivar grabación.
[3] Ver un vídeo en internet.
[4] Acceder a internet.
Abres la aplicación ‘TaxiMan’ y pides un taxi.
Ël taxi llegará en 3 minutos.
Ves un taxi acercarse.
Aletheia se acerca al taxi, abre la puerta y sube
Un taxi
Aletheia da la dirección al hombre de a dónde se dirige
el taxista asiente y arranca el taxi
El taxi reduce la velocidad hasta detenerse
Aletheia mira el taxímetro, saca su monedero y cuenta el dinero. Le paga al taxista.
Aletheia abre la puerta y baja del taxi
Comunidad de Madrid; Un paraje natural en Fresnedillas de la Oliva
Ves Un taxi aquí.
Aletheia cierra la puerta
El taxi se marcha
Aletheia se acerca a los soldados y se identifica
Tras identificarte debidamente, se te conduce a la zona de entrenamiento.
Zona de entrenamiento de Firme Unidad.
Aletheia entra al edificio de la ALID
Edificio de la ALID.
Aletheia se dirige al almacén y habla con el encargado
Dices con acento catalán, «buenas tardes»
El encargado dice: Buenas tardes
Dices con acento catalán, «Si me facilitas un portátil con estas especificaciones, por favor, es para Fire en trabajo remoto.»
Aletheia entrega un papel con las especificaciones al hombre
El hombre se aleja del mostrador y regresa con un portátil en su caja.
El hombre dice: Llena este formulario
Aletheia coge el formulario y lo llena, lo firma y se lo da al hombre
El hombre asiente
El hombre dice: Es todo.
Dices con acento catalán, «gracias»
Aletheia sale del almacén y va a la sala de reuniones
Aletheia entra en la sala de reuniones
Sala de reuniones.
Aletheia entra y se sienta. Saca el portátil y lo enciende.
Aletheia hurga en su bolsillo y saca su USB, Lo conecta y comienza a trabajar.
Aletheia decide formatear el portátil
Aletheia apaga el portátil y lo deja en la mesa
Aletheia revisa su reloj
Aletheia sale de la sala de reuniones y cierra la puerta
Edificio de la ALID.
Aletheia abandona el edificio de la ALId
Zona de entrenamiento de Firme Unidad.
Aletheia coge su móvil y llama un taxi
Abandonas la zona de entrenamiento.
Comunidad de Madrid; Un paraje natural en Fresnedillas de la Oliva
Ves un taxi acercarse.
Aletheia se acerca al taxi cuando se detiene y abre la puerta; sube y cierra
Un taxi
Aletheia coge su móvil, lo desbloquea y teclea
[EFU] Aletheia: «permiso para ingresar en Finca El renacimiento»
[EFU] Aras: «S.I. autoriza la solicitud»
[EFU] Aletheia: «copiado»
Aletheia bloquea su móvil y se recuesta
Un rato más tarde…
Aletheia abre los ojos cuando el taxi se detiene
Aletheia mira el taxímetro, saca su monedero y le paga al taxista
Aletheia abre la puerta y baja del taxi
Comunidad de Madrid; Una carretera desértica
Ves Un taxi aquí.
El taxi se marcha
Aletheia se acerca a los soldados y se identifica
Tecleas un larguísimo código en un teclado incrustado en la puerta.
Colocas el dedo en un lector de huellas dactilares.
Se enciende una luz verde. Acceso autorizado.
Los guardias te abren paso a la finca.
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Ves un coche deportivo de color negro aquí.
Aletheia se acerca a la casa y saca las llaves.
Aletheia abre la puerta
Comunidad de Madrid; Casa de Aletheia
Ves Una alfombra voladora, La roca de dios, un sillón de masaje, Silla En Brazos de Luis, Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue., un sillón de relax negro, una fuente barata, Jarrón de cristal, El símbolo del infinito, y una foto ampliada aquí.
Aletheia sube las escaleras y entra en su habitación
Aletheia se cambia y se pone ropa cómoda
Aletheia sale de la habitación y baja las escaleras
Aletheia entra en la cocina y luego en la galería
Aletheia coge las herramientas y se acerca a la puerta; las deja en el suelo un momento
Aletheia coge las llaves y abre la puerta
Aletheia recoge las herramientas y sale
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Ves un coche deportivo de color negro aquí.
Aletheia cierra la puerta con llave y se dirige al jardín
Comunidad de Madrid; Jardín de la finca el Renacimiento
Aletheia camina hacia la zona que delimitó
Aletheia deja las herramientas y pasa por debajo de las cuerdas
Aletheia se arrodilla y coge el pico
Aletheia comienza a aflojar la tierra
Aletheia se va desplazando mientras cubre toda la superficie
Aletheia respira despacio para no jadear por el esfuerzo
Aletheia deja el pequeño pico y coge la pala
Aletheia comienza a excavar
Aletheia coge la cinta de medir y verifica la profundidad
Aletheia sigue excavando
Quince minutos después…
Aletheia verifica una vez más la profundidad y asiente cuando observa que alcanzó la medida que necesita
Aletheia toma como guía lo que ha excavado y sigue excavando
Hora y media después…
Aletheia ha excavado la zona a la profundidad que necesita
Aletheia se seca el sudor con el dorso de la mano
Aletheia se fija en que no trajo consigo las bolsas para recoger la tierra
Aletheia sale del jardín y va a la casa
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Aletheia abre la puerta y entra,
Comunidad de Madrid; Casa de Aletheia
Ves Una alfombra voladora, La roca de dios, un sillón de masaje, Silla En Brazos de Luis, Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue., un sillón de relax negro, una fuente barata, Jarrón de cristal, El símbolo del infinito, y una foto ampliada aquí.
Aletheia camina hacia la cocina y la galería con rapidez y coge las bolsas
Aletheia sale y cierra la puerta
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Aletheia entra en el jardín y camina hasta donde tiene el montón de tierra
Comunidad de Madrid; Jardín de la finca el Renacimiento
Aletheia lo comienza a recoger con la pala
Media hora después…
Aletheia ata las bolsas con una cuerda para que no se salga la tierra
Aletheia ha dejado un poco de tierra por si necesitase completar en algún lado
Aletheia se seca el sudor y sale pitada a buscar la madera
Aletheia sale del jardín y se acerca a la casa
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Aletheia abre la puerta y entra casi corriendo
Comunidad de Madrid; Casa de Aletheia
Ves Una alfombra voladora, La roca de dios, un sillón de masaje, Silla En Brazos de Luis, Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue., un sillón de relax negro, una fuente barata, Jarrón de cristal, El símbolo del infinito, y una foto ampliada aquí.
Aletheia coge la madera con las dos manos y va caminando ahora más lento
Aletheia sale de la casa y apoya el cajón en la pared. cierra la puerta
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Aletheia coge de nuevo el cajón y camina hacia el jardín
Aletheia entra en el jardín y va hacia dondetiene la zona cercada
Comunidad de Madrid; Jardín de la finca el Renacimiento
Aletheia pasa debajo de la cuerda y arrastra el cajón, lo deja caer y lo observa
Aletheia se fija que en los laterales hay que rellenar un poco, así que procede a llenar los espacios con la tierra que no echó en las bolsas
Aletheia verifica que el borde sobresaliente de la madera es parejo en todos los lados
Aletheia frunce el ceño porque hay algunas diferencias en los laterales
Aletheia se levanta y lo observa desde arriba, pero ve que no se nota a simple vista
Aletheia suspira
Aletheia revisa que el cajón no es fácil de extraer cogiendo el borde de la madera que sobresale
Aletheia asiente, satisfecha
Aletheia coge las herramientas y sale del jardín
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Aletheia se acerca a la casa y abre la puerta
Comunidad de Madrid; Casa de Aletheia
Ves Una alfombra voladora, La roca de dios, un sillón de masaje, Silla En Brazos de Luis, Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue., un sillón de relax negro, una fuente barata, Jarrón de cristal, El símbolo del infinito, y una foto ampliada aquí.
Aletheia entra y va directo a la galería, deja las heramientas y coge las bolsas de arena blanca
Aletheia sale de la casa, deja las bolsas en el suelo un instante y cierra la puerta
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Aletheia coge las bolsas y vuelve al jardín
Comunidad de Madrid; Jardín de la finca el Renacimiento
Aletheia se acerca a la zona de trabajo y deja las bolsas
Aletheia respira profundo
Aletheia abre las bolsas de arena y comienza a vertirla en el cajón
Aletheia distribuye la arena de forma uniforme y se fija en que va a necesitar al menos, media bolsa de arena más.
Aletheia suspira y mira la hora. Ya no puede ir al vivero, así que lo deja apuntado para mañana
Aletheia piensa que es mejor que se ponga un recordatorio y saca su móvil, lo desbloquea y lo configura en el teléfono
Aletheia guarda su móvil en un bolsillo y coge las bolsas vacías de arena. Las dobla y agarra las bolsas de tierra
Aletheia sale del jardín
Comunidad de Madrid; Finca el Renacimiento
Ves un coche deportivo de color negro aquí.
Aletheia camina hacia la casa y deja las bolsas en el suelo
Aletheia saca las llaves y abre la puerta
Aletheia coge las bolsas y entra
Comunidad de Madrid; Casa de Aletheia
Ves Una alfombra voladora, La roca de dios, un sillón de masaje, Silla En Brazos de Luis, Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue., un sillón de relax negro, una fuente barata, Jarrón de cristal, El símbolo del infinito, y una foto ampliada aquí.
Aletheia empuja la puerta con el pie y va hasta la galería
Aletheia suelta las bolsas de tierra
Aletheia se sacude las manos un poco
Aletheia respira profundo y sale de la galería
Aletheia sube las escaleras
Aletheia entra en su habitación y se descalza, se quita la ropa y la mete en la cesta
Aletheia entra en el baño y luego en la bañera. Se ducha minuciosamente.
Murmuras con acento catalán, «mare meva, cuanta tierra. Y cuanto hacía que no me llenaba ni un poquito »
Aletheia sonríe y sigue duchándose
Después de lavarse bien el cabello, Aletheia sale de la bañera y se envuelve en una toalla.
Aletheia coge la crema y se la va regando por toda la piel
Aletheia coge su cepillo y comienza a peinarse con calma
Aletheia mira las puntas del cabello y piensa que tiene que cortárselas
Aletheia sale del baño y se sienta en la cama
Aletheia coge el móvil que dejó en la mesita y lo desbloquea, va a llamar a jeanpaul
Aletheia le marca a Jeanpaul
Hablas por el móvil: «Hola, jean. recién estoy terminando, así que no, hoy no me voy a casa.»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «vale, mocosa. Qué tal ha ido todo?»
Hablas por el móvil: «pues mejor de lo que esperaba. Al final no hubo problemas, aunque Aras no me escribió, se ve que si hizo llegar la información, cosa que le agradezco, porque si no, habría sido una locura.»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «perfecto. Solo para que sepas, hoy me reuní con losingenieros de nuevo y están trabajando al máximo. mañana deberían dar resultados. »
Hablas por el móvil: «estupendo, porque hoy me habló fire»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «sí, vi los mensajes pero justo en ese momento estaba reunido, por eso no respondí »
Hablas por el móvil: «entonces ya sabrás que mañana a cualquier hora puede que tengamos una reunión con él, ¿no?»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «sí, Y está perfecto. así si da el visto bueno iniciamos la implementación de una vez.»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «Dejaste ya su portátil configurado?»
Hablas por el móvil: «sí, está en la sala de reuniones, tal como le comenté.»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «bien. A ver si salimos de ese sistema mañana mismo»
Aletheia suspira
Hablas por el móvil: «Sí, yo también quisiera lo mismo »
Hablas por el móvil: «cambiando de tema »
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «están aquí fuera, correteando de un lado a otro con un par de juguetes nuevos »
Aletheia se enfuruuña un poquito y resopla
Hablas por el móvil: «Déjame preguntar!»
Aletheia lo escucha por el móvil
Hablas por el móvil: «no puedo contigo.»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «No te enfades, mujer. Si igual ibas a preguntar por tus diablillos »
Hablas por el móvil: «sí, pero me choca que te me adelantes tanto.»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «lo tendré en cuenta… ya no estás enfurruñada?»
Aletheia va a enfurruñarse pero luego se serena
Hablas por el móvil: «Odioso »
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «Oye, te dejo que voy a seguir justo con ellos, ya hablamos mañana. Descansa.»
Hablas por el móvil: «vale, te quiero, jean. Hasta mañana.»
Jeanpaul habla del otro lado del móvil: «yo te quiero también, mocosa.»
Aletheia cuelga.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.