• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Maldita pasión por la estética

Punto de vista: Fabián.

Comunidad de Madrid; Plaza de Castilla.
Te encuentras en una gran plaza situada al norte de la ciudad, en el distrito de Chamartín. Está atravesada por el tramo final del Paseo de la Castellana, Y constituye el centro neurálgico del barrio de Castilla.
Ves obelisco de Calatrava y Monumento a Calvo Sotelo aquí.
Una ambulancia acaba de llegar, estaciona y abre sus puertas.
Dos paramédicos y un hombre bajan de la ambulancia con una camilla.
Un celador espera junto a una enfermera.
Un paramédico se acerca y comienza a explicar a la enfermera.
El celador presta atención y mira a la joven tendida en la camilla, su rostro se ve cadavérico con una palidez mortecina.
El hombre espera de pie junto al celador, su rostro muestra preocupación e impaciencia.
El celador suspira profundo, por un instante parece entristecido.
Un paramédico dice: «Hemos tardado porque hay un accidente en la M30 de varios coches con heridos de gravedad. Nos vamos cagando leches, así que advierte en urgencias, Paloma.»
Paloma asiente, cogiendo la bolsa de hidratación para que el resto que queda baje sin obstrucciones.
Los paramédicos se despiden con un gesto y suben de regreso a la ambulancia.
La ambulancia arranca derrapando un poco.
El celador mira a la enfermera.
El celador dice: «¿lista, Palomilla? Vamos que pongo la quinta en este ferrari.»
Paloma asiente sabiendo que tendrá que ir al trote.
El hombre adopta un gesto adusto.
El celador empuja la camilla a toda pastilla.
El hombre abre los ojos como platos y corre tras el celador y la enfermera.
Comunidad de Madrid; hospital Universitario La Paz.
Te encuentras en un centro hospitalario de titularidad pública, situado en el distrito de Fuencarral El pardo. Está administrado por el Servicio madrileño de salud y es uno de los principales hospitales de referencia. También es centro de referencia nacional e internacional en varias áreas específicas de elevado nivel de desarrollo científico y tecnológico.

La aglomeración en este lugar te impide identificar a personas concretas.

El celador pasa al trote directo a la zona de urgencias.
La enfermera corre junto al celador.
Comunidad de Madrid; hospital Universitario La Paz; Servicio de Urgencias Generales.
Es un servicio que cuenta con cuatro salas de observación con capacidad para 54 pacientes, además de una sala de preingreso para 30 pacientes y una sala de tratamientos con 30 sillones.
Te encuentras con Fabián y Almudena.
Fabián se gira y ve a Paloma.
El hombre entra en tromba luego de pelearse con uno de los seguratas.
Fabián observa al hombre con intensidad.
El hombre se cohibe, pero se queda cerca de la camilla.
Dices: «¿qué hay?»
Paloma dice con acento almeriense, «deshidratación aguda, shock hipovolémico. 80/50 casi al llegar.»
Fabián asiente mirando a la chica tumbada en la camilla.
Dices: «Llevadla a la sala de pre ingreso.
Paloma, ocúpate de la hidratación, coloca una solución ringer 0,9 y ajusta el goteo.»
Fabián coge la muñeca de la chica y nota que no se siente pulso radial.
Dices: «Almudena, ve encargándote de avisar que puede que necesitemos cama en la UCI, busca lo necesario para colocar una sonda y llama también a la UHB, pide hablar con el doctor Guillem.»
Dices: Moveos.»
Almudena y Paloma asienten y salen disparadas.
El celador empuja la camilla a toda velocidad.
Fabián señala un box, el celador entra con rapidez y ajusta la camilla, Fabián entra tras él y el otro hombre le sigue.
El celador hace un gesto de cabeza a Fabián y sale a toda prisa.
Fabián coge un paquete de guantes, lo desprecinta y se los coloca.
El hombre se queda de pie pegado a la cortina del box.
Fabián le ve por el rabillo del ojo.
Fabián sigue revisando las constantes de la chica y aprieta de cuando en cuando los dientes.
Fabián coloca el estetoscopio, el tensiómetro y el pulsioxímetro.
Fabián comienza a hablarle a la chica.
La chica parpadea y balbucea pero no es capaz de abrir los ojos completamente ni fijar la mirada.
Fabián comienza a hablar mientras sigue atendiendo a la chica.
Dices: «Desde cuándo está en este estado?»
El hombre se aprieta las manos nervioso, pero permanece en silencio.
Fabián se gira y lo observa con intensidad.
Dices: «Le hice una pregunta, la sabe o no la sabe responder.»
El hombre titubea, tiene la frente y el labio superior perlados de sudor.
El hombre dice: «no… no lo sé, doctor. volví a casa y la encontré tirada en el baño que estaba hecho un desastre, no reaccionaba bien y llamé a la ambulancia.»
Paloma entra en el box.
Fabián ve a la enfermera.
Dices: «Paloma, toma una muestra para analítica que incluya también función renal.»
Paloma asiente en silencio y comienza a trabajar sobre la chica.
Fabián mira al hombre.
Dices: «Usted es familiar, supongo.»
El hombre dice: «soy… su padrastro.»
Fabián asiente.
Dices: «tiene idea de si ingirió algún medicamento?»
El hombre hurga en sus bolsillos y saca varios blisters.
Fabián lo observa.
El hombre dice: «encontré esto en la tapa del retrete, yo… pensé que… pensé que llegaba muy tarde.»
Fabián nota el estado de ansiedad del hombre.
Almudena entra al box por el otro lado de la cortina.
Dices: «Almudena, localizaste al doctor Guillem?»
Almudena dice: «Sí, justo hoy está de guardia en la UHB, me dijo que cuando lo necesitase, lo llamase, doctor.»
Fabián asiente.
Fabián mira al hombre.
Dices: «Espere un momento fuera, por favor. Luego podrá entrar.»
El hombre todavía con los blisters en la mano, se gira para salir.
Fabián le detiene un instante.
Dices: «me deja ver que son esos medicamentos?»
El hombre se gira y le extiende la mano, temblorosa.
Fabián coge los blisters.
Dices: «espere fuera, por favor. No tardaremos demasiado.»
Fabián y Almudena ven los blisters.
Dices: «venga, rápido, Almudena.»
Almudena asiente y se coloca los guantes.
Fabián procede a colocar la sonda nasogástrica.
Paloma bufa un poco frustrada por no poder tomar la muestra.
Almudena la observa.
Almudena dice: «espera un poco, Paloma, está demasiado deshidratada.»
Paloma asiente.
Fabián se retira los guantes y los tira a la basura.
Fabián coge su bolígrafo y comienza a escribir.
Dices: «Almudena, en una hora revisa las constantes, cambia la solución. Coloca esta nueva que nos llegó recién. No uses la isotónica porque no quiero forzar el corazón con el porcentaje de sodio e intenta pasar nutrientes por la sonda. Avisa de inmediato si llega a haber intolerancia.»
Almudena asiente en silencio.
Fabián observa a Paloma.
Dices: «Paloma, deja que Almudena tome la muestra y ve tú por el doctor Guillem. dile que necesito que venga, ¿vale?»
Paloma baja la mirada y asiente en silencio.
Paloma se retira los guantes y los tira a la basura, saliendo luego del box.
Fabián sale del box, luego sale de la sala de pre ingreso.
El hombre camina de un lado a otro dentro de la sala de urgencias.
Fabián se le acerca.
El hombre se gira, su rostro denota la gran proocupación y el temor que le corroe.
Dices: «Estamos haciendo todo lo que es posible.»
El hombre traga grueso.
El hombre dice: «Pero va a ponerse bien?»
Fabián lo mira a los ojos.
Dices: «Es pronto para saberlo. Está deshidratada y es evidente que malnutrida. Estamos atendiendo lo primero, que es la hidratación para evitar males mayores. He llamado a un colega que trabaja en psiquiatría, su hijastra necesita un equipo sanitario que le apoye y le ayude a salir de esto. Lo entiende?»
Al hombre se le empañan los ojos.
Fabián le toma por el codo y le acerca a una silla en el pasillo.
El hombre se deja caer pesadamente.
Fabián lo mira un instante antes de preguntar.
Dices: «¿Sabe lo que contenían esos blisters?»
El hombre traga grueso.
El hombre dice: «creo que son diuréticos y Laxantes. Mi mujer se los compró, no sé cómo… me refiero no sé qué receta utilizó, de dónde los sacó.»
El hombre se pasa la mano varias veces por la cara, dejando caer la mano con un gesto de abatimiento.
Dices: «sabe lo que es la anorexia?»
El hombre lo mira y asiente con un gesto leve de cabeza.
Fabián nota en su mirada el afecto de un padre hacia su hija y una culpa profunda que parece corroerle con intensidad.
Dices: «es un trastorno alimenticio, que como ve puede perjudicar la salud, pero que tiene un fuerte componente sicoemocional.»
El hombre baja mucho la voz.
El hombre dice: «Es culpa de Estela, siempre le he dicho que la presiona demasiado, que no puede ser bueno obsesionarse con todo esto.»
Fabián lo observa con atención, haciéndole notar que está ahí para que hable.
El hombre tiembla apretando los puños.
El hombre dice: «siempre está presionándola con que come demasiado, con que esto o aquello no le sienta bien, con que vaya al gimnasio… que a los hombres nos gustan las mujeres esbeltas, peinadas, maqilladas y no sé cuántas gilipolleces.»
Fabián baja el tono de voz.
Murmuras: «usted cree que su mujer tiene razón?»
El hombre hace un gesto exasperado, descartando esa idea.
El hombre dice: «Eso es una gilipollez, ni más ni menos.»
Fabián asiente.
Dices: «dónde está su mujer en este momento?»
El hombre suspira.
El hombre dice: «supongo que en un desfile que ofrecía la cadena de Imperium Clouth para lanzar su nueva línea de ropa. mi mujer trabaja en IPP Modas, la revista de modas de Imperium. llevo llamándole desde que encontré a Juliet, pero no responde.»
Almudena se acerca a buen paso, lleva los tubos de las muestras en la mano.
Almudena se detiene junto a Fabián.
Fabián alza la mirada.
Almudena dice: «voy a laboratorio, pero no me dejó la orden, doctor.»
Fabián asiente y enseguida comienza a llenar una orden que lleva en la carpeta. La firma y se la da a Almudena.
La puerta de la sala de Urgencias se abre.
Paloma entra y detrás de ella le sigue un hombre con pijama sanitario.
Fabián vuelve a alzar la mirada y ve al hombre.
Guillem
Es un hombre de abundante cabello negro cuyas sienes plateadas van a juego con su barba en forma de candado la cual muestra una franja plateada que le atraviesa el mentón. Posee un perfil patricio y unos ojos de color gris pálido que hacen resaltar sus negras pupilas. Tiene una mirada atenta, casi excrutadora lo cual contrasta con su sonrisa amplia y afable. Su lenguaje corporal transmite serenidad y equilibrio, aunque también puede transmitir severidad de ser necesario.
Se nota claramente que es un hombre.
Lleva puesto un pijama sanitario color verde musgo con el logo del hospital bordado en la camisa .
Calza unas zapatillas deportivas blancas marca Addedis.
lleva puesto un reloj de hombre Tomblend Hint IV
Guillem se acerca a ambos hombres.
Fabián y el hombre se levantan.
Guillem dice con acento Catalán, «Hola, buenas noches.»
Fabián extiende la mano y Guillem la coge para darle un apretón.
ambos hombres se separan un poco.
Fabián ve al hombre.
Dices: Este es el doctor xiscar, trabaja con nosotros en el servicio de Psiquiatría.»
El hombre le tiende la mano a Guillem.
Guillem le da un apretón firme.
Guillem mira a Fabián.
Guillem dice con acento catalán, «bueno, ya me dirás para qué soy bueno.»
Dices: «Ven conmigo un instante, por favor.»
Guillem asiente.
Fabián mira al hombre.
Dices: «volveremos pronto. Intente comunicarse con su mujer.»
El hombre asiente bastante abatido y se deja caer de nuevo en la silla con el móvil en la mano.
Guillem lo observa con detenimiento.
Guillem gira el rostro y ve a Fabián.
Fabián se dirige a la sala de pre ingreso y entra al box de la chica.
Guillem le sigue.
Ambos médicos entran en el box.
Guillem observa a la chica y luego a Fabián.
Guillem dice con acento Catalán, «¡Y bien?»
Dices: «No he terminado de llenar la historia, pero como ves, es posible que sea menor de edad. Llegó con deshidratación severa, shock hipovolémico, taquipnea, taquicardia severa, respiración acidótica y estado alterado de consciencia.»
Guillem asiente prestando atención.
Dices: «el hombre de ahí fuera, su padrastro, la encontró y llamó a una ambulancia. encontró esto también en la tapa del retrete.»
Fabián le muestra los blisters a Guillem.
Guillem pone gesto adusto.
Guillem dice con acento Catalán, «Esto no puede comprarse sin receta médica, Fabián.»
Dices: «Lo sé. El hombre dice que piensa que las ha adquirido la madre, que no sabe cómo. Dice que … la presiona con lo de la apariencia.»
Guillem suspira.
Guillem murmura con acento catalán, «de todas formas eso no explica que pueda conseguir esto sin receta.»
Fabián lo mira a los ojos.
Murmuras: «Trabaja para Imperium en la revista esa de moda.»
Guillem aprieta los labios y asiente.
Almudena regresa con el resultado de la analítica.
Fabián la mira, sorprendido.
Dices: «comienzan a funcionar mejor las cosas?»
Almudena pone rostro adusto.
Almudena dice: «hablé con un amigo en el laboratorio, le dije que era muy urgente.»
Murmuras: «Y así, nada más?»
Guillem observa el intercambio con curiosidad.
Almudena niega con la cabeza.
Almudena dice: «Creo que usted no lo sabe, pero la hermana de la Paloma murió hace dos meses por un caso similar… este amigo lo sabe y tiene un interés especial en la Paloma.»
Guillem dice con acento catalán, «vaya, de las cosas que se termina enterando uno sin querer.»
Almudena lo observa en silencio intentando recordar que es mejor no enemistarse con los médicos.
Dices: «eso lo explica todo. Déjame ver eso, y por favor, revisa la hidratación, Almudena. Luego, cuando puedas dile a Paloma que necesito hablar con ella.»
Almudena asiente y se adentra en el box, caminando hacia la camilla para atender a la paciente.
Guillem la ve pasar percibiendo la hostilidad en su lenguaje corporal.
Fabián lee los resultados y el rostro se le ensombrece.
Guillem lo observa y le quita las hojas de la mano.
Fabián mira a guillem, quien también comienza a adoptar un rostro adusto.
Guillem murmura: «maleïda passió per l’estètica.»
Fabián se gira y mira a la chica.
Dices: «Almudena, habla con la UCI, llenaré la forma. Esta paciente tiene que ingresar de inmediato.»
Almudena aprieta los labios y asiente.
Almudena dice: «Creo que será mejor si llama a alguna enfermera, tenemos que asearla antes de subirla.
Almudena levanta la sábana.
Fabián se acerca y ve la mancha de sangre extendiéndose por debajo de las caderas de la chica.
Fabián coge un paquete de guantes con rapidez, rompe el empaque y se los pone.
Dices: «no hay tiempo, vamos, ocupémonos de esto.»
Guillem dice con acento Catalán, «Tranquilos, ya llamo yo.»
Guillem sale del box mientras almudena y Fabián se ocupan de la paciente.
Veinte minutos después…
Un celador empuja la camilla de la paciente fuera de la sala de tratamientos.
Fabián sale junto a Guillem.
Una mujer entra en tromba, tensa como cuerda de guitarra alzando la voz a cada paso.
La mujer intenta detener al celador cuando se fija que su hija va en aquella camilla.
La mujer grita: «¡A dónde creéis que la llevais?»
El hombre se acerca para cogerla por un brazo pero la mujer se zafa con violencia.
La mujer encara a su marido dando voces.
El celador mira a Fabián, este asiente y el hombre sale a toda pastilla con Almudena rumbo a los ascensores.
La mujer intenta gritar de nuevo pero Fabián la interrumpe alzando la voz.
Dices: «Haga el favor de bajar el tono. Esto es un hospital y una sala de urgencias, no es un mercadillo de pueblo.»
La mujer lo mira con desprecio y soberbia.
La mujer se dirige a su marido.
La mujer dice: «para esto es que me sacaste del evento, Franklin? ¿Qué, no eres capaz de llenar lo que sea que necesiten aquí para llevar a Juliet a casa?»
El hombre aprieta los dientes.
Fabián se acerca con Guillem a su lado.
Fabián habla con firmeza.
Dices: «Juliet no va a irse a casa en un buen tiempo, si es que sobrevive.»
La mujer se gira para ver a Fabián con los ojos abiertos.
La mujer dice: «qué ridiculez está diciendo?»
Fabián se mantiene firme ante la mujer.
Dices: «No es ninguna ridiculez, señora. Juliet ingresó con una deshidratación severa, malnutrición y por si no fuese suficiente, ahora está presentando una insuficiencia renal.»
La mujer mira a todos con altivez.
La mujer dice: «en este hospital es obvio que no sabeis hacer diagnósticos. Juliet no puede tener nada de eso.»
Fabián aprieta los dientes comenzando a exasperarse.
El marido de aquella mujer termina por estallar.
El hombre grita: «¡Aquí están tratando de salvarle la vida a Juliet, Estela. Una vida que vienes tú poniendo en riesgo con esas gilipolleces que siempre le exiges, por haberle dado eso que le diste. si Juliet se muere, solo va a ser tu culpa y ten por seguro que yo no me quedaré para apoyarte!»
Guillem da un paso al frente cogiendo al hombre por el codo.
El hombre se deja guiar hasta una silla y rompe en llanto.
La mujer se ha quedado perpleja ante el estallido de su marido.
Paloma se acerca con un vaso de agua y se lo da al hombre.
Dices: «Le dejaré con el doctor Xiscar, él le pondrá al tanto de lo que puede y requiere Juliet de ahora en adelante. Yo debo ocuparme de otros pacientes.»
Guillem se adelanta y comienza a hablar con la mujer.
Paloma se acerca a Fabián.
Fabián camina al interior de la sala de observaciones.
Paloma le sigue en silencio.
Paloma dice con acento almeriense, «me dijo almudena que me necesitaba, doctor.»
Fabián está respirando profundo para recobrar la serenidad.
Paloma murmura con acento almeriense, «doctor, está bien?»
Fabián alza el índice dando a entender que le dé un minuto.
Paloma asiente y espera, tensa.
Fabián exhala con fuerza y mira a la enfermera.
Dices: «en primer lugar, Paloma, quiero decirte que lamento lo de tu hermana.»
Paloma abre los ojos como platos y se le llenan de lágrimas.
Paloma va a hablar pero Fabián la interrumpe.
Dices: «en segundo lugar, quiero que sepas que soy consciente de que eres una enfermera estupenda. Lo que pasó hoy no es personal. Pero has de comprender que en urgencias hay cosas que no nos podemos permitir.»
Paloma asiente, secándose las lágrimas con un pañuelito de papel.
Paloma dice con acento almeriense, «lo siento mucho, doctor.»
Fabián le apoya una mano en el hombro a modo de consuelo.
Dices: «Venga, vamos a trabajar.»
Paloma asiente.
Un gran jaleo se escucha al abrirse la puerta de la sala de Urgencias generales.
Una enfermera entra corriendo.
Fabián y Paloma salen de la sala de observaciones.
Una enfermera aborda a Fabián.
Una enfermera dice: «doctor, que si puede echar una mano en la sala de Urgencias traumatológicas, el doctor Anzola no se da abasto y el doctor Moreno sigue en Barcelona.»
Dices: «son los del accidente?»
La enfermera asiente.
Fabián mira a Paloma.
Dices: «Avisa a Almudena cuando baje. haced las revisiones que están indicadas en las historias, volveré en cuanto pueda.»
Paloma asiente y se gira a toda prisa.
Fabián sale tras la otra enfermera.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.