• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Nada es absurdo si se trata de ayudar

Punto de vista: Neutro

melisa se identifica con los soldados de la puerta
melisa entra al edificio
melisa se aparta para que pasen los de mantenimiento
melisa sube por las escaleras
melisa camina por el pasillo y se detiene delante de la puerta
melisa suspira
melisa inspira profundamente y toca suavemente
Esteban dice: «quién?»
melisa dice: «Buenos días, Don Esteban. Mi nombre es melisa Alonso»
Esteban dice: «pase»
melisa dice: «gracias»
melisa abre, entra y cierra, cuadrándose frente a esteban
melisa dice: «Buenos, días, señor.»
Esteban deja los papeles de rosa que estaba revisando
Esteban la mira, serio
Ves a una mujer alta, fuerte, alegre y sonriente. Su pelo negro está recogido en una coleta y sus ojos marrones miran con curiosidad a todos sitios. Viste el uniforme oficial de s. y. En su espalda descansa un fusil g35E.
Esteban dice: «buenos días»
Esteban se levanta, saluda y se sienta
Esteban dice: «siéntese »
melisa dice: «No sé si es un buen momento… Pero mis superiores me autorizaron hablar con usted.»
melisa asiente
melisa toma asiento algo tensa
Esteban observa a melisa
melisa dice: «Se trata de una posible refugiada.»
Esteban dice: «y bien, melisa, en qué puedo ayudarla con respecto a eso?»
melisa dice: «Bueno, me habló una soldado de la posibilidad que tiene de entrar en el programa de refugiados»
Esteban dice: «aquí no gestionamos ese tema, al menos en cuanto a ingresos »
Esteban dice: «qué puedo hacer?»
Esteban la mira
melisa dice: «Sí, mire. Es una persona que vive en Madrid, frente al control de españa»
melisa dice: «Ha sufrido bastantes agresiones, incluso ha estado en el hospital de la base ingresada. Es una chica joven y »
Esteban escucha
Esteban dice: «y?»
melisa dice: «Al igual que a mucha gente, la vida no le ha tratado bien. »
Esteban dice: «qué la hace distinta a toda esa gente para que usted se preocupe por ella?»
melisa dice: «Esa señorita es conocida aquí de las veces que ha estado ingresada y como es candidata al programa de refugiados me gustaría conocer su opinión de»
melisa respira nerviosa
melisa dice: «Disculpe, pero no me gustaría molestarle y ccreo que lo estoy haciendo»
Esteban estudia su expresión corporal
Esteban dice: «de qué tiene miedo, soldado alonso?»
Esteban la mira a los ojos
melisa dice: «No me gustaría molestarle y después de lo ocurrido»
melisa dice: «Creo que mi propuesta es algo absurda en este momento»
melisa murmura: «discúlpeme»
melisa se levanta
Esteban dice: «espere»
Esteban dice: «siéntese, por favor »
melisa se sienta
melisa lo mira
Esteban dice: «disculpe si le parezco brusco, no tiene que ver con usted, y ninguna propuesta es a priori absurda »
Esteban dice: «dígame en qué puedo ayudarla »
melisa dice: «Solo me gustaría conocer su opinión respecto a que esa persona, que se dedica a la peluquería pueda ocupar la garita exterior de la base para pelar a los soldados de la base. Hasta lo que tengo entendido »
melisa dice: «No disponemos de peluqueros y Bueno, así podríamos ayudar a una persona que realmente lo necesita.»
melisa dice: «pero claro, eso está en su mano, Señor esteban.»
Esteban dice: «la verdad»
melisa murmura: «si… lo sé.»
Esteban dice: «no he tenido tiempo de fijarme en los cortes de pelo de nuestros compañeros »
Esteban sonríe levemente
Esteban dice: «las mujeres se fijan más en esas cosas, creo »
Esteban dice: «por lo menos, fuera de una revista militar »
Esteban dice: «y dígame »
melisa murmura: «tienen un aspecto lamentable… »
Esteban dice: «cree que así podemos ayudar a esa persona?»
melisa se relaja un poco
melisa dice: «Sí, desde luego que sí, señor.»
Esteban tamborilea con los dedos en el tablero
melisa dice: «Permítame finalizar mis motivos»
Esteban dice: «por supuesto »
melisa dice: «Esa señorita fué agredida sexualmente hace unos días, yo estaba en el control de cibeles y le ayudé. Debido a que no dispone de un local físico en el que trabajar.»
Esteban suspira y sigue escuchando
melisa dice: «y tiene que ir a las habitaciones oviviendas de los clientes. Bueno, después de sus traumáticas experiencias sus opciones se reducen.»
Esteban dice: «eso hoy en día es correr muchísimo riesgo »
melisa dice: «Es la señorita que salió con el señor ese de los videos… el caníval, no sé si usted ha podido ver esos vídeos.»
Esteban mira sus manos y mira a melisa
Esteban dice: «sí»
Esteban dice: «sé quién es ahora»
Esteban se frota el mentón
Esteban dice: «y usted podría supervisarla?»
melisa apoya los codos en el reposabrazos de la silla más tranquila
melisa dice: «Si se me ordena eso lo haré, señor.»
Esteban abre una aplicación en el ordenador
Esteban mira la ficha de melisa y su cuadrante de asignaciones
Esteban dice: «veo que usted rota por tres controles »
melisa dice: «Así es, señor.»
Esteban dice: «y.. bueno, qué frecuencia.. yo me corto el pelo una vez al mes, no creo que debiera estar todos los días si se organiza un serbvicio regular »
melisa dice: «como usted diga, señor. »
Esteban dice: «le estoy pidiendo consejo »
melisa lo mira algo sorprendida y habla
melisa dice: «Con todos mis respetos. Y a pesar de saber que no somos modelos sino soldados, hay algunos soldados que más que soldados parecen otra cosa, no tenemos tiempo para buscar un compañero o a alguien para cortarnos el pelo, no es una actividad fundamental, pero nos daría unos minutos en los que nos sentiríamos algo lejos de esta situación conflictiva. Al igual que usted, considero que quizá una vez al mes, o incluso dos, para poder atender a los soldados es más que suficientte. »
Esteban piensa
melisa dice: «Así podemos ofrecer ayuda a las personas más bulnerables.»
Esteban dice: «quizás dos días seguidos una vez al mes? para poder cubrir todos los horarios?»
melisa asiente
Esteban teclea algo en la aplicación
melisa dice: «Y Señor, tengo claro que esto no es una ONG, como decía Doña ordóñez.»
Esteban dice: «está bien, organice una plantilla para ella…»
Esteban la mira
melisa asiente
Esteban dice: «cuál es el espíritu de s.y.?»
melisa murmura: «Al menos es lo que yo siento, señor. Quiero ayudar.»
Esteban dice: «esa señorita, además, va a trabajar, no estaremos haciendo de ONG para ella »
melisa asiente
melisa dice: «Le agradezco infinitamente que me atienda.»
melisa dice: «No quiero molestarle más, señor.»
Esteban dice: «ocúpese de organizar el servicio, contacte con ella, proporciónele seguridad en los trayectos y supervise su actividad»
melisa asiente
melisa dice: «Si, señor»
Esteban dice: «y ya que está aquí »
melisa lo mira
Esteban saca unas cuantas fichas de un cajón y las pone sobre la mesa
melisa mira las fichas
Esteban dice: «dígame si ha visto a estos soldados en estos dos días»
melisa dice: «Con permiso, señor»
Esteban asiente
melisa se acerca para ver las fotografías
melisa dice: «No, señor.»
Esteban dice: «habló con alguno de ellos antes de estos dos días?»
melisa señala una ficha
melisa dice: «Con mi compañero Fernando sí»
Esteban dice: «le comentó algo que le llamara la atención?»
melisa mira a esteban
Esteban dice: «piénselo bien »
melisa dice: «Sí, señor. Estaba muy descontento con el trato que se le estaba dando. Incluso se estaba planteando hacer una queja formal a los responsables de las instalaciones militares en España.»
Esteban asiente
melisa dice: «Pero era algo generalizado.»
Esteban dice: «algo más? algún destino previsto para el día siguiente?»
melisa dice: «No, señor. Pero sí que lo ví cargando y descargando cajas en varios jeeps, no sé la finalidad de cargar y descargar los mismos vehículos. Pero no sé mas nada, señor. »
Esteban recoge las fichas
Esteban dice: «si oye algo al respecto, algún comentario, si ve a alguno de ellos en algún sitio, notifíquemelo con carácter prioritario »
melisa dice: «Así lo haré, señor.»
Esteban dice: «es todo, gracias, melisa »
melisa asiente
melisa dice: «¿Puedo retirarme?»
Esteban la mira
Esteban dice: «sí, puede retirarse »
melisa se levanta y se cuadra
Esteban dice: «buenos días, y buen servicio »
melisa dice: «Gracias, señor»
melisa camina hacia la puerta, abre, sale y cierra con suavidad
melisa suspira
melisa camina por el pasillo hasta bajar por las escaleras
melisa se marcha.
Esteban se frota el mentón.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.