• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Paseo y sentimientos, primera parte

punto de vista arnulfo

Comunidad de Madrid; Estación Plaza España.
Arnulfo se desplaza por la estación, cuando recibe un mensaje en su teléfono
[SMS] Romina: “Hola Arni, soy Romina. Este es mi número nuevo, para que lo guardes. Vos estás en el restaurante ahora?”
Arnulfo lee, guarda el contacto y luego responde
SMS enviado: “hola, romina. ahora estoy a punto de entrar al metro para ir a la casa de campo. saludos”
una brisa acaricia tu cara
[SMS] Romina: “Ah…yo iba rumbo al restaurante para verte…pero bueno, veo que tenés día libre. Espero que lo disfrutes mucho”
Arnulfo piensa
SMS enviado: “recuerdo que dijiste que querías verme pasear, así que no sé si te pueda ver en algún lado e ir juntos”
oyes sirenas a lo lejos
[SMS] Romina: “sí, es cierto! donde te veo?”
SMS enviado: “estoy en la estación de plaza españa, pero puedo salir y te veo en la plaza”
[SMS] Romina: “Ah dale, yo estoy saliendo del club de plaza independencia, voy lo más rápido que pueda junto a vos. Esperame ahí”
SMS enviado: “OK”
Arnulfo sube nuevamente a la plaza para esperar a Romina
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
Romina llega desde la Gran Vía.
arnulfo está cerca de un banco trasteando con su teléfono
Romina llega corriendo hasta la plaza España, suspira un poco por el cansancio de la carrera
Romina mira todos los coches aparcados con fascinación, luego busca a arnulfo con la mirada y lo ve allá a lo lejos
arnulfo mira hacia todos lados, buscando a romina
Romina se le acerca
Romina dice: “hoola, arni!”
arnulfo guarda el teléfono
una brisa acaricia tu cara
Dices: “hola, romina ¿cómo estás?”
Sonríes.
Romina suspira y le sonríe, recolocándose el cabello que vuela por la ligera brisa que hay
Romina dice: “bieeen, vos? todo bien?”
oyes un claxon a lo lejos
Dices: “de maravilla”
Romina dice: “me alegro. Dijiste que vas a pasear?”
Dices: “en efecto”
Romina dice: “geniaaal, entonces reemplazo al GPS de mi teléfono por vos para que me guíes”
Dices: “he hecho doble turno en el restaurante desde el viernes, así que creo que ya me toca un descanso”
Romina cierra la aplicación de GPS del móvil y lo bloquea, guardándolo en la cartera
Romina dice: “síii, yo también hice varios dobles turnos”
Romina dice: “bueno, nos vamos? vos indicame”
Dices: “generalmente iba en coche, pero ahora toca ir en metro”
Romina lo mira
Romina dice: “tenés auto?”
Dices: “sí; no está adaptado, así que no puedo manejarlo”
Romina se le acerca un poco a Arnulfo, situándose parcialmente tras la silla.
Romina dice: “aah pero eso se puede? digo lo de adaptar?”
Dices: “tengo entendido que sí, pero aquí no sé dónde se haga éso”
Romina dice: “entiendo…y no te sería más cómodo ir en tu coche? si querés manejo yo, por mí no hay problema”
Romina dice: “digo, para que no tengas que irte así todo apretado entre la gente del metro, o no te hagan problemas para subir con la silla”
arnulfo busca entre sus cosas
Romina espera pacientemente, le pone una mano en el hombro a arnulfo y se lo acaricia levemente.
Dices: “tenía las llaves junto a las de la casa… las habré quitado?”
Romina quita la mano sin dejar de mirarlo
arnulfo niega levemente después de encontrarlas
Dices: “las encontré! pero qué cabeza la mía!”
Romina ve la negación de arnulfo y se pone de frente para mirarlo mejor
Romina sonríe
Dices: “aún las tengo junto a las de la casa y no las encontraba”
Romina dice: “bueno, es comprensible, si no usás el coche hace tiempo…”
Dices: “lo bueno es que lo puedo abrir con el teléfono”
Romina dice: “síii, es genial! ahora, me indicás cual de todos es?”
arnulfo señala su coche
Bienvenido a su teléfono MovileOS.
[1] Pedir un taxi.
[2] Activar/Desactivar grabación.
[3] Ver un vídeo en internet.
[4] Acceder a internet.
[5] Controlar vehículo.
[6] Gestionar Reservas
Menú de vehículo.
[1] Mirar el interior del vehículo
[2] Geolocalizar el vehículo
[3] Abrir puertas
[4] Cerrar puertas
[5] Cerrar la conexión con el vehículo
Romina mira la señal y asiente, acercándose hasta el coche de arnulfo
arnulfo abre con el teléfono
Romina sitúa a arnulfo cerca del asiento del copiloto y piensa por un momento
Romina dice: “y ahora…cómo hacemos…cuando venimos en taxi suelen ayudarme para subirte…bueno, de última lo intentamos”
Romina abre bien la puerta del asiento del copiloto y acerca a arnulfo
Dices: “voy a impulsarme hasta el asiento, luego me ayudas a subir la silla”
Romina dice: “ya, pero lo vas a poder alcanzar? es algo alto el asiento para que te impulses con una mano…a ver…”
arnulfo se impulsa hasta quedar en el asiento del coche
Romina mira lo que hace el chico y no puede evitar poner nuevamente gesto de gran sorpresa
Saet aAhueca
Romina entra en Saet aAhueca.
Romina pliega la silla, la mete en el asiento trasero y luego se acomoda y se ajusta el cinturón
Romina cierra las puertas.
Romina mira arnulfo
Romina dice: “podés con el cinturón?”
arnulfo asiente, se ajusta el cinturón y suspira
Romina dice: “en serio sos increíble…”
arnulfo mira su coche y suspira nostálgico
Romina arranca el motor, luego mira su móvil y abre otra vez la aplicación del GPS
arnulfo niega
Romina lo mira
Romina dice: “no qué? no querés pasear?”
Dices: “éso de que soy increíble… soy como cualquier ser humano”
Romina dice: “aah…entiendo. Es que la verdad me sorprende cada cosa que hacés, arni”
Romina dice: “pero a ver contame…a donde pensabas ir?”
Dices: “a la casa de campo. es un parque vastante grande”
Dices: “tiene hasta un lago y un zoológico, pero lo cerraron durante la guerra”
Romina busca en el GPS, encuentra el lugar y se dispone a salir de plaza españa, rumbo al destino
El vehículo se pone en marcha.
Romina mira a arnulfo
Romina vuelve a mirar la vía y le habla
Romina dice: “guerra? cómo eso?”
Dices: “creo que había un teleférico, pero corrió con la misma suerte del zoológico”
arnulfo suspira
Romina va manejando y mirando el móvil para guiarse
Dices: “hubo una guerra que duró casi un año. terminó hace seis meses”
Romina rebasa algunos coches
Romina dice: “una guerra? qué horror”
Dices: “yo… yo llegué tres días antes de que terminara”
Romina dice: “aah…habrá sido terrible…y para qué viniste en una época así?”
la voz de arnulfo se quiebra al decir ésto
Dices: “por trabajo me destinaron aquí”
El vehículo se detiene al llegar a su destino.
Romina estaciona con cuidado, apaga el motor y al escuchar el quiebre de arnulfo, lo mira
Romina no lo piensa mucho y lo abraza parcialmente
Romina murmura: “qué te pasa? en qué trabajabas? no me digas que sos…mmm…”
Romina coloca la cabeza un momento sobre un hombro de Arnulfo y lo mira de costado
Murmuras: “esa noche fue.. fue horrible”
Romina le acaricia la cara
Romina murmura: “pero es lo que pienso? sos…bueno eras…militar?”
Romina suspira, afligida
arnulfo nota que dijo algo que quizá no debió decir
Dices: “mira que adivinas…”
Romina levanta la cabeza y lo mira sin entender del todo
Romina dice: “sí, adiviné?”
arnulfo se da cuenta del jesto de la chica y asiente, de todos modos ya lo ha dado a entender
Romina mira por un momento el paisaje que le ofrece la casa de campo mediante el parabrisas, pensativa
Romina vuelve la mirada
Romina dice: “bueno, no sé si me enteré de algo que no era de mi incumbencia pero en ese caso…lo siento”
Dices: “mis demonios que se han salido, tranquila”
Romina sonríe
Romina dice: “no te voy a preguntar más para no incomodarte. Qué te parece si vamos? el día está precioso y veo que venimos a un lugar muy natural”
arnulfo le devuelve la sonrisa mientras se quita el cinturón
Romina se quita el suyo y abre las puertas
Romina sale rápidamente, va hasta el asiento trasero y saca la silla, la despliega y la sitúa cerca de la puerta del asiento del copiloto
Romina la acerca todo lo posible y la sostiene fuerte con ambas manos
Romina dice: “te ayudo con algo?”
arnulfo se impulsa hasta quedar sentado en la silla
Romina dice: “retrocedé un poco para cerrarlo, sí?”
arnulfo desbloquea las ruedas y retrocede lo suficiente como para que romina pueda cerrar el coche
Comunidad de Madrid; Casa de campo
Ves Saet aAhueca aquí.
Romina cierra la puerta del vehículo y arnulfo la bloquea con el celular
Romina mira todo asombrada y se sitúa tras la silla de arnulfo
Romina dice: “qué hermoso lugar”
arnulfo asiente
Dices: “solía venir todos los días antes del accidente”
Romina dice: “entonces ahora estás viniendo por primera vez luego de…”
Romina no termina la frase, solo suspira
Dices: “así es”
Romina dice: “ya. Y ahora, querés recorrer por este lugar? veo que es bastante grande. O tenés otro sitio más cerca de acá. Vos decime que yo te doy el gusto, Arni”
Romina le sonríe
escuchas música a lo lejos
Dices: “mmm qué tal si vamos alrededor del lago?”
Romina dice: “perfecto!”
Romina dice: “por donde será…”
Romina mira a su alrededor
Romina se aventura y empuja la silla de arnulfo por donde cree sería la dirección correcta.
Romina se marcha.
Comunidad de Madrid; Interior de la Casa de Campo
Te encuentras con Romina.
El trinar de los pajaritos se oye por todo el sitio, al igual que el correr del agua del lago y demás arroyos cercanos. Dando un sonido ambiente estupendo a todo el parque.
Dices: “de hecho se puede llegar en auto hasta el lago”
arnulfo señala la entrada del lago
escuchas jaleos y gritos cerca de aquí.
Romina lo mira
Romina dice: “ay, si sabía no te hacía recorrer todos estos metros, arni…pero si seré descuidada”
Romina suspira y baja la mirada un poco
Dices: “ocurre algo?”
Romina dice: “eso, que si sabía que se podía llegar hasta el lago en auto…no te hacía esforzarte tanto…pero bueno”
Dices: “ya te dije que he ido desde plaza españa hasta el restaurante así…”
arnulfo hace un gesto restando importancia
Romina dice: “bueeno…en fin. Vamos?”
Asientes afirmativamente.
Romina asiente y empuja la silla lentamente y recorriendo unos metros más, finalmente llega a la entrada de la zona al rededor del lago
Romina se marcha.
Comunidad de Madrid; Zona alrededor del lago
Te encuentras con Romina.
arnulfo contempla el paisaje
Romina mira todo por un momento, maravillada
Romina dice: “esto es precioso! con razón venías siempre”
oyes sirenas a lo lejos
Romina vuelve a mirar a Arnulfo
Dices: “este lugar, el bosque del recuerdo y la azotea de la torre son los lugares en los que más me gusta estar”
Romina dice: “aaah entiendo…no conozco los otros dos lugares, pero si son como este…supongo que es porque te gusta la naturaleza y la tranquilidad.”
Dices: “el bosque del recuerdo solía ser bonito… éso me dijeron, porque yo ya lo conocí destruído”
Dices: “y la azotea de la torre… se ve la mayor parte de madrid”
Romina pasea suavemente por todo el lugar, empujando la silla de arnulfo mientras charlan.
Dices: “de hecho el bosque del recuerdo está cerca del club”
Romina dice: “ah síi? ni idea tenía, es que generalmente solo voy al restaurante, y si me aburro mucho camino por plaza independencia, pero poco más”
Dices: “pues ya tienes otros lugares para pasear”
Romina sigue paseando por el lugar con arnulfo, el murmullo de la gente y el holor a comida de los puestos dan un toque particular al sitio.
Romina dice: “siii, lo tengo que ir a ver, confío en que tus gustos son los mejores”
arnulfo suspira mientras recuerda algo
una brisa acaricia tu cara
Romina detiene por un momento la marcha, se gira y lo mira
Romina dice: “te cansaste, Arni?”
Niegas con la cabeza.
Romina dice: “ah, como suspiraste…vos solo decime si querés descansar, sí?”
Romina lo mira algo compasiva y con un gesto que intenta que no sea tan evidente
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Dices: “para naturaleza el parque del retiro. hay qué pasar por ahí para ir al bosque del recuerdo”
Romina asiente, se sitúa tras la silla y reanuda la marcha por un rato más; pasados unos minutos se detiene, cansada
Romina dice: “querés comer alguna cosa? Yo por lo menos ya tengo hambre…”
Romina sonríe
Asientes afirmativamente.
Dices: “tanto pasear ya dio hambre”
Romina dice: “síi, es cierto. A veer…”
Romina mira todos los puestos
Romina dice: “qué podemos comer?”
Dices: “no sé…”
Dices: “generalmente venía después de comer, así que…”
Romina dice: “bueno, dejá que veo qué hay”
Asientes afirmativamente.
escuchas música cerca de aquí.
Romina va hasta un puesto, compra 2 sándwiches grandes, uno de jamón y queso y otro de verduras, luego regresa junto a arnulfo
arnulfo mira algo en su teléfono y ríe un poco
Romina alcanza a ver reír a Arnulfo y suspira, también sonríe
Romina piensa: qué lindo se ve cuando ríe…No, Romi, no!
Murmuras: “sí seremos los dos…”
Romina se acerca y lo mira
Romina dice: “me decías algo? no te escuché”
Dices: “es que.. es que…”
arnulfo no puede terminar la frase a causa de la risa
arnulfo respira para controlarse
Romina lo mira reír y se muerde los labios, además de entrecerrar los ojos
Tu cara se pone colorada como un tomate.
Dices: “es que estoy viendo en el teléfono que dejamos el auto con el motor encendido…”
Romina lo mira con ojos muy grandes
arnulfo se sonroja al darse cuenta de que la chica lo mira
Romina dice: “seguro? yo creo haberlo apagado…”
arnulfo vuelve a ver en su teléfono y se parte de risa
Romina piensa por un momento, manteniendo la bolsita con los dos sándwiches en la mano
Dices: “mira que ya estoy viendo demás… se me hace que estoy desvariando de hambre, no me hagas caso”
Romina lo mira y rompe a reír también
Romina dice: “me parece que me estás haciendo una broma, arni…”
Te partes de risa.
Romina ríe contagiada y se acerca a él
Dices: “ya te dije que estoy desvariando… ya vi que está apagado”
Romina dice: “te voy a castigar por esto…”
Romina se acerca y le planta besos, esta vez en ambas mejillas
Murmuras: “el último castigo al que fui sometido consistió en andar desnudo por toda la vase”
arnulfo se pone como un tomate
Romina sonríe, pensando
Romina piensa: no me hagas imaginar cosas, Arni…no, esto no me puede estar pasando a mí
arnulfo piensa: de estos castigos sí que quiero… contrólate, arnulfo! ella no te hará caso, no así
Dices: “así me castigaron, qué le vamos a hacer?”
Romina vuelve de su ensimismamiento y asiente
Murmuras: “y mira que no es nada agradable ir desnudo por toda la base”
oyes una discusión a lo lejos
Romina murmura: “sí, me lo puedo…imaginar”
arnulfo se sonroja más de lo que ya está
Romina murmura: “y parece que mi castigo también te dio vergüenza, no? Tu cara parece ser de fuego de lo roja que está”
Romina pone gesto pícaro
Murmuras: “mmm ya no sé cuál de los dos me dio más vergüenza”
observas como la gente va y viene.
Romina lo mira
Romina murmura: “ay, lo siento…no quería avergonzarte”
arnulfo recuerda algo y suspira
Murmuras: “se me da éso de sonrojarme, tranquila”
oyes una discusión a lo lejos
Romina murmura: “pero dijiste que…que no sabías qué te daba más vergüenza…ahora ya sé lo que no tengo que hacer…”
Dices: “además el primer castigo se complementaba con tener un perro de ataque con sus colmillos en el cuello…”
arnulfo se heriza al recordar
Romina dice: “ay dios! qué feo…”
Murmuras: “sabes… es que.. nadie me había besado…”
Romina se sorprende nuevamente y lo mira fijo a los ojos
Romina murmura: “nadie? Nunca te dieron cariño…nunca tuviste novia?”
Niegas con la cabeza.
Dices: “viví un tiempo con una chica, pero nunca pasó nada”
Romina dice: “ah…qué raro, pero en fin, no soy qien para meterme en esas cosas”
Romina dice: “bueno, comemos? que creo que no sos el único que desvaría de hambre”
Dices: “y en mi familia éso de los cariños era… simplemente no había nada de éso”
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Romina asiente, comprensiva
Dices: “al menos me sirve de consuelo”
Romina abre la bolsa, pero vuelve a mirar a Arnulfo
Romina dice: “qué te consuela? me perdí”
Dices: “que no soy el único que desvaría de hambre según escuché”
Romina se ríe y asiente

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.