Punto de vista: Romina

Comunidad de Madrid; Zona alrededor del lago
Romina abre más la bolsa y encuentra los sándwiches
Dices: “es lo mejorcito que encontré, uno es de jamón y otro de verduras. cuál querés?”
arnulfo piensa
arnulfo dice: “me quedo con el de jamón, por favor”
Romina asiente y le da el de jamón a Arnulfo.
arnulfo destapa el sandwich y comienza a comer evitando ensuciarse
Romina se queda con el sándwich de verduras, le saca el envoltorio y le da un pequeño mordisco
Romina mira un lugar por donde no pase tanta gente, se dispone a caminar pero recuerda que Arnulfo está con ella y lo mira
escuchas música a lo lejos
Dices: “quiero sentarme en la hierba, te llevo cerca mío para que sigamos charlando, sí?”
Romina le sonríe cordialmente
arnulfo dice: “claro”
Romina se sitúa tras la silla y con una mano la empuja hasta el lugar indicado, deja a Arnulfo en un lugar donde la gente no lo atropelle y se sienta en la hierba, relajándose por completo
Romina come el sándwich con gesto de coquetería y mira comer a Arnulfo de tanto en tanto.
arnulfo continúa comiendo, esta vez no le importa que romina lo mire
Dices: “que tal, la estás pasando bien, Arni?”
Romina lleva el sándwich por la mitad
arnulfo asiente al no poder hablar por tener la boca llena
Romina le guiña un ojo, comprendiendo su gesto
arnulfo contempla el paisaje y discretamente mira de tanto en tanto a la chica en la hierba
Romina tiene muchas ganas de acercarse más a él, pero duda en hacerlo y lo expresa con un gesto de circunstancia en el rostro
arnulfo piensa: más vale que te controles, que no te va a hacer caso
Romina casi se termina el sándwich, mirando alrededor a la gente que va y viene. Sin darse cuenta, adopta un gesto todavía más relajado, recostándose parcialmente como si estuviera tomando sol
arnulfo mira la posición que adoptó romina y sonríe pícaro
Romina se termina el sándwich y mete el papel que fuera el envoltorio en la bolsa. Luego saca servilletas y le pasa una a Arnulfo, alcanzando a ver la sonrisa del mismo ya casi cuando desaparecía de su cara
arnulfo recibe la serbilleta y se limpia después de haberse terminado el sandwich
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Romina abre la bolsa con la otra mano para que Arnulfo ponga la basura en ella y lo mira fijamente, como si quisiera ver más allá de lo que ve exteriormente
arnulfo guarda el papel en la bolsa
Mientras lo mira, Romina se limpia con la mano libre, los gestos que hace son pícaros en ocasiones
Romina también mete la servilleta arrugada en la bolsa, le hace un nudo y se levanta para buscar una papelera
Romina camina muy lentamente de frente a Arnulfo, buscando la papelera
arnulfo se recrea con la imagen de romina, pero disimula
Romina encuentra una muy cerca y como está algo baja, se agacha un poco para lanzar la bolsa dentro de ella.
arnulfo piensa: ya, arnulfo, o creerá que eres un cochino
Romina se incorpora y se gira para volver a donde está Arnulfo
Dices: “lo que no traje es algo para tomar…si querés te traigo algo, vos solo pedime lo que necesites, sí?”
arnulfo sale de sus pensamientos al oír la voz de la chica
Romina vuelve a mirarlo, entre compasiva y algo atraída
arnulfo dice: “tranquila, traje agua”
Romina asiente con una sonrisa
arnulfo le extiende un botellín
Romina lo recibe, mirando la mano de Arnulfo por un breve instante.
Dices: “pero tenés otro igual para vos? sinó compro uno para mí, no tengo drama”
arnulfo saca otro botellín y se lo muestra a romina
Dices: “aaah, perfecto! viniste preparado”
Romina sonríe
arnulfo sonríe entre pícaro y travieso
Romina destapa su botellín y le da un largo trago
Romina se sitúa al lado derecho de Arnulfo
arnulfo dice: “traía uno cada que venía, así que se me quedó la costumbre”
Romina se agacha para ponerse a su altura y acerca su rostro al de él
Murmuras: “me parece genial”
Romina ríe bajito y bebe más agua
arnulfo destapa el botellín y bebe un par de tragos
arnulfo dice: “y la risa?”
Romina lo mira fijamente, incorporándose a penas un poco
Dices: “es que la estoy pasando acá tan genial que…me siento feliz. Y sé que vos también estás igual, aunque no me lo digas lo noto en tu cara”
Dices: “sobre todo verte tan deshinibido, sin que te importe que la gente te mire, que te tengan lástima…es algo que realmente me causa admiración porque bueno…yo no podría soportarlo”
arnulfo dice: “sabes qué hago cuando la gente me ve con lástima y todo éso?”
Romina lo mira con intriga y niega, mientras vuelve a beber del botellín
arnulfo bebe un largo trago del botellín
arnulfo dice: “pues hago dos cosas”
arnulfo dice: “la primera, es hacer un rollo con la lástima y las miradas morbosas de la gente, luego me meto todo éso donde ya sabes”
arnulfo dice: “y cuando no tengo ganas de meterlos por ahí, los tiro al excusado y luego jalo la cadena”
oyes una discusión a lo lejos
Romina lo mira con ojos y boca muy abiertos de la sorpresa, luego rompe a reír
Romina aplaude y sigue riendo
arnulfo dice: “te causa gracia?”
Romina calma la risa y lo mira, no sabe qué decir
Dices: “ay perdón, es que en serio no esperaba una respuesta así pero me encanta, es lo mejor que podés hacer”
arnulfo dice: “es lo que se tiene qué hacer si quieres salir adelante”
Dices: “ya veeo…en serio me encanta, sigo pensando que sos increíble y fuerte para estas cosas”
Romina le pone la mano libre en el antebrazo con afecto, lo deja por un instante y se termina el botellín de agua
arnulfo termina de beber el agua y juega con el botellín
Romina lo mira
Dices: “dame, te lo tiro a la basura”
arnulfo le da el botellín, no sin antes sonrojarse al notar que romina lo ha visto jugar
Romina lo mira, un tanto desconcertada.
Murmuras: “qué dije ahora que te diera vergüenza?”
arnulfo murmura: “a quién se le ocurre jugar con los botellines? éso es de niños”
Romina sonríe, suspirando aliviada
Murmuras: “pero si vos sos un niño adoraable…”
arnulfo murmura: “no se es un niño con 19 años encima”
Romina asiente y se aleja, lanzándole un beso travieso y se gira nuevamente hacia la papelera para tirar los botellines.
arnulfo murmura: “casi 20”
oyes sonidos de obra y maquinaria de construcción
Romina vuelve junto a Arnulfo
arnulfo le guiña un ojo al ver que se acerca
oyes una discusión a lo lejos
Romina corresponde al guiño aunque se sorprende al ver ese gesto por primera vez en el rostro de Arnulfo
Murmuras: “tenés 19 si no escuché mal? Yo 20…”
Romina sonríe
arnulfo murmura: “sí, casi 20”
Romina se acerca todavía más
Murmuras: “cuándo cumplís 20?”
arnulfo murmura: “el 6 de enero”
Murmuras: “aaah, naciste el día de reyes! Con razón…con razón parecés un príncipe…”
arnulfo murmura: “tanto no creo”
Romina se sonroja a penas decir esto
Murmuras: “ya te estoy diciendo yo que es así…”
Romina se muerde ligeramente los labios y se aleja un poco
arnulfo murmura: “un príncipe… con las manos manchadas de sangre…”
Empieza a oscurecer un poco y la gente que ha venido a pasar una tarde agradable de a poco se va retirando del lugar
Romina mira sus manos, se las toma con cuidado y las aprieta
arnulfo dice: “ves cómo no soy el único que se sonroja?”
Romina asiente y se recoloca el cabello, algo nerviosa
Dices: “creo que se contagia eso de los sonrojos…”
arnulfo ríe con el comentario
Romina vuelve a verlo reír y suspira levemente
arnulfo dice: “así que ya van dos cosas que te contagio?”
Romina piensa
Dices: “sí, sos contagioso”
Te partes de risa.
Romina mira alrededor y ve que se va haciendo de noche.
arnulfo dice: “ay no, que contagioso es como si fuera una enfermedad o algo”
Romina sonríe y niega
Dices: “no, si sos de los virus buenos, esos que inmunizan”
arnulfo niega levemente
Dices: “pero bueno, mirá Arni, ya casi es de noche y no es bueno que andes muy tarde por la calle. Nos vamos?”
arnulfo murmura: “fui un virus que quitó vidas…”
Romina suspira consternada y se acerca nuevamente a él
Murmuras: “ya, ya no digas eso…sos un ser humano fenomenal, hiciste lo que hiciste por defenderte. Y yo…yo te quiero así.”
Romina se acerca y lo abraza
Murmuras: “mejor vamos, nene…no quiero que te pongas mal. sí?”
arnulfo murmura: “no pasa nada, pero ya se está haciendo de noche”
Romina se separa de él y asiente
una brisa acaricia tu cara
Romina se sitúa tras la silla con gesto pensativo y lleva a Arnulfo hasta la parte interior de la casa de campo.
Comunidad de Madrid; Interior de la Casa de Campo
arnulfo ha llegado.
Romina camina llevándose a Arnulfo en silencio, cree que estará afectado por algo y lo deja pensar tranquilo sin intervenir.
Comunidad de Madrid; Casa de campo
Ves Saet aAhueca aquí.
arnulfo ha llegado.
arnulfo va contemplando el paisaje
Romina recorre unos metros más con Arnulfo hasta acercarse al coche de a poco
Romina se gira para mirarlo
Dices: “lo abrís, porfa?”
arnulfo saca el teléfono y trastea con él para abrir el coche
Saet aAhueca abre sus puertas.
Romina mientras tanto lo va acercando a la puerta del copiloto
arnulfo dice: “son geniales estas cosas”
arnulfo dice: “lástima que todavía no se puede conducir a través del teléfono”
Dices: “sí, jamás imaginé que se podía controlar el auto con un teléfono, es la primera vez que veo algo como eso”
oyes un claxon cerca de aquí
Romina mira al coche que le toca el claxon al ver que este se les acerca
Romina le hace gestos de espera de forma frenética
arnulfo se impulsa hasta quedar en el asiento del coche
gritas: “que no ve que tengo que subir a un discapacitado? inconsciente!”
arnulfo entra en Saet aAhueca.
El hombre que maneja el coche vocifera palabras incomprensibles, en tanto Romina cierra la puerta de Arnulfo, pliega la silla y la mete en el asiento de atrás.
Saet aAhueca
Te encuentras con arnulfo.
Romina se ubica en el asiento del conductor, cierra los ojos y respira profundo para relajarse
arnulfo cierra las puertas.
arnulfo se ajusta el cinturón de forma mecánica
Romina suspira un poco alterada, se ajusta el cinturón y arranca el motor, saliendo del lugar
Dices: “hay cada personaje en serio…ya no cambiamos más como sociedad.”
Romina sale de casa de campo y toma la carretera rumbo a plaza españa
El vehículo se pone en marcha.
La mayor parte del retorno se da en medio de un tenso e incómodo silencio
arnulfo respira hasta que logra recomponerse
Romina lo escucha respirar y le habla, mirando hacia la vía
Dices: “te pasa algo, arni?”
arnulfo murmura: “es que por un momento no sabía dónde estaba”
El vehículo se detiene al llegar a su destino.
Romina estaciona entre los demás coches aparcados, apaga el motor para luego mirarlo
Murmuras: “cómo así? No entiendo”
arnulfo murmura: “al ver el coche tan cerca, creí que estaba en plaza españa, justo en el momento del accidente”
Romina busca la mirada de Arnulfo, fijándose en él directamente.
Romina se estremece un poco
Murmuras: “ay…ese tipo, en serio me dieron ganas de pegarle por un momento…pero tranqui, no te va a pasar nada siempre que estés conmigo”
arnulfo murmura: “con la diferencia de que ese día ni claxon hubo”
Murmuras: “entiendo…habrá sido terrible. Pero tranquilo, ahora soy capaz de ponerme frente a cualquier vehículo para protegerte, príncipe…”
Romina se acerca, rodea los hombros de arnulfo con un brazo y nuevamente arrima su rostro al de él
Murmuras: “si te pasa algo…me muero…”
arnulfo murmura: “no siempre podemos evitar todas las cosas”
Romina suspira, lo mira con ojos brillantes y se separa, para luego desabrocharse el cinturón.
arnulfo murmura: “lo aprendí a fuerza de la experiencia”
arnulfo se desabrocha el cinturón
Dices: “ahora todo va a ser diferente para vos, Arni. Mientras yo siga cerca tuyo y viva…todo lo que aprendiste va a ser parte del pasado”
Romina abre las puertas y se dispone a bajar para sacar la silla del asiento trasero, desplegarla y situarla cerca de la puerta del copiloto
arnulfo sonríe.
Romina le devuelve la sonrisa pero su cara denota algo de preocupación
arnulfo murmura: “hay algo que te preocupa?”
Romina piensa, mientras sostiene con ambas manos la silla para que Arnulfo pueda impulsarse y quedar sentado en ella
Murmuras: “sí, me preocupa que haya gente tan desconsiderada, que te vuelvan a lastimar…”
arnulfo se impulsa hasta quedar sentado en la silla
Romina se asegura de que esté ubicado, intenta mover la silla pero nota que las ruedas están bloqueadas
arnulfo desbloquea las ruedas
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
arnulfo cierra Saet aAhueca
oyes un claxon a lo lejos
Romina se sitúa tras la silla al ver que Arnulfo la ha desbloqueado, lo lleva suavemente hasta adentrarlo en la torre
arnulfo dice: “hay qué bloquearla por precaución, no sea que a la hora de sentarme me parta la cabeza”
Romina lo mira y asiente
Murmuras: “querés que te acompañe hasta tu casa?”
arnulfo murmura: “claro por qué no?”
Romina asiente, sonríe y se adentra a la torre con arnulfo
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y el ascensor de la torre de madrid aquí.
arnulfo ha llegado.
escuchas música cerca de aquí.
carmen ha llegado.
arnulfo murmura: “pero qué manía de poner música a todo volumen”
Romina ve que el ascensor está abierto y se acerca a él, entrando siempre con arnulfo
carmen entra en el ascensor de la torre de madrid.
arnulfo entra en el ascensor de la torre de madrid.
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
escuchas música a lo lejos
Te encuentras con carmen y arnulfo.
Dices: “bueno, es divertido a veces”
Romina acomoda a arnulfo, ve que otra mujer entró con ellos
arnulfo murmura: “no cuando vives en un edificio”
Romina pulsa el botón de la planta 4
Dices: “claro, entiendo”
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 4 y las puertas se abren.
Romina se dispone a salir del ascensor, cuidando de que arnulfo vaya sin problemas
sales del elevador.
La planta número 4
Ves casa de oscar, casa de arnulfo, hogar de dámaso, La casa de Janet, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
arnulfo abandona el ascensor de la torre de madrid.
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
el ascensor de la torre de madrid acava de pararse en La planta número 7.
Romina lo acerca hasta la puerta de la casa
Dices: “fue una tarde genial, gracias por invitarme a tu paseo, que sé que a lo mejor te hubiera gustado hacerlo solo como siempre lo haces.”
arnulfo saca las llaves de su casa
Romina lo mira hacer
arnulfo dice: “no hay como pasear acompañado de una persona agradable”
arnulfo abre la puerta de casa de arnulfo.
Romina sonríe ante el cumplido y se dispone a ayudar a arnulfo a entrar a la casa
Entras en la casa.
casa de arnulfo
Ves Un sillón de relax modelo Lockhart en color crema, Una mesa rectangular de madera de roble, y Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue. aquí.
arnulfo Entra en la casa.
Romina lo introduce más hacia la casa
Dices: “lo mismo digo, es lindo pasear en tu compañía.”
arnulfo dice: “gracias por lo que me toca”
Romina le sonríe
arnulfo dice: “ya luego te enseñaré el parque del retiro y la azotea”
Dices: “daale, genial!”
arnulfo dice: “el bosque del recuerdo quizá te dé tristeza, pero es un lugar con el que me identifico”
Dices: “bueno, ya vamos a ver qué me causa ese bosque, estando contigo no creo, pero ya veremos”
Dices: “ahora te dejo descansar, no necesitás que te ayude con algo más?”
arnulfo dice: “así estoy bien, gracias”
Dices: “buenas noches, Arni. Ojalá hoy no te atormenten esos demonios.”
arnulfo dice: “ya se me salieron algunos. de lo que te fuiste a enterar…”
Romina se acerca y le planta un beso en la mejilla, queda a unos centímetros a penas de sus labios pero duda, se separa y lo mira
arnulfo murmura: “hoy sí que no pude mantenerlos a raya…”
Murmuras: “no te preocupes, yo te ayudo a guardarlos”
Romina sonríe
arnulfo murmura: “más vale que los guardes bien, que hay cosas que no deben decirse en público”
Murmuras: “tranqui, soy una tumba”
arnulfo le devuelve la sonrisa y le guiña un ojo
Romina se lleva un dedo a los labios y hace un gesto de boca cerrada con cremallera.
Dices: “dulces sueños, príncipe”
arnulfo dice: “lo serán, lo presiento”
Romina asiente, se gira y sale lentamente de la casa, emitiendo un largo suspiro
arnulfo la ve irse desde la sala

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *