• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nuevo Relato de Lorna: Construyendo Un Futuro Mejor

Me llamo Lorna, tengo 36 años y soy de ciudad de México, Tengo dos hijos que son Susana y Dylan a quienes adoro con el alma. Tuvimos problemas con algunos familiares en México y decidimos formar nuestro futuro acá en Madrid con la tranquilidad que siento que merecemos, acá poco a poco he estado trabajando en una frutería que fue donde conseguí trabajo primeramente, mi hija también pero la verdad es un lugar donde no se gana casi nada entonces alguien me dijo que había un restaurante donde se pagaba mejor, y ahí estamos; Aunque la que más trabaja soy yo, ya que mi hija Susana cuando voy a trabajar debe quedarse cuidando de mi hijo Dylan que es el menor y además tiene discapacidad intelectual; Luego me fui a trabajar en un centro comercial en la calle de Alcalá, y ahí estoy, juntando para una casita en esta hermosa ciudad, y echándole ganas para salir adelante.

Nueva Escena de Rol: De Alergias y sobresaltos

Punto de vista: Humberto.

Un piso de la IDO
Ves Un juego de recibidor, Una mesa comedor con varias sillas, Una televisión marca LT Koshiba de 40 pulgadas, Una biblioteca de roble, y Una cocina sencilla aquí.
Te encuentras con Pepi, y arnulfo.
Humberto sale de su habitación y cierra, pasando una llave.
Doña Pepi está en la cocina, preparando varios alimentos.
arnulfo no se atreve a salir de su habitación, aunque no aguanta las ganas de rascarse
Humberto entra en la cocina.
doña Pepi canturrea bajito en gallego una melodía ininteligible.
Humberto observa a la mujer.
arnulfo dice: «pues ni modo»
Pepi se gira y se sobresalta al ver al doctor tras ella.
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito, que me ha dado un susto de muerte, dorctorciño. Ya va a estar todo listiño, no se preocupe usted de nada.»
Humberto asiente.
Dices con acento Melillense, «tengo que salir, tiene usted apuntado todo lo que hace falta?»
arnulfo sale de su habitación hy se desplaza al baño
Pepi piensa un instante.
Pepi asiente.
Pepi dice con acento gallego, «pero ya le dije, doctorciño, que yo le hago la compriña, me deja usted lo que tiene dispuesto y la Pepi se arregla.»
arnulfo se detiene para rascarse; no se ha percatado de humberto y pepi
Humberto mira a la mujer con algo de recelo.
Dices con acento Melillense, «eso no está dentro de sus obligaciones, luego no es que va a querer que le aumente la paga, no?»
Pepi abre mucho los ojos y niega con la cabeza.
Pepi dice con acento gallego, «cómo se le ocurre, doctorciño, yo hago esto con mucho gusto de colaborarle con estos pobriños, que yo sé que usted esto le da mucho trabajo. ¿Cómo lo iba yo a cobrar de más?»
arnulfo se rasca las manos hasta que se hace sangre
Humberto la mira achicando los ojos, pero finalmente accede.
Dices con acento Melillense, «bien, siendo así, deje que voy a por el dinero y se lo encargo. Ya luego se ocupa usted de lo que haga falta.»
Pepi asiente y esboza una pequeña sonrisa.
Humberto sale de la cocina.
Humberto va caminando por el pasillo de regreso a su habitación.
arnulfo al fin se dirige al baño y tras unos minutos sale y se dirige a la cocina por un vaso de agua
Humberto frena en seco al ver al impedido.
Dices con acento Melillense, «Y tú, qué?»
arnulfo se estremece al recordar los sueños que ha tenido
Pepi sigue trasteando en la cocina.
arnulfo dice: «nada, sólo iba al baño pero ya me voy a mi havitación»
Humberto se fija en la actitud del impedido y achica los ojos.
Dices con acento Melillense, «detente ahí. »
arnulfo se detiene poniendo el freno
arnulfo tiene granos en las manos y en la cara
Humberto se acerca mucho, y apoya las manos en los antebrazos de la silla.
Dices con acento Melillense, «qué coño escondes, eh?»
arnulfo dice: «nada, señor»
Humberto se fija en la piel del impedido.
Dices con acento Melillense, «con que nada.»
arnulfo dice: «no, señor»
Dices con acento Melillense, «has estado comiendo a hurtadillas, verdad?»
arnulfo dice: «le digo que fui al baño»
arnulfo dice: «no, señor»
Humberto se inclina más, acercándo su rostro al de Arnulfo.
Dices con acento Melillense, «te crees que soy idiota?»
arnulfo intenta contener las ganas de rascarse
arnulfo recuerda los sueños y niega
Humberto coge de la muñeca al joven y le estira el brazo con fuerza.
Humberto mira la piel del antebrazo y se yergue sin soltarle.
gritas: «Pepi, haga el favor de veenir aquí al instante!»
Pepi se sobresalta y sale corriendo de la cocina.
arnulfo se tensa, ¡no sea que el sueño se cumpla!
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito, qué pasa doctorciño? Qué le pasa al chavaliño?»
Pepi se acerca con cierto temor ante la expresión de Humberto.
Humberto se gira sin soltarle del brazo al impedido.
Dices con acento Melillense, «haga usted el favor de decirme qué ha estado comiendo este… joven, doña Pepi.»
Pepi abre los ojos muy grande.
arnulfo dice: «me… me lastima»
Pepi dice con acento gallego, «Pues… doctorciño, lo mismo que todos, se lo juro por mi madreciña que mi dios vendito tendrá en su gloria.»
Pepi se acerca a Arnulfo con cuidado.
Dices con acento Melillense, «haga el favor de no mentir, doña Pepi, no les alcahuetee porque eso les perjudica su salud.»
Pepi niega moviendo mucho la cabeza sin comprender.
Humberto mira al joven.
arnulfo le sostiene la mirada, se le ve desesperado a causa de la comezón que siente
Dices con acento Melillense, «será mejor que digas la verdad, si has ingerido algo a escondidas dilo, o me obligarás a echar a esta señora de aquí, ahora mismo.»
Pepi se acerca a Arnulfo y nota su desesperación.
Pepi mira al médico.
arnulfo dice: «he comido y bebido lo mismo que todos, señor; si quiere puede ir a ver mi habitación y verá que no escondo nada»
Pepi dice con acento gallego, «doctorciño, se lo juro, por mi madreciña que no le he dado yo nada a este chavaliño. De verdad.
arnulfo dice: «ella tiene razón, señor»
Humberto suelta a Arnulfo y camina hacia su habitación y abre de un portazo.
arnulfo se rasca con tanta fuerza que se hace sangre
Pepi se acerca al joven y le coge la mano con cuidado.
Humberto comienza a registrar la habitación de Arnulfo dejando todo tirado.
Pepi mira a arnulfo y niega con la cabeza.
arnulfo mira a la mujer y niega
arnulfo dice: «ains esto pica»
Pepi murmura con acento gallego, » no, no, hijiño no te hagas así que te haces pupa, luego el doctorciño se va a enfadar mucho.»
Pepi se fija en la piel del chavaliño.
Pepi murmura con acento gallego, «cariño mío, la Pepi va a buscar algo que ponerte, estás todo hecho un cristo, mi dios bendito.»
arnulfo murmura: «en serio que intento no rascarme y hasta rasco la almohada, pero a veces no me doy cuenta y termino rascándome»
Humberto sale dejando la habitación del joven hecha un desastre.
Humberto se detiene frente a la silla.
Dices con acento Melillense, «tú, has sufrido de alergias alguna vez en tu vida que puedas recordar?»
arnulfo dice: «no, señor»
Pepi intenta apaciguar al chaval, abanicándole un poco.
Humberto aprieta los labios.
arnulfo rasca el apoya brazos de la silla
Pepi carraspea temerosa.
Pepi dice con acento gallego, «doctorciño, capaz este chavaliño lo que tiene es alergia, están haciendo unos calores como nunca… yo puedo prepararle algo para que se alivie la picazón, pobriño, que se ve desesperadiño.»
Humberto achica los ojos conteniendo la furia.
Dices con acento Melillense, «aquí quién estudió medicina soy yo, doña Pepi, no se le olvide.»
Pepi asiente y baja la mirada.
Dices con acento Melillense, «Usted lo que va a hacer ahora mismo es ir a por lo que le voy a anotar en una receta. Ya luego hablaré con Fina para que supervise el tratamiento.»
Pepi asiente sin alzar la mirada del suelo.
Humberto entra en su habitación y sale minutos después, con una receta en las manos.
Dices con acento Melillense, «haga el favor de comprar esto cuando vaya a por lo demás.»
arnulfo le indica con un jesto a doña Pepi que levante la mirada
Pepi mira al médico, nerviosa, coge la receta y vuelve a bajar la mirada.
Dices con acento Melillense, «aquí tiene dinero para la compra de casa y para esta receta. si llega a sobrarle algo, haga el favor de dejármelo con Eloy.»
Pepi dice con acento gallego, «cómo usted diga, doctorciño. No se preocupe de nada que ya yo me encargo de todiño.»
Humberto mira al impedido.
Dices con acento Melillense, «haz el favor de seguir las instrucciones tal como las he indicado, lo que menos necesitamos es un enfermo aquí detro.»
arnulfo dice: «sí, señor»
Humberto asiente y se dirige a la puerta dando grandes zancadas.
Humberto abre la puerta y sale, dando sendo portazo.
Pepi se sobresalta.
arnulfo aprovecha la salida de humberto y se desplaza rápidamente a su habitación
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito, qué susto.»
Pepi va tras el chaval.
arnulfo entra en su habitación y niega al ver el desorden
Pepi se escandaliza al ver el desorden.
arnulfo mira a Pepi y niega
arnulfo dice: «no fui yo»
Pepi dice con acento gallego, «Hijiño, tú no te preocupes de nada.»
arnulfo piensa: y justo acababa de ordenar esto…
Pepi dice con acento gallego, «si ya sé que no has sido tú, hijiño. Mira, tú ve a tomar una ducha con agua bien fría, yo me encargo de arreglar esto y luego voy a por tus medicinas y te ayudo, no pasa nadiña.»
La cara de arnulfo se pone colorada como un tomate.
Pepi dice con acento gallego, «Luego la Pepi te prepara una cosiña que hacía mi madreciña que calma mucho la picazón, ve, tú ve que el doctorciño seguro se tarda, hala, vamos a aprovechar el tiempiño.»
arnulfo saca ropa limpia, posteriormente se dirige al baño a tomar la ducha
Pepi ve a Arnulfo con cariño y se dispone a areglar el cuarto.
Un rato después…
Pepi sale de la habitación de Arnulfo y se acerca a la puerta del baño.
Pepi toca con suavidad a la puerta.
arnulfo sale de la ducha rascándose con más fuerza
arnulfo abre la puerta sonrojado
Pepi dice con acento gallego, «Hijiño, la Pepi ya arregló tu habitación y quedó como nueviña.»
arnulfo dice: «ains, doña pepi; que me da pena que me vea usted rascarme como perro sarnoso»
Pepi niega con la cabeza.
arnulfo dice: «gracias; no se hubiera molestado»
arnulfo piensa algo y suspira
Pepi dice con acento gallego, «No, no, hijiño, si eso no es tu culpa, corazonciño. Mira, ahora la Pepi, va a ir a por tus medicinas no tardo mucho, vale? tú ve a tu habitación. Dejé la ventana abierta para que se airee.»
Pepi le hace señas para que se apresure mientras ella se dirige a toda prisa hacia la puerta y sale, cerrando con suavidad tras de sí.
arnulfo se desplaza a su habitación, cerrando tras de sí
Una hora después…
Pepi entra apresurada y cierra la puerta. Deja las bolsas de la compra en la cocina y mira por el salón, al no ver a nadie se dirige con rapidez hacia la habitación de Arnulfo y toca la puerta.
arnulfo abre la puerta, aprovechando esto para rascarse con la manija
Pepi dice con acento gallego, «Hijiño? que la Pepi ya ha traído tu medicación.»
Pepi alza las cejas al ver al joven.
Pepi dice con acento gallego, «Puedo pasar, hijiño? solo traigo tu medicación y otras cosiñas.»
arnulfo piensa: buen método de tortura sería esto
Pepi le muestra la bolsa.
arnulfo dice: «pase usted, doña peñi»
Pepi pasa y deja la bolsa en la cama.
Pepi saca la medicación de la bolsa y la deja en la mesita de luz.
Pepi mira a Arnulfo y le muestra lo otro que le ha traído.
arnulfo se acerca a Pepi con algo de vergüenza
Pepi dice con acento gallego, «Mira, hijiño, estos son productos de aseo personal para los chavaliños con la piel delicadiña, son hipoalurgénicos. Yo pregunté en la farmacia y me dijeron que esos son mejores, así que la Pepi te los trajo.»
Pepi los guarda en el armario y se lleva los otros que tenía Arnulfo.
arnulfo murmura: «no cree que el doctor se enfade? ya sabe»
Pepi niega con la cabeza.
Pepi dice con acento gallego, la diferencia ya la he puesto yo, así que no va a enterarse si no le dices tú. No te preocupes de nadiña, ya me dijo el de la farmacia qué eso tuyo seguro es por alguna cosa que usaste.»
arnulfo dice: «me dio más comezón ahora que me puse el jabón ese perfumado que me puso en el armario»
Pepi dice con acento gallego, «que sí tienes que tomarte esa medicación y ponerte la crema, que eso te quita el salupullido ese.»
Pepi asiente.
Pepi dice con acento gallego, «por eso he traído yo estos, que al eloiciño ya también me le pasó eso antes.»
arnulfo asiente con un movimiento de cabeza
Pepi le sonríe a Arnulfo.
arnulfo le devuelve la sonrisa
Pepi dice con acento gallego, «ahora vamos a ponerte la cremiña esta y verás como te mejoras.»
arnulfo asiente afirmativamente.
Pepi se acerca a la mesita de luz de nuevo y toma el tubo de crema.
Pepi lo abre y se lo da al joven.
Pepi dice con acento gallego, «cómo seguro tú puedes mejor que yo, empieza tú, yo luego ya te ayudo donde no llegues tú.»
Eloy asoma la cabeza entre la puerta y el marco con cuidado.
arnulfo aprieta el tubo, untándose en el cuerpo lo que sale
Eloy alza las cejas al ver a Arnulfo y luego a Pepi.
Pepi sonríe al ver que Arnulfo se ocupa de untarse la crema y no se fija en Eloy.
Eloy entra con rapidez y le da un achuchón a la mujer.
Pepi da un gritito y se sobresalta.
arnulfo se estira para ponerse la crema donde ya no alcanza a llegar con facilidad. no se ha percatado de eloy
Pepi dice con acento gallego, «Mi dios bendito! si es que eres un travieseiño.»
Pepi ríe y le devuelve el achuchón a Eloy.
Eloy se sienta en la cama.
arnulfo sale de sus pensamientos al escuchar a doña pepi
Eloy se fija en lo que hace Arnulfo.
arnulfo se percata de eloy y se pone rojo como un tomate
Pepi dice con acento gallego, «Ya te pusiste en todos lados, hijiño?»
Eloy mira al otro joven sin commprender por qué se sonroja.
arnulfo dice: «sólo hasta donde llegué»
Pepi asiente y se le acerca.
arnulfo dice: «que del resto ya me tocará hacerla de circense»
Pepi dice con acento gallego, «bueno, deja que ya te ayudo yo, mañana vas a estar mejorciño, ya verás.»
Pepi hace una pequeña mueca, pensativa.
Pepi mira a Eloy un instante.
Eloy los mira a ambos alzando una ceja.
arnulfo se ruboriza más de lo que ya está
Pepi dice con acento gallego, «siempre le puedes pedir a Eloyciño que te eche una manita, hijiño.»
arnulfo dice: «ains es que me da pena»
Pepi le va untando la crema con cuidado por donde Arnulfo no ha alcanzado a ponerse.
Eloy se percata de lo que ocurre.
Eloy coge su móvil y lo desbloquea, comienza a teclear con rapidez.
Eloy muestra la pantalla a Arnulfo.

¿qué, macho, te dio algo para tomar el Humberto?
arnulfo dice: «no, hombre»
arnulfo niega con la cabeza.
Eloy le lee los labios y mira sus gestos, así que asiente.
arnulfo busca su teléfono para poder comunicarse mejor
Pepi termina y deja la crema sobre la mesita de luz.
arnulfo dice: «gracias, doña pepi»
Pepi dice con acento gallego, «nada, hijiño. ahora voy a terminar de alistar todo, que como llegue el doctorciño y no esté todo listo, mi dios bendito.»
Pepi le da un cachetón cariñoso a Arnulfo y sale a prisa de la habitación.
Eloy ve a Pepi con ojos de adoración mientras se marcha.
Eloy sigue trasteando con el móvil y vuelve a alzar la pantalla.
cucha, tio, ten cuidado con Humberto. De vez en cuando le da por dárselas de investigador.
arnulfo al fin encuentra el teléfono y escribe: se le metió en la cabeza que tenía comida escondida y puso esto más desordenado que una zona de guerra.
arnulfo le muestra la pantalla a eloy
Eloy lee con rapidez.
Eloy se encoge de hombros.
Eloy escribe en su móvil.
Eloy vuelve a alzar el móvil.
bah, a ese le da por ideas conspiranoicas. cuando eso pasa, mejor dejar que se le pase, hazme caso. le sigues la corriente y ya fue.
Eloy da una mirada a la habitación y se queda mirando el tubo de crema.
Eloy escribe con rapidez.
arnulfo escribe en su teléfono
Eloy alza la pantalla para que Arnulfo lea.
si tienes que ponerte medicación, cualquier cosa de esas, dile a doña pepi,a la enfermera nueva, incluso a mí, pero no le pidas nunca ayuda a Humberto.

la puerta de la calle se escucha.
en la pantalla puede leerse: amenazó con hechar a doña Pepi si no decía la verdad, así que le dije que podía registrar la habitación para que saliera de dudas
arnulfo le muestra el teléfono
Eloy se tensa y se pone en pie como si tuviera el diablo en el cuerpo.
Eloy lee la pantalla, le hace señas de silencio al otro joven y sale escopetado hacia su habitación.
arnulfo asiente y se tensa con el ruido de la puerta
La puerta se cierra con menos fuerza.
Voces se sienten en el salón.
Humberto camina por el pasillo y se fija que la habitación de Eloy está cerrada.
Humberto se dirige a la habitación de Arnulfo
arnulfo cierra la puerta de su habitación, no sin antes borrar lo que ha escrito en el teléfono
Humberto abre la puerta y entra.
Humberto se detiene al ver la habitación en orden.
Humberto mira al impedido y alza una ceja.
arnulfo le sostiene la mirada, evitando tensarse
Dices con acento Melillense, «vaya, así que tienes bien arraigado el principio de obediencia.»
Dices con acento Melillense, «eso me gusta, me gusta mucho.»
arnulfo asiente afirmativamente.
Humberto mira con aprobación la habitación y se fija en la mesita de luz.
arnulfo mira hacia la mesita, donde se encuentra la medicación
Dices con acento Melillense, «bien, sigue así y tú y yo nos llevaremos muy bien, ya lo verás.»
arnulfo dice: «sí, señor»
Humberto asiente dando otra mirada de reojo al impedido y sale, cerrando tras de sí.

Nueva Escena de Rol: Comezón

Punto de vista: Arnulfo.

arnulfo está soñando que algo lo rasguña
arnulfo se despierta notando que es él quien se rasca el brazo
arnulfo siente una fuerte comezón en todo el cuerpo
Dices: «ahora qué…»
arnulfo se rasca sin poder evitarlo
arnulfo se impulsa hasta quedar sentado en la silla; posteriormente prende la luz y se desplaza hasta un espejo
al mirarse en el espejo, arnulfo nota que tiene granos rojos en todo el cuerpo
arnulfo se mira el brazo que se estuvo rascando en sueños y se da cuenta de que se ha rascado más de la cuenta.
Dices: «ay no…»
arnulfo sale de su habitación y se dirige a la habitación de humberto
arnulfo recuerda los sueños en los que lo mata y se estremece, pero continúa su camino. toca la puerta pero nadie responde
arnulfo tiene un escalofrío, sus ojos están afiebrados
arnulfo piensa: no vaya a ser que… va mejor le digo mañana, total no sea que se enoje y sin querer se me cumpla lo que tanto sueño
arnulfo está por tocar nuevamente la puerta, pero se detiene y se desplaza hacia su habitación
arnulfo cierra la puerta, apaga la lu y se impulsa hasta quedar en la cama
arnulfo está por rascarse la cabeza, pero se da cuenta y en lugar de eso, rasca la almohada

Nueva escena de rol: Una llamada para aclarar cosas

Punto de vista: Dámaso

al fin me decidí llamar a arnulfo. ariadna y efreen tienen razón, quizá esté muy sólo y me necesite, pero tengo miedo de que me odie por haberlo tirado sin querer; también siento vergüenza, pero voy a llamarlo y que pase lo que tenga qué pasar.
dámaso busca el número de arnulfo entre sus contactos, posteriormente marca el número
dámaso espera nervioso a que arnulfo conteste
Dices con acento mexicano, «de seguro me odia. si no lo hubiera tirado no se lo hubieran llevado»
arnulfo descuelga la llamada y se establece la comunicación
arnulfo dice por teléfono, hola?
dámaso respira para ocultar su nerviosismo
dámaso dice por teléfono, hola, arni… o.. yo.. bueno seguro me odias pero…
dámaso se interrumpe a causa del yanto
arnulfo también llora del otro lado del teléfono
arnulfo dice por teléfono, dámaso… dios tanto tiempo
dámaso dice por teléfono, perdón que te llame a esta hora pero… ya te extraño; aunque seguro me odias
arnulfo habla por teléfono en voz baja
arnulfo dice por teléfono, pero de dónde sacas que te odio?
dámaso suspira recordando la última vez que vio a arnulfo
dámaso dice por teléfono, por… bueno es que… ya sabes, porque te llevaron por mi culpa
se oye a arnulfo llorar del otro lado de la línea
arnulfo dice por teléfono, oye no a ver espera ¿por qué dices que fue tu cula?
dámaso respira para contener el yanto
dámaso dice por teléfono, no estarías ahí si no te hubiera tirado
no a ver espera. lo que pasó fue un accidente que no tiene nada qué ver con que esté aquí
dámaso dice por teléfono, entonces?
arnulfo dice por teléfono, hay una ley demasiado estúpida que dice que no puedo tener propiedades por ser discapacitado y por eso estoy aquí, no por lo que pasó
dámaso baja la mirada olvidando que arnulfo no lo ve
arnulfo dice por teléfono, me habrían traído de todos modos; como te dije, no tiene nada qué ver con lo que pasó
dámaso dice por teléfono, pero… fue después de que te tiré…
dámaso se golpea la cabeza
arnulfo dice por teléfono, ya te dije que no fue por eso. me habrían traído aunque no hubiera pasado nada
se oye a arnulfo respirar a través del teléfono
arnulfo dice por teléfono, voy a contarte cómo fueron las cosas y verás que no fue tu culpa
dámaso dice por teléfono, a ver…
dámaso piensa: de seguro fue mi culpa pero no me quiere decir
arnulfo dice por teléfono, estaba en el bosque del recuerdo con quien era mi pareja. yo tenía un poco de fiebre, por lo que salimos al parque a pedir un taxi
arnulfo dice por teléfono, pero ella estaba tan nerviosa al verme afiebrado que olvidó pedir el taxi. un hombre llegó y llamó a los sanitarios, pero no vieron la chapa identificativa y pues… bueno quedé registrado en la IDO
dámaso dice por teléfono, entonces… no fue por… bueno ya sabes
arnulfo dice por teléfono, no, hombre
dámaso suspira aliviado
dámaso dice por teléfono, yo no sabía qué había pasado contigo; sólo vi un cartel en tu casa que decía un piso de la IDO o algo así
dámaso dice por teléfono, le platiqué a mi compañera del partido lo del cartel ese que vi en tu casa y me explicó que era la IDO y to eso
pero me daba vergüenza porque creía que te habían llevado porque te tiré y me odiabas por eso
arnulfo dice por teléfono, bueno pero ahora sabes que no fue tu culpa; además cómo te voy a odiar? ay por dios no sabes cómo me alegraste la noche
Sonríes.
dámaso dice por teléfono, tú también me alegraste la noche; ahora que sé que no te llevaron por mi culpa… eso me deja más tranquilo
dámaso dice por teléfono, cambiando el tema. podría visitarte algún día?
arnulfo dice por teléfono, me encantaría
arnulfo dice por teléfono, pero ahora todo tiene qué ser bajo la supervisión del tutor
dámaso se rasca la cabeza
dámaso dice por teléfono, dónde estás? así sirve que hablo con el tutor y le pido permiso
arnulfo dice por teléfono, sólo puedo decirte que estoy 14 plantas arriba de ti, pero creo que tienes qué pasar por servicios sociales o algo así; no sé muy bien cómo va esto
dámaso sonríe de emoción. su rostro se ilumina al saber que su amigo está cerca
voy a informarme y de paso vere si puedo sacarte de ahí
arnulfo dice por teléfono, de poder puedes; ahí mismo en servicos sociales te dirán cómo
arnulfo dice por teléfono, lo que sí te digo es que te harán un estudio y en caso de que decidan que puedes hacerte cargo, tú serás el responsable de lo que haga o deje de hacer; por lo tanto si llego a incurrir en una falta te caerá una multa
dámaso recuerda la charla con ariadna en la que le dijo algo parecido
dámaso dice por teléfono, na eso no importa; voy a informarme y espero que me dejen traerte conmigo y… bueno un amigo se ofreció a ayudarme
arnulfo dice por teléfono, no sabes lo feliz que me haría eso. aquí nos cuidan, pero es fácil sentirse sólo
voy a ver qué me dicen, pero por lo pronto te llamaré más seguido.
arnulfo dice por teléfono, hojalá, pero por lo pronto te dejo, ya es noche y no sea que se despierten
arnulfo dice por teléfono, que aunque estoy hablando en voz baja… no sé
dámaso dice por teléfono, vale yo también te dejo porque mañana tengo que viajar hasta alcalá de henares al curro… digo trabajo
ambos se despiden y dámaso suspira aliviado al saber que arnulfo está cerca y que no se lo llevaron por su culpa
dámaso decide enviarle un mensaje a efreen para contarle cómo estuvo la llamada
SMS enviado: «hola; soy dámaso. acabo de llamarle a mi amigo y me dijo que estaba 14 plantas arriba de mi casa; me dijo también que me informara en servicios sociales a ve si había forma de hacerme cargo de él. saludos»

Nueva escena de rol: La cautiva, parte final. Vamos a vivir juntos.

Punto de vista: Aurora

barcelona; Imperium Hotel
Aurora baja de su habitación, trayendo dinero entre sus manos el cual parece contarlo.
Aurora termina de bajar y se acerca a recepción, aguardando tras una persona que gestiona el alquiler de una habitación.
Gerardo entra al hotel y mira para todos lados, ve a Aurora y se sienta en una silla a esperarla.
Tras un par de minutos, la persona que estaba frente a Aurora termina de gestionar el alquiler, recibe la tarjeta magnética y se encamina hacia el ascensor
Aurora se adelanta y llega hasta el mostrador de recepción, habla con la recepcionista y esta asiente, tecleando en su ordenador.
Gerardo mira a la chica aunque esta permanece de espaldas a él, se fija en lo que hace con detenimiento.
Se puede observar a Aurora pagando su estadía en el hotel, la recepcionista le entrega una factura y tras intercambiar un par de palabras más entre sí, la recepcionista sonríe y Aurora se aleja del mostrador.
Aurora se gira y logra ver a Gerardo, quien la venía siguiendo con la mirada.
Dices: «hola»
Gerardo dice: «buenos días, vida. Todo bien?»
Aurora se acerca algo más a él y asiente.
Gerardo dice: «nos vamos?»
Gerardo se levanta de su lugar
Dices: «sí, vamos»
Los 2 caminan saliendo del establecimiento.
barcelona; Avenida Diagonal
Ves NQN Rolita de color negro aquí.
Aurora saca las llaves de un bolsillo y se las entrega a Gerardo.
Gerardo las recibe pero mirándola un poco sorprendido.
Dices: «dijiste que querías salir. Así que manejá vos, que no tengo ni idea de dónde me querés llevar.»
Gerardo sonríe y asiente
Gerardo dice: «dejalo a mi cargo, mi reina»
Aurora asiente y se encamina hasta la puerta del copiloto
Gerardo va hasta la puerta del conductor, desbloquea las puertas y las abre para que ambos entren.
NQN Rolita de color negro
Aurora se acomoda en el asiento del coppiloto y se abrocha el cinturón de seguridad.
Gerardo hace lo propio, para luego configurar el GPS con una sonrisa en los labios.
Aurora lo mira con cierta expectación, Gerardo se percata de ello y le devuelve la mirada, manteniendo la sonrisa.
Gerardo dice: «vamos a recorrer por ahí, te parece? A ver si te relajás un poquito, mi hermosa.»
Gerardo arranca el motor y se dispone a poner el coche en movimiento.
Dices: «está bien»
Aurora se acomoda en el asiento y mira al frente, atenta a cada detalle que se puede apreciar en el viaje.
Gerardo conduce atento a la vía pero a la vez piensa en algo que decirle a Aurora.
Gerardo dice: «amor, puedo preguntarte una cosita?»
Aurora desvía la mirada y clava sus ojos en Gerardo, aún viéndolo de perfil.
Dices: «me veo obligada a confesarte que jamás le tuve tanto miedo a algo como a tus preguntas, pero dale a ver…»
Gerardo se ríe al escucharla
Aurora sonríe levemente y devuelve la vista hacia la carretera.
Gerardo dice: «no te preocupes, solo es que me quedé pensando…te vi ahí pagando tu estadía en el hotel y me preguntaba si no te sale algo caro eso.»
Aurora piensa, suspira y asiente
Dices: «sí, pero por lo pronto no hay de otra. Tengo algunos ahorros, pero como me compré el auto se disminuyeron y no me alcanza para una casa por ahora.»
Gerardo dice: «y cuánto te saldría una casa en promedio? porque lo más probable es que todo lo que venís pagando en hotel, ya lo hubieras podido ahorrar para comprar al menos algo.»
Aurora piensa
Gerardo sigue conduciendo, mirando muy de vez en cuando el GPS
Dices: «al menos en Madrid, en la torre donde vive Auxita sé que están a 20.000 euros…pero ahí me queda lejos para estar yendo y viniendo todos los días. Además de consumir bastante combustible, eso me disminuiría el tiempo de trabajo que puedo tener con esta gente.»
Gerardo sonríe y asiente.
Gerardo dice: «y en alguna ciudad que te quede más cerca?»
Aurora saca el móvil de un bolsillo y lo desbloquea.
Dices: «dejá que miro una cosa, creo que había visto algo en otra ciudad, pero no me acuerdo bien»
Gerardo asiente mientras continúa su camino.
Aurora mira el móvil mientras habla.
Dices: «pero igual, por mucho que vea sin plata no puedo hacer nada, Gerardo. Nadie me va regalar una casa.»
Gerardo aprovecha un semáforo en rojo para mirar a Aurora y posarle suavemente una mano en el rostro.
Gerardo dice: «ya sé mi amor, pero sería al menos para más adelante…además de que ahora que tu hermano me da la posibilidad de ayudarte con el entrenamiento de los muchachos, algo puedo ganar y ayudarte si querés, mi reina.»
Aurora levanta la vista del móvil para mirar a Gerardo.
Gerardo retoma la conducción cuando el semáforo da verde.
Dices: «antes prefiero vender el auto o algo, pero no voy a depender de vos jamás. Eso andá aprendiendo.»
Aurora vuelve a mirar en su móvil, buscando fotos de las casas a la venta en Lérida.
Gerardo dice: «tranquila mi vida, no es eso…te puedo incluso regalar lo que te falte, yo no pretendo hacer que dependas de mí.»
Gerardo ve en el GPS que han llegado a destino, para el coche y mira a Aurora, que sigue abstraída con el móvil aunque niega con la cabeza.
Dices: «dejá, creo que puedo hacer algo…acá veo casas a 13.000, capaz llegue a esa cantidad si…»
Aurora se interrumpe, pensando
Gerardo la toma de sorpresa, dándole un profundo beso en los labios.
Aurora le corresponde y se aferra más a él.
Murmuras: «dejame pensar, por favor…»
Gerardo niega y no la suelta, profundizando todavía más el beso.
Aurora aprovecha un pequeño espacio para tomar aire y suspirar, Gerardo la mira complacido y tras intensificar un poco más, finalmente se separa y le sonríe, mirándole la cara levemente ruborizada
Gerardo murmura: «de última dejalo para más adelante, sigamos con esto ahora.»
Gerardo le quita el móvil y lo pone sobre el tablero; la comienza a acariciar, bajando despacio.
Aurora niega y le aparta las manos; se vuelve a acercar y lo besa, para luego separarse y mirar hacia el lado contrario, respirando un tanto acelerada.
Murmuras: «estás muy mal. En estas condiciones no, controlate.»
Gerardo la mira, sonriendo un tanto burlón.
Gerardo dice: «mirá quien lo dice…pero bueno, como mande, mi reina.»
Aurora lo mira incrédula.
Dices: «a mí no me da por cometer ese tipo de locuras. Y si me dejo, te aprovechás. Así de simple.»
Gerardo se vuelve a reír y le toma la mano, se la aprieta y luego saca la llave del coche y la guarda.
Aurora toma el móvil, lo guarda y se dispone a bajar, desabrochándose el cinturón antes.
Gerardo también se desabrocha el cinturón, abre las puertas y baja
barcelona; plaza de cataluña
Ves NQN Rolita de color negro aquí.
Aurora se sitúa a un costado del coche para esperar a Gerardo, mientras este se encarga de bloquear el vehículo.
Gerardo se acerca a la chica y la mira
Aurora lo mira de vuelta
Dices: «qué idea tenés?»
Gerardo sonríe
Gerardo dice: «mi idea principal es pasar todo este día contigo, ya el resto se irá viendo.»
Dices: «bien»
Gerardo dice: «ya que sé que no te gusta quedarte estática, seguime»
Gerardo da ligeros pasos sin pretender alejarse de Aurora
Aurora esboza una pequeña sonrisa y camina junto a él.
Dices: «ahora yo soy la que quiero preguntarte algo»
Gerardo dice: «adelante, hermosa»
Dices: «por qué te preocupa tanto que me compre una casa? No te parece que ese es un asunto netamente mío?»
Gerardo se mantiene todavía más cerca de ella, desvía levemente la mirada.
Gerardo dice: «sí, es algo muy tuyo, pero es que mientras mejor estés, yo también estoy mejor. Es el amor, mi vida.»
Dices: «el amor…mmm»
Gerardo dice: «tenés alguna duda?»
Aurora sigue caminando a su lado, mirando al frente.
Dices: «en realidad más bien eso me parece egoísmo encubierto. Si la persona crece o progresa, en el fondo te tomás ese logro como tuyo. En nombre…del supuesto amor.»
Aurora expresa sarcasmo en su rostro
Aurora aumenta algo más la velocidad de sus pasos casi de forma inconsciente.
Gerardo sigue su ritmo sin problema.
Gerardo dice: «bueno, yo lo entiendo de otra forma, prefiero pensar que lo que sucede es que las personas se complementan entre sí; no hay atribución, sino más bien es que uno disfruta de lo que al otro le pasa si es bueno, y padece también a la par si es malo. En este último caso, intentando ayudar a que las cosas mejoren si está en su posibilidad.»
Gerardo dice: «entiendo que vos veas esto de otra manera y que a lo mejor le des un sentido más negativo pero creeme, el amor es un sentimiento verdaderamente hermoso si nace genuinamente desde el corazón.»
Dices: «no sé, pero para mí tener este tipo de encuentros emocionales digamos…siempre supone y supondrá un problema.»
Aurora y Gerardo continúan caminando a lo largo y ancho de la plaza.
Gerardo dice: «puedo saber por qué? Algo creo entender, pero mejor si me lo decís con exactitud, Auro.»
Dices: «simple, porque las veces que me tocó sentir alguna que otra cosa más allá de una atracción, siempre quedé mal parada. El tipo al final sigue con su vida, mientras yo tengo que gestionarlo, como se dice de modo sutil. para mí más bien es tragarme la porquería, y joderme a mí misma.»
Gerardo detiene la caminata por un momento y busca la mirada de Aurora
Aurora lo mira a los ojos fijamente.
Gerardo murmura: «decime…te preocupa que conmigo te pase lo mismo? Sé sincera, es necesario, preciosa»
Aurora suspira
Murmuras: «sincera voy a ser siempre, lo fui desde un principio. Y te digo la verdad? Sí me preocupa.»
Gerardo asiente y continúa mirándola, acercando levemente el rostro al suyo y rodeando sus hombros con un brazo.
Aurora mira instintivamente para todos lados y aunque no se logra ver mucha gente, aparta un poco su cuerpo de Gerardo sin dejar de mirarlo.
Gerardo murmura: «dejame decirte una cosa…entiendo que dudes, que te cueste esto…pero sabes? Yo, siendo imperfecto como soy, puedo asegurarte que no voy a caer en eso contigo. Mi razón capaz te parezca simple, pero para mí es importante. Yo siento muchas cosas por vos desde hace más de 5 años, y no voy a ser tan boludo de desperdiciar la oportunidad que vine buscando durante todo este tiempo, y que por suerte hoy me la estás dando, mi amor.»
Gerardo suspira y sonríe
Aurora queda pensativa y en silencio.
Gerardo murmura: «creo que lo que necesitás es seguridad, y yo puedo dártela. Si lo nuestro no funciona no voy a dejarte de lado, te voy a bancar en lo que sea y necesites. Me importás más de lo que vos o cualquiera puede llegar a imaginar»
Aurora baja la mirada, todavía sin palabras.
Gerardo murmura: «que el tiempo haga lo suyo, que pase lo que tenga que pasar. Dejá que fluya, no te presiones ni te atormentes porque eso te va desgastar. Solo dejate querer, y te juro que no te vas a arrepentir, Auro hermosa de mi vida.»
Murmuras: «ya, bueno…»
Gerardo, al ver que no puede ser muy afectivo con la chica en el sitio donde están, se limita solo a tomarle una de las manos y apretársela muy suavemente.
Gerardo dice: «todo va estar bien, y si está mal ya sabés que tenés potestad de hacer lo que te parezca correcto, amor.»
Aurora asiente y se dispone a retomar la marcha
Gerardo también retoma la caminata
Pasada una hora, durante la cual los chicos decidieron correr un poco y hablar de otros temas cuando tenían oportunidad…
Aurora está sentada en un banco de la plaza, regularizando su respiración de a poquito luego de haber corrido.
Gerardo no se encuentra con ella, ha ido a buscar agua para ambos.
Aurora piensa un instante, luego saca el móvil y decidida, busca el contacto de Luis y le envía un mensaje.
SMS enviado: «Hola, Luis. No sé si te puedo llamar ahora? Quiero decirte una cosa»
Aurora aguarda la respuesta, que no tarda mucho en llegar.
[SMS] Luis: «Hola Auro, es urgente? Así salgo del taller porque estamos con mucho ruido y probablemente no te escuche. Pasa algo, hermanita?»
Aurora niega para sí misma y teclea rápidamente.
SMS enviado: «no, no es de vida o muerte. Solo quería saber si tenías disponible algo más de plata para prestarme, vi un departamento en Lérida que es barato y en lo posible me lo quiero comprar. Como en su momento me dijiste que no había problema, por eso te hablo a vos antes que a nadie.»
El intercambio de sms sigue entre los hermanos.
[SMS] Luis: «aaah, es eso! Claro que sí, decime cuanto y veo si puedo, es genial que quieras tener tu propio lugar para vivir, mi brujis.»
Gerardo regresa hasta donde está Aurora con 2 botellas de agua, al verla distraída con el móvil prefiere no hablarle.
Aurora alza la mirada del móvil levemente al oír los pasos del hombre.
Gerardo dice: «tomá agua dale, que te veo ocupadita y eso también deshidrata»
Gerardo le extiende una de las botellas sonriente.
Dices: «sí, claro»
Aurora recibe la botella, deja el móvil cerca de ella y la abre para beber el agua con algo de urgencia.
Gerardo la mira
Gerardo dice: «si ya decía yo, te me estabas secando»
Gerardo se parte de risa
Aurora sonríe
Dices: «bueno, sí.»
Aurora bebe un poco más, luego tapa la botella y la mantiene en la mano izquierda, mientras con la derecha toma nuevamente el móvil y lo desbloquea para responderle a su hermano
Gerardo bebe agua y se sienta al lado de Aurora
Aurora intercambia un par de mensajes más con Luis, llegan a un acuerdo y mientras concretan la transferencia del dinero, Aurora sigue descansando junto con Gerardo.
Gerardo mira por un momento la hora en el móvil, luego mira a Aurora.
Aurora lo mira
Gerardo dice: «qué te parece si vamos a almorzar a algún restaurante, mi vida? Creo que ya va siendo hora»
Dices: «la verdad que me parece bien, ya es tiempo. Vamos»
Gerardo asiente y se levanta, guardando el móvil y sacando las llaves del coche.
Aurora también guarda su móvil y se levanta
Los chicos se dirigieron en coche a un restaurante, han almorzado mientras continuaban hablando, aunque con menos frecuencia que cuando estaban en la plaza. Tras pagar sus respectivas cuentas salieron del restaurante y volvieron al coche.
NQN Rolita de color negro
Aurora se vuelve a ubicar en el asiento del copiloto, abrochándose el cinturón.
Dices: «ya he visto un departamento a una hora y minutos de acá, cuesta 13.000 euros como te dije. Quiero ir a comprarlo ahora.»
Gerardo se fija en ella y asiente, mientras se acomoda y se abrocha el cinturón de seguridad
Gerardo dice: «te llevo con gusto mi amor, pero tenés la plata? hace rato dijiste que no la tenías…»
Aurora lo mira y asiente
Gerardo arranca el coche y comienza a salir del estacionamiento del restaurante.
Dices: «ya la conseguí, no te preocupes. Luis me va a prestar lo que me falta, de hecho le debo un poco así que vamos sumando la cuenta nomás.»
Gerardo mira el GPS, luego a Aurora de nuevo.
Gerardo dice: «y preferís deber que aceptar un regalo mío?»
Gerardo se pone algo serio
Aurora corresponde a su mirada con la misma seriedad.
Dices: «sí, lo prefiero. Porque le voy a deber a mi hermano, que no me va cobrar intereses ni me va requerir. En cambio si vos me regalás, a pesar de esto sos todavía un extraño, y me lo podés echar en cara; prefiero ahorrarme eso.»
Gerardo se entristece un poco ante tan brutal sinceridad, Aurora no se inmuta en absoluto.
Gerardo dice: «no soy capaz de algo así, pero intento ponerme en tu lugar y entender tu postura.»
Aurora asiente y mira al frente, mientras Gerardo se dispone de nuevo a programar el GPS, intentando recomponer su ánimo.
Gerardo dice: «entonces vamos a Lérida? Dónde exactamente?»
Aurora vuelve a mirar a Gerardo, luego se fija en el GPS que abarca diferentes lugares.
Dices: «en aquel que dice Lonja de Lérida.»
Aurora le señala un punto en el GPS; Gerardo se fija y asiente, intentando forzar una sonrisa.
Luego de una hora y 40 minutos llegan a destino, Gerardo estaciona con cuidado en un lugar cerca del gran palacio y apaga el motor del coche.
Aurora va adormilada
Gerardo la mira con ternura y dice: «Auro, mi vida…ya llegamos.»
Aurora lo escucha, abre los ojos muy grandes y asiente mientras se incorpora lentamente.
Murmuras: «no sé en qué momento me dormí…la puta.»
Gerardo la abraza levemente y la mira a los ojos.
Gerardo murmura: «tranqui mi corazón, no está mal que descanses un poquito. Vamos a ver el departamento?»
Aurora lo mira también, fregándose los ojos con una de sus manos.
Gerardo expresa cierta ternura en su mirar al ver a Aurora así.
Dices: «sí, vamos.»
Aurora y Gerardo se desabrochan los cinturones y bajan
lérida; lonja de lérida
Te encuentras en un palacio de congresos y teatro de titularidad municipal. El edificio ocupa la explanada donde se celebraba el antiguo mercado de frutas y verduras conocido popularmente como el Mercat del Spagesos, en el barrio de pardiñas.
Ves el elevador de la zona de viviendas y NQN Rolita de color negro aquí.
Los chicos entran al palacio y tras mirar el departamento y realizar las gestiones de compra, finalmente Aurora recibe las llavess y enseguida suben a la planta que corresponde.
primera planta
Ves Departamento de Aurora, casa de ceferino, casa de águeda, Una casa escandalosa, y el elevador de la zona de viviendas aquí.
Aurora abre la puerta y ambos entran de nuevo a mirar los ambientes que presenta el departamento.
Abres la puerta de la casa.
Entras en la casa.
Departamento de Aurora
Es un departamento simplificado en 2 ambientes: al entrar se puede ver un salón recibidor con moviliario sencillo, ubicado de modo a reservar un espacio como para montar un gimnasio de uso familiar. Al costado derecho, una pequeña ventana ilumina el lugar y ofrece una vista de los alrededores, al lado de esta se encuentra una puerta por la cual se ingresa a un baño. Del lado izquierdo puede verse otra puerta tras la cual se encuentra el segundo ambiente, un poco más pequeño pero debidamente equipado como cocina comedor. Dentro de la segunda estancia hay algo apartada, otra puerta que permite acceder a la habitación de Aurora.
Ves Una cocina comedor, una silla vintage de piel envegecida, Una mesa redonda de cristtal, una silla de mariposa en cuero, un sillón de relax negro, Televisión Led Ioves de 51 centímetros, y una minicadena Sanstech OTY211CUEWE aquí.
Gerardo entra a su lado
Cierras la puerta.
Dices: «bueno, lo más caro ya está…»
Aurora suspira, mirando para todos lados.
Gerardo se mantiene a su lado, levemente recostado por ella.
Dices: «es más, este espacio de acá hasta podría dar para un pequeño gimnasio para mí por lo menos…no está nada mal.»
Gerardo asiente, mirando el lugar con atención y detalle.
Gerardo dice: «sí, es verdad. De a poquito lo vas a ir consiguiendo. pero bien dijiste, lo más caro ya lo tenés, así que felicidades, mi reina preciosa.»
Aurora se gira y lo mira
Dices: «gracias…»
Aurora se queda pensando por un rato, Gerardo solo la contempla.
Dices: «decime, a vos no te importaría manejar de ida y vuelta a Barcelona? Es mucho tiempo y la verdad, tengo que llegar con pilas allá.»
Gerardo sonríe y la abraza, Aurora se deja hacer, mirándolo a los ojos.
Gerardo dice: «por supuesto que no, mi amor. Además yo de todas formas tengo que ir también ahí así que es genial si podemos irnos juntos.»
Aurora asiente
Dices: «lógicamente, si vamos a hacer esto…tenés que venir a vivir conmigo. No creo que te desagrade la idea, cierto?»
Gerardo niega y sonríe ampliamente.
Aurora lo mira, complacida pero sin sonreír.
Gerardo dice: «no me desagrada, pero no sé qué te parecerá a vos, Auro de mi vida. Que tampoco quiero invadir tu espacio.»
Aurora lo mira, se le acerca y abre los labios en ademán de besarlo
Gerardo termina de profundizar el beso, muy contento por dentro.
Dices: «porque quiero y me agrada te digo…pero es que a mí no me sale muy bien expresarme de manera…formal, no sé decirte.»
Gerardo asiente y la mantiene abrazada a él, acariciándole el rostro con delicadeza.
Gerardo dice: «es hora de que me digas las cosas como creas y sientas, que ya ser cautiva no te va, hermosa.»
Aurora lo mira extrañada
Dices: «me podés explicar por qué me decís así? Me suelo preguntar eso, pero siempre se me pasa para trasladarte la pregunta.»
Gerardo sonríe y saca el móvil.
Gerardo dice: «es inspirado en una canción…entendés guaraní, verdad?»
Dices: «no lo hablo mucho, pero lo entiendo, claro.»
Gerardo sonríe, busca por un momento la canción y la reproduce
Ambos escuchan la canción, Aurora no puede evitar sorprenderse de forma notoria. Cuando la reproducción termina, siguen hablando.
Gerardo dice: «escuchaste bien la letra? No me vas a decir que nuestra historia no se parece a lo que dice el gran Emiliano.»
Aurora asiente
Dices: «así que yo era la eterna presa, y vos el eterno héroe que me sacó de la prisión? Ah…si te gusta ensalzarte, hermoso. Con razón somos tal para cual.»
Aurora sonríe, Gerardo emite una risa, algo sorprendido por tan particular observación.
Gerardo dice: «na, si yo era la víctima, fui resistente por eso pude lograr que te liberaras…pero no me fue para nada fácil, nena hermosa.»
Dices: «bueno, si querías estar conmigo, tenías que batallar. Pero no te la puse tan difícil, lo pienso y creo que al final faltó un poco más»
Gerardo niega, se ríe y la besa en la frente.
Ambos miran el espacio vacío del departamento y como si de una sincronía se tratara, al mismo tiempo se miran fijo a los ojos
Gerardo dice: «mi vida, entonces vamos a vivir juntos…no sabés lo feliz que me hace eso. Gracias por dejarme entrar a tu espacio, amor.»
Dices: «gracias a vos por no dejarte vencer, por intentar entenderme…por la paciencia y por…lo que sea que sientas por mí.»
Aurora suspira, Gerardo la mira conmovido.
Murmuras: «espero algún día me perdones y entiendas por qué reaccioné así contigo, las veces que te traté mal…ahora luego de todo esto que pasó, me jode mucho haber actuado así.»
Gerardo niega, le sonríe con cariño y la acaricia suavemente.
Gerardo murmura: «mi amor, no te mortifiques. Te juro que te entiendo y si te hace bien te digo, estás perdonada, mi preciosa.»
Gerardo la abraza con fuerza
Aurora se acurruca en los brazos de él, como una niña pequeña.
Gerardo murmura: «sé que tu esfuerzo es impresionante…que esto para vos resulta nuevo y te cuesta. Así que lo menos que puedo hacer es tenerte paciencia, y la intentaré tener todo el tiempo que me permitas estar contigo.»
Aurora entrecierra los ojos, disfrutando de la sensación que le produce la cercanía a Gerardo
Aurora se acerca para hablarle muy bajo, mirándolo con decisión.
Murmuras: «nunca sentí esto…creí que jamás lo haría, pero…te quiero, Gerardo Brizuela.»
Gerardo la mira con ojos iluminados y un tanto sorprendido, deshace el abrazo para tomarle las manos al sentir que tiembla un poco.
Gerardo murmura: «Ay mi cielo, gracias por dejar que tu corazón hable…te juro por mi vida que no te vas a arrepentir, y que esto va a convertirse en amor, con tiempo y paciencia. Yo te amo, Aurora Ríos.»
Ambos se besan y salen del departamento. Lo cierran bajo llave y regresan a Barcelona en coche. La historia y vivencias continúan, la relación se va fortaleciendo día con día y avanzando. Las pruebas se van superando y el amor, muy poco a poco, se va consolidando.

Nueva escena de rol: Radiante

Punto de vista: oscar

Tenía ganas de comenzar a hacer remo, pero la actividad física que tenía era casi nula o nula, definitivamente. Era un volver a empezar, luego de la adicción a la bebida, era comenzar también a olvidar muchas cosas. Salí una tarde hacia casa de campo, me dirigí al embarcadero y luego a las instalaciones deportivas, para luego de entrenar sí, darme el lujo de emprender el regreso a casa.
Comunidad de Madrid; Casa de campo
Te encuentras con Auxita.
Salidas visibles: parque, paseo-puerta-batan, avenida-de-portugal, entorno-lago, zoo, y recintos-feriales
oscar camina distraídamente por casa de campo, con paso rápido
oyes un claxon cerca de aquí
Auxita camina despreocupada por el amplio terreno, abanicándose con la mano de tanto en tanto por el calor que hace.
oscar se detiene un momento, abre una botella de agua que lleva en su mano y bebe
Auxita toma aire y procura llenar su mirada de la naturaleza que la rodea, manteniendo una expresión relajada.
Auxita desvía la mirada hacia un punto y cree ver una persona que pudiera resultarle familiar.
oscar cierra la botella y se dirige hacia un basurero, luego la tira
Auxita se fija en los movimientos del hombre y al acercarse algo más, ve que se trata de oscar.
oscar vuelve a caminar hasta la salida del lugar
Auxita sonríe y apresura el paso para acercarse a él.
Auxita dice: «ey!»
oscar se gira al oír pasos y una voz
oscar ve a auxita y sonríe
Dices: «pero auxita! como estás?»
Auxita corresponde a la sonrisa de manera amplia.
Auxita dice: «bieen, aunque no tanto como vos parece, se te ve radiante.»
oscar le da un beso en el cachete a la chica
Sonríes.
Auxita devuelve el beso
Dices: «sí, bueno… hoy fue mi primer día de entreno»
Auxita lo observa más detenidamente y asiente
Dices: «después de tanto tiempo»
Auxita dice: «ah miira, entreno…para qué? No te veía en esas a vos o no recuerdo al menos…»
Dices: «nunca viste los videos en globaltube? yo hacía remo»
Dices: «en el estanque y los grababa»
Auxita piensa por un momento y recuerda.
Auxita dice: «aaah pero claaaaro, cómo se me olvidó, te volviste re famoso! Aunque no caí en cuenta que eras vos realmente.»
Sonríes.
Auxita se parte de risa.
Dices: «soy famosísimo»
Auxita dice: «y ahora pensás recuperar esa fama? pero mira qué bien!»
oscar pone cara como sobrando la situación
Dices: «nunca la perdí»
Te partes de risa.
Dices: «mirá si me vienen a buscar los paparacis»
Auxita ríe ante el gesto del hombre.
Auxita dice: «bueno, es el precio de la fama»
Dices: «solo que bueno, la embebí en alcohol»
Sonríes.
Auxita vuelve a reírse sin evitarlo.
Dices: «te parece si nos vamos a alguna parte? nos van a ver acá hablando y van a decir, que hace este todo sudado hablando con la rubia… vaya que contraste»
Auxita dice: «genial, para donde ibas ahora? imagino que justo a tu casa a bañarte y descansar, que se te ve bien pero agitado. capaz será la falta de ritmo y esas cosas.»
Dices: «sí, iba a ir a mi casa, si querés vamos, total…»
Dices: «yo me baño y después seguimos la charla, que supongo habrá bastante de que hablar»
Auxita dice: «daale, ya está. Yo vine en mi auto, si estás en taxi vamos juntos»
Auxita dice: «para que no pagues. y sí, hay mucho de qué ponernos al día supongo»
Auxita sonríe
Dices: «no, vine en mi rinault, que por cierto, me dieron uno nuevo»
Dices: «lo dejé en el aparcamiento»
Auxita dice: «aah sí? al final Luis no pudo repararte el otro?»
Dices: «noo no pudo, finalmente lo declaré como inutilizable y bueno, me dieron uno verde»
Auxita dice: «entiendo…bueno, yo también tengo el mío en el aparcamiento, vamos ahí entonces.»
oscar asiente y sonríe
Auxita sonríe y comienza a dar pasos hacia los aparcamientos.
oscar comienza a seguir a auxita
Comunidad de Madrid; Recintos feriales
Salidas visibles: parque, teatro, paseo-gastronomia, madrid-arena, parking, y calle-de-dante
Auxita ha llegado.
Comunidad de Madrid; Casa de Campo-Aparcamiento
Ves rinault migane de color verde y coche eléctrico Sundoor de color verde aquí.
Salidas visibles: afueras, recintos-feriales, parque-atracciones, y glorieta-pasos-perdidos
Auxita ha llegado.
oscar camina hasta su coche y se lo señala a auxita
Auxita sigue al hombre y se fija en el vehículo.
Dices: «esta es mi nueva mascota»
Auxita dice: «oooh, nuevito y reluciente! Qué genial»
Sonríes.
Auxita sonríe y asiente
Dices: «la verdad que en imperium motors me han atendido de maravilla»
Auxita dice: «bueno, el mío está allá, también parece nuevo porque le renové la pintura hace poco, por cierto también verde, mira!»
oscar ve el coche de auxita y sonríe
Auxita dice: «ah qué bueno, es que tienen un buen servicio realmente.»
Dices: «es genial el servicio»
Dices: «che, que lindo que quedó tu autito»
Dices: «haber cuando lo manejo»
Auxita mira ambos coches alternativamente y asiente.
Te partes de risa.
Auxita dice: «eeeh, ya suficiente tengo con mi hermano obsesionado con este, ahora vos también?»
Auxita se parte de risa.
Auxita dice: «que cada que viajo con él a barcelona no lo suelta más»
Dices: «prometo no cchocarlo »
oscar simula estar borracho
Auxita mira divertida lo que hace oscar.
Auxita dice: «noo, dios me libre»
Auxita se parte de risa.
Dices: «bueno, que me verán los paparacis»
Dices: «va, no creo, esos solo miran gente famosa de verdad»
Auxita dice: «sí, vamos. Te gano una carrerita hasta plaza españa.»
Auxita se parte de risa.
Sonríes.
Dices: «de verdad?»
Auxita dice: «mm…sí?»
Auxita duda un poco pero asiente
oscar se acerca rápido a su coche y lo abre
abres rinault migane
Dices: «bueno… cuidado con chocar»
Auxita camina hasta su coche, lo desbloquea y abre
rinault migane de color verde
Salidas visibles: nada
Cierras el vehículo.
oscar se abrocha rápido el cinturón y pone el coche en marcha
El vehículo se pone en marcha.
oscar toma un camino alternativo para cortar el tramo a plaza españa.
Se ve a Auxita siguiéndolo, pero va quedando rezagada.
oscar sonríe mirando la vía y tomando algo más de velocidad.
oscar mira por el espejo retrovisor y no logra ver el coche de Auxita.
oscar se parte de risa.
Dices: «ya le gané, ya le gané!»
oscar ríe a carcajadas mientras maneja.
El vehículo se detiene al llegar a su destino.
oscar apaga el motor y sale del coche
Abres el vehículo.
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Salidas visibles: sur, norte, abajo, torre, edificio, casa-gallardo, cuesta-san-vicente, calle-de-leganitos, calle-ferraz, cafeteria, martin-de-los-heros, juan-alvarez-mendizabal, y calle-de-bailen
Cierras rinault migane
oscar se fija y nota que auxita todavía no llegó
oscar espera cruzado de brazos que auxita llegue, sin poder ocultar una sonrisa
coche eléctrico Sundoor acava de llegar.
coche eléctrico Sundoor apaga el motor.
Las puertas de coche eléctrico Sundoor se abren.
oyes sirenas cerca de aquí.
Auxita sale de coche eléctrico Sundoor.
Auxita cierra coche eléctrico Sundoor
Auxita se fija en que oscar ha llegado y la espera
Auxita dice: «bueno, lo que es tener un coche nuevo, eh?»
Te partes de risa.
Dices: «hasta que llegaste!»
Auxita se acerca a oscar y lo mira sonriendo.
Dices: «ya estaba aburrido de esperar»
Dices: «yo dije, me engañó y se fue por ahí»
Auxita dice: «mira, hubiera hecho eso, dejarte plantado»
Auxita se parte de risa.
oscar mira hacia todos lados
Dices: «escuchaste las sirenas?»
Auxita mira también a su alrededor y asiente.
Dices: «espero que no nos vengan a buscar»
Te partes de risa.
Auxita dice: «uff, espero que no realmente, que vinimos rapidito.»
Dices: «vamos a mi casa? o vas a la tuya y luego a la mía»
Auxita dice: «no, voy a la tuya a esperarte, ya me tomé el día libre»
Dices: «que fácil, vamos»
oscar camina decidido hasta la torre
Auxita se vuelve a reír y se encamina a la torre
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y Un portero aquí.
Salidas visibles: fuera
Auxita ha llegado.
oscar camina hasta el ascensor
Auxita dice: «bueno, muy deportista vos, pero prefiero el ascensor»
Auxita lo sigue
oscar pulsa el botón del ascensor
Dices: «ya hice mucho por hoy»
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
Auxita dice: «y lo hacés de motus propio? o te asesora alguien…mira que te rehabilitaste recién de un accidente grosísimo.»
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
oscar entra al ascensor
Auxita entra con él
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Salidas visibles: nada
Auxita ha entrado.
oscar pulsa el botón de la planta 4
Dices: «un poco de motus propio, la verddad»
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Dices: «igual si no estaría rehabilitado no lo haría»
Auxita dice: «sí, es mejor que seas prudente con eso.»
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 4 y las puertas se abren.
Auxita sale.
oscar camina saliendo del ascensor
sales del elevador.
La planta número 4
Te encuentras con Auxita.
Salidas visibles: nada
oscar saca de un bolsillo de su pantalón las llaves y abre la casa
Abres la puerta de la casa.
Entras en la casa.
casa de oscar
Salidas visibles: nada
Auxita Entra en la casa.
oscar cierra la puerta luego de que auxita entró
Cierras la puerta.
oscar señala a auxita una cinta de correr
Dices: «mirá el chiche nuevo que tengo»
Auxita se adentra a la casa y sigue la señal de oscar, sorprendida.
Auxita dice: «sii, me estaba fijando, sí que te estás tomando los entrenamientos en serio!»
Sonríes.
Auxita dice: «pero nunca había visto una así, de donde la compraste?»
Dices: «claro, que sino me ganan y uf, el de los videos queda mal parado»
Auxita asiente y sonríe ampliamente.
Auxita dice: «claro, hay que mantener la buena reputación.»
Dices: «se abrió una sección deportiva en el centro comercial de alcalá»
Auxita piensa y asiente
Dices: «ahí venden muchas variedades de esas cintas»
Dices: «subite, mira»
Auxita dice: «aaah, recuerdo haber visto la notificación en el teléfono pero no le di importancia la verdad.»
oscar asiente sonriendo
Auxita dice: «uy, veamos.»
Auxita se acerca a la cinta y sube a ella.
Auxita sube en cinta de correr profesional Logic Integrity Fitness y está a punto de iniciar su running.
Dices: «ahora vas a ir a toda velocidad »
Auxita dice: «bueno, ya vos sabrás como programar esto»
Auxita dice: «uuy…»
oscar se acerca y aprieta un botón
Auxita pone cara de circunstancia pero asiente
Sonríes.
Dices: «bien, ya inició»
Auxita comienza a correr, sobresaltada por la velocidad inicial
Auxita dice: «dioos, esto me va hacer volar!»
Te partes de risa.
Auxita continúa intentando tomar el ritmo mirando hacia todos lados.
Auxita dice: «ay diooos, esto no es para mí!»
Auxita se parte de risa.
Dices: «cuidado no te caigas eh?»
Auxita corre intentando mantener el equilibrio, riéndo por la impresión.
oscar aprieta el botón para que pare la cinta
Auxita dice: «apuesto a que a mi hermana esto le va a gustar»
Sonríes.
Dices: «pienso que sí»
Auxita mira agradecida a oscar y se baja, un tanto agitada
Auxita se baja de cinta de correr profesional Logic Integrity Fitness.
cinta de correr profesional Logic Integrity Fitness se detiene al quedar vacía.
Dices: «bueno, ahora este muñeco se va a bañar, que hace un calor que ni te digo»
Auxita suspira un tanto cansada y asiente.
Auxita dice: «dale, yo te espero»
Auxita se sienta a esperar a oscar, mientras tanto revisa el móvil para leer con detenimiento la noticia de la nueva sección deportiva en el centro comercial.
oscar se marcha a bañarse y vuelve tras 15 minutos, ya limpio y con la ropa cambiada
Dices: «estoy lindo »
Te partes de risa.
Auxita alza la mirada del móvil al oírlo
oscar se golpea el pecho
Auxita dice: «sí, sí.»
Auxita se parte de risa.
oscar se sienta en una silla
Auxita dice: «autoestima alta, creo que mis terapias en algo sirvieron.»
Dices: «todo sirve»
Auxita sonríe
Dices: «y contame, que es de tu vida?»
Auxita dice: «bueno, ahora ando a full trabajando, tengo varios casos en el instituto de psicología que voy llevando bien.»
Dices: «que bueno, la verdad. »
Auxita dice: «a veces me pego mis viajecitos a barcelona, largos pero reconfortantes porque mis hermanos están ahí y voy a verlos cuando tengo oportunidad»
Dices: «yo tengo un amigo que es psicólogo que vive en argentina, a veces muy de vez en cuando chateo con el, digamos que recuperamos un poco el contacto por sms»
Auxita dice: «aaah mira qué bueeno, y hablando de contactos, con tus hijos no hablaste más?»
Dices: «cuando hablé por última vez… hará un mes?»
oscar se lleva una mano a la cabeza y piensa
Dices: «mmm creo que sí»
Auxita dice: «qué bien, es bueno que sigas contactándolos, eso les hará ver que realmente te interesa saber de sus vidas y demás»
Dices: «por suerte está todo mas o menos bien, igual estoy tratando de comvencer a esteban por lo menos de que venga a madrid»
Dices: «con los otros dos está jodido, pero los vamos ablandando de a poco»
Auxita dice: «aaah, estaría bueno si está dentro de tus posibilidades traerlo. siempre un vínculo familiar es bueno. por cierto…y cami?»
oscar desvía la mirada y suspira
oscar vuelve la mirada hacia auxita
Auxita mira hacia todos lados y luego vuelve a mirar a oscar
Dices: «por ahí debe andar, ni idea»
Auxita lo mira a los ojos
Auxita murmura: «como va la cosa? ella sigue terapia? o no»
oscar le aguanta la mirada
Murmuras: «no, no sigue nada»
Murmuras: «y mis sospechas, están siendo ya casi que evidentes de que sí »
Auxita suspira levemente y le pone todavía más atención.
Murmuras: «pero no lo quiero confirmar, no quiero creerlo todavía»
Auxita murmura: «es natural que no quieras creerlo, es realmente muy fuerte y compleja la situación.»
Auxita murmura: «pero por qué? Tuviste algún indicio más?»
Murmuras: «mmm… yo creo que no es normal que una hermana se muestre delante tuyo sin ropa interior»
Auxita se sorprende notoriamente pero intenta recomponerse rápido
oscar suspira al ver el gesto
Auxita murmura: «uff, esto está más jodido de lo que se piensa. Pero, ya tuviste oportunidad de hablar con ella de sus comportamientos? o seguís sin decirle nada»
Murmuras: «de hecho la estoy ignorando, haber que hace»
Murmuras: «porque sí hablé, y me trató de loco»
Auxita murmura: «ah…bueno, pero sabés que la indiferencia duele mucho, verdad? más incluso que cualquier golpe físico.»
oscar asiente
Auxita murmura: «bueno, difícilmente reconozca si es que siente algo.»
Murmuras: «yo tengo la esperanza de que colapse»
Auxita murmura: «mmm es posible, aunque dimensionás que colapsar pudiera suponer una crisis mayor?»
oscar piensa un momento
Murmuras: «podría ser, pero bueno… es la única manera que encuentro para que me confirme realmente »
Auxita asiente ante el comentario del hombre
Auxita murmura: «por ejemplo, que ella también te ignore o por el contrario, si realmente siente lo que siente, se acentúen más los comportamientos que lo demuestren, hasta el punto de ya no sentir pudor ni nada. ojo, yo siempre te hablo en supuesto, tampoco puedo confirmar ni descartar nada»
oscar asiente, pensativo
Auxita murmura: «es extremo, pero válido»
Murmuras: «ella hasta ahora no me ignora, pero yo sí»
Murmuras: «y eso hace que a la larga, no se gaste en hablarme»
Auxita murmura: «claro, pero entonces cada uno hace su vida por su lado supongo, aunque vivan en la misma casa.»
oscar asiente
Auxita murmura: «sin informarse ni nada»
Murmuras: «supuestamente ella se compró una casa»
Murmuras: «en guadalajara»
Murmuras: «pero es como raro, por que no quiere irse»
Auxita murmura: «ah sí? recuerdo que Aurora me contó que algo de eso le había dicho ella cuando vino a hablar con ustedes en casa, para que vinieran. esa vez que yo estuve enferma.»
Murmuras: «si yo cuando me compré la casa tenía unas ganas enormes de venirme enseguida»
oscar asiente
Auxita murmura: «sí, me pasó lo mismo. de hecho era lo que más anhelaba en su momento»
Auxita murmura: «igual capaz no se sienta lo suficientemente preparada para responsabilizarse de una casa, mantenerlas de hecho no es tan sencillo como parece»
Murmuras: «por eso, como es que teniendo una casa en un polígono, porque conozco bien ese lugar, no se haya ido ya a vivir ahí»
oscar asiente
Murmuras: «bueno, eso puede ser verdad»
Auxita murmura: «es realmente llamativo, pero no podemos saberlo a ciencia cierta.»
Murmuras: «yo tengo que hacer algo para saberlo definitivamente»
Auxita lo mira atentamente.
Auxita murmura: «y tenés algo en mente que puedas hacer?»
oscar piensa
oscar baja la mirada
Murmuras: «de momento no»
Murmuras: «pero ya se me ocurrirá, supongo. si no estalla la bomba antes»
Auxita murmura: «bueno, podés pensarlo, pero recordá que la situación es compleja, no es cualquier cosa lo que tendrías que confirmar o descartar, si fuera el caso.»
Murmuras: «soy consciente que esta situación hasta inclusive podría afectarme»
Auxita murmura: «qué bueno que lo seas, eso te ayudará a prepararte de cierto modo para lo que sea que habrás de afrontar. De momento no te precipites, las cosas tienen que caer por su propio peso»
oscar asiente
Murmuras: «claro, es lo que me han dicho antes de hecho, todo viene a su debido tiempo»
Murmuras: «pero nada, con fe que todo va a llegar»
Auxita le sonríe levemente y asiente
Auxita dice: «veo que realmente estás mejor y me alegro mucho, en verdad.»
oscar sonríe y asiente
Dices: «gracias, auxi»
Auxita dice: «y ahora, a seguir adelante.»
Dices: «en gran parte es tuyo esto también»
Auxita dice: «de nada, siempre estoy para lo que necesiten, tanto vos como cami»
Auxita sonríe
Auxita dice: «me alegra si pude aportar algo, en serio»
Dices: «me gustaría que algún día te encuentres con ella»
Auxita dice: «sii, será cuestión de coordinar, ahora tengo los horarios muy ajustados, pero los fines de semana siempre puedo hacerme de tiempo»
Sonríes.
Dices: «ahora es una señora ocupada»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Auxita dice: «sí, es lo que tiene ser una psicóloga de renombre»
Auxita guiña un ojo y se ríe
Dices: «eso mismo»
oscar repite el gesto, sonriendo
Auxita dice: «y hablando de eso, me temo que tengo que irme ya.»
oscar piensa
Auxita desbloquea el móvil y mira la hora, asintiendo.
Auxita se fija en el gesto pensativo de oscar
Dices: «sí, me temo que sí, ya algún paciente la llamará diciéndole que le tiene miedo a las puertas batientes»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Auxita dice: «lo dirás en joda pero mira que hay de esos, eh?»
Dices: «auxiitaa, tengo miedo a las puertas batientees»
Sonríes.
Auxita dice: «unas fobias que si te contara te pueden parecer hasta absurdas.»
oscar habla entre risas
Dices: «si, ya creo que sí»
Auxita se ríe con él
Dices: «la novia de mi amigo le tiene fobia a los abejorros»
Dices: «hasta no puede respirar cuando ve uno acercarse»
Auxita dice: «um, eso es jodido»
Auxita dice: «puede tener ataques de pánico por eso si la cosa se sigue intensificando»
oscar asiente
Dices: «yo supongo que sí, igual él la trata de tranquilizar pero no, sigue con eso»
Auxita dice: «yo a lo que le desarrollé fobia ahora mismo es a esa cinta.»
Auxita mira la cinta fingiendo temblar
Auxita dice: «que casi me muero!»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Dices: «mira cuando aurora se la compre»
Auxita niega efusivamente.
Dices: «corré boluda, corré»
Auxita dice: «sin aparato me destrozaba en su tiempo, con aparato…»
Sonríes.
Auxita se interrumpe porque no puede aguantar la risa
Te partes de risa.
Dices: «dioos, me duele la panza de reírme»
Auxita dice: «a mí también…»
Auxita se parte de risa.
oscar se retuerce en la silla
Auxita dice: «yo mejor no le digo en serio a Aurora de la existencia de esto, porque soy mujer muerta»
Auxita sigue riendo
Dices: «igual yo supongo que en algún momento lo sabrá… que lástima no tengo su número»
Auxita dice: «boluuudo, serías capaz de atentar contra mi vida así? No exagero, no conocés a mi hermana»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Dices: «bueno, supongo que… sí?»
Auxita respira profundo intentando dejar de reírse
oscar se ríe a carcajadas
Auxita se levanta de la silla, todavía entre sonrisas.
oscar se levanta para abrirle la puerta
Auxita dice: «dios, hace tiempazo no me reía así, en serio. creo que voy a venir más seguido junto a vos»
Dices: «venga venga, que hay que correr en la cinta»
Auxita dice: «eeh, pero yo quiero reír, no morir!»
Auxita se parte de risa.
Sonríes.
Auxita dice: «que el deporte y yo somos rivales»
oscar se adelanta y abre la puerta de la casa
Abres la puerta.
Dices: «voy a fundar un club»
Dices: «se va a abreviar, EDP»
Auxita se acerca a la puerta pero sigue mirándolo
Dices: «el deporte es peligroso»
Auxita sonríe
Sonríes.
Dices: «ves como pienso en la gente como vos»
Auxita asiente
Auxita dice: «gracias!»
Auxita dice: «primera asociada, yo! que mira que justo eso pienso de a penas caminar»
Dices: «vamos vamos, todos asóciense al EDP»
Auxita no puede evitarlo y se vuelve a reír
Auxita dice: «hablando de eso, espero poder verte con los remos en vivo y directo »
Dices: «bueno, que seguro te espera un paciente con miedo al miedo»
oscar asiente
Dices: «vas a ir a remar, que es diferente»
Auxita lo mira sorprendida.
Auxita dice: «yo, remar? sí seguro»
Dices: «ya ves que me ganas»
Dices: «contacta con la chica de la muerte»
Auxita dice: «sí, lo que voy a ganar va a ser cuando mucho experiencia, y la risa de unos cuantos»
Auxita dice: «la chica de la muerte voy a terminar siendo yo, ya te digo»
Dices: «pero eso es para divertirse, no hay mas»
Te partes de risa.
Dices: «serás lo que debas ser»
Dices: «o no serás nada»
Sonríes.
Auxita dice: «uy, eso te quedó muy filosófico amigo. y no sé si el deporte y la filosofía se llevarán bien»
Auxita se parte de risa.
oscar ríe intentando no hacerlo, se pellizca para no reírse
Auxita lo mira y le guiña un ojo
Auxita dice: «pero si te querés reiiir, mirate»
Auxita se parte de risa.
Dices: «basta noo…»
Te partes de risa.
oscar llora de la risa
Auxita sigue riéndose sin parar
Auxita dice: «estás tan loco como siempre, por ahí me convencés y me animo a remar y todo al paso que vamos»
Dices: «bueno, que va pasar alguien y nosotros acá, con la puerta abierta muriéndo de risa»
Auxita dice: «siii, eso es cierto»
Auxita habla intentando calmar la risa
Dices: «sí, a remar a remar, que hasta en los noviazgos se rema»
Dices: «y en las familias»
Auxita dice: «uy sí, en la vida misma se rema»
Auxita asiente y sonríe.
Dices: «todo es un constante remo»
Sonríes.
Auxita dice: «totalmente de acuerdo»
Dices: «hasta remas con los pacientes»
Auxita dice: «uff sí, y que lo digas. Con algunos se hace más pesado remar que con otros, y no precisamente por el peso corporal»
Sonríes.
Auxita dice: «pero eso, la vida misma es un constante remar, superar límites»
Dices: «lo estás diciendo por mi? »
Te partes de risa.
Auxita lo mira de arriba a abajo
Auxita dice: «allá vos y tus complejos.»
Auxita sonríe
Dices: «y mira que hemos remado eh»
Auxita dice: «hemos remado, pero conseguimos creo yo llegar a buen puerto»
Auxita dice: «si estás acá es por algo»
Dices: «sí, ya el barco tocó bocina y desembarcó»
oscar asiente
Auxita dice: «bueno, ya vamos a ir coordinando encuentros, te parece?»
Dices: «sí, tenemos que vernos mas seguido»
Auxita dice: «así va a ser, por momentos como este de ahora vale la pena.»
Auxita sonríe
Dices: «por cierto, que es de la vida de melany ahora?»
Auxita suspira
Auxita dice: «aah, mi pobre melany. Anda a full»
Auxita dice: «no sé si llegaste a ver que de nuevo la mencionaron en el periódico.»
Dices: «algo supe, que está reemplazando a tania megan, algo así»
Auxita dice: «sí, tiene un cargo todavía más importante en la agencia donde venía trabajando. Casi no la veo ya por casa porque anda con este tema»
Dices: «tiene que ser complicado eso entonces»
Dices: «pero lo bueno, es que no la matarán»
Dices: «yo creo»
Auxita dice: «mm, yo no estaría tan segura, con el cargo nuevo según me dijo está incluso más expuesta. pero claro, en teoría no deberían dejarla desprotegida.»
oscar piensa un momento y asiente
Dices: «bueno, sería como que muerdan la mano que les da de comer»
Auxita dice: «pero yo en serio espero que no la maten, y que pueda aguantar la presión que supone todo esto»
Dices: «espero lo mismo»
Auxita dice: «a ver si podemos agarrarla y hacer un encuentro así con ella inclusive. creeme, le hace falta descomprimir»
Dices: «bueno, ahora te dejo ir, que tendrás mucho que hacer»
oscar asiente
Dices: «alguna comida tenemos que hacer»
Auxita asiente y se acerca para despedirse con un leve abrazo del hombre.
oscar abraza a auxita levemente
Auxita dice: «siii, algo bien de nuestra región, asado o cosas así»
Auxita sonríe
Sonríes.
Dices: «haber que hacemos, como coordinamos »
Auxita dice: «ya lo iremos viendo»
oscar asiente
Auxita dice: «nos vemos, oscar, un gusto volver a verte, y tan bien»
Auxita dice: «seguí así»
Dices: «gracias auxi, ahí nos vemos… también el gusto es mío»
Auxita asiente, le regala una sonrisa y se dirige hasta la puerta para salir
oscar le devuelve la sonrisa a auxita
Auxita sale de la casa.
Cierras la puerta.