• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: Nuevos Compañeros del Infierno

Punto de vista: Humberto.

Un piso de la IDO
llaman al timbre de la puerta.
Humberto se acerca hasta la puerta y obsserva por la mirilla.
arnulfo está ordenando su habitación

Te encuentras con Eloy y arnulfo,
Humberto coge el pomo, lo gira y abre la puerta.
arnulfo siente curiosidad de salir, pero se contiene y sigue en lo suyo
Pepi Entra en la casa.
Pepi dice con acento gallego, «buenas tardes, doctorciño, vengo como quedamos la otra vez el otro día.»
Humberto mira a la mujer.
Dices con acento Melillense, «llega tarde, espero que no se le haga costumbre.»
Pepi se sonroja un poco y niega.
Pepi dice con acento gallego, «No se preocupe, no vuelve a pasar que se lo digo yo como que me llamo Josefina buño, doctor.»
Dices con acento Melillense, «muy bien, recibirá su paga y lo que acordamos, ahora que tenemos a dos impedidos más.»
arnulfo termina de ordenar su habitación; de vez en cuando escucha la conversación de afuera
Dices con acento Melillense, «ya sabe, si le dan problemas haga la notificación correspondiente. sobre todo con la ciega, que recién ha llegado y tiene la pobre muchos problemas mentales. así que mantenga las distancias por su propia seguridad.»
Pepi aprieta los labios y asiente en silencio .
Dices con acento Melillense, «bien, ahora debo salir. Deje todo como usted ya sabe.»
Pepi vuelve a asentir y se dirige a la cocina.
Humberto sale y cierra tras de sí.
arnulfo murmura: «así que se va… y a mí que ni al reyano me saca el hijo de… ains, arnulfo qué te pasa»

Punto de vista: Eloy

Eloy abre la puerta de su habitación y sale pringado de pintura.
arnulfo no se ha percatado de eloy
Eloy se quita la camiseta y se comienza a limpiar manos y antebrazos.
Eloy se dirige a la cocina y ve a Pepi.
arnulfo se detiene ante la cocina, aún no se ha percatado de eloy
Pepi sigue entretenida terminando de limpiar la cocina.
Eloy se fija en la silla de ruedas y el hombre joven que está sentado en ella y lo esquiva, entrando en la cocina con sigilo.
arnulfo niega al ver la acción del otro chico
Eloy se acerca por detrás a la mujer.
Eloy se cuelga la camiseta al hombro y le empuja con ambos índices por la cintura.
Pepi grita: «Ay, mi Dios bendito!»
Pepi se gira con la mano en el corazón.
Eloy mira a la mujer y sonríe ampliamente.
arnulfo entra en la cocina y le hace señas a eloy, como indicando que la mujer está trabajando
arnulfo saluda a pepi
Pepi respira profundo mientras se serena y le da un cachetón a eloy con afecto.
Pepi dice con acento gallego, «traviesiño, no sé como es que siempre me asustas.»
Pepi se fija en el joven en silla de ruedas y abre los ojos como platos.
Eloy observa la expresión de la mujer y se tensa.
arnulfo dice: «tranquila, que no soy un fantasma aunque seguro lo parezco»
Eloy se gira con brusquedad pensando que algo malo pasa y mira al tio en la silla.
arnulfo hace un gesto tranquilizador a eloy
Pepi dice con acento gallego, «pero hijiño, qué haces tú aquí?»
arnulfo dice: «ya ve, diero nconmigo y derechito a la cárcel»
Eloy achica los ojos, esforzándose por leer los labios.
Pepi dice con acento gallego, «pero qué cosas, hijiño. Yo pensaba que tú tenías tu …como es que le dicen, bueno alguien que viera por ti… que por eso no estabas aquí.»
arnulfo niega con la cabeza.
Eloy observa el intercambio y permanece alerta.
arnulfo dice: «no; si por eso le digo que dieron conmigo y a la cárcel»
Pepi niega con la cabeza.
arnulfo dice: «que si cuando la conocí hubiera tenido un tutor me habría visto con esta cosa»
arnulfo señala la chapa
Pepi dice con acento gallego, «pero cómo dices eso, hijiño. Esta no es la cárcel. Es la IDO, corazonciño.»
arnulfo dice: «la IdO y la cárcel se parecen»
Pepi se fija en la chapa.
arnulfo dice: «llevo casi dos semanas aquí y no me han sacado ni al reyano»
arnulfo dice: «porque según esto no podemos salir solos»
Pepi dice con acento gallego, «Pues la verdad yo no recuerdo si la vi antes o no. pero de todas formas, hijiño. Aquí se supone que os cuidan.»
Eloy sigue atento, pillando retazos de la conversación.
Pepi mira a ambos desconcertada.
arnulfo dice: «no sé a él, pero al menos a mí ni a la esquina me dejan salir»
Eloy se saca el móvil del bolsillo, y comienza a escribir con rapidez.
Eloy pone el móvil frente a la cara del tio.
En el móvil se lee… eres idiota? No metas a doña pepi en quejas, macho, quieres que deje de venir? que no te enteras como va esto? Sabes lo que pasará como Humberto se de cuenta de que te andas quejando? cierra el pico.
Pepi mira lo que hace eloy sin darle mucha importancia y se fija en Arnulfo.
Pepi dice con acento gallego, «Hijiño, mira, seguro que lo que ocurre es que te están dando tiempo para adaptarte. Mira, el doctor este es así gruñonciño, pero … él está para cuidaros. »
arnulfo dice: «puede ser»
arnulfo mira a eloy como diciendo: ya nada me importa, así que…
Pepi dice con acento gallego, «Mira, si no, pregúntale aquí a eloyciño, él sabe que yo siempre vengo y le traigo sus pinturas, y de vez en cuando cosiñas de mi tierra. si a ti te apetece algo tú no más dile a la pepi y yo te lo traigo. Eso sí, mejor no lo hablamos con el doctorciño porque él siempre anda muy ocupadiño para molestarlo con estas cosiñas, pero yo me ocupo, no hay problema.»
Eloy resopla, fastidiado.
Eloy vuelve a teclear en el móvil.
Pepi sale de la cocina para limpiar el salón.
arnulfo le sonríe a doña pepi
Eloy le muestra el móvil al otro tio en el que se lee:
Como quieras, tio, pero con esa actitud aquí dentro no vas a aguantar mucho.
Eloy sale tras Pepi para ayudarle.
Pepi sonríe al ver a Eloy dirigiéndose como siempre hace a por su cesta de la ropa sucia.
Pepi va sacudiendo el polvo del salón mientras retoma el canturreo y de vez en cuando pasa cerca de Arnulfo.
arnulfo se desplaza por su cesta de ropa sucia
Pepi mira a Arnulfo y sonríe.
Pepi dice con acento gallego, «si es que sois tan monos, que yo puedo hacer esas cosiñas solas, pero siempre quereis hacer alguiño.»
arnulfo dice: «bueno es que eso de no hacer nada como que no»
Eloy lleva la cesta hasta la cocina y sigue hacia la galería donde está la lavadora y la secadora.
arnulfo hace lo propio con su cesta
Eloy se para la ropa por colores como le ha enseñado pepi
Pepi sigue tras Arnulfo y pasa por su lado.
Pepi mira a eloy y sonríe ampliamente.
Eloy añade la camiseta que llevaba puesta y enciende la lavadora.
Pepi se gira para ver al otro chico y sonríe.
La cara de arnulfo se pone colorada como un tomate.
arnulfo dice: «ups»
Pepi dice con acento gallego, «eloy es muy listiño, ha aprendido rapidiño, si tú no sabes alguna cosa yo te la puedo enseñar. que no me cuesta nadiña, sabes, hijiño?»
arnulfo asiente afirmativamente.
Pepi sonríe muy contenta.
Eloy coge la cesta de la ropa de Arnulfo y la deja para la próxima tanda.
arnulfo dice: «pues como dijo, todo esto es nuevo…»
Pepi le hace una caricia a eloy en el hombro.
arnulfo agradece a eloy con un gesto
Eloy se detiene y asiente al joven, luego mira a Pepi con emoción contenida.
Pepi dice con acento gallego, «otro día os enseñaré a preparar una comidiña rica, pero eso sí, lo haremos cuando el doctor no esté, que el se pone nervioso de veros en la cocina, seguro que por que teme que os hagais daño. Pero yo cuido de que no os pase nadiña, la Pepi está siempre pendiente, hijiños.»
arnulfo sonríe de emoción
Se acavó el peo y to solucionao. Mundo virtual guardado.
[Humor Cyberlife]: Qué oportuno, como siempre.
Eloy lee los labios de doña Pepi y asiente, mirando a arnulfo.
arnulfo dice: «sería buena idea, señora»
Pepi dice con acento gallego, «bueno, voy a limpiar el baño que si no me llega la hora y el doctor se enfada, que es muy cuidadoso de la limpieza.»
Pepi asiente a Arnulfo.
arnulfo asiente
Pepi dice con acento gallego, «ahora esperadme en el salón, que cuando termine os hago una meriendiña super riquiña, ya lo vereis.»
Pepi sale hacia el baño con rapidez.
Eloy sale de la galería y coge un vaso del gabinete.
Eloy se gira y le enseña el vaso a Arnulfo.
Eloy abre la nevera y saca un bote de zumo, sirve un poco en el vaso y bebe, mientras ve al otro joven con detenimiento.
arnulfo mira el vaso; posteriormente mira a eloy sin saber cómo comunicarse con él
Eloy se fija en las manos de Arnulfo y se queda inmóvil un instante con el vaso en los labios.
Eloy se termina el zumo y deja el vaso en la encimera.
arnulfo no sabe qué hacer ante la reacción del chico
Eloy toma otro vaso del gabinete que está sobre la encimera y vuelve a la nevera, sirve zumo y se lo extiende a Arnulfo.
arnulfo recibe el vaso, luego mira a eloy a los ojos
arnulfo bebe el zumo a pequeños sorvos
Eloy se fija en su mano una vez más y desvía la mirada, bebiendo de su vaso con fruición.
Eloy se termina el zumo y enjuaga el vaso, dejándolo sobre el escurridor de la encimera.
Eloy coge de nuevo su móvil y vuelve a pulsar tan rápido como puede.
arnulfo termina de beber el zumo, posteriormente enjuaga el vaso como lo hizo eloy
Eloy muestra el móvil a Arnulfo.
En el móvil se lee: si yo fuese tú, cuidaría mejor de mis manos. a humberto le encanta explotar nuestras debilidades, ten eso siempre presente, macho.
Eloy guarda su móvil y sale hacia el salón.
Pepi sale del baño, satisfecha.
Pepi mira a eloy en el salón y sonríe.
arnulfo se desplaza hacia el salón, para después situarse de modo tal que eloy pueda leer sus labios
Pepi mira al joven en la silla.
arnulfo dice: «dime a qué me enfrento»
Pepi dice con acento gallego, «estais listos para merendar, hijiños?»
Pepi se queda atónita ante las palabras del joven.
arnulfo nota el jesto de pepi
Eloy mira al joven con los ojos abiertos y ganas de estrangularlo por su imprudencia.
Pepi dice con acento gallego, «pero qué dices, hijiño? Por qué le hablas así a eloy, si este chavaliño es un pan, como te vas a enfrentar a él que ni siquiera te puede escuchar?»
Pepi lo mira muy seria con gesto reprobatorio.
arnulfo dice: «yo y mis cosas… no me refería aél, descuide»
Pepi mira a ambos jóvenes y asiente.
Pepi dice con acento gallego, «pelearse no es bueno, hijiños. ahora esperadme, voy a por la meriendiña. quise que estuviera la jovenciña nueva, pero no me responde a la puerta, capaz se ha dormido como tronco.»
arnulfo dice: «sucede que para mí todo esto es nuevo y cada cosa es como un desafío. así que por eso lo dije»
Pepi va a la cocina y comienza a trastear preparando la merienda.
arnulfo dice: «en realidad me refería a que me explicara cómo funcionan las cosas por aquí»
Pepi habla en voz alta al escuchar a arnulfo.
Pepi dice con acento gallego, «claro, hijiño. Seguro que Eloy te puede explicar muchas cosiñas, tú no te preocupes de nada, aquí vas a estar muy protegido y bien cuidado.»
Eloy mira a Arnulfo con intensidad.
Eloy coge su móvil una vez más y teclea con rapidez.
Eloy le enseña el móvil a Arnulfo.
En el móvil se lee: si no ccrees que exista el infierno, puedes empezar a creerlo desde ahora.
Eloy deja que Arnulfo lea y enseguida borra el mensaje.
arnulfo dice: «ya creo, porque justo hace un año lo conocí»
Pepi sale con una bandeja donde hay vasos con zumo, pastelitos y galletitas y se los deja sobre la mesita del salón.
Pepi dice con acento gallego, «a quién conociste, hijiño? Yo he conocido mucha gente, eso es muy divertidiño.»
Pepi mira a ambos chicos y sonríe.
arnulfo mira a pepi como pidiendo permiso para empezar a comer
Pepi dice con acento gallego, «aquí os dejo la meriendiña, coged sin pena que os lo he preparado para vosotros.»
Pepi dice con acento gallego, «voy a terminar con la ropiña.»
Pepi va a la cocina y entra en la galería.
arnulfo asiente afirmativamente.
Eloy coge varios pastelitos y galletas, los envuelve en servilletas y se levanta a toda prisa del sofá dirigiéndose a su habitación.
Eloy regresa a toda prisa, se sienta y coge un pastelito, mordisqueándolo despacio.
arnulfo savorea un pastelito
Pepi sale de la galería y de la cocina y llega hasta el salón.
Pepi mira a los jóvenes y sonríe.
arnulfo mira a eloy, como disculpándose por algo
Pepi dice con acento gallego, «Eso, así me gusta, que comais porque nadie va a decir que la Pepi no se ocupa de daros buena comidiña, eh? que estais muy delgadiños.»
Eloy asiente de manera casi imperceptible, mientras se dedica a mirar a pepi.
arnulfo sonríe a pepi mientras come sin ensuciarse
Eloy se fija en el joven un instante y sigue comiendo.
ascensión se despereza y se levanta
Eloy coge el vaso de zumo y bebe.
arnulfo bebe zumo, se nota que lo disfruta
ascensión va a tientas hasta la puerta de la habitación y la abre, cogiendo el bastón de la esquina de la pared
Pepi dice con acento gallego, «No os vayais a dejar nadiña, hijiños. Igual ya os dejaré la cenita peprarada, pero ahora dejadme un momentiño que termino con la otra ropiña.»
ascensión murmura con acento milanés, «quien cojones será esa.»
arnulfo asiente al no poder contestar por tener la boca llena
ascensión sale al pasillo
ascensión grita: «eh, que pasa! otra al agujjero! o que!»
Pepi entra en la cocina y sigue de nuevo a la galería. Saca la ropa de la secadora y pone la última tanda en la lavadora.
arnulfo se sobresalta con el grito de ascensión
ascensión se dirije hacia el salón, tanteando las paredes
Pepi sale a prisa al escuchar el grito.
Pepi llega al salón y ve a la chica con el bastón en la mano.
ascensión dice con acento milanés, «que pasa, nadie me va a hablar, o qué»
arnulfo dice: «perdón, pero no podía contestar porque estaba comiendo»
Pepi dice con acento gallego, «mi dios bendito, hijiña, que susto. Si es que te estuve tocando a la puerta pero no salía nadie. Yo soy la Pepi, vengo a limpiar dos veces a la semana. quieres meriendiña?»
Eloy ve a la chica pero no se inmuta demasiado.
ascensión dice con acento milanés, «anda, no sabía que la IDO contrataba a gente para limpiar. oye, pues ya que estás, dale un fregao a mi cuarto que está hecho una mierda»
ascensión se acerca hacia la voz de arnulfo
arnulfo dice: «que me ha pegado un susto de aquellos»
ascensión dice con acento milanés, «ostras, comiendo sin mí?»
ascensión rodea a arnulfo y choca con la mesa violentamente
arnulfo dice: «bueno es que la señora pepi le ha tocado la puerta y no hubo respuesta alguna»
Pepi dice con acento gallego, «los jueves tocan las habitaciones, hijiña, no hay problema. Yo siempre os puedo ayudar con vuestras cosiñas.»
ascensión grita: «joder, quien ha movido esto de sitio»
ascensión jira la cabeza hacia la chica, «No, si vienes a limpiar vienes a limpiar. Que le den por culo a la cocina y te metes con mi habitación»
Eloy mira a la chica fijándose en el bastón y en sus ojos.
arnulfo mira serio a la chica
ascensión dice con acento milanés, «si total, la cocina en dos o tres días va a estár sucia otra vez»
arnulfo mira a eloy como diciendo: ella está peor que yo
ascensión tantea la mesa y encuentra un plato. Tantea otra vez y posa la mano sobre un pastel, yenándose de crema. lo coge sin importar mancharse
Pepi dice con acento gallego, «Lo siento, hijiña pero yo sigo órdenes del doctor. »
ascensión dice con acento milanés, «ostias, pastelitos»
ascensión coge el pastel y se lo lleva a la voca
ascensión dice con acento milanés, «tu misma»
ascensión dice con acento milanés, «limpias mi habitación, o te dejo todo esto perdido otra vez»
Eloy observa a la chica, intentando descifrar lo que dice.
ascensión come rapidamente y vuelve a tantear la mesa, encontrando las galletas. coge dos o tres y las come junto con el pastel
arnulfo se desplaza a su habitación, al cabo de un rato vuelve con el móvil; luego escribe lo que dijo la chica y se lo muestra a eloy
ascensión dice con acento milanés, «Joder, quien ha hecho esta merienda, está cojonuda.»
Pepi dice con acento gallego, «bueno, hijiña, yo vengo aquí a limpiar. si lo ensucias, volveré a limpiarlo, no hay más remedio. Pero por más que ensucies, yo tengo que seguir las órdenes del doctor o pierdo mi trabajiño. La meriendiña la hice yo para vosotros.»
ascensión dice con acento milanés, «ostias, con la chacha»
ascensión dice con acento milanés, «que hace meriendas y todos»
ascensión dice con acento milanés, «y solo puedes venir dos días, o que»
Eloy lee el móvil del joven.
ascensión se termina el trozo y sigue tanteando la mesa, encontrando un vaso de zumo
Pepi dice con acento gallego, «sí, hijiña, vengo los martes y los jueves.»
ascensión dice con acento milanés, «y no puedes venir a hacernos la comida? que mira que un día de estos hechamos a arder la casa.»
ascensión coge el vaso y se lo bebe rapidamente. dejándolo en la mesa y emitiendo un sonoro suspiro.
arnulfo dice: «no creo que sea su obligación»
ascensión dice con acento milanés, «tampoco debería ser nuestra obligación estár aquí, no me jodas»
Eloy mira a la chica con recelo prestando atención a su intercambio con Pepi.
arnulfo dice: «pues no pero es lo que hay»
ascensión dice con acento milanés, «lo que hay»
ascensión dice con acento milanés, «mu mal lo vas a llevar aquí si piensas así, guapete»
Pepi se queda un poco desconcertada ante las formas de la chica.
arnulfo dice: «o es que crees que quiero esto»
ascensión coge otro trozo de pastel y vuelve a comer
ascensión dice con acento milanés, «mira tío, mientras tu lloras yo prefiero comerme estos pasteles que están de puta madre»
Pepi dice con acento gallego, «hijiños, no es bueno que os peleeis, por favor.»
ascensión dice con acento milanés, «na, yo no me peleo»
ascensión dice con acento milanés, «solo le digo lo que hay»
ascensión dice con acento milanés, «si nos van a tratar como putas cucarachas nosotros los tratamos igual.»
arnulfo dice: «verdad que son una maravilla los pastelitos?»
ascensión dice con acento milanés, «joder, y tanto, hermano»
ascensión se termina el pastel y tantea el plato ya vacío
ascensión dice con acento milanés, «venga, no hay más?»
Eloy mira a la chica y resopla pensando, luego mira a arnulfo.
ascensión dice con acento milanés, «solo me he comido dos»
Pepi dice con acento gallego, «se ve que no hice suficientes, pero el jueves os hago otro tanto.»
arnulfo mira a eloy como preguntando qué pasa
ascensión dice con acento milanés, «na, este soplapollas que no me ha avisado»
ascensión dice con acento milanés, «a saber cuanto se ha comido él»
Eloy coge su móvil y teclea con rapidez mostrándole el móvil a Arnulfo.
ascensión dice con acento milanés, «ya me tocará amí hacer la comida»
ascensión dice con acento milanés, «en fin, me voy pa la cocina que me he quedao con hambre»
arnulfo dice: «oye que llamaron a tu puerta no sé cuántas veces»
ascensión se mueve por el salón buscando una pared
En el móvil se lee: esta tia tiene toda la pinta de ser un problema, estate atento con ella, tio.
arnulfo dice: «yo en tu lugar me ocuparía de la ropa sucia»
ascensión entra en la cocina y abre la nevera
arnulfo teclea en el móvil para luego mostrárselo a eloy
Pepi piensa en si detener a la chica pero no se atreve.
ascensión grita: «ni una puta cerveza, no vaya a ser que los pobrecitos nos emborrachemos»
ascensión le da una patada a la puerta de la nevera con ravia
en la pantalla se lee: sí, ya veo; a ella sí que le costará adaptarse
Pepi mira a la chica todavía más desconcertada.
ascensión encuentra un paquete de envutido
Eloy se levanta y se acerca a Pepi.
arnulfo dice: «no hay cervezas porque esto no es una taberna»
ascensión abre el envutido y lo huele
ascensión dice con acento milanés, «coño, jamón serrano, aunque sea del malo pero bueno»
Pepi mira al joven y luego a la chica sin saber qué hacer.
ascensión cierra la nevera y busca entre varios cajones hasta que encuentra el pan vbimbo
El pito de la lavadora suena.
ascensión coloca abundante jamón en el pan y cierra un sandwich
Eloy mira el reloj de la pared.
arnulfo se desplaza cerca de la chica, luego le toca el hombro
ascensión se come el sandwich sin tostar el pan
ascensión se da la vuelta
Pepi no se atreve a entrar de nuevo en la cocina.
ascensión dice con acento milanés, «que quieres, parapa?»
ascensión come el sandwich
arnulfo dice: «no te dijeron que hay reglas?»
ascensión dice con acento milanés, «pues la verdad que no»
ascensión dice con acento milanés, «pero sabes por donde me paso las reglas?»
arnulfo dice: «no me digas, que ya veo por dónde»
La puerta de la calle se abre.
ascensión dice con acento milanés, «pues yo no lo veo»
ascensión se parte de risa.
Humberto entra y cierra la puerta.
arnulfo escucha la puerta y sale de la cocina
ascensión dice con acento milanés, «anda, otro camarada?»
Humberto mira lo que ocurre al llegar al salón.
ascensión se hace otro sandwich
ascensión grita: «que mala costumbre aquí de no saludar, no?»
Humberto dice con acento melillense, «Qué coño está pasando aquí?»
ascensión vuelve a guardar el paquete de jamón en la nevera
Humberto entra a paso firme y sigue hacia la cocina.
Humberto mira a la ciega y la coge por la garganta con fuerza.
arnulfo se tensa
ascensión se pone roja, apretando la mano con ravia
Humberto dice con acento melillense, «qué, ya empezando a ahcer de las tuyas?»
ascensión dice entre ahogos, «Suéltame…»
Humberto la coge del pelo y la aarrastra hasta la habitación.
Humberto la empuja tirándola sobre la cama.
ascensión mira al chico suspirando
Humberto cierra la puerta con pasador.
ascensión murmura con acento milanés, «me vas a pegar, eh?»
ascensión murmura con acento milanés, «eres mi tutor. a que si?»
ascensión ríe histérica y nerviosa al mismo tiempo
arnulfo teclea en el móvil
Humberto coge un par de esposas y coge a la chica atándola a los postes de la cama.
En la pantalla puede leerse: qué pasará con ella?
arnulfo le muestra el móvil a eloy
ascensión dice con acento milanés, «te vas a arrepentir de hacer esto, hijo de la gran puta»
Eloy mira el móvil y suspira.
ascensión dice con acento milanés, «supongo que ya te han dicho que le pasó a margarita»
Eloy niega con la cabeza y se dirige a encerrarse en su habitación.
ascensión dice con acento milanés, «me llegan a dejar, y esa no lo cuenta.»
ascensión dice con acento milanés, «porque soys todos unos putos cerdos. No tenéis huevos»
Humberto la mira con desprecio y sale un instante de la habitación.
ascensión grita: «alguien me va a quitar estas putas esposas? donde está la chacha?»
arnulfo presiente que no viene algo bueno y se desplaza lo más rápido que puede hasta su habitación; posteriormente cierra la puerta
ascensión grita: «eso, quitaos todos de en medio, maricones de mierda»
Humberto regresa a la habitación con una jeringa en la mano, se cierne sobre ella y la inyecta con rapidez en el cuello.
ascensión dice, «aaaah. coño, que me has hecho.»
Humberto dice con acento melillense, «aquí aprenderás a las buenas, cariño, o aprenderás a las malas. Dulces sueños.
ascensión dice con acento milanés, «quítame las putas esposas»
ascensión dice con acento milanés, «tu y yo no vamos a estár a las buenas nunca. me entiendes?»
Humberto dice con acento melillense, «eso no va a pasar, ni en las mejores fantasías o alucinaciones que vayas a tener, querida Ascensión.»
ascensión dice con acento milanés, «te digo una cosa, campeón»
ascensión dice con acento milanés, «me han sacado ya de dos centros diferentes.»
ascensión dice con acento milanés, «y sabes por qué?»
Humberto sale, cerrando la puerta con llave.
ascensión suspira
Humberto mira a Pepi.
Humberto dice con acento melillense, «si ya ha terminado, es hora de que se marche, doña Pepi. le advertí que algunos de nuestros internos están muy enfermos de la mente, si no desea volver, lo entenderé. No se preocupe.
Pepi mira al doctor consternada.
Pepi dice con acento gallego, «pobreciña, se ve que está muy malita. Y no se preocupe, doctor, yo le dije que le iba a ayudar, estos chavaliños necesitan mucho cariño, y cuidados, yo vengo el jueves. »
Humberto asiente y se acerca para abrirle la puerta.
Pepi camina hacia la puerta, mirando con preocupación hacia la habitación de la chica y sale.
Humberto cierra la puerta y se dirige a su despacho.
ascensión se va quedando dormida, producto de la droga.
Humberto rodea el escritorio y comienza a documentar el primer brote sicótico de la reciente tutoreada.
En el informe se puede leer:
Ante la inminente agresión a otros compañeros y personal que solo buscaba brindarle atención y alimentación, fue necesario iniciar el protocolo de contención ante una posible agresión tan o más violenta que las veces anteriores, según se muestra en el historial de dicha incapacitada. En una exploración inicial se presume que la joven padece de esquizofrenia y por tanto se indica tratamiento con antisicóticos y anticonvulsivantes, ya que la misma mostró los inicios de un ataque convulsivo. Se indica aislamiento temporal mientras la joven es evaluada y se den signos de alguna mejoría o respuesta al tratamiento. Como precaución a posibles autolesiones, se ha imovilizado a la joven, retirando de su alcance cualquier objeto que pueda resultar peligroso para ella o los demás tutoreados a mi cargo.

Humberto guarda el informe adjuntándolo en el sistema y apaga el ordenador.
Humberto vuelve a entrar en la habitación de la chica, retira casi todas sus pertenencias, dejando solo la ropa mínima indispensable.
Humberto mira a Ascensión y un brillo le atraviesa la mirada un par de segundos, luego se apaga y este abandona la habitación volviendo a cerrar la puerta con llave.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.