• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Reencuentro

Punto de vista: Saioa

Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «hola?»
melany te dice por teléfono, «Txiki!»
Dices por teléfono, «meeeel!»
Dices por teléfono, «jovar, por fin!»
melany te dice por teléfono, «txikiii»
Dices por teléfono, «dónde estás…»
Dices por teléfono, «me muero de ganas de verte »
melany te dice por teléfono, «Estoy en fresnedillas, en la agencia. tu?»
Dices por teléfono, «en madrid, en el club este »
Dices por teléfono, «dónde puedo verte, puedes?»
melany te dice por teléfono, «Voy para allá, vale?»
melany te dice por teléfono, «termino de hacer unas gestiones y voy para allá»
Dices por teléfono, «sí, estoy en la 102 »
Dices por teléfono, «te espero!»
melany ha colgado.
Comunidad de Madrid; Le Chain (alojamientos)
Salidas visibles: abajo y arriba
escuchas jaleos y gritos cerca de aquí.
Llamada entrante de melany.
Un teléfono suena en este lugar.
Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «eh, dime»
melany te dice por teléfono, «ya voy para allá»
melany te dice por teléfono, «pero pongo el manos libres»
Dices por teléfono, «vale, te estoy esperando fuera een la recepción del hotel »
melany te dice por teléfono, «perfecto»
Dices por teléfono, «cómo estás?»
melany te dice por teléfono, «hoy te mandé un sms pero como ha habido problemas con las telecomunicaciones no se si lo has recibido»
Dices por teléfono, «acababa de verlo »
melany te dice por teléfono, «puf txiki, muy agobiada»
Dices por teléfono, «pensaba que ahora tendrías menos curro »
melany te dice por teléfono, «Pero bueno, voy a poder verte así que eso cambia la cosa»
Dices por teléfono, «y casi que tienes más »
Dices por teléfono, «claro, tengo tantas ganas…»
Dices por teléfono, «aparte de agobiada?»
melany te dice por teléfono, «ues a parte de agobiada estoy bien, y poco rota»
Dices por teléfono, «poco.. eso significa que lo estás algo?»
melany te dice por teléfono, «estoy más arreglada que antes»
melany te dice por teléfono, «no me ha pasado nada»
Dices por teléfono, «jaja, me alegro, txiki »
melany te dice por teléfono, «a penas salgo de la agencia, hago todo el trabajo dentro»
Dices por teléfono, «pero es que hay algún peligro más aparte de lo de siempre?»
melany te dice por teléfono, «pero el nivel de infiltrados ha aumentado en distintas zonas que no controlamos, así que hay mucho más curro»
Dices por teléfono, «jovar»
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
Dices por teléfono, «oye, a ver si me dais un trabajo allí, yo qué sé, aunque sea para limpiar »
melany te dice por teléfono, «A parte que sigo de formadora»
Dices por teléfono, «nada más?»
Dices por teléfono, «pero si no te cabe todo eso que hacer en tu cuerpito »
melany te dice por teléfono, «Bueno, siguen abiendo peligros, no es como antes pero, la amenaza sigue estando»
Dices por teléfono, «yo voy bastante desconfiada por ahí la verdad »
melany te dice por teléfono, «haces bien»
Dices por teléfono, «me da mal rollo mucha gente»
Dices por teléfono, «casi no hablo con nadie, no sé, es un coñazo »
melany te dice por teléfono, «mira, la zona del club, toda la parte de preciados callao y españa es segura»
melany te dice por teléfono, «pero sigo buscando casa en fresne»
melany te dice por teléfono, «pero creo que allí te vas a aburrir»
Dices por teléfono, «yo es que voy fatal de dinero, ya te dije»
Dices por teléfono, «pues sí, porque cuando subo al hostal la verdad »
Dices por teléfono, «es que no hay nada allí txiki »
Dices por teléfono, «luego te cuento lo que hablé con ese chico »
Dices por teléfono, «que es que es eso, no me fío de nadie »
melany te dice por teléfono, «Has pensado en meterte en algún curso online o buscar algo que te tenga distraída? se que en un bachiller no te quieres meter, pero igual hay algo»
melany te dice por teléfono, «estoy llegando txiki!»
Dices por teléfono, «busco cosas, pero lo que yo quiero es terminar »
Dices por teléfono, «ay…»
melany te dice por teléfono, «ahora nos vemos»
Dices por teléfono, «vale»
melany ha colgado.
melany llega desde abajo.
Saioa espera nerviosa en la recepción caminando de unn lado a otro
oyes risas a lo lejos
melany llega a la recepción y comienza a recorrer la sala, buscando fijamente
Saioa guarda el móvil
Saioa ve a melany
melany ve a saioa
Saioa corre hacia ella intentando no gritar su nombre
melany se acerca y se lanza a sus brazos
Saioa la abraza con fuerza
Murmuras con acento vasco, «cari, cari »
melany murmura con acento murciano, «txiki, jooo…»
Saioa la llena de besos
melany le acaricia la espalda
melany hace lo mismo
Saioa estrecha el abrazo casi sollozando
melany le acaricia la cara
melany murmura con acento murciano, «ya está, ya estáaa…»
Murmuras con acento vasco, «tenía tantas ganas…»
melany sonríe.
Saioa la besa en los labios
melany le devuelve el beso con intensidad
Saioa cierra los ojos
Murmuras con acento vasco, «ven.. vamos adentro »
melany murmura con acento murciano, «sí»
melany sonríe.
Le propones subir a tu habitación.
melany sube a la habitación de Saioa.
Te retiras a tu habitación a descansar.
una habitación alquilada por Saioa.
Te encuentras con melany.
Salidas visibles: nada
Saioa abre la puerta de la habitación
Dices con acento vasco, «entra»
melany entra en la habitación y se dirije a la cama
Saioa cierra y vuelve a abrazar a melany tirándola a la cama
melany cae boca arriba riendo
Saioa ríe haciéndole cosquillas
melany devuelve las cosquillas riendo
Dices con acento vasco, «eeh eh»
Saioa mira a melany a los ojos
melany no deja de hacerle cosquillas
Saioa se retuerce riendo y la besa
melany devuelve el beso acariciándola
Murmuras con acento vasco, «qué guapa estás, ya no tienes cara de moribunda »
melany murmura con acento murciano, «tu también has mejorado mucho desde las ultimas veces»
Saioa le acaricia la cara y el pelo
Dices con acento vasco, «bueno, no cuesta mucho, estaba hecha una pena »
melany desliza sus manos por la espalda de saioa
Saioa se tumba junto a melany
melany dice con acento murciano, «Pues la verdad esque sí»
Saioa la coge y la pone encima de ella
Dices con acento vasco, «cuéntame anda»
melany dice con acento murciano, «Veamos»
Saioa le sujeta el pelo como en una cola
melany dice con acento murciano, «que es lo último que sabes?»
Saioa no deja de mirarla y darle besos
Dices con acento vasco, «pues»
Dices con acento vasco, «que no sé, estabas en soria, luego volviste »
melany dice con acento murciano, «Sí.»
Dices con acento vasco, «me pierdo con tus actividades »
melany dice con acento murciano, «Sigo como coordinadora de uno de los grupos de Firme Unidad»
Dices con acento vasco, «vale »
melany dice con acento murciano, »
Y bueno, todos los días son diferentes, nunca sabes a lo que te vas a enfrentar»
Saioa le mordisquea el cuello
melany dice con acento murciano, «siempre hay una planificación pero buf»
Dices con acento vasco, «ya eso del caos controlado o algo así no?»
melany se estremece y le planta un beso en la oreja
Saioa tiene un escalofrío
melany dice con acento murciano, «nunca he entendido eso del caos controlado»
melany dice con acento murciano, «o es caos, o no es caos»
Saioa mete las manos bajo la ropa de melany mientras habla
Dices con acento vasco, «no sé, algo de algún filósofo de esos locos »
melany hace lo mismo, buscando los pechos de la chica
melany dice con acento murciano, «si este hombre que…»
melany dice con acento murciano, «que le gustaba elegir cosas»
Saioa jadea levemente y lucha por quitar la ropa de melany
melany dice con acento murciano, «o discriminar»
Murmuras con acento vasco, «jovar qué molesto»
melany dice con acento murciano, «el descartes»
Murmuras con acento vasco, «algo así »
Dices con acento vasco, «que no descartes nada, mel, que todo es útil »
melany se sonroja y se quita la parte de arriba
melany murmura con acento murciano, «va haciendo calor, eh?»
Saioa da un par de patadas al aire y se quita las sandalias
Murmuras con acento vasco, «´si»
Murmuras con acento vasco, «vale.. y qué más…»
Saioa acaricia a melany mirándola intensamente
melany comienza a juguetear con uno de los pechos de la chica
Saioa gime suave mientras hace lo mismo con melany
melany le levanta la camiseta, observando su cuerpo
Saioa le sonríe y mete la mano entre las piernas de la chica
melany murmura con acento murciano, «pues que más? es complejo»
Murmuras con acento vasco, «creo que puedo escucharte… si puedes hablar »
Saioa le sonríe pícara
melany se estremece jadeando mientras acerca los lavios a uno de los pechos
Saioa acaricia el sexo de melany
melany murmura con acento murciano, «bueno… imperium… la misma mierda… de siempre»
Murmuras con acento vasco, «ya…»
melany succiona uno de los pezones de la chica
Saioa gime
melany levanta la cabeza entre jadeos
Saioa tumba a melany y se coloca sobre ella
melany murmura con acento murciano, «los evitas están haciendo… propaganda.. más dirigida»
Saioa le chupa los pechos mientras escucha
Murmuras con acento vasco, «evitas…»
melany interrumpe su discurso emitiendo un jemido
Murmuras con acento vasco, «s`´i, canciones, bares.. yo qué sé…»
melany murmura con acento murciano, «sí, eso es…»
Saioa vuelve a acariciar el sexo de melany
melany comienza a temblar mientras le lame el cuello a la chica
Murmuras con acento vasco, «pero has tenido problemas con ellos?»
melany murmura con acento murciano, «no, digamos que yo soy uno de sus problemas. supongo.»
Saioa se aparta un poco para poder acariciarla mejor, metiendo un dedo en su vcagina
melany comienza a aumentar sus gemidos
Saioa deja de hablar, concentrada en las caricias, gimiendo un poco más
melany besa a la chica, acariciando su trasero con una de las manos
Saioa acelera las caricias en el sexo de melany al oírla gemir más fuerte
melany murmura con acento murciano, «ay txiki… como sigas….»
Murmuras con acento vasco, «claro que sigo…»
melany comienza a contraerse de placer
Saioa la besa intensamente
Murmuras con acento vasco, «sí… cari sí »
melany comienza a gemir fuerte mientras viene un orgasmo y su bajina se empieza a contraer
Saioa frota sus pechos con los de melany sintiendo el placer de ella
Murmuras con acento vasco, «te quiero, txiki »
melany emite tres alaridos de placer y llega al clímax
melany intenta hablar pero no puede
Saioa la mira a la cara sonriendo
melany se va relajando poco a poco
Murmuras con acento vasco, «qué guapa te pones…»
melany murmura con acento murciano, «yo tambien te quiero… pero»
Murmuras con acento vasco, «pero?»
melany murmura con acento murciano, «ahora es mi turno»
Saioa sonríe
Murmuras con acento vasco, «toda tuya…»
melany la hace rodar, quedando a su lado
Saioa sigue acariciándola
Murmuras con acento vasco, «felicidades, cari, por cierto »
melany besa a la chica en los lavios y comienza a desviar los besos hacia un lado de la cara
Saioa la besa con intensidad
melany murmura con acento murciano, «oh, ya se me había olvidado»
melany sonríe.
melany murmura con acento murciano, «gracias»
Murmuras con acento vasco, «a mí no, jovar…»
melany llega con su boca a la oreja y comienza a lamer uno de los lóbulos
Saioa se estremece
melany aumenta la intensidad
Saioa acaricia un pecho de melany sin dejar de estremecerse
melany pasa repentinamente a la otra oreja
Saioa encoge los hombros
Murmuras con acento vasco, «ay…»
melany sigue un rato
Murmuras con acento vasco, «que me llega a los pies…»
melany murmura con acento murciano, «me encanta verte disfrutar»
Murmuras con acento vasco, «y a mí también a ti »
melany sonríe.
Murmuras con acento vasco, «mucho »
melany abandona la oreja y le levanta la barbilla para acceder a su cuello
Saioa le va acariciando el cuerpo a melany
melany lame por la parte de la garganta
la piel de saioa se eriza de placer
melany le va quitando el sujetador
Murmuras con acento vasco, «mel… crees que algún día podremos vivir juntas?»
Murmuras con acento vasco, «me gustaría tanto…»
melany murmura con acento murciano, «No lo sé, cari, tengo que ser realista»
Saioa se desprende del sujetador y lo lanza por los aires
Murmuras con acento vasco, «ya…»
melany le coge uno de los pechos y comienza a succionar su pezón
Saioa gime apretándose contra melany
melany realiza movimientos circulares con la lengua a veces succionando un poco
Murmuras con acento vasco, «jovar…»
melany murmura con acento murciano, «qué?»
Murmuras con acento vasco, «veo que no se te ha olvidado…»
Saioa ríe
melany murmura con acento murciano, «hay cosas que no se olvidan»
Murmuras con acento vasco, «como andar en bici»
melany murmura con acento murciano, «aunque llevo tiempo sin verte, a lo mejor me he buscado a otra persona»
Saioa juguetea con el vello del sexo de melany
melany cambia de pecho y repite la maniobra
Saioa resopla
Saioa jadea
melany aumenta un poco la intensidad
Murmuras con acento vasco, «ay cari… me encanta »
melany murmura con acento murciano, «a mí me encantas tú»
Saioa sonríe
Saioa acaricia los muslos de melany
melany comienza a bajar por el ombligo, besándola
Saioa vuelve a estremecerse
melany le comienza a bajar el pantalón
Saioa gime de anticipación
Saioa la ayuda con el pantalón
melany le quita el pantalón y las bragas, y baja con la cabeza hasta su sexo
Saioa separa las piernas y acaricia el pelo de melany
melany busca con su boca la zona clitoriana y comienza a lamer
Murmuras con acento vasco, «mel… mi mel »
melany sonríe.
Saioa gime aferrada al cabello de melany
melany murmura con acento murciano, «mi txiki…»
melany aumenta un poco la intensidad
Saioa se va tensando poco a poco a punto de llegar al clímax
Murmuras con acento vasco, «ay, txiki… ay…»
melany introduce dos dedos en su bajina
Saioa cierra los ojos con fuerza y acompaña el movimiento de los dedos de melany
Saioa gime con mayor intensidad
melany sigue succionando la zona clitoriana mientras introduce y saca los dedos rapidamente
Saioa grita el nombre de la chica cuando llega al orgasmo
Saioa jadea aún agarrada a su cabello
melany va disminuyendo poco a poco ambos movimientos
Saioa atrae a melany hacia ella tirando suavemente del pelo
melany abraza a al chica y la besa en los labios
Saioa se relaja poco a poco
Murmuras con acento vasco, «uf…mi mel »
melany sonríe.
melany murmura con acento murciano, «Bueno, merece la pena esperar, eh?»
Saioa se acurruca contra melany
Murmuras con acento vasco, «sí…»
Saioa la acaricia sonriéndole
melany emite una risa tierna y la sigue abrazando
Saioa la estrecha contra sí
Murmuras con acento vasco, «cuánto te quiero »
melany murmura con acento murciano, «bueno, de qué me querías hablar?»
Murmuras con acento vasco, «yo.. em.. ah sí »
melany murmura con acento murciano, «pues anda que yo…»
Saioa sonríe
Murmuras con acento vasco, «pues mira»
Dices con acento vasco, «me encontré un día a un chico que se puso a hablarme así porque sí, que cómo me llamaba y tal »
melany dice con acento murciano, «te dijo nombre?»
Dices con acento vasco, «sí, me lo dijo él mucho antes que yo »
melany dice con acento murciano, «dimelo»
Dices con acento vasco, «es que además»
Dices con acento vasco, «yo creo que llevaba el coche de diana, a mí me sonaba de la aldea »
Dices con acento vasco, «y me dio mal rollo, no sé»
melany dice con acento murciano, «Mike?»
Dices con acento vasco, «muy majo él eso sí »
Saioa mira a melany
Dices con acento vasco, «ese, sí, lo conoces?»
melany ríe levemente
melany dice con acento murciano, «ostras»
melany dice con acento murciano, «no te lo vas a creer pero»
Dices con acento vasco, «qué?»
melany dice con acento murciano, «vengo de hablar con él»
Dices con acento vasco, «pero de qué le conoces?»
melany dice con acento murciano, «es americano, no?»
Dices con acento vasco, «sí, creo que sí »
Dices con acento vasco, «me dijo el apellido pero no me acuerdo »
melany dice con acento murciano, «Estern»
Saioa ríe y chasquea los dedos
Dices con acento vasco, «eso, que yo le dije que si esther no era nombre de mujer»
melany dice con acento murciano, «no es mal tipo»
melany se parte de risa.
melany dice con acento murciano, «algo impulsivo, pero es competente»
Dices con acento vasco, «competente…»
Dices con acento vasco, «trabaja con vosotros o qué»
melany dice con acento murciano, «veamos, te explico porque estás perdida»
Dices con acento vasco, «más que un pulpo en un garaje »
melany se parte de risa.
melany dice con acento murciano, «es normal»
melany dice con acento murciano, «ahora mismo sí»
Saioa acaricia los hombros de melany
melany dice con acento murciano, «está en el equipo de ingenieros»
Dices con acento vasco, «jovar, vale »
Dices con acento vasco, «algo de informático me dijo »
melany dice con acento murciano, «y bueno, manejaba el coche de diana porque… Ella se lo vendió»
Dices con acento vasco, «vale»
melany dice con acento murciano, «Este chico trabajaba en IQ»
melany dice con acento murciano, «si entras ahí, es porque eres bueno, no entra cualquiera»
Dices con acento vasco, «eso no es de imperium?»
Murmuras con acento vasco, «bueno, todo es de imperium »
melany dice con acento murciano, «BUeno, no es de imperium pero tienen alianzas mercantiles así que, son similares»
Saioa asiente
melany dice con acento murciano, «bueno, este hombre ha tenido unas movidas complicadas con los evitas.»
Dices con acento vasco, «siempre esos por medio »
melany dice con acento murciano, «esos?»
melany dice con acento murciano, «y espera ahora que abiertamente colaboran con imperium»
Dices con acento vasco, «da miedo»
melany dice con acento murciano, «están atrayendo a gente joven con la mierda del eva spirit y la sala esa que han abierto»
Dices con acento vasco, «ah uf»
melany dice con acento murciano, «Pues digamos que la agencia mandó proteger a este chaval»
melany dice con acento murciano, «y de paso se le hizo una propuesta de pertenecer a la misma»
Dices con acento vasco, «ah, guay »
melany dice con acento murciano, «y esa es la historia a grandes rasgos»
Dices con acento vasco, «pues él me dijo algo de ecen»
Dices con acento vasco, «porque no sé como salió lo de la guitarra »
Dices con acento vasco, «pero es que no quiero meterme en un negocio de imperium, txiki »
melany dice con acento murciano, «es una tienda especializada en instrumentos musicales»
melany dice con acento murciano, «no se si siguen buscando empleo o no, pero cada vez contratan a más chavales»
Dices con acento vasco, «el caso es que yo sé tocar y nada, más, no sé de isntrumentos»
Dices con acento vasco, «y no, no tengo carnet »
melany dice con acento murciano, «Txiki, pero si hezen es una tienda de un particular»
Murmuras con acento vasco, «ah sí?»
melany dice con acento murciano, «no tiene nada que ver con imperium, al menos a simple vista»
Murmuras con acento vasco, «jovar, pues sí que estoy yo mal informada»
Dices con acento vasco, «de quién es, lo sabes?»
melany dice con acento murciano, «No, pero puedo investigar»
Dices con acento vasco, «vale»
melany dice con acento murciano, «hace unos días uno de los agentes que tenemos vigilando la torre de madrid nos dijo que hubo un tiroteo en la primera planta»
Saioa mira a melany
melany dice con acento murciano, «y al parecer pocos días después arrestaron a una chica»
Dices con acento vasco, «la conocías o algo »
melany dice con acento murciano, «los del equipo beta nos informaron que era un asunto relacionado con tráfico de armas o algo así»
melany dice con acento murciano, «No»
Murmuras con acento vasco, «jovar qué líos »
Saioa achucha a melany
melany dice con acento murciano, «pero no se, es por contarte algo de lo poco que te puedo contar»
Dices con acento vasco, «pues preguntaré en esa tienda »
melany dice con acento murciano, «sí, pregunta a ver.»
Saioa besa a melany
melany besa a saioa y se va relajando
Saioa sonríe
Dices con acento vasco, «ojalá pudiera trabajar contigo en algo, te tendría más cerca»
melany murmura con acento murciano, «Propongo que vengas a animar los entrenamientos con la guitarra?»
Murmuras con acento vasco, «vale, cuando pueda comprarme otra»
Murmuras con acento vasco, «la que me regalaste .. ueno »
melany murmura con acento murciano, «luego te hago una transferencia de pasta. vale?»
Murmuras con acento vasco, «en la alea hecha cisco quedaría »
melany murmura con acento murciano, «puede ser.»
Saioa acaricia el pelo de melany
melany se va quedando poco a poco dormida
Saioa la contempla durante mucho rato hasta adormecerse

Nueva escena de rol: Destino ineludible, adiós, hermoso

Punto de vista: Aurora

Aurora llega a la casa luego de realizar una última gestión para el viaje. Se mete a la ducha y cuando termina, sale ya vestida para dirigirse a su habitación; en el preciso instante en que entra, su móvil vibra contra la mesita de noche, lo toma entre las manos y mira, con desgana. Ve el nombre de quien envía el mensaje, y con interés renovado, se apresura a leerlo.
[SMS] Fabián: «Hola, hace mucho no te veo, quiero verte nena, no acepto un no por respuesta. Estoy ahora en la octava planta de la torre. Ven a casa, cena conmigo.»
Aurora suspira
Aurora se lleva una mano a la cabeza, mira la puerta de la habitación, indecisa
Murmuras: «a vos también voy a tener que dejarte? la madre que lo parió…»
Aurora rebusca en una de sus maletas ropa de calle, se cambia rápidamente ya que se había puesto ropa ligera, para dormir. Sale de la habitación y atraviesa el pasillo a paso rápido, para salir de la casa sin más.
Abres la puerta
Sales de la casa
La planta número 3
Aurora cierra la puerta, suspira y se gira hacia las escaleras y sin pensarlo mucho, se dispone a subir a paso firme hasta la planta número ocho
Aurora se detiene en el filo de la escalera, para responderle
Aurora teclea
SMS enviado: «hola, hermoso. Jamás en la vida te daría un no por respuesta. Ahora mismo voy para allá.»
Tras enviár el sms Aurora sube, atravesando cada planta como una ráfaga.
[SMS] Fabián: «Te espero, nena. No tardes.»
Aurora termina de subir, jadeando
La planta número 8
Aurora llega, lee el mensaje de reojo y bloquea el móvil para luego guardarlo en el bolsillo
Aurora pasea su mirada por las puertas de las casas. Llama a una al azar
Llamas a la puerta.
La puerta de Un confortable piso de estilo nórdico ha sido abierta desde dentro.
Fabián sale de una casa.
Fabián mira a aurora
Aurora se acerca y suspira aliviada al ver a fabián en la puerta, se le queda mirando; se la nota cansada
Fabián se fija en las ojeras y la mala cara de aurora.
Dices: «buenas, querido.»
Fabián se acerca y le acaricia el rostro, luego le besa con suavidad en los labios.
Aurora le corresponde algo tensa, se separa y se dispone a entrar
Fabián murmura: «Hola, cariño. Pasa »
Aurora asiente y entra, oír su voz y lo bajito que le ha hablado hizo que desde ya las emociones en ella comenzaran a movilizarse
Entras en la casa.
Un confortable piso de estilo nórdico
Fabián cierra la puerta y camina tras aurora, un poco preocupado pero intentando ocultarlo.
Aurora mira todo, no como suele hacerlo, más bien su mirada se centra en fabián
Fabián le sostiene la mirada.
Fabián dice: «me dirás que ha pasado, Aurora?»
Dices: «no me veo bien, ya sé»
Aurora suspira, desviando algo la mirada
Fabián dice: «Te ves hecha mierda, tiene que ser serio o no estarías así.»
Murmuras: «no puedo estar bien una puta semana, eso pasa, fabián.»
Fabián se le acerca, cauteloso.
Aurora quiere acercarse a él, pero no lo hace; es más, se aleja algo
Fabián murmura: «ven, siéntate y cuéntame que ocurre, por favor.»
Fabián da un paso hacia ella.
Aurora se gira y lo mira, sin pensarlo mucho se coge del brazo de él, como entregada
Fabián da otro paso y la atrae hacia sí.
Fabián le coge el rostro con ambas manos.
Dices: «muy apropiada tu llamada…porque posiblemente no me vuelvas a ver luego…»
Fabián murmura: «qué pasa, nena.»
Aurora suspira
Fabián se aparta un instante y la mira a los ojos.
Murmuras: «tengo que irme a mi país…mi madre está hospitalizada hace poco más de una semana.»
A Aurora al decir esto se la nota algo más molesta; entrecierra los ojos y cierra los puños de ambas manos
Fabián la mira, detallando su expresión.
Fabián dice: «desde cuando sabes esto, Aurora?»
Fabián la mira con intensidad, conteniendo el enfado.
Aurora lo mira detenidamente
Dices: «desde hace unos días…desde el día que se innauguró el mundial. Que ya estoy perdida en tiempo y espacio…»
Fabián dice: «y por qué coño no me hablaste? soy médico, se te olvidó?»
Aurora suspira un poco y niega
Dices: «igual no creo que puedas salvarle a distancia, o sí»
Fabián dice: «no seas idiota, Aurora. No es salvarla a distancia, pero puedo hablar con sus médicos, saber cuál es su estado y su pronóstico. De paso, apoyarte, que no solo te quiero para follarte.»
Fabián dice: «pero claro, tú no pensaste en eso, verdad?»
Fabián se pasa la mano por la cara, un tanto exasperado.
Aurora lo mira incrédula, levanta una ceja
Dices: «no me jodas vos también…por favor. Que ya muchos roces tuve en estos días, no quiero empezar contigo. querés?»
Dices: «y no, no tengo tiempo para detenerme a pensar, la verdad.»
Fabián niega con la cabeza.
Fabián se le acerca dubitativo, no sabe si abrazarla o apartarse.
Aurora se gira, para que no vea su cara que ya deja en evidencia las emociones desbordadas.
Fabián la coge del brazo, obligándole a darle la cara.
Fabián dice: «no te encierres de esta manera, nena.»
Murmuras: «creo que no es el momento de hablar…y yo…no quiero irme enojada contigo, no»
Aurora suspira, intentando reprimirse al máximo aunque su rostro habla lo que ella no quiere hablar
Fabián la atrae hacia sí una vez más y la abraza con fuerza.
Fabián murmura: «no hables entonces, pero no me des la espalda. Estoy aquí, aurora, para ti.»
Aurora se entrega a sus brazos, temblando levemente
Murmuras: «no sé…no sé como mierda proceder, mi hermoso. No tengo ni puta idea. Ante mi hermana me tengo que mantener fuerte, ella es quien peor lleva esto»
Fabián busca su boca, controlando el deseo de aferrarse a ella con todas sus fuerzas.
Fabián la besa, acallándola un momento.
Aurora corresponde al beso intensamente, sintiendo que las lágrimas pueden salir de sus ojos en cualquier momento
Fabián siente como aurora se estremece entre sus brazos.
Aurora mientras lo besa pone una mano en el rostro de fabián, y otra en el suyo
Fabián rompe el beso, apoyando una de sus manos sobre la de aurora.
Aurora se separa un poco para negar levemente con la cabeza y tomar aire, luego es ella quien reanuda el beso
Fabián se deja besar por aurora, sintiendo como las emociones de ella pugnan por salir a borbotones.
Aurora se separa y lo mira
Fabián le sostiene la mirada.
Fabián murmura: «conmigo no tienes que ser la fuerte, puedes apoyarte en mí, deberías saberlo, nena.»
Murmuras: «cuando por fin iba saliendo todo bien…mi hermana bien a pesar de terminar con ese muchacho, vos en mi vida…y pasa esto…»
Fabián niega con la cabeza.
Fabián murmura: «no te enfoques en eso, nena. La vida es así, fluye a su ritmo.»
Aurora suspira frustrada y asiente
Fabián le acaricia el rostro con ternura infinita.
Fabián murmura: «cuándo te marchas?»
Murmuras: «el lunes…ya tengo vuelo reservado.»
Aurora suspira varias veces, la voz se le quiebra sin que casi pueda mantener el control
Fabián cierra los ojos un instante y vuelve a abrirlos.
Murmuras: «te..te llevaría..conmigo…»
Aurora está al límite con sus emociones
Fabián murmura: «y yo te atraparía aquí conmigo si pudiese, pero no es posible, nena.»
Murmuras: «sí…claro»
Fabián vuelve a abrazarla.
Fabián apoya su frente en la de Aurora.
Aurora esta vez corresponde a su abrazo con fuerza, cierra los ojos
Fabián murmura: «puede que no me creas, ya sé lo incrédula que puedes ser.»
Fabián le acaricia el cabello, intentando consolarla y consolarse a la vez.
Murmuras: «a qué te referís?»
Fabián murmura: «pero si pudiera cambiar las cosas, lo haría. si pudiera ir contigo lo haría; Y si pudiera, si pudiera tenerte conmigo aquí, no lo dudaría.»
Aurora mantiene el abrazo de forma parcial, repite el gesto de apoyar su frente contra la de fabián, entreabriendo los labios
Fabián la besa intentando saborearla grabándose su sabor en la memoria.
Fabián rompe el beso, aguardando una reacción ante lo último que le ha dicho
Murmuras: «ahora no importa una mierda si te creo o no…lo único que sé es..que sos importante, supiste entrar en mi vida. y…»
Aurora se interrumpe, duda si decírselo o no
Fabián murmura: «y tú entraste en la mía.»
Aurora se lo piensa mejor y se decide a hablar
Fabián murmura: «tú eres importante para mí también.»
Murmuras: «no importa, total ya no me vas a ver probablemente. te quiero, joder, te quiero!»
Aurora finalmente esconde su cara contra el torso de Fabián y deja salir algunas lágrimas
Fabián la abraza con cariño.
Fabián apoya la barbilla en la cabeza de aurora y suspira.
Aurora habla contra el cuerpo de fabián
Fabián la sigue estrechando entre sus brazos.
Murmuras: «y mirá que para que te lo diga es porque…mmm»
Fabián murmura: «este es el milagro de San juan. Es algo que no olvidaré nunca, aurora.»
Aurora levanta la cabeza lentamente, para ver su rostro
Murmuras: «sea lo que sea…te quiero. Y me jode mucho dejarte»
Fabián se fija en sus ojos, detallando aquella mirada, intentando grabar cada centímetro de su rostro.
Fabián murmura: «lo sé, nena. Lo sé.»
Aurora lo mira intensamente, intentando que sus ojos expresen todo lo que no puede con palabras
Fabián murmura: «no te lo haré difícil, de verdad. Pero necesito que te quedes conmigo esta noche.»
Fabián murmura: «regálame esta noche, Aurora.»
Aurora sonríe a penas, al notar que fabián ha puesto en palabras lo que ella ha pensado
Fabián mira a Aurora, expectante.
Murmuras: «lo estaba pensando…que se joda el mundo, esta noche es para vos y para mí.»
Fabián suelta el aire que había estado conteniendo.
Murmuras: «creo que ya me dediqué y voy a seguir dedicándome a otros…así que esta noche es mía, me importa una mierda el resto»
Fabián sonríe con malicia.
Fabián murmura: «esta noche yo me dedicaré a ti.»
Aurora entrecierra los ojos y lo vuelve a besar
Aurora se separa y comprende la mirada maliciosa, asiente.
Murmuras: «si no rindo como te esperás no te decepciones, eh?»
Aurora intenta relajarse un poco, pero le toma ambas manos y se las aprieta fuerte
Fabián murmura: «no seas tonta, nena.»
Fabián alza las manos y besa las manos de aurora, mordisqueándola sutilmente.
Aurora siente el contacto y responde con una mirada más que intensa
Fabián succiona el interior de las muñecas de aurora.
Fabián habla contra la piel de Aurora.
Murmuras: «no..no…que eso quiero dejarlo para cuando…me tenga que..ir»
Fabián murmura: «había preparado una cena, pero…»
Aurora habla con dificultad, muy estremecida
Fabián murmura: «quiero tenerte, te deseo… te necesito, aurora.»
Murmuras: «lo que quieras…mientras más tiempo estemos juntos…por favor»
Murmuras: «yo también…más que nunca, mi..mi hombre, mi vida…»
Fabián asiente mientras sigue trazándo dibujos con su lengua en la piel de sus antebrazos.
Fabián murmura: «entonces te dejarás consentir esta noche, sí?»
A Aurora le tiemblan las manos, se acerca y le muerde el cuello
Aurora se separa y asiente levemente
Fabián ríe, satisfecho.
Murmuras: «lo que quieras…en serio.»
Aurora suspira, doblemente desbordada; por un lado el deseo, y por otro la frustración porque sea la primera y última noche con él
Fabián murmura: «que conste que es un compromiso, lo que yo quiera… Y lo que quiero es llevarte al cielo, nena. que no olvides esta noche jamás.»
Murmuras: «sí, es un compromiso. Y si existe algo más allá del cielo…nos vamos.»
Fabián murmura: «hecho.»
Aurora intenta sonreírle
Fabián sonríe con picardía.
Murmuras: «esta noche no quiero correr…quiero volar, fábrega.»
Aurora relaja ahora sí su expresión, intenta naturalizar su sonrisa maliciosa
Fabián murmura: «y yo te haré volar, eso te lo prometo, nena.»
Fabián coge a Aurora de las manos y la guía hasta el comedor
Fabián separa una silla para que se siente.
Aurora se sienta, se la nota algo más tranquila
Aurora lo mira
Fabián le sostiene la mirada.
Murmuras: «esto es un fenómeno…como si supieras que no nos vamos a ver más…»
Fabián le acaricia el rostro con delicadeza, pasando su pulgar por aquellos labios que tanto desea.
Fabián dice: «Eso no importa. solo importa que estás aquí.»
Aurora atrapa el pulgar y lo sostiene con los labios
Aurora asiente
Fabián juega con su pulgar entre aquellos labios, provocándola.
Fabián se agacha y le besa la nariz, se aparta y va a encender las velas y descorchar el vino.
Aurora sonríe y lo sigue en todo momento con la mirada
Dices: «si solo ese dedo es mi cena, como que me voy a morir de hambre»
Aurora sonríe maliciosa
Fabián gradúa las luces, dejando que el ambiente se atenúe y que las velas brillen mucho más.
Fabián se gira y la mira con intensidad.
Fabián dice: «esta noche ninguno de tus apetitos quedará sin saciarse, nena.»
Aurora amplía la sonrisa
Dices: «esa voz me agrada, muchacho»
Fabián va hacia la cocina y deja a aurora un instante.
un par de minutos después…
Aurora mira el brillo de las velas, abstraída
Fabián vuelve a la mesa con el primer plato; una deliciosa ensalada César.
Aurora lo oye volver y vuelve también ella, de su ensimismamiento
Fabián deja los platos en la mesa y sirve el vino en ambas copas.
Aurora mira el plato con gesto aprobatorio
Dices: «menos mal que con vos tengo garantías de no joderme la dieta.»
Fabián se ríe con ganas.
Aurora también se ríe, contagiada
Fabián dice: «Hoy romperemos todo, Aurora. La dieta y los límites, hoy es para disfrutar.»
Fabián se sienta frente a Aurora y coge su copa.
Dices: «de última…igual confío en que romper lo que sea, si es contigo, va a valer la pena.»
Fabián alza su copa y asiente al comentario.
Aurora lo imita y coge la suya
Fabián murmura: «no lo dudes, así será.»
Fabián dice: «te propongo un brindis.»
Aurora la alza a la par que él, lo mira a los ojos
Fabián le sostiene la mirada.
Fabián dice: «Por las mujeres como tu, que nacieron para ser amadas por hombres como yo. así sea solo una noche.»
Fabián murmura: «también por los milagros, esos que se enfocan en dos palabras.»
Fabián choca su copa con Aurora con suavidad.
Dices: «hija de mil, jamás se me hubiera ocurrido algo semejante. Así que…por eso, sí»
Fabián dice: «Salud…»
Dices: «salud»
Fabián bebe de su copa sin quitar los ojos de aurora.
Aurora se lleva la copa a los labios, no sin antes mirar fijamente a fabián y susurrar un a penas audible, «te quiero»
Aurora bebe el vino lentamente
Fabián deja la copa en la mesa y le hace un gesto a aurora para que comience a comer.
Aurora deja su copa a un lado y se dispone a comer, despacio
Fabián dice: «da tu veredicto, a ver si además de ser Internista puedo poner un restaurante.»
Fabián comienza a comer, mirando a aurora de cuando en cuando.
Aurora no espera a tragar y asiente con la cabeza efusivamente.
Dices: «no te veía en estas…pero sí, está realmente bueno»
Fabián coge la copa y da otro sorbo, sonriendo ante la expresión de aurora.
Fabián dice: «cuando vives solo, o aprendes a cocinar o te mueres de hambre, nena.»
Fabián dice: «Además, me gustan los placeres de la vida.»
Dices: «claro, hay que sobrevivir»
Fabián deja la copa en la mesa.
Fabián asiente y sigue comiendo.
Aurora sigue comiendo lentamente, como queriendo alargar el tiempo de estancia junto al hombre que le despierta tanta pasión
Dices: «entonces el primer placer ha de ser mirarte en el espejo todos los días, no? Que al menos para mí verte resulta más que placentero, divino.»
Fabián ríe y niega.
Fabián dice: «el primer placer es dormir, nena; al menos cuando puedo.»
Aurora entrecierra un poco los ojos, en un gesto seductor. Sigue commiendo de a poco
Fabián termina su copa de vino y se sirve más.
Dices: «claro…supongo que sí.»
Fabián dice: «supones bien.»
Aurora recuerda que tiene su copa de un lado y la toma con la mano libre, bebe un poco
Fabián sigue comiendo de la ensalada, ya casi la termina.
Dices: «igual pareciera que podés descansar bien, no se te ve debastado ni mucho menos…sé que los médicos tienen guardias muy jodidas»
Aurora baja la copa y se termina la ensalada de a poco
Fabián dice: «eso es porque me ejercito, intento comer poca chatarra y cuando duermo, duermo. Igual si me hubieses visto hace unas semanas no dirías lo mismo.»
Fabián termina la ensalada y se levanta, va a por los segundos platos a la cocina.
Fabián murmura: «vuelvo enseguida.»
Aurora asiente aunque él se haya ido, se termina la ensalada
Fabián entra en la cocina y alpoco rato vuelve con dos platos que deja en la mesa.
Aurora lo ve regresar y lo mira, interrogante
Fabián se sienta frente a ella, empuja uno de los platos acercándoselo
Aurora lo acerca más hacia ella
Fabián dice: «lomito, puré de patatas y vegetales salteados.»
Aurora mira el plato y asiente
Dices: «excelente»
Fabián dice: «pruébalo y luego me dices.»
Aurora toma los cubiertos y empieza a comer
Fabián comienza a comer, saboreando cada bocado.
Dices: «pero contame…por qué me dijiste lo de hace unas semanas? hubo algo groso en el hospital donde trabajás? digo, si puedo saber.»
Fabián traga y asiente.
Fabián dice: «No sé si viste que hubo un atentado evita en la tienda de cereales.»
Dices: «sí, leí en el periódico algo al respecto.»
Fabián coge su copa y da un trago, volviendo a dejarla en la mesa.
Aurora se lleva pequeñas porciones de comida a la boca
Fabián dice: «pues estuve allí, el pirómano chalado me dio una buena al intentar apagar el fuego.»
Fabián sigue comiendo.
Aurora iba a tomar su copa, pero al oír lo que fabián dijo desiste y lo mira.
Dices: «una buena…»
Fabián alza la mirada.
Aurora lo mira como evaluándolo, se tensa un poco
Fabián coge la copa y da otro trago.
Aurora lleva su plato por la mitad, coge su copa y bebe
Dices: «no terminaste roxtizado, es lo que importa»
Murmuras: «y tampoco me contaste nada, eh?»
Aurora suspira, un poco molesta
Fabián dice: «en efecto. Por suerte tuve ayuda.»
Aurora asiente y sigue comiendo
Fabián dice: «No, no es algo para decir por móvil, Aurora Y no coincidimos. Luego de salir del hospital estuve en casa de irina, todavía no me había mudado.»
Dices: «está bien, tampoco tengo por qué saber todo de tu vida ni mucho menos»
Fabián sigue comiendo hasta que casi termina todo lo que se había servido.
Fabián dice: «en eso llevas razón.»
Aurora come, algo seria esta vez
Fabián termina de comer y bebe lo que resta de vino. Se fija en la expresión de aurora.
Aurora se termina la comida, toma la copa y también se la termina, para luego mirar otra vez a Fabián a los ojos
Fabián se levanta y se le acerca, cogiéndole por la barbilla para alzarle la cara y darle un beso en la boca.
Fabián se separa.
Aurora cierra los ojos y suspira
Fabián dice: «no te enfurruñes, nena.»
Fabián dice: «Ya pasó, lo que importa es que estamos aquí.»
Aurora los abre y asiente, lo besa
Fabián vuelve a besarla, mordisqueándole los labios.
Fabián se separa de nuevo.
Fabián murmura: «vuelvo enseguida.»
Aurora lo mira y asiente
Aurora queda un momento pensativa en su lugar
Fabián entra en su habitación y sale con un pañuelo de seda en la mano.
Aurora lo mira, sin entender
Fabián se acerca por detrás y le susurra al oído.
Fabián susurra: «Es hora del postre, nena.»
Aurora ladea un poco la cabeza para fijarse en sus ojos
Fabián le pasa la lengua por el pabellón de la oreja y va descendiendo por su cuello.
Aurora susurra: «sí..lo mejor de todo»
Fabián cambia de posición y le mordisquea la nuca con lentitud.
Aurora se estremece, le tiemblan los labios tentados por deborarlo, pero se deja hacer
Mientras Fabián va explorando la nuca de aurora, le coloca el pañuelo de seda en los ojos.
Fabián murmura: «no te lo quites, nena.»
Murmuras: «qué..es esto…»
Aurora tantea a ciegas con la mano, como lo hizo en el faro aquella primera vez
Fabián murmura: «Es parte del postre, confía, te gustará.»
Fabián le coge la mano y le succiona los dedos uno a uno.
Aurora se recuesta del espaldar de la silla y relaja el cuerpo, que lo mantenía tenso.
Murmuras: «bien»
Fabián suelta la mano de aurora y se aleja un momento.
Aurora queda algo desorientada al no sentir más el contacto
Fabián regresa al poco tiempo y deja un cuenco sobre la mesa.
Aurora suspira con fuerza al sentir que el deseo la va inundando
Aurora gira la cabeza hacia la fuente de sonido
Fabián observa a aurora y disfruta de ver como se va excitando.
Fabián se acerca a aurora y le roza los labios con su lengua.
Fabián murmura: «lista, nena?»
Aurora saca la lengua y la enreda con la de Fabián, asiente como puede con la cabeza.
Aurora se entrega totalmente al beso
Fabián se separa y coge del cuenco una fresa que está llena de nata, dulce y cremosa.
Fabián pasa la fresa por los labios de aurora
Fabián murmura: «abre la boca, nena.»
Aurora abre los labios y atrapa la fresa
Fabián murmura: «eso, así… me gusta ver como disfrutan esos labios.»
Aurora la muerde, con gesto de deseo puro
Murmuras: «y a mí no me dejás ver nada…egoísta»
Fabián coge otra fresa y la muerde.
Fabián murmura: «no seas impaciente, pronto vas a ver, pero sobre todo a sentir.»
Aurora traga la fresa y sonríe, el color del rostro va cambiando poco a poco
Fabián coge otra fresa y repite el proceso.
Fabián se acerca y lame la nata que rebosa de los labios de Aurora.
Aurora abre los labios y coge la fresa, mordiendo parcialmente el dedo de fabián
Aurora suspira, visiblemente excitada.
Fabián le succiona los labios con suavidad.
Fabián se separa solo un poco.
Aurora parpadea con fuerza bajo el paño de seda, para controlarse en la mayor medida que puede
Fabián murmura: «eres tan hermosa así, excitada, rebosante de deseo.»
Aurora le muestra una sonrisa cuando ambos se separan
Fabián va alimentando a Aurora, provocándola y excitándola cada vez más.
en el cuenco queda una última fresa.
Fabián coge la fresa y se la coloca él en los labios; se acerca a Aurora y le da la fresa desde su boca, fundiéndose luego en un beso con ella.
Fabián le come la boca con avidez a aurora, mientras le va soltando el pañuelo
Aurora disfruta del sabor de la fresa, mezclado con su sabor. se deja llevar y cuando tiene oportunidad de separarse un poco, toma aire y gime levemente.
Fabián rompe el beso un instante para ayudar a aurora a ponerse de pie.
Aurora parpadea para adaptarse nuevamente a la tenue luz
Aurora rodea con un brazo a fabián y se levanta, temblando

Disclaimer

La siguiente escena ofrece contenido sexual explícito, no apto para menores de 18 años o personas sensibles.

Fabián va recorriendo el cuello de aurora con besos y lamidas suaves. Aspira su aroma.
Murmuras: «sí que sabés como ponerme al mil, boludo.»
Fabián murmura: «de eso se trata, cariño.»
Aurora hace lo posible para pegar ambos cuerpos con mucha fuerza, como queriendo adueñarse de él y este momento por el resto de su vida
Fabián la encara, poniéndose de frente a ella; la mira enfocándose en sus ojos.
Aurora lo mira y se estremece.
Fabián acorta la distancia entre ellos sin dejar de mirarla.
Aurora permanece de pie en el salón.
Fabián la coge por la cintura.
Aurora posa una mano sobre el pecho de Fabián, sintiendo como el corazón le late con fuerza.
Fabián siente una punzada de deseo en la entrepierna.
Aurora desabotona su camisa y mete la mano, desea contacto piel con piel.
Fabián suelta un gruñido leve al sentir como Aurora le pasa las uñas por la piel hasta que le pellizca la tetilla.
Fabián no puede dejar de imaginar como se sentirá la lengua de aurora recorriéndole.
Aurora disfruta el tacto de aquellos músculos tan firmes y definidos.
Fabián coge por la muñeca a Aurora, sacándole la mano de su camisa.
Aurora alza una ceja y lo mira, impaciente.
Fabián se queda mirando los labios de Aurora y se relame.
Aurora siente un hormigueo por toda la piel, la excita cómo Fabián la mira.
Fabián se acerca y ambos cuerpos se rozan.
Aurora siente la erección de Fabián contra su cuerpo y gime flojito.
Fabián suelta la muñeca de Aurora y comienza a deslizar sus manos hacia arriba, rozando con la yema de los dedos cada centímetro de piel expuesta.
Aurora se pega a él, buscando por instinto rozarle el bulto entre las piernas.
Fabián siente la mano de Aurora y otra punzada de deseo hace que el miembro se le endurezca un poco más; el deseo se expande por todo su cuerpo.
Fabián se detiene y posa ambas manos en los pechos de Aurora, amasando y acariciándolos sobre la ropa.
Aurora siente como su cuerpo reacciona ante aquellas caricias.
Fabián comienza a ascender con una de sus manos hasta alcanzar la nuca de Aurora.
Aurora lo mira a los ojos.
Fabián le sostiene la mirada.
Sin previo aviso, ambos se unen en un beso apasionado y profundo.
Fabián le come la boca a Aurora, tragándose sus gemidos.
Aurora comienza a sacarle la camisa del vaquero.
Fabián usa una de sus manos para desabrochar el botón del vaquero de Aurora, mientras le coge con la otra de la nuca y sigue hurgando con su lengua en su boca deleitándose con su sabor.
Aurora se aferra a Fabián, clavándole las uñas en la espalda.
Fabián mete la mano con habilidad y roza las bragas a la altura del clítoris de Aurora con dos dedos, haciendo toques suaves y circulares, con un ritmo sostenido.
Aurora gime, pero Fabián no le da tregua.
Aurora busca el bulto entre las piernas de Fabián y lo aprieta intentando seguir el ritmo que imprime él con sus dedos.
Fabián siente como se endurece un poco más.
Aurora se excita por la reacción de Fabián.
Ambos rompen el beso para tomar aire, están descontrolados y jadeantes.
Fabián saca la mano del vaquero de Aurora.
Aurora busca el botón del vaquero de Fabián y lo desabrocha, pero este la detiene justo cuando va a bajar la cremallera.
Aurora se queda viendo la entrepierna de Fabián; en sus ojos arde el deseo de tenerle.
Fabián murmura: «desnúdate, nena.»
Murmuras: «solo si vos lo hacés también, hermoso.»
Fabián murmura: «es justo.»
Aurora mira como Fabián se saca por la cabeza la camisa a medio desabotonar y deja su torso al desnudo.
Fabián mira a Aurora, expectante.
Aurora se quita la blusa y el sujetador, dejando que caigan en el suelo.
Fabián observa los pechos de aurora, fijándose en sus pezones y no aguanta la tentación de pellizcárselos.
Aurora gime ante la sensación de los dedos de Fabián frotándole los pezones.
Fabián siente los gemidos de Aurora como una invitación y se acerca para volver a besarla.
Aurora frota sus pechos contra el torso desnudo de Fabián, el calor entre ambos va en aumento.
Fabián hurga de nuevo con su mano por la abertura del vaquero, alcanzando las bragas, metiendo sus dedos para separarlas y frotando el clítoris de Aurora, ahora con un ritmo más acelerado.
Aurora gime en los labios de Fabián.
Fabián interrumpe el beso, pero no las caricias de sus dedos.
Aurora se arquea por las sensaciones que le provocan los dedos de Fabián.
Fabián la sujeta por la cintura, rodeándola con el brazo izquierdo.
Fabián murmura: «quiero que te corras para mí, nena.»
Aurora se muerde el labio inferior con fuerza, reprimiendo los gemidos que pugnan por salir sin control.
Fabián nota que Aurora se resiste y comienza a jugar con aquel par de dedos y su boca sobre la boca de ella.
Aurora siente como el deseo aumenta, quemándole por dentro.
Fabián acompasa el ritmo de sus dedos con besos lentos y profundos.
Aurora suelta un gemido involuntario.
Fabián sonríe para sus adentros.
Aurora se aferra a los hombros de Fabián.
Fabián se desliza separando los labios del sexo de Aurora hasta alcanzar su vagina y tantear su estrechez.
Aurora se aferra a Fabián con más fuerza, sigue luchando por mantener el control.
Fabián sigue jugando con sus dedos, entrando y saliendo.
Aurora adelanta las caderas y se arquea buscando intensificar las sensaciones y el contacto.
Fabián siente como sus dedos son atraídos al interior, sabe que el clímax de Aurora se acerca.
Aurora balancea sus caderas siguiendo el movimiento de los dedos de Fabián.
Fabián apoya el talón palmar en la pelvis para presionar indirectamente el clítoris mientras con sus dedos aún dentro de ella, presiona rítmicamente hacia adelante.
Aurora siente como el placer le recorre desde dentro haciendo que tense su cuerpo como un arco, pegándose más a Fabián.
Fabián se inclina para chuparle los pezones, acariciándolos con la lengua, rodeándolos con los labios.
Aurora siente que se desborda.
Fabián va ascendiendo con su boca hasta que alcanza la boca de Aurora, sus dedos no han dejado de moverse.
Aurora por fin estalla en un potente orgasmo.
Fabián acalla aquel gemido de liberación con su boca.
Aurora se siente excitada y aturdida a la vez, no había sentido algo semejante.
Fabián saca la mano de los vaqueros, rozando intencionadamente con los dedos todo el sexo de Aurora.
Aurora se estremece, las piernas le tiemblan y se aferra a Fabián para no perder el equilibrio.
Fabián se quita los zapatos y los vaqueros. su erección hace que parte del glande asome fuera del calzoncillo.
Aurora lo mira con deseo, quiere verle sin ropa una vez más.
Fabián se desnuda por completo como si hubiese leído el pensamiento de Aurora.
Aurora se descalza sin dejar de mirarle.
Fabián se coge el pene apretando un poco en la base.
Aurora se deshace del resto de su ropa, dejando todo regado en el suelo.
Fabián la mira de arriba abajo y le extiende la mano.
Aurora da un paso adelante y se coge de la mano de Fabián.
Ambos caminan desnudos hacia la habitación.
Aurora empuja a Fabián hasta que este se tumba boca arriba sobre la cama.
Fabián aprieta los dientes cuando aurora se sienta a horcajadas sobre él, rozando su pene erguido y palpitante con la humedad de su sexo.
Aurora se frota contra él, mientras lo besa, apasionada.
Fabián intenta hablar pero Aurora no lo deja.
Aurora acaricia el cuerpo de Fabián, pasando las uñas por el torso, descendiendo hasta alcanzar su pene.
Fabián se tensa al sentir las caricias de Aurora.
Aurora recorre el torso de Fabián con la lengua hasta acercarse al miembro que descansa erguido sobre el bajo vientre.
Fabián la detiene.
Aurora lo mira, un poco confusa y seria
Fabián extiende la mano hacia la mesita de luz y abre un poco el primer cajón hasta que saca el preservativo.
Aurora relaja la expresión al ver lo que hace y asiente, con una sonrisa traviesa
Murmuras: «Me..me gusta, precioso y precabido…merecés un premio…dejámelo a mí»
Aurora le quita el preservativo de las manos, rompe el empaque y se lo coloca lentamente a Fabián.
Fabián cierra los ojos y aprieta los dientes, el contacto con las manos de Aurora lo excita demasiado.
Aurora vuelve a sentarse a horcajadas sobre Fabián.
Fabián abre los ojos y la visión de aurora sobre él lo deja sin aliento.
Aurora coge su miembro y comienza a guiarlo en su interior.
Fabián la coge por las caderas, anticipándose al movimiento de aurora para dejarse caer; quiere penetrarla despacio, sentir como va abriéndose paso mientras su vagina lo engulle poco a poco.
Aurora se estremece con el roce.
Fabián sigue tenso intentando contener las ganas de empujar con fuerza.
Aurora cierra los ojos y se muerde el labio inferior cogiéndose los pechos, La sensación es demasiado intensa.
Fabián le da una nalgada suave.
Fabián murmura: «mírame, nena.»
Aurora abre los ojos.
Aurora jadea al sentir a Fabián colmándola por completo.
Aurora apoya sus manos en el torso de Fabián para no perder el equilibrio.
Fabián sigue cogiéndole por las caderas.
Aurora presa como de una urgencia, comienza a moverse sobre Fabián.
Cada vez que Aurora desciende, Fabián alza sus caderas para ir a su encuentro.
El sonido de los cuerpos chocando piel contra piel es casi hipnótico.
Aurora intenta reprimir sus gemidos sin mucho éxito.
Fabián suelta las caderas de Aurora para ascender y acariciarle los pechos, pellizcando sus pezones.
Aurora acelera el ritmo.
Fabián aprieta las nalgas para contenerse, no quiere correrse todavía.
Aurora apoya las manos a los lados de la cabeza de Fabián y lo besa con avidez.
Fabián corresponde al beso.
aurora se separa para coger aire.
Fabián mira a aurora, sabe que sigue luchando por no perder el control.
Fabián la abraza atrayéndola sobre sí, para rodar sobre la cama y quedar sobre ella.
Aurora se sorprende ante el cambio e intenta zafarse del peso que ejerce el cuerpo de Fabián sobre ella.
Fabián la besa con intensidad, mientras le sujeta ambas muñecas sobre su cabeza y sigue jugando con sus pezones. Primero uno, luego el otro.
Aurora gime.
Fabián le suelta y comienza a moverse con lentitud, empujando con fuerza.
Aurora intenta reprimir los gemidos, pero no lo consigue.
Fabián acelera el ritmo.
aurora se vuelve a morder el labio y le clava las uñas en la espalda.
Fabián le murmura al oído todo lo que quiere hacerle.
Aurora se excita todavía más, sin poder articular palabra alguna
Fabián murmura: «déjate ir, nena, no te reprimas.»
Aurora cierra los ojos.
Fabián sale por completo y se arrodilla frente a aurora que abre los ojos de golpe.
Fabián coge varios almohadones y los coloca bajo las caderas de aurora.
Aurora lo mira con incertidumbre.
Fabián sonríe con cierta malicia.
Fabián apoya los tobillos de Aurora en sus hombros y la penetra con fuerza.
Aurora jadea por la primera impresión de sentir aquella penetración tan profunda.
Murmuras: «hijo de…»
Fabián sale y vuelve a entrar con fuerza, arrancándole otro jadeo a Aurora.
Fabián la mira a los ojos.
Aurora esquiva su mirada un instante, sabe que su control puede quebrarse en cualquier momento.
Fabián cambia el ritmo y la intensidad, penetrándola sin entrar por completo, de forma más acelerada.
Aurora vuelve a cerrar los ojos.
Fabián comienza a frotar su clítoris con el pulgar.
Aurora se aferra a las sábanas, lo que está sintiendo la supera.
Fabián respira aceleradamente, le excita mucho ver como aquella mujer se resiste a entregarse por completo.
Fabián habla entre jadeos.
Aurora se arquea al sentir como Fabián hace círculos con su pulgar sobre su clítoris mientras la penetra con más velocidad pero sin llegar a hacerlo completamente.
Aurora siente que la necesidad de tenerlo cada vez más profundo aumenta.
Aurora gime cuando siente como el orgasmo se aproxima una vez más.
Fabián murmura: «córrete para mí, nena, entrégate.»
Aurora siente como su control se quiebra cuando el orgasmo la atrapa.
Fabián se hunde en ella por completo y resiste la tentación de penetrarla una y otra vez hasta correrse con ella.
Aurora tiembla y se estremece.
Fabián se retira un poco y quita los almohadones y vuelve a hundirse hasta el fondo sintiendo como es jalado al interior con mucha intensidad.
Aurora se aferra a él.
Fabián pasa sus brazos bajo la espalda de Aurora y se aferra a sus hombros, La besa ahogando sus sollozos.
Aurora sube las piernas y cruza los tobillos acercando a Fabián a su cuerpo.
Fabián comienza a moverse.
Aurora le recibe y le sigue el ritmo.
Los cuerpos sudorosos de ambos resbalan uno sobre el otro.
Fabián besa a Aurora, desenfrenado.
Aurora corresponde al beso.
Fabián penetra a Aurora cada vez más rápido y con más fuerza.
Aurora vuelve a clavarle las uñas en la espalda.
Fabián por fin se deja arrastrar y se corre, suelta un gruñido seguido de varios jadeos y gemidos.
Aurora siente el corazón de Fabián latiendo desenfrenado.
Fabián entierra el rostro en el cuello de Aurora, besa el punto donde se ve su pulso desbocado.
Durante la noche vuelven a hacer el amor en varias ocasiones, entre conversaciones y rebeladoras muestras de afecto, sobre todo por parte de Aurora
Algunas horas después…
Fabián yace profundamente dormido.
Aurora le ve dormir durante unos minutos y suspira exasperada por su debilidad.
Aurora sale de la cama con sumo cuidado para no despertarle.
Aurora se detiene un instante en la puerta de aquella habitación.
Aurora siente que los ojos se le empañan, pero niega reprimiendo las lágrimas.
Aurora susurra: «tenías razón, esta noche no la voy a olvidar nunca…»
Aurora lo mira intensamente por última vez, sigue luchando contra las lágrimas que se asoman, amenazantes
Aurora susurra: «Adiós, hermoso. gracias por todo.»
Aurora sale sigilosa, recoge su ropa, se viste y se marcha, cerrando la puerta con suavidad.
Un par de Horas después…
el sol se va colando con lentitud por la ventana.
Fabián despierta y se gira, buscando el cuerpo de Aurora, pero encuentra la cama vacía y fría.
Fabián abre los ojos.
Fabián exala el aire despacio, vuelve a cerrar los ojos y se cubre parte del rostro con un brazo, mientras piensa en lo que hará para poder gestionar la ausencia de ella de ahora en adelante.

Nueva escena de rol: Destino ineludible, amistad merienda y emociones

Punto de vista: Auxita

Auxita sigue enviando mensajes a quienes le quedaron pendientes de la noche anterior, entre ellas a Abigail; teclea con las manos algo temblorosas
SMS enviado: «Hola, Abi. Te escribo por si no sea posible vernos personalmente…es que tengo que viajar a paraguay con urgencia, tengo a mi madre hospitalizada desde hace más de una semana. Quería agradecerte por tu amistad, tu apoyo en el momento más difícil de mi vida…eres única y espero no cambies, recuerda que te quiero mucho, y te extrañaré.»
Auxita termina de redactar y se seca algunas lágrimas que ruedan por su rostro. Deja el móvil sobre la mesita del salón y se levanta, camina nerviosamente pensando en lo que todavía tiene pendiente por hacer para el viaje.
15 minutos más tarde
llaman al timbre de la puerta.
Auxita oye el timbre, se apresura a abrir
Abres la puerta.
Abigail Entra en la casa.
Auxita se sorprende, al verla llegar
Abigail entra en tromba seguida por Samuel.
Dices: «abi?»
Abigail mira a Auxita y le extiende los brazos.
Auxita ve a Samuel también y no sabe como reaccionar, intenta no mostrarse quebrada ante amboss
Samuel mira a las chicas, expectante.
Abigail se acerca a Auxita.
Auxita se apresura a corresponder a abigail
Abigail dice: «pero chiquiilla»
Abigail la abraza con fuerza
Auxita se funde con ella en el abrazo y ssuspira
Murmuras: «otra vez, Abi…esta vez mi mamá»
Abigail se separa un poco y la mira.
Auxita se aparta un poco, cierra la puerta y la mira también
Cierras la puerta.
Abigail dice: «venga, no vayas a quebrarte, verás que cuando llegues las cosas no serán tan terribles, guapi.»
Samuel asiente en acuerdo con Abigail.
Dices: «eso espero…la verdad que sí. Porque según me contaron…bueno»
Abigail hace una mueca.
Dices: «pero pasen, chicos. Hola Sam, perdoná que no te haya saludado como se debía»
Abigail dice: «si es que la gente da las noticias de muy mala manera.»
Abigail camina al interior del salón, Samuel la sigue de cerca.
Auxita adelanta a los chicos y les señala los sillones del salón
Samuel dice con acento venezolano, «no te preocupes, auxi.»
Dices: «bueno, puede ser…en realidad tocará ir a verificarlo, bonita»
Samuel ocupa un sillón, Abigail se le sienta en el regazo a Samuel.
Auxita mira a Samuel y le sonríe.
Samuel le devuelve la sonrisa.
Abigail se acomoda a sus anchas y mira a auxita.
Auxita los mira enternecida
Abigail dice: «Estoy un poco enfadada contigo, guapi. »
Auxita se sorprende
Dices: «y eso?»
Abigail dice: «Como es que no me avisas que tu madre se había puesto mala? Eso no se hace.»
Auxita baja la mirada y suspira levemente
Abigail dice: «habría venido antes con chocolate caliente y toda la cosa, hasta calentitos te traía.»
Dices: «en realidad me enteré hace muy poco»
Abigail se levanta del regazo de Samuel de un brinco.
Abigail se acerca a auxita y le pellizca los mofletes.
Auxita la mira con ojos brillantes
Abigail dice: «tú siempre igual, no llamas ni que se te esté quemando el chiringuito.»
Auxita no puede evitar reírse flojito
Abigail le da un beso en la frente.
Auxita le devuelve el beso y la abraza parcialmente, luego se separa.
Dices: «ya sabes, me las banco todo sola o casi sola, cariño»
Abigail dice: «tú espera aquí, que vamos a preparar chocolate caliente.»
Abigail la señala con un dedo
Abigail dice: «pues mu mal hecho, chiquiilla. Te estás pareciendo demasiado a tu fotocopia, eh?»
Auxita mira hacia el pasillo de las habitaciones casi por inercia y sonríe
Samuel reprime la risa ante el comentario de Abigail.
Murmuras: «pues sangre de su sangre soy…»
Abigail sigue la mirada de auxita y se mete hacia los pasillos, se asoma y ve a la generala tumbada en la cama.
Auxita ríe bajito
Abigail se gira.
Abigail murmura: «cucha, será que se enfada si la despertamos, verdad?»
Murmuras: «si te atrevés a probar…»
Samuel se levanta y va a por Abigail, la coge de la mano y la arrastra un poquito hacia el salón.
Auxita le guiña un ojo
Murmuras: «yo no me hago responsable, eh?»
Samuel murmura con acento venezolano, «déjala, cariño. mejor no inventes.»
Abigail mira a Samuel y se enfurruña un poco.
Auxita mira a Samuel y niega levemente
ambos regresan al salón.
Murmuras: «tranqui, de hecho es raro que esté durmiendo a estas horas…»
Abigail dice: «Joder, es que las despedidas hay que celebrarlas.»
Auxita suspira un poco y asiente
Abigail dice: «que no es que se van a un cementerio, sabes?»
Dices: «pues no, ni mucho menos.»
Abigail mira a Samuel.
Samuel asiente.
Auxita mira con picardía el intercambio de miradas de los chicos
Dices: «qué se traen?»
Auxita sonríe
Samuel dice con acento venezolano, «Ya, bonita… pero la hermana de Auxi estará cansada, nena.»
Samuel mira a auxita y sonríe.
Auxita vuelve a mirar al pasillo, alcanza a ver por la puerta entreabierta de la habitación de Aurora que la luz está encendida
Dices: «va, ya está activa, creo.»
Samuel dice con acento venezolano, «ya sabes como es Abi, quería armar una fiesta y traer a media torre para despedirlas.»
Auxita los mira otra vez
Dices: «aay…qué lindos…no me hagan llorar»
Abigail dice: «a media torre no, Sam. No exageres, chiquiillo.»
Abigail se pone las manos en las caderas y mira a Auxita.
Auxita le sostiene la mirada
Dices: «pues celebremos nosotros 3…bueno 4…»
Abigail dice: «ah , no, guapi. Llorantinas no, que luego ni que venga el guardia de la campana para quitarte los ojitos de sapo aplastao que quedan luego.»
Auxita no puede evitar reírse de vuelta
Aurora escucha las voces y sale hacia el salón, con cara de cansancio; mira a los presentes sin decir absolutamente nada
Abigail dice: «venga, hagamos el chocolate. Ya va Sam por una tarta que tengo en casa y nos la comemos también. total, si engordáis un poquito no pasa nada.»
Abigail mira de reojo a la generala.
Dices: «ea, pues eso, entonces vamos»
Auxita sigue su mirada
Abigail dice: «madre mía del amor hermoso, que cara de mala leche que traes, chiquilla. más de lo habitual, claro.»
Aurora dice: «hola…»
Aurora asiente
Samuel pone los ojos en blanco y se levanta.
Abigail dice: «Hola, generala, como va? No me digas que como la mierda porque ya se te nota, eh?»
Samuel dice con acento venezolano, «Iré por la tarta a casa, no tardo en volver.»
Abigail asiente y le sonríe, lanzándole un beso después.
Aurora dice: «miren quien me viene a despertar…la de las frases raras y los pensamientos conectados a la boca. Y sí, ya me estás viendo»
Aurora murmura: «aunque en peor forma me viste.»
Abigail dice: «pues eso, qué bien que me tienes ya clasificada, guapísima.»
Abigail dice: «ah, sí, te vi hecha una mierda, pero eso no cuenta.»
Auxita sonríe con el intercambio
Abigail dice: «quien no iba a verse hecha una mierda luego de que te volvieran red de pescador con tanta puñalada?»
Aurora dice: «y bue, es lo que hay nomás.»
Aurora sonríe a penas para luego mostrar una mueca de cansancio aún mayor
Abigail dice: «Ya, pero deberías cambiar esa cara, que te vas a arrugar más que una uva pasa, guapa.»
Aurora dice: «si serás loca vos…»
Abigail se ríe mientras asiente y se pone de pie.
Abigail dice: «yo estoy como una cabra, pero, soy muy feliz.»
Abigail toma a la generala de la mano y la obliga a sentarse en el sofá.
Aurora la desafía con la mirada pero luego se relaja, sin mucha voluntad para oponer resistencia
Abigail dice: «tú ahí quietecita, que vas a disfrutar de una dosis de mi medicina arreglalotodo »
Aurora murmura: «definitivamente estás muy mal»
Abigail se encoge de hombros.
Abigail dice: «si ya te dije, como una cabra, pero feliz.»
Abigail se pierde hacia la cocina para preparar el chocolate.
Aurora murmura: «eso si después te vas a correr conmigo. Solo así te acepto lo que sea que quieras meterme a la boca, nena.»
Auxita las mira a ambas y no deja de reír
Abigail grita: «ahora la loca es otra, te das cuenta? Yo no corro ni que vengan los san fermines detrás mío, generala.»
Abigail comienza a trastear en la cocina para preparar el chocolate.
Aurora se encoge de hombros también, mira a su hermana como preguntando de qué va esto
Samuel mira a auxita para que le abra la puerta y así ir a por la tarta.
Auxita mira a samuel y asiente, va corriendo a abrir
Abres la puerta.
Dices: «perdón, me distrajo este debate»
Abigail comienza a cantar una canción mientras sigue trasteando en la cocina.
Auxita sonríe
Samuel le sonríe y la sigue hacia la puerta.
Samuel dice con acento venezolano, «no tardo, Auxi.»
Dices: «dale Sam, te esperamos»
Samuel asiente y sale de la casa a toda prisa.
Aurora sigue en todo momento a Auxita con la mirada, aguardando alguna explicación
Cierras la puerta.
Auxita ve a su hermana y se le acerca
Murmuras: «esto no es cosa mía, eh?»
Abigail va mezclando los ingredientes en una olla que ha puesto en la hornilla.
Aurora murmura: «y conociéndote como te conozco pretendés que te crea? na, por favor.»
Abigail comienza a cantar una canción del Barrio.
Abigail canta, «que me lleven a la mar, la mar, la mar.»
Luego de unos minutos, llaman al timbre de la puerta.
Aurora murmura: «bueno, ya que te armás la farra, al menos andá a ayudar, no hagas la vaga.»
Auxita oye el timbre, asiente a Aurora y primero va a abrir
Abres la puerta.
Abigail saca el chocolate del fuego y lo sirve en las tazas que dispuso en una bandeja con servilletas, cucharitas y platos.
Auxita deja paso a samuel
Samuel entra apresurado con una tarta de almendras en las manos.
Abigail sigue cantando en la cocina.
Auxita lo mira, cierra la puerta y se relame al ver la tarta
Cierras la puerta.
Auxita le señala la mesita del salón
Abigail sale de la cocina con la bandeja.
Dices: «dejala ahí, sam»
Samuel asiente y deja la tarta en la mesita.
Dices: «uy, a eso llamo yo ser rápida»
Abigail ve la tarta y suspira.
Abigail sonríe.
Aurora solo mira, seria
Abigail dice: «Hacer chocolate caliente es lo más fácil de la vida, guapi.»
Dices: «claro claro»
Auxita sonríe
Abigail deja la bandeja en la mesita del salón y se devuelve a la cocina por un cuchillo.
Samuel se sienta en un sillón.
Abigail sale con el cuchillo.
Abigail dice: «Hala, quien quiere el honor de partir la tarta?»
Abigail mira a las gemelas.
Dices: «yoo!»
Murmuras: «puedo llegar a hacer una macana grande pero…»
Auxita se ríe, se acerca a la mesita
Abigail dice: «bien, entonces tú, porque la generala anda con mala leche.»
Abigail le da el cuchillo a auxita.
Auxita mira de reojo a aurora y asiente
Abigail se acerca a la mesita y coge una taza de chocolate que se la da a Sam.
Aurora dice: «ojalá tuvieras que hacer al menos un cuarto de lo que hice yo en estos días, querida.»
Samuel la coge y le sonríe.
Abigail se gira y mira a aurora.
Auxita corta la tarta en varios trozos, lo hace delicadamente
Abigail dice: «Pues, nena, lo haría si mi madre siguiese vivita y coleando, pero como ya no está conmigo, pues no me toca.»
Abigail la mira de arriba abajo.
Auxita termina de partir la tarta y deja el cuchillo a un lado, mira a los chicos
Abigail dice: «con esa cara habrás espantao a medio mundo, con razón te habrá costado lo suyo cada trámite.»
Abigail coge una taza y se la da a auxita.
Aurora dice: «entonces no hables sin saber. Y no, creo que consigo más y mejores cosas.»
Abigail coge otra taza para ella y disfruta del aroma del chocolate que se va esparciendo por el salón.
Auxita toma su taza de chocolate, se acerca a Aurora
Abigail se encoge de hombros.
Murmuras: «Auro…tranqui, sí?»
Aurora murmura: «que no me jodan la paciencia, entonces. Que ya tienen que agradecer que esté acá.»
Auxita le ofrece la taza de chocolate que tiene en sus manos a Aurora, esta niega
Abigail mira a aurora con gesto adusto, poco habitual en ella.
Auxita también la mira, algo incómoda con la situación
Miladycita está en el cuarto leyendo un libro. deja el libro al oír la bulla del salón y sale a mirar
Auxita le pone suavemente la mano libre en el hombro a su hermana para tranquilizarla.
Abigail dice: «nada te obliga a estar aquí, aurora. Hemos venido a despedirlas, porque os queremos.Porque al menos yo entiendo lo duro que es que la madre de una se ponga así. Pero te pasas y es incomprensible si tanto quieres a auxita.»
Auxita asiente, de acuerdo
Abigail dice: «amárgate tú todo lo que quieras, pero por la vírgen del rocío, no le hagas estas escenas a tu hermana»
Miladycita camina hacia el salón, ve a auxita con aurora y un par de chicos más, se acerca lentamente y sonrríe levemente
Abigail dice: «la vida es una sola, aurora. Una sola y muy cortita.»
Aurora solo la mira algo molesta pero queda rígida en su lugar
Abigail mira a Mila y cambia de expresión.
Miladycita dice con acento limeño, «hola, chicos. que ocurre?»
Abigail dice: «Miila, chiquiiilla. tanto tiempo sin verte.»
Auxita mira a mila pero no le puede sonreír
Miladycita dice con acento limeño, «hola abi, cómo estás?»
Abigail dice: «nada, he venido con mi chico a despedir a auxita y a su hermana.»
Miladycita dice con acento limeño, «oh, ya veo…»
Abigail dice: «todo bien guapy y tú?»
Miladycita dice con acento limeño, «pues… aquí vamos»
Abigail dice: «te quieres unir? Hemos traído tarta y chocolate caliente, que ya sabes, lo cura todo.»
Miladycita dice con acento limeño, «claro, no hay problema»
Aurora le susurra a Auxita: «no sé qué se cree esta chica, pero no tengo ganas de si quiera hablar. Podrían no hacer tanto ruido y dejarme en paz a mí?»
Abigail coge de la mano a la chica.
Miladycita toma de la mano a abi
Auxita ve el intercambio lejanamente, mirando a Aurora; asiente levemente con la cabeza y suspira
Abigail la lleva a un sillón y le da la taza que había cogido para ella.
Miladycita recibe la taza con ambas manos…
Dices: «disculpen un momento, chicos…»
Abigail ha escuchado el comentario de aurora pero lo omite deliberadamente.
Abigail mira a auxita y le sonríe.
Auxita camina hacia el pasillo y le hace un gesto a Aurora, esta la sigue
Abigail dice: «haré otro poco de chocolate.»
Auxita se gira y asiente
Miladycita dice con acento limeño, «de acuerdo»
Dices: «síii, todo lo que quieras, abi»
Abigail entra en la cocina y comienza a trastear de nuevo.
Samuel mira a Mila y le sonríe.
Miladycita mira a samuel y sonrríe
Aurora murmura: «sé andar sola, nena. Divertite con tu gente y la próxima vez avisá cuando vas a hacer alguna festichola así, querés?»
Samuel dice con acento venezolano, «qué tal estás? No te veía desde hace mucho.»
Aurora sin esperar respuesta se mete nuevamente a su habitación, hechando llave
Miladycita dice con acento limeño, «estoy bien, samu, gracias…»
Auxita se encamina hacia la cocina, para ver a Abigail
Samuel asiente y le sonríe.
Miladycita toma el chocolate en pequeños sorbos
Auxita entra y la ve trabajando
Abigail termina de trastear, lava lo que ha usado y coge la taza que recién sirvió.
Dices: «lavar no era necesario, bonita…»
Abigail alza la mirada y ve a Auxita.
Auxita la mira, esta vez ella está seria también
Abigail dice: «Es costumbre, guapi. tú no te preocupes.»
Auxita se le acerca un poco
Murmuras: «lo..lo siento…»
Auxita desvía la mirada
Abigail sorbe de la taza.
Abigail le coge del brazo.
Auxita suspira y se deja guiar
Abigail dice: «No tienes que disculparte ni sentirlo, guapi. »
Dices: «creeme, hasta a mí me está costando con ella, y no suele pasar, de verdad…»
Abigail dice: «Yo lamento más la actitud de tu hermana por ti que por mí.»
Miladycita dice con acento limeño, «disculpen que me meta, pero por qué está así?»
Auxita camina lentamente con Abi por el pasillo, se acercan al salón
Auxita alcanza a oír a Mila y la mira
Abigail le acompaña hasta el salón con la taza humeante en la mano.
Abigail se sienta en el regazo de Samuel.
Dices: «por la situación, supongo. Yo ni me atrevo a preguntarle, mila»
Miladycita dice con acento limeño, «ahora si que me dio miedo…»
Auxita agarra la taza que había dejado en la mesita y sorve despacio
Abigail dice: «Yo no conozco a aurora, pero tengo la idea de que tiene mala gestión emocional.»
Miladycita dice con acento limeño, «creo que siempre a sido seria…»
Abigail asiente a Mila.
Abigail sorbe de la taza.
Dices: «puede ser, yo no quiero hacer un análisis, sería muy subjetivo de mi parte»
Miladycita bebe el chocolate en pequeños sorbos
Abigail mira a auxita y asiente.
Abigail dice: «igual … lo que yo pueda decir no es sino una mera apreciación.»
Miladycita dice con acento limeño, «igual la mía»
Auxita sorve, esta vez de forma algo más impulsiva. Mira a todos pero con gesto incómodo en los ojos que se nota claramente
Samuel bebe de su taza, mientras acaricia la mano de Abigail haciéndo círculos con un dedo.
Abigail estrecha la mano de Samuel y se recuesta.
Dices: «en fin…»
Auxita suspira y toma un pedazo de tarta
Dices: «no olviden esta delicia, eh?»
Abigail dice: «no le des más vueltas, igual es culpa mía por ser tan frontal.»
Miladycita dice con acento limeño, «oh, haber?»
Abigail coge un trozo para samuel y otro para ella.
Miladycita toma con cuidado un pedazo de tarta
Abigail dice: «es de almendras.»
Dices: «ya, está bien. Supongo que pasó lo que pasó porque ambas son frontales, así que bueno…»
Samuel se devora su trozo y se relame.
Auxita come su pedazo, alternando con el chocolate
Miladycita come la tarta saboreando la masa y las almendras
Abigail asiente mientras va masticando despacio.
Dices: «está delicioso, Abi. Sos especialista»
Miladycita dice con acento limeño, «está muy bueno, eh?»
Auxita fuerza una sonrisa
Miladycita dice con acento limeño, «bien hecho, abi»
Miladycita come la tarta, alternando con el chocolate
Abigail dice: «ya, pero especialista es el que la haya hecho, que yo la compré en la pastelería.»
Abigail sonríe mirando a las chicas.
Miladycita dice con acento limeño, «ah, vaya…»
Auxita se sonroja un poco y ahora sí sonríe auténticamente
Miladycita sonrríe
Auxita sigue con su trozo de tarta
Samuel sonríe.
Abigail bebe de la taza disfrutando del sabor.
Auxita se termina el trozo y bebe lo que tiene aún de chocolate
Miladycita sigue comiendo la tarta hasta terminarla
Dices: «en serio chicos…muy a pesar de lo que pasó, gracias mil, no olvidaré este gesto por parte de ustedes»
Abigail se termina su trozo de tarta y coge una servilleta para ella y otra para Samuel.
Miladycita dice con acento limeño, «ahí es donde se demuestra la amistad, linda»
Abigail le hace un gesto con la mano, restando importancia.
Miladycita coge una servilleta y con cuidado se limpia las manos
Auxita mira a mila y asiente, toma una servilleta y se limpia bien las manos
Abigail dice: «que te creías tú que íbamos a dejar que te fueses sin verte? estás un poco loca, guapi.»
Auxita se ríe
Dices: «es que si iba a ver a toda la gente que conocí acá…»
Abigail y Samuel ríen también.
Abigail dice: «ah no, no… pero nosotros no somos toda la gente, tampoco cualquier gente, guapi.»
Dices: «aah, eso sí es cierto!»
Miladycita dice con acento limeño, «de acuerdo con abi»
Abigail dice: «nosotros somos…»
Abigail se queda pensando un momento.
Auxita los mira a todos, emocionada
Miladycita se termina el chocolate y deja la taza sobre la mesita
Auxita también deja su taza
Abigail dice: «nosotros somos tu gente, por así decirlo. O sea, te tocaba pasar por nosotros antes de subirte al chisme ese para volar a tu país.»
Abigail dice: «así como si fuésemos la aduana »
Dices: «maravillosos, es lo que son.»
Miladycita asiente
Auxita asiente, sonriendo
Abigail dice: «Pues tanto como tú, guapi.»
Dices: «caramba cuanto los extrañaré…a ver si tengo la oportunidad de volver»
Miladycita dice con acento limeño, «todos te queremos, auxi. ahí se ve quienes son tus verdaderos amigos»
Abigail dice: «que por eso dicen que Dios nos cría y nosotros nos juntamos. o como sea que diga el fulano dicho.»
Auxita asiente y sonríe en respuesta al comentario de las chicas
Miladycita dice con acento limeño, «sabes que también se te hechará de menos, amiga»
Abigail dice: «ah, pues claro que tienes que volver, chiquiilla, por la vírgen del rocío, así sea de vacaciones.»
Dices: «claro, claro. Veremos como se van dando las situaciones»
Samuel dice con acento venezolano, «te extrañaremos y estaremos pendientes de lo que pase con tu mamá, auxita.»
Abigail asiente.
Dices: «sí, Samuel…veré de qué manera informarles, me llevaré el teléfono y estaré escribiendo permanentemente.»
Abigail mira a Auxita.
Auxita la mira
Abigail dice: «Pues más te vale que no te escaquees, eh?»
Auxita la mira sin entender, pero le sonríe
Dices: «lo que digas, bonita…»
Auxita termina riendo
Abigail dice: «que me vuelvo como el dibujito ese animado, el del perrito que se aparecía en todos lados, madre mía del amor hermoso, era un incordio el animalillo »
Miladycita dice con acento limeño, «el doki?»
Abigail dice: «pues eso, que me vuelvo una piña debajo del mar, ah no, que era debajo del brazo… pero eso mismo.»
Abigail mira a Mila, pensativa.
Miladycita dice con acento limeño, «ah, ya te entendí…»
Miladycita sonrríe
Dices: «sos tremenda…»
Abigail dice: «No tengo puta idea de cómo se llamaba el chucho ese, Mila.»
Abigail mira a auxita.
Miladycita dice con acento limeño, «ah, yo pensaba en el perro, luego recordé que era una esponja…»
Auxita mantiene la sonrisa, mirando a las chicas
Abigail dice: «que va, pero si yo soy más buena que comer chocolate con los dedos, chiquiilla.»
Dices: «claro, sin duda!»
Samuel abraza a Abigail desde atrás y se ríe, discreto.
Miladycita mira a abi y samuel y les sonrríe levemente
Auxita los mira
Miladycita piensa: ojalá yo también pueda… pueda ser feliz
Dices: «no se les ocurra separarse mientras me vaya, eh? los tendré vigilados»
Abigail dice: «Mila, todavía no conozco una esponja que se aparezca en todos lados.»
Miladycita se ríe
Abigail dice: «pero si la consigo yo te aviso, ¿vale?»
Miladycita dice con acento limeño, «claro, claro»
Abigail mira a auxita como si estuviera un poco loca.
Miladycita se ríe a grandes carcajadas
Abigail dice: «pero tú te crees que yo voy a dejar a mi Sam para que venga alguna de essas y le haga quien sabe qué cosas?»
Auxita se ríe también algo fuerte y niega
Samuel se sonroja un poco y atrae a Abigail hacia él.
Dices: «más te vale que no.»
Samuel dice con acento venezolano, «creo que se lo dejaste claro ya, bonita.»
Auxita mira a mila, cómplice
Miladycita mira a auxita y ríe ampliamente
Abigail se gira y besa a Samuel en los labios.
Dices: «y yo me voy siendo parte de tu club, el de las solteras, amiguita»
Abigail mira a las chicas.
Miladycita dice con acento limeño, «ah, vaya… como se ponen de melosos unos…»
Auxita mira a la parejita de tórtolos y asiente a mila
Miladycita dice con acento limeño, «sí, sí. el club de las solteras regias!»
Miladycita se parte de risa.
Murmuras: «pero no hagamos tan evidente nuestra envidia»
Auxita vuelve a reírse
Abigail dice: «pero a ver, que seáis del club ese no significa que no podáis divertiros, eh? que un polvete no le cae mal al cuerpito de vez en cuando.»
Auxita mira a Abigail y se sonroja notablemente
Miladycita dice con acento limeño, «yo no estaría tan segura, chica… pero… si lo dices así…»
Samuel murmura con acento venezolano, «Abi, deja a las chicas.
Dices: «bueno, eso si hay algún buenazo con quien…»
Abigail mira a auxita y a Mila.
Auxita se interrumpe y suspira, se le ponen rojas hasta las orejas
Miladycita dice con acento limeño, «si hay algún guapo, pues… em, a lo que venga…»
Abigail dice: «claro que os lo digo. Y si os encontráis un buenorro de esos que están como un tren, madre mía, os acordaréis de mí, ya veréis.»
Miladycita dice con acento limeño, «el adonish…»
Auxita asiente sin poder articular palabra, solo sonríe
Miladycita sonrríe, divertida
Abigail dice: «eso sí, protegeos, que hay que cuidar el cuerpo como un templo.»
Dices: «por supuesto, eso sin dudarlo»
Miladycita dice con acento limeño, «claro, claro»
Abigail dice: «Pensando aquí en voz alta, yo creo que a la generala le hace falta justo algo así…»
Miladycita dice con acento limeño, «uy, que si te escucha…»
Auxita se levanta y junta todo lo utilizado en la bandeja, lo prepara como para llevarlo luego a la cocina y luego se sienta a seguir conversando
Samuel le pellizca el costado.
Abigail se gira y mira a samuel.
Dices: «eso, que si te escucha…te saca a correr todo madrid »
Miladycita dice con acento limeño, «siii»
Abigail dice: «cielo, que no estoy diciendo yo nada malo, eh? »
Dices: «y te deja con oxígeno casi que solo para respirar»
Miladycita dice con acento limeño, «sii si»
Murmuras: «si se los diré yo…»
samuel suspira y niega con la cabeza.
Auxita se ríe
Abigail mira a auxita, cómplice.
Murmuras: «tengo muchas historias de esas…»
Abigail murmura: «pero es que guapi, una dosis de endorfinas siempre le alegra a una el ánimo. Piénsalo.»
Miladycita murmura con acento limeño, «uy, jesús…»
Auxita suspira y asiente
Abigail murmura: «pasa que ya os váis, pero tendríamos que haberle hecho operación cupido »
Murmuras: «claro, si es que yo lo sé.»
Miladycita murmura con acento limeño, «tu crees que hubiera funcionado?»
A Auxita se le iluminan los ojos maliciosamente, pensando
Abigail mira a Mila y se encoge de hombros.
Murmuras: «encima…tenía el tipo perfecto para ella…creo que se conocieron entrenando y…»
Abigail dice: «yo creo que sí, al menos para que no anduviera tan tiesa como si tuviese un palo de escoba en el culete, Mila.»
Auxita mira hacia el pasillo, para no toparse con una sorpresa
Abigail mira a auxita con renovado interés.
Miladycita murmura con acento limeño, «ah, pero… que pasó? »
Abigail murmura: «no me digas que hiciste de cupida tú solita, guapi. cuenta, cuenta.»
Murmuras: «yo no sé, pero tengo el perfecto para esa operación, lástima que es tarde. Un tipo así todo lindito…ains»
Auxita mira a abi y niega
Abigail hace una mueca.
Miladycita murmura con acento limeño, «aaaaaah rayos… »
Murmuras: «en realidad sí hice eso pero cuando ambas estábamos en el colegio. hasta ahora no sé como es que me perdonó ese sacrilegio…pero al que me refiero ahora es un médico, re chulo él…»
samuel dice con acento venezolano, «ustedes son terribles, chicas. Pobre del que se quede en la mira, lo lanzan a los leones.
Abigail le da un codazo a Samuel sin mucha fuerza.
Miladycita murmura con acento limeño, «aaaaaaah, demonios! tan lindo era?»
Auxita mira a Samuel y se ríe
Abigail dice: «así que un doctor.»
Auxita mira a las chicas y asiente
Dices: «al menos lindo y adecuado para ella, creo que sí.»
Abigail dice: «jo, que chungo que tengáis que viajar tan pronto.»
Miladycita dice con acento limeño, «ai, jesús…»
Dices: «todo atlético y esas cosas, que yo me detuve a mirarlo »
Auxita mira a abi y asiente, bajando la mirada y cambiando rápidamente a una expresión de tristeza
Miladycita dice con acento limeño, «uy dios…»
Abigail dice: «Pues colirios hay unos cuantos en madrid, sí. ahí en la clínica solidaria había unos guapetones.»
Miladycita dice con acento limeño, «ai, seguro…»
Abigail se levanta del regazo de samuel.
Abigail se acerca y se sienta al lado de auxita.
Auxita queda pensativa y asiente a lo que escucha
Abigail dice: «no te pongas tristona, guapi.»
Auxita la mira
Abigail le pasa un brazo por los hombros.
Dices: «es difícil amiga…muy difícil todo esto»
Abigail murmura: «lo sé, viví algo similar cuando mi madre murió. Pero ten ánimo, todavía está viva y eso es lo que cuenta.»
Miladycita murmura con acento limeño, «es verdad, mi niña»
Abigail murmura: «además, aquí nos tienes, así sea por móvil, estaremos contigo en la distancia, guapi.»
Miladycita murmura con acento limeño, «así es, auxi…»
Murmuras: «chicas, son lo máximo. Gracias por ser y estar, por comprender.»
Auxita mira a Samuel
Samuel le sonríe con calidez a auxita.
Dices: «Gracias, Samuel. Gracias a vos también, en serio»
Samuel niega con la cabeza.
Auxita le sonríe de vuelta
Samuel dice con acento venezolano, «nada que agradecer, somos amigos y los amigos se apoyan cuando todo se pone más oscuro.»
Abigail asiente y estrecha el medio abrazo con auxita.
Dices: «sí, eso me ha tocado ver, para mi satisfacción.»
Auxita le corresponde
Dices: «tengo que volver, dejo mucho acá, muchísimo.»
Auxita se separa, los mira uno a uno como ha hecho otras veces, como queriendo retener cada imagen en su memoria
Abigail dice: «bueno, ahora toca la hora de San blas, y sí, tienes que regresar o te puede caer la maldición de … bueno no me acuerdo de quien era, pero esa misma.»
Auxita sonríe un poco y asiente
Abigail sonríe a auxita.
Samuel se pone de pie y se acerca hacia las chicas.
Dices: «pues sí. Gracias por este rato, chicos…»
Auxita se pone de pie también para despedirlos
Abigail se levanta
Auxita mira a abi
Dices: «rico el choco, eh? que ese sí me consta que lo hiciste vos»
Abigail dice: «nada que agradecer, chiquiilla. si ha sido estupendo verte antes de que viajases.»
Miladycita se levanta para despedir a los chicos
Abigail le da dos besos, uno en cada mejilla y le sonríe.
Auxita le devuelve los besos y luego va con Samuel a dárselos ella
Abigail dice: «Recuerda que te queremos y que aquí estaremos. pero por sobre todo, recuerda que la meta es ser feliz, guapi.»
Dices: «sí, esa es la meta, y a ella voy»
Samuel devuelve los besos a Auxita.
Miladycita SE DESPIDE DE LOS CHICOS
Auxita les adelanta y abre la puerta, despacio
Abres la puerta.
Abigail y Samuel se despiden de Mila y caminan hacia la puerta tras Auxita.
Dices: «quiero venir a su boda, sí?»
Auxita los mira con picardía
Abigail mira con picardía a auxita y se ríe.
Samuel asiente, un poco serio.
Dices: «y madrina de honor, sí o sí!»
Samuel dice con acento venezolano, «te queremos con nosotros ese día, desde luego que sí.»
Auxita asiente y los vuelve a mirar
Dices: «pues hecho está entonces»
Abigail se gira y mira a Samuel, un poco sorprendida y emocionada.
Abigail mira a auxita y asiente.
Dices: «los quiero con la vida, mis chicos bellos.»
Abigail dice: «y nosotros a ti, guapi.»
Dices: «les acompaño a la planta, lo mínimo que puedo hacer luego de todo esto…vamos»
ambos chicos asienten.
Auxita abre más la puerta y sale, adelantando a los chicos
Sales de la casa.
La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, y La casa de Mike aquí.
Abigail sale con Samuel tomada de la mano, mientras una bola de pelo sale disparada hacia ellos.
Auxita los mira salir juntos y les dedica una sonrisa
Miladycita sale de una casa.
Pepi va corriendo por las escaleras tanto como puede.
Auxita solo alcanza a ver la sombra y mira a todos lados, extrañada
Miladycita dice con acento limeño, «uy, eso que fue?»
Pepi dice con acento gallego, «anuukis, ven aquí, no seas traviesiña.»
Auxita ve a la señora y le sonríe
anukis se restriega contra el pantalón de Samuel.
Dices: «mirá Mila, es la conserje!»
Miladycita mira a la señora y sonrríe
Auxita mira a Mila
Miladycita dice con acento limeño, «ah, vaya!»
Dices: «justo que nos acordábamos el otro día»
Pepi sonríe a los chicos que ve en la tercera planta
Miladycita dice con acento limeño, «pero si deja limpito todo… ains, vaya maravilla…»
Abigail sonríe a Pepi.
Sammuel coge por la panza a la gata.
anukis ronronea
Auxita le sonríe a pepi
pepi sonríe ante los comentarios.
Miladycita sonrríe a la conserje
Dices: «hola señora! Su nombre me recuerda…por favor, que ando como olvidadiza.»
Auxita se acerca a su puerta y la cierra
Cierras la casa.
Auxita se gira y mira nuevamente a Pepi, sin saber si la ha oído
Pepi dice con acento gallego, «Yo soy la Pepi, la conserje, bueno, era la conserje. ahora soy la encargada de mantenimiento, lo que viene siendo igual que la señora que limmpia pero que aquí todo lo cambian mucho para que seoiga más bonito.»
Auxita mira a la señora y asiente
Miladycita mira a la señora y asiente, divertida
Dices: «sea lo que sea, su trabajo es impecable.»
Samuel le intenta dar la gata a Pepi, pero anukis comienza a maullar y se zafa,saltando al suelo.
Pepi sonríe ampliamente.
Auxita mira a la gata y recuerda a la que tenía Diego
Pepi dice con acento gallego, «hijiña es que hay que dejarlo todo limpito, que eso de vivir en mierdiña no es bueno, no.»
Dices: «claro, eso es verdad, señora.»
anukis vuelve a restregarse contra Samuel.
Dices: «hermosa compañerita de trabajo la que tiene»
Pepi mira a anukis con reprobación.
pepi alza la mirada y sonríe.
Pepi dice con acento gallego, «es una monada mi Anukis, pero a veces se pone consentidiña.»
Dices: «síi, ya lo veo»
pepi intenta coger a la gata, pero esta sale disparada escaleras abajo.
Auxita sonríe
Miladycita dice con acento limeño, «vaya, que gata!»
Dices: «uy! esa es más rápida que…»
Pepi suspira.
Auxita se ríe, sin terminar su frase
Pepi asiente.
Dices: «la obliga a ser rápida a usted también»
Auxita mira a pepi
Pepi dice con acento gallego, «si es que ella está muy entrenadiña, le encanta correr por todos lados. y sí, porque como la deje por ahí soliña, madre mía mi dios bendito.»
pepi mira a todos y respira profundo.
Dices: «pues no la distraigo más, vaya a por ella, no sea que luego haga alguna travesura…»
Pepi dice con acento gallego, «os voy a tener que dejar, hijiños, que si no mi anukis luego ya se queda por ahí haciendo travesuriñas.»
Auxita mira hacia las escaleras por si ve llegar a la gata otra vez.
Miladycita dice con acento limeño, «claro, vaya nomás, señora»
Dices: «que esté bien, doña pepi!»
Se oye maullar a la gata y rasgar el suelo con las zarpas. Un perro aulla y ladra.
Miladycita dice con acento limeño, «vaya con dios, »
pepi asiente y sale disparada escaleras abajo.
Murmuras: «esa ya le declaró la guerra a su enemigo natural…»
Auxita mira a todos alternativamente, riendo
pepi grita: «Anuuukis, no, no, deja al pobre chuchiño en paz, mi dios bendito!»
Samuel mira a las chicas y asiente.
Murmuras: «uff, a eso le llamo yo tener pilas!»
Abigail se asoma con rapidez en la escalera y ve a la bola de pelos correr tras un chucho más grande.
Abigail se gira y sonríe.
Auxita la mira interrogante
Dices: «viste algo de la guerra animalesca?»
Abigail dice: «pobre chucho, como lo coja lo deja más rayado que cuaderno de matemáticas.»
Auxita se ríe sin evitarlo
Abigail dice: «lo va persiguiendo la gata y el perro le dobla en tamaño, eh? menuda fierecilla la de laPepi.»
Samuel silba.
Auxita asiente, aún riendo
samuel dice con acento venezolano, «y tiene unas zarpas la felina esa, afiladas es poco.»
Auxita a penas calmar la risa cambia inmediatamente la expresión, haciendo una mueca
Abigail se acerca a samuel y le coge de la mano.
Abigail se fija en el cambio de expresión de auxita.
Abigail dice: «qué pasa, guapi?»
Murmuras: «bueno chicos, me temo que tengo que entrar a seguir enfrentando mi realidad…»
Auxita mira de reojo hacia la puerta de la casa, suspirando
Abigail asiente y le da un último beso, Samuel hace lo mismo.
Abigail dice: «ánimo, guapi.»
Auxita devuelve los besos y vuelve a forzar sonrisas para sus amigos
Dices: «nos estamos viendo, mi pareja favorita!»
Miladycita se despide de los chicos y se gira
Abigail dice: «Llámanos o escríbenos cuando puedas.»
Abigail y Samuel se despiden de Mila otra vez.
Dices: «así lo haré, descuiden.»
Abigail dice: «Vaya bien, rubita bonita, nos veremos pronto! Y no olvides que te queremos.»
Auxita se gira lentamente hacia la casa
Abres la puerta de la casa.
Auxita les vuelve a mirar
Dices: «también os quiero!»
Auxita espera porque mila entre para luego entrar ella
Miladycita entra en casa de auxita
Abigail y Samuel se giran y caminan hacia el ascensor. abigail le lanza un beso antes de que el ascensor cierre sus puertas.
Auxita queda mirando el ascensor, nostálgica, luego entra a la casa

Nueva escena de rol: Visitando a dámaso y una noticia increíble

Punto de vista: Mark

Zulema y Arnulfo me habían puesto al tanto de lo sucedido. Ambos me enviaron mensajes diciéndome que dorian había herido gravemente a Dámaso y tenía ganas de ver cómo estaba.
La puerta de hogar de dámaso ha sido abierta desde dentro.
Entras en la casa.
hogar de dámaso
Te encuentras con dámaso.
Salidas visibles: nada
dámaso cierra la puerta.
mark observa todo a su alrededor
llaman al timbre de la puerta.
dámaso abre la puerta.
dámaso se mueve con dificultad
Dices con acento mexicano, «hola, dámaso »
dámaso cierra la puerta.
dámaso dice con acento mexicano, «hola»
Dices con acento mexicano, «¿cómo has estado? ya me contaron lo que pasó y vine a darte una visita »
dámaso suspira profundamente.
dámaso dice con acento mexicano, «mejor que hace una semana»
dámaso dice con acento mexicano, «aunque hay cosas que no recuerdo…»
Dices con acento mexicano, «pero vamos, siéntate, qué haces ahí parado?»
dámaso se apoya en la pared hasta llegar al sofá
dámaso se sienta.
mark deja una bolsa en la mesa
Dices con acento mexicano, «te traje algunas cosas, espero puedan serte de utilidad »
dámaso dice con acento mexicano, «gracias»
dámaso dice con acento mexicano, «oye, mark»
Dices con acento mexicano, «¿sí?»
mark se dirije a un sofá y se sienta frente al chico
dámaso dice con acento mexicano, «es normal no recordar algunas cosas?»
Dices con acento mexicano, «claro que sí »
Dices con acento mexicano, «a veces tu cerebro bloquea algunas cosas que te hacen mal »
Dices con acento mexicano, «también depende mucho de cómo pasaron las cosas »
Llamada entrante de aida.
Un teléfono suena en este lugar.
Dices con acento mexicano, «disculpa »
Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.
dámaso dice con acento mexicano, «es que no recuerdo quién me quitó d encima a dorian la primera vez»
Dices por teléfono, «bueno?»
dámaso dice con acento mexicano, «así como tampoco recuerdo quién me sacó del contenedor»
mark asiente, escuchando a dámaso
aida te dice por teléfono, «hola, mark, soy aída del IMS»
Dices por teléfono, «Hola, Aída, qué tal?»
aida te dice por teléfono, «Muy bien, y tu?»
Dices por teléfono, «igual, de maravilla »
aida te dice por teléfono, «Te llamaba para decirte que queremos contar contigo como psicólogo del IMS»
mark mira a todos lados, sorprendido
Dices por teléfono, «enserio?»
dámaso nota la sorpreza de mark
Dices por teléfono, «eso es increíble!»
aida te dice por teléfono, «Sí, tu salario sería de 33 euros diarios y empezarías a trabajar mañana.»
mark sonríe, feliz
Dices por teléfono, «increíble!»
Murmuras con acento mexicano, «no manches…»
aida te dice por teléfono, «estás de acuerdo con las condiciones?»
Dices por teléfono, «por supuesto que sí »
aida te dice por teléfono, «perfecto, pues mañana podrá recoger su contrato en el IMS y comenzar a trabajar de inmediato»
Dices por teléfono, «claro que sí»
aida te dice por teléfono, «que tenga bue día, mark»
aida ha colgado.
dámaso dice con acento mexicano, «y esa cara?»
Dices con acento mexicano, «oh, dámaso, me han aceptado en el instituto de psicología!»
Sonríes.
dámaso dice con acento mexicano, «genial!»
dámaso dice con acento mexicano, «entonces es normal que no recuerde eso?»
Dices con acento mexicano, «sí, dámaso, es muy normal »
dámaso suspira profundamente.
dámaso dice con acento mexicano, «has visto a dorian?»
Niegas con la cabeza.
dámaso se acomoda mejor en el sofá
Dices con acento mexicano, «¿pero cómo pasó todo?»
dámaso dice con acento mexicano, «bajé a sacar la basura; luego dorian salió de entre los contenedores, me pidió dinero y me dijo que no me trajo a madrid de gratis»
dámaso dice con acento mexicano, «luego me golpeó y me estrelló contra los contenedores no me acuerdo cuántas veces y me lanzó dentro de uno»
Dices con acento mexicano, «Dios mío »
Dices con acento mexicano, «¿pero no que ya había cambiado y no sé qué cosas?»
dámaso dice con acento mexicano, «recuerdo que alguien me sacaba y me dijo que dorian se había ido corriendo, pero no recuerdo quién fue»
dámaso suspira profundamente.
dámaso dice con acento mexicano, «dorian… no cambia, mark»
Dices con acento mexicano, «¿y la doctora estaba ahí? o cómo »
dámaso dice con acento mexicano, «no sé cómo llegó»
dámaso dice con acento mexicano, «ella dice que alguien llamado arnulfo me sacó del contenedor»
mark asiente
Dices con acento mexicano, «Sí, Arnulfo, yo lo conozco»
dámaso se rasca la cabeza
dámaso dice con acento mexicano, «lo conoces?»
Dices con acento mexicano, «sí»
Dices con acento mexicano, «es misterioso ese chico »
dámaso dice con acento mexicano, «misterioso?»
dámaso dice con acento mexicano, «la doctora dijo que es mi becino»
Dices con acento mexicano, «sí, misterioso »
Dices con acento mexicano, «pero se ve que es buena onda »
dámaso dice con acento mexicano, «no entiendo eso de misterioso»
Dices con acento mexicano, «sí, es…»
Dices con acento mexicano, «no sé, casi no habla, aunque se me hace muy educado »
dámaso parece recordar algo
dámaso dice con acento mexicano, «de casualidad es uno que camina así como… muy derecho?»
Dices con acento mexicano, «ándale, así es »
dámaso dice con acento mexicano, «y se para como en posición de firmes?»
Dices con acento mexicano, «sí, así como un soldado»
dámaso sonríe.
dámaso dice con acento mexicano, «lo he visto antes. vive en la casa de enfrente»
Dices con acento mexicano, «pues yo vivo arriba de ustedes »
dámaso dice con acento mexicano, «lo vi hace como dos semanas. dorian me había golpeado, pero no como ahora»
Dices con acento mexicano, «Dorian está loco, por Dios »
dámaso dice con acento mexicano, «no le dige a nadie, pero van viarias veces que me golpea en estas semanas»
mark asiente
dámaso dice con acento mexicano, «ahí fue cuando vi a ese arnulfo que dices, me dio vergüenza que me viera todo golpeado y me metí corriendo»
Dices con acento mexicano, «uy»
dámaso dice con acento mexicano, «además me dio no sé qué, porque tiene cara de soldado»
dámaso se parte de risa.
Dices con acento mexicano, «sí, yo también he notado eso »
Suspiras profundamente.
dámaso dice con acento mexicano, «ese día creí escuchar que dorian lo llamó piedra, pero no sé si fue mi imaginación»
Dices con acento mexicano, «¿y viste el partido de hoy?»
dámaso dice con acento mexicano, «y ese suspiro?»
mark lo mira, asintiendo
dámaso asiente afirmativamente.
dámaso dice con acento mexicano, «puras vergüenzas»
Dices con acento mexicano, «sí, caray, 3 0 »
dámaso dice con acento mexicano, «se puede saber a qué se debe el suspiro?»
Dices con acento mexicano, «nada, era para cambiar de tema »
dámaso dice con acento mexicano, «ya creí que méxico quedaba fuera»
Dices con acento mexicano, «pero pasamos de pansaso »
dámaso dice con acento mexicano, «qué horror»
mark saca su teléfono y mira la hora
dámaso se rasca
dámaso se rasca
Dices con acento mexicano, «dámaso, debo irme »
dámaso dice con acento mexicano, «vale»
Dices con acento mexicano, «cuídate, por favor »
dámaso dice con acento mexicano, «y hojala dorian no aparezca»
Dices con acento mexicano, «y si necesitas algo puedes llamarme con toda confianza »
Dices con acento mexicano, «ojalá, sí »
dámaso murmura con acento mexicano, «quisiera ser como arnulfo»
dámaso asiente afirmativamente.
Sonríes.
mark se levanta y se dirige a la puerta
Abres la puerta.
Sales de la casa.
La planta número 4
Ves casa de oscar, casa de arnulfo, hogar de dámaso, Casa y consultorio privado, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Salidas visibles: nada

Nueva escena de rol: Descansa mientras puedas

Punto de vista: Mike

diana despierta y se despereza
Mike la mira algo apartado de los que duermen
diana se levanta de la cama y se dirije despacio hacia él
diana murmura con acento lucentino, «hey!»
Murmuras con acento estadounidense, «hola!»
diana sonríe.
diana murmura con acento lucentino, «sabía que te ibas a quedar con
nosotros»
Murmuras con acento estadounidense, «ya ves»
diana murmura con acento lucentino, «que tal vas por aquí. te adaptas?»
Murmuras con acento estadounidense, «más o menos, lo que hago
regularmente es intentarlo»
diana murmura con acento lucentino, «vale»
diana murmura con acento lucentino, «te gustaría volver a madrid?
supongo que tienes que ver a tu sobrino o a la gente que esté preocupada»
Murmuras con acento estadounidense, «eso es posible?»
diana murmura con acento lucentino, «sí, pero tengo que darte unas
directrices básicas para que tepuedas mover con seguridad»
Murmuras con acento estadounidense, «de acuerdo»
diana murmura con acento lucentino, «veamos»
diana entrega a mike unos folios con indicaciones sobre un plano
diana murmura con acento lucentino, «lo que está señalado en verde son
las zonas 0»
diana murmura con acento lucentino, «las zonas 0 son zonas en las que no
hay riesgo de poder moverse, bien porque tengamos agentes infiltrados
del protocolo lluvia o porque aya gente del equipo gamma trabajando en
sitios cercanos»
Dices con acento estadounidense, «vale»
Mike mira hacia los puntos señalados en verde
Mike asiente y levanta la cabeza de nuevo
diana murmura con acento lucentino, «ahora mismo puedes moverte por toda
la zona de preciados, callao hasta plaza españa, y un poco por la parte
norte noreste de sol»
diana murmura con acento lucentino, «la calle alcalá la puedes atravesar
hasta plaza independencia aproximadamente, más allá de alllí, corres riesgo»
diana murmura con acento lucentino, «si necesitas salir de una zona cero»
diana murmura con acento lucentino, «evita los lugares con poca
aglomeración, rodéate de gente»
diana murmura con acento lucentino, «nunca te quedes solo»
Murmuras con acento estadounidense, «de acuerdo, entonces sol es una
buena salida»
Murmuras con acento estadounidense, «esa y preciados, creo»
diana asiente afirmativamente.
diana murmura con acento lucentino, «bajo ningún concepto entres en
metros o lugares subterráneos»
Murmuras con acento estadounidense, «no, sería un suicidio»
diana murmura con acento lucentino, «si estás en peligro»
diana murmura con acento lucentino, «y no puedes evitar lo que vaya a
suceder»
diana murmura con acento lucentino, «usa el canal de firme unidad»
Murmuras con acento estadounidense, «de acuerdo»
diana murmura con acento lucentino, «por ahora es todo. Melany te está
gestionando la casa y el acceso a un vehículo de la agencia»
diana murmura con acento lucentino, «por ahora, muévete en taxis»
diana murmura con acento lucentino, «has visto el periódico?»
Murmuras con acento estadounidense, «te refieres a la noticia de lo del
smart?»
diana asiente afirmativamente.
Murmuras con acento estadounidense, «sí, lo he hecho»
diana murmura con acento lucentino, «ese coche es mejor que no se mueva
de aqí por ahora»
Murmuras con acento estadounidense, «ya, lo he… um… es mejor, sí»
diana murmura con acento lucentino, «bueno antes que me vaya, necesitas
algo? quieres preguntarme alguna cosa?»
Murmuras con acento estadounidense, «no, creo que es todo. Solo en
taxis, no?»
diana asiente afirmativamente.
Murmuras con acento estadounidense, «vale, pues creo que era todo»
diana murmura con acento lucentino, «bien, pues descansa mientras
puedas, pronto te asignarán objetivos.»
Murmuras con acento estadounidense, «está bien»
diana se despide sonriendo y se mete al baño a ducharse
Mike sonríe y vuelve a recostarse boca abajo en una de las camas

Nueva escena de rol: Otra mañana con el guitarrista

Punto de vista: Miladycita

ya había pasado un día desde que las jemelas bolaron a sus tierras, con una decisión firme pero segura decidí volver a mi casa, no sin antes tomar prestado uno de los libritos de auxi que leía justo en ese momento. Sabía que mi mamá me necesitaba y que no podía seguir escondiéndome ni de ella, ni de nadie. cuando llegué, la encontré leyendo un poco. la saludé y luego de arreglarme un poco le avisé que saldría a dar una vuelta por allí. Ella con una sonrrisa me agradeció y luego de encargarme algunas cosas salí de la casa
Abres la puerta.
Sales de la casa.
La planta número 7
Ves casa de Miladycita, Casa de alexánder, Pent House de Morat, Un piso confortable, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Te encuentras con Pepi.
Salidas visibles: nada
Pepi está barriendo la séptima planta
Pepi pepi va cantando bajito.
Pepi va cantando bajito
Miladycita sale de la casa con una enorme sonrrisa en los labios
Pepi se gira y mira a una chica que le resulta familiar.
Miladycita camina tranquila, cuando depronto ve a alguien que le parece familiar
Pepi se acerca con la escoba en la mano.
Pepi reconoce a la chica del otro día.
Pepi dice con acento gallego, «Hola, Hijiña. cómo vas?»
Pepi sonríe.
Miladycita reconoce a la señora de mantenimiento, le regala una sonrrisa
Dices con acento limeño, «buenos días, señora! pues aquí feliz de la vida»
Pepi dice con acento gallego, «Uy pero que guapa que estás.»
Pepi asiente.
Dices con acento limeño, «siii, justo voy de salidita… estoy anciosa por ver a mi guitarrista… »
Pepi dice con acento gallego, «eso es una maravilla, hijiña. si es que la vida es cortita para andar una toda enfurruñada.»
Pepi sonríe ampliamente.
Pepi dice con acento gallego, «así que vas a encontrarte con un mozuelo.»
Pepi dice con acento gallego, «con razón se te ve así como contentiña, eh?»
Dices con acento limeño, «bueno, no es una cita pactada, pero espero verlo cuando baje en la plaza…»
Pepi se queda mirando un instante como intentando recordar.
Pepi dice con acento gallego, «si es cierto que la del 12 A me a contado que hay un chico guapetón por ahí en la plaza, capaz es el mismo, hijiña.»
Dices con acento limeño, «bueno, lo que pasa es que hace unos días lo conocí, y me dijo que estaría todo los días en la plaza… ybpues… iré a ver si lo veo y me regala cancioncitas…»
Pepi sonríe
Pepi dice con acento gallego, «Pues tú lo que tienes que hacer es ponerte muy guapa, sonreír mucho y guiñarle un ojiño, seguro así te regala muchas cancionciñas.»
Dices con acento limeño, «ah, con que guapetón, eh? la de la a 12 si que está informadita… pero… que fue lo que le comentó exactamente, señora?»
Miladycita sonrríe
Pepi piensa intentando recordar lo que le dijo la vecina del 12 a.
Pepi se lleva un dedo a los labios.
Miladycita mira a la señora de reojo, y le sonrríe divertida
Pepi dice con acento gallego, «Pues aparte de que era muy guapo, que miraba así como para que a una le saltase el corazonciño.»
Dices con acento limeño, «wooow, de veras?»
Pepi se encoge de hombros.
Pepi dice con acento gallego, «Yo creo que ha de ser alguiño cierto.»
el móvil de mila bibra, esta no se percata y continúa mirando a la señora
Pepi se acerca cómplice a la chica
Dices con acento limeño, «pues… recién lo voy conociendo, señora. ojalá y sea cierto lo que se rumorea…»
Pepi murmura con acento gallego, «la veciniña es un poquitín cotilla, pero mentirosiña no, eso no.»
Miladycita saca su móvil, mira que le llegó un mensaje, lo lee y sonrrie
Pepi sonríe con cierta picardía.
Dices con acento limeño, «es… es él, no se como obtuvo mi número… pero me dice que está abajo »
Pepi dice con acento gallego, «Pues hala, hiijiña, tu vete allí a la plaza, no te distraigo más.»
Dices con acento limeño, «oiga señora, y su gata?»
Pepi coge a la chica del brazo y la lleva hacia el ascensor.
Pepi sonríe al pensar en su anukis.
Miladycita sonrríe recordando las trabesuras de la gata
Pepi dice con acento gallego, «Mi anukis, tan mona ella, la he dejado en casiña porque si no no puedo limpiar bien, sabes? Es que es un poquitín traviesiña »
Dices con acento limeño, «valla, esque de seguro le gustan los mimos a la bandida»
Miladycita se deja guiar por doña pepi hasta el ascensor
Pepi asiente.
Pepi dice con acento gallego, «sí que le gustan, sí.»
Pepi sonríe.
Dices con acento limeño, «a comprarle la comidita y los juguetitos, y darle su tiempo para la melosería»
Pepi dice con acento gallego, «ah, eso siempre lo hago, hijiña. si mi anukis es como si fuera mi pequeñaja.»
Pepi vuelve a sonreír.
Miladycita sonrie, divertida
Dices con acento limeño, «bueeno señora, la dejo seguir trabajanddo, que mi guitarrista me espera»
Pepi dice con acento gallego, «bueno, y ya sabes qué cancionciñas le vas a pedir a tu guitarrista?»
Pepi asiente y sonríe.
Dices con acento limeño, «uy, eso si que no se, tendría que ver que trae hoy…»
Pepi dice con acento gallego, «Hala, ve, que el pobriño estará allí esperando por su amada, o sea tú.»
Pepi se ríe bajito con picardía.
Dices con acento limeño, «aai, señora, pero si apenas lo conozco unos días…»
Miladycita sonrríe pícara
Pepi vuelve a reírse bajito.
Pepi murmura con acento gallego, «pero si para eso del amor no hay tanto tiempo, hijiña. si no, mira tú en las telenovelas, eso va rapidiño »
Pepi dice con acento gallego, «A lo mejor tienes tú una telenovela con el guitarrista. Te imaginas?»
Murmuras con acento limeño, «señora esque… no estoy en un buen momento de mi vida sentimental… me han pasado cosas que… luego le contaré…»
Pepi da una palmadita suave en la mejilla.
Pepi murmura con acento gallego, «tu no te preocupes de nada, hijiña. si los corazonciños heridos se curan con cariño y musiquiña. Ya verás tú.»
Murmuras con acento limeño, «ojalá que si, señora»
Pepi murmura con acento gallego, «te acordarás de la Pepi, o sea yo, ya verás.»
Miladycita se dispone a entrar en el ascensor y se despide de doña pepi con una sonrrisa
Pepi see queda pensando en un título para la historia de la chica
Pepi la ve subir al ascensor y le sonríe.
Miladycita se despide de doña pepi con la mano antes que las puertas se cierren
Pepi dice con acento gallego, «Buena suerte, hijiña. Ya si eso otro día me cuentas como te fue, vale?»
Dices con acento limeño, «vale, señora»
Pepi se despide con la mano
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Salidas visibles: nada
mientras el ascensor bajaba, yo pensaba en que pedirle a mi guitarrista. sonreía mientras tanto, era una sonrrisa que ni yo esperaba tener.
Miladycita sale del elevador y se dirige a la salida, no sin antes mirar todo el lugar con detalle
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Salidas visibles: sur, norte, abajo, torre, edificio, casa-gallardo, cuesta-san-vicente, calle-de-leganitos, calle-ferraz, cafeteria, y martin-de-los-heros
La temperatura comienza a ser agradable.
Miladycita sale de la torre, mira a todos lados en busca de alguna canción. al no ver nada, busca un banco cercano y se sienta
el guitarrista llega a la plaza, busca a aquella chica con la mirada
Miladycita abre el libro que lleva en las manos y se dispone a leer un poco mientras la brisa acaricia su cara
el guitarrista la ve a lo lejos, sonrríe mientras sostiene unas flores en las manos y se dirije donde está mila
oyes sonidos de obra y maquinaria de construcción
Miladycita alza la mirada y a lo lejos ve al guitarrista. el rostro se le ilumina de emoción
el guitarrista se le acerca tímidamente, le guiña un ojo y le hace un jesto
Miladycita sonrríe, cierra su libro y luego de guardarlo devuelve el jesto al chico
el guitarrista busca la mano de la muchacha, luego la estrecha contra su mano y se le ilumina el rostro
Dices con acento limeño, «hola, cómo estás?»
el guitarrista dice: hola, bella. Estoy bien, no sabes cuanto esperé para verte.
Miladycita piensa: devería… devería creerle?
Dices con acento limeño, «oh, entiendo. de veras esperabas verme'»
el guitarrista dice: sí, bella. es más… tengo algo para ti.
Miladycita se queda a la espectativa, sin dejar de mirar al chico
oyes un claxon a lo lejos
el guitarrista se sienta a su lado sin dejar de tomar su mano, luego le entrega el pequeño ramo de rosas cuidadosamente
Miladycita se queda sin palabras, una sonrrisa amlia le ilumina el rostro
el guitarrista dice: sé que es muy pronto, pero no se, algo me decía que tenía que tener este tipo de detalles contigo
Dices con acento limeño, «gracias… amigo. de veras gracias…»
Miladycita sostiene el ramo con ambas manos, el perfume de las rosas invade todos sus sentidos
el guitarrista se dispone a sacar la guitarra y las partituras, no le quita la mirada a mila
Miladycita sonrríe, a la espectativa
Dices con acento limeño, «que tocarás hoy?»
el guitarrista dice: lo que elija la princesa.
Dices con acento limeño, «wow, yo… yo soy la princesa?»
el guitarrista dice: creo que está de más que preguntes, bella
Dices con acento limeño, «valla… gracias por el alago, amigo…»
el guitarrista dice: no, por nada
Miladycita espera que el guitarrista se acomode para comenzar a escuchar los tan melodiosos temas…
el guitarrista abre su libro de partituras, ubica la canción escogida y comienza a tocar…
Dices con acento limeño, «pero… si es el tema de daniel lazo…»
el guitarrista dice: sí, claro que sí!
Dices con acento limeño, «ese tema me encanta… de verdad»
el guitarrista dice: te gustaría cantarla conmigo?
Dices con acento limeño, «sí, sí»
oyes sirenas a lo lejos
el guitarrista canta: vuélveme a pedir, lo que tanto necesites, no me vuelvas a decir, que tus besos se conforman con mi soledad…
Miladycita canta: vuelveme a pedir, que me duerme y me levante, si me quieres ver soñar…
el guitarrista sonrríe
Miladycita canta: si no me hablas, igual te puede escuchar, si no entiendes, yo te lo puedo aclarar….
el guitarrista canta: si no hay tiempo en tu camino, no me animo… a vivir otra verdad… si no es contigo…
Miladycita sonrrié
Dices con acento limeño, «ahora sí… me dirás tu nombre?»
micaela llega por la calle de Leganitos.
micaela entra en la torre.
el guitarrista dice: de momento no, prefiero mantenerme en el anonimato…
Dices con acento limeño, «aaam, está bien… supongo que… me tocará seguirte pensando como un misterio…»
el guitarrista dice: tranquila, pronto sab´ras quien soy…
alguien se ríe cerca de aquí
Dices con acento limeño, «sí, pero… esque es raro que no me quieras decir quien eres…»
el guitarrista dice: no, no. mi bella. no te sientas mal, vale?
Dices con acento limeño, «trataré…»
el guitarrista se funde con la chica en un abrazo
Miladycita corresponde al abrazo del chico, le sonrríe divertida
Dices con acento limeño, «me complaces con instrumental y me cuentas de ti?»
el guitarrista dice: sí, claro que sí!
el guitarrista busca entre sus partituras un instrumental suave, se acomoda y comienza a tocar
Miladycita escucha atenta, mientras la sonrisa ilumina su cara
el guitarrista dice: bueno, yo soy músico de profeción, llegué a madrid en busca de un futuro mejor y desempeñarme mejor en este bello arte
Dices con acento limeño, «wow, y de donde eres?»
el guitarrista dice: soy peruano, de hecho, hace unas semanas que estoy aquí…
oyes un claxon a lo lejos
micaela sale de la torre.
micaela se marcha por la Gran Vía.
Dices con acento limeño, «ah, genial…»
el guitarrista sigue tocando, luego sonrríe a la chica y espera que ella corresponda
Miladycita le devuelve la sonrrisa al chico, complacida
dice: bueeno mi bella, debo irme. te parece si… otro día nos encontramos?
Dices con acento limeño, «sí, gracias por todo hoy…»
el guitarrista dice: no, de nada… espero la proxima no solo sorprenderte con las flores…
Miladycita se levanta, se despide del chico con una sonrrisa y se encamina hacia la torre
el guitarrista nuevamente estrecha la mano de la chica, luego sonrríe
oyes risas a lo lejos
había sido una mañana muy linda. disfrutar del paisaje y escuchar a quien me iba convirtiendo mis días en más alegre. no solo fue de música, si no de flores, que me llevé a casa y puse en un jarrón bien bonito que compré. luego, segui leyendo en mi habitación, antes de salir a mi trabajo