• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Bitácora de una migrante. Una cortina de humo

Punto de vista: Tibisay.

zaragoza; Guapi Ceta
Ves una gran pantalla de television y el autobús de la línea ci1 aquí.
Tibisay baja del autobús mirando lo que le rodea con atención.
El autobús se marcha en dirección a Línea CI1 en estación intermodal

Tibisay parpadea un poco deslumbrada por la luz del sol, tiene los ojos irritados por haber pasado la noche cavilando en la posibilidad que tiene de transmitir un mensaje de forma solapada.
Tibisay recuerda al evita, se estremece un poco pensando en los dos atentados anteriores que presenció en el parque.
Tibisay se pierde en sus pensamientos mientras camina por el centro comercial.
Tibisay se detiene ante la gran pantalla de televisión sin dejar de darle vueltas a lo que ha podido indagar hasta el momento.

Un grupo en apariencia armado que va contra estos evitas.

Un grupo rebelde del que ya no se ha vuelto a escuchar, pero que movió a los madrileños.

Una chica rebelde ex evita con el suficiente carisma como para arrastrar a la población.

¿qué haría que voltees a verme, Melany Pet?

Y si tú no me miras, ¿Cómo llamar la atención de esa organización sin que los evitas se meechen encima o sospechen mis verdaderas intenciones?
Tibisay entra en una cafetería.
Tibisay se sienta en una mesa, una camarera la aborda y le deja el menú.
Tibisay ojea lo que ofrece la cafetería y se pide un café con leche y un cruasán de mantequilla.
Tibisay come sin dejar de pensar qué puede ser un llamado de atención contundente y efectivo.
Tibisay termina de comer y paga la cuenta.
Tibisay se pone de pie y sale de la cafetería.
Tibisay camina en dirección al cybercafé y entra.
zaragoza; Cibercafé
Pagas el pase para entrar.
Entras en el cibercafé.
zaragoza; interior del cibercafé
Ves terminales de ordenador aquí.
Tibisay ubica con rapidez un terminal y se sienta.
Tibisay coge el mouse y activa la pantalla.

[Cargando WorldOS 21…]
Wed Sep 26 21:11:32 2018 CEST

[1] Acceder al explorador de archivos
[2] Abrir la tienda de aplicaciones
[3] Abrir el procesador ‘Modern Office’
[4] Acceder a la nube privada
[5] Ver un vídeo en internet
[6] Acceder a Internet.
{Accediendo a Internet…}
[5] Periódico
[1] Noticias antiguas.

Tibisay va paseando la mirada entre los titulares hasta que se detiene en una noticia.
Tibisay pulsa sobre el titular.
El gobierno acepta investigar la Biblia Evita para encontrar posibles radicalizaciones en los textos.
Fecha de publicación: Thu May 18 10:33:21 2017 CEST
el QQ avanza alguna de las propuestas que presentará en el pacto de estado por una religión legal y justa. La polémica sobre el Tratado Evita y la deficiente actuación de la inspección a dado pie para que proponga una revisión del contenido.
Igualmente y contradiciendo a la ciudadanía, plantea incorporar la obligatoriedad de la asignatura de la religión evita en las enseñanzas obligatorias. Prestigiosos académicos analizan para nuestro periódico el problema de la radicalización en los libros de los evitas incluídos en la educación secundaria.

Tibisay pulsa en la siguiente noticia y lee con rapidez.
La inspección acepta investigar la tergiversación de la realidad sobre la biblia evita.
Fecha de publicación: Sat May 20 14:49:49 2017 CEST
Primero se manda un borrador sobre el adoctrinamiento en las aulas sobre esta forma de vida. Pero la presión de grupos de poder asegura que se estarían incumpliendo muchos derechos fundamentales y que hay que intervenir.
Un estudio realizado por el sindicato ENIT detecta 36 ejemplos de posible radicalización por leer este libro, y de como esta religión inculcaría el odio en las aulas.
Tibisay suspira y sigue navegando a través de los titulares de la hemeroteca.
Uno de los evitas detenidos en melilla planeó una matanza en una plaza de Irún
Fecha de publicación: Sat Jul 1 11:57:58 2017 CEST
El juez de la audiencia nacional Sebastián Poveda cree que uno de los 4 evitas detenido en Melilla por formar parte de una célula radicalizada de Hijos de Eva habría planeado una matanza a puñaladas en una plaza de Irún y habría manifestado su intención de servir a Eva hasta la muerte.
Tibisay se esfuerza por seguir navegando entre aquellos titulares que le van revolviendo el estómago.
Educación recomienda no poner en duda la religión evita ni vincularla con el terrorismo en el próximo curso lectivo.
Fecha de publicación: Sat Sep 2 20:41:02 2017 CEST
El gobierno asegura que hablar de los últimos ataques radicales puede ser una oportunidad para crear polémica e intolerancia frente a los miembros que practiquen esta religión. IPS Impartirá formación para que los profesores identifiquen si uno o varios alumnos han sido ralicalizados y llevar un registro adecuado.
Tibisay cierra los ojos un momento.
Tibisay piensa reprimiendo las lágrimas por el ansia anhelante de una libertad que le parece cada vez más lejana.
Tibisay se obliga a seguir leyendo.
Tibisay centra su atención en un titular.
La Biblia Evita cambia de contenido según en la comunidad autónoma donde se adoctrine.
Fecha de publicación: Fri Sep 8 10:13:22 2017 CEST
El colectivo de editores ha puesto un dato revelador sobre la mesa. Una editorial ha tenido que realizar en este curso múltiples ediciones diferentes de un libro de Religión Evita destinado a la educación en colegios e institutos. Y ello es así porque los responsables de esta organización religiosa obliga a redactarlo en diferentes criterios e incorporando diferentes contenidos.
Tibisay comienza a darle forma a una idea en su cabeza.
Tibisay sigue buscando noticias relacionadas a los evitas y sus actuaciones, esperando que eso sea significativo.
El movimiento evita se radicaliza
Fecha de publicación: Fri Nov 17 18:45:39 2017 CET
Fuentes cercanas a este periódico advierten que los Evitas, después de un largo período de aparente inactividad, se están radicalizando. Tras la inmolación de uno de sus adeptos el pasado mes de septiembre, que se hizo explotar llevándose consigo una sede Evita en Soria, tres soldados y toda la información qque pudiera haber en el lugar, se sospecha un cambio de tendencia hacia la radicalización de sus actos. Brotes de incursiones Evitas y movilizaciones, además de nuevas captaciones, se han detectado en murcia, Lepe y la misma Soria.
Tibisay termina de leer la noticia y recuerda su conversación con Tobías.
Tibisay busca la página del parque.
Varias personas ingresan al cybercafé.
Tibisay toma nota mental de la dirección web y sigue haciendo búsquedas relacionadas con el parque.
Tibisay se pone en alerta, mirando con discreción.
Tibisay va tecleando con mucha rapidez.
En la pantalla se muestran las coordenadas del parque
41°37,13N 0°54,01O
Tibisay se levanta un momento de la terminal y se dirige hacia el encargado.
Tibisay saca unas monedas y paga por otra media hora y por un par de impresiones.
Tibisay regresa a la terminal.
Tibisay ingresa la dirección web del parque en el navegador.
Tibisay va navegando por la web y pulsa en el enlace que lleva al plano del parque.
Tibisay pulsa en imprimir y gira la cabeza para mirar hacia el encargado que le alza el pulgar derecho.
Tibisay realiza el mismo patrón de búsqueda que la vez anterior.
Tibisay va tecleando términos en la caja de textos, mirando de vez en cuando a su alrededor.
Todos los usuarios están concentrados en sus terminales.
Tibisay va respirando de forma regular para mantener la calma.
Tibisay lee todo lo que puede respecto del parque en su página web.
Minutos después, Tibisay va a por el sobre con las impresiones del plano del parque.
Acava tu pase de cibercafé.
Abandonas el interior del cibercafé.

Tibisay sale del cybercafé, caminando con cierta rapidez.
zaragoza; Guapi Ceta
Ves una gran pantalla de television aquí.
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
Acava de llegar un aotubús circular.
Tibisay sube al autobús.
Pagas 1.35 euros y entras en el autobús.
el autobús de la línea ci1
El autobús arranca en dirección a Línea CI1 en estación intermodal
El autobús llega a la parada Línea CI1 en estación intermodal
Tibisay baja del autobús y se dirige a la estación para cambiar de línea.
zaragoza; Línea CI1 en estación intermodal
Ves el autobús de la línea ci1 aquí.
zaragoza; estación intermodal Zaragoza-Delicias
Ves el autobús de la línea 502 aquí.
El autobús se marcha en dirección a aeropuerto de Zaragoza
zaragoza; Línea 34 en estación intermodal
Acava de llegar un autobús procedente de avenida de César Augusto
Tibisay entra en el autobús.
Tibisay va pensando y recordando cosas del último trabajo de investigación que hizo en Venezuela.
Pagas 1.35 euros y entras en el autobús.
el autobús de la linea 34
El autobús arranca en dirección a avenida de César Augusto
El autobús llega a la parada avenida de César Augusto
Tibisay baja del autobús con varias personas más.
zaragoza; avenida de César Augusto
Te encuentras en una avenida de las más transitadas y con mayhor flujo de turistas de la capital aragonesa. Es una de las rutas para llegar al Ebro, pudiéndose cruzar desde allí por el puente de santiago.
En ella se encuentran gran cantidad de mercados, hospitales y establecimientos comerciales.
Ves el autobús de la linea 34 aquí.
El autobús se marcha en dirección a Línea 34 en estación intermodal

Tibisay recuerda haber visto una librería y se dirige hacia ella.
Tibisay entra en la pequeña librería para comprar un sobre, cinta adhesiva y un par de rotuladores.
Tibisay sale con rapidez con la bolsa en la mano.
Tibisay camina hasta el número 72, vigilando de vez en cuando los alrededores.
Tibisay entra en el hostal.
Hostal Vírgen del Pilar
Este hostal de gestión familiar ofrece una recepción de 24 horas y diez habitaciones funcionales con TV. El hostal se encuentra tan sólo a 300 metros de la Plaza del Pilar, en el centro de la ciudad de Zaragoza, en la avenida César augusto 72. Está muy cerca de las murallas romanas de Zaragoza y del Río Ebro. Todas las habitaciones del Hostal presentan suelos de baldosa y ventilador. Algunas disponen de un balcón pequeño. Hay habitaciones con baño privado, con ducha privada y con baño compartido.
Ves una encargada aquí.
Tibisay pide la llave de su habitación y sube.
Tibisay entra en su habitación.
Una abitación alquilada por Tibisay.
Es una habitación algo austera pero limpia. cuenta con una cama individual, una mesita de luz, una pequeña cómoda y un baño con ducha, lavabo y retrete.
Tibisay revisa los cajones de la mesita de luz hasta que da con lo que busca.
Tibisay mira la biblia.
Tibisay va ojeando varias ojas al azar.
Una hora después…
Tibisay vacía sobre la cama la bolsa de lo que acaba de comprar.
Tibisay coge la cinta adhesiva y con cuidado se forra los dedos, procurando que las yemas queden bien cubiertas con la cinta.
Tibisay coge el sobre que tiene el mapa del parque impreso.
Tibisay coge un rotulador azul y marca algunos lugares al azar.
Tibisay escribe a pie de página con la mano izquierda, “atracciones menos usadas”.
Tibisay coge el rotulador rojo y va marcando otros tantos lugares al azar, procurando que estos sean muchos más, recordando de lo que vio en la página, los sitios cercanos a los puntos de vigilancia.
Tibisay repasa adrede con el rotulador los nombres de muchos de los lugares para que no se puedan identificar.
Tibisay escribe con la mano izquierda a pie de página: “Puntos claves”.
Tibisay coge el sobre y mete las hojas del mapa dentro, luego lo sella y sigue escribiendo con la mano izquierda:
“Destinatario: Tobías”.
“que Madre guarde tu raíz, hermano.”
Tibisay saca el papel que el hombre le había dado, lo lee y vuelve a guardarlo en su bolsillo.
Tibisay coge el sobre y lo mete en la bolsa.
Tibisay sale de su habitación con la bolsa en la mano rumbo al guapiZ.
Durante el trayecto, Tibisay recuerda lo que ha hecho con el mapa y espera que sea suficiente entretenimiento la cortina de humo que acaba de fabricar.
El autobús se detiene en el centro comercial.
zaragoza; Guapi Ceta
Ves una gran pantalla de television aquí.
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
Acava de llegar un aotubús circular.
Tibisay baja del autobús y camina directo al hotel.
zaragoza; Imperium Hotel
Imperium Group ha instalado dentro de este centro comercial un espectacular hotel para que la gente pueda alojarse directamente en el centro de las áreas de consumo. El precio por noche en este hotel es de 18 euros.
Tibisay mira el hall principal, supone que siendo de Imperium habrá cámaras de vigilancia.
Tibisay camina con la cabeza un poco gacha hasta que llega al mostrador de recepción.
Tibisay saca el sobre de la bolsa con cuidado y lo deja sobre el mostrador.
Tibisay coge la bolsa con una mano y pulsa en la campanilla de recepción.
Con rapidez Tibisay arruga la bolsa y se la guarda en un bolsillo del pantalón.
Una recepcionista se gira y atiende al llamado.
Una recepcionista dice: “¿sí? ¿en qué puedo servirte?
Tibisay habla fingiendo tener una gran disfonía, anulando su acento.
Tibisay dice: “Buenas, hermana, ese sobre es para el hermano Tobías que se aloja en la habitación 510″.
La recepcionista baja la mirada y se fija en el sobre.”
Tibisay dice: “que madre te bendiga, hermana”
La recepcionista coge el sobre.
Tibisay se gira y sale del hotel.
La recepcionista alza la mirada para preguntarle algo a la chica pero esta ya se ha perdido entre la gente que entra y sale.
Una recepcionista murmura: “qué mal rollo me da cada vez que vienen estos al hotel, madre mía.”
La recepcionista se gira y deja el sobre sobre su escritorio apuntando a quien va dirigido para hacer la entrega cuando el huésped aparezca.

Nueva escena de rol: Cena y charla reconfortante

Punto de vista: Elsa

Luego de terminar de trabajar en el restaurante vendiendo hamburguesas, decidí ir a mi hotel a tomarme un baño, cambiarme y volver ahí para cenar, no había probado sus hamburguesas antes y era un buen momento. Lo que no sabía era que me lo encontraría de vuelta, y que tendríamos una charla más que agradable, al menos para lo que yo esperaba.
Comunidad de Madrid; Restaurante Imperium Food
Te encuentras con arnulfo.
arnulfo busca una mesa disponible
una brisa acaricia tu cara
Elsa entra, buscando un lugar libre. Al parecer hay mucha gente
arnulfo finalmente encuentra una mesa disponible y se acomoda
Elsa ve a lo lejos a una persona en silla de ruedas que se acomoda en una mesa, cree haberlo visto antes
Elsa se fija mejor y ve que efectivamente es el joven que había conocido en el club, duda si acercarse a él o no, mientras sigue mirando si hay alguna mesa libre para ubicarse
Elsa finalmente se le acerca para saludarlo
arnulfo corresponde al saludo de la mujer
Elsa se acerca más y se sitúa en su campo de visión
Dices con acento correntino, “hola!”
Elsa le sonríe
arnulfo reconoce a la mujer que había visto en el club
arnulfo dice: “hola, señora”
Dices con acento correntino, “creo que nos habíamos visto antes, cierto? Yo soy Elsa”
arnulfo dice: “efectivamente, creo haberla visto en el concierto del otro día. soy arnulfo”
Elsa asiente, sonriendo
oyes un claxon cerca de aquí
arnulfo le devuelve la sonrisa
Dices con acento correntino, “sí, me acuerdo que estabas conversando con aquella chica un tanto…particular”
Dices con acento correntino, “te importaría que ocupe un lugar en tu mesa con vos?”
arnulfo dice: “no importa. no espero a nadie”
arnulfo dice: “particular? esa chica más bien me pareció completamente desatinada”
Elsa retira una silla y se sienta, mirando al chico y respondiendo afirmativamente a su comentario
Dices con acento correntino, “bueno, la verdad es que sí, yo suelo ser muy paciente con las personas pero con ella me costó un poco más”
arnulfo hojea la carta
Dices con acento correntino, “pero en fin, pasa que uno puede cruzarse con gente así en lugares nocturnos como ese”
arnulfo asiente ante el comentario
Elsa mira otra carta que está sobre la mesa
arnulfo dice: “pero fuera de éso el espectáculo estuvo genial, lástima que no pude terminar de verlo”
Elsa alza la mirada a penas un poco por encima de la carta para mirar a Arnulfo
Dices con acento correntino, “es verdad, me sorprendió que te hayas ido así tan apresuradamente, veo que sos bastante autónomo con tu silla y eso es fantástico”
arnulfo sonríe.
arnulfo dice: “se me presentó una emergencia y tuve qué salir de ahí lo más rápido que pude”
Dices con acento correntino, “ay perdoná que te tutee así de una, soy una despistada en ocasiones”
Elsa sonríe un poquito avergonzada y luego se fija en la carta
arnulfo dice: “pierda cuidado”
Dices con acento correntino, “aah entiendo, así que una emergencia…ya veo. Bueno, espero marche todo bien nomás con tus cosas”
arnulfo hojea la carta y después de un rato llama al camarero
oyes sirenas cerca de aquí.
arnulfo dice: “así es. tuve qué internar a un amigo de emergencia”
El camarero se acerca a la mesa junto a ambos
Dices con acento correntino, “entiendo…”
arnulfo dice: “voy a querer una amburguesa de pollo y de tomar un jugo de naranja, por favor”
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
El camarero dice: “buenas noches, perfecto. Y usted, señora?”
el camarero mira a Elsa
Dices con acento correntino, “yo quiero una hamburguesa, también de pollo pero acompañada con ensalada mixta, más una botella de agua mineral, si es tan amable.”
El camarero apunta los pedidos, asiente y se aleja a concretarlos
Elsa mira de vuelta a Arnulfo, sin saber si le gusta que le metan charla o no, al menos observa en su gesto que no parece incómodo a primera vista
Dices con acento correntino, “no parecés español, de donde venís?”
arnulfo dice: “soy de origen mexicano, aunque viví algún tiempo en alemania”
Dices con acento correntino, “aah entiendo, así que en Alemania, eso está interesante. Imagino que para estudiar Europa es un buen continente, no importa el país, yo vine acá para ver si me especializo un poco más en mi profesión, por ahí podría ir también a alemania a ver, aunque eso me implicaría tener que hablar otro idioma”
arnulfo dice: “así es, las cosas se complican cuando hay qué aprender otro idioma”
Dices con acento correntino, “claro, y te costó aprender, supongo”
El camarero regresa y sitúa frente a cada uno sus correspondientes pedidos, les sonríe y se aleja rápidamente a atender otra mesa donde lo requieren
arnulfo dice: “sí; sobre todo cuando nadie de mi familia dominaba el idioma”
Elsa acerca su plato, corta la hamburguesa en trocitos pequeños y la alterna con la ensalada, comenzando a comer lentamente
Murmuras con acento correntino, “disculpá, sé que a lo mejor soy algo charlatana pero, vos naciste con esta condición?”
arnulfo corta la amburguesa en trozos pequeños y come con cuidado
arnulfo sonríe.
Dices con acento correntino, “si no deseas responder, no pasa nada”
Elsa sonríe cordialmente
el viento golpea tu cara.
arnulfo dice: “no; mi condición se debe a un accidente que tuve hace poco más de un mes”
Elsa sigue llevándose trocitos de hamburguesa y pequeñas porciones de ensalada a la boca
Elsa se sorprende un poco pero intenta que no se note demasiado
Dices con acento correntino, “un mes? es muy reciente, y se te ve tan radiante…es bueno saber que lo vas aceptando”
arnulfo come evitando ensuciarse y ensuciar la mesa
Elsa se fija en la forma de comer del joven y asiente levemente.
arnulfo dice: “cuando se quiere seguir adelante, debemos aceptar lo que nos pasa”
Dices con acento correntino, “esa educación ya casi no se ve, si te soy honesta. Sabes? Yo tengo un hijo de 10 años e intento educarlo para que actúe de la misma manera.”
Elsa asiente hacia el comentario anterior mientras va terminando su plato de a poco.
arnulfo dice: “mis padres me la inculcaron de una forma que mejor no se la recomiendo”
Elsa mira como interrogándolo ante lo que mencionó, pero prefiere evitar preguntarle directamente
Murmuras con acento correntino, “ah entiendo…y creo que lo puedo imaginar”
Elsa come la última porción de ensalada con el último trozo de hamburguesa, dejando el plato a un lado y acercando hasta ella su botellín de agua
arnulfo dice: “me costó muchas burlas en la escuela, pero éso no me quitó la costumbre”
arnulfo termina el último trozo de amburguesa, deja el plato a un lado y acerca el vaso de jugo
Elsa destapa el botellín, se sirve el agua en un vaso que le dejó el camarero pero antes de beber, mira de vuelta a Arnulfo
Dices con acento correntino, “pasa que a veces los nenes son muy crueles entre sí, nunca entendí por qué pero así sucede”
arnulfo suspira profundamente.
Elsa bebe agua
arnulfo dice: “he llegado a pensar que los niños son crueles por naturaleza; siempre buscan hasta el más mínimo detalle para molestar”
Elsa deja el vaso sobre la mesa y mira a Arnulfo
arnulfo bebe su jugo a pequeños sorvos
Dices con acento correntino, “entonces no te gustan los niños, joven?”
arnulfo recuerda algo y se recompone rápidamente
arnulfo dice: “me gustan cuando no hacen esas pataletas que suelen hacer”
Elsa bebe más agua, se termina lo que contenía el vaso y asiente, comprendiéndolo
Dices con acento correntino, “bueno, creo que a todos nos gustan más así”
Elsa sonríe
arnulfo sonríe.
arnulfo continúa bebiendo su jugo
arnulfo suspira profundamente.
Dices con acento correntino, “y tenés familia establecida en Madrid? amigos?”
arnulfo dice: “sólo amigos”
arnulfo dice: “la familia… es como si no existiera para ellos”
Dices con acento correntino, “aah entiendo…parecés muy buena gente, espero esos amigos te estén ayudando con este tema de tu condición.”
Elsa se sirve un poco más de agua, bebe y luego lo mira otra vez
arnulfo dice: “efectivamente me ayudan, de hecho, al amigo que tuve qué internar el día del concierto es el más cercano”
Dices con acento correntino, “entiendo…ojalá ese amigo tuyo se recupere pronto, entonces”
shamarly ha llegado.
arnulfo dice: “gracias”
shamarly vende una hamburguesa.
Elsa se termina su segundo vaso de agua, luego tapa el botellín que aún contiene un poco
shamarly vende una hamburguesa.
Elsa rebusca en su bolso por un instante, saca una tarjeta de presentación y se la extiende al chico
arnulfo termina de beber su jugo
shamarly vende una hamburguesa.
Dices con acento correntino, “ahí tenés mis contactos Arnulfo, por si necesites ayuda para alguna cosa, por mínima que sea. Estoy hospedada en el hotel de preciados”
shamarly vende una hamburguesa.
arnulfo recibe la targeta y la guarda
arnulfo dice: “le agradezco, señora”
arnulfo dice: “yo vivo en la torre, creo que medio madrid vive ahí”
oyes sirenas cerca de aquí.
shamarly vende una hamburguesa.
Dices con acento correntino, “en la torre? No conozco aún ese lugar, de hecho recién estoy conociendo Madrid de a poco, llegué hace un tiempito”
shamarly vende una hamburguesa.
arnulfo dice: “está en plaza españa, relativamente cerca de preciados”
shamarly se marcha.
Dices con acento correntino, “aaah mirá, tendría que conocer esa plaza que me decís, si querés te puedo acompañar y de paso la conozco”
arnulfo dice: “me parece perfecto”
arnulfo llama al camarero y pide la cuenta
oyes risas a lo lejos
Elsa mira al camarero y también le pide la suya, este asiente y se marcha para traer ambas cuentas
El camarero regresa con ambas cuentas y se las entrega a cada uno
josé ha llegado.
josé vende una hamburguesa.
Elsa mira la suya, asiente y saca un monedero, cuenta los villetes y se los entrega al camarero
arnulfo busca el dinero en su cartera y deja la cantidad indicada sobre su cuenta
escuchas música cerca de aquí.
El camarero dice: “Esperamos que disfrutaran de sus consumiciones, y que vuelvan pronto”
Dices con acento correntino, “por mi parte así lo haré, muchas gracias”
arnulfo dice: “lo mismo digo, muchas gracias”
El camarero recoge el dinero de ambos, les sonríe gentilmente y se aleja
Elsa se levanta y mira aArnulfo.
Dices con acento correntino, “necesitás que te ayude, arnulfo?”
josé se marcha.
arnulfo desbloquea las ruedas y maniobra para salir de la mesa
Elsa mira sorprendida la autonomía del joven y se mantiene cerca de él, saliendo del restaurante
arnulfo dice: “me creerá si le digo que no me he acostumbrado del todo a esto?”
escuchas jaleos y gritos cerca de aquí.
Elsa se detiene un instante y asiente
Dices con acento correntino, “por supuesto que te creo, llevás a penas un mes con esto, imagino que tendrá su proceso de acostumbramiento”
Elsa reanuda la marcha lentamente junto al joven y sale del restaurante, mirando que Arnulfo vaya bien
arnulfo se dirige a la salida esquivando algunas mesas y personas
Comunidad de Madrid; Sala Cabaret
Te encuentras con josé.
arnulfo ha llegado.
Un artista de magia de salón ejecuta excelentes técnicas de magia de salón ante un grupo de espectadores.
Elsa mira brevemente el espectáculo de magia, luego se vuelve a fijar en Arnulfo y cuando lo ve a su altura, sale del cabaret
josé baila polca paraguaya.
Comunidad de Madrid; calle de Cedaceros
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
arnulfo sale del cabaret.
josé sale del cabaret.
josé se marcha por la calle de los Madrazo.
Dices con acento correntino, “te importaría si llamo un taxi? no sé donde quedará la plaza que me decías, pero al menos de acá a preciados el tramo es algo largo y no estaría bueno que te agites, pero depende de vos”
Elsa mira a arnulfo
arnulfo dice: “sí; justo pensaba pedir un taxi, que el camino es largo”
Elsa asiente y sonríe, luego saca el móvil del bolso y pide un taxi
Pides un taxi a la compañía TaxiMan.
Ël taxi llegará en 3 minutos.
escuchas música cerca de aquí.
algunas personas miran con morvo a arnulfo
Elsa bloquea el móvil y lo guarda nuevamente en el bolso
Dices con acento correntino, “3 minutos, no es demasiado”
Elsa se acerca a Arnulfo y lo sitúa suavemente a un lado del camino, viendo que varias personas salen en tromba del cabaret y casi chocan con él
Murmuras con acento correntino, “pero qué gente inconsciente, dios mío”
arnulfo murmura: “son así porque creen que a ellos no les va a pasar”
Elsa suspira
Murmuras con acento correntino, “por lo visto que si”
Ves un taxi acercarse.
arnulfo dice: “ha llegado”
Elsa asiente y junto con el taxista ayuda a arnulfo a subir, luego entra
arnulfo entra en Un taxi.
Un taxi
Elsa y Arnulfo indican al taxista ir a plaza España, este asiente y acelera, en pocos minutos llegan a destino.
El taxista ayuda nuevamente a Arnulfo a bajar, en tanto Elsa paga el costo del viaje y luego sale también
arnulfo sale de Un taxi.
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
El taxi se marcha al quedar vacío.
Elsa mira la plaza con detenimiento, se sorprende ante tantos vehículos estacionados
arnulfo dice: “la torre está cerca”
Dices con acento correntino, “así que esta es la plaza España, es muy amplia”
arnulfo dice: “sí, aunque ya parece un aparcamiento”
Elsa se ríe y asiente
Elsa mira para todos lados y ve el edificio grande
Dices con acento correntino, “es aquel, verdad?”
Elsa señala el edificio de la torre
arnulfo mira hacia donde elsa señala
arnulfo dice: “si, es ese”
Dices con acento correntino, “vamos, te acompaño hasta ahí”
arnulfo se desplaza hacia la torre
Elsa le sonríe a Arnulfo y lo adelanta para abrir el portón del portal
Elsa le da paso al chico para luego entrar
arnulfo entra en la torre.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios aquí.
Te encuentras con arnulfo.
Dices con acento correntino, “y alquilás un departamento acá? no sabía que había ese servicio”
Elsa habla mirando siempre a arnulfo
arnulfo dice: “no, el departamento es de mi propiedad”
arnulfo dice: “desconozco si hay servicio de alquiler”
Dices con acento correntino, “ah en serio? se puede tener una casa propia? mirá que no tenía ni la menor idea!”
Elsa sonríe ampliamente, pensando en algo
arnulfo dice: “sí; 20000 euros y la casa es tuya”
arnulfo dice: “al principio creí que se necesitaba mucho papeleo, sin embargo vi que es fácil adquirir una casa aquí”
Dices con acento correntino, “miiráaa, bueno, yo no tengo proyectado vivir acá, solo mientras dure la especialidad, pero por ahí podría comprar un pequeño departamento para tener algo así como mi consultorio”
Dices con acento correntino, “aaaah, entonces no nos ponen tantas trabas por ser extrangeros y esas cosas?”
arnulfo dice: “genial; no sé si aquí pueda convalidar sus estudios y titularse”
Dices con acento correntino, “estoy averiguando eso, todavía no sé mucho”
Dices con acento correntino, “bueno, no te distraigo más, imagino que vas por ascensor”
arnulfo dice: “así es, voy a llamarlo”
Elsa asiente
arnulfo se desplaza hacia el panel del ascensor y pulsa el botón para llamarlo
Dices con acento correntino, “necesitás alguna otra cosa? Ya tenés mi contacto, podés escribirme o llamarme para lo que requieras, Arnulfo. Con gusto te ayudo si está dentro de mis posibilidades”
oyes sirenas cerca de aquí.
arnulfo dice: “sí; muchas gracias”
arnulfo pulsa el botón y el ascensor de la torre de madrid viene en camino.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
Dices con acento correntino, “gracias a vos, nos vemos”
Elsa le sonríe una vez más al joven y camina lentamente hacia la salida
arnulfo se despide de la mujer con un gesto y entra al ascensor
arnulfo entra en el ascensor de la torre de madrid.
oyes un claxon cerca de aquí
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Me fui contenta viendo a aquel muchacho tan libre, tan autónomo y con ganas de seguir adelante. Como era ya un poco tarde, tomé otro taxi para dirigirme a mi hotel en calle de preciados; por el camino me fijé que andando no era tan lejos de la plaza España tal como me lo señaló Arnulfo, así que intenté memorizar el trayecto como mejor pude, así estaría cambiando un poco mi tramo de caminatas diarias.

Nuevo relato de andrea. Titulación

Llevaba días vagando por la ciudad sin atreverme a abandonar las calles que más o menos conocía, por los alrededores del hospital, donde cada día me cuesta más que no me interroguen y me inviten a irme. tengo que ir cambiando de sitio: de la sala de urgencias, como si esperara a algún herido o enfermo, a la de cualquier planta, el vestíbulo, algunas salas de distintas pruebas. Pero me temo que mi cara comienza a resultar reconocible para el personal. Al menos los de seguridad no me han dicho nada todavía. Pero sé que esto no durará mucho más, y sigo sin encontrar un empleo.
La tienda de cereales cerró y la de hamburguesas me da lo justo para comer. No puedo dedicarme a repartir pizzas tanto como quisiera porque la postura de sujetar el volante, si se complica el tráfico, termina por causarme mis horribles dolores de cabeza. No tengo un seguro para que ningún médico me vea y no podría pagar ningún tratamiento privado. Estoy segura que la caída del trapecio me causó alguna lesión en las cervicales, y los dolores de cabeza se suceden cada vez más a menudo. Junto con las pesadillas, que se repiten una y otra vez, y el miedo, el miedo y la sensación de que alguien me sigue. Pero no consigo ningún psicólogo tampoco. Intenté contactar con una mujer que se publicitaba en un tablón de anuncios, pero no me ha respondido ni nunca me coge el teléfono. tampoco sé si podría pagarle.
bien, hoy que me atreví a ir un poco más allá del lugar que conozco, cuál ha sido mi sorpresa, grandísima sorpresa, al dar con una escuela de circo. conservo mi carné de artista circense y el certificado que demuestra mi especialidad. Pensaba que me iban a poner reparos por no estar empadronada o cualquier diligencia o requisito no cumplidos. Pero no, me han tomado los datos y han estampado un sello en una titulación que parece que me entregarán en unos días. Nada más. Ninguna entrevista, solo un trámite que, realmente, no sé si servirá de algo. Por lo demás, si no consigo curar lo que sea que tengo en el cuello, tampoco podría volver al trapecio.

Nueva escena de rol: entre historias, preguntas y sentimientos

Punto de vista: Aletheia.

Comunidad de Madrid; Zona de vehículos.
Ves Rinault Migane, Caza T-50 Bak Fa, Helicóptero Tigre2, un helicóptero tigre, un coche de la marca KOA, sazaki kitara, y Grand Keroky 4X4 lim aquí.
Kalev camina junto a Aletheia sin perder de vista su expresión.
Aletheia desactiva la alarma del todoterreno.;
Los seguros de las puertas se desbloquean.;
Aletheia abre la puerta del conductor.
Kalev se para tras Aletheia y le toma del brazo con suavidad.
Kalev dice con acento ruso, “deja que yo conduzca hasta casa, koshechka.”
Aletheia se gira y le entrega las llaves.
Kalev le da un suave beso en la frente.
Aletheia rodea la Kitara por la parte posterior y abre la puerta del copiloto.
Kalev le sigue con la mirada.
Aletheia sube al todoterreno y estira la cinta para ajustarse el cinturón.
Kalev sube al todoterreno y estira la cinta del cinturón para luego introducir la hebilla y engancharla.
Aletheia introduce la hebilla del cinturón en el anclaje y cierra la puerta.
Kalev cierra la puerta, bloqueando los seguros.
Kalev introduce la llave en el cilindro de encendido, la gira y arranca el motor.;
Aletheia activa el GPS.
Aletheia programa la ruta en el GPS.
Tiempo estimado: 42 minutos.
La voz del GPS indica la duración del trayecto hasta llegar al destino.;
Kalev mete la velocidad en la palanca de cambios con el pie presionando el cloche.
Kalev pisa el acelerador mientras afloja la presión en el cloche y el coche se pone en movimiento.;
Kalev mira la vía y de cuando en cuando los espejos retrovisores mientras conduce.
Kalev mira a Aletheia de soslayo.
Aletheia va en silencio, pensativa, mientras mira por la ventanilla.
Kalev dice con acento ruso, “sabes que cuentas conmigo, koshechka… lo solucionaremos.”
Aletheia se gira con los ojos brillantes de emoción y le acaricia el antebrazo con la yema de los dedos.
Dices con acento catalán, “lo sé, cielo… lo sé.”
Kalev esboza una sonrisa tenue y vuelve a fijar la mirada al frente.
Cuarenta minutos después…
Kalev reduce la velocidad al llegar a la casona.
Kalev activa el mando y el portón se abre.
Sazaki Kitara ingresa despacio al interior de la propiedad.
Un portón se va cerrando con lentitud, mientras Kalev aparca la Kitara.
Kalev mira por los espejos retrovisores y el parabrisas, maniobrando hasta que se estaciona.
Ladridos animados se van escuchando cada vez más cerca.
Kalev extrae la llave del cilindro de encendido y se desabrocha el cinturón.
Kalev desbloquea los seguros y abre la puerta del vehículo.
Aletheia se desabrocha el cinturón y baja del todoterreno.
guadalajara; Un paraje recóndito en la Serranía de Guadalajara
Ves sazaki kitara y Casona Castellana aquí.

Kalev cierra la puerta del todoterreno y activa la alarma.
Los seguros de las puertas se bloquean.
Orión, Atlas y Zeus corren con vigor tras Ilce, Franc y Paulino.
Los niños ríen de forma traviesa.
A Kalev se le ilumina el rostro.
Aletheia le mira de soslayo.
Ilce se fija en Kalev y da grititos de alegría al salir a su encuentro.
Franc se detiene un momento y ve a Aletheia; tras unos segundos sale corriendo hacia ella.
Los perros corren tras los niños, ladrando y moviendo los rabos.
Paulino va más atrás.
Ilce extiende sus bracitos hacia Kalev, que la coge en peso y la balancea varias veces en el aire.
La niña ríe de regocijo.
Franc abraza a su madre rodeándola por las caderas, apoyando su cabeza un instante, para luego alzar la cabeza y mirarla con adoración.
Aletheia le coge con suavidad por los hombros para separarlo un poco y acuclillarse.
Aletheia frota la punta de su nariz con la de su hijo.
Franc ríe y repite el gesto.
Ilce grita con entusiasmo entre los brazos de Kalev.
Ilce grita: “¡teya, teya!”
Aletheia se incorpora y sonríe al ver a la pequeña Ilce extendiéndole los bracitos.
Franc se gira y ve a Ilce con los ojitos brillantes de emoción.
Aletheia se pone de pie y coge a Ilce en brazos.
Los perros dan varias sacudidas antes de apoyar el culo y sentarse ante una señal de Kalev.
Los perros mueven el rabo de un lado a otro, espectantes.
Franc y Kalev se miran.
Aletheia está recibiendo besitos mojados y sonoros de la niña y observa a su hijo con Kalev.
Kalev se acuclilla.
Franc se acerca seguido por Paulino.
Kalev mira a Franc, espectante.
Aletheia nota en los ojos de Kalev, el deseo de darle afecto a su hijo, al igual que hace con Ilce.
Aletheia se emociona y estrecha a la pequeña entre sus brazos.
Franc mira a Kalev.
Franc dice: “¿nos cuentas historias hoy?”
Kalev lo mira, emocionado, mientras asiente ofreciendo una sonrisa.
Franc siente algo en la panza que ya no es como antes, ni como cuando se fue su papá a la estrella.
Franc le devuelve la sonrisa.
Kalev dice con acento ruso, “¿Qué historias queréis hoy?”
Paulino abre los ojos, emocionado.
Paulino dice con acento catalán, “de magos y hechiceros?”
Franc dice: “mejor de esos que no se mueren nunca.”
Paulino aplaude, entusiasmado.
Paulino dice con acento catalán, “sí, de inmortales, esos que se pelean con las espadas.”
Kalev se levanta y extiende ambas manos a los niños.
Kalev dice con acento ruso, “Venga, historia de inmortales.”
Ambos niños dan un salto y chillan de alegría.
Paulino se coge a la mano de kalev.
Kalev sigue con la mano extendida hacia Franc.
Franc le mira la mano y luego alza la cara para verlo a los ojos.
Aletheia sigue la escena, entre nerviosa y preocupada.
Ilce se remueve entre sus brazos para que le deje en el suelo.
Aletheia la baja sin dejar de mirar a su hijo.
Zeus da un par de ladridos y enseguida se acerca a Franc.
Ilce corre hacia Orión y Atlas y choca con ambos, cayendo sentada de culo.
Los perros giran sus cabezas para ver a la niña.
Ilce dice: “uhh, iso ulo.”
Ilce extiende una manito hacia Atlas, este le da un lametón en la palma.
Ilce estalla en risas.
Zeus vuelve a ladrar, empujando con el hocico a Franc.
Franc se coge por fin de la mano de Kalev.
Kalev sonríe, mientras camina con los niños.
Aletheia mira un poco sorprendida.
Ilce se logra levantar cogiéndose del collar de Atlas.
Ilce camina en dirección a Kalev, que se ha sentado bajo la sombra de algunos árboles, los perros la siguen atentos.
Monse que ha estado parada en la puerta mirando también, sonríe.
Aletheia se gira y al ver a Monse parpadea para contener las lágrimas.
Aletheia se acerca.
Monse se sienta en los escalones y le hace un gesto a Aletheia para que la acompañe.
La luz del atardecer incide sobre las ventanas y la copa de los árboles.
Aletheia suspira ante la visión del paisaje.
Monse mira hacia donde están los niños con Kalev, luego mira a Aletheia.
Aletheia se sienta y cierra los ojos un instante.
Monse le coge de la mano y le da un apretón suave.
Monse dice: “Jean me llamó… lo siento, cariño.”
Aletheia abre los ojos.
Dices con acento catalán, “si perdiese a Franc, no sé… no sé si podría resistirlo.”
Monse la mira y asiente.
Monse dice: “Lo sé, el amor por los hijos no depende de un vientre… y el tuyo por ese pequeño es inmenso. Pero has de confiar, estamos juntos, lo vamos a solucionar.”
Aletheia se aferra a la mano de Monse.
Monse vuelve a mirar hacia donde está Kalev.
Monse dice: “Los adora, como si fuesen suyos. Pocas veces he visto algo así.”
Aletheia mira a su hijo sentado junto a Kalev, que tiene a Ilce en su regazo y habla, gesticulando animadamente.
Los niños lo miran, maravillados y entusiasmados.
Los perros se han echado alrededor del grupo, disfrutando de la brisa que sopla con suavidad moviendo la copa de los árboles.
Monse rompe el silencio.
Monse dice: “Franc ha crecido mucho… también ha cambiado mucho desde que Kalev vive con vosotros.”
Dices con acento catalán, “pensé que lo que vi hoy no pasaría nunca.”
Monse dice: “el amor sana los corazones dolidos, cariño, pero la constancia y la dedicación junto a la paciencia obran milagros.”
Aletheia mira a Monse.
Monse le sostiene la mirada.
Monse dice: “Kalev le dedica tiempo a los niños tanto como tú, y aún más cuando tú estás en tu trabajo.”
Aletheia se gira un instante para verlo.
Monse sigue la mirada de Aletheia.
Monse dice: “el te ama, claro; pero a ellos los adora. Juega con ellos, les da de comer, los ayuda a bañarse y a vestirse cuando has estado en esas guardias tuyas. él es bueno para ellos, tanto como para ti, Ale.”
Aletheia asiente, emocionada.
Monse la mira y luego mira hacia los niños.
Monse dice: “confía en él… en todos nosotros, pero mucho más en él. Estará contigo, todos lo estaremos.”
Aletheia se gira para mirar a Monse.
Dices con acento catalán, “Gracias, por ser, por estar, por tanto…”
Monse le suelta y le da unas palmaditas en el dorso de la mano.
Monse dice: “nada, eso hace la familia, cariño. Ven, vamos a preparar la cena. Jean vendrá un poco más tarde.”
Monse se pone de pie y se sacude el pantalón.
Aletheia se levanta y entra en la casona tras Monse.
Bajo los árboles, Kalev está terminando la historia de Connor el inmortal.
Ilce da palmaditas, Paulino se levanta y hace como si tuviera una espada en la mano.
Los perros se ponen en pie y comienzan a ladrar, entusiasmados por la perspectiva de jugar.
Franc mira a Kalev.
Kalev le sostiene la mirada.
Kalev dice con acento ruso, “¿No te gustó la historia, lyubov?”
Franc lo mira y asiente.
Franc dice: “qué es eso?”
Kalev dice con acento ruso, “¿El qué?”
Franc se acerca un poco, sus rodillas rozan el muslo de Kalev.
Franc dice: “eso que me llamaste.”
Franc baja la mirada y coge puñados de tierra y grama.
Kalev dice con acento ruso, “lyubov quiere decir cariño… si no te gusta, puedo decirte solo Franc.”
Franc alza la mirada y se queda pensando un momento.
Franc dice: “mi mamá me dice carin…”
Franc se queda pensando en la palabra.
Kalev dice con acento ruso, “carinyet, a mí me lo dice a veces, pero creo que es algo solo para ti.”
Franc abre mucho los ojos y luego asiente.
Franc dice: “a los demás y a Ilce no les dice así.”
Kalev niega con la cabeza.
Kalev dice con acento ruso, “es porque tú eres muy especial para tu mamá.”
Franc vuelve a mirarle, luego hace gestos… parece pensativo.
Franc dice: “Tú, quieres a mi mamá?”
Kalev asiente sin dejar de mirar al niño.
Kalev dice con acento ruso, “sí, yo quiero mucho a tu mamá.”
Franc coge más puñados de tierra.
Franc alza la mirada.
Franc dice: “cómo un papá a una mamá?”
Kalev dice con acento ruso, “sí, como un papá a una mamá.”
Franc se llena los pantalones y las rodillas de tierra al ponerse de pie, mirando a kalev.
Franc dice: “¿tú, me quieres?”
A Kalev le brillan los ojos de emoción.
Franc siente que la pancita le da brincos, pero quiere saber.
Kalev dice con acento ruso, “sí, te quiero, Franc.”
Franc siente que la pancita ya no le brinca tanto como antes de preguntar.
Franc da un paso adelante y luego se sienta en un muslo de kalev.
Kalev se estremece de emoción.
Franc siente que el hombre se mueve un poco.
Franc dice: “peso mucho?”
Kalev baja la mirada y niega con la cabeza.
Franc dice: “por qué te mueves así?”
Kalev dice con acento ruso, “porque estoy emocionado. Sabes cómo es estar emocionado?”
Franc niega con la cabeza, pegándose un poco más al torso de Kalev.
Kalev se acomoda al niño en el regazo. A franc le gustan las manos del hombre porque lo tocan con cuidado.
Kalev abraza al niño.
Franc se relaja, la panza ya no le brinca.
Kalev habla y Franc siente como el pecho le vibra con la voz del hombre.
Kalev dice con acento ruso, “estar emocionado es … es como sentir que la panza da brincos, así como las ranas y los sapos.”
Franc dice: “¿cómo los conejitos?”
Kalev dice con acento ruso, “sí, cómo los conejitos también. Pero … no como cuando te duele la panza, o te dan ganas de potar, sino como cuando te dan muchas ganas de reír, o aplaudir… o tienes ganas de abrazar y dar besos.”
Franc se queda recostado pensando.
Franc dice: “como cuando yo quiero abrazar y darle besitos a mi mamá. O como cuando Ilce me da besitos por las mañanas”
Kalev dice con acento ruso, “sí, así.”
Franc suspira, relajándose, mientras ve a Ilce correr tras Atlas y Orión, con Paulino y Zeus detrás.
Franc dice: “tú quieres a Ilce también?”
Kalev le acaricia la cabeza mientras ve a la pequeña volver a caer de culo y reírse.
Kalev dice con acento ruso, “sí, a ella también la quiero.”
Franc dice: “y quieres ser nuestro papá?”
Kalev estrecha el abrazo, sintiendo que los ojos se le empañan un poco.
Kalev traga.
Kalev dice con acento ruso, “Te gustaría que fuese vuestro papá?”
Franc asiente, moviendo la cabeza sobre el torso de Kalev.
Franc dice: “Tú nos quieres y nos cuentas historias y juegas con nosotros y vienes si hay sueños feos y no gritas aunnque te enfades si nos portamos mal.”
Franc respira profundo.
Franc dice: “y mi mamá ya no llora y no está triste y Ilce se ríe y ya no llora por la noche… y yo no me hago más pis y ella tampoco se hace mmás pis.”
Kalev ríe un poco.
A Franc le gusta la risa del hombre.
Kalev dice con acento ruso, “todo eso es muy bueno.”
Franc dice: “sí.”
Franc se levanta del regazo de Kalev, se gira y lo mira.
Franc dice: “Le puedo decir a mi mamá y al Paulino que vas a ser mi papá?”
Kalev asiente y esboza una sonrisa.
Kalev dice con acento ruso, “claro, puedes decírselo a quien tú quieras.”
Franc se queda pensando.
Franc dice: “Al tío Jean también?”
Kalev dice con acento ruso, “sí, al tío Jean También.
Franc aprieta los labios un momento, frunciendo el cejo.
Kalev lo observa intentando adivinar qué le ha hecho cambiar el semblante.
Franc lo mira.
Franc dice: “y tú también te vas a ir a una estrella como mi otra mamá y como Ines?”
Kalev frunce el cejo un instante pensando a quien se refiere el niño, luego cree entenderlo, se pone de pie y se acuclilla frente a Franc.
Kalev dice con acento ruso, “todas las personas en algún momento tienen que irse. A veces vuelven, otras veces no pueden volver, pero no se van porque quieran irse o porque no nos quieran.”
Franc lo escucha atento, su mamá le dijo algo parecido una vez.
Kalev dice con acento ruso, “Yo quiero quedarme todo el tiempo que pueda contigo, con Ilce y con tu mamá.”
Franc dice: “vale”
Franc sale corriendo a reunirse con Paulino, los perros e Ilce.
Aletheia sale de la casona.
Franc ve a Aletheia y sale corriendo hacia ella.
Kalev ve la escena y sonríe.
Franc da saltitos y gesticula emocionado.
Aletheia se agacha para abrazar a Franc.
Kalev va a por Ilce, esta se deja coger, mientras los perros revolotean juguetones.
Kalev se acerca con Ilce en brazos, Aletheia se yiergue y le sonríe, emocionada.
Kalev dice con acento ruso, “parece que el pequeño emisario ya ha dado su mensaje, ¿no?”
Aletheia asiente.
Dices con acento catalán, “este pequeño emisario, me ha dado las mejores noticias del día.”
Kalev dice con acento ruso, “entonces habrá que recompensarlo.”
Aletheia ríe.
Franc se coge con una mano a su madre y con la otra a Kalev.
Monse sale de la casona a ver por qué tardan tanto en entrar.
Paulino sale corriendo hacia su madre.
Paulino dice con acento catalán, “mamá! el Franc va a estrenarse un papá nuevo!”
Monse mira a su hijo, luego a Aletheia y a Kalev.
Ilce da palmaditas, luego palmea una mejilla de Kalev.
Paulino corre pero se detiene de pronto antes de entrar.
Paulino dice con acento catalán, “voy a contarle a papá, vais a ver la cara de la Aurori cuando se lo cuente!”
Paulino sale corriendo al interior de la casona, los perros le van detrás, ladrando.
Franc se suelta de ambas manos y corre tras Paulino.
Monse los mira, contenta.
Monse dice: “Venga, ahora hay más motivos para celebrar esta noche.”
Monse se gira y entra en la casona.
Aletheia y Kalev se miran.
Ilce dice: “ebrar, esta!”
Murmuras con acento catalán, “uy, lo que te espera en unos años, cielo.”
Ilce bota contra el brazo de Kalev que la sostiene, mientras caminan al interior de la casona.
Kalev achica los ojos un momento, mirando a Aletheia.
Kalev murmura con acento ruso, “querrás decir lo que nos espera, kosechka.”
Aletheia sonríe mientras ve a Kalev con Ilce en brazos y a Franc que lo aborda tomándole de la mano para llevarle hacia el invernadero.

Nueva escena de rol: Diario de una migrante. Pidiendo ayuda en dos direcciones

Punto de vista: Tibisay.

zaragoza; atracciones familiares
Aquí tienes un puesto de perritos calientes. Teclea ‘menu’;
Ves una vendedora aquí.

Tibisay va promocionando el producto que vende.
Tibisay prepara el perrito caliente y se lo da al cliente;
Tibisay recibe el pago.;
Dices con acento Merideño, “gracias por su compra, vuelva pronto.”
tobías ha llegado.
Vendes un perrito caliente por 1,80 euros.
Tibisay va promocionando el producto que vende.
tobías entra al parque, atravesando los puestos con rostro relajado
Tibisay le sonríe al último cliente.
Dices con acento Merideño, “gracias por su compra y vuelva pronto.”
tobías camina lentamente hacia el puesto de perritos calientes, sin ser reconocido
Tibisay mira al hombre que se acerca y se pone tensa.
tobías llega a la altura del puesto
Tibisay mira a la vendedora de perritos y ambas miran al hombre.
tobías dice con acento milanés, “buenas tardes, señorita”
Dices con acento Merideño, “buenas tardes.”
tobías dice con acento milanés, “me podría dar un perrito caliente portugués, de esos con patatas fritas?”
Dices con acento Merideño, “claro, en un momento se lo doy.”
tobías se relaja y mira alrededor, poniendo las manos en posición de oración
Tibisay prepara el perrito caliente, procura no temblar para no derramar nada.
tobías se relaja y observa a la chica
tobías dice con acento milanés, “lleva tiempo trabajando aquí, verdad?”
Tibisay pone el perrito en una servilleta y se lo da al hombre.
Tibisay mira al hombre y asiente.
tobías recoge la comida
tobías se pide perrito caliente portugués.
Dices con acento Merideño, “un poco.”
tobías dice con acento milanés, “cuando termina su turno, hermana?”
Tibisay recibe el pago del hombre.
tobías come el perrito caliente lentamente cerca del puesto
Dices con acento Merideño, “Pues faltan unas cuantas horas.”
Tibisay mira a la vendedora que está atendiendo a otro cliente.
tobías dice con acento milanés, “son las 6 y 25, a qué hora termina? me interesaría comentarle algo.”
Tibisay alza una ceja, inquisitiva.
tobías dice con acento milanés, “tranquila amiga, no se alarme.”
Dices con acento Merideño, “pues a las siete, señor.”
tobías dice con acento milanés, “genial, esperaré cerca de aquí entonces.”
Dices con acento Merideño, “ya… si no me alarmo.”
Tibisay asiente, pensativa.
tobías dice con acento milanés, “que madre la guarde.”
Tibisay asiente con la cabeza en silencio.
tobías se marcha.
Tibisay suspira.
Tibisay prepara el perrito caliente y se lo da al cliente;
Tibisay recibe el pago.;
Dices con acento Merideño, “gracias por su compra, vuelva pronto.”
Vendes un perrito caliente por 1,80 euros.
Tibisay va promocionando el producto que vende.
Tibisay prepara el perrito caliente y se lo da al cliente;
Tibisay recibe el pago.;
Dices con acento Merideño, “gracias por su compra, vuelva pronto.”
Vendes un perrito caliente por 1,80 euros.
Tibisay va promocionando el producto que vende.
Tibisay prepara el perrito caliente y se lo da al cliente;
Tibisay recibe el pago.;
Dices con acento Merideño, “gracias por su compra, vuelva pronto.”
Vendes un perrito caliente por 1,80 euros.
Tibisay va promocionando el producto que vende.
Tibisay prepara el perrito caliente y se lo da al cliente;
Tibisay recibe el pago.;
Tibisay entrega lo recaudado por las ventas que hizo y espera su pago de la jornada.
la vendedora dice: “venga, guapa. Te espero mañana, vale?”
Tibisay asiente y le sonríe.
Dices con acento Merideño, “claro que sí, mañana nos vemos otra vez.”
tobías ha llegado.
Tibisay se despide de la vendedora con la mano.
Tibisay ve al hombre de antes.
tobías se acerca lentamente hacia el puesto de perritos calientes
Tibisay ve al hombre que se acerca.
tobías llega al puesto y mira a la chica
Dices con acento Merideño, “bueno, dígame, qué es lo que me quería comentar?”
Tibisay mira al hombre, espectante.
tobías dice con acento milanés, “que madre la guarde. puede acompañarme?”
Tibisay piensa un instante.
Dices con acento Merideño, “a dónde?”
tobías observa intensamente a la chica
tobías dice con acento milanés, “cerca de aquí, quiero comentarle algo que no quiero hablar delante de curiosos”
tobías mira con desprecio a su alrededor
Tibisay observa la expresión del hombre pero evita hacer comentarios.
tobías comienza a andar haciendo señas a la chica
Dices con acento Merideño, “bueno, está bien, pero no puedo tardar mucho.”
Tibisay camina tras el hombre.
tobías encuentra una zona apartada tras el puesto de perritos calientes y algunas atracciones
Tibisay se detiene cerca del hombre pero guardando cierta distancia.
tobías mira a la chica
tobías dice con acento milanés, “necesito que me ayude, amiga, tiene que ayudarme.”
Tibisay ladea la cabeza un momento, esperando a ver qué va a decirle el hombre.
Dices con acento Merideño, “ayudarle? Pero qué problema tiene?”
tobías mira a su alrededor temblando
tobías dice con acento milanés, “usted no lo nota, verdad?”
Tibisay se fija en la expresión del hombre.
tobías dice con acento milanés, “no lo siente”
tobías dice con acento milanés, “este lugar… desprende maldad por todos lados. No lo ha notado?”
Tibisay lo mira, pensativa.
Dices con acento Merideño, “Puede que sí, pero, eso qué tiene que ver con usted y conmigo?”
tobías dice con acento milanés, “amiga, mi nombre es tobías”
tobías dice con acento milanés, “Soy emisario de eva e interventor”
Tibisay lo mira al escuchar lo que dice.
tobías dice con acento milanés, “y bueno”
tobías dice con acento milanés, “este lugar…. debe desaparecer, amiga.”
tobías dice con acento milanés, “cual es su nombre?”
Dices con acento Merideño, “oiga, yo entiendo que usted sienta lo que siente. Pero hay muchas personas que se quedarían sin empleo si esto desaparece… personas que no son malas. Usted cree que yo soy mala?”
tobías dice con acento milanés, “no, usted no es mala, precisamente por eso he venido a hablar con usted”
tobías dice con acento milanés, “pero toda esa gente”
tobías señala a los viandantes
tobías murmura con acento milanés, “están marcados por el impuro”
tobías dice con acento milanés, “mire”
tobías dice con acento milanés, “en mis dos infructuosos intentos de purificación del lugar”
Tibisay lo escucha, pensativa.
tobías dice con acento milanés, “usted ha sido protegida, de alguna forma”
tobías dice con acento milanés, “puedo sentirlo, hermana, madre le ha protegido”
tobías habla con intensidad y emoción
tobías dice con acento milanés, “por eso debe ayudarme, debe ayudarme a cumplir el cometido de madre”
Tibisay mira al hombre.
tobías dice con acento milanés, “usted conoce mucho mejor este lugar, sabrá puntos claves. Hay demasiada agua aquí para que una correcta purificación se propague”
tobías dice con acento milanés, “el impuro usa artimañas para esconderse, y utilizan algo tan puro como el agua para ocultar sus barbaridades.”
Dices con acento Merideño, “pero tobías, si yo le ayudo a lo que usted sugiere, me quedaré sin empleo, otra gente también se quedará sin empleo. tiene que haber una forma de… purificar sin perjudicar a los que no son impuros como usted dice.”
tobías dice con acento milanés, “amiga,”
tobías dice con acento milanés, “madre tiene un plan divino para todos nosotros”
tobías dice con acento milanés, “ese empleo solo está perjudicando su raíz, no lo entiende?”
tobías dice con acento milanés, “los que son dignos de pertenecer al grandioso reino de Eva sobrevivirán y los que no serán purificados en su fuego eterno”
tobías dice con acento milanés, “es ley y así está anotado en las escrituras sagradas”
tobías dice con acento milanés, “Usted tendrá un lugar mejor, ella se lo proporcionará”
tobías dice con acento milanés, “y no tenemos mucoh tiempo, amiga.”
Dices con acento Merideño, “yo le entiendo, tobías, pero fíjese en algo. si yo le ayudo y dañamos a gente como yo, gente que no es impura … madre no se pondrá triste? Además, es que de mí dependen otros y si me quedo sin ingresos y madre se tarda en ayudarme, esas personas que dependen de mí se verán muy perjudicados. Usted me entiende, verdad? Usted no quiere que yo sufra, verdad?”
tobías dice con acento milanés, “Usted está sufriendo ahora, amiga”
tobías dice con acento milanés, “esas personas están sufriendo ahora”
Tibisay lo mira muy preocupada.
tobías dice con acento milanés, “serán libres cuando la purificación suceda, porque madre no permitirá que a los puros les alcance la desdicha y el dolor siempre que sigan su camino”
tobías dice con acento milanés, “vamos, indíqueme los puntos clave, usted no tendrá que participar en la purificación”
Tibisay hurga en su cabeza buscando algo a lo que asirse.
tobías dice con acento milanés, “si me deja un contacto le avisaré cuando suceda para que pueda estár apartada.”
tobías dice con acento milanés, “solo tiene que demarcarme un camino y yo actuaré, yo le protegeré, hermana”
Dices con acento Merideño, “Es que no tengo móvil, tobías. Hagamos una cosa, porque yo entiendo su desesperación.”
Dices con acento Merideño, “mire, yo tengo un tiempo trabajando aquí, pero no es tanto, hay sitios que no conozco ”
Dices con acento Merideño, “yo voy a intentar ver si puedo conseguirle esa información que usted necesita. No sé cómo, pero lo intentaré.”
tobías dice con acento milanés, “cree que en una semana podrá conseguirlo?”
Tibisay piensa.
tobías dice con acento milanés, “no podemos demorarnos mucho y en ese plazo madre actuará de una forma u otra”
Dices con acento Merideño, “supongo que siendo así, tendré que esforzarme, tobías.”
tobías sonríe con rostro alibiado
tobías entrega a la chica un papel doblado
Tibisay se fija en la expresión del hombre.
Tibisay coge el papel.
tobías dice con acento milanés, “aquí está mi dirección del imperium hotel en guapi ceta”
Tibisay guarda el papel en un bolsillo.
tobías dice con acento milanés, “si encuentras algo, házmelo saber.”
Tibisay asiente mirando al hombre.
tobías dice con acento milanés, “el próximo miércoles 3, será el gran evento”
tobías dice con acento milanés, “no obstante”
tobías dice con acento milanés, “la buscaré unos días antes en caso que no tenga noticias suyas”
Tibisay toma nota mental de lo que el hombre dice.
tobías dice con acento milanés, “es usted una gran persona, hermana”
Tibisay lo mira en silencio.
tobías dice con acento milanés, “que madre siempre la proteja y le lleve en su corazón”
Dices con acento Merideño, “usted también, tobías.”
tobías se aleja emocionado
Tibisay lo ve marchar.
Tibisay espera a que tobías se haya marchado del parque y sale pensativa.

zaragoza; parque de atracciones de Zaragoza
Estás en un parque de atracciones situado en el pulmón verde de la ciudad, la zona de Pinares de Venecia. Ocupa una superficie de seis hectáreas y abrió sus puertas el 1 de agosto de 1974.
Tibisay espera el autobús de la línea 34, mientras no deja de darle vueltas a sus posibilidades.
Tibisay mira a un lado y a otro, no se atreve a dejar escapar sus pensamientos en voz alta.
Acava de llegar un autobús procedente de Cementerio de Torrero
El autobús se marcha en dirección a Cementerio de Torrero
Tibisay se da cuenta que por estar absorta ha perdido el autobús y resopla, fastidiada.
Tibisay sigue mirando a un lado y a otro, esperando que la próxima vez el autobús no se le escape.
Tibisay recuerda de pronto lo que había leído en la hemeroteca el otro día.
Acava de llegar un autobús procedente de Cementerio de Torrero
Pagas 1.35 euros y entras en el autobús.
el autobús de la linea 34
Tibisay sube al autobús y ubica un asiento junto a la ventana.
El autobús arranca en dirección a Cementerio de Torrero

Tibisay se queda mirando por la ventana, un poco perdida en sus pensamientos.
El autobús llega a la parada Cementerio de Torrero
Mirando por los cristales puedes ver:
zaragoza; Cementerio de Torrero
Ves monumento conmemorativo de la fosa comun, monumento al altar patrio, monumento a cuantos murieron por la libertad y la democracia, ángel en oracion, el silencio, dejando la tierra, el tiempo, y el autobús de la linea 34 aquí.
El autobús arranca en dirección a avenida de César Augusto
Tibisay suspira al ver el cementerio.
El autobús llega a la parada avenida de César Augusto
algunas personas van charlando distraídas,.
Mirando por los cristales puedes ver:
zaragoza; avenida de César Augusto
Ves el autobús de la linea 34 aquí.
Salidas Visibles: coso y plaza-del-pilar.
El autobús arranca en dirección a Línea 34 en estación intermodal
Tibisay piensa mientras mira a las personas y se convence de que algo debe hacer.
El autobús llega a la parada Línea 34 en estación intermodal
el conductor reduce la velocidad. Una voz anuncia la estación intermodal.
zaragoza; Línea 34 en estación intermodal
Ves el autobús de la linea 34 aquí.
El autobús se marcha en dirección a avenida de César Augusto
Tibisay baja del autobús con el resto de personas.
Tibisay camina hacia la estación para cambiar de línea.
zaragoza; estación intermodal Zaragoza-Delicias
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
zaragoza; Línea CI1 en estación intermodal
Tibisay mira a su alrededor, pendiente de si alguien la siguiese.
Tibisay recuerda sus últimos meses en Venezuela y bloquea la sensación.
Acava de llegar un aotubús circular.
Pagas 1.35 euros y entras en el autobús.
el autobús de la línea ci1
Tibisay sube al autobús y se sienta.
El autobús arranca en dirección a Parque del Agua Luis Buñuel
El autobús llega a la parada Parque del Agua Luis Buñuel
Mirando por los cristales puedes ver:
zaragoza; Parque del Agua Luis Buñuel
Ves el autobús de la línea ci1 aquí.

El autobús arranca en dirección a Guapi Ceta
Tibisay comienza a sentirse un poco ansiosa, así que intenta respirar profundo para calmarse, necesita pensar cómo debe actuar.
El autobús llega a la parada Guapi Ceta
zaragoza; Guapi Ceta
Ves una gran pantalla de television y el autobús de la línea ci1 aquí.
El autobús se marcha en dirección a Línea CI1 en estación intermodal
Tibisay baja del autobús y camina a prisa hacia el cybercafé.
Salidas Visibles: concesionario, lacteos, equipos, cafeteria, portatiles, fruta, hotel, aqt, cibercafe, hospital, televisores, restaurante, bar, y prostibulo.
zaragoza; Cibercafé
Pagas el pase para entrar.
Entras en el cibercafé.
zaragoza; interior del cibercafé
Ves terminales de ordenador aquí.
Tibisay ubica con rapidez un terminal y se sienta.
Tibisay coge el mouse y activa la pantalla.

[Cargando WorldOS 21…]
Wed Sep 26 21:11:32 2018 CEST

[1] Acceder al explorador de archivos
[2] Abrir la tienda de aplicaciones
[3] Abrir el procesador ‘Modern Office’
[4] Acceder a la nube privada
[5] Ver un vídeo en internet
[6] Acceder a Internet.
{Accediendo a Internet…}
[5] Periódico
[1] Noticias antiguas.
Tibisay detiene su mirada en un titular que capta su atención.
Se confirma la relación del pirómano de Cropbrand con Hijos de Eva.
Fecha de publicación: Thu May 31 02:18:01 2018 CEST
El perpetrador de los incidentes ocurridos el viernes pasado en cropbrand ha sido identificado, y guarda relación con una rama radicalizada de la religión Evita. Todavía no se ha localizado al sujeto, aunque fuentes aseguran que probablemente esté alojado en algún hotel cercano.
Los propietarios del negocio afirman que por suerte no han sufrido daños de los que debamos preocuparnos en exceso, aunque sí han tenido bastantes pérdidas materiales de Stock. Por suerte, policía y bomberos actuaron con rapidez para extinguir las llamas y atender a los pocos heridos.
Hijos de Eva se han pronunciado con respecto a este asunto, y han alentado a la población a no dejarse influir por un grupo de radicales que quieren manchar la imagen de la entidad religiosa, y anima a nuevos adeptos a conocer sus iglesias.
Tibisay piensa mientras lee.
Tibisay decide entrar de nuevo en la hemeroteca.

[Cargando WorldOS 21…]
Wed Sep 26 21:15:21 2018 CEST

[1] Acceder al explorador de archivos
[2] Abrir la tienda de aplicaciones
[3] Abrir el procesador ‘Modern Office’
[4] Acceder a la nube privada
[5] Ver un vídeo en internet
[6] Acceder a Internet.
{Accediendo a Internet…}
[5] Periódico
[1] Noticias antiguas.
Tibisay comienza a buscar entre las noticias.
Megan vuelve a ofrecer libre circulación en las áreas de Firme Unidad tras la ley de Exclusión Social.
Fecha de publicación: Sat Jul 22 12:57:22 2017 CEST
Se aplicaría un nuevo régimen de inmigración a las áreas excluídas de la legislación general. En las negociaciones sobre la ley de exclusión social, la unión europea discrepa sobre las medidas adoptadas por la radical.
[167] Firme Unidad se hace con el control de Lugo, exigiendo un documento de identidad a las personas que deseen permanecer certificadas como no evitas.
[168] Firme Unidad entrega a la justicia a 6 personas en una operación contra Hijos de Eva.
Tania Megan llega a un acuerdo con militares de Italia.
Fecha de publicación: Mon Jun 26 14:08:20 2017 CEST
Megan cierra un acuerdo con fuerzas militares para luchar en minoría. Según nuestras fuentes, el grupo radical y los militares no formarán una coalición, pero intercambiarán recursos para una lucha en común.
Tibisay traga grueso, apenas cree comenzar a hilar algo y respira profundo.
Tibisay abre la aplicación de búsqueda y comienza realizar búsquedas de forma casi frenética. si llega a tener razón, puede ser su única alternativa.
Tibisay comienza a teclear términos en la caja de texto: Firme Unidad, EPS, Melany Pet, pirómanos, ataques, evitas.
Tibisay va leyendo y va descartando resultados, vuelve a iniciar otra búsqueda.
Tibisay teclea en la caja de texto: melany pet, EPS, contacto, correo, información.
Tibisay pasa un buen rato tecleando y haciendo búsquedas.
Tibisay procura que los términos que usa siempre estén relacionados entre sí y con noticias y videos que ha ido encontrando en la globalNet.
Tibisay mira el reloj y va calculando cuanto tiempo le resta en el terminal y a qué hora debe entrar a trabajar de nuevo.
Tibisay piensa qué habría hecho su padre.

Acava tu pase de cibercafé.
Abandonas el interior del cibercafé.
Tibisay se marcha pensando que tendrá que lanzar algún tipo de invitación soslayada a ver si quien debe pescar pesca, aunque sea ella quien termine en la red.

Nueva escena de rol: Maldita pasión por la estética

Punto de vista: Fabián.

Comunidad de Madrid; Plaza de Castilla.
Te encuentras en una gran plaza situada al norte de la ciudad, en el distrito de Chamartín. Está atravesada por el tramo final del Paseo de la Castellana, Y constituye el centro neurálgico del barrio de Castilla.
Ves obelisco de Calatrava y Monumento a Calvo Sotelo aquí.
Una ambulancia acaba de llegar, estaciona y abre sus puertas.
Dos paramédicos y un hombre bajan de la ambulancia con una camilla.
Un celador espera junto a una enfermera.
Un paramédico se acerca y comienza a explicar a la enfermera.
El celador presta atención y mira a la joven tendida en la camilla, su rostro se ve cadavérico con una palidez mortecina.
El hombre espera de pie junto al celador, su rostro muestra preocupación e impaciencia.
El celador suspira profundo, por un instante parece entristecido.
Un paramédico dice: “Hemos tardado porque hay un accidente en la M30 de varios coches con heridos de gravedad. Nos vamos cagando leches, así que advierte en urgencias, Paloma.”
Paloma asiente, cogiendo la bolsa de hidratación para que el resto que queda baje sin obstrucciones.
Los paramédicos se despiden con un gesto y suben de regreso a la ambulancia.
La ambulancia arranca derrapando un poco.
El celador mira a la enfermera.
El celador dice: “¿lista, Palomilla? Vamos que pongo la quinta en este ferrari.”
Paloma asiente sabiendo que tendrá que ir al trote.
El hombre adopta un gesto adusto.
El celador empuja la camilla a toda pastilla.
El hombre abre los ojos como platos y corre tras el celador y la enfermera.
Comunidad de Madrid; hospital Universitario La Paz.
Te encuentras en un centro hospitalario de titularidad pública, situado en el distrito de Fuencarral El pardo. Está administrado por el Servicio madrileño de salud y es uno de los principales hospitales de referencia. También es centro de referencia nacional e internacional en varias áreas específicas de elevado nivel de desarrollo científico y tecnológico.

La aglomeración en este lugar te impide identificar a personas concretas.

El celador pasa al trote directo a la zona de urgencias.
La enfermera corre junto al celador.
Comunidad de Madrid; hospital Universitario La Paz; Servicio de Urgencias Generales.
Es un servicio que cuenta con cuatro salas de observación con capacidad para 54 pacientes, además de una sala de preingreso para 30 pacientes y una sala de tratamientos con 30 sillones.
Te encuentras con Fabián y Almudena.
Fabián se gira y ve a Paloma.
El hombre entra en tromba luego de pelearse con uno de los seguratas.
Fabián observa al hombre con intensidad.
El hombre se cohibe, pero se queda cerca de la camilla.
Dices: “¿qué hay?”
Paloma dice con acento almeriense, “deshidratación aguda, shock hipovolémico. 80/50 casi al llegar.”
Fabián asiente mirando a la chica tumbada en la camilla.
Dices: “Llevadla a la sala de pre ingreso.
Paloma, ocúpate de la hidratación, coloca una solución ringer 0,9 y ajusta el goteo.”
Fabián coge la muñeca de la chica y nota que no se siente pulso radial.
Dices: “Almudena, ve encargándote de avisar que puede que necesitemos cama en la UCI, busca lo necesario para colocar una sonda y llama también a la UHB, pide hablar con el doctor Guillem.”
Dices: Moveos.”
Almudena y Paloma asienten y salen disparadas.
El celador empuja la camilla a toda velocidad.
Fabián señala un box, el celador entra con rapidez y ajusta la camilla, Fabián entra tras él y el otro hombre le sigue.
El celador hace un gesto de cabeza a Fabián y sale a toda prisa.
Fabián coge un paquete de guantes, lo desprecinta y se los coloca.
El hombre se queda de pie pegado a la cortina del box.
Fabián le ve por el rabillo del ojo.
Fabián sigue revisando las constantes de la chica y aprieta de cuando en cuando los dientes.
Fabián coloca el estetoscopio, el tensiómetro y el pulsioxímetro.
Fabián comienza a hablarle a la chica.
La chica parpadea y balbucea pero no es capaz de abrir los ojos completamente ni fijar la mirada.
Fabián comienza a hablar mientras sigue atendiendo a la chica.
Dices: “Desde cuándo está en este estado?”
El hombre se aprieta las manos nervioso, pero permanece en silencio.
Fabián se gira y lo observa con intensidad.
Dices: “Le hice una pregunta, la sabe o no la sabe responder.”
El hombre titubea, tiene la frente y el labio superior perlados de sudor.
El hombre dice: “no… no lo sé, doctor. volví a casa y la encontré tirada en el baño que estaba hecho un desastre, no reaccionaba bien y llamé a la ambulancia.”
Paloma entra en el box.
Fabián ve a la enfermera.
Dices: “Paloma, toma una muestra para analítica que incluya también función renal.”
Paloma asiente en silencio y comienza a trabajar sobre la chica.
Fabián mira al hombre.
Dices: “Usted es familiar, supongo.”
El hombre dice: “soy… su padrastro.”
Fabián asiente.
Dices: “tiene idea de si ingirió algún medicamento?”
El hombre hurga en sus bolsillos y saca varios blisters.
Fabián lo observa.
El hombre dice: “encontré esto en la tapa del retrete, yo… pensé que… pensé que llegaba muy tarde.”
Fabián nota el estado de ansiedad del hombre.
Almudena entra al box por el otro lado de la cortina.
Dices: “Almudena, localizaste al doctor Guillem?”
Almudena dice: “Sí, justo hoy está de guardia en la UHB, me dijo que cuando lo necesitase, lo llamase, doctor.”
Fabián asiente.
Fabián mira al hombre.
Dices: “Espere un momento fuera, por favor. Luego podrá entrar.”
El hombre todavía con los blisters en la mano, se gira para salir.
Fabián le detiene un instante.
Dices: “me deja ver que son esos medicamentos?”
El hombre se gira y le extiende la mano, temblorosa.
Fabián coge los blisters.
Dices: “espere fuera, por favor. No tardaremos demasiado.”
Fabián y Almudena ven los blisters.
Dices: “venga, rápido, Almudena.”
Almudena asiente y se coloca los guantes.
Fabián procede a colocar la sonda nasogástrica.
Paloma bufa un poco frustrada por no poder tomar la muestra.
Almudena la observa.
Almudena dice: “espera un poco, Paloma, está demasiado deshidratada.”
Paloma asiente.
Fabián se retira los guantes y los tira a la basura.
Fabián coge su bolígrafo y comienza a escribir.
Dices: “Almudena, en una hora revisa las constantes, cambia la solución. Coloca esta nueva que nos llegó recién. No uses la isotónica porque no quiero forzar el corazón con el porcentaje de sodio e intenta pasar nutrientes por la sonda. Avisa de inmediato si llega a haber intolerancia.”
Almudena asiente en silencio.
Fabián observa a Paloma.
Dices: “Paloma, deja que Almudena tome la muestra y ve tú por el doctor Guillem. dile que necesito que venga, ¿vale?”
Paloma baja la mirada y asiente en silencio.
Paloma se retira los guantes y los tira a la basura, saliendo luego del box.
Fabián sale del box, luego sale de la sala de pre ingreso.
El hombre camina de un lado a otro dentro de la sala de urgencias.
Fabián se le acerca.
El hombre se gira, su rostro denota la gran proocupación y el temor que le corroe.
Dices: “Estamos haciendo todo lo que es posible.”
El hombre traga grueso.
El hombre dice: “Pero va a ponerse bien?”
Fabián lo mira a los ojos.
Dices: “Es pronto para saberlo. Está deshidratada y es evidente que malnutrida. Estamos atendiendo lo primero, que es la hidratación para evitar males mayores. He llamado a un colega que trabaja en psiquiatría, su hijastra necesita un equipo sanitario que le apoye y le ayude a salir de esto. Lo entiende?”
Al hombre se le empañan los ojos.
Fabián le toma por el codo y le acerca a una silla en el pasillo.
El hombre se deja caer pesadamente.
Fabián lo mira un instante antes de preguntar.
Dices: “¿Sabe lo que contenían esos blisters?”
El hombre traga grueso.
El hombre dice: “creo que son diuréticos y Laxantes. Mi mujer se los compró, no sé cómo… me refiero no sé qué receta utilizó, de dónde los sacó.”
El hombre se pasa la mano varias veces por la cara, dejando caer la mano con un gesto de abatimiento.
Dices: “sabe lo que es la anorexia?”
El hombre lo mira y asiente con un gesto leve de cabeza.
Fabián nota en su mirada el afecto de un padre hacia su hija y una culpa profunda que parece corroerle con intensidad.
Dices: “es un trastorno alimenticio, que como ve puede perjudicar la salud, pero que tiene un fuerte componente sicoemocional.”
El hombre baja mucho la voz.
El hombre dice: “Es culpa de Estela, siempre le he dicho que la presiona demasiado, que no puede ser bueno obsesionarse con todo esto.”
Fabián lo observa con atención, haciéndole notar que está ahí para que hable.
El hombre tiembla apretando los puños.
El hombre dice: “siempre está presionándola con que come demasiado, con que esto o aquello no le sienta bien, con que vaya al gimnasio… que a los hombres nos gustan las mujeres esbeltas, peinadas, maqilladas y no sé cuántas gilipolleces.”
Fabián baja el tono de voz.
Murmuras: “usted cree que su mujer tiene razón?”
El hombre hace un gesto exasperado, descartando esa idea.
El hombre dice: “Eso es una gilipollez, ni más ni menos.”
Fabián asiente.
Dices: “dónde está su mujer en este momento?”
El hombre suspira.
El hombre dice: “supongo que en un desfile que ofrecía la cadena de Imperium Clouth para lanzar su nueva línea de ropa. mi mujer trabaja en IPP Modas, la revista de modas de Imperium. llevo llamándole desde que encontré a Juliet, pero no responde.”
Almudena se acerca a buen paso, lleva los tubos de las muestras en la mano.
Almudena se detiene junto a Fabián.
Fabián alza la mirada.
Almudena dice: “voy a laboratorio, pero no me dejó la orden, doctor.”
Fabián asiente y enseguida comienza a llenar una orden que lleva en la carpeta. La firma y se la da a Almudena.
La puerta de la sala de Urgencias se abre.
Paloma entra y detrás de ella le sigue un hombre con pijama sanitario.
Fabián vuelve a alzar la mirada y ve al hombre.
Guillem
Es un hombre de abundante cabello negro cuyas sienes plateadas van a juego con su barba en forma de candado la cual muestra una franja plateada que le atraviesa el mentón. Posee un perfil patricio y unos ojos de color gris pálido que hacen resaltar sus negras pupilas. Tiene una mirada atenta, casi excrutadora lo cual contrasta con su sonrisa amplia y afable. Su lenguaje corporal transmite serenidad y equilibrio, aunque también puede transmitir severidad de ser necesario.
Se nota claramente que es un hombre.
Lleva puesto un pijama sanitario color verde musgo con el logo del hospital bordado en la camisa .
Calza unas zapatillas deportivas blancas marca Addedis.
lleva puesto un reloj de hombre Tomblend Hint IV
Guillem se acerca a ambos hombres.
Fabián y el hombre se levantan.
Guillem dice con acento Catalán, “Hola, buenas noches.”
Fabián extiende la mano y Guillem la coge para darle un apretón.
ambos hombres se separan un poco.
Fabián ve al hombre.
Dices: Este es el doctor xiscar, trabaja con nosotros en el servicio de Psiquiatría.”
El hombre le tiende la mano a Guillem.
Guillem le da un apretón firme.
Guillem mira a Fabián.
Guillem dice con acento catalán, “bueno, ya me dirás para qué soy bueno.”
Dices: “Ven conmigo un instante, por favor.”
Guillem asiente.
Fabián mira al hombre.
Dices: “volveremos pronto. Intente comunicarse con su mujer.”
El hombre asiente bastante abatido y se deja caer de nuevo en la silla con el móvil en la mano.
Guillem lo observa con detenimiento.
Guillem gira el rostro y ve a Fabián.
Fabián se dirige a la sala de pre ingreso y entra al box de la chica.
Guillem le sigue.
Ambos médicos entran en el box.
Guillem observa a la chica y luego a Fabián.
Guillem dice con acento Catalán, “¡Y bien?”
Dices: “No he terminado de llenar la historia, pero como ves, es posible que sea menor de edad. Llegó con deshidratación severa, shock hipovolémico, taquipnea, taquicardia severa, respiración acidótica y estado alterado de consciencia.”
Guillem asiente prestando atención.
Dices: “el hombre de ahí fuera, su padrastro, la encontró y llamó a una ambulancia. encontró esto también en la tapa del retrete.”
Fabián le muestra los blisters a Guillem.
Guillem pone gesto adusto.
Guillem dice con acento Catalán, “Esto no puede comprarse sin receta médica, Fabián.”
Dices: “Lo sé. El hombre dice que piensa que las ha adquirido la madre, que no sabe cómo. Dice que … la presiona con lo de la apariencia.”
Guillem suspira.
Guillem murmura con acento catalán, “de todas formas eso no explica que pueda conseguir esto sin receta.”
Fabián lo mira a los ojos.
Murmuras: “Trabaja para Imperium en la revista esa de moda.”
Guillem aprieta los labios y asiente.
Almudena regresa con el resultado de la analítica.
Fabián la mira, sorprendido.
Dices: “comienzan a funcionar mejor las cosas?”
Almudena pone rostro adusto.
Almudena dice: “hablé con un amigo en el laboratorio, le dije que era muy urgente.”
Murmuras: “Y así, nada más?”
Guillem observa el intercambio con curiosidad.
Almudena niega con la cabeza.
Almudena dice: “Creo que usted no lo sabe, pero la hermana de la Paloma murió hace dos meses por un caso similar… este amigo lo sabe y tiene un interés especial en la Paloma.”
Guillem dice con acento catalán, “vaya, de las cosas que se termina enterando uno sin querer.”
Almudena lo observa en silencio intentando recordar que es mejor no enemistarse con los médicos.
Dices: “eso lo explica todo. Déjame ver eso, y por favor, revisa la hidratación, Almudena. Luego, cuando puedas dile a Paloma que necesito hablar con ella.”
Almudena asiente y se adentra en el box, caminando hacia la camilla para atender a la paciente.
Guillem la ve pasar percibiendo la hostilidad en su lenguaje corporal.
Fabián lee los resultados y el rostro se le ensombrece.
Guillem lo observa y le quita las hojas de la mano.
Fabián mira a guillem, quien también comienza a adoptar un rostro adusto.
Guillem murmura: “maleïda passió per l’estètica.”
Fabián se gira y mira a la chica.
Dices: “Almudena, habla con la UCI, llenaré la forma. Esta paciente tiene que ingresar de inmediato.”
Almudena aprieta los labios y asiente.
Almudena dice: “Creo que será mejor si llama a alguna enfermera, tenemos que asearla antes de subirla.
Almudena levanta la sábana.
Fabián se acerca y ve la mancha de sangre extendiéndose por debajo de las caderas de la chica.
Fabián coge un paquete de guantes con rapidez, rompe el empaque y se los pone.
Dices: “no hay tiempo, vamos, ocupémonos de esto.”
Guillem dice con acento Catalán, “Tranquilos, ya llamo yo.”
Guillem sale del box mientras almudena y Fabián se ocupan de la paciente.
Veinte minutos después…
Un celador empuja la camilla de la paciente fuera de la sala de tratamientos.
Fabián sale junto a Guillem.
Una mujer entra en tromba, tensa como cuerda de guitarra alzando la voz a cada paso.
La mujer intenta detener al celador cuando se fija que su hija va en aquella camilla.
La mujer grita: “¡A dónde creéis que la llevais?”
El hombre se acerca para cogerla por un brazo pero la mujer se zafa con violencia.
La mujer encara a su marido dando voces.
El celador mira a Fabián, este asiente y el hombre sale a toda pastilla con Almudena rumbo a los ascensores.
La mujer intenta gritar de nuevo pero Fabián la interrumpe alzando la voz.
Dices: “Haga el favor de bajar el tono. Esto es un hospital y una sala de urgencias, no es un mercadillo de pueblo.”
La mujer lo mira con desprecio y soberbia.
La mujer se dirige a su marido.
La mujer dice: “para esto es que me sacaste del evento, Franklin? ¿Qué, no eres capaz de llenar lo que sea que necesiten aquí para llevar a Juliet a casa?”
El hombre aprieta los dientes.
Fabián se acerca con Guillem a su lado.
Fabián habla con firmeza.
Dices: “Juliet no va a irse a casa en un buen tiempo, si es que sobrevive.”
La mujer se gira para ver a Fabián con los ojos abiertos.
La mujer dice: “qué ridiculez está diciendo?”
Fabián se mantiene firme ante la mujer.
Dices: “No es ninguna ridiculez, señora. Juliet ingresó con una deshidratación severa, malnutrición y por si no fuese suficiente, ahora está presentando una insuficiencia renal.”
La mujer mira a todos con altivez.
La mujer dice: “en este hospital es obvio que no sabeis hacer diagnósticos. Juliet no puede tener nada de eso.”
Fabián aprieta los dientes comenzando a exasperarse.
El marido de aquella mujer termina por estallar.
El hombre grita: “¡Aquí están tratando de salvarle la vida a Juliet, Estela. Una vida que vienes tú poniendo en riesgo con esas gilipolleces que siempre le exiges, por haberle dado eso que le diste. si Juliet se muere, solo va a ser tu culpa y ten por seguro que yo no me quedaré para apoyarte!”
Guillem da un paso al frente cogiendo al hombre por el codo.
El hombre se deja guiar hasta una silla y rompe en llanto.
La mujer se ha quedado perpleja ante el estallido de su marido.
Paloma se acerca con un vaso de agua y se lo da al hombre.
Dices: “Le dejaré con el doctor Xiscar, él le pondrá al tanto de lo que puede y requiere Juliet de ahora en adelante. Yo debo ocuparme de otros pacientes.”
Guillem se adelanta y comienza a hablar con la mujer.
Paloma se acerca a Fabián.
Fabián camina al interior de la sala de observaciones.
Paloma le sigue en silencio.
Paloma dice con acento almeriense, “me dijo almudena que me necesitaba, doctor.”
Fabián está respirando profundo para recobrar la serenidad.
Paloma murmura con acento almeriense, “doctor, está bien?”
Fabián alza el índice dando a entender que le dé un minuto.
Paloma asiente y espera, tensa.
Fabián exhala con fuerza y mira a la enfermera.
Dices: “en primer lugar, Paloma, quiero decirte que lamento lo de tu hermana.”
Paloma abre los ojos como platos y se le llenan de lágrimas.
Paloma va a hablar pero Fabián la interrumpe.
Dices: “en segundo lugar, quiero que sepas que soy consciente de que eres una enfermera estupenda. Lo que pasó hoy no es personal. Pero has de comprender que en urgencias hay cosas que no nos podemos permitir.”
Paloma asiente, secándose las lágrimas con un pañuelito de papel.
Paloma dice con acento almeriense, “lo siento mucho, doctor.”
Fabián le apoya una mano en el hombro a modo de consuelo.
Dices: “Venga, vamos a trabajar.”
Paloma asiente.
Un gran jaleo se escucha al abrirse la puerta de la sala de Urgencias generales.
Una enfermera entra corriendo.
Fabián y Paloma salen de la sala de observaciones.
Una enfermera aborda a Fabián.
Una enfermera dice: “doctor, que si puede echar una mano en la sala de Urgencias traumatológicas, el doctor Anzola no se da abasto y el doctor Moreno sigue en Barcelona.”
Dices: “son los del accidente?”
La enfermera asiente.
Fabián mira a Paloma.
Dices: “Avisa a Almudena cuando baje. haced las revisiones que están indicadas en las historias, volveré en cuanto pueda.”
Paloma asiente y se gira a toda prisa.
Fabián sale tras la otra enfermera.