• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Cumpliendo los 24. Una grata sorpresa

Punto de vista: Auxita

Casa de Auxita
Te encuentras con oscar (durmiendo) y camila (durmiendo).
Lunes, 29 de octubre. El reloj actualmente marca 6:30 a.m.
Suena el despertador, Auxita se despierta y mira la hora en el móvil
Auxita sonríe al recuperar totalmente la conciencia y recordar la fecha.
Murmuras: «es mi cumple…me merezco algo más de descansito, total…»
Auxita deja el móvil sobre la mesita, se pone de costado, tapa parcialmente su cara con una manta y se dispone a dormir por unos minutos más.
Al mismo tiempo…
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Aurora está sentada en un banco, mirando la hora en el móvil una y otra vez
Un taxi acaba de llegar
Aurora no se percata del taxi que ha llegado, teclea rápidamente un mensaje.
Luis baja del taxi, paga el costo del traslado y se despide del taxista con un gesto de la mano. Este asiente, cierra las puertas y se aleja.
Luis mira para todos sitios y no tarda demasiado en ubicar a Aurora, que sigue abstraída con el móvil
Luis se acerca a ella lentamente, Aurora está a punto de enviar el mensaje cuando levanta la mirada a penas un poco al oír pasos cerca, ve a su hermano
Aurora dice: «hola…al fin, creí que no llegabas»
Luis sonríe
Luis dice: «buen día y feliz cumple, brujita maruja»
Luis se le acerca y la abraza, Aurora lo aparta un poco mirando hacia todos lados aunque el lugar está prácticamente despoblado
Aurora murmura: «gracias…»
luis se separa de ella y le vuelve a sonreír
Luis dice: «bueno, lista para el operativo sorpresa?»
Aurora lo mira por unos segundos
Aurora dice: «y sí…pero va a ser como habíamos acordado, verdad? No sea que me salgas con tus cambios repentinos porque te advierto, no me voy a prestar. OK?»
Luis dice: «claro que no voy a cambiar nada, es la forma perfecta. Así hacemos un poco de lo que les gusta a las 2»
Aurora asiente
Aurora dice: «a ver, un momento.»
Aurora saca de una mochila 2 barritas de cereal y se las entrega a Luis
Aurora dice: «comete una vos y otra dale a Auxi. Probablemente vayas a despertarla, esa chica es una vaga, si la conoceré…»
Luis recibe las barritas sonriente
Luis dice: «es que dormir es lo máximo, Auro. Si yo pudiera haría lo mismo»
Aurora asiente no muy convencida
Aurora dice: «si no fuera porque Auxi y yo nos parecemos, diría que me adoptaron. Porque en serio no sé como pude salir tan diferente a ustedes en ese sentido pero en fin.»
Luis asiente
Aurora dice: «coman eso antes de salir a la plaza, no quiero que se desmayen por nivel de azúcar bajo. Está claro?»
Luis dice: «clarísimo, brujita.»
Aurora dice: «entonces andando, es por allá. Planta 3, puerta 2»
Aurora señala el edificio de la torre
Luis mira hacia donde señala y asiente
Luis se le acerca y la besa en la frente
Luis murmura: «nos vemos en minutos, pequeña»
Luis se aleja corriendo hacia la torre
Aurora suspira y piensa: este no cambia ni volviendo a nacer…
5 minutos después, en casa de Auxita
Llaman al timbre de la puerta
Auxita que está adormilada, se sobresalta al escuchar el timbre tan temprano
Auxita se levanta rápidamente y se viste con una ropa más o menos decente de andar por casa
llaman al timbre de la puerta
Auxita se calza, sale de la habitación y se encamina al salón para abrir la puerta, aunque duda ante la insistencia
Luis oye pasos desde afuera y decide joderla un poco
Auxita vosteza y se friega los ojos
Luis dice desde afuera: «señorita, abra la puerta, somos la policía. Venimos a detenerla por ser una ladrona de corazones»
Auxita mira por la mirilla, aunque ha reconocido la voz de Luis. Sonríe e inmediatamente abre para confirmar si es él
Abres la puerta.
Sales de la casa.
La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, La casa de Mike, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Luis a penas ve salir a Auxita, se acerca y la abraza con mucha fuerza. Ella corresponde, sin poder creerlo del todo
Murmuras: «Lucho…no puedo creer, hola!»
Auxita sonríe pero entrecierra los ojos para retener alguna lágrima
Luis murmura: «feliz cumpleaños, hermanita delicada de mi vida»
Auxita se separa y mantiene la sonrisa
Murmuras: «gracias, en serio…no esperaba que vinieras.»
Luis sonríe
Luis murmura: «pero si te dije que mi curiosidad me podría traer a Madrid…»
Auxita baja la mirada a penas un poco, en plan de broma
Murmuras: «entonces viniste solo por eso? Mmm claro…»
Auxita lo vuelve a mirar y no aguanta más, se ríe
Luis también se ríe
Luis murmura: «no te queda el papel de celosita a vos»
Auxita niega
Murmuras: «soy una mala actriz, lo sé»
Luis asiente
Murmuras: «pero pasá, la verdad no te esperaba pero a ver qué inventamos para desayunar, vení»
Auxita se gira para entrar a su casa
Luis dice: «no nena, esperá»
Auxita gira otra vez hacia Luis y lo mira
Dices: «qué?»
Luis dice: «yo vengo a invitarte a vos, así que vestite con ropa cómoda, agarrá lo que tengas que agarrar. Celular, plata si querés, tus documentos, y nos vamos»
Dices: «bueno, pero igual vení, capaz tarde un poco en arreglarme y así…»
Luis niega
Luis dice: «no tardes, no hace falta que te emperegiles demasiado, es más, ni te maquilles. Solo ropa y calzado cómodo, nada más. Que soy tu hermano, no tu novio»
Auxita lo mira sin entender pero asiente
Dices: «pero entrá igual, o te vas a quedar esperando ahí»
Luis dice: «entro, pero no tardes, por favor»
Auxita asiente y se gira, entrando a la casa
Luis entra en Casa de Auxita
Casa de Auxita
Te encuentras con oscar (durmiendo), camila (durmiendo), y Luis.
Cierras la puerta.
Luis mira la casa con detenimiento y suspira con nostalgia
Luis dice: «veo que seguís el estilo de mamá. Sencillo y limpio»
Auxita sonríe
Luis mira la televisión
Luis dice: «excepto por esa tele, se asustaría de tener una así, aunque a papá sí que le gustaría, seguro»
Dices: «síi, la compré hace poco. Por ahí le regalamos una igual en su cumple, aunque en Paraguay estos son muy caros hasta donde sé»
Luis dice: «ya veremos eso, ahora andá a vestirte para salir, que no tengo mucho tiempo disponible.»
Dices: «dale, vengo en un ratito.»
Luis asiente
Auxita se encamina por el pasillo de las habitaciones y entra a la suya
Luis recuerda que tenía que darle la barrita, la saca de su mochila y se dispone a seguirla
Luis dice: «Auxi, mirá…»
Auxita está a punto de cerrar la puerta de su habitación, mira a Luis desde adentro
Luis le muestra la barrita
Luis dice: «seguro que no desayunaste todavía, verdad?»
Auxita se friega los ojos con una mano y niega
Luis dice: «vamos a desayunar fuera, pero mientras tanto comete el cereal, para que no tengas problemas.»
Dices: «es raro que justo vos estés con estos cerealitos…pero dale, por ser de tu mano…»
Auxita recibe el cereal que Luis le extiende, le quita el envoltorio y le da un mordisco
Luis asiente al verla
Luis dice: «te espero, hermanita»
Auxita asiente mientras se lleva a la boca la barra de cereal y cierra la puerta con la mano libre.
Luis se va nuevamente hasta el salón y se sienta en un sillón a esperarla.
Tras 15 minutos, Auxita sale vestida con ropa de calle pero olgada, un par de zapatos sin taco, la cara sin maquillar aunque los labios los ha pintado con un labial de tono a penas visible. Tiene el pelo recogido y su pequeño bolso colgado al hombro
Luis mira a Auxita y silba flojito
luis dice: «ves? Así estás perfecta, sin tanta parafernalia»
Auxita sonríe radiante
Dices: «sigo pensando que no es el look adecuado para salir con un caballero pero bueno…»
Luis sonríe y se levanta
Luis dice: «Vamos, bella damicela; que te preparé un cumple especial que ojalá te guste»
Auxita asiente y se encamina para abrir la puerta, luego se detiene de golpe
Luis queda expectante cerca de la puerta
Luis dice: «no me digas que te olvidaste de algo?»
Auxita asiente
Dices: «dame un tiempito, no pierdo ni 5 minutos»
Luis dice: «dale»
Auxita sin perder tiempo, saca su agenda y arranca una hoja. Se sienta, apoya la hoja suelta sobre la tapa de la agenda y comienza a escribir
Auxita escribe una nota en la que se puede leer: «Hola chicos. Quiero avisarles que si no me encuentran en casa es porque salí, mi hermano vino de sorpresa hoy por ser mi cumple y me va a llevar a pasear. Imagino que voy a estar de vuelta para el medio día o incluso antes, ya que me dijo que no tiene mucho tiempo. Veo si traigo algo para que comamos, así que que Cami no cocine nomás. Un abrazo, Auxita»
Auxita termina de escribir y deja la nota sobre la mesita de centro, sin doblarla siquiera para que cuando oscar o camila se despierten, puedan leerla a penas la vean
Luis espera en la puerta con los 2 brazos al costado de su cuerpo y con expresión relajada
Auxita guarda agenda y boli en el bolso, luego mira a Luis
Luis ve de reojo el papel con la letra de Auxita, aunque no alcanza a leer lo que dice la nota desde su posición
Luis dice: «no sabía que tenías que pedir permiso, encima a la antigua»
Auxita no puede evitar sonreír
Luis dice: «al menos quiero conocerle a mi cuñado y recordarle que existen las nuevas tecnologías para los avisos parroquiales o pedidos de permiso»
Auxita niega
Dices: «pero qué decís? noo…»
Auxita se sonroja un poquito y se ríe
Dices: «nada que ver, estoy avisando que salgo, que es diferente. Y no es a mi novio, es a unos chicos que viven conmigo»
Luis menea la cabeza, negando y con gesto de incredulidad
Luis dice: «así como no se te da bien actuar, tampoco se te da bien mentir. pero bueno, ya vamos a hablar de eso»
Luis se parte de risa
Luis dice: «ahora salgamos, que se nos hace tarde»
Auxita asiente y abre la puerta
Abres la puerta.
Auxita y Luis salen de la casa a prisa
La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, La casa de Mike, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Auxita cierra la puerta y la llavea
Cierras la casa.
Auxita mira las escaleras y el ascensor alternativamente
Luis sigue su mirada
Luis dice: «vamos por ascensor, es más rápido»
Auxita asiente y entra al ascensor, seguida por su hermano
el ascensor de la torre de madrid
Auxita pulsa el botón de planta baja
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Auxita mira a Luis
Dices: «qué será que tenés preparado…»
el ascensor de la torre de madrid para en Torre de Madrid. y las puertas se abren.
Luis le guiña un ojo y sale del ascensor al ver que las puertas se abrieron, Auxita lo sigue
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Auxita mira la planta baja con curiosidad, como buscando algo
Luis la mira detenidamente, nota los gestos de ansiedad que hace aunque son bastante sutiles
Luis dice: «trajiste la llave de tu auto?»
Auxita piensa
Auxita abre el bolso y rebusca por un rato, luego niega
Dices: «no me dijiste que iríamos lejos…»
Luis sonríe
Luis dice: «tranquila, de todos modos no va hacer falta, ya vas a ver por qué te digo»
Auxita lo mira todavía más desconcertada y cierra el bolso
Luis saca de su mochila un pañuelo negro, se lo muestra a Auxita
Luis dice: «afuera tengo tu sorpresa, pero voy a tener que taparte los ojos para que sea más emocionante»
Auxita sonríe
Dices: «bueno, todo sea por la emoción…»
Luis asiente y le tapa los ojos, atando el pañuelo por detrás de la cabeza con un nudo no tan apretado
Dices: «pero…cómo voy a poder saber a donde voy si no veo?»
Luis dice: «tranqui, yo te guío. Vamos»
Auxita tantea con la mano derecha hacia delante, Luis se la toma con suavidad y juntos salen a plaza España
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
Auxita sale caminando, toma la mano de Luis aunque por su rostro se nota que está insegura al andar por el lugar sin poder ver.
Luis la hace dar unos pasos y ve a Aurora en el mismo lugar de antes; ella los está mirando y sonríe
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Aurora se levanta del banco, le hace un gesto a Luis y echa a andar sin perder más tiempo.
Luis asiente y la sigue, llevándose a Auxita consigo.
Auxita camina, suspirando por la ansiedad y la inseguridad que le produce andar a ciegas
Auxita gira la cara hacia el lado en que se encuentra luis
Dices: «esto es plaza españa supongo…no?»
Luis dice: «así es, peque. Que tal se siente la naturaleza sin poder verla? contame que me da mucha curiosidad»
Auxita sonríe nerviosa
Dices: «vos me estás jodiendo? no tengo tiempo para pensar en eso…solo creo que en cualquier momento me voy a estrellar por alguna cosa…»
Aurora aumenta la velocidad de a poco, se gira por un momento y sigue gestualizando a Luis que aceleren a la par que ella
Luis se ríe
Luis acelera un poco, Auxita está desconcertada
Luis dice: «pero no confiás en mí? Estamos a pocos metros de tu sorpresa, solo que la estamos buscando»
Auxita tiene la mano libre helada, intenta seguir el ritmo de Luis
Dices: «claro que sí pero…esto es un poco incómodo, debo decirte»
Luis asiente, de acuerdo
Luis dice: «tu cara lo demuestra. pero tranqui, me lo vas a agradecer, estoy convencido de eso»
Aurora avanza todavía más rápido, llegando al ritmo de un trote ligero. Mira a Luis y le vocaliza que se apresuren
Luis asiente a Aurora y apresura la marcha, tomando la mano de Auxita con mayor firmeza
Auxita suspira ansiosa y procura seguir el ritmo, pero su expresión denota que esto no la convence en absoluto
oyes sirenas a lo lejos
luis la mira de reojo y sonríe
Luis dice: «ya casi estamos, princesa»
Auxita asiente y procura acompasar su respiración, aunque esta se le acelera ya por momentos
oyes sonidos de obra y maquinaria de construcción
Auxita oye los sonidos de las máquinas y vuelve a girar la cara hacia Luis
Dices: «me vas a poner a trabajar en construcción por ser mi cumple? o como va la cosa?»
oyes un claxon cerca de aquí
Luis se ríe
Auxita se vuelve a centrar en el sonido ambiente
Dices: «aaah, me traés a un taller mecánico! Eso te gusta a vos, no a mí»
Luis vuelve a reírse y apresura el paso, viendo una señal de Aurora y la cara seria de esta
Auxita sonríe, intentando relajar la expresión de la mejor manera y adquiriendo por inercia el ritmo de Luis, aunque se asusta ante cada aceleración
Auxita piensa: qué estarás tramando, hermano…
Tras un tiempo, los hermanos completaron 2 vueltas alrededor de la plaza España y ahora están cerca de los coches aparcados. Luis está con Auxita tomada de su mano en un lugar y Aurora está de frente a ellos, pero un poco apartada
Auxita suspira, esta vez algo cansada y ansiosa
Luis mira con gesto interrogante a Aurora y ella asiente
Luis mira a Auxita
Luis dice: «creo que todavía estamos algo lejos de la sorpresa, te la traigo hasta acá porque te veo cansada. Esperame, sí? No te muevas ni un poco»
Auxita gira la cara y parpadea bajo el pañuelo
Dices: «bueno, qué remedio…pero no tardes, me da miedo estar acá sola y a ciegas, no venís en un tiempo y me quito esto, eh?»
Auxita señala el pañuelo atado a sus ojos
Luis murmura: «falta poco, ya vengo contigo»
Auxita asiente y queda bastante rígida en su lugar; con la cabeza gacha, los brazos al costado del cuerpo y las piernas muy juntas.
Luis le suelta la mano y se aleja un poco hasta donde está Aurora, quien intenta regularizar su respiración sin que Auxita logre escucharla.
Luis suspira, se le acerca y le susurra: «solo 1 minuto, Auro…será una eternidad para ella»
Aurora asiente, sonriendo al notar la expresión de Auxita que sigue firme en el mismo lugar
Auxita se centra en percibir el ambiente con los demás sentidos, aunque pensamientos llenos de ansiedad colman su cabeza y no la dejan hacerlo con tranquilidad
Aurora la mira y sonríe todavía más, está complacida viendo a su hermana en una situación tan particular e incómoda.
Luis permanece expectante, mirando la hora y a Auxita
luis susurra: «Auro, andá ya, por favor…»
Aurora susurra: «te preocupás demás, boludo. A penas me estoy comenzando a divertir, dejame.»
Auxita siente movimientos de personas que van pasando por la plaza y se tensa, involuntariamente da un paso hacia uno de los lados y en un momento, por inseguridad casi pierde el equilibrio, el cual mantiene a duras penas
Luis suspira un poco, en tanto Aurora intenta reír sin hacer sonido alguno aunque ya a estas alturas le cuesta
Auxita suspira y amaga quitarse el pañuelo, la espera se le hace eterna
Aurora se le acerca, no se contiene más y se ríe
Aurora dice riendo: «24 años y seguís tan boba como siempre vos…»
Rinault Migane arranca
Auxita escucha, girando la cara hacia todos lados. Está notablemente confundida por el sonido del motor del coche que está cerca de ellos
Rinault Migane se pone en marcha y se aleja.
Auxita piensa: estoy alucinando? o esa voz es de…
una brisa acaricia tu cara
Aurora le toma una de las manos y la mira directamente, intentando que desaparezca la sonrisa para cuando Auxita se quite el pañuelo
Auxita siente el contacto de la mano de Aurora y acaricia el pañuelo que cubre sus ojos
Luis se acerca y le quita el pañuelo con cuidado
Luis dice: «ahí está tu sorpresa…»
Auxita parpadea para adaptarse nuevamente a la visión y mira a Aurora sin poder creer
Aurora dice: «hace muchísimo que no me reía así…felicidades, boba»
Auxita está conmocionada sin poder hablar, solo se acerca a Aurora y la abraza fuerte
Murmuras: «au…auro…»
Auxita suspira y continúa
Murmuras: «felicidades para vos también…esto es impensado, en serio…»
Auxita se separa de ella y la mira con ojos bastante brillantes
Aurora dice: «coincido contigo, para mí también fue algo totalmente impensado, pero ya me ves»
Auxita asiente
Dices: «pero…qué hacés acá? solo viniste para esto? es algo lejos como para pegarte esos lujos, no te parece?»
Aurora suspira y mira a Luis
Aurora dice: «yo no tengo nada que ver, preguntale a este…»
Luis pone cara de inocente, luego ríe
oyes una discusión cerca de aquí
Luis dice: «Es lindo volver a verlas así, juntas…en un lugar que no sea el hospital.»
Auxita y Aurora asienten, sus gestos son prácticamente los mismos
Aurora dice: «eh, todo muy lindo pero…»
Aurora sonríe
Aurora dice: «llegó el momento de ponerlos a prueba y seguir con mi diversión. Vamos.»
Aurora se gira como para dirigirse hacia gran vía y se aleja de ellos
Auxita queda pensativa y sin entender nada
oyes un claxon a lo lejos
Luis se acerca a ella y le murmura: «promesas son promesas, perdoname por prometer por vos sin consultarte, era la única manera de convencerla para que se prestara a esto. Así que más nos vale irnos tras ella…»
Auxita mira como Aurora se va alejando, mira a Luis y asiente, esta vez ya más relajada luego del cúmulo de emociones
Dices: «entiendo…mejor vamos, que nos deja»
Luis asiente, arruga el pañuelo y se lo mete en un bolsillo para luego retomar la marcha; Auxita le sigue los pasos sonriendo
Todos se marchan hacia gran vía
Comunidad de Madrid; Gran Vía: Tercer Tramo.
el viento golpea tu cara.
Aurora grita: «se atrasan mucho, vamos!»
Auxita y Luis intentan seguir el ritmo de Aurora como pueden y se marchan hacia el siguiente tramo
Comunidad de Madrid; Plaza del Callao.
Auxita mira a Luis de reojo sin detenerse
Dices: «si te cansás decime porfa y le decimos a Auro, no sé hasta donde nos lleve, yo voy a poder aguantar lo que sea, pero no quiero que a vos te pase algo, sí?»
Luis habla sin parar de correr
Luis dice: «pero qué clase de debilucho pensás que soy? Ahora vas a ver…»
Luis se ríe y sigue su camino, Auxita queda un poco rezagada mirándolo
Comunidad de Madrid; Calle de preciados.
Aurora está casi por llegar a puerta del sol, se gira por un rato y los vuelve a mirar, esbozando una sonrisa burlona
observas como la gente va y viene.
Aurora grita: «Auxi, si a los 24 años estás así, no te quiero imaginar a los 30. Más rápido!»
Auxita suspira e intenta ir más a prisa, Luis va levemente adelantado. Finalmente todos llegan a puerta del sol
Comunidad de Madrid; puerta del sol
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
Los 3 hermanos corren por toda la plaza sin decir nada, hasta que llegan a la calle Alcalá
Comunidad de Madrid; Tramo inicial de la Calle de Alcalá.
alguien se ríe cerca de aquí
Aurora corre, oye la risa y se gira; al ver que ni Luis ni Auxita son los que ríen piensa: será algún boludo al que le hace gracia vernos correr? Si será ignorante…
Auxita y Luis se han adelantado, quedando a un par de metros de Aurora
Todos van llegando a Plaza independencia
Comunidad de Madrid; Plaza de la Independencia.
Auxita está cansada pero observa los gestos de mayor cansancio de Luis y se decide a hablarle a Aurora, deteniendo el paso y levantando un poco el tono de voz
Dices: «Auro?»
Aurora se detiene al escuchar su nombre
Auxita mira a Luis de reojo que se detiene al alcanzar a las gemelas, respirando aceleradamente.
Aurora se gira y mira a ambos
Aurora dice: «qué pasa?»
Dices: «hasta donde vamos a ir? Descansemos un poco, miralo a Lucho…»
Aurora lo mira pero también mira a Auxita
Aurora dice: «y vos qué me vas a decir, no me jodas que tampoco es que estés del todo bien»
Auxita asiente y suspira
Luis regulariza la respiración
Aurora dice: «vamos hasta la cafetería aquella del centro comercial, así que todavía falta mucho. Dejen de ser perezosos aunque sea por hoy.»
Auxita mira hacia el club
Luis dice: «vamos Auxi, no hay drama.»
Aurora dice: «al menos si quieren desayunar…»
Aurora sonríe
Dices: «si es por desayunar nomás…ahí tenemos un lindo lugar y donde hay mucha más variedad de cosas»
Auxita señala la entrada al club, Aurora y Luis siguen el gesto con la mirada
Aurora dice: «hasta donde sé eso es un club de farra, nena. No pensarás enfiestarte un lunes a casi las 8 de la mañana, no?»
Luis se ríe ante el comentario
Luis dice: «igual no estaría tan mal, total están de cumpleaños»
Aurora murmura: «pero si son…eternamente incorregibles.»
Aurora suspira
Auxita se ríe a la par que Luis y se acerca a Aurora, le toca el hombro
Dices: «el club se remodeló y también tienen un café, ahí el ambiente es más tranquilo y tienen variedad de cosas para el desayuno, hasta mate he visto que tienen. Vamos para que lo veas, mi Auro»
Luis mientras tanto examina con la mirada los autos estacionados cerca del club
Aurora asiente
Aurora dice: «y bueno, si es lo que quieren…en serio ustedes no aguantan nada.»
Auxita intercambia una mirada cómplice con Luis y ambos sonríen
Todos entran al club, uno al lado del otro
Sláinte Social Club
Los 3 se acercan a los guardias y tras ser debidamente controlados por ellos, ingresan al local
Sláinte social club – Planta Principal
Aurora y Luis miran todo su alrededor con curiosidad, ya que Luis ingresa por primera vez, en tanto Aurora conocía el lugar pero con un aspecto totalmente distinto
El club está prácticamente vacío, solo se puede ver a personal de limpieza trabajando, no suena ni la música.
Auxita está familiarizada con el sitio, por tanto adelanta un poco a sus hermanos e ingresa al café, indicándoles que la sigan
Aurora y Luis la siguen, ingresando al café
Sláinte Café & Lounge
Auxita ubica una mesa cercana y va hasta ella. El aroma a café invade el ambiente, y no hay más que un par de personas en otra mesa al fondo del local
Luis se acerca a la mesa junto a Auxita, Aurora también lo hace aunque mirando todo, como siempre hace cuando conoce un sitio nuevo
Aurora dice: «Esto tuvo que haberse arreglado hace poco, capaz que mientras nos fuimos a paraguay»
Auxita la mira
Dices: «así mismo, Auro»
Los 3 se acomodan en la mesa y miran las cartas distribuidas en la misma
Una camarera ve a los chicos reunidos y se acerca a su mesa
Luis lee la carta y piensa un momento; Auxita está igual, en tanto Aurora solo mira a ambos, aguardando porque se decidan
La camarera aguarda pacientemente
Auxita mira a la camarera
Dices: «buenos días, yo quiero estas tortitas primavera y la voy a acompañar con esto que dice MontainDream…perdón si no pronuncio bien»
Auxita sonríe
La camarera dice: «buenos días señorita, no se preocupe.»
La camarera anota el pedido mientras aguarda por los demás.
Luis dice: «buenos días, yo quiero esta bocata del rey con una drogacola con limón, por favor.»
La camarera asiente y vuelve a anotar
Aurora los mira, luego mira a la camarera
Aurora dice: «buenos días. Quiero un café negro, un zumo de naranja, y…»
Aurora mira nuevamente la carta y ve a la camarera
Aurora dice: «de estas tostadas, cual es la más pequeña?»
La camarera dice: «le traigo la que desee, señorita, pero en una porción más pequeña. No hay ningún problema.»
Aurora asiente
Aurora dice: «bueno, entonces eso, de la tostada más pequeña que tengas quiero 2. y sin manteca ni dulce, nada de eso.»
La camarera apunta el pedido
La camarera dice: «se os ofrece alguna otra cosa?»
Dices: «de momento no, muchas gracias.»
La camarera hace un gesto de cabeza y se aleja para concretar los pedidos
Auxita mira a sus hermanos que la rodean y sonríe de felicidad
Luis mira a ambas
Luis dice: «están pasando bien, gemelitas?»
Auxita asiente
Aurora dice: «bueno, me divertí mucho así que también te puedo decir que sí»
Luis sonríe con satisfacción
Luis mira a aurora
Luis dice: «por cierto, no creas que no tengo una sorpresa para vos, brujita.»
Auxita mira con expectativa a su hermano y se pregunta qué tendría entre manos esta vez
escuchas jaleos y gritos cerca de aquí
Aurora lo mira fijamente
Aurora dice: «sos consciente de que no me conmociona ni sorprende cualquier cosa, no? Deberías conocerme ya»
Luis sonríe
Luis dice: «te conozco más de lo que vos misma podrías imaginarte, rubia. No me subestimes.»
Auxita no interviene en la conversación, solo los mira atentamente
Aurora dice: «Estás demasiado confiado. Te desafío, sorprendeme.»
La camarera llega con los pedidos y pone cada uno frente a la persona que los hizo.
La camarera dice: «disfrutad de vuestras consumiciones.»
La camarera sonríe y se retira
Aurora mira lo que van a comer sus hermanos y pone gesto serio.
Aurora dice: «a la mierda su corrida de hoy, ya veo.»
Auxita agarra una de las tortitas y la come, disfrutando el sabor.
Luis se parte de risa, mientras toma el vaso de drogacola entre sus manos y bebe un poco
Luis dice: «es día de fiesta, mañana recomenzamos la dieta y esas cosas.»
Auxita asiente mientras termina con la tortita y comienza a deleitarse con el batido de chocolate y crema
Aurora dice: «sí, como digan…»
Aurora suspira, toma el vaso de jugo y lo bebe lentamente.
Auxita se deleita con cada cucharada de batido y mira a sus hermanos de forma alterna
Dices: «Lucho, me intriga, como vas a sorprender a Auro? No puedo esperar…»
Auxita sonríe mientras se lleva otra cucharada de crema a los labios
Luis le da un gran mordisco a la bocata, traga y mira a las hermanas
Aurora remueve su café luego de endulzarlo
Aurora dice: «dejá de ser ansiosa»
Aurora toma café
Luis asiente, tras tragar otro pedazo de bocata
Luis las mira
Luis dice: «bueno, llegó el momento.»
Luis mira a Aurora a los ojos, esta le sostiene la mirada
Luis dice: «Auro, contale a Auxi por qué viniste a España»
Auxita come otra tortita con gesto ansioso
Aurora come una de las tostadas, luego mira a Luis
Aurora dice: «porque vos me sugeriste que viniera por 15 días, por esto de que estaba cansada y demás. Como para dispersarme; me pagaste el pasaje y todo. pero eso qué tiene que ver?»
Luis sonríe
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
Luis dice: «creeme, tiene mucho que ver. Me seguís subestimando?»
Luis bebe un poco de drogacola y lleva su bocata por la mitad
Auxita cucharea con placer la crema batida
Aurora simplemente sonríe, bebiendo más ccafé hasta que se lo termina
Aurora dice: «vamos, contá ya. Tanto misterio no sirve para nada.»
Auxita sonríe, llevándose la tercera tortita a la boca
Dices: «la que me decía a mí que no fuera ansiosa…»
Auxita se ríe
Aurora niega, terminándose la primera tostada
Aurora dice: «nada que ver.»
Luis sonríe, bebe más drogacola y luego carraspea
Luis dice: «bueno…en realidad la idea de traerte acá es que trabajes conmigo.»
Aurora lo mira
Auxita se termina el batido y va por la cuarta tortita, suspirando de placer al sentir el gusto
Luis dice: «seguro pensarás que no te gusta el trabajo que hago yo, pero no es para eso que te quiero acá. En realidad es para que seas algo así como mi entrenadora. Mirame, nunca estuve como estoy ahora y quiero ponerme en forma, en mis últimas analíticas muchos de mis valores estaban por las nubes.»
Aurora lo mira de arriba a abajo y asiente, terminando el café y comiendo la segunda tostada, despacio
Luis mira a Auxita
Luis dice: «en parte ella también me ayudó a hacer conciencia, la última vez que nos encontramos me dijo que me cuidara y bueno…lo pensé y la verdad es que sí, tengo que estar bien. Tengo hijas chicas, uno en camino…y quiero estar para ellos mucho tiempo más.»
Auxita sonríe, tras haberse comido por completo la última tortita
Luis aguarda la respuesta de Aurora mientras se termina la bocata finalmente
Aurora piensa, pero algo no le cuadra según muestra en su cara
Luis se bebe lo que le queda de drogacola y suspira de satisfacción, mira a Aurora que parece evaluar todas las posibilidades.
Aurora dice: «a ver, perfecto, pero hay 2 problemas.»
Auxita y Luis la miran
Aurora termina el zumo que había pedido, se pone rígida y los mira
Aurora dice: «primero, yo solo vine para 15 días, y lamento decepcionarte pero, en ese tiempo no se pueden hacer milagros.»
Luis sonríe
Luis dice: «puedo solucionarte ese problema? eh ahí la sorpresa.»
Aurora asiente
Auxita pone ambos codos sobre la mesa y apoya la cara entre ambas manos, siguiendo el intercambio
Luis dice: «la idea es que te quedes todo el tiempo que sea posible. No te preocupes, te pago por tu trabajo, también la estadía en un hotel y tu comida. Vos solo tenés que hacer lo que sabés, sin preocuparte de nada más.»
Luis dice: «al menos que me digas que tenías algo que ya venías haciendo en paraguay y que lo dejaste por venir este tiempo, ahí sí que se me jode la sorpresa.»
Luis sonríe
Aurora niega
Aurora dice: «me gusta tu idea la verdad, pero pagarme todo? Vas a trabajar para darme tu plata a mí?»
Auxita se ríe
Luis niega
Luis dice: «esperá, que acá viene lo bueno. No solo me entrenarías a mí, también tengo algunos compañeros de trabajo que están igual o más grandes que yo, les conté del tema y también están dispuestos a que los ayudes. y claro, no va a ser gratis»
Aurora sonríe un poco y asiente.
Auxita sigue sonriente la conversación
Aurora dice: «me gusta…desde ya te digo que me quedo, y gracias por tenerme en cuenta. Pero ahora hay otro problema.»
Luis sonríe, luego la mira
Auxita está expectante
Aurora dice: «yo puedo entrenarles, pero reconozco que en cuanto a alimentación no puedo asesorarles mucho, yo sé como debe alimentarse un corredor, pero para una dieta es un poco más complicado. Necesitaríamos que un nutricionista nos apoye con eso, porque solo con actividad física, te digo, no se logran milagros. Hay que cerrar la boca y comer solo lo que corresponde, ni más, ni menos.»
Auxita y Luis se ríen, Aurora está seria pero relajada.
Auxita se lleva la mano a la cabeza por un momento y piensa
Luis dice: «ah…eso sí, a lo mejor en barcelona conseguimos alguien que nos ayude con ese tema»
Auxita sonríe
Dices: «creo que sé quién lo puede hacer.»
Dices: «hace poco conocí a una nutricionista, ella es argentina pero hija de un paraguayo. Está en Madrid hace poco tiempo y quiere poner justamente su consultorio, por ahora trabaja en lo que casi todos estuvimos algún momento trabajando, repartir pizzas»
Aurora mira con atención a Auxita
Aurora dice: «y tenés alguna forma de contactar con ella? Aunque si no tiene consultorio y si lo va a poner acá…se complica un poco hacer controles seguidos desde Barcelona.»
Luis mira a Aurora
Luis dice: «no nos cuesta nada venir, son 3 horas. Por mí no hay problema.»
Aurora lo mira
Aurora dice: «3 horas de ida y 3 de vuelta. 6 horas de viaje para un control de 15 o 20 minutos…pero si querés, me da lo mismo.»
Luis lo piensa y asiente
Dices: «podemos coordinar con ella que vaya para allá también, es muy amable y supongo que nos va a facilitar las cosas.»
Dices: «si quieren se lo voy planteando, a ver qué dice. Tengo su número de celular»
Aurora asiente
Luis asiente con una sonrisa, luego suspira
Luis murmura: «qué difícil la voy a tener…»
Luis mira a Aurora de reojo, esta sonríe con malicia
Aurora murmura: «mi oportunidad perfecta para cobrarte algún que otro favor…preparate.»
Auxita se ríe mirándolos
Murmuras: «no quiero estar en tus zapatos ahora, caballero»
Aurora mira a Auxita
Auxita baja la mirada, aguardando una respuesta contundente.
Aurora dice: «mirá que deberías…es una suerte que te sigas manteniendo en rango de peso, al menos es lo que se nota a simple vista.»
Auxita sonríe
Dices: «bueno, ya hablaré con ella y que me controle…»
Luis le hace un gesto a la camarera que les atendió, tras mirar la hora en el móvil
Aurora asiente
La camarera se acerca a la mesa de los hermanos
Luis mira a las gemelas
Luis dice: «quieren algo más? Yo voy a pedir ya la cuenta porque no tengo demasiado tiempo y quiero hacer todavía algo más con ustedes por este día, chicas»
Aurora niega
Dices: «no lucho, es suficiente. Muchas gracias, luego vuelvo a comprar de acá algo para comer con los chicos que te dije que viven conmigo en casa.»
oyes un claxon cerca de aquí
Aurora la mira
Luis asiente e intercambia unas palabras con la camarera, pidiendo la cuenta de todos
Aurora dice: «a quién metiste esta vez? No podés estar sola por lo menos un buen tiempo? Es de no creer…»
La camarera asiente y se aleja a buscar la cuenta
Auxita sonríe
Dices: «tranqui, los metí porque uno de ellos es mi paciente, bueno…»
Murmuras: «creo que al paso que vamos terminarán siéndolo ambos.»
Ahora es Luis quien observa el intercambio entre las chicas
Luis piensa: «cómo crecieron mis princesas…el tiempo pasa muy rápido»
Aurora asiente
Aurora dice: «vos sabrás lo que hacés como profesional…»
Auxita asiente sonriendo
La camarera regresa con las cuentas y se las entrega todas a Luis, a petición de él
Aurora y Auxita lo miran al mismo tiempo
Luis observa las cuentas, saca su cartera, cuenta algunos villetes y se los extiende a la camarera
la camarera los recibe
La camarera dice: «Esperamos vuestra visita nuevamente, y que hayáis pasado un rato agradable.»
Aurora, Auxita y Luis asienten
La camarera dice: «que tengáis un buen día.»
La camarera esboza una sonrisa y se aleja
Luis mira a las chicas
Luis dice: «tengo regalos para ustedes, se los entrego ahora?»
Dices: «sii, yo quiero!»
Auxita sonríe
Aurora mira a Luis
Aurora dice: «pero que sea en un lugar más privado, puede ser?»
Luis mira a Aurora y se ríe
Luis murmura: «mi caprichosa antisocial…»
Auxita sonríe y asiente sutilmente, dando la razón a su hermano
Salimos del club, y como Luis y Aurora quedaron de acuerdo en que ella iría a Barcelona con él, fuimos al hotel de calle preciados a recoger las cosas de Aurora, ella tenía alquilada una habitación donde pasó había sido la noche sin que yo supiera…qué bien planeado lo tenían.
Una habitación alquilada por Aurora
Aurora abre la puerta con la tarjeta magnética y entra, dando paso a sus hermanos para que hagan lo mismo
Auxita entra, Luis también lo hace y cierra la puerta tras de sí
Aurora toma el mando del aire acondicionado y lo enciende
Luis se sienta en una silla cercana, en tanto Auxita se sienta en la cama y lo mira
Aurora se sienta en la cama al lado de su hermana
Luis abre su mochila y tras rebuscar por un momento, saca 2 cajitas exactamente iguales en cuanto a tamaño, envueltas con el mismo tipo de papel de regalo y hasta adornadas con el mismo color de cinta. Mira en un lateral de una de ellas y asiente
Luis mira a Auxita y le extiende una de las cajas
Luis dice: «espero que te guste, rubita delicada.»
Auxita recibe el regalo con una amplia sonrisa en la cara
Dices: «gracias, pero no era necesario, hermano. Con que hayas venido ya estoy demasiado feliz, y ni qué decir con que la hayas traído a ella…»
Auxita mira a Aurora
Dices: «creeme, estoy más que contenta con que estemos todos juntos en este día»
Luis sonríe
Luis dice: «nada es suficiente para consentirlas, eso lo saben.»
Aurora solo observa sin decir nada
Luis dice: «abrilo, a ver si te gusta.»
Auxita asiente y rompe el papel, saca la caja y al abrirla, se encuentra con un juego completo de joyas de plata que lucen con brillo propio dentro de la cajita. 2 anillos, una pulsera, un collar y unos aretes.
Auxita alza la mirada hacia Luis
Dices: «qué hermosos son, muchísimas gracias!»
Auxita pone la cajita en la cama, se acerca a Luis y le da un beso en cada mejilla
Murmuras: «gracias en serio…me fascinan»
Luis sonríe, luego mira a Aurora que simplemente está fijando la vista en ambos
Auxita se sienta en la cama, toma la cajita entre ambas manos y acaricia cada joya, mientras mira a Luis y Aurora
Luis le extiende la segunda caja a Aurora, esta la recibe y la mira
Luis dice: «yo no espero que a vos te guste…porque sé que te va a gustar sí o sí.»
Aurora lo mira
Aurora dice: «a ver…»
Aurora rompe el papel, saca la caja y al abrirla encuentra un reloj inteligente
Luis dice: «tiene una funcionalidad que hace tiempo cuando te llamé me pegaste el grito al cielo de que te hacía falta…miralo bien.»
Aurora examina el reloj y asiente
Aurora dice: «ya veo…y es que sí, mi cronómetro se reventó después de usarlo por años.»
Auxita mira a Luis y sonríe
Dices: «pensás en todo»
Luis asiente, emocionado al ver a las chicas con sus regalos
Aurora dice: «te habrá costado muy caro…pero le diste en el ojo. Gracias en verdad.»
Luis mira a ambas detenidamente
Luis dice: «que lo cumplan muy feliz y que no me falten nunca, mis rubias favoritas. Las amo con toda mi alma.»
Auxita saca de su bolso el móvil y lo desbloquea, poniendo la cámara frontal
Dices: «este momento hay que sellarlo con una selfie. sí?»
Aurora la mira
Aurora dice: «lo vas a subir algún lado? Sabés que no soy amiga de las fotos»
Dices: «tranqui, si no querés no la subo pero es solo para tener un recuerdo. Porfa, Auro.»
Luis mira a Aurora
Luis dice: «vamos, no te hace nada una foto, chica especial. No te vamos a pedir ni que te rías, pero queremos que esté tu cara en ella. dale?»
Aurora suspira y asiente
Las chicas dejan sus regalos en la cama y se levantan, acercándose a Luis que también se pone de pie
Auxita se coloca, enfocando la cámara. Luis se coloca inmediatamente al lado de ella y rodea sus hombros con uno de los brazos, en tanto Aurora está al lado de Luis, quien la rodea con el otro brazo
Auxita verifica que las 3 caras sean bien visibles. Sonríe y Luis también lo hace a penas verla por la pantalla
Aurora está seria y entrecierra los ojos
Auxita toma varias fotos de la misma posición y luego se separa levemente
Luis no la deja separarse del todo y junta a sus hermanas en un abrazo, suspirando de emoción.
No pude haber empezado mejor este día. Mis hermanos están conmigo, qué más puedo pedir? Los voy a tener algo lejos pero no importa, al menos están en el mismo país y me va a ser más fácil encontrarlos seguido. En este día también pienso en mamá, papá, Graciela, las nenas y hasta en el bebé que está en camino. Espero que algún día podamos estar todos unidos otra vez, por qué no? Celebrando el próximo cumpleaños.

Nuevo relato de iven

Punto de vista: Iven

una habitación alquilada por iven.
Salidas visibles: nada
iven enciende el portátil y se mete en lifebook para revisar el muro de su hermana, pero no hay nada nuevo desde hace meses, al menos por parte de ella
iven prende un cigarrillo y se apoya en la pared del cabezal de la cama pensando con los ojos cerrados
iven vuelve al portátil y abre el correo para leer el último mensaje de karen que es del mes de marzo cuando él justo acababa de llegar a marruecos con el asunto de la arena
hola mas que feo. estoy en madrid cubriendo los últimos coletazos de esta guerra absurda. creo que está muy claro lo que va a pasar, nadie le puede a Imperium. y luego están esos evitas que en españa parecen muy arraigados, que casi dan mas miedo que tanto militar junto porque son imprevisibles. pero no te voy a hacer un artículo, ya me leerás en el periódico cuando me publiquen. qué tal tú? sigues en marruecos? no me hace ninguna gracia que andes siempre metido en asuntos tan turbios. eres un descerebrado y algún día vas a tener otro susto grande como el de thailandia. pero te quiero lo mismo, hermanito. a ver si te enrollas y vienes a españa. por si se te ocurriera darme una sorpresa te cuento que estoy durmiendo en un hotel en la plaza lealtad. no tengo un gran sueldo como corresponsal pero tengo que reconocer que mi jefe paga buenos hoteles durante las estancias en el extranjero. hay que ver el ruido que tienen montado ahí fuera. tú estarás acostumbrado a los conflictos de todo tipo pero a mí me dan miedo y me metería bajo la cama. bueno, feo, voy a ver si tomo algunas fotos, que cristian no se ha venido y tengo que hacerme yo todo el trabajo. escríbeme pronto que te añoro. besos
iven piensa: hotel lealtad. no se le había olvidado ese detalle aunque sabe que está retrasando porque imagina las respuestas. irá a investigar por allí. pero no tiene muchas esperanzas. ni él ni sus padres ni el periódico nacional danés para el que trabajaba su hermana saben nada desde hace el mismo tiempo. Y la diplomacia no es que se moje el culo con desaparecidos adultos y menos si son periodistas y menos aun si se han metido en algún fregado o han arañado algún asunto peliagudo
iven suelta un taco, apaga el cigarrillo y entra en la ducha. debajo del agua más fría que caliente piensa que no avanza nada en el tema de las condiciones laborales y es que la gente parece que tiene miedo de hablar y muchos no quieren hacerlo cuando les pregunta. y ese tal gustavo gómez no le ha contestado el mensaje, espera entrevistarse con él y a ver si saca algo en claro. volverá a repasar las noticias de estos meses en el periódico digital porque quién sabe si por ahí pueda enterarse de cualquier cosa que le dé pistas además de la situación actual en españa
iven sale de la ducha y se seca pero no se viste. vuelve a la habitación y se dispone a seguir ordenando sus notas sobre las mafias de la arena. lo que pasa es que se le va la cabeza porque añora mucho a karen. se acuerda de cuando eran pequeños con el trineo por la ladera cerca de su casa en el pueblo, luego cuando se mudaron a copenhaguen, como se enfadaban cuando querían separarlos de clase para que se acostumbraran a no estar siempre juntos, que al final acababan dejándolos en el mismo sitio. y en el instituto, siempre juntos, y en la univiversidad, que estudiaron la misma carrera. karen enseguida encontró trabajo en uno de los periódicos nacionales pero él que es más rebelde y más inconformista y no quiere saber mucho del sistema prefirió asociarse con una organización de reporteros free lancer que intentan cubrir desde dentro lo que otros cubren desde la superficie por miedo a las consecuencias legales o políticas o de cualquier otro tipo. él siempre va pilladísimo de dinero, vive al día, come y duerme cuando puede y donde puede, viaja siempre en lo más barato que encuentra porque no siempre hay fondos pero eso le da igual
iven susurra: «venga, ponte a trabajar y revisa todo, no sea que pendiente de una cosa te entren por la retaguardia los putos esos de la arena»

Nueva escena de rol: Una pesadilla

Punto de vista: Arnulfo

arnulfo se tumba en la cama, cierra los ojos y se queda dormido casi al instante
arnulfo comienza a soñar que se desplaza por preciados
dorian y oscar salen de un auto y rodean a arnulfo

ambos tiran de la silla a arnulfo

arnulfo intenta quitárselos de encima, pero los dos lo bloquean
oscar y dorian arrastran a arnulfo hasta la tienda de cereales

arnulfo forcejea para quitárselos, sin embargo dorian lo golpea en el estómago en varias ocasiones
arnulfo consigue golpear a oscar
dorian mira hacia afuera y sonríe malicioso

oscar dice: qué tanto ves? es que ya se está tardando este hombre

dorian dice con acento mexicano, justo éso; no llega el que terminará el trabajo. quería encargarme yo mismo de la piedra, pero me conformaré con verlo irse al otro mundo

arnulfo jala los pies de dorian, haciéndolo caer al suelo
mike llega desde la calle blandiendo un cuchillo

mike se aproxima a los hombres. oscar se aparta, mientras que dorian se levanta como puede

mike le pone el cuchillo en el cuello a arnulfo

Dices: «no.. no.. dije nada…»
Dices: «fue.. fue.. en defensa propia.. no pude salir.. no dije nada..»
mike no dice nada, sólo mira a arnulfo y pasa la hoja del cuchillo por el cuello de arnulfo

arnulfo grita desesperado
arnulfo despierta a causa de sus propios gritos; está empapado en sudor y hay lágrimas en su rostro
Dices: «no.. pude salir.. había mucha gente..»
arnulfo abre los ojos como platos; respira de forma aselerada
Tiemblas como un flan.
arnulfo mira hacia todos lados, se da cuenta de que está en casa y no hay nadie más
arnulfo comienza a controlar su respiración
arnulfo intenta incorporarse, pero no lo consigue y decide quedarse nuevamente acostado

Nueva escena de rol: Paseo y sentimientos, primera parte

punto de vista arnulfo

Comunidad de Madrid; Estación Plaza España.
Arnulfo se desplaza por la estación, cuando recibe un mensaje en su teléfono
[SMS] Romina: «Hola Arni, soy Romina. Este es mi número nuevo, para que lo guardes. Vos estás en el restaurante ahora?»
Arnulfo lee, guarda el contacto y luego responde
SMS enviado: «hola, romina. ahora estoy a punto de entrar al metro para ir a la casa de campo. saludos»
una brisa acaricia tu cara
[SMS] Romina: «Ah…yo iba rumbo al restaurante para verte…pero bueno, veo que tenés día libre. Espero que lo disfrutes mucho»
Arnulfo piensa
SMS enviado: «recuerdo que dijiste que querías verme pasear, así que no sé si te pueda ver en algún lado e ir juntos»
oyes sirenas a lo lejos
[SMS] Romina: «sí, es cierto! donde te veo?»
SMS enviado: «estoy en la estación de plaza españa, pero puedo salir y te veo en la plaza»
[SMS] Romina: «Ah dale, yo estoy saliendo del club de plaza independencia, voy lo más rápido que pueda junto a vos. Esperame ahí»
SMS enviado: «OK»
Arnulfo sube nuevamente a la plaza para esperar a Romina
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
Romina llega desde la Gran Vía.
arnulfo está cerca de un banco trasteando con su teléfono
Romina llega corriendo hasta la plaza España, suspira un poco por el cansancio de la carrera
Romina mira todos los coches aparcados con fascinación, luego busca a arnulfo con la mirada y lo ve allá a lo lejos
arnulfo mira hacia todos lados, buscando a romina
Romina se le acerca
Romina dice: «hoola, arni!»
arnulfo guarda el teléfono
una brisa acaricia tu cara
Dices: «hola, romina ¿cómo estás?»
Sonríes.
Romina suspira y le sonríe, recolocándose el cabello que vuela por la ligera brisa que hay
Romina dice: «bieeen, vos? todo bien?»
oyes un claxon a lo lejos
Dices: «de maravilla»
Romina dice: «me alegro. Dijiste que vas a pasear?»
Dices: «en efecto»
Romina dice: «geniaaal, entonces reemplazo al GPS de mi teléfono por vos para que me guíes»
Dices: «he hecho doble turno en el restaurante desde el viernes, así que creo que ya me toca un descanso»
Romina cierra la aplicación de GPS del móvil y lo bloquea, guardándolo en la cartera
Romina dice: «síii, yo también hice varios dobles turnos»
Romina dice: «bueno, nos vamos? vos indicame»
Dices: «generalmente iba en coche, pero ahora toca ir en metro»
Romina lo mira
Romina dice: «tenés auto?»
Dices: «sí; no está adaptado, así que no puedo manejarlo»
Romina se le acerca un poco a Arnulfo, situándose parcialmente tras la silla.
Romina dice: «aah pero eso se puede? digo lo de adaptar?»
Dices: «tengo entendido que sí, pero aquí no sé dónde se haga éso»
Romina dice: «entiendo…y no te sería más cómodo ir en tu coche? si querés manejo yo, por mí no hay problema»
Romina dice: «digo, para que no tengas que irte así todo apretado entre la gente del metro, o no te hagan problemas para subir con la silla»
arnulfo busca entre sus cosas
Romina espera pacientemente, le pone una mano en el hombro a arnulfo y se lo acaricia levemente.
Dices: «tenía las llaves junto a las de la casa… las habré quitado?»
Romina quita la mano sin dejar de mirarlo
arnulfo niega levemente después de encontrarlas
Dices: «las encontré! pero qué cabeza la mía!»
Romina ve la negación de arnulfo y se pone de frente para mirarlo mejor
Romina sonríe
Dices: «aún las tengo junto a las de la casa y no las encontraba»
Romina dice: «bueno, es comprensible, si no usás el coche hace tiempo…»
Dices: «lo bueno es que lo puedo abrir con el teléfono»
Romina dice: «síii, es genial! ahora, me indicás cual de todos es?»
arnulfo señala su coche
Bienvenido a su teléfono MovileOS.
[1] Pedir un taxi.
[2] Activar/Desactivar grabación.
[3] Ver un vídeo en internet.
[4] Acceder a internet.
[5] Controlar vehículo.
[6] Gestionar Reservas
Menú de vehículo.
[1] Mirar el interior del vehículo
[2] Geolocalizar el vehículo
[3] Abrir puertas
[4] Cerrar puertas
[5] Cerrar la conexión con el vehículo
Romina mira la señal y asiente, acercándose hasta el coche de arnulfo
arnulfo abre con el teléfono
Romina sitúa a arnulfo cerca del asiento del copiloto y piensa por un momento
Romina dice: «y ahora…cómo hacemos…cuando venimos en taxi suelen ayudarme para subirte…bueno, de última lo intentamos»
Romina abre bien la puerta del asiento del copiloto y acerca a arnulfo
Dices: «voy a impulsarme hasta el asiento, luego me ayudas a subir la silla»
Romina dice: «ya, pero lo vas a poder alcanzar? es algo alto el asiento para que te impulses con una mano…a ver…»
arnulfo se impulsa hasta quedar en el asiento del coche
Romina mira lo que hace el chico y no puede evitar poner nuevamente gesto de gran sorpresa
Saet aAhueca
Romina entra en Saet aAhueca.
Romina pliega la silla, la mete en el asiento trasero y luego se acomoda y se ajusta el cinturón
Romina cierra las puertas.
Romina mira arnulfo
Romina dice: «podés con el cinturón?»
arnulfo asiente, se ajusta el cinturón y suspira
Romina dice: «en serio sos increíble…»
arnulfo mira su coche y suspira nostálgico
Romina arranca el motor, luego mira su móvil y abre otra vez la aplicación del GPS
arnulfo niega
Romina lo mira
Romina dice: «no qué? no querés pasear?»
Dices: «éso de que soy increíble… soy como cualquier ser humano»
Romina dice: «aah…entiendo. Es que la verdad me sorprende cada cosa que hacés, arni»
Romina dice: «pero a ver contame…a donde pensabas ir?»
Dices: «a la casa de campo. es un parque vastante grande»
Dices: «tiene hasta un lago y un zoológico, pero lo cerraron durante la guerra»
Romina busca en el GPS, encuentra el lugar y se dispone a salir de plaza españa, rumbo al destino
El vehículo se pone en marcha.
Romina mira a arnulfo
Romina vuelve a mirar la vía y le habla
Romina dice: «guerra? cómo eso?»
Dices: «creo que había un teleférico, pero corrió con la misma suerte del zoológico»
arnulfo suspira
Romina va manejando y mirando el móvil para guiarse
Dices: «hubo una guerra que duró casi un año. terminó hace seis meses»
Romina rebasa algunos coches
Romina dice: «una guerra? qué horror»
Dices: «yo… yo llegué tres días antes de que terminara»
Romina dice: «aah…habrá sido terrible…y para qué viniste en una época así?»
la voz de arnulfo se quiebra al decir ésto
Dices: «por trabajo me destinaron aquí»
El vehículo se detiene al llegar a su destino.
Romina estaciona con cuidado, apaga el motor y al escuchar el quiebre de arnulfo, lo mira
Romina no lo piensa mucho y lo abraza parcialmente
Romina murmura: «qué te pasa? en qué trabajabas? no me digas que sos…mmm…»
Romina coloca la cabeza un momento sobre un hombro de Arnulfo y lo mira de costado
Murmuras: «esa noche fue.. fue horrible»
Romina le acaricia la cara
Romina murmura: «pero es lo que pienso? sos…bueno eras…militar?»
Romina suspira, afligida
arnulfo nota que dijo algo que quizá no debió decir
Dices: «mira que adivinas…»
Romina levanta la cabeza y lo mira sin entender del todo
Romina dice: «sí, adiviné?»
arnulfo se da cuenta del jesto de la chica y asiente, de todos modos ya lo ha dado a entender
Romina mira por un momento el paisaje que le ofrece la casa de campo mediante el parabrisas, pensativa
Romina vuelve la mirada
Romina dice: «bueno, no sé si me enteré de algo que no era de mi incumbencia pero en ese caso…lo siento»
Dices: «mis demonios que se han salido, tranquila»
Romina sonríe
Romina dice: «no te voy a preguntar más para no incomodarte. Qué te parece si vamos? el día está precioso y veo que venimos a un lugar muy natural»
arnulfo le devuelve la sonrisa mientras se quita el cinturón
Romina se quita el suyo y abre las puertas
Romina sale rápidamente, va hasta el asiento trasero y saca la silla, la despliega y la sitúa cerca de la puerta del asiento del copiloto
Romina la acerca todo lo posible y la sostiene fuerte con ambas manos
Romina dice: «te ayudo con algo?»
arnulfo se impulsa hasta quedar sentado en la silla
Romina dice: «retrocedé un poco para cerrarlo, sí?»
arnulfo desbloquea las ruedas y retrocede lo suficiente como para que romina pueda cerrar el coche
Comunidad de Madrid; Casa de campo
Ves Saet aAhueca aquí.
Romina cierra la puerta del vehículo y arnulfo la bloquea con el celular
Romina mira todo asombrada y se sitúa tras la silla de arnulfo
Romina dice: «qué hermoso lugar»
arnulfo asiente
Dices: «solía venir todos los días antes del accidente»
Romina dice: «entonces ahora estás viniendo por primera vez luego de…»
Romina no termina la frase, solo suspira
Dices: «así es»
Romina dice: «ya. Y ahora, querés recorrer por este lugar? veo que es bastante grande. O tenés otro sitio más cerca de acá. Vos decime que yo te doy el gusto, Arni»
Romina le sonríe
escuchas música a lo lejos
Dices: «mmm qué tal si vamos alrededor del lago?»
Romina dice: «perfecto!»
Romina dice: «por donde será…»
Romina mira a su alrededor
Romina se aventura y empuja la silla de arnulfo por donde cree sería la dirección correcta.
Romina se marcha.
Comunidad de Madrid; Interior de la Casa de Campo
Te encuentras con Romina.
El trinar de los pajaritos se oye por todo el sitio, al igual que el correr del agua del lago y demás arroyos cercanos. Dando un sonido ambiente estupendo a todo el parque.
Dices: «de hecho se puede llegar en auto hasta el lago»
arnulfo señala la entrada del lago
escuchas jaleos y gritos cerca de aquí.
Romina lo mira
Romina dice: «ay, si sabía no te hacía recorrer todos estos metros, arni…pero si seré descuidada»
Romina suspira y baja la mirada un poco
Dices: «ocurre algo?»
Romina dice: «eso, que si sabía que se podía llegar hasta el lago en auto…no te hacía esforzarte tanto…pero bueno»
Dices: «ya te dije que he ido desde plaza españa hasta el restaurante así…»
arnulfo hace un gesto restando importancia
Romina dice: «bueeno…en fin. Vamos?»
Asientes afirmativamente.
Romina asiente y empuja la silla lentamente y recorriendo unos metros más, finalmente llega a la entrada de la zona al rededor del lago
Romina se marcha.
Comunidad de Madrid; Zona alrededor del lago
Te encuentras con Romina.
arnulfo contempla el paisaje
Romina mira todo por un momento, maravillada
Romina dice: «esto es precioso! con razón venías siempre»
oyes sirenas a lo lejos
Romina vuelve a mirar a Arnulfo
Dices: «este lugar, el bosque del recuerdo y la azotea de la torre son los lugares en los que más me gusta estar»
Romina dice: «aaah entiendo…no conozco los otros dos lugares, pero si son como este…supongo que es porque te gusta la naturaleza y la tranquilidad.»
Dices: «el bosque del recuerdo solía ser bonito… éso me dijeron, porque yo ya lo conocí destruído»
Dices: «y la azotea de la torre… se ve la mayor parte de madrid»
Romina pasea suavemente por todo el lugar, empujando la silla de arnulfo mientras charlan.
Dices: «de hecho el bosque del recuerdo está cerca del club»
Romina dice: «ah síi? ni idea tenía, es que generalmente solo voy al restaurante, y si me aburro mucho camino por plaza independencia, pero poco más»
Dices: «pues ya tienes otros lugares para pasear»
Romina sigue paseando por el lugar con arnulfo, el murmullo de la gente y el holor a comida de los puestos dan un toque particular al sitio.
Romina dice: «siii, lo tengo que ir a ver, confío en que tus gustos son los mejores»
arnulfo suspira mientras recuerda algo
una brisa acaricia tu cara
Romina detiene por un momento la marcha, se gira y lo mira
Romina dice: «te cansaste, Arni?»
Niegas con la cabeza.
Romina dice: «ah, como suspiraste…vos solo decime si querés descansar, sí?»
Romina lo mira algo compasiva y con un gesto que intenta que no sea tan evidente
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Dices: «para naturaleza el parque del retiro. hay qué pasar por ahí para ir al bosque del recuerdo»
Romina asiente, se sitúa tras la silla y reanuda la marcha por un rato más; pasados unos minutos se detiene, cansada
Romina dice: «querés comer alguna cosa? Yo por lo menos ya tengo hambre…»
Romina sonríe
Asientes afirmativamente.
Dices: «tanto pasear ya dio hambre»
Romina dice: «síi, es cierto. A veer…»
Romina mira todos los puestos
Romina dice: «qué podemos comer?»
Dices: «no sé…»
Dices: «generalmente venía después de comer, así que…»
Romina dice: «bueno, dejá que veo qué hay»
Asientes afirmativamente.
escuchas música cerca de aquí.
Romina va hasta un puesto, compra 2 sándwiches grandes, uno de jamón y queso y otro de verduras, luego regresa junto a arnulfo
arnulfo mira algo en su teléfono y ríe un poco
Romina alcanza a ver reír a Arnulfo y suspira, también sonríe
Romina piensa: qué lindo se ve cuando ríe…No, Romi, no!
Murmuras: «sí seremos los dos…»
Romina se acerca y lo mira
Romina dice: «me decías algo? no te escuché»
Dices: «es que.. es que…»
arnulfo no puede terminar la frase a causa de la risa
arnulfo respira para controlarse
Romina lo mira reír y se muerde los labios, además de entrecerrar los ojos
Tu cara se pone colorada como un tomate.
Dices: «es que estoy viendo en el teléfono que dejamos el auto con el motor encendido…»
Romina lo mira con ojos muy grandes
arnulfo se sonroja al darse cuenta de que la chica lo mira
Romina dice: «seguro? yo creo haberlo apagado…»
arnulfo vuelve a ver en su teléfono y se parte de risa
Romina piensa por un momento, manteniendo la bolsita con los dos sándwiches en la mano
Dices: «mira que ya estoy viendo demás… se me hace que estoy desvariando de hambre, no me hagas caso»
Romina lo mira y rompe a reír también
Romina dice: «me parece que me estás haciendo una broma, arni…»
Te partes de risa.
Romina ríe contagiada y se acerca a él
Dices: «ya te dije que estoy desvariando… ya vi que está apagado»
Romina dice: «te voy a castigar por esto…»
Romina se acerca y le planta besos, esta vez en ambas mejillas
Murmuras: «el último castigo al que fui sometido consistió en andar desnudo por toda la vase»
arnulfo se pone como un tomate
Romina sonríe, pensando
Romina piensa: no me hagas imaginar cosas, Arni…no, esto no me puede estar pasando a mí
arnulfo piensa: de estos castigos sí que quiero… contrólate, arnulfo! ella no te hará caso, no así
Dices: «así me castigaron, qué le vamos a hacer?»
Romina vuelve de su ensimismamiento y asiente
Murmuras: «y mira que no es nada agradable ir desnudo por toda la base»
oyes una discusión a lo lejos
Romina murmura: «sí, me lo puedo…imaginar»
arnulfo se sonroja más de lo que ya está
Romina murmura: «y parece que mi castigo también te dio vergüenza, no? Tu cara parece ser de fuego de lo roja que está»
Romina pone gesto pícaro
Murmuras: «mmm ya no sé cuál de los dos me dio más vergüenza»
observas como la gente va y viene.
Romina lo mira
Romina murmura: «ay, lo siento…no quería avergonzarte»
arnulfo recuerda algo y suspira
Murmuras: «se me da éso de sonrojarme, tranquila»
oyes una discusión a lo lejos
Romina murmura: «pero dijiste que…que no sabías qué te daba más vergüenza…ahora ya sé lo que no tengo que hacer…»
Dices: «además el primer castigo se complementaba con tener un perro de ataque con sus colmillos en el cuello…»
arnulfo se heriza al recordar
Romina dice: «ay dios! qué feo…»
Murmuras: «sabes… es que.. nadie me había besado…»
Romina se sorprende nuevamente y lo mira fijo a los ojos
Romina murmura: «nadie? Nunca te dieron cariño…nunca tuviste novia?»
Niegas con la cabeza.
Dices: «viví un tiempo con una chica, pero nunca pasó nada»
Romina dice: «ah…qué raro, pero en fin, no soy qien para meterme en esas cosas»
Romina dice: «bueno, comemos? que creo que no sos el único que desvaría de hambre»
Dices: «y en mi familia éso de los cariños era… simplemente no había nada de éso»
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Romina asiente, comprensiva
Dices: «al menos me sirve de consuelo»
Romina abre la bolsa, pero vuelve a mirar a Arnulfo
Romina dice: «qué te consuela? me perdí»
Dices: «que no soy el único que desvaría de hambre según escuché»
Romina se ríe y asiente

Nueva escena de rol: Hablando con Stefani

Punto de vista: Iven

Comunidad de Madrid; Restaurante Imperium Food
Ves una camarera aquí.
Te encuentras con Stefani.
Salidas visibles: fuera
Dices con acento danés, «hola»
Stefani
Se nota claramente que es una mujer.
Notas que mantiene una atención activa.
Stefani dice con acento francés, «hola»
Stefani te mira.
Dices con acento danés, «trabajas aquí?»
Stefani vende una hamburguesa.
Stefani dice con acento francés, «si»
Stefani vende una hamburguesa.
iven se apoya en el mostrador pero procura no molestar a la chica
Stefani vende una hamburguesa.
Dices con acento danés, «te importa si te hago algunas preguntas?»
Stefani dice con acento francés, «claro que no, dime»
iven mira alrededor
Dices con acento danés, «hace cuanto que trabajas en este sitio?»
Stefani vende una hamburguesa.
Stefani dice con acento francés, «hace unos días, ará como una semana »
escuchas jaleos y gritos cerca de aquí.
iven se acerca un poco y baja la voz
Murmuras con acento danés, «qué te parecen las condiciones laborales?»
Stefani vende una hamburguesa.
Stefani murmura con acento francés, «qué te digo, no me gusta tanto esto, pero por el momento es lo único, ahora me quiero ir a trabajar a Zaragoza, pero necesito más dinero»
Dices con acento danés, «puedo invitarte a algo y hablamos?»
Stefani dice con acento francés, «claro, vamos»
Dices con acento danés, «ahí fuera hay un bar»
iven se aparta del mostrador y sale del restaurante
Comunidad de Madrid; Sala Cabaret
Salidas visibles: fuera, bar, y restaurante
Stefani ha llegado.
Comunidad de Madrid; bar
Ves un barman aquí.
Salidas visibles: fuera
Stefani ha llegado.
iven busca una mesa
iven aparta una silla para la chica
Dices con acento danés, «aquí va bien?»
El barman sirve bebidas.
Stefani dice con acento francés, «si, perfecto»
Stefani se sienta.
Dices con acento danés, «qué te pido»
Stefani obserba la carta
El barman realiza un espectáculo encima de la barra.
iven espera mirando a la chica
El barman lanza botellas y las recoge.
Stefani dice con acento francés, «una ración de pulpo, por favor»
iven sonríe y va hacia la barra
iven pide la ración de pulpo y un café cargado para él
El barman combina bebidas y elabora un cóctel.
iven vuelve a la mesa y se sienta frente a la chica
Dices con acento danés, «me llamo iven»
Dices con acento danés, «soy reportero free lander »
Dices con acento danés, «puedo saber tu nombre?»
El barman gestiona las consumiciones.
Dices con acento danés, «no lo citaré en ningún sitio »
Stefani dice con acento francés, «me llamo Stefani »
iven tiende la mano por encima de la mesa
Stefani dice con acento francés, «tienes un lindo nombre »
Dices con acento danés, «un placer »
El barman trata a los clientes de forma esquisita.
Stefani estrecha la mano de iven
Dices con acento danés, «es danés »
el camarero sirve el pedido y se retira
Un cliente Abona una consumición.
Dices con acento danés, «buen provecho »
Stefani dice con acento francés, «gracias, igualmente »
iven echa medio sobre de azúcar al café y lo remueve
El barman trata a los clientes de forma esquisita.
Stefani come un poco de su plato
Dices con acento danés, «bueno, no voy a grabarte ni nada»
El barman trata a los clientes de forma esquisita.
Dices con acento danés, «no de momento, pero me interesan mucho las condiciones laborales en españa »
iven bebe un poco
Dices con acento danés, «tú tampoco eres española por lo que escucho »
El barman lanza botellas y las recoge.
iven va a sacar el tabaco pero se recuerda la prohibicion de fumar
El barman gestiona las consumiciones.
Stefani dice con acento francés, «no, soy de francia »
Dices con acento danés, «y dime, te han hecho algún tipo de contrato?»
El barman gestiona las consumiciones.
Stefani dice con acento francés, «no, tiene poco que estoy aquí »
Dices con acento danés, «sí, pero, estás trabajando ahí sin contrato, cierto?»
iven bebe otro poco
El barman prepara un café especial.
Stefani dice con acento francés, «si, no tengo ningún contrato »
El barman prepara un café especial.
El barman sirve bebidas.
Dices con acento danés, «es decir, tampoco ningún tipo de seguro, si te pasa algo en el trabajo, no estás cubierta »
Stefani dice con acento francés, «no, no lo estoy»
iven coge el medio sobre de azúcar y juega con él en los dedos
Dices con acento danés, «cuántas horas trabajas?»
Dices con acento danés, «las que quieres? te ponen turnos?»
oyes sirenas cerca de aquí.
El barman lanza botellas y las recoge.
iven mira el plato de stefani
Stefani dice con acento francés, «es por turnos »
Dices con acento danés, «te incomodo?»
Un cliente Abona una consumición.
el viento golpea tu cara.
Stefani dice con acento francés, «para nada»
Dices con acento danés, «no te gusta el pulpo? te pido otra cosa? algo de beber?»
El barman combina bebidas y elabora un cóctel.
Stefani dice con acento francés, «un café por favor »
iven retira la silla y se levanta para ir a la barra
iven pide un café y al poco vuelve él mismo con la taza que deja delante de la chica
oyes un claxon cerca de aquí
iven se sienta y la mira
El barman lanza botellas y las recoge.
Dices con acento danés, «cómo te sientes cuando trabajas aquí?»
iven bebe otro poco
Stefani dice con acento francés, «te diré, no me gusta tanto lo que pagan, siento que debería ser un poco más, lo que gano lo gasto en comida, y solamente »
Dices con acento danés, «te tratan bien?»
El barman realiza un espectáculo encima de la barra.
El barman sirve bebidas.
Stefani dice con acento francés, «si»
iven se termina el café
Stefani dice con acento francés, «pero es raro no conocer a nadie, no hablar con nadie»
El barman realiza un espectáculo encima de la barra.
escuchas música a lo lejos
El barman combina bebidas y elabora un cóctel.
iven le sonríe un poco a la chica
Dices con acento danés, «todos los inicios son malos»
Dices con acento danés, «puedo preguntar cual es tu profesión, si la tienes?»
Stefani se presenta como florista no titulada.
Un cliente Abona una consumición.
iven silba levemente
Dices con acento danés, «no se me ocurre una profesión más aromática y hermosa »
Un cliente Abona una consumición.
Dices con acento danés, «pero tampoco sé en qué puede ser útil hoy en día »
El barman combina bebidas y elabora un cóctel.
El barman lanza botellas y las recoge.
Stefani dice con acento francés, «yo quería estudiar para maestra»
El barman gestiona las consumiciones.
Stefani dice con acento francés, «pero mi economía no me lo permitió »
Dices con acento danés, «comprendo»
El barman trata a los clientes de forma esquisita.
iven señala el café de stefani
Dices con acento danés, «se te va a enfriar»
Stefani dice con acento francés, «no te preocupes, y gracias»
iven saca su cartera y de ella una foto
Dices con acento danés, «esto ya es personal »
El barman prepara un café especial.
Stefani toma un poco de café
iven muestra una foto donde se ve una chica muy parecida a él pero con el pelo largo
Dices con acento danés, «te suena haberla visto en algun sitio?»
El barman sirve bebidas.
Stefani dice con acento francés, «no, tal vez si me dices su nombre la ubique »
Dices con acento danés, «se llama karen, es mi hermana melliza »
El barman trata a los clientes de forma esquisita.
Dices con acento danés, «vino a españa hace unos meses y a poco desapareció»
El barman prepara un café especial.
El barman realiza un espectáculo encima de la barra.
Stefani dice con acento francés, «no, no la conozco »
iven guarda la foto
Dices con acento danés, «gracias de todas formas por responderme y por esto »
El barman gestiona las consumiciones.
Stefani dice con acento francés, «no es nada, espero vernos más pronto »
Dices con acento danés, «estaré por aquí todavía un tiempo »
El barman combina bebidas y elabora un cóctel.
iven vuelve a tender la mano por sobre la mesa
El barman gestiona las consumiciones.
El barman gestiona las consumiciones.
Stefani estrecha la mano de iven
El barman combina bebidas y elabora un cóctel.
iven se levanta
Dices con acento danés, «nos vemos otro día»
Stefani dice con acento francés, «cuídate»
El barman combina bebidas y elabora un cóctel.
Dices con acento danés, «igualmente »
iven va a la barra y paga las consumiciones
iven pasa junto a stefani y le sonríe antes de salir
CyberLife te desea que no te caigas.
iven sale del cabaret y va caminando hasta el club donde está alojado
una vez en su cuarto, se desviste, toma su cuaderno y comienza a anotar la conversación con stefani tirando de su memoria que nunca le falla
iven muerde el capuchón del bolígrafo mientras piensa todas las respuestas de la chica
iven termina de anotar, deja cuaderno y boli y se tumba con las manos bajo la nuca pensando en su hermana
iven suspira y cierra los ojos. Al poco se queda dormido

Nueva escena de rol: De batidos, charlas y sorpresas

punto de vista arnulfo

Romina entra al restaurante, buscando con la mirada a arnulfo
arnulfo siente ganas de desperezarse, pero sabe que no puede hacerlo
Romina mira entre la multitud y lo distingue a lo lejos, trabajando
Romina vende una hamburguesa.
Romina se le acerca
Romina dice: «Hoola, Arni!»
alguien se ríe cerca de aquí
Dices: «hola, romina ¿qqué tal?»
Romina le sonríe
Romina vende una hamburguesa.
arnulfo le devuelve la sonrisa
Romina dice: «bieen, y ahora mejor porque por fin pude comprarme un celu. Está algo caro y me gasté la mayor parte de lo que tenía ahorrado pero bueno, valió la pena»
Dices: «genial ¿ya le instalaste el antivirus?»
Dices: «porque luego se infectan y hay qué repararlos»
Romina dice: «ay no, no me dijeron eso en la tienda, dejá que miro»
Romina dice: «solo me activaron la línea y justo venía a buscarte para que me des tu número, así finalmente tengo otro medio por el cual contactarte»
Dices: «llegas a tiempo, justo iba por un batido de los que venden en el centro comercial»
Romina saca el móvil, lo desbloquea y mira
Romina levanta la mirada y se fija en arnulfo
Romina dice: «en serio? puedo ir contigo, no conozco esos batidos todavía.»
Dices: «claro; a ver si no te llama la atención la camarera»
Romina ve que se le apaga el teléfono y aunque intenta encenderlo, no lo consigue
Romina niega y suspira, bajando la mirada
Dices: «ocurre algo?»
Romina murmura: «parece que ya me lo vendieron defectuoso…»
Dices: «se te apagó»
Romina asiente, seria
Romina dice: «ahora qué?»
Dices: «es que ya se infectó con el virus»
Dices: «en la calle alcalá lo reparan»
Dices: «también hay una tienda cerca de plaza españa»
Romina dice: «aaah, al menos tiene solución, aunque tiene su gasto extra…qué mierda! como pueden vender teléfonos así?»
Dices: «la reparación más el antivirus, que también cuesta instalarlo»
Romina se ve profundamente contrariada
oyes risas a lo lejos
Romina dice: «ay…y bueno, toca repararlo, que sinó voy a seguir en las mismas, incomunicada.»
Romina murmura: «me temo que no voy a poder acompañarte a lo de los batidos, arni…»
Romina suspira
Dices: «me parece que nos queda de paso hacia el centro comercial»
Romina recupera la sonrisa
Romina dice: «en serio? en ese caso podemos ir, sí»
Dices: «sólo que no me acuerdo si estaba antes o después de la plaza de la independencia»
Romina dice: «uy…bueno no importa, yo lo busco luego, ahora de hecho estoy nerviosa porque me venden un teléfono infectado y soy capaz de cantarle las mil mierdas a los que reparan que no tienen nada que ver, así que primero te acompaño a comprar tu batido y me doy tiempo para relajarme, querés?»
Dices: «vamos, pues»
Romina se sitúa tras la silla de arnulfo y lo guía a la salida.
arnulfo se deja llevar
Romina se marcha.
Comunidad de Madrid; Sala Cabaret
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: fuera, bar, y restaurante
Romina intenta ir no tan a prisa, mirando a todos sitios antes de salir
Romina se marcha.
Comunidad de Madrid; calle de Cedaceros
Ves un coche aedi a3 aquí.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: calle-madrazo y cabaret
La temperatura es agradable y el cielo se ha despejado.
Dices: «creo que ya te contagié éso de ver hacia todos lados»
Romina iba a decir algo, pero al escuchar a Arnulfo sonríe
Romina dice: «tal parece que sí…»
Romina dice: «che una cosita, el centro comercial creo que no está tan lejos, verdad? te cansarías mucho si vamos andando?»
Dices: «es algo que se me quedó desde… bueno algo fuerte que me pasó»
Dices: «no, no hay problema»
Romina dice: «sí, seguro. Bueno, en ese caso vamos, me va a relajar caminar»
Dices: «además sirve de ejercicio»
Romina se predispone a guiar la silla de arnulfo nuevamente.
Romina dice: «exactamente. vos la tenés clara, arni.»
Sonríes.
Romina retoma la marcha hacia la siguiente calle
Romina se marcha por la calle de los Madrazo.
Comunidad de Madrid; Calle de los Madrazo.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: calle-de-jovellanos, calle-cedaceros, y paseo-del-prado
Romina continúa guiando a arnulfo
Dices: «mira que hice todo el recorrido desde plaza españa al restaurante andando»
Romina se pone a su lado y lo mira, nuevamente con aquel gesto de sorpresa de la primera vez.
Romina dice: «pero, eso está lejísimos!»
Dices: «pues con todo y éso»
Romina continúa la marcha nuevamente, aún sigue sorprendida. van al siguiente tramo
Romina se marcha por el paseo del Prado.
Comunidad de Madrid; Paseo del Prado.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: norte, sur, plaza-lealtad, jardin-botanico, oeste, calle-madrazo, plaza-plateria, y calle-del-leon
Romina mira por un momento el lugar pero sin detenerse.
arnulfo nota la mirada de la chica y se preocupa un poco, aunque lo disimula
Dices: «sucede algo?»
Romina dice: «no, solo miro el lugar con detenimiento, porque siempre paso muy rápido y no me detengo a ver lo que hay por ahí»
Dices: «cerca de aquí está el jardín botánico»
Romina dice: «sí, eso veo.»
Los chicos van llegando al siguiente tramo, sin prisa pero sin pausa.
Romina se marcha hacia el norte.
Comunidad de Madrid; Plaza de Cibeles.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: oeste, norte, sur, y este
arnulfo ve el lugar y recuerda algo
Romina dice: «y acá a donde vamos? todo al este creo, verdad?»
arnulfo sale de sus recuerdos y asiente
oyes una discusión a lo lejos
Romina mira un momento a arnulfo y lo nota pensativo.
Romina murmura: «estás bien?»
escuchas música cerca de aquí.
Asientes afirmativamente.
Romina lo mira, compasiva.
Dices: «sí; sólo me acordé de algo»
Romina dice: «aah bien. vamos»
Romina vuelve a guiar la silla de arnulfo pero ahora más pendiente de sus expresiones, mirándolo de perfil de tanto en tanto
Acava de llegar un autobús procedente de Calle de O’donell
Romina se marcha hacia el este.
Comunidad de Madrid; Calle de Alcalá.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: oeste y este
Romina sigue el tramo en silencio
Romina se va hacia el este.
Comunidad de Madrid; Puente de ventas.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: oeste y este
Romina se marcha hacia el este.
Comunidad de Madrid; Calle de Alcalá.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: oeste y este
Romina mira por cada calle que tiene el letrero de alcalá pero no divisa ningún lugar que parezca alguna oficina de reparación de aparatos electrónicos.
Romina dice: «hasta ahora no vi ningún lugar donde me reparen el celu, arni»
Dices: «creo que está antes de independencia»
Dices: «y hay otro en galileo, cerca de plaza españa»
Romina dice: «aah bueno. No importa, luego retrocedo.»
Romina dice: «aaah genial»
Romina vuelve a dirigir la silla, pendiente de arnulfo
Romina se marcha hacia el este.
Atraviesas la plaza de Goya.
Comunidad de Madrid; Calle de alcalá.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: oeste y este
Romina se marcha hacia el este.
Atraviesas la plaza de Manuel Becerra.
Comunidad de Madrid; Calle de Alcalá.
Ves Rinault Migane aquí.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: oeste y sur
Romina ve muchos comercios pequeños y entre ellos destaca el centro comercial
Romina lo señala, mirando a arnulfo de perfil
Romina dice: «es ahí, verdad?»
Dices: «sí, está hacia el sur»
Romina dice: «bien, vamos allá.»
Romina entra en el centro comercial.
Comunidad de Madrid; Centro comercial ‘Road Stop’.
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: norte, sur, vestimenta, comida, y cafeteria
algunas personas miran con morbo a arnulfo
Romina ingresa lentamente con arnulfo al establecimiento
Romina ve de reojo a la gente que pasa y los miran
arnulfo los ignora olímpicamente
Romina recorre buscando entre las tiendas algún lugar donde vendan los batidos que mencionó arnulfo
Romina dice: «andá mirando, que yo hasta ahora no veo nada»
arnulfo señala la cafetería
Romina mira la señal del chico y asiente
Romina dice: «aah, pero qué despistada.»
Romina lo dirige hasta allí y ambos entran
arnulfo hace un gesto restando importancia
Romina se marcha.
Comunidad de Madrid; Cafetería ‘El encuentro’
Te encuentras con Romina.
Salidas visibles: fuera
algunas personas miran a arnulfo y hacen comentarios
Romina dice: «qué amplio y lindo lugar!»
Dices: «en efecto»
Romina se pone ahora a su lado, lo mira y sonríe
arnulfo corresponde a la sonrisa y mira todo el lugar
Romina dice: «querés estar un rato acá? o te vas a llevar tu batido»
Dices: «me quedo un rato, que éso de tomármelo en el camino no se me da»
Romina dice: «dale, genial»
Romina dirige la silla hasta una mesa cercana, mueve la silla que está frente a arnulfo para que él pueda acomodarse con tranquilidad.
Dices: «quieres uno?»
arnulfo se acomoda en la mesa
Romina dice: «sí, lo voy a probar. voy a pedirlos yo. de qué sabor querés?»
Dices: «uno de plátano, por favor»
Romina dice: «aaah perfecto. Voy por los batidos, vos esperame tranqui»
Romina le sonríe con un poco de gesto algo protector y va hasta la barra.
Romina le pide a una camarera que está allí 2 batidos de plátano, aguarda que se los preparen por un buen tiempo.
arnulfo piensa: mañana a casa de campo
el viento golpea tu cara.
Romina ve además una trenza de chocolate y también pide dos de ellas
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
alguien se ríe cerca de aquí
Romina trae todo a la mesa en una bandeja. La coloca en la mesa y luego sitúa uno de los batidos frente a arnulfo
arnulfo trastea en su teléfono y compara lo que aparece en la pantalla con el croquis que tiene dibujado
Romina se bebe Un batido de plátano.
Romina te da Un batido de plátano.
oyes un claxon a lo lejos
Romina dice: «todo tuyo, arni.»
Romina sonríe y se sienta frente a él, tomando el vaso con el otro batido y sorviéndolo lentamente.
Dices: «gracias»
arnulfo deja lo que estaba haciendo y bebe el batido
Romina señala las trenzas de chocolate que trajo.
Romina dice: «vi estas y me llamaron la atención, traje 2 por si quisieras una, que no puedo estar comiendo sin invitarte»
Romina LE VUELVE A SONREÍR
arnulfo mira las trenzas
Romina AGUARDA EXPECTANTE.
Dices: «vale, pero si sigo comiendo así no cabré en la silla»
Romina SE RÍE BAJITO.
Romina dice: «SOLO ES UNA, SÍ?»
Dices: «y luego no habrá forma de moverme»
arnulfo sonríe pícaro
Dices: «es que antes de que tú llegaras ya me había comido como dos amburguesas»
Romina le guiña un ojo y lo mira como suplicante.
Romina dice: «aah, no sabía, pero de última esto es el postre.»
Dices: «así es»
Romina toma una de las trenzas con cuidado y junto con servilletas, se la ofrece a arnulfo
Romina te da Una trenza de chocolate.
arnulfo agradece y comienza a acomerla, se nota que la disfruta
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Romina sonríe satisfecha al notar a arnulfo contento y se dispone a comer su trenza
Romina se come Una trenza de chocolate.
arnulfo se sonroja al notar que la chica lo ha visto comer
Romina dice: «está rica, verdad?»
arnulfo asiente
Romina entrecierra los ojos complacida al notar la cara sonrojada de arnulfo
Romina dice: «todo bien?»
la cara de arnulfo está colorada como un tomate
Dices: «sí, todo bien»
Romina esboza una sonrisa pícara
Dices: «sin nobedad»
arnulfo ríe un poco
Romina dice: «te doy un espejo para que veas el colorcito de tu cara, arni?»
Romina finalmente ríe
Dices: «no no»
Romina asiente y continúa comiendo, se termina la trenza y la saborea.
arnulfo piensa en lo que ha dicho y se sonroja más
Romina piensa: no va a ser que él nunca salió así con una chica? no me lo puedo creer…
arnulfo termina su trenza y se limpia con una serbilleta
Romina se limpia las manos con servilletas de papel, las arruga y las pone en la bandeja. Luego se predispone a terminar el batido, no sin antes volver a sonreírle a arnulfo
arnulfo piensa: sin nobedad, arnulfo ¿dónde crees que estás?
Romina se levanta de la silla
Romina se acerca a arnulfo y le toma una de las manos.
arnulfo termina su batido, posteriormente escribe algo en una serbilleta
Romina dice: «querés algo más? o ya nos vamos»
Dices: «por ahora no se me ofrece nada»
Romina lo mira escribir pero sin preguntar nada
arnulfo termina de escribir y le da la cerbilleta a la chica
Dices: «es mi número. cuando repares tu teléfono lo guardas en los contactos»
Romina dice: «entonces vamos, que se hace tarde y el trayecto es largo. Y esta vez lo siento pero iremos en taxi, ni loca voy a dejar que recorras de nuevo todo ese tramo hasta plaza españa.»
Romina recibe la servilleta, sonríe y la dobla con cuidado para guardarla en su cartera
Romina y arnulfo salieron de la cafetería tras pagar la cuenta, llamaron a un taxi y se dirigieron a plaza españa.
aún sigo sin entender por qué la sorpresa de romina. mi vida es tan normal como la de cualquier otra persona; estoy consciente de que hay cosas que ya no puedo hacer, así como también hay otras que no puedo hacer de la misma forma que antes, pero vamos, tampoco es como para que me qede en casa y que alguien me cuide