• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Una llamada para aclarar cosas

Punto de vista: Dámaso

al fin me decidí llamar a arnulfo. ariadna y efreen tienen razón, quizá esté muy sólo y me necesite, pero tengo miedo de que me odie por haberlo tirado sin querer; también siento vergüenza, pero voy a llamarlo y que pase lo que tenga qué pasar.
dámaso busca el número de arnulfo entre sus contactos, posteriormente marca el número
dámaso espera nervioso a que arnulfo conteste
Dices con acento mexicano, «de seguro me odia. si no lo hubiera tirado no se lo hubieran llevado»
arnulfo descuelga la llamada y se establece la comunicación
arnulfo dice por teléfono, hola?
dámaso respira para ocultar su nerviosismo
dámaso dice por teléfono, hola, arni… o.. yo.. bueno seguro me odias pero…
dámaso se interrumpe a causa del yanto
arnulfo también llora del otro lado del teléfono
arnulfo dice por teléfono, dámaso… dios tanto tiempo
dámaso dice por teléfono, perdón que te llame a esta hora pero… ya te extraño; aunque seguro me odias
arnulfo habla por teléfono en voz baja
arnulfo dice por teléfono, pero de dónde sacas que te odio?
dámaso suspira recordando la última vez que vio a arnulfo
dámaso dice por teléfono, por… bueno es que… ya sabes, porque te llevaron por mi culpa
se oye a arnulfo llorar del otro lado de la línea
arnulfo dice por teléfono, oye no a ver espera ¿por qué dices que fue tu cula?
dámaso respira para contener el yanto
dámaso dice por teléfono, no estarías ahí si no te hubiera tirado
no a ver espera. lo que pasó fue un accidente que no tiene nada qué ver con que esté aquí
dámaso dice por teléfono, entonces?
arnulfo dice por teléfono, hay una ley demasiado estúpida que dice que no puedo tener propiedades por ser discapacitado y por eso estoy aquí, no por lo que pasó
dámaso baja la mirada olvidando que arnulfo no lo ve
arnulfo dice por teléfono, me habrían traído de todos modos; como te dije, no tiene nada qué ver con lo que pasó
dámaso dice por teléfono, pero… fue después de que te tiré…
dámaso se golpea la cabeza
arnulfo dice por teléfono, ya te dije que no fue por eso. me habrían traído aunque no hubiera pasado nada
se oye a arnulfo respirar a través del teléfono
arnulfo dice por teléfono, voy a contarte cómo fueron las cosas y verás que no fue tu culpa
dámaso dice por teléfono, a ver…
dámaso piensa: de seguro fue mi culpa pero no me quiere decir
arnulfo dice por teléfono, estaba en el bosque del recuerdo con quien era mi pareja. yo tenía un poco de fiebre, por lo que salimos al parque a pedir un taxi
arnulfo dice por teléfono, pero ella estaba tan nerviosa al verme afiebrado que olvidó pedir el taxi. un hombre llegó y llamó a los sanitarios, pero no vieron la chapa identificativa y pues… bueno quedé registrado en la IDO
dámaso dice por teléfono, entonces… no fue por… bueno ya sabes
arnulfo dice por teléfono, no, hombre
dámaso suspira aliviado
dámaso dice por teléfono, yo no sabía qué había pasado contigo; sólo vi un cartel en tu casa que decía un piso de la IDO o algo así
dámaso dice por teléfono, le platiqué a mi compañera del partido lo del cartel ese que vi en tu casa y me explicó que era la IDO y to eso
pero me daba vergüenza porque creía que te habían llevado porque te tiré y me odiabas por eso
arnulfo dice por teléfono, bueno pero ahora sabes que no fue tu culpa; además cómo te voy a odiar? ay por dios no sabes cómo me alegraste la noche
Sonríes.
dámaso dice por teléfono, tú también me alegraste la noche; ahora que sé que no te llevaron por mi culpa… eso me deja más tranquilo
dámaso dice por teléfono, cambiando el tema. podría visitarte algún día?
arnulfo dice por teléfono, me encantaría
arnulfo dice por teléfono, pero ahora todo tiene qué ser bajo la supervisión del tutor
dámaso se rasca la cabeza
dámaso dice por teléfono, dónde estás? así sirve que hablo con el tutor y le pido permiso
arnulfo dice por teléfono, sólo puedo decirte que estoy 14 plantas arriba de ti, pero creo que tienes qué pasar por servicios sociales o algo así; no sé muy bien cómo va esto
dámaso sonríe de emoción. su rostro se ilumina al saber que su amigo está cerca
voy a informarme y de paso vere si puedo sacarte de ahí
arnulfo dice por teléfono, de poder puedes; ahí mismo en servicos sociales te dirán cómo
arnulfo dice por teléfono, lo que sí te digo es que te harán un estudio y en caso de que decidan que puedes hacerte cargo, tú serás el responsable de lo que haga o deje de hacer; por lo tanto si llego a incurrir en una falta te caerá una multa
dámaso recuerda la charla con ariadna en la que le dijo algo parecido
dámaso dice por teléfono, na eso no importa; voy a informarme y espero que me dejen traerte conmigo y… bueno un amigo se ofreció a ayudarme
arnulfo dice por teléfono, no sabes lo feliz que me haría eso. aquí nos cuidan, pero es fácil sentirse sólo
voy a ver qué me dicen, pero por lo pronto te llamaré más seguido.
arnulfo dice por teléfono, hojalá, pero por lo pronto te dejo, ya es noche y no sea que se despierten
arnulfo dice por teléfono, que aunque estoy hablando en voz baja… no sé
dámaso dice por teléfono, vale yo también te dejo porque mañana tengo que viajar hasta alcalá de henares al curro… digo trabajo
ambos se despiden y dámaso suspira aliviado al saber que arnulfo está cerca y que no se lo llevaron por su culpa
dámaso decide enviarle un mensaje a efreen para contarle cómo estuvo la llamada
SMS enviado: «hola; soy dámaso. acabo de llamarle a mi amigo y me dijo que estaba 14 plantas arriba de mi casa; me dijo también que me informara en servicios sociales a ve si había forma de hacerme cargo de él. saludos»

Nueva escena de rol: La cautiva, parte final. Vamos a vivir juntos.

Punto de vista: Aurora

barcelona; Imperium Hotel
Aurora baja de su habitación, trayendo dinero entre sus manos el cual parece contarlo.
Aurora termina de bajar y se acerca a recepción, aguardando tras una persona que gestiona el alquiler de una habitación.
Gerardo entra al hotel y mira para todos lados, ve a Aurora y se sienta en una silla a esperarla.
Tras un par de minutos, la persona que estaba frente a Aurora termina de gestionar el alquiler, recibe la tarjeta magnética y se encamina hacia el ascensor
Aurora se adelanta y llega hasta el mostrador de recepción, habla con la recepcionista y esta asiente, tecleando en su ordenador.
Gerardo mira a la chica aunque esta permanece de espaldas a él, se fija en lo que hace con detenimiento.
Se puede observar a Aurora pagando su estadía en el hotel, la recepcionista le entrega una factura y tras intercambiar un par de palabras más entre sí, la recepcionista sonríe y Aurora se aleja del mostrador.
Aurora se gira y logra ver a Gerardo, quien la venía siguiendo con la mirada.
Dices: «hola»
Gerardo dice: «buenos días, vida. Todo bien?»
Aurora se acerca algo más a él y asiente.
Gerardo dice: «nos vamos?»
Gerardo se levanta de su lugar
Dices: «sí, vamos»
Los 2 caminan saliendo del establecimiento.
barcelona; Avenida Diagonal
Ves NQN Rolita de color negro aquí.
Aurora saca las llaves de un bolsillo y se las entrega a Gerardo.
Gerardo las recibe pero mirándola un poco sorprendido.
Dices: «dijiste que querías salir. Así que manejá vos, que no tengo ni idea de dónde me querés llevar.»
Gerardo sonríe y asiente
Gerardo dice: «dejalo a mi cargo, mi reina»
Aurora asiente y se encamina hasta la puerta del copiloto
Gerardo va hasta la puerta del conductor, desbloquea las puertas y las abre para que ambos entren.
NQN Rolita de color negro
Aurora se acomoda en el asiento del coppiloto y se abrocha el cinturón de seguridad.
Gerardo hace lo propio, para luego configurar el GPS con una sonrisa en los labios.
Aurora lo mira con cierta expectación, Gerardo se percata de ello y le devuelve la mirada, manteniendo la sonrisa.
Gerardo dice: «vamos a recorrer por ahí, te parece? A ver si te relajás un poquito, mi hermosa.»
Gerardo arranca el motor y se dispone a poner el coche en movimiento.
Dices: «está bien»
Aurora se acomoda en el asiento y mira al frente, atenta a cada detalle que se puede apreciar en el viaje.
Gerardo conduce atento a la vía pero a la vez piensa en algo que decirle a Aurora.
Gerardo dice: «amor, puedo preguntarte una cosita?»
Aurora desvía la mirada y clava sus ojos en Gerardo, aún viéndolo de perfil.
Dices: «me veo obligada a confesarte que jamás le tuve tanto miedo a algo como a tus preguntas, pero dale a ver…»
Gerardo se ríe al escucharla
Aurora sonríe levemente y devuelve la vista hacia la carretera.
Gerardo dice: «no te preocupes, solo es que me quedé pensando…te vi ahí pagando tu estadía en el hotel y me preguntaba si no te sale algo caro eso.»
Aurora piensa, suspira y asiente
Dices: «sí, pero por lo pronto no hay de otra. Tengo algunos ahorros, pero como me compré el auto se disminuyeron y no me alcanza para una casa por ahora.»
Gerardo dice: «y cuánto te saldría una casa en promedio? porque lo más probable es que todo lo que venís pagando en hotel, ya lo hubieras podido ahorrar para comprar al menos algo.»
Aurora piensa
Gerardo sigue conduciendo, mirando muy de vez en cuando el GPS
Dices: «al menos en Madrid, en la torre donde vive Auxita sé que están a 20.000 euros…pero ahí me queda lejos para estar yendo y viniendo todos los días. Además de consumir bastante combustible, eso me disminuiría el tiempo de trabajo que puedo tener con esta gente.»
Gerardo sonríe y asiente.
Gerardo dice: «y en alguna ciudad que te quede más cerca?»
Aurora saca el móvil de un bolsillo y lo desbloquea.
Dices: «dejá que miro una cosa, creo que había visto algo en otra ciudad, pero no me acuerdo bien»
Gerardo asiente mientras continúa su camino.
Aurora mira el móvil mientras habla.
Dices: «pero igual, por mucho que vea sin plata no puedo hacer nada, Gerardo. Nadie me va regalar una casa.»
Gerardo aprovecha un semáforo en rojo para mirar a Aurora y posarle suavemente una mano en el rostro.
Gerardo dice: «ya sé mi amor, pero sería al menos para más adelante…además de que ahora que tu hermano me da la posibilidad de ayudarte con el entrenamiento de los muchachos, algo puedo ganar y ayudarte si querés, mi reina.»
Aurora levanta la vista del móvil para mirar a Gerardo.
Gerardo retoma la conducción cuando el semáforo da verde.
Dices: «antes prefiero vender el auto o algo, pero no voy a depender de vos jamás. Eso andá aprendiendo.»
Aurora vuelve a mirar en su móvil, buscando fotos de las casas a la venta en Lérida.
Gerardo dice: «tranquila mi vida, no es eso…te puedo incluso regalar lo que te falte, yo no pretendo hacer que dependas de mí.»
Gerardo ve en el GPS que han llegado a destino, para el coche y mira a Aurora, que sigue abstraída con el móvil aunque niega con la cabeza.
Dices: «dejá, creo que puedo hacer algo…acá veo casas a 13.000, capaz llegue a esa cantidad si…»
Aurora se interrumpe, pensando
Gerardo la toma de sorpresa, dándole un profundo beso en los labios.
Aurora le corresponde y se aferra más a él.
Murmuras: «dejame pensar, por favor…»
Gerardo niega y no la suelta, profundizando todavía más el beso.
Aurora aprovecha un pequeño espacio para tomar aire y suspirar, Gerardo la mira complacido y tras intensificar un poco más, finalmente se separa y le sonríe, mirándole la cara levemente ruborizada
Gerardo murmura: «de última dejalo para más adelante, sigamos con esto ahora.»
Gerardo le quita el móvil y lo pone sobre el tablero; la comienza a acariciar, bajando despacio.
Aurora niega y le aparta las manos; se vuelve a acercar y lo besa, para luego separarse y mirar hacia el lado contrario, respirando un tanto acelerada.
Murmuras: «estás muy mal. En estas condiciones no, controlate.»
Gerardo la mira, sonriendo un tanto burlón.
Gerardo dice: «mirá quien lo dice…pero bueno, como mande, mi reina.»
Aurora lo mira incrédula.
Dices: «a mí no me da por cometer ese tipo de locuras. Y si me dejo, te aprovechás. Así de simple.»
Gerardo se vuelve a reír y le toma la mano, se la aprieta y luego saca la llave del coche y la guarda.
Aurora toma el móvil, lo guarda y se dispone a bajar, desabrochándose el cinturón antes.
Gerardo también se desabrocha el cinturón, abre las puertas y baja
barcelona; plaza de cataluña
Ves NQN Rolita de color negro aquí.
Aurora se sitúa a un costado del coche para esperar a Gerardo, mientras este se encarga de bloquear el vehículo.
Gerardo se acerca a la chica y la mira
Aurora lo mira de vuelta
Dices: «qué idea tenés?»
Gerardo sonríe
Gerardo dice: «mi idea principal es pasar todo este día contigo, ya el resto se irá viendo.»
Dices: «bien»
Gerardo dice: «ya que sé que no te gusta quedarte estática, seguime»
Gerardo da ligeros pasos sin pretender alejarse de Aurora
Aurora esboza una pequeña sonrisa y camina junto a él.
Dices: «ahora yo soy la que quiero preguntarte algo»
Gerardo dice: «adelante, hermosa»
Dices: «por qué te preocupa tanto que me compre una casa? No te parece que ese es un asunto netamente mío?»
Gerardo se mantiene todavía más cerca de ella, desvía levemente la mirada.
Gerardo dice: «sí, es algo muy tuyo, pero es que mientras mejor estés, yo también estoy mejor. Es el amor, mi vida.»
Dices: «el amor…mmm»
Gerardo dice: «tenés alguna duda?»
Aurora sigue caminando a su lado, mirando al frente.
Dices: «en realidad más bien eso me parece egoísmo encubierto. Si la persona crece o progresa, en el fondo te tomás ese logro como tuyo. En nombre…del supuesto amor.»
Aurora expresa sarcasmo en su rostro
Aurora aumenta algo más la velocidad de sus pasos casi de forma inconsciente.
Gerardo sigue su ritmo sin problema.
Gerardo dice: «bueno, yo lo entiendo de otra forma, prefiero pensar que lo que sucede es que las personas se complementan entre sí; no hay atribución, sino más bien es que uno disfruta de lo que al otro le pasa si es bueno, y padece también a la par si es malo. En este último caso, intentando ayudar a que las cosas mejoren si está en su posibilidad.»
Gerardo dice: «entiendo que vos veas esto de otra manera y que a lo mejor le des un sentido más negativo pero creeme, el amor es un sentimiento verdaderamente hermoso si nace genuinamente desde el corazón.»
Dices: «no sé, pero para mí tener este tipo de encuentros emocionales digamos…siempre supone y supondrá un problema.»
Aurora y Gerardo continúan caminando a lo largo y ancho de la plaza.
Gerardo dice: «puedo saber por qué? Algo creo entender, pero mejor si me lo decís con exactitud, Auro.»
Dices: «simple, porque las veces que me tocó sentir alguna que otra cosa más allá de una atracción, siempre quedé mal parada. El tipo al final sigue con su vida, mientras yo tengo que gestionarlo, como se dice de modo sutil. para mí más bien es tragarme la porquería, y joderme a mí misma.»
Gerardo detiene la caminata por un momento y busca la mirada de Aurora
Aurora lo mira a los ojos fijamente.
Gerardo murmura: «decime…te preocupa que conmigo te pase lo mismo? Sé sincera, es necesario, preciosa»
Aurora suspira
Murmuras: «sincera voy a ser siempre, lo fui desde un principio. Y te digo la verdad? Sí me preocupa.»
Gerardo asiente y continúa mirándola, acercando levemente el rostro al suyo y rodeando sus hombros con un brazo.
Aurora mira instintivamente para todos lados y aunque no se logra ver mucha gente, aparta un poco su cuerpo de Gerardo sin dejar de mirarlo.
Gerardo murmura: «dejame decirte una cosa…entiendo que dudes, que te cueste esto…pero sabes? Yo, siendo imperfecto como soy, puedo asegurarte que no voy a caer en eso contigo. Mi razón capaz te parezca simple, pero para mí es importante. Yo siento muchas cosas por vos desde hace más de 5 años, y no voy a ser tan boludo de desperdiciar la oportunidad que vine buscando durante todo este tiempo, y que por suerte hoy me la estás dando, mi amor.»
Gerardo suspira y sonríe
Aurora queda pensativa y en silencio.
Gerardo murmura: «creo que lo que necesitás es seguridad, y yo puedo dártela. Si lo nuestro no funciona no voy a dejarte de lado, te voy a bancar en lo que sea y necesites. Me importás más de lo que vos o cualquiera puede llegar a imaginar»
Aurora baja la mirada, todavía sin palabras.
Gerardo murmura: «que el tiempo haga lo suyo, que pase lo que tenga que pasar. Dejá que fluya, no te presiones ni te atormentes porque eso te va desgastar. Solo dejate querer, y te juro que no te vas a arrepentir, Auro hermosa de mi vida.»
Murmuras: «ya, bueno…»
Gerardo, al ver que no puede ser muy afectivo con la chica en el sitio donde están, se limita solo a tomarle una de las manos y apretársela muy suavemente.
Gerardo dice: «todo va estar bien, y si está mal ya sabés que tenés potestad de hacer lo que te parezca correcto, amor.»
Aurora asiente y se dispone a retomar la marcha
Gerardo también retoma la caminata
Pasada una hora, durante la cual los chicos decidieron correr un poco y hablar de otros temas cuando tenían oportunidad…
Aurora está sentada en un banco de la plaza, regularizando su respiración de a poquito luego de haber corrido.
Gerardo no se encuentra con ella, ha ido a buscar agua para ambos.
Aurora piensa un instante, luego saca el móvil y decidida, busca el contacto de Luis y le envía un mensaje.
SMS enviado: «Hola, Luis. No sé si te puedo llamar ahora? Quiero decirte una cosa»
Aurora aguarda la respuesta, que no tarda mucho en llegar.
[SMS] Luis: «Hola Auro, es urgente? Así salgo del taller porque estamos con mucho ruido y probablemente no te escuche. Pasa algo, hermanita?»
Aurora niega para sí misma y teclea rápidamente.
SMS enviado: «no, no es de vida o muerte. Solo quería saber si tenías disponible algo más de plata para prestarme, vi un departamento en Lérida que es barato y en lo posible me lo quiero comprar. Como en su momento me dijiste que no había problema, por eso te hablo a vos antes que a nadie.»
El intercambio de sms sigue entre los hermanos.
[SMS] Luis: «aaah, es eso! Claro que sí, decime cuanto y veo si puedo, es genial que quieras tener tu propio lugar para vivir, mi brujis.»
Gerardo regresa hasta donde está Aurora con 2 botellas de agua, al verla distraída con el móvil prefiere no hablarle.
Aurora alza la mirada del móvil levemente al oír los pasos del hombre.
Gerardo dice: «tomá agua dale, que te veo ocupadita y eso también deshidrata»
Gerardo le extiende una de las botellas sonriente.
Dices: «sí, claro»
Aurora recibe la botella, deja el móvil cerca de ella y la abre para beber el agua con algo de urgencia.
Gerardo la mira
Gerardo dice: «si ya decía yo, te me estabas secando»
Gerardo se parte de risa
Aurora sonríe
Dices: «bueno, sí.»
Aurora bebe un poco más, luego tapa la botella y la mantiene en la mano izquierda, mientras con la derecha toma nuevamente el móvil y lo desbloquea para responderle a su hermano
Gerardo bebe agua y se sienta al lado de Aurora
Aurora intercambia un par de mensajes más con Luis, llegan a un acuerdo y mientras concretan la transferencia del dinero, Aurora sigue descansando junto con Gerardo.
Gerardo mira por un momento la hora en el móvil, luego mira a Aurora.
Aurora lo mira
Gerardo dice: «qué te parece si vamos a almorzar a algún restaurante, mi vida? Creo que ya va siendo hora»
Dices: «la verdad que me parece bien, ya es tiempo. Vamos»
Gerardo asiente y se levanta, guardando el móvil y sacando las llaves del coche.
Aurora también guarda su móvil y se levanta
Los chicos se dirigieron en coche a un restaurante, han almorzado mientras continuaban hablando, aunque con menos frecuencia que cuando estaban en la plaza. Tras pagar sus respectivas cuentas salieron del restaurante y volvieron al coche.
NQN Rolita de color negro
Aurora se vuelve a ubicar en el asiento del copiloto, abrochándose el cinturón.
Dices: «ya he visto un departamento a una hora y minutos de acá, cuesta 13.000 euros como te dije. Quiero ir a comprarlo ahora.»
Gerardo se fija en ella y asiente, mientras se acomoda y se abrocha el cinturón de seguridad
Gerardo dice: «te llevo con gusto mi amor, pero tenés la plata? hace rato dijiste que no la tenías…»
Aurora lo mira y asiente
Gerardo arranca el coche y comienza a salir del estacionamiento del restaurante.
Dices: «ya la conseguí, no te preocupes. Luis me va a prestar lo que me falta, de hecho le debo un poco así que vamos sumando la cuenta nomás.»
Gerardo mira el GPS, luego a Aurora de nuevo.
Gerardo dice: «y preferís deber que aceptar un regalo mío?»
Gerardo se pone algo serio
Aurora corresponde a su mirada con la misma seriedad.
Dices: «sí, lo prefiero. Porque le voy a deber a mi hermano, que no me va cobrar intereses ni me va requerir. En cambio si vos me regalás, a pesar de esto sos todavía un extraño, y me lo podés echar en cara; prefiero ahorrarme eso.»
Gerardo se entristece un poco ante tan brutal sinceridad, Aurora no se inmuta en absoluto.
Gerardo dice: «no soy capaz de algo así, pero intento ponerme en tu lugar y entender tu postura.»
Aurora asiente y mira al frente, mientras Gerardo se dispone de nuevo a programar el GPS, intentando recomponer su ánimo.
Gerardo dice: «entonces vamos a Lérida? Dónde exactamente?»
Aurora vuelve a mirar a Gerardo, luego se fija en el GPS que abarca diferentes lugares.
Dices: «en aquel que dice Lonja de Lérida.»
Aurora le señala un punto en el GPS; Gerardo se fija y asiente, intentando forzar una sonrisa.
Luego de una hora y 40 minutos llegan a destino, Gerardo estaciona con cuidado en un lugar cerca del gran palacio y apaga el motor del coche.
Aurora va adormilada
Gerardo la mira con ternura y dice: «Auro, mi vida…ya llegamos.»
Aurora lo escucha, abre los ojos muy grandes y asiente mientras se incorpora lentamente.
Murmuras: «no sé en qué momento me dormí…la puta.»
Gerardo la abraza levemente y la mira a los ojos.
Gerardo murmura: «tranqui mi corazón, no está mal que descanses un poquito. Vamos a ver el departamento?»
Aurora lo mira también, fregándose los ojos con una de sus manos.
Gerardo expresa cierta ternura en su mirar al ver a Aurora así.
Dices: «sí, vamos.»
Aurora y Gerardo se desabrochan los cinturones y bajan
lérida; lonja de lérida
Te encuentras en un palacio de congresos y teatro de titularidad municipal. El edificio ocupa la explanada donde se celebraba el antiguo mercado de frutas y verduras conocido popularmente como el Mercat del Spagesos, en el barrio de pardiñas.
Ves el elevador de la zona de viviendas y NQN Rolita de color negro aquí.
Los chicos entran al palacio y tras mirar el departamento y realizar las gestiones de compra, finalmente Aurora recibe las llavess y enseguida suben a la planta que corresponde.
primera planta
Ves Departamento de Aurora, casa de ceferino, casa de águeda, Una casa escandalosa, y el elevador de la zona de viviendas aquí.
Aurora abre la puerta y ambos entran de nuevo a mirar los ambientes que presenta el departamento.
Abres la puerta de la casa.
Entras en la casa.
Departamento de Aurora
Es un departamento simplificado en 2 ambientes: al entrar se puede ver un salón recibidor con moviliario sencillo, ubicado de modo a reservar un espacio como para montar un gimnasio de uso familiar. Al costado derecho, una pequeña ventana ilumina el lugar y ofrece una vista de los alrededores, al lado de esta se encuentra una puerta por la cual se ingresa a un baño. Del lado izquierdo puede verse otra puerta tras la cual se encuentra el segundo ambiente, un poco más pequeño pero debidamente equipado como cocina comedor. Dentro de la segunda estancia hay algo apartada, otra puerta que permite acceder a la habitación de Aurora.
Ves Una cocina comedor, una silla vintage de piel envegecida, Una mesa redonda de cristtal, una silla de mariposa en cuero, un sillón de relax negro, Televisión Led Ioves de 51 centímetros, y una minicadena Sanstech OTY211CUEWE aquí.
Gerardo entra a su lado
Cierras la puerta.
Dices: «bueno, lo más caro ya está…»
Aurora suspira, mirando para todos lados.
Gerardo se mantiene a su lado, levemente recostado por ella.
Dices: «es más, este espacio de acá hasta podría dar para un pequeño gimnasio para mí por lo menos…no está nada mal.»
Gerardo asiente, mirando el lugar con atención y detalle.
Gerardo dice: «sí, es verdad. De a poquito lo vas a ir consiguiendo. pero bien dijiste, lo más caro ya lo tenés, así que felicidades, mi reina preciosa.»
Aurora se gira y lo mira
Dices: «gracias…»
Aurora se queda pensando por un rato, Gerardo solo la contempla.
Dices: «decime, a vos no te importaría manejar de ida y vuelta a Barcelona? Es mucho tiempo y la verdad, tengo que llegar con pilas allá.»
Gerardo sonríe y la abraza, Aurora se deja hacer, mirándolo a los ojos.
Gerardo dice: «por supuesto que no, mi amor. Además yo de todas formas tengo que ir también ahí así que es genial si podemos irnos juntos.»
Aurora asiente
Dices: «lógicamente, si vamos a hacer esto…tenés que venir a vivir conmigo. No creo que te desagrade la idea, cierto?»
Gerardo niega y sonríe ampliamente.
Aurora lo mira, complacida pero sin sonreír.
Gerardo dice: «no me desagrada, pero no sé qué te parecerá a vos, Auro de mi vida. Que tampoco quiero invadir tu espacio.»
Aurora lo mira, se le acerca y abre los labios en ademán de besarlo
Gerardo termina de profundizar el beso, muy contento por dentro.
Dices: «porque quiero y me agrada te digo…pero es que a mí no me sale muy bien expresarme de manera…formal, no sé decirte.»
Gerardo asiente y la mantiene abrazada a él, acariciándole el rostro con delicadeza.
Gerardo dice: «es hora de que me digas las cosas como creas y sientas, que ya ser cautiva no te va, hermosa.»
Aurora lo mira extrañada
Dices: «me podés explicar por qué me decís así? Me suelo preguntar eso, pero siempre se me pasa para trasladarte la pregunta.»
Gerardo sonríe y saca el móvil.
Gerardo dice: «es inspirado en una canción…entendés guaraní, verdad?»
Dices: «no lo hablo mucho, pero lo entiendo, claro.»
Gerardo sonríe, busca por un momento la canción y la reproduce
Ambos escuchan la canción, Aurora no puede evitar sorprenderse de forma notoria. Cuando la reproducción termina, siguen hablando.
Gerardo dice: «escuchaste bien la letra? No me vas a decir que nuestra historia no se parece a lo que dice el gran Emiliano.»
Aurora asiente
Dices: «así que yo era la eterna presa, y vos el eterno héroe que me sacó de la prisión? Ah…si te gusta ensalzarte, hermoso. Con razón somos tal para cual.»
Aurora sonríe, Gerardo emite una risa, algo sorprendido por tan particular observación.
Gerardo dice: «na, si yo era la víctima, fui resistente por eso pude lograr que te liberaras…pero no me fue para nada fácil, nena hermosa.»
Dices: «bueno, si querías estar conmigo, tenías que batallar. Pero no te la puse tan difícil, lo pienso y creo que al final faltó un poco más»
Gerardo niega, se ríe y la besa en la frente.
Ambos miran el espacio vacío del departamento y como si de una sincronía se tratara, al mismo tiempo se miran fijo a los ojos
Gerardo dice: «mi vida, entonces vamos a vivir juntos…no sabés lo feliz que me hace eso. Gracias por dejarme entrar a tu espacio, amor.»
Dices: «gracias a vos por no dejarte vencer, por intentar entenderme…por la paciencia y por…lo que sea que sientas por mí.»
Aurora suspira, Gerardo la mira conmovido.
Murmuras: «espero algún día me perdones y entiendas por qué reaccioné así contigo, las veces que te traté mal…ahora luego de todo esto que pasó, me jode mucho haber actuado así.»
Gerardo niega, le sonríe con cariño y la acaricia suavemente.
Gerardo murmura: «mi amor, no te mortifiques. Te juro que te entiendo y si te hace bien te digo, estás perdonada, mi preciosa.»
Gerardo la abraza con fuerza
Aurora se acurruca en los brazos de él, como una niña pequeña.
Gerardo murmura: «sé que tu esfuerzo es impresionante…que esto para vos resulta nuevo y te cuesta. Así que lo menos que puedo hacer es tenerte paciencia, y la intentaré tener todo el tiempo que me permitas estar contigo.»
Aurora entrecierra los ojos, disfrutando de la sensación que le produce la cercanía a Gerardo
Aurora se acerca para hablarle muy bajo, mirándolo con decisión.
Murmuras: «nunca sentí esto…creí que jamás lo haría, pero…te quiero, Gerardo Brizuela.»
Gerardo la mira con ojos iluminados y un tanto sorprendido, deshace el abrazo para tomarle las manos al sentir que tiembla un poco.
Gerardo murmura: «Ay mi cielo, gracias por dejar que tu corazón hable…te juro por mi vida que no te vas a arrepentir, y que esto va a convertirse en amor, con tiempo y paciencia. Yo te amo, Aurora Ríos.»
Ambos se besan y salen del departamento. Lo cierran bajo llave y regresan a Barcelona en coche. La historia y vivencias continúan, la relación se va fortaleciendo día con día y avanzando. Las pruebas se van superando y el amor, muy poco a poco, se va consolidando.

Nueva escena de rol: Radiante

Punto de vista: oscar

Tenía ganas de comenzar a hacer remo, pero la actividad física que tenía era casi nula o nula, definitivamente. Era un volver a empezar, luego de la adicción a la bebida, era comenzar también a olvidar muchas cosas. Salí una tarde hacia casa de campo, me dirigí al embarcadero y luego a las instalaciones deportivas, para luego de entrenar sí, darme el lujo de emprender el regreso a casa.
Comunidad de Madrid; Casa de campo
Te encuentras con Auxita.
Salidas visibles: parque, paseo-puerta-batan, avenida-de-portugal, entorno-lago, zoo, y recintos-feriales
oscar camina distraídamente por casa de campo, con paso rápido
oyes un claxon cerca de aquí
Auxita camina despreocupada por el amplio terreno, abanicándose con la mano de tanto en tanto por el calor que hace.
oscar se detiene un momento, abre una botella de agua que lleva en su mano y bebe
Auxita toma aire y procura llenar su mirada de la naturaleza que la rodea, manteniendo una expresión relajada.
Auxita desvía la mirada hacia un punto y cree ver una persona que pudiera resultarle familiar.
oscar cierra la botella y se dirige hacia un basurero, luego la tira
Auxita se fija en los movimientos del hombre y al acercarse algo más, ve que se trata de oscar.
oscar vuelve a caminar hasta la salida del lugar
Auxita sonríe y apresura el paso para acercarse a él.
Auxita dice: «ey!»
oscar se gira al oír pasos y una voz
oscar ve a auxita y sonríe
Dices: «pero auxita! como estás?»
Auxita corresponde a la sonrisa de manera amplia.
Auxita dice: «bieen, aunque no tanto como vos parece, se te ve radiante.»
oscar le da un beso en el cachete a la chica
Sonríes.
Auxita devuelve el beso
Dices: «sí, bueno… hoy fue mi primer día de entreno»
Auxita lo observa más detenidamente y asiente
Dices: «después de tanto tiempo»
Auxita dice: «ah miira, entreno…para qué? No te veía en esas a vos o no recuerdo al menos…»
Dices: «nunca viste los videos en globaltube? yo hacía remo»
Dices: «en el estanque y los grababa»
Auxita piensa por un momento y recuerda.
Auxita dice: «aaah pero claaaaro, cómo se me olvidó, te volviste re famoso! Aunque no caí en cuenta que eras vos realmente.»
Sonríes.
Auxita se parte de risa.
Dices: «soy famosísimo»
Auxita dice: «y ahora pensás recuperar esa fama? pero mira qué bien!»
oscar pone cara como sobrando la situación
Dices: «nunca la perdí»
Te partes de risa.
Dices: «mirá si me vienen a buscar los paparacis»
Auxita ríe ante el gesto del hombre.
Auxita dice: «bueno, es el precio de la fama»
Dices: «solo que bueno, la embebí en alcohol»
Sonríes.
Auxita vuelve a reírse sin evitarlo.
Dices: «te parece si nos vamos a alguna parte? nos van a ver acá hablando y van a decir, que hace este todo sudado hablando con la rubia… vaya que contraste»
Auxita dice: «genial, para donde ibas ahora? imagino que justo a tu casa a bañarte y descansar, que se te ve bien pero agitado. capaz será la falta de ritmo y esas cosas.»
Dices: «sí, iba a ir a mi casa, si querés vamos, total…»
Dices: «yo me baño y después seguimos la charla, que supongo habrá bastante de que hablar»
Auxita dice: «daale, ya está. Yo vine en mi auto, si estás en taxi vamos juntos»
Auxita dice: «para que no pagues. y sí, hay mucho de qué ponernos al día supongo»
Auxita sonríe
Dices: «no, vine en mi rinault, que por cierto, me dieron uno nuevo»
Dices: «lo dejé en el aparcamiento»
Auxita dice: «aah sí? al final Luis no pudo repararte el otro?»
Dices: «noo no pudo, finalmente lo declaré como inutilizable y bueno, me dieron uno verde»
Auxita dice: «entiendo…bueno, yo también tengo el mío en el aparcamiento, vamos ahí entonces.»
oscar asiente y sonríe
Auxita sonríe y comienza a dar pasos hacia los aparcamientos.
oscar comienza a seguir a auxita
Comunidad de Madrid; Recintos feriales
Salidas visibles: parque, teatro, paseo-gastronomia, madrid-arena, parking, y calle-de-dante
Auxita ha llegado.
Comunidad de Madrid; Casa de Campo-Aparcamiento
Ves rinault migane de color verde y coche eléctrico Sundoor de color verde aquí.
Salidas visibles: afueras, recintos-feriales, parque-atracciones, y glorieta-pasos-perdidos
Auxita ha llegado.
oscar camina hasta su coche y se lo señala a auxita
Auxita sigue al hombre y se fija en el vehículo.
Dices: «esta es mi nueva mascota»
Auxita dice: «oooh, nuevito y reluciente! Qué genial»
Sonríes.
Auxita sonríe y asiente
Dices: «la verdad que en imperium motors me han atendido de maravilla»
Auxita dice: «bueno, el mío está allá, también parece nuevo porque le renové la pintura hace poco, por cierto también verde, mira!»
oscar ve el coche de auxita y sonríe
Auxita dice: «ah qué bueno, es que tienen un buen servicio realmente.»
Dices: «es genial el servicio»
Dices: «che, que lindo que quedó tu autito»
Dices: «haber cuando lo manejo»
Auxita mira ambos coches alternativamente y asiente.
Te partes de risa.
Auxita dice: «eeeh, ya suficiente tengo con mi hermano obsesionado con este, ahora vos también?»
Auxita se parte de risa.
Auxita dice: «que cada que viajo con él a barcelona no lo suelta más»
Dices: «prometo no cchocarlo »
oscar simula estar borracho
Auxita mira divertida lo que hace oscar.
Auxita dice: «noo, dios me libre»
Auxita se parte de risa.
Dices: «bueno, que me verán los paparacis»
Dices: «va, no creo, esos solo miran gente famosa de verdad»
Auxita dice: «sí, vamos. Te gano una carrerita hasta plaza españa.»
Auxita se parte de risa.
Sonríes.
Dices: «de verdad?»
Auxita dice: «mm…sí?»
Auxita duda un poco pero asiente
oscar se acerca rápido a su coche y lo abre
abres rinault migane
Dices: «bueno… cuidado con chocar»
Auxita camina hasta su coche, lo desbloquea y abre
rinault migane de color verde
Salidas visibles: nada
Cierras el vehículo.
oscar se abrocha rápido el cinturón y pone el coche en marcha
El vehículo se pone en marcha.
oscar toma un camino alternativo para cortar el tramo a plaza españa.
Se ve a Auxita siguiéndolo, pero va quedando rezagada.
oscar sonríe mirando la vía y tomando algo más de velocidad.
oscar mira por el espejo retrovisor y no logra ver el coche de Auxita.
oscar se parte de risa.
Dices: «ya le gané, ya le gané!»
oscar ríe a carcajadas mientras maneja.
El vehículo se detiene al llegar a su destino.
oscar apaga el motor y sale del coche
Abres el vehículo.
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Salidas visibles: sur, norte, abajo, torre, edificio, casa-gallardo, cuesta-san-vicente, calle-de-leganitos, calle-ferraz, cafeteria, martin-de-los-heros, juan-alvarez-mendizabal, y calle-de-bailen
Cierras rinault migane
oscar se fija y nota que auxita todavía no llegó
oscar espera cruzado de brazos que auxita llegue, sin poder ocultar una sonrisa
coche eléctrico Sundoor acava de llegar.
coche eléctrico Sundoor apaga el motor.
Las puertas de coche eléctrico Sundoor se abren.
oyes sirenas cerca de aquí.
Auxita sale de coche eléctrico Sundoor.
Auxita cierra coche eléctrico Sundoor
Auxita se fija en que oscar ha llegado y la espera
Auxita dice: «bueno, lo que es tener un coche nuevo, eh?»
Te partes de risa.
Dices: «hasta que llegaste!»
Auxita se acerca a oscar y lo mira sonriendo.
Dices: «ya estaba aburrido de esperar»
Dices: «yo dije, me engañó y se fue por ahí»
Auxita dice: «mira, hubiera hecho eso, dejarte plantado»
Auxita se parte de risa.
oscar mira hacia todos lados
Dices: «escuchaste las sirenas?»
Auxita mira también a su alrededor y asiente.
Dices: «espero que no nos vengan a buscar»
Te partes de risa.
Auxita dice: «uff, espero que no realmente, que vinimos rapidito.»
Dices: «vamos a mi casa? o vas a la tuya y luego a la mía»
Auxita dice: «no, voy a la tuya a esperarte, ya me tomé el día libre»
Dices: «que fácil, vamos»
oscar camina decidido hasta la torre
Auxita se vuelve a reír y se encamina a la torre
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y Un portero aquí.
Salidas visibles: fuera
Auxita ha llegado.
oscar camina hasta el ascensor
Auxita dice: «bueno, muy deportista vos, pero prefiero el ascensor»
Auxita lo sigue
oscar pulsa el botón del ascensor
Dices: «ya hice mucho por hoy»
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
Auxita dice: «y lo hacés de motus propio? o te asesora alguien…mira que te rehabilitaste recién de un accidente grosísimo.»
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
oscar entra al ascensor
Auxita entra con él
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Salidas visibles: nada
Auxita ha entrado.
oscar pulsa el botón de la planta 4
Dices: «un poco de motus propio, la verddad»
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Dices: «igual si no estaría rehabilitado no lo haría»
Auxita dice: «sí, es mejor que seas prudente con eso.»
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 4 y las puertas se abren.
Auxita sale.
oscar camina saliendo del ascensor
sales del elevador.
La planta número 4
Te encuentras con Auxita.
Salidas visibles: nada
oscar saca de un bolsillo de su pantalón las llaves y abre la casa
Abres la puerta de la casa.
Entras en la casa.
casa de oscar
Salidas visibles: nada
Auxita Entra en la casa.
oscar cierra la puerta luego de que auxita entró
Cierras la puerta.
oscar señala a auxita una cinta de correr
Dices: «mirá el chiche nuevo que tengo»
Auxita se adentra a la casa y sigue la señal de oscar, sorprendida.
Auxita dice: «sii, me estaba fijando, sí que te estás tomando los entrenamientos en serio!»
Sonríes.
Auxita dice: «pero nunca había visto una así, de donde la compraste?»
Dices: «claro, que sino me ganan y uf, el de los videos queda mal parado»
Auxita asiente y sonríe ampliamente.
Auxita dice: «claro, hay que mantener la buena reputación.»
Dices: «se abrió una sección deportiva en el centro comercial de alcalá»
Auxita piensa y asiente
Dices: «ahí venden muchas variedades de esas cintas»
Dices: «subite, mira»
Auxita dice: «aaah, recuerdo haber visto la notificación en el teléfono pero no le di importancia la verdad.»
oscar asiente sonriendo
Auxita dice: «uy, veamos.»
Auxita se acerca a la cinta y sube a ella.
Auxita sube en cinta de correr profesional Logic Integrity Fitness y está a punto de iniciar su running.
Dices: «ahora vas a ir a toda velocidad »
Auxita dice: «bueno, ya vos sabrás como programar esto»
Auxita dice: «uuy…»
oscar se acerca y aprieta un botón
Auxita pone cara de circunstancia pero asiente
Sonríes.
Dices: «bien, ya inició»
Auxita comienza a correr, sobresaltada por la velocidad inicial
Auxita dice: «dioos, esto me va hacer volar!»
Te partes de risa.
Auxita continúa intentando tomar el ritmo mirando hacia todos lados.
Auxita dice: «ay diooos, esto no es para mí!»
Auxita se parte de risa.
Dices: «cuidado no te caigas eh?»
Auxita corre intentando mantener el equilibrio, riéndo por la impresión.
oscar aprieta el botón para que pare la cinta
Auxita dice: «apuesto a que a mi hermana esto le va a gustar»
Sonríes.
Dices: «pienso que sí»
Auxita mira agradecida a oscar y se baja, un tanto agitada
Auxita se baja de cinta de correr profesional Logic Integrity Fitness.
cinta de correr profesional Logic Integrity Fitness se detiene al quedar vacía.
Dices: «bueno, ahora este muñeco se va a bañar, que hace un calor que ni te digo»
Auxita suspira un tanto cansada y asiente.
Auxita dice: «dale, yo te espero»
Auxita se sienta a esperar a oscar, mientras tanto revisa el móvil para leer con detenimiento la noticia de la nueva sección deportiva en el centro comercial.
oscar se marcha a bañarse y vuelve tras 15 minutos, ya limpio y con la ropa cambiada
Dices: «estoy lindo »
Te partes de risa.
Auxita alza la mirada del móvil al oírlo
oscar se golpea el pecho
Auxita dice: «sí, sí.»
Auxita se parte de risa.
oscar se sienta en una silla
Auxita dice: «autoestima alta, creo que mis terapias en algo sirvieron.»
Dices: «todo sirve»
Auxita sonríe
Dices: «y contame, que es de tu vida?»
Auxita dice: «bueno, ahora ando a full trabajando, tengo varios casos en el instituto de psicología que voy llevando bien.»
Dices: «que bueno, la verdad. »
Auxita dice: «a veces me pego mis viajecitos a barcelona, largos pero reconfortantes porque mis hermanos están ahí y voy a verlos cuando tengo oportunidad»
Dices: «yo tengo un amigo que es psicólogo que vive en argentina, a veces muy de vez en cuando chateo con el, digamos que recuperamos un poco el contacto por sms»
Auxita dice: «aaah mira qué bueeno, y hablando de contactos, con tus hijos no hablaste más?»
Dices: «cuando hablé por última vez… hará un mes?»
oscar se lleva una mano a la cabeza y piensa
Dices: «mmm creo que sí»
Auxita dice: «qué bien, es bueno que sigas contactándolos, eso les hará ver que realmente te interesa saber de sus vidas y demás»
Dices: «por suerte está todo mas o menos bien, igual estoy tratando de comvencer a esteban por lo menos de que venga a madrid»
Dices: «con los otros dos está jodido, pero los vamos ablandando de a poco»
Auxita dice: «aaah, estaría bueno si está dentro de tus posibilidades traerlo. siempre un vínculo familiar es bueno. por cierto…y cami?»
oscar desvía la mirada y suspira
oscar vuelve la mirada hacia auxita
Auxita mira hacia todos lados y luego vuelve a mirar a oscar
Dices: «por ahí debe andar, ni idea»
Auxita lo mira a los ojos
Auxita murmura: «como va la cosa? ella sigue terapia? o no»
oscar le aguanta la mirada
Murmuras: «no, no sigue nada»
Murmuras: «y mis sospechas, están siendo ya casi que evidentes de que sí »
Auxita suspira levemente y le pone todavía más atención.
Murmuras: «pero no lo quiero confirmar, no quiero creerlo todavía»
Auxita murmura: «es natural que no quieras creerlo, es realmente muy fuerte y compleja la situación.»
Auxita murmura: «pero por qué? Tuviste algún indicio más?»
Murmuras: «mmm… yo creo que no es normal que una hermana se muestre delante tuyo sin ropa interior»
Auxita se sorprende notoriamente pero intenta recomponerse rápido
oscar suspira al ver el gesto
Auxita murmura: «uff, esto está más jodido de lo que se piensa. Pero, ya tuviste oportunidad de hablar con ella de sus comportamientos? o seguís sin decirle nada»
Murmuras: «de hecho la estoy ignorando, haber que hace»
Murmuras: «porque sí hablé, y me trató de loco»
Auxita murmura: «ah…bueno, pero sabés que la indiferencia duele mucho, verdad? más incluso que cualquier golpe físico.»
oscar asiente
Auxita murmura: «bueno, difícilmente reconozca si es que siente algo.»
Murmuras: «yo tengo la esperanza de que colapse»
Auxita murmura: «mmm es posible, aunque dimensionás que colapsar pudiera suponer una crisis mayor?»
oscar piensa un momento
Murmuras: «podría ser, pero bueno… es la única manera que encuentro para que me confirme realmente »
Auxita asiente ante el comentario del hombre
Auxita murmura: «por ejemplo, que ella también te ignore o por el contrario, si realmente siente lo que siente, se acentúen más los comportamientos que lo demuestren, hasta el punto de ya no sentir pudor ni nada. ojo, yo siempre te hablo en supuesto, tampoco puedo confirmar ni descartar nada»
oscar asiente, pensativo
Auxita murmura: «es extremo, pero válido»
Murmuras: «ella hasta ahora no me ignora, pero yo sí»
Murmuras: «y eso hace que a la larga, no se gaste en hablarme»
Auxita murmura: «claro, pero entonces cada uno hace su vida por su lado supongo, aunque vivan en la misma casa.»
oscar asiente
Auxita murmura: «sin informarse ni nada»
Murmuras: «supuestamente ella se compró una casa»
Murmuras: «en guadalajara»
Murmuras: «pero es como raro, por que no quiere irse»
Auxita murmura: «ah sí? recuerdo que Aurora me contó que algo de eso le había dicho ella cuando vino a hablar con ustedes en casa, para que vinieran. esa vez que yo estuve enferma.»
Murmuras: «si yo cuando me compré la casa tenía unas ganas enormes de venirme enseguida»
oscar asiente
Auxita murmura: «sí, me pasó lo mismo. de hecho era lo que más anhelaba en su momento»
Auxita murmura: «igual capaz no se sienta lo suficientemente preparada para responsabilizarse de una casa, mantenerlas de hecho no es tan sencillo como parece»
Murmuras: «por eso, como es que teniendo una casa en un polígono, porque conozco bien ese lugar, no se haya ido ya a vivir ahí»
oscar asiente
Murmuras: «bueno, eso puede ser verdad»
Auxita murmura: «es realmente llamativo, pero no podemos saberlo a ciencia cierta.»
Murmuras: «yo tengo que hacer algo para saberlo definitivamente»
Auxita lo mira atentamente.
Auxita murmura: «y tenés algo en mente que puedas hacer?»
oscar piensa
oscar baja la mirada
Murmuras: «de momento no»
Murmuras: «pero ya se me ocurrirá, supongo. si no estalla la bomba antes»
Auxita murmura: «bueno, podés pensarlo, pero recordá que la situación es compleja, no es cualquier cosa lo que tendrías que confirmar o descartar, si fuera el caso.»
Murmuras: «soy consciente que esta situación hasta inclusive podría afectarme»
Auxita murmura: «qué bueno que lo seas, eso te ayudará a prepararte de cierto modo para lo que sea que habrás de afrontar. De momento no te precipites, las cosas tienen que caer por su propio peso»
oscar asiente
Murmuras: «claro, es lo que me han dicho antes de hecho, todo viene a su debido tiempo»
Murmuras: «pero nada, con fe que todo va a llegar»
Auxita le sonríe levemente y asiente
Auxita dice: «veo que realmente estás mejor y me alegro mucho, en verdad.»
oscar sonríe y asiente
Dices: «gracias, auxi»
Auxita dice: «y ahora, a seguir adelante.»
Dices: «en gran parte es tuyo esto también»
Auxita dice: «de nada, siempre estoy para lo que necesiten, tanto vos como cami»
Auxita sonríe
Auxita dice: «me alegra si pude aportar algo, en serio»
Dices: «me gustaría que algún día te encuentres con ella»
Auxita dice: «sii, será cuestión de coordinar, ahora tengo los horarios muy ajustados, pero los fines de semana siempre puedo hacerme de tiempo»
Sonríes.
Dices: «ahora es una señora ocupada»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Auxita dice: «sí, es lo que tiene ser una psicóloga de renombre»
Auxita guiña un ojo y se ríe
Dices: «eso mismo»
oscar repite el gesto, sonriendo
Auxita dice: «y hablando de eso, me temo que tengo que irme ya.»
oscar piensa
Auxita desbloquea el móvil y mira la hora, asintiendo.
Auxita se fija en el gesto pensativo de oscar
Dices: «sí, me temo que sí, ya algún paciente la llamará diciéndole que le tiene miedo a las puertas batientes»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Auxita dice: «lo dirás en joda pero mira que hay de esos, eh?»
Dices: «auxiitaa, tengo miedo a las puertas batientees»
Sonríes.
Auxita dice: «unas fobias que si te contara te pueden parecer hasta absurdas.»
oscar habla entre risas
Dices: «si, ya creo que sí»
Auxita se ríe con él
Dices: «la novia de mi amigo le tiene fobia a los abejorros»
Dices: «hasta no puede respirar cuando ve uno acercarse»
Auxita dice: «um, eso es jodido»
Auxita dice: «puede tener ataques de pánico por eso si la cosa se sigue intensificando»
oscar asiente
Dices: «yo supongo que sí, igual él la trata de tranquilizar pero no, sigue con eso»
Auxita dice: «yo a lo que le desarrollé fobia ahora mismo es a esa cinta.»
Auxita mira la cinta fingiendo temblar
Auxita dice: «que casi me muero!»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Dices: «mira cuando aurora se la compre»
Auxita niega efusivamente.
Dices: «corré boluda, corré»
Auxita dice: «sin aparato me destrozaba en su tiempo, con aparato…»
Sonríes.
Auxita se interrumpe porque no puede aguantar la risa
Te partes de risa.
Dices: «dioos, me duele la panza de reírme»
Auxita dice: «a mí también…»
Auxita se parte de risa.
oscar se retuerce en la silla
Auxita dice: «yo mejor no le digo en serio a Aurora de la existencia de esto, porque soy mujer muerta»
Auxita sigue riendo
Dices: «igual yo supongo que en algún momento lo sabrá… que lástima no tengo su número»
Auxita dice: «boluuudo, serías capaz de atentar contra mi vida así? No exagero, no conocés a mi hermana»
Auxita se parte de risa.
Te partes de risa.
Dices: «bueno, supongo que… sí?»
Auxita respira profundo intentando dejar de reírse
oscar se ríe a carcajadas
Auxita se levanta de la silla, todavía entre sonrisas.
oscar se levanta para abrirle la puerta
Auxita dice: «dios, hace tiempazo no me reía así, en serio. creo que voy a venir más seguido junto a vos»
Dices: «venga venga, que hay que correr en la cinta»
Auxita dice: «eeh, pero yo quiero reír, no morir!»
Auxita se parte de risa.
Sonríes.
Auxita dice: «que el deporte y yo somos rivales»
oscar se adelanta y abre la puerta de la casa
Abres la puerta.
Dices: «voy a fundar un club»
Dices: «se va a abreviar, EDP»
Auxita se acerca a la puerta pero sigue mirándolo
Dices: «el deporte es peligroso»
Auxita sonríe
Sonríes.
Dices: «ves como pienso en la gente como vos»
Auxita asiente
Auxita dice: «gracias!»
Auxita dice: «primera asociada, yo! que mira que justo eso pienso de a penas caminar»
Dices: «vamos vamos, todos asóciense al EDP»
Auxita no puede evitarlo y se vuelve a reír
Auxita dice: «hablando de eso, espero poder verte con los remos en vivo y directo »
Dices: «bueno, que seguro te espera un paciente con miedo al miedo»
oscar asiente
Dices: «vas a ir a remar, que es diferente»
Auxita lo mira sorprendida.
Auxita dice: «yo, remar? sí seguro»
Dices: «ya ves que me ganas»
Dices: «contacta con la chica de la muerte»
Auxita dice: «sí, lo que voy a ganar va a ser cuando mucho experiencia, y la risa de unos cuantos»
Auxita dice: «la chica de la muerte voy a terminar siendo yo, ya te digo»
Dices: «pero eso es para divertirse, no hay mas»
Te partes de risa.
Dices: «serás lo que debas ser»
Dices: «o no serás nada»
Sonríes.
Auxita dice: «uy, eso te quedó muy filosófico amigo. y no sé si el deporte y la filosofía se llevarán bien»
Auxita se parte de risa.
oscar ríe intentando no hacerlo, se pellizca para no reírse
Auxita lo mira y le guiña un ojo
Auxita dice: «pero si te querés reiiir, mirate»
Auxita se parte de risa.
Dices: «basta noo…»
Te partes de risa.
oscar llora de la risa
Auxita sigue riéndose sin parar
Auxita dice: «estás tan loco como siempre, por ahí me convencés y me animo a remar y todo al paso que vamos»
Dices: «bueno, que va pasar alguien y nosotros acá, con la puerta abierta muriéndo de risa»
Auxita dice: «siii, eso es cierto»
Auxita habla intentando calmar la risa
Dices: «sí, a remar a remar, que hasta en los noviazgos se rema»
Dices: «y en las familias»
Auxita dice: «uy sí, en la vida misma se rema»
Auxita asiente y sonríe.
Dices: «todo es un constante remo»
Sonríes.
Auxita dice: «totalmente de acuerdo»
Dices: «hasta remas con los pacientes»
Auxita dice: «uff sí, y que lo digas. Con algunos se hace más pesado remar que con otros, y no precisamente por el peso corporal»
Sonríes.
Auxita dice: «pero eso, la vida misma es un constante remar, superar límites»
Dices: «lo estás diciendo por mi? »
Te partes de risa.
Auxita lo mira de arriba a abajo
Auxita dice: «allá vos y tus complejos.»
Auxita sonríe
Dices: «y mira que hemos remado eh»
Auxita dice: «hemos remado, pero conseguimos creo yo llegar a buen puerto»
Auxita dice: «si estás acá es por algo»
Dices: «sí, ya el barco tocó bocina y desembarcó»
oscar asiente
Auxita dice: «bueno, ya vamos a ir coordinando encuentros, te parece?»
Dices: «sí, tenemos que vernos mas seguido»
Auxita dice: «así va a ser, por momentos como este de ahora vale la pena.»
Auxita sonríe
Dices: «por cierto, que es de la vida de melany ahora?»
Auxita suspira
Auxita dice: «aah, mi pobre melany. Anda a full»
Auxita dice: «no sé si llegaste a ver que de nuevo la mencionaron en el periódico.»
Dices: «algo supe, que está reemplazando a tania megan, algo así»
Auxita dice: «sí, tiene un cargo todavía más importante en la agencia donde venía trabajando. Casi no la veo ya por casa porque anda con este tema»
Dices: «tiene que ser complicado eso entonces»
Dices: «pero lo bueno, es que no la matarán»
Dices: «yo creo»
Auxita dice: «mm, yo no estaría tan segura, con el cargo nuevo según me dijo está incluso más expuesta. pero claro, en teoría no deberían dejarla desprotegida.»
oscar piensa un momento y asiente
Dices: «bueno, sería como que muerdan la mano que les da de comer»
Auxita dice: «pero yo en serio espero que no la maten, y que pueda aguantar la presión que supone todo esto»
Dices: «espero lo mismo»
Auxita dice: «a ver si podemos agarrarla y hacer un encuentro así con ella inclusive. creeme, le hace falta descomprimir»
Dices: «bueno, ahora te dejo ir, que tendrás mucho que hacer»
oscar asiente
Dices: «alguna comida tenemos que hacer»
Auxita asiente y se acerca para despedirse con un leve abrazo del hombre.
oscar abraza a auxita levemente
Auxita dice: «siii, algo bien de nuestra región, asado o cosas así»
Auxita sonríe
Sonríes.
Dices: «haber que hacemos, como coordinamos »
Auxita dice: «ya lo iremos viendo»
oscar asiente
Auxita dice: «nos vemos, oscar, un gusto volver a verte, y tan bien»
Auxita dice: «seguí así»
Dices: «gracias auxi, ahí nos vemos… también el gusto es mío»
Auxita asiente, le regala una sonrisa y se dirige hasta la puerta para salir
oscar le devuelve la sonrisa a auxita
Auxita sale de la casa.
Cierras la puerta.

Nueva Escena de Rol: Una Noche Movidita

Punto de vista: Katherine.

Katherine entra al lugar acompañada de un grupo de amigos, dispuesta a pasárselo bien
Dices con acento colombiano, «Eah, esto está genial!»
El DJ juega con las luces del local.
un chico dice: ¡sí!
algunos salen a la pista a bailar
otros se sientan en los sillones con copas en la mano, a beber y a charlar.
Los seguratas van haciendo rondas cada cierto tiempo.
Katherine camina por el lugar, maravillada, mira la mesa de billar, pero no le presta mucha atención, de momento
Katherine siente que alguien le toca el hombro por detrás ; Ella voltea la mirada y se encuentra cara a cara con Juan, un amigo y compañero de estudios
El DJ anima a los presentes.
¡Dices con acento colombiano, “hola! hasta que al fin llegas!»
Juan dice: si, acá estoy
Dices con acento colombiano, «venga»
Varias parejas se desplazan hasta la pista para bailar.
Juan dice si, venga nos tomamos algo que la noche es joven
Katherine y juan caminan hasta la barra
Barra Principal de Sláinte Social club
Ves Una Diana Electrónica para dardos y Una máquina tragaperras aquí.
Algunos están en la diana mientras una chica juega en la máquina tragaperras, metiendo dinero sin sacar nada.
Juan dice: ¿vamos, que quieres beber? no te quedes ahí
Dices con acento colombiano, «haber, acá hay cosas que no conozco, estoy mirando»
Juan se pide cerveza negra.
Katherine todavía no sabe que pedir
Dices con acento colombiano, «hay otras que creo que están mejores»
Juan dice: no, esta me gusta
Juan se sienta.
Katherine lo imita y se sienta también
ambos beben rápidamente el contenido, Juan va dándole de beber de su botella un poco a escondidas.
Juan se la termina en menos de un minuto.
Dices con acento colombiano, «hay, dios mío te vas a emborrachar muy rápido»
Juan dice: cállate
Dices con acento colombiano, «pero es verdad… bueno, igual está buena»
Juan dice: cállate y no me des órdenes
¿Dices con acento colombiano, “huy, tan bravo que me salió no?»
Te partes de risa.
juan la mira con gesto osco.
Katherine le devuelve la mirada, riendo para sus adentros
Dices con acento colombiano, «yo no me amilano ante estas cosas»
Juan dice: pues deberías
juan dice: mira que yo no me dejo mandar de una mujer
Dices con acento colombiano, «pues yo no me dejo de un hombre»
Te partes de risa.
Juan pone gesto serio
Dices con acento colombiano, «hay venga, suaviza ese carácter, aunque así bravo te ves muy sexi también»
Katherine se retira el pelo de la cara, coqueta
Juan la mira lujuriosamente
Juan se pide cerveza negra.
Dices con acento colombiano, «otra, bueno yo también, no me quedaré atrás, ni más faltaba»
Te partes de risa.
Juan la mira, fascinado.
Juan dice: así me gustan las chicas, alborotadas como tú.
Dices con acento colombiano, «pues claro, yo desde hace un tiempo decidí que no iba a ser ninguna santurrona como algunas de mis amigas que tuve antes en Colombia.»
Katherine se ríe coqueta
Juan la mira y se relame
Juan dice: pues eso me encanta, guapa, así se habla, esa es la actitud
Juan se pide otra cerveza y comienza a beberla rápidamente, dándole de beber a la chica de tanto en tanto.
Dices con acento colombiano, «claro, así es como me gusta guapo. además, tú me gustas, ya sabes»
Juan dice: pues que bueno, eso me encanta, tú también me encantas, me vuelves loco
Juan se acerca a Katherine y le susurra al oído: quiero tenerte desnuda solo para mi
Katherine siente un calor por todo el cuerpo que no intenta disimular, todo lo contrario
Katherine lo mira con una mirada cargada de deseo.
Juan le devuelve la mirada, a continuación, se acerca más a ella, rozando sus labios con los de ella.
Katherine se excita cada vez más, y bebe a grandes sorbos, terminándose con Juan otra cerveza

Katherine se levanta de la mesa, acalorada
Katherine deja la botella en manos de Juan, y se encamina a la pista del club nuevamente
Sláinte social club – Planta Principal
Ves Una mesa de billar aquí.
Juan llega desde la barra.
Juan se le acerca por detrás , la toma de las caderas y le habla al oído: vamos a bailar guapa.
El DJ juega con las luces del local.
Katherine se sobre salta un poco, lo abraza y los dos comienzan a bailar.
Dices con acento colombiano, “vamos, ¡esto es para pasárnosla bien!»
Los chicos gritan entusiasmados y un tanto bebidos, mientras la música suena
Personas van hacia la zona del fondo para ver jugar al billar.
gritas: «viva la rumba, la lujuria y el desenfreno!»
Te partes de risa.
Juan se parte de risa
Alguien grita: ¡que viiiiivaaaaaaaaa!
El DJ va cambiando de música.
Katherine grita mientras se mueve contoneando las caderas, juan se queda observándola
El DJ juega con las luces del local.
Juan le da un pequeño azote en el trasero
Katherine se excita y le grita que lo vuelva a hacer
Juan la azota nuevamente mientras ella baila contoneando las caderas.
Personas charlan sentadas en algunos sillones.
Algunos amigos juegan al billar.
Personas charlan sentadas en algunos sillones.
oyes sirenas cerca de aquí.
Entre tanto, en medio del barullo de gente Katherine y Juan se alejan un poco el uno del otro
El DJ anima a los presentes.
Una chica al ver que Katherine y Juan están un poco alejados, aprovecha para acercarse a él más de la cuenta, abrazándolo y pegándose a él.
Personas van hacia la zona del fondo para ver jugar al billar.
Juan se pega también a ella, acariciándole las caderas, manoseándola con descaro.
La chica lo sigue provocando, acerca su boca para besarlo, mientras Katherine no se da cuenta de lo sucedido al seguir bailando y gritando, al mismo tiempo está mareada por el alcohol.
El DJ va cambiando de música.
Los chicos gritan entusiasmados, saltando y bailando
Instantes después, Katherine se gira hacia atrás e inmediatamente se da cuenta de lo sucedido.
Música actual va sonando a todo volumen.
gritas: «y que está pasando aquí!»
Katherine se acerca a ellos en unos cuantos pasos, a continuación, le da un empujón a la chica que estaba con él
Personas van hacia la zona del fondo para ver jugar al billar.
gritas: «pero y esto que significa! ¡zorra de Mier.…! déjalo en paz!»
Katherine mira a Juan con gesto furioso
¿Dices con acento colombiano, “y vos qué, estabas feliz con ella no?»
Personas van y vienen, entrando y saliendo del café.
Juan trata de reprimir la risa
gritas: «haber di algo! ¿esta zorra como que lo estaba entreteniendo bien no?»
La chica dice: zorra la madre que te parió, gilipollas.
Katherine le intenta dar una cachetada a la chica, pero esta la esquiba y la zarandea defendiéndose.
Música actual va sonando a todo volumen.
Uno de los seguratas se acerca para impedir la rellerta.
El segurata dice: ¿buenas noches, que pasa aquí?
El DJ anima a los presentes.
Camareros van atendiendo clientes sentados en las mesas.
El segurata dice: si no os dejáis de pelear tendremos que sacaros de aquí, este es un lugar para pasarla bien, es mejor que os calméis, así no incomodareis a ninguno de los presentes.
Dices con acento colombiano, «señor, pero es que esta zorra…»
Los seguratas van haciendo rondas cada cierto tiempo.
El segurata la interrumpe con un gesto y dice: señorita, creo que he sido claro. Haced el favor de mantener la calma o tendréis que abandonar el local.
Juan dice: pues sí, no sé para qué se pone a pelear, yo hago lo que se me dé la gana y estoy con la que se me dé la gana, y cuando se me dé la gana.
¿Dices con acento colombiano, “como así?»
Observas un Dron cruzar toda la ciudad.
El DJ va cambiando de música.
Katherine lo mira con un gesto de furia que no pasa desapercibido para nadie.
muchas personas se han detenido para mirarlos.
Katherine se percata y los mira con gesto serio, como a los demás
Marcos llega desde arriba.
Varias parejas se desplazan hasta la pista para bailar.
gritas: «y ustedes qué? ¿no tienen otra cosa que hacer que meterse donde no les importa?»
Otros seguratas van llegando al sitio
Camareros van atendiendo clientes sentados en las mesas.
Un segurata dice: Calmaos por favor, no nos obligue a tener que pediros que abandonéis el local, sobre todo a usted, señorita. dice señalando a Katherine.
observas como la gente va y viene.
Katherine lo mira con gesto furioso
Algunos ríen por lo bajo al mirar la escena, mientras Katherine está encendida de rabia
Los seguratas van haciendo rondas cada cierto tiempo.
Dices con acento colombiano, «pues es que yo no me dejo de nadie, señor, y esa tipa estaba con mi hombre»
Katherine señala con el dedo a la chica, mirándola con gesto fiero
Camareros van atendiendo clientes sentados en las mesas.
Marcos observa desde un punto estratégico.
El segurata dice: Lo que usted diga, señorita, pero aquí estamos para mantener el orden
La chica se retira con gesto de desprecio mientras juan y Katherine se quedan parados en el sitio, sin decir nada.
Los seguratas van haciendo rondas cada cierto tiempo.
Juan se acerca a Katherine, le posa la mano en las caderas suavemente
Marcos hace una seña y el segurata se le acerca sin perder de vista a la pareja.
Katherine lo aleja de un manotazo, sigue de mal humor.
El DJ anima a los presentes.
Juan dice: venga guapa, no te enojes conmigo, vamos a pasarla bien, olvida el incidente de ahorita.
Los chicos siguen bailando, gritando y riendo.
Dices con acento colombiano, «estoy ofendida…»
Varias parejas se desplazan hasta la pista para bailar.
El segurata habla con Marcos, luego vuelve a su posición sin dejar de vigilar a la pareja.
Dices con acento colombiano, «no es ningún incidente, estabas muy apretadito con esa zorra»
Personas van hacia la zona del fondo para ver jugar al billar.
Juan se acerca a Katherine, rosando los labios con los suyos.
Juan dice: no, pero yo te quiero para mí, solo a ti, yo no sé en ese momento que pasó, además sabes que tú y yo no somos novios, no sé para qué te pones celosa, que yo me haya enterado no me he comprometido contigo.
El DJ va cambiando de música.
oyes una discusión cerca de aquí
Dices con acento colombiano, «pues yo soy la que está contigo en este momento, aunque no sea tu novia, eso son cuentos baratos.»
Juan dice: pero cálmate guapa, la vamos a pasar muy rico.
Katherine lo mira con seriedad.
Juan dice: te voy a llevar a ver la luna y las estrellas.
El DJ juega con las luces del local.
Juan sonríe travieso, con los ojos rojos por el alcohol.
Katherine se va relajando poco a poco.
El DJ anima a los presentes.
Katherine lo mira desafiante
Juan dice: si, lo juro. no me crees?
Dices con acento colombiano, «bueno, tendrás que demostrarlo»
Katherine se ríe
Juan dice: pues ya verás.
Dices con acento colombiano, «lo quiero ver»
Katherine se ríe pícara
Personas charlan sentadas en algunos sillones.
Juan la agarra por la cintura y la pega contra su cuerpo.
una brisa acaricia tu cara
Katherine se restriega contra él, provocadora.
Personas van hacia la zona del fondo para ver jugar al billar.
Juan dice: eso, así me gusta.
observas como la gente va y viene.
Los chicos bailan, gritan, algunos están tomados, pero siguen disfrutando la noche.
Un chico le pide una canción al dj para ir a bailar.
El DJ juega con las luces del local.
Gente se va moviendo por toda la planta principal.
Katherine y Juan comienzan a bailar muy pegados el uno con el otro
Juan le toca uno de los pechos, mientras ella se excita cada vez más y más.
El DJ juega con las luces del local.
Katherine solo se mueve, pero por el momento no dice nada.
Un chico grita: ¡los tortolitos, vean los tortolitos!
Personas van hacia la zona del fondo para ver jugar al billar.
El chico se ríe a carcajadas
Katherine levanta la mirada poniéndole muy mala cara.
Gente se va moviendo por toda la planta principal.
Juan dice, no prestes atención, mejor sigamos por donde vamos. lo dice por envidia porque no tiene una mujer tan guapa como tú a su lado.
Dices con acento colombiano, «pues sí, tienes toda la razón. mejor no hacer caso a tontos estúpidos como ese.»
El DJ anima a los presentes.
Katherine mientras se refiere a él, lo señala con el dedo. a continuación, se acerca a juan para besarlo en los labios
Juan le corresponde el beso cargado de deseo.
Camareros van atendiendo clientes sentados en las mesas.
Juan dice: ¿guapa, vamos a pedirnos más cervecitas?
Dices con acento colombiano, «si, vamos»
Leonor llega desde arriba.
los chicos caminan hacia la barra.
El DJ anima a los presentes.
Barra Principal de Sláinte Social club
Ves Una Diana Electrónica para dardos y Una máquina tragaperras aquí.
Juan se pide una cerveza, se sientan y comienzan a beber mientras charlan
algunos prueban suerte en la máquina tragaperras.
Juan se acerca a Katherine a su oído para susurrarle algo
Juan susurra: ¿quieres que acabemos lo que ya empezamos?
Juan se ríe pícaro.
Katherine se recuesta contra él en respuesta.
Juan le pasa el brazo por detrás
Juan murmura: ¿a mi casa no podemos ir, que tal en tu habitación? tú no tienes problema en cambio mi casa es pequeña.
Murmuras con acento colombiano, «si… vale está bien»
Murmuras con acento colombiano, «vamos.»
Katherine se levanta.
Juan hace lo propio.
Juan la abraza por la cintura, pegándole a él.
Juan murmura: vamos guapa, ya verás que noche vamos a pasar juntitos los dos…
Dices con acento colombiano, «si, espero que sea una de las mejores»
Juan se ríe con picardía.
Juan dice: ya vas a ver que será la mejor de todas
Juan sonríe con superioridad.
Katherine lo mira desafiante.
¿Dices con acento colombiano, “ah sí? de verdad?»
Juan dice: si, ya verás.
Dices con acento colombiano, «vamos y demuéstrame que tan macho eres»
Katherine se ríe
Juan dice: pues no se diga más
Los chicos se dirigen hacia los pasillos de arriba.
Alojamientos Sláinte
Ves una recepcionista y Arreglo Floral Amor Invernal. aquí.
Katherine camina bastante mareada, con la visión borrosa buscando su habitación.
Juan la sigue sin quitarle ojo a sus atributos.
Katherine se detiene junto a la puerta, abre su mochila y saca la tarjeta magnética.
La tarjeta se le cae al suelo.
Juan dice: pero que torpe eres.
Dices con acento colombiano, «no soy ninguna torpe, idiota.»
Katherine se agacha para recogerla.
Katherine la coge y abre la puerta.
Entran en la habitación
Te retiras a tu habitación a descansar.
una habitación alquilada por Katherine.
Katherine cierra la puerta y camina hasta la cama.
Juan la observa detenidamente.
¿Dices con acento colombiano, “huy, porqué me miras tanto? tanto te gusto?»
Te partes de risa.
Juan dice: estás guapísima.
Katherine tira la mochila en un rincón, a continuación, se quita el chaleco y lo deja en el suelo.
Katherine se sienta en la cama mirando a juan, a la expectativa.
Juan se quita la camiseta, provocándola.

DISCLAIMER

La escena que se muestra a continuación puede no ser apta para menores de edad o personas sensibles, debido a su contenido sexual explícito.

Katherine lo mira de arriba abajo, deteniéndose en sus pectorales.
Katherine alarga la mano y lo toca.
Juan la agarra del brazo para que se levante, cuando se levanta la pega contra él devorándole su boca, al tiempo que le agarra las nalgas.
Katherine se deja hacer, excitadísima
Juan le quita la camiseta, luego el jean, las deportivas, dejándola solo con su ropa interior.
Juan le quita el sujetador , a continuación, se mete uno de sus pezones en la boca, chupándolo hasta ponerse duro.
Katherine jadea de excitación.
Juan se suelta de ella un momento, a continuación, se quita toda su ropa quedándose desnudo.
Juan se acerca de nuevo a ella y le quita en un santiamén las bragas
Katherine lo mira con lujuria.
Juan le mete los dedos en la vagina y juega con su clítoris.
Katherine se arquea metiendo sus dedos en el cabello de Juan.
Juan agarra un preservativo y se lo pone, a continuación, le tira de los tobillos abriéndole las piernas para ubicarse entre ellas.
Juan mira a la chica con malicia cirniéndose sobre ella y mientras le pellizca un pezón, la penetra de una sola estacada.
Katherine se sobre salta y emite un gritito, Luego se recompone y ambos se mueven rítmicamente.
Katherine le devora su boca mientras los dos se mueven, ella lo besa, pero él no profundiza mucho en el beso.
Katherine comienza a gemir excitada por los movimientos mientras juan con una mano le da pequeños azotes en ambos pechos.
Juan la azota un poco más fuerte.
Katherine jime cada vez más fuerte.
Juan emite unos gruñidos varoniles a causa de la excitación.
Juan murmura: ¿te gusta?
Murmuras con acento colombiano, «si, me encanta…»
Juan entra y sale con más rapidez, siente que se va a venir en cualquier momento.
Katherine jime a todo volumen.
gritas: «hay, asíiii, asíiii!»
Juan se corre derramando una gran cantidad de semen.
Katherine se corre unos segundos después, haciendo que su cuerpo combulsione por el orgasmo.
Los dos se quedan en la cama adormilados, uno al lado del otro.
minutos después.
Juan se despereza poco a poco, se quita el preservativo, camina hacia el baño y lo tira a la papelera.
Juan vuelve a la habitación sin hacer ruido
Juan observa a Katherine durmiendo y se ríe socarrón.
Katherine se despereza, levanta la mirada y lo ve parado junto a la cama, mirándola
¿Dices con acento colombiano, “que ves?»
Juan dice: lo buena que estás…
Murmuras con acento colombiano, «que bien»
Juan dice: quiero ponerte a gemir como gata en celo, así como hace un rato.
Dices con acento colombiano, «pues dale, quiero que lo hagas.»
Juan se acerca a chuparle los pechos nuevamente hasta hacerle endurecer los pezones.
Katherine se retuerce de placer, mientras unos jadeos escapan de su boca.
Juan se excita por sus jadeos.
Juan tiene su pene bien erecto nuevamente.
Katherine se pega contra él jadeando, mientras él sigue succionando sus pechos.
Katherine baja la mano y le agarra su dura erección.
A continuación, juan se recuesta en la cama; Katherine baja y se introduce su duro miembro en la boca, chupándolo con avidez.
Juan jadea y se retuerce de placer elevando las caderas.
Katherine sigue chupando su miembro, hasta que instantes después Juan no puede más y se viene en su boca.
Katherine Traga todo el líquido espeso.
Katherine se reincorpora.
Katherine lo mira a los ojos, todavía dilatados por la excitación.
Juan se levanta y coge a la chica por las muñecas, luego la empuja contra la cama.
Minutos después, juan pasea su lengua por el clítoris de la chica jugando con él, excitándola cada vez más.
Katherine jime fuertemente mientras tira de su pelo para que la siga estimulando.
minutos después, Katherine convulsiona en un orgasmo brutal.
Katherine se acomoda en la cama, tapándose con un edredón mientras juan se recuesta a su lado.
Katherine dos minutos después se queda dormida. Juan al ver que se ha quedado dormida, se levanta sigilosamente, agarra su ropa y se dirige al baño, cierra la puerta y se viste rápidamente.
Minutos después juan sale del baño, agarra su móvil, lo guarda en su bolsillo, abre la puerta de la habitación suavemente y sale sin decir nada.
20 minutos después, Katherine se despierta, estira la mano hacia un lado de la cama y comprueba que juan no está acostado a su lado.
Katherine se levanta y enciende la luz, comienza a buscarlo por la habitación
¿Dices con acento colombiano, “juan, estás ahí?»
Katherine camina hacia el baño.
Katherine golpea la puerta esperando respuesta.
Murmuras con acento colombiano, «este idiota…»
Katherine piensa: y a este que bicho le picó…
Katherine camina hacia donde dejó la mochila antes, la abre y saca su móvil; Busca el contacto de juan y decide llamarlo.
El teléfono da tono.
Katherine espera y espera, pero juan no contesta la llamada.
Katherine sus piras, impaciente.
Murmuras con acento colombiano, «mucho idiota, no me contesta, pero que le pasa.»
Katherine sigue esperando con el teléfono pegado a la oreja, pero nada.
Cuelgas la llamada.
Katherine se levanta y deja el móvil en la mesita de luz, malhumorada.
Katherine recuerda enviarle un mensaje y agarra el móvil de nuevo.
Katherine teclea rápidamente.
SMS enviado: juan, porqué te fuiste así, explícame que bicho te picó. idiota.
Katherine bloquea el móvil y espera respuesta.
Se escucha una notificación en el móvil.
Katherine lo agarra y lee el mensaje.
SMS Juan: no tengo porqué dar explicaciones, guapa. la pasamos bien, y eso es todo.
Katherine se pone roja de ira al leer el mensaje.
Katherine teclea rápido una respuesta.
SMS enviado: Eres un imbécil, no te quiero volver a ver.
Katherine deja el móvil a un lado de la almohada y se acuesta, furiosa.

Nueva Escena de Rol: La Cautiva Parte 14

Punto de vista: Aurora

Iniciando la relación.
una habitación alquilada por Aurora.
Aurora y Gerardo duermen, luego de otra apasionada noche en la que ambos han vivido una experiencia única. Amanece, Gerardo se despierta primero y tras abrir los ojos y adquirir por completo la conciencia, mira a Aurora y se queda pensando.
Gerardo se mueve lentamente de modo a no despertarla, busca en su mochila un pequeño cuaderno parecido a un libro, un bolígrafo y lo abre. Se vuelve a acomodar en la cama muy cerca de Aurora y ayudado por la luz del día que entra por la ventana, se guía para escribir mientras la mira de tanto en tanto.
Gerardo suspira lo más lento que puede al terminar cada línea, además de mirar a la chica profundamente dormida.
«Pensé que este momento nunca llegaría y ahora que llegó, dejo en un papel plasmadas mis desordenadas emociones, tal como me las dejaste ahora que finalmente me has permitido ir más allá de simplemente conocerte.
Siento que la vida es distinta, soñaba con este momento y aunque han sido infinitas las veces que creí que no llegaría, hoy es realidad y veo como todo mi mundo finalmente se ilumina con tu sola presencia.
Despertar y que lo primero en poder apreciar muy cerca mío sea tu cuerpo perfecto, tu rostro relajado y libre de seriedad que muestras en vigilia…tu hermoso pelo rubio desparramado en la almohada y esos ojos, que con su intensidad al mirarme con luz propia me desafían a no acercarme demasiado a tí.
Esto, mi amada, es lo que me devuelve la felicidad, lo que me hace reafirmar que sin duda alguna, eres la Aurora que llega a mi vida luego de una noche oscura que parecía no tener final, un eterno sueño que parecía no poder ser real.
Soy tan afortunado de que me hayas dejado entrar en tu vida, acceder a tu cuerpo en detalle y sin miedos, explorar tus tan ocultas emociones y ese lado noble que tienes, pero no lo quieres mostrar. Es tan mágico conocer a la mujer que está muy dentro de la coraza, es tan único sentirme dueño de eso y que tú misma me digas, confiada pero con voz firme, no lo compartas con nadie.
Bendigo tu vida y todo lo que eres. Quiero conservar este momento eternamente, quiero ir superando más barreras y cumplir mi sueño de tener una vida a tu lado. Sin quitarte tu esencia, sin robarte tu libertad; porque eso eres tú, eso me ha enamorado y es eso lo que te hace ser, en definitiva, la única dueña y señora de mi alma.
Gracias por dejarme soltar de tí las cadenas del resentimiento y del rencor, gracias por dejarme conocer el manantial de tus lágrimas que jamás has dejado ver, aunque quizás creas que no soy merecedor de tan grandiosa revelación. Las guardaré como un tesoro infinito y valioso, las tendré impregnadas en mi corazón y me las llevaré a la tumba.
Quiero ser solo para tí y tenerte solo para mí, quiero que comprendas el amor que siento, y que sepas que jamás permitiré que eso, ni ninguna otra cosa dañe tu ser, tu alma renovada. Que dirijas mi vida como te gusta, que me dejes seguir conociendo a la distinta, a esa que tal vez nunca salga a luz ante los demás.
Agradezco a la vida por tu existencia, por unirla con la mía, y pido porque este sueño hecho realidad permanezca para siempre intacto entre nosotros. Te amo, Aurora.»
18 de junio de 2019; de un romántico empedernido, para una cautiva liberada.
Gerardo cierra el cuaderno, lo posa suavemente sobre la mesita de luz de su lado y vuelve a mirar a Aurora, que no se ha movido de su lugar.
Gerardo se acerca con lentitud y dudando, luego se decide y tras rozar sus labios, la abraza y la levanta, situándola en su regazo.
Ante esto Aurora despierta sobresaltada, intenta moverse pero Gerardo la sostiene con fuerza entre sus brazos y su reacción inmediata es suspirar y tensar su cuerpo por completo.
Aurora abre los ojos, ve la cara sonriente de Gerardo y se relaja,
Murmuras: «idiota…no hagas eso de vuelta. Creí cualquier cosa.»
Gerardo dice: «buenos días, corazón…tranquila, es para que tengas un despertar diferente.»
Gerardo mantiene la sonrisa mientras la mira.
Aurora se aclara un poco la voz.
Dices: «buenos días. Sí, ya veo»
Gerardo dice: «hablando de despertar…habrás visto que perdiste la apuesta»
Dices: «mmm sí, igual pudiste haber puesto alarma, eso no sirve.»
Gerardo ríe y la vuelve a sostener con fuerza entre sus brazos.
Aurora se estremece ante eso y levanta la cabeza para besarlo.
Gerardo se acerca y la besa intensamente, Aurora luego se separa, tomando aire y entrecerrando los ojos.
Murmuras: «dejalo, ya fue mucho descontrol.»
Gerardo asiente y la mantiene entre sus brazos, pero libre para moverse.
Aurora se reacomoda y lo mira fijamente.
Gerardo dice: «y no, no puse alarma. Mirá, allá está mi celular.»
Gerardo le señala un escritorio que hay en la habitación; Aurora gira levemente la cabeza, ve el celular y asiente, redirigiendo la vista.
Dices: «te creo solo porque si te hubieras levantado a apagarla yo la sentiría, tengo el sueño muy ligero.»
Gerardo sonríe, asiente y la vuelve a besar.
Gerardo dice: «ni tan ligero, eh? Estoy despierto hace más o menos 15 minutos y no me sentiste. Aceptalo, terminaste muerta anoche.»
Aurora no dice nada pero se muerde levemente el labio inferior.
Dices: «hijo de la gran puta, no te lo creas tanto.»
Gerardo niega, sonriendo y guiñando un ojo.
Gerardo dice: «no, nunca. Además, yo también quedé frito, no lo dudes. Sos demasiado espectacular y perfecta.»
Aurora sonríe
Gerardo dice: «vamos a desayunar? Dejame traerte el desayuno acá por hoy, sí?»
Aurora niega y se dispone a levantarse de la cama
Dices: «jamás vas a conseguir dejarme 5 minutos acostada después de despertarme, y si por ahí se da es porque tengo que estar en extremo cansada o enferma. Así que olvidate.»
Gerardo asiente y también se levanta.
Gerardo dice: «entiendo, pero me gustaría hablar contigo de algo, y no creo que te sientas cómoda conversando sobre esto en el comedor del hotel, solo por eso te decía.»
Dices: «no me jodas, y ahora qué…»
Aurora se pone muy seria, Gerardo se acerca a ella y le toma las manos.
Gerardo dice: «tranqui mi vida, si no te parece no pasa nada, ya sabes.»
Dices: «es que ya sé que si no es ahora, va a ser en algún momento. Así que prefiero librarme de una.»
Gerardo asiente, feliz
Gerardo dice: «qué pido para vos?»
Gerardo le suelta las manos y se acerca al teléfono para llamar al servicio de habitaciones.
Dices: «una fruta, la que sea, café y pan con un poco de queso.»
Gerardo asiente y marca el interno. Mientras tanto Aurora busca ropa en el armario y de a poco se va vistiendo.
Gerardo termina de hablar y cuelga, también busca ropa en su mochila y se viste.
Al cabo de un tiempo ambos están listos, Aurora saca un botellín de agua del mini bar y se lo bebe lentamente.
Gerardo la mira hacer algo embobado, Aurora voltea y lo ve, riéndose irónicamente.
Dices: «cambiá esa cara, te parecés a uno de los ex de mi hermana así. No me jodas.»
Gerardo ríe enormemente.
Gerardo dice: «en serio, tanto se nota? Bueno…imagino que es la expresión de alguien enamorado.»
Dices: «sí, claro. Espero no verme nunca así de patética.»
Tras un tiempo llega el desayuno de ambos a la habitación, en cuanto la camarera que se los ha traído se retira, ambos se acomodan utilizando el escritorio como mesa y se miran a los ojos por un breve momento, para luego comenzar a desayunar.
Gerardo toma la iniciativa, carraspeando levemente.
Aurora lo mira, expectante mientras se come su manzana de a poco.
Gerardo dice: «bueno, a ver como empiezo…primero quiero contarte que estoy muy feliz, sabés? Hace mucho no me sentía así, la verdad.»
Dices: «ah, bien por vos. pero por qué?»
Gerardo dice: «es que es genial que estemos juntos, que podamos ir compartiendo cada vez más cosas. Y vos, cómo estás?»
Gerardo sorve café, un tanto nervioso tras hacer tan crucial pregunta.
Aurora simplemente lo mira, manteniendo la mitad de su manzana en una mano.
Dices: «igual que siempre. Es difícil que cambie radicalmente mi estado de ánimo, tanto para bien como para mal.»
Gerardo asiente, comiendo un pedazo de torta.
Gerardo dice: «pero la cuestión es la siguiente, mi Auro…pasa el tiempo, pasan cosas y me hago una pregunta. «qué somos ahora?»
Aurora se extraña ante la pregunta y lo expresa en su rostro.
Dices: «qué somos de qué, tenés una crisis de identidad? O cual es tu problema? Porque al menos yo, tengo todo en su lugar y sé perfectamente lo que soy y lo que quiero. Explicate, Gerardo.»
Gerardo suspira y sorve más café, dejando el resto de torta sobre el platito.
Gerardo dice: «cual es nuestra situación, somos pareja, amigos con privilegios, o qué onda? A eso me refiero concretamente.»
Aurora queda pensativa mientras termina de comer la manzana.
Dices: «es de no creer, necesitás guiarte por esas etiquetas para saber cual es tu lugar? Me extraña de vos, boludo.»
Gerardo niega mientras come un poco más.
Gerardo dice: «no precisamente…pero sí me gustaría tener esto más definido…lo que yo siento por vos no es solo atracción física, mi vida. Y te lo dije claramente desde el principio, yo te amo.»
Dices: «sí, todo muy lindo, pero yo también te fui muy clara, no quiero una relación sentimental fuerte, no me gusta. No sé qué más te tengo que decir sobre eso para que entiendas.»
Gerardo le toma una de las manos, al ver que se comienza a molestar un poco.
Gerardo dice: «bueno a ver…por favor no te enojes conmigo, creeme que entiendo tu postura, solo te preguntaba por saber. Pero decime…para vos, qué es el noviazgo?»
Aurora se pone cada vez más seria ante el tema planteado, mientras toma su taza con la mano libre y bebe café.
Dices: «qué preguntas hacés vos…Pero bueno, te digo, una pareja tradicional, digamos…hace exactamente todo lo que no me gusta a mí. Besarse o agarrarse de la mano en cualquier lugar sin importar que les vean, contar cada día que van cumpliendo de estar juntos, decirse cosas cursis si cabe y la moda de ahora…publicar mutuamente fotos en redes sociales, escribiendo cosas que en sus miserables vidas se dirían a la cara.»
Gerardo sonríe, escuchando atentamente.
Dices: «además de las fotos, para no variar, presumen cada lugar a donde van, cada regalo que se hacen. Eso resulta patético cuando te enterás por ahí que en realidad se viven peleando, incluso a veces llegando a violencia física. Eso es para mí una exposición innecesaria y una forma de hipocresía moderna, Brizuela.»
Gerardo asiente.
Gerardo dice: «pero sabés que no en todos los casos es igual, verdad?»
Dices: «claro que sé eso, pero es lo que me tocó ver de cerca a mí, por lo menos.»
Gerardo dice: «entiendo…y disculpame pero, si yo te pidiera que fuéramos novios, sin hacer nada de todo eso que dijiste…aceptarías? Aunque yo también te pondría una pequeñita condición…que no me llames por mi apellido, que así parecés una militar.»
Gerardo ríe
Aurora sonríe levemente y se lleva pan a la boca.
Dices: «me sale solo, idiota, así acostumbro a llamarlos a muchos, excepto a mis familiares y alguno que otro.»
Aurora se detiene para comer más, luego sigue.
Dices: «sos atrevido…pero mirá, podés pedírmelo y yo pudiera aceptarlo, pero estoy convencida de que en algún momento vas a querer que haga lo que la sociedad impone y en serio, no me quiero pelear contigo por esas estupideces.»
Gerardo la mira mientras se termina su café.
Dices: «de hecho venís haciendo eso, solo que hasta ahora yo te lo permito porque al fin y al cabo, son cosas necesarias. pero esto de la pareja, en verdad, para mí no es de vida o muerte y además no me gusta. Me forzarías a limitarte a las malas y creeme, no quiero andar así.»
Gerardo se levanta, tomando discretamente un pequeño trozo de torta en la mano. Se le acerca y la abraza por detrás.
Gerardo dice: «me dejás decirte algo? Es cierto que tiendo a ser romántico y como decís, guiarme mucho por lo que la sociedad impone, pero también soy consciente de que me enamoré de una mujer diferente a las otras, por ende si quiero estar con ella, me tengo que adaptar a las diferencias. Si tenés que ponerme límites hacelo, pero te juro por lo más sagrado mi amor, que si llega a pasar, no va a ser más de una vez. Lo que menos quiero es que te estreses, hermosa.»
Aurora termina su café y voltea ligeramente para mirarlo.
En ese momento Gerardo aprovecha y en un movimiento rápido, con una mano le abre los labios y con la otra le mete el pedacito de torta en la boca, para luego besarla con intensidad.
Aurora mastica y traga como puede al verse sorprendida por la acción del hombre y corresponde al beso.
Murmuras: «desgraciado»
Aurora se separa un poco y sonríe, alza una mano para quitarse una miga de la comisura de los labios, pero Gerardo se acerca y se lo quita, mordiéndola un poco y relamiéndose.
Aurora lo mira, suspirando
Murmuras: «estás demasiado mal de la cabeza, en serio.»
Gerardo asiente, sonriendo con picardía.
Gerardo murmura: «vos me tenés así de mal, María Aurora Ríos Duarte.»
Aurora se estremece ante el tono del hombre y la forma en que ha dicho su nombre completo, intenta recomponerse y lo mira fijamente.
Gerardo le sostiene la mirada, con gesto de placer al notarla estremecida.
Gerardo dice: «pero volviendo a lo que te decía…si por casualidad considerás que esto de la relación atenta contra vos, o te sentís incómoda, tenés toda la libertad de mandarme a la mierda de tu vida sin remordimiento alguno. Yo ya voy a saber y lo voy a asumir, vida. Pero por favor, dame una oportunidad, te lo ruego.»
Aurora lo sigue mirando, con ojos muy abiertos y brillantes.
Dices: «te acabo de decir, es precisamente a eso a lo que no quiero llegar…pero bueno, definitivamente sos persistente y para colmo, masoquista. Pedirme que te mande a la mierda sin remordimiento, sabiendo que eso no me cuesta nada…mmm.»
Aurora sonríe, maliciosa
Gerardo dice: «voy a hacer mi máximo esfuerzo para que no tengamos que llegar a eso, mi Auro. Todo sea por vos y para vos, por estar contigo soy capaz de entregarte el control de la relación, de mi vida si querés.»
Dices: «tampoco para que exageres.»
Aurora lo mira con intensidad
Gerardo corresponde del mismo modo y suspira.
Gerardo murmura: «Entonces…me dejás ser tu novio a nuestra manera, por favor?»
Aurora baja la mirada, como buscando no hacer ver sus emociones.
Murmuras: «hija de mil Gerardo…jamás la tuve tan difícil en la vida…por qué tenés que hacerme esto?»
Aurora suspira un poco, luego alza la mirada cuando gerardo le toma el mentón con ambas manos.
Gerardo murmura: «por qué es tan difícil? Sé sincera…sentís algo por mí, verdad? yo lo noto en tus ojos, corazón.»
Aurora asiente, mientras muestra ansias por besar a Gerardo pero este no la deja, complacido al ver los gestos pasionales tan característicos de ella.
Murmuras: «me gustás, ya te dije…me siento bien contigo, pero es que no sé…»
Gerardo la mira, esperando que siga
Murmuras: «quiero estar contigo, pero siendo libre, no sé como explicarte.»
Gerardo asiente y le sonríe.
Gerardo murmura: «entonces, por qué no habríamos de intentarlo? Yo no te voy a quitar tu libertad, confiá en mí. Vamos mi reina, aceptame por favor…»
Gerardo asoma cada vez más el rostro al de Aurora pero sin permitir que esta lo bese como quiere, lo que hace que se note un tanto inquieta.
Murmuras: «mmm acepto…pero no me obligues a ponerte límites, porque en verdad, aunque no me cueste actuar, tampoco sería agradable para mí hacerlo porque…te quiero, y con la gente que quiero actúo…diferente.»
Aurora habla algo tensa y reflejando duda en su mirada.
Gerardo le regala una amplia sonrisa y se acerca, besándola tiernamente en los labios
Aurora se vuelve a relajar y corresponde al beso.
Gerardo dice: «gracias, gracias por esto, mi corazón. No te voy a fallar, tenelo por seguro. Tengo una meta y es no perderte, así que siempre voy a estar pendiente de ir por el camino correcto. Te amo y esta oportunidad es un gran regalo para mí.»
Aurora sonríe y asiente, poniéndose seria y muy firme luego.
Dices: «las únicas condiciones van a ser…si querés referirte a mí de forma cursi, que sea en la intimidad. Lo mismo para besarme o cualquier otra cosa. Cuando me tengas que presentar por ahí decí que somos pareja, la palabra novia me jode profundamente la existencia y me parece de lo más ridícula.»
Gerardo pone cara de estar pensativo, como si tomara nota mental de todo lo que oye.
Dices: «y no esperes que te llame de otra forma que no sea tu nombre, a veces puedo decirte hermoso…o de última tu apellido, si por ahí estoy muy enojada. Que cuando eso pasa no me pongo a pensar y es automático el tema.»
Gerardo se ríe y asiente.
Gerardo dice: «como quieras, mi reina. Nunca voy a olvidar este momento.»
Murmuras: «creo…creo que yo tampoco.»
Aurora sonríe
Ambos dan por terminada la charla para que Aurora se prepare para ir al taller y Gerardo también lo haga, para llevarla en el coche.

Nueva Escena de Rol: Nuevo Desafío, Caso Aurelio

Punto de vista: Auxita.

Auxita sale rumbo al instituto a trabajar un día más.
coche eléctrico Sundoor de color verde
Auxita se acomoda, se abrocha el cinturón y tras arrancar el motor y aguardar por un momento, se dispone a conducir concentrada.
El vehículo se pone en marcha.
Auxita va atenta a la vía, hasta que le suena el móvil.
Llamada entrante de eulogia.
Auxita desvía la mirada, se fija en que es un número desconocido y prefiere ponerse a un costado de la carretera para contestar con tranquilidad.
Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «hola?»
eulogia te dice por teléfono, «Buenas tardes. hablo con auxiliadora?»
Dices por teléfono, «sí, soy yo. con quien tengo el gusto?»
eulogia te dice por teléfono, «Hola, encantada. Soy eulogia, la mamá de aurelio.»
Dices por teléfono, «aaah, un gusto señora Eulogia, aguardaba por su contacto. cómo está?»
eulogia te dice por teléfono, «Bueno, con el niño este que me trae por la calle de la amargura. cuando nos podemos ver para hablar del tema?»
Dices por teléfono, «ahora mismo estoy camino al instituto, si desea nos podemos encontrar allí.»
eulogia te dice por teléfono, «Venga, voy allí entonces»
Dices por teléfono, «perfecto, la espero.»
eulogia te dice por teléfono, «OK»
eulogia ha colgado.
Auxita deja el móvil sobre el asiento del copiloto y retoma su camino.
En poco tiempo, el vehículo se detiene al llegar a su destino.
apagas el motor.
Auxita se desabrocha el cinturón, guarda el móvil en el bolso y se dispone a bajar.
Abres el vehículo.
Comunidad de Madrid; Calle de San Bernardo.
Ves coche eléctrico Sundoor de color verde aquí.
Cierras coche eléctrico Sundoor
Auxita ingresa rápidamente al instituto.
Comunidad de Madrid; Instituto Madrid de Psicología.
con más de 20 años de experiencia cuidando la salud de sus pacientes, los psicólogos de este centro son expertos en ansiedad, estrés, TOC y terapia de pareja.
Apenas al entrar puedes observar el módulo de recepción, en donde una amable joven se encarga de gestionar la solicitud de citas, atender el teléfono y otras tareas administrativas.
Hacia una esquina, diagonal a la recepción, hay una pequeña salita de espera, con varios sillones, una mesita ratona y revistas.
Junto a la recepción, a la derecha, una puerta de cristal templado permite acceder a un estrecho pasillo que da hacia los consultorios. Al final del pasillo se encuentran los aseos de dama y caballero y girando a la izquierda una pequeña sala de conferencias y la oficina de la dirección.
Ves Una recepcionista, Una mesita ratona de cristal, y Un juego de sillones de cuero aquí.
eulogia ha llegado.
Auxita habla con la recepcionista mientras espera por Eulogia.
eulogia entra en el edificio mirando a todos lados
Auxita se fija en la mujer que ha llegado, la recepcionista la mira y la reconoce.
eulogia se acerca a recepción y saluda
eulogia dice con acento islandés, «buenas tardes»
eulogia dice con acento islandés, «vengo a ver a la psicóloga»
Auxita mira a la mujer y le sonríe, al igual que la recepcionista.
La recepcionista asiente y mira a Auxita.
eulogia mira a la chica
La recepcionista dice: «buenas tardes, es ella precisamente, señora Eulogia.»
Auxita asiente
eulogia dice con acento islandés, «buenas tardes, encantada, yo soy eulogia»
Dices: «buenas tardes, es un gusto conocerla.»
Auxita sonríe
Dices: «bueno, acompáñeme al consultorio y podremos hablar mejor, señora»
eulogia dice con acento islandés, «vale»
Auxita asiente e ingresa al interior del establecimiento.
eulogia la sigue
Te identificas en el control de acceso biométrico y la puerta se abre.
Accedes al interior del instituto.
Comunidad de Madrid; Interior del Instituto Madrid de Psicología.
Te encuentras en el interior del Instituto Madrid de Psicología. al traspasar la puerta de cristal observas un pasillo estrecho en el que te encuentras a la derecha los consultorios, al final una puerta que da a los aseos y al girar hacia la izquierda, una cómoda sala de conferencias y la dirección del instituto.
Personal del instituto acompaña a eulogia hasta este lugar.
La puerta se cierra con lentitud.
Auxita va hasta uno de los consultorios y abre la puerta, dando paso a eulogia para que ingrese
eulogia se marcha.
Comunidad de Madrid; Consultorio
Es un consultorio decorado con colores claros, buscando generar un ambiente de relajación. Frente a la puerta se encuentra un escritorio con un ordenador, una impresora, un teléfono y una silla de cuero color crema. Del otro lado del escritorio hay un par de sillas de visitante, también de color crema. El suelo es de cerámica en un tono beige mate y sobre este hay una moqueta color café, sobre la que puedes observar un paraván que separa el consultorio de un espacio más pequeño y privado, donde puedes ver un sillón y un diván de cuero color beige.
Ves Un escritorio de madera de nogal, Una moqueta de lana, Un paraván de madera, Un sillón de cuero, y Un diván de cuero aquí.
Te encuentras con eulogia.
Auxita cierra la puerta y va al escritorio.
Dices: «acomódese, por favor.»
eulogia observa a la chica
Auxita la mira
eulogia se sienta en uno de los sillones
Te acomodas en la silla tras el escritorio.
Auxita toma una libreta y un boli dispuesta a anotar cosas.
Dices: «bien, qué me puede comentar sobre Aurelio?»
eulogia dice con acento islandés, «pues hija mía, estoy con él que no se que hacer, de verdad»
eulogia suspira profundamente.
eulogia dice con acento islandés, «mira»
eulogia dice con acento islandés, «yo entiendo que la situación no es fácil»
Auxita la escucha con atención
eulogia dice con acento islandés, «pero desde hace un mes o dos el niño está teniendo una actitud super revelde»
eulogia dice con acento islandés, «a ratos está muy bien, a ratos quiere pegarme»
eulogia dice con acento islandés, «y cuando está cariñoso todo está bien»
Auxita toma breves notas y asiente
eulogia dice con acento islandés, «pero de repente le dices una cosa que por hoy le ha dado que no le gusta, se vuelve muy agresivo, insulta y se encierra en la habitación»
eulogia dice con acento islandés, «cada vez sale menos, solo quiere estár en el ordenador y hay días que o le llevo la comida al cuarto o me forma la de san quintín»
eulogia dice con acento islandés, «hay días que no se asea, que no ordena, en fin… no se»
eulogia dice con acento islandés, «y hay otros días sin embargo que es super servicial»
Dices: «usted tiene conocimiento de algún motivo por el cual pudiera estar tomando esta actitud? ha podido ocurrir algo en el colegio, en el entorno inmediato?»
eulogia dice con acento islandés, «no, si en el colegio los maestros y la dirección dicen que todo va bien, es cierto que está empezando a reducir las notas»
eulogia dice con acento islandés, «pero me dicen que sea firme en eso y que no permita que se relaje, que la edad que tiene es muy mala para las distracciones»
Dices: «es verdad, igual está en una etapa en que precisamente las distracciones sobran, en un momento en el que la personalidad se comienza a afirmar.»
eulogia dice con acento islandés, «pero esque hija, no soy capaz de llegar a él, le quiero preguntar, que como está, que que le pasa, y no para de hecharme en cara que por mi culpa no puede ver al padre»
Auxita observa a la mujer con detenimiento
Dices: «y por qué cree usted que su hijo estuviera diciendo tal cosa? Hay alguna razón que ha podido detectar?»
eulogia dice con acento islandés, «pues no sé, vete tú a saber si el padre le ha comido la cabeza con algo, puede que se hablen por redes sociales o algo»
Dices: «entonces, por lo que usted me está comentando, deduzco que su padre y él no comparten el hogar familiar.»
eulogia dice con acento islandés, «no. el padre y yo nos separamos hace tiempo por maltrato.»
Auxita escribe un poco más, luego vuelve a ver a la mujer.
oyes sirenas cerca de aquí.
Dices: «comprendo. Y esos meses que Aurelio lleva teniendo esta actitud, son el tiempo también que llevan separados usted y el padre? o la separación viene de antes. Se lo consulto, porque ese acontecimiento puede ser, en principio, la causa del comportamiento del chico»
eulogia dice con acento islandés, «no, la separación viene de mucho antes»
Auxita asiente
Dices: «bien. De todas maneras puede influir esto, y que recién ahora esté reaccionando. Desde cuándo podría traer a Aurelio para que comencemos la terapia? el es consciente de que vendrá a tratarse con un profesional?»
eulogia dice con acento islandés, «sí, yo le he dicho que quiera o no quiera va a verse con un psicólogo porque esto ya no es normal. dime cuando podemos vernos y lo traigo»
Auxita piensa por un momento
Dices: «desde el lunes puede ser, sin ningún tipo de problema. Yo me adapto al horario, para que no coincida con el colegio o si tiene otra actividad.»
eulogia dice con acento islandés, «perfecto, pues por la tarde podría venir cualquier día, yo te llamo cuando estemos disponibles y lo traemos si te parece bien.»
Dices: «me parece estupendo. Ahora una pregunta, señora Eulogia. Si durante la terapia veo que es necesario, además de que Aurelio se trate, de que se haga una terapia familiar, usted estaría dispuesta a empezarla?»
eulogia dice con acento islandés, «yo con él dices?»
Dices: «en principio se tratará él solo, pero puede ser que esto requiera también de su presencia, sí. Y por qué no decirlo, la del padre. Igual esto es solo adelantándome a la situación, por lo pronto comenzaremos solo con su hijo.»
eulogia dice con acento islandés, «el padre no puede venir aquí, tiene una orden de alejamiento.»
eulogia dice con acento islandés, «yo esque pensaba que yo iba a entrar con él»
Auxita vuelve a tomar el boli y escribe.
Dices: «ah, no se preocupe, es bueno que me haya aclarado eso.»
Dices: «por lo pronto empezaremos de a poco con él, y si considero que habrán de estar los dos, o usted por separado de su hijo, se lo estaré comentando.»
eulogia dice con acento islandés, «ah, vale.»
Dices: «algo más que quiera comentar con respecto a esto?»
eulogia dice con acento islandés, «no, nada más. el lunes lo traigo y a ver si conseguimos algo, porque vaya vaya.»
Dices: «perfecto. Igual es bueno aclararle, que la terapia es un proceso que tomará su tiempo. Si Aurelio pone de su parte, seguro que más temprano que tarde se irán notando mejorías.»
Dices: «pero no será a muy corto plazo, habré de diagnosticar el problema y trabajar en función a eso.»
eulogia dice con acento islandés, «bueno, esperemos que si, más le vale que ponga de su parte, porque yo no voy a estár pagándole un psicólogo al niño pa na.»
escuchas música cerca de aquí.
Dices: «perfecto. Iremos lográndolo de a poco.»
eulogia dice con acento islandés, «vale»
Auxita cierra la libreta, deja el boli a un lado y mira a la mujer, sonriéndole cordialmente.
eulogia devuelve la sonrisa levemente
Te levantas de Un escritorio de madera de nogal.
Dices: «entonces espero su llamada para cuando estén disponibles.»
eulogia se levanta del sillón
eulogia dice con acento islandés, «si, yo te llamo»
Auxita asiente, va hasta la puerta y la abre, dejando paso a la mujer
Dices: «que tenga un buen resto de día, estamos en contacto.»
eulogia asiente y se marcha.
Unos días después…
Auxita está llegando al instituto, cuando vuelve a recibir la llamada de Eulogia.
Llamada entrante de eulogia.
Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «hola?»
eulogia te dice por teléfono, «Hola, hablo con auxiliadora?»
Dices por teléfono, «sí, con la misma. Usted es la señora Eulogia, verdad? La madre de Aurelio»
eulogia te dice por teléfono, «sí, la misma.»
Dices por teléfono, «dígame, en qué la puedo ayudar?»
eulogia te dice por teléfono, «Estoy con aurelio y podemos ir al instituto ahora mismo»
Dices por teléfono, «me parece perfecto, estaré ahí en unos minutos. Los espero»
Dices por teléfono, «nos vemos en la recepción.»
eulogia te dice por teléfono, «OK»
eulogia ha colgado.
Auxita baja del coche, lo bloquea y camina por la calle abyacente como para entrar al edificio.
Comunidad de Madrid; Calle de San Bernardo.
Te encuentras con aurelio y eulogia.
Auxita reconoce a Eulogia al verla
eulogia se dirije al edificio del instituto, con un menor de edad el cual lleva la cabeza un poco gacha
alguien se ríe cerca de aquí
Auxita camina hacia el instituto, se acerca a Eulogia y el chico y los saluda con un gesto antes de entrar.
eulogia murmura con acento islandés, «esta es la psicóloga. portate bien, eh?»
aurelio asiente en silencio
Comunidad de Madrid; Instituto Madrid de Psicología.
Ves Una recepcionista, Una mesita ratona de cristal, y Un juego de sillones de cuero aquí.
aurelio ha llegado.
eulogia ha llegado.
Auxita se acerca a la recepcionista, intercambia unas palabras con ella y tras recibir la llave de uno de los consultorios, mira a Eulogia y Aurelio.
Dices: «buenas tardes»
eulogia dice con acento islandés, «hola, que hay. Mira te presento a aurelio»
Auxita mira al chico
aurelio devuelve la mirada
aurelio dice con acento islandés, «hola»
Dices: «hoola, Aurelio. Es un gusto conocerte.»
Auxita le sonríe cordialmente.
aurelio dice con acento islandés, «gracias.»
Dices: «bien, acompáñenme por favor»
eulogia dice con acento islandés, «yo me quedo, no?»
Auxita mira a la mujer
Dices: «en efecto, ahora quiero conocer más a Aurelio.»
eulogia dice con acento islandés, «vale, espero aquí fuera»
Auxita asiente y se dirige al interior del consultorio lentamente, pendiente del chico
Te identificas en el control de acceso biométrico y la puerta se abre.
Comunidad de Madrid; Interior del Instituto Madrid de Psicología.
Personal del instituto acompaña a aurelio hasta este lugar.
La puerta se cierra con lentitud.
Auxita se dirige hasta la puerta de uno de los consultorios y la abre
Dices: «adelante, Aurelio»
aurelio sigue a la chica de cerca
aurelio se marcha.
Comunidad de Madrid; Consultorio
Ves Un escritorio de madera de nogal, Una moqueta de lana, Un paraván de madera, Un sillón de cuero, y Un diván de cuero aquí.
Te encuentras con aurelio.
Auxita cierra la puerta y antes de acomodarse en el escritorio, mira al chico.
aurelio devuelve la mirada
Dices: «sentite cómodo, este es un espacio terapéutico donde vamos a conocernos y trabajar juntos. Está bien?»
aurelio dice con acento islandés, «vale»
Auxita le sonríe mientras se ubica en el escritorio, siempre pendiente de él
aurelio se sienta en uno de los sillones
Dices: «antes que nada, cómo estás ahora en cuanto a tu ánimo?»
aurelio dice con acento islandés, «bien, normal, no sé»
Dices: «perfecto. Sabes por qué estás viniendo a consulta, Aurelio?»
aurelio dice con acento islandés, «mi madre dice que tengo que venir»
Auxita se centra en observar conductas verbales y no verbales del chico, intentando tomar nota mental de todo.
Dices: «y no te ha dicho por qué? vos pensás que es necesario que estés aquí hoy?»
aurelio dice con acento islandés, «no, se le ha metío en la cabeza que me pasa algo»
Dices: «bien. Contame, cómo te estás sintiendo hoy en día en tu familia? Con tu madre, tu padre…tenés hermanos?»
Auxita ahora sí se prepara para anotar cosas en el historial del joven.
aurelio dice con acento islandés, «hermanos no tengo y a mi padre llevo un año sin poder verlo»
Dices: «y qué te causa el no poder verlo? cómo te sentís al respecto.»
aurelio dice con acento islandés, «no lo sé.»
Auxita apunta cosas y asiente.
Dices: «y con tu madre cómo estás? Cómo se están llevando? Te reitero que todo lo que me cuentes no saldrá de aquí, este es un lugar confidencial y terapéutico. Sí? Podés confiar sin ningún tipo de inconveniente.»
Auxita mira al chico intentando transmitirle confianza y serenidad.
aurelio dice con acento islandés, «mi madre piensa que estoy mal y a mí no me pasa na»
Dices: «y lo hablaste con ella? Le comentaste que vos no tenés ningún tipo de problema? Suelen conversar? o no.»
aurelio dice con acento islandés, «sí, pero ella no se lo cree.»
Auxita vuelve a escribir, luego alza la mirada hacia el chico.
Dices: «bien. Y en los estudios que tal vas? Tus calificaciones que tal…tenés amigos allí? Contame un poquito de eso, para ir conociendo tu historia.»
aurelio dice con acento islandés, «muy bien, las he aprobado todas, va bien.»
Dices: «y en cuanto a vida social? Te distraes con algo en tus tiempos libres de estudio? Cómo vamos con eso.»
Auxita va completando el formulario a medida que el chico contesta.
aurelio dice con acento islandés, «claro, tengo a mis amigos de las partis online y jugamos al fortnite y al minecraft.»
Dices: «eso significa que te gusta más interactuar con juegos tecnológicos que, digamos, hacer una vida social más extrovertida. Es decir, salir por ahí, conocer gente?»
aurelio dice con acento islandés, «conozco mucha gente de muchos sitios, gracias a las partis online.»
Auxita sonríe y asiente.
Dices: «excelente. Algo que me quieras comentar sobre tu vida, algo que me ayude a conocerte un poco más? Lo dejo libre, para que me digas lo que consideres. Luego de eso, quiero empezar contigo una evaluación más profunda, Aurelio.»
aurelio dice con acento islandés, «no sé, yo estoy bien, esque no se por qué tengo que venir aquí.»
Dices: «bueno, eso lo iremos viendo juntos, probablemente solo necesites orientación en algunos aspectos de tu vida, pero eso lo veremos poco a poco.»
aurelio dice con acento islandés, «pero esque no entiendo que está mal en mi vida, saco buenas notas y tal»
Dices: «sí, eso es excelente, pero si tu madre se preocupa es que algo tiene que haber. Y no es que tenga que estar mal precisamente algo en tu vida, a lo mejor lo que tu madre quiere es que lo que está bien mejore.»
aurelio dice con acento islandés, «y que quiere, que saque onces?»
Auxita sonríe ante el comentario.
Dices: «Decime, el que no esté tu padre en casa, que no lo puedas ver…tal vez pudiera ser eso? Siempre que uno de los padres falte causa sentimientos…lo extrañas, de seguro.»
aurelio dice con acento islandés, «eso da igual, si no lo voy a ver»
Dices: «sí, a lo mejor no lo vas a ver ahora, pero es importante que puedas identificar lo que te causa eso. A lo mejor ahí está el motivo de la preocupación de tu madre.»
Dices: «estamos buscando todas las alternativas posibles»
aurelio dice con acento islandés, «que busque un trabajo y deje de meterse en mi puta vida, entonces a lo mejor podemos hablar de igual a igual.»
Auxita escribe de nuevo un poco más y asiente.
Dices: «bien. Antes de terminar la sesión, Aurelio, me gustaría evaluarte un poco más»
aurelio dice con acento islandés, «como quieras»
Auxita busca en uno de los cajones de su escritorio una hoja blanca, un lápiz y una goma para borrar.
Auxita lo encuentra todo y le pasa los materiales al chico.
Dices: «para evaluarte voy a necesitar que me dibujes algo. Que tal te sentís para hacerlo ahora? O preferís ir a tu casa y mañana lo hacés más cómodo y relajado.»
aurelio dice con acento islandés, «venga va»
aurelio dice con acento islandés, «que estoy en el psicólogo, no en preescolar»
aurelio dice con acento islandés, «no voy a hacer eso»
oyes sirenas cerca de aquí.
Dices: «mira, te explico. A lo mejor te puede parecer raro, pero esta es una forma de trabajar de los psicólogos para evaluar algunas cosas.»
Dices: «que la idea no es solo preguntar y que me respondas, es interactuar más contigo. Solo intentalo, como te digo esto no saldrá de aquí.»
aurelio dice con acento islandés, «osea que yo dibujo y tu me dices si estoy loco o no»
Dices: «es parte del trabajo terapéutico, Aurelio. Y no, los psicólogos no decimos a diestra y siniestra a nuestros pacientes si están locos o no, como se piensa. Trabajamos muchas otras cosas además de las enfermedades mentales»
oyes el murmullo de la gente.
Dices: «el que vengas aquí no es porque precisamente tengas alguna enfermedad, a lo mejor como te dije antes, solo hay que trabajar algunas cositas en tu vida.»
aurelio dice con acento islandés, «bueno venga, qué quieres que te dibuje»
aurelio dice con acento islandés, «un gatito?»
Dices: «no, me gustaría que te imagines una persona bajo la lluvia y me la dibujes exactamente como te la imaginas.»
Auxita observa al chico
aurelio coge los materiales
Auxita sonríe al verlo dispuesto a comenzar y vuelve a leer lo que ha anotado antes mientras deja a Aurelio concentrarse en la tarea.
aurelio dibuja con trazos déviles algo parecido a una tormenta. Un hombre corre blandiendo un arma.
aurelio dice con acento islandés, «ahí tienes»
Auxita toma la hoja y la mira por encima, mientras con la otra mano recoge el resto de materiales.
Dices: «muy bien. Con esto terminamos por hoy, la próxima vez que vengas, vamos a seguir viendo algunas cositas, es bueno que tengas en cuenta que por varias sesiones te seguiré preguntando algunas cosas, ya que necesito conocerte lo más posible para ver si en efecto hay algo que trabajar contigo. Sí?»
aurelio dice con acento islandés, «vale»
Auxita guarda la hoja en el cajón y lo cierra con llave, guarda las demás cosas y se levanta para acompañar a Aurelio.
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
aurelio se levanta y se dirije a la puerta
Dices: «nos vemos, espero que tengas un buen resto de día.»
Auxita abre la puerta y da paso al chico, para luego salir ella tras él
aurelio se marcha.
Comunidad de Madrid; Interior del Instituto Madrid de Psicología.
Te encuentras con aurelio.
Auxita va hasta recepción con el chico
Comunidad de Madrid; Instituto Madrid de Psicología.
Ves Una recepcionista, Una mesita ratona de cristal, y Un juego de sillones de cuero aquí.
Te encuentras con eulogia.
aurelio ha llegado.
eulogia se acerca a los chicos que aparecen
eulogia dice con acento islandés, «ya?»
Auxita mira a Eulogia tras salir del interior del instituto.
Dices: «por hoy terminamos la sesión, tendrá que seguir viniendo porque esto recién comienza, doña Eulogia.»
Auxita les sonríe levemente a ambos.
eulogia dice con acento islandés, «como a ido?»
oyes sirenas a lo lejos
Dices: «muy bien, ya hemos trabajado en una pequeña tarea, vamos de a poco.»
eulogia dice con acento islandés, «vale. cuando lo traigo de nuevo?»
Auxita piensa un momento
Dices: «bueno, para poder trabajar más rápido, podemos tener 3 sesiones semanales. Le quedaría bien traerlo lunes miércoles y viernes en este mismo horario?»
eulogia dice con acento islandés, «si, no hay problema»
Dices: «excelente. en ese caso, nos vemos el próximo miércoles.»
eulogia dice con acento islandés, «perfecto, hasta el miércoles entonces»
aurelio asiente
Dices: «hasta el miércoles, que les vaya muy bien.»
eulogia se aleja de recepción y aurelio la sigue detrás
Auxita mira marchar a ambos
aurelio se marcha.
eulogia se marcha.
Auxita consulta con la recepcionista el siguiente turno que tiene reservado, asiente cuando esta le da la información y se vuelve a adentrar al consultorio a tomar un café, mientras aguarda por el siguiente paciente que no estaría tardando en llegar.