• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: Cerca, Muy Cerca

Punto de vista: Fabián.

Habitación de Descanso

Es una habitación con el espacio suficiente para cuatro literas, un sofá de 3 puestos, una mesa rectangular donde pueden coincidir hasta 6 personas a la vez, un mueble para guardar enseres y algunos alimentos no perecederos sobre el que descansa una cafetera y un microondas. Sobre el mueble, colgando en la pared, un par de gabinetes con llave permiten guardar insumos médicos y medicamentos. Al lado derecho del mueble, una pequeña nevera contiene agua, bebidas isotónicas y bebidas energizantes. A la izquierda, una puerta dirige al baño, en el que hay un par de duchas, dos cubículos con retrete, un espejo y dos lavabos. Frente a las literas, hay varias taquillas colocadas de forma ordenada.

Fabián mira a Kiara.
Kiara niega con la cabeza.
Kiara dice: «No vale la pena, muñeco.
[SMS] Ismael: «nena, Estoy en la puerta del hospital. ¿os falta mucho todavía?»
Kiara siente su móvil vibrar, lo coge y desbloquea la pantalla.
Kiara lee la pantalla y comienza escribir.
[SMS enviado]: «No, deja la impaciencia.»
Kiara bloquea el móvil y lo guarda.
Guillem entra a toda prisa.
Kiara se gira y mira a Guillem.
Fabián se tensa al ver la expresión del hombre.
Guillem mira a ambos, mientras respira para recobrar el resuello.
Guillem mira en derredor y se fija en Almudena.
Guillem se dirige al baño, Kiara y Fabián le siguen.
Kiara cierra la puerta con cuidado.
Guillem va a revisar si hay alguien, pero Kiara niega.
Kiara dice: «No ha entrado nadie más.»
Guillem respira y asiente con la cabeza.
Guillem dice con acento catalán, «Me ha escrito Lourdes, dice que vio a Mayra, está furiosa y haciendo muchas preguntas, pero no sabe decirme qué pretende. Lo que sí está claro es que intenta dar con el paradero de aymara.»
Fabián se tensa.
Kiara dice: «Veré si Rina está en el hospital y si termina su guardia en breve, si no, iré yo con Moreno, tú quédate con Guillem.»
Dices: «Tenemos que sacarla de ahí.»
Fabián le tiende sus llaves a Kiara.
Guillem observa el intercambio.
Guillem dice con acento catalán, «Esperad, igual ella no tiene forma de saber donde está Aymara, no pueden ir a por ella tan pronto.»
Kiara achica los ojos.
Kiara dice: «tú como que todavía no te das cuenta de lo loca que está la hijadeputaremalpariacoñoesumadre de la fulana esta, ¿verdad?»
Guillem pone gesto adusto ante el comentario de Kiara.
Guillem dice con acento catalán, «Kia, reconozco a una persona que tiene su salud mental quebrantada, pero aquí de lo que se trata es de la seguridad de Aymi. A dónde la vais a llevar? No habeis pensado en ello? con vosotros está protegida y podía estar en casa. si la llevais lejos, en lo que alguien la vea por ahí, yendo a por víveres o lo que sea, la denunciarán.»
Kiara se muerde el labio inferior.
Kiara mira a Fabián.
Dices: «¿Qué sugieres? aunque ella no tenga la dirección exacta, enviará a la IDO a mi casa, Aymi está allí ahora.»
Kiara mira a Fabián.
Kiara dice: «Y si llamas al hombre ese, al griego? Aymara me dijo que es un tipo genial, él no puede ayudar?»
Fabián saca su móvil, lo desbloquea y busca en la agenda de contactos.

El teléfono da tono.

Orestes contesta la llamada y se establece la comunicación.
Orestes te dice por teléfono, «Hombre, Fabi, te llamé con el pensamiento. Tenemos una reunión den…»
Fabián interrumpe a orestes.
Dices por teléfono, «Orestes, necesito tu ayuda, macho.»
Orestes te dice por teléfono, «Qué ocurre, mi buen amigo?»
Dices por teléfono, «Mayra sabe de aymara, creo que la está por denunciar con la IDO y la pueden coger en cualquier momento. Necesito llevarle a algún lugar.»
Orestes te dice por teléfono, «¿Dónde está ahora mismo?»
Dices por teléfono, «Está en mi casa, justo es ese el problema. Tampoco queremos llevarle a casa de nuestros amigos.»
Orestes te dice por teléfono, «Eso por qué? entiendo que ha estado allí por mucho tiempo, no pueden ellos tenerle?»
Dices por teléfono, «El piso de la IDO está cinco plantas más arriba y ahora ahn cogido a otro chico que también vive en la torre y este está cuatro plantas más abajo de mi casa.»
Orestes te dice por teléfono, «Comprendo. Bueno, por donde llevarle no te preocupes, yo acogeré a tu Aymara aquí en mi casa. Lo que tenemos es que planificar cómo sacarle de la torre sin que nadie le vea.»
Dices por teléfono, «Tenemos que sacarle cuanto antes, Orestes. Tenemos información de que quiere denunciarle, me ha amenazado directamente si no me acuesto con ella de nuevo; en cualquier momento irán a por ella. por favor…»
Fabián aprieta el móvil con fuerza, temblando de ansiedad.
Orestes te dice por teléfono, «Calma, mi buen amigo, le sacaremos de allí.»
Dices por teléfono, «Por favor… Orestes, por favor.»
Orestes te dice por teléfono, «Calma, Fabi… tienes cómo venir a casa? Puedo mandar a alguien a por ti, tus cosas, lo que necesites.»
Fabián mira a Guillem.
Guillem lo mira sereno, con la plena disposición a todo reflejándose en sus ojos.
Dices por teléfono, «Sí, yo puedo llegar allí sin problemas. Pero sacad a Aymi de la torre cuanto antes.»
Orestes te dice por teléfono, «bien, aquí te espero. iremos a por tu Aymi, mi casa es vuestra casa.»
Dices por teléfono, «Gracias, tio… no tengo como pagarte.»
Orestes te dice por teléfono, «Nada, somos amigos. Espera mi llamada, te daré los datos de la persona que irá por tu Aymara.»
Dices por teléfono, «Vale, estaré esperando.»

Orestes cuelga la llamada.

Kiara permanece espectante.
Kiara dice: «Y bien, muñeco, qué dijo el griego? suelta la vaina que sea que me tienes nerviosa.»
Dices: «Va a acogernos en su casa, me dijo que enviará a alguien por ella, que esperase su llamada.»
Kiara se gira y abre la puerta del baño.
Guillem mira a Kiara.
Guillem dice con acento catalán, «A dónde vas?»
Kiara se gira un poco.
Kiara murmura: «voy a intentar sacar a aymara de casa de Fabián; siempre será más fácil que quien sea la recoja en otro lado.»
Guillem mira a Fabián.
Fabián le sostiene la mirada a duras penas.
Murmuras: «Estoy cagado de miedo, Guillem. Es eso o doblegarme. Ella no va a resistir si la coge Ferrer… Tú imagina que puede hacerle, si a esa chica ciega la tiene sedada y dice que tiene esquizofrenia. Además, Aymara no puede estar sometida a tanto estrés, va a resentirse su salud y no quiero ni pensarlo.»
Kiara se le acerca y le empuja con un dedo al escucharle.
Kiara dice: «escuchame, muñeco. Ni por el coño se te ocurra meterte entre las piernas de esa loca del coño, me escuchais? Haremos lo que sea, pero no vamos a dejarte como cachapa servida en la mesa de esa brujaremalparia.»
Kiara dice: «Me mandais esos datos del que sea que vaya por Aymi, Moreno y yo vamos a sacarla de tu casa.»
Kiara sale casi corriendo del baño y de la habitación de descanso.
Guillem apoya ambas manos sobre los hombros de su amigo.
Guillem da un apretón firme sin dejar de mirarle.
Guillem dice con acento catalán, «Es natural que sientas miedo, pero no dejes que te paralice. Estamos contigo, vamos a ayudaros a ambos… Kiara tiene razón, por mucho miedo que sientas, no debes volver con Mayra bajo ningún concepto.»

En Sláinte social Club

Punto de vista: Marcos.

Despacho
Ves una caja registradora aquí.
El móvil de Marcos suena sobre su escritorio.
Marcos sale sin camisa con los pantalones a medio abotonar.
Marcos coge el móvil y desbloquea la pantalla.

Llamada entrante de orestes.

Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.

Orestes te dice por teléfono, «Mi buen amigo, tengo que molestarte, pero es algo que requiere de tu intervención.»
Dices por teléfono, «Qué pasa, orestes, ya sabes que tú nunca molestas.»
Orestes te dice por teléfono, «La chica de Fabi, está en peligro. Aquella masoquista, recuerdas? Parece que está dispuesta a denunciarla con la organización esa que encierra a las personas diferentes. Me ha pedido ayuda para sacarla de su casa y llevarla a otro sitio.»
Marcos aprieta los dientes recordando a la chica del médico.
Dices por teléfono, «Y no me equivoco al pensar que les has ofrecido tu nido, verdad mo deartháir?
Orestes te dice por teléfono, «me conoces bien, hermano. ¿Has tomado ya tu decisión?»
Marcos resopla, andando de un lado a otro.
Dices por teléfono, «Sabes que no me gustan los vínculos.»
Orestes te dice por teléfono, «ir contra nuestra naturaleza por mucho tiempo nos esclaviza igual. No me queda mucho tiempo, decide ahora si les ayudarás o no. sin resentimiento, lo sabes.»
Marcos guarda silencio un instante, cerrando los ojos para luego abrirlos, decidido.
Dices por teléfono, «Lo sé. Cobraré un favor y sí… les ayudaré por ti, mo deartháir, has pensado cómo hacerlo?»
Marcos escucha a Orestes.
Dices por teléfono, «De acuerdo, sé quien puede ayudarnos. Dame los datos, los enviaré. Cuando Tenga la confirmación te enviaré los datos de vuelta.»
Orestes te dice por teléfono, «Gracias, hermano.»
Dices por teléfono, «Ná bíodh imní ort»

Cuelgas la llamada.

Marcos marca un número de memoria.

en un rinault migane

Punto de vista: Kiara.

Ismael conduce a toda la velocidad que puede sin saltarse señales ni semáforos.
Ismael mira de reojo a Kiara que va pulsando la pantalla como si no hubiese un mañana.
[SMS enviado]: «No le habrais la puerta a nadie, caramelo, hasta que yo llegue. a nadie, ni que te diga que es la reencarnación de juanpablo II»
Un rato después…
[SMS] Aymara: «¿Qué es lo que está pasando?»
Kiara Lee y responde el mensaje.
[SMS Enviado]: «Te explico en lo que lleguemos, tú recoge todo lo que tengas en casa del muñeco, y no perdais el tiempo.»
Un semáforo en la Gran Vía se pone en rojo.
Kiara mueve el pie con impaciencia, Ismael pisa el embrague, mete la velocidad y arranca en cuanto el semáforo cambia a verde.
Ismael le coge de la mano a Kiara.
Ismael dice: Todo va a ir bien, cielo.»
Kiara lo mira y su preocupación es casi palpable.
Dices: «Ojalá, cariño, porque como a la caramelo le pase algo, perdemos al muñeco. Está desesperado y no sé, pero siento una cosa mala, algo malo puede pasar y no sé lo que es.»
Kiara se apreta el pecho como si algo punzante le pinchase sin cesar.
Ismael reduce la velocidad al llegar a la plaza y aparca.

De vuelta en la habitación de descanso

Punto de vista: Fabián.

Paloma entra en la habitación cuando Fabián y guillem están a punto de salir.
Paloma dice con acento almeriense, «menos mal os encuentro, ha ocurrido un accidente en la m40 y requerimos manos que asistan en urgencias.»
Guillem dice con acento catalán, «Dejaré al doctor en su casa y regreso, Paloma.»
Paloma niega con la cabeza.
Paloma dice con acento almeriense, «me han pedido que le diga al doctor que si puede quedarse, el accidente es múltiple y no tenemos número de víctimas o heridos definido. La doctora Melissa le manda decir que le disculpe, pero que le necesita.»
Dices: «dile a la doctora que iremos enseguida.»
Guillem y Fabián se miran.
Dices: «Avisaré a Orestes.»
guillem asiente.
Guillem dice con acento catalán, «Yo avisaré a Kiara. Nos vemos en urgencias.»
Guillem sale con Paloma de la habitación de descanso, mientras Fabián coge su móvil.

Varias horas después…

En algún piso de Madrid

Punto de vista: Mayra.

Mayra vuelve a mirar su reloj, mientras permanece en la ventana mirando hacia la calle.

El reloj marca las 22 menos 10.
Mayra aprieta con fuerza la copa de vino que lleva en la mano izquierda y de forma intempestiva, la lanza contra la pared.

La copa estalla, mientras Mayra grita de impotencia.

Mayra pasa por encima de los trozos de cristal sin inmutarse al sentir como se le clavan en las plantas de los pies, coge su móvil y lo apaga.
Mayra saca la tarjeta SYM e introduce otra, marcando un número.

Descuelgan la llamada y se establece la comunicación.

Una contestadora da la bienvenida a la centralita de la Imperium dissable Organization, dando las opciones de comunicación, entre las cuales se menciona:
Informar del paradero de impedidos en situación de vulnerabilidad.
Mayra marca esa opción y espera que suene el tono para dejar el mensaje grabado.

Mayra activa una aplicación para distorsionar su voz.
Luego de dejar el mensaje, Mayra cuelga.

Mayra vuelve a apagar el móvil, saca la tarjeta SYM colocando la suya y va hacia el baño.
Mayra cierra el desagüe del lavabo y vierte cloro puro, luego lanza la tarjeta.
Mayra observa mientras la tarjeta se sumerje y burbujea.
Murmuras: «Vas a pagar con sangre haberme dejado plantada una vez más, cariño… luego volverás y entenderás que solo puedes estar conmigo, con nadie más que conmigo.»

En Un confortable piso de estilo nórdico

Punto de vista: Kiara.

Es un piso funcional y minimalista, caracterizado por el estilo nórdico de su decoración. Cuenta con tres habitaciones, baño para invitados, sala comedor, cocina y una cómoda terraza desde la cuál se ve parte de la ciudad. Las paredes alternan colores neutros con alguno que otro complemento de colores vivos,lo que da el toque perfecto al ambiente. El suelo está revestido de madera de Haya incrementando la sensación de calidez y confort. La pared acristalada que separa el salón de la terraza, brinda la iluminación perfecta a todo el espacio.
Ves Cocina Ultimate Roi, Una mesa redonda de cristtal, Silla En Brazos de Luis, Una lámpara de sal en forma de iceberg, Un cuadro con un paisaje boscoso, Una fuente de bambú con tallas de madera, Una chimenea decorativa de piedra, y Sofá tapizado de dos plazas con Chaise Longue. aquí.
Kiara va revisando las habitaciones por última vez, antes de salir del apartamento.
Aymara espera en el salón con una mochila colgada en los hombros.
Ismael se acerca a la chica.
Ismael dice: «Va a salir todo bien, ¿vale?»
Aymara asiente, pero su rostro permanece líbido.
Kiara llega al salón, en una mano lleva un par de bolsas con ropa y artículos de Aymara y Fabián, en la otra basura.
Kiara mira a Aymara.
Dices: «Estamos listos, caramelo… Te llevaremos a casa y de ahí esperaremos que vengan por ti»
Ismael dice: «Ha quedado todo limpio?»
Dices: «Claro, ni el quirófano ha quedado nunca mejor que esta casa, ahora basta de tanta preguntadera y vámonos que a esta hora poca gente anda fuera de sus casas.»
Aymara asiente, Kiara toma la delantera.
Kiara abre la puerta y sale.
Ismael va guiando a Aymara fuera del piso.
En la plannta baja de la Torre de Madrid
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y Un portero aquí.
Humberto ingresa en la torre y pulsa el botón del ascensor.
Humberto pulsa el botón del elevador y este se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
Humberto entra en el ascensor de la torre de madrid.
El ascensor de la torre de madrid
Humberto pulsa el botón de la planta 18 y el ascensor cierra sus puertas.
En la planta número 8
Ismael cierra la puerta con llave, Aymara se aproxima y pulsa el botón del ascensor.
Kiara se gira, el ascensor se aproxima.
Kiara le da las bolsas a Ismael.
Kiara le quita el bastón a Aymara y le ajusta la gorra para que no se le vean los ojos.
Murmuras: «No, no, mejor vamos por las escaleras, caramelo, yo te guío.
Kiara pliega el bastón y lo mete en una bolsa, luego se acerca a las escaleras.
El ascensor de la torre de madrid se para en la planta número ocho.
El ascensor abre sus puertas.
Ismael sigue a las chicas por las escaleras.
Humberto mira con un deje de fastidio que el ascensor se ha detenido pero nadie entra.
El ascensor cierra las puertas y se pone en movimiento.
Kiara va guiando con cuidado a Aymara, sus pasos casi no se oyen por las escaleras.
Ismael les adelanta al llegar a la planta trece.
Ismael se acerca a la puerta, abre y se gira mirando el panel del ascensor.
El ascensor se detiene en la planta número dieciocho.
Ismael abre los ojos como platos al fijarse con más detalle en el panel.
Ismael deja las bolsas y sale a prisa para ayudar a que Aymara ingrese más rápido.
El ascensor se vuelve a poner en movimiento.
Kiara se acerca con Aymara seguida por Ismael.
Ismael murmura: «Vamos, entrad, rápido.»
Las mujeres entran con rapidez al piso.
Ismael mira por instinto de nuevo hacia el panel.
El ascensor se detiene en la planta número cuatro.
Una gota de sudor cae por la sien derecha del hombre.
Ismael respira profundo, entra y cierra la puerta con llave.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.