• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Compartiendo preocupaciones.

Punto de vista: Gina.

Un bonito apartamento de estilo sobrio
Gina coge su móvil, desbloquea la pantalla y se dispone a enviarle un mensaje a Auxita.
SMS enviado: “Hola, guapa. Me pregunto si tienes tiempo y te apetece merendar conmigo en la Cafetería de aquí de plaza España. Avísame si eso, Vale?”
Un par de minutos después el móvil de Gina recibía la respuesta.
[SMS] Auxita: “Hola Gina. Sí, justo ahora tengo un tiempito. Te veo en la plaza, sí? Hasta ahora.”
SMS enviado: “perfecto, guapa. Nos vemos.”
Gina se ve en el espejo antes de coger el plumas y salir.
Gina
Es una chica de mediana estatura, proporcionada sin llegar a ser exuberante. Posee una piel dorada y unos preciosos ojos verdes. Lleva el cabello corto hasta el borde de la mandíbula y suele colocárselo tras las orejas cuando trabaja o está nerviosa. Sus rasgos faciales son delicados y le dan un aspecto juvenil, aunque no es tan jovencita como parece. Tiene manos pequeñas pero firmes. Su femeneidad se deja colar al hablar y caminar.
viste con Un jersey de lana de angora color azul marino marca Ruta Interior.
Lleva Unos vaqueros azul oscuro marca Energía Positiva.
Calza unos botines planos de hebilla 697-22.
Gina coge las llaves de su casa y se acerca a la puerta.
Gina retira la cadena, coge el pomo y abre la puerta.
Sales de la casa.
La planta número 12
Ves Un apartamento confortable, Un apartamento de estilo minimalista, Un pisito coqueto, y Un bonito apartamento de estilo sobrio aquí.

Gina cierra la puerta, mete la llave en la cerradura, la gira y luego la extrae guardando las llaves en su abrigo.
Gina camina hasta el ascensor y pulsa el botón.
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.

el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Gina se mira al espejo un momento antes de pulsar el botón de la planta baja.
Gina pulsa el botón.

El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.

el ascensor de la torre de madrid para en Torre de Madrid. y las puertas se abren.

sales del elevador.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Gina se sube bien el cuello del plumas y sale a la plaza
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Te encuentras con Auxita.
Hace un frío que pela
Gina busca a auxita con la mirada y se le acerca cuando la ve.
Auxita mira la plaza distraídamente mientras aguarda a Gina, con las manos en los bolsillos.
Dices con acento Madrileño, “¡Hola, guapísima!”
Auxita se gira al oír la voz
Gina sonríe.
Auxita dice: “hoola! cómo estás?”
Auxita le sonríe en respuesta
Dices con acento Madrileño, “bien, y tú? Vamos a la cafetería? el frío está intenso.”
Auxita asiente y camina con la chica hasta allí
Gina camina junto a auxita.
Gina abre la puerta de la cafetería.
Comunidad de Madrid; Cafetería Cervantes
Te encuentras con Auxita.
Auxita saca las manos de los bolsillos y suspira con alivio
Gina entra y busca con la mirada una mesa vacía.
Auxita dice: “esto está mejor”
Auxita la busca igualmente
Gina asiente y señala una mesa.
Dices con acento Madrileño, “venga, ahí estaremos calentitas.”
Auxita dice: “sí, es perfecto”
Auxita se dirige hasta la mesa señalada por Gina
Gina se acerca a la mesa y separa una de las sillas para luego sentarse.
oyes un claxon cerca de aquí
Auxita hace lo propio, colgando el bolso por la silla
Gina baja la cremallera del plumas ahora que el ambiente está más caliente.
Una camarera se acerca y les deja dos cartas sobre la mesa.
La camarera sonríe a ambas chicas.
Auxita se abre un poco el cuello de la gruesa chaqueta mientras mira alrededor.
La camarera dice: “os dejo los menús, luego me decís qué os apetece, vale?”
Auxita lee la carta cuando se la dejan enfrente
Auxita mira a la camarera y asiente
Gina mira a la camarera y asiente.
La camarera se aleja a otra mesa donde le han llamado.
Gina coge la carta y lee.
Auxita dice: “bueno, no me resisto a esta taza de humeante chocolate. Lo que no sé es con qué acompañarla, hay tanta delicia”
Gina cierra la carta y la deja sobre la mesa.
Dices con acento Madrileño, “creo que yo pediré el chocolate con un cruasan.”
Auxita se decide, cierra la carta y la deja frente suyo.
Dices con acento Madrileño, “la verdad mucha hambre no es que tenga.”
Gina suspira.
Auxita dice: “yo me lo voy a tomar solo, vengo comiendo mal en estos días y hoy no fue la excepción en el almuerzo.”
Gina asiente y le hace señas a la camarera.
Auxita mira a la chica al oírla suspirar
La camarera se acerca y alista el boli con la libreta.
la camarera ve a ambas chicas.
Auxita dirige la mirada a la camarera
La camarera dice: “listas?”
Auxita dice: “sí. Yo quiero una taza de chocolate, de lo más espeso que tengas por favor”
La camarera apunta el pedido y asiente.
Dices con acento Madrileño, “yo quiero igual un chocolate y un cruasan.”
la camarera apunta y sonríe.
escuchas música a lo lejos
La camarera dice: “enseguida os lo traigo todo.
Auxita dice: “muchas gracias”
La camarera hace un gesto de cabeza.
La camarera se aleja hasta la barra para hacer el pedido.
Gina ve marchar a la chica.
Auxita vuelve a mirar a Gina con algo de expectativa
Gina dirige la mirada a Auxita.
Dices con acento Madrileño, “bueno, te invité porque hay algo de lo que quisiera hablar contigo. en realidad son dos cosas.”
Auxita dice: “y contame, en qué te puedo ayudar? Me dejaste algo extrañada vez pasada cuando me dijiste que me querías hablar.”
Auxita asiente
Auxita dice: “te escucho”
La camarera regresa con ambos pedidos y los deja frente a cada quien, marchándose luego a otra mesa.
Gina mira a la camarera un instante y luego a auxita.
Auxita se deleita con el aroma del chocolate, sopla un poco y le da un sorvo muy pequeño
Gina acerca la taza de chocolate y el platito con el cruasan.
Dices con acento Madrileño, “verás, de lo primero que quiero hablarte es del hospital donde trabajo.”
Auxita baja la taza sobre la mesa y fija su atención en Gina
Gina coge la taza, sopla y da un sorbo con cautela.
Gina vuelve a dejar la taza sobre el platito.
Dices con acento Madrileño, “No sé si lo sabes, pero yo trabajo en el hospital La Paz, que es un hospital universitario.”
Auxita dice: “sí, me habías contado que tenías trabajo en un hospital, pero no sabía que fuera la paz.”
Gina asiente, dándole un mordisco al cruasán.
Gina traga y se limpia las comisuras.
Auxita bebe más chocolate, esta vez con sorvos un poco más grandes pero siempre soplando antes de beber
Dices con acento Madrileño, “sí, bueno… tengo un amigo en la residencia de Psiquiatría, y me ha dicho que se ha extendido el plazo para recibir aspirantes a la residencia de Psicología clínica. Pensé en ti, porque entiendo que todavía no tienes un empleo fijo y no sé, capaz te interesa.””
Auxita de inmediato sonríe al escuchar a Gina
Gina da un sorbo a su taza de chocolate y se fija en la sonrisa de Auxita.
Auxita dice: “sí, es cierto, trabajo con algunos pacientes de forma particular, pero un empleo fijo como tal no tengo.”
Dices con acento Madrileño, “parece que no me equiboqué… lo digo por tu sonrisa.”
Gina sonríe.
Auxita dice: “no, en absoluto. Siempre quise ver si podría trabajar de forma algo más formal, por decirlo de alguna manera. Solo que no tuve oportunidades aún”
Gina asiente.
Dices con acento Madrileño, “Bueno, la especialidad dura 4 años, en los cuales estarías estudiando y trabajando a la vez. Es una oportunidad porque luego puedes hacer las oposiciones y quedar fija en el hospital o en cualquier otro centro de salud.”
Gina da un mordisco al cruasán.
Auxita dice: “qué interesante suena eso, siempre es bueno estar actualizado en una carrera como esta. Me gusta la idea, qué tendría que hacer para postular?”
Gina mira a Auxita.
Auxita dice: “o solicitar un lugar, alguna cosa así”
Auxita va casi terminando su chocolate
Dices con acento Madrileño, “pues has de llenar unas planillas, pagar unas tasas y anexar tus papeles. Luego sale el listado definitivo de aspirantes a presentar la prueba y esta se haría el año próximo, o mejor dicho, en unos dos meses o así.”
Gina hurga en uno de sus bolsillos y saca su monedero.
Gina abre el monedero y saca un papel doblado.
Auxita dice: “entiendo…”
Gina le extiende el papel a auxita.
Auxita se fija en lo que hace la chica.
Dices con acento Madrileño, “le pedí a mi amigo que me anotase aquí qué debes llevar.”
Gina cierra su monedero y lo guarda en el bolsillo de nuevo.
Auxita recibe el papel, manda la taza de chocolate hacia el lado contrario con la mano libre y lo lee
Gina da otro mordisco al cruasán.
Auxita termina de leer y vuelve a doblar el papel por la mitad.
Gina coge la taza de chocolate y se queda pensativa un momento.
Auxita dice: “veo que tengo tiempo hasta fines de diciembre…voy a mirar lo que necesite y me voy a presentar. Sería genial poder hacer esta especialidad.”
Gina alza la mirada y asiente.
Gina da un sorbo al chocolate y lo deja de nuevo en el plato.
Auxita dice: “en verdad, te agradezco por pensar en mí. Seguro conoces varios psicólogos y que me hayas tenido en cuenta la verdad lo valoro bastante.”
Dices con acento Madrileño, “eso pensé, además, hace falta personal en el área. ”
Gina hace un gesto restando importancia.
Auxita descuelga el bolso, lo abre y guarda con cuidado el papel dentro.
Auxita lo cierra y lo deja sobre sus piernas.
Dices con acento Madrileño, “no conozco tantos sicólogos, pero en todo caso si así fuese, te lo habría dicho igual, creo que te tomas tu profesión muy en serio y necesitamos gente así en el hospital.”
Auxita le sonríe a la chica, luego toma la taza entre sus manos y se termina el chocolate
Gina sonríe en respuesta, aunque parece algo preocupada.
Gina se termina el cruasán.
Auxita deja la taza en la mesa y mira a Gina
escuchas música cerca de aquí.
Auxita dice: “bueno sí…la verdad me dedico con pasión a esto y procuro hacer lo mejor que pueda, ya ves como se está recuperando oscar, aunque no está siendo nada fácil”
Auxita se fija en el gesto de Gina
Gina coge su taza y le da otro sorbo.
Gina deja la taza de vuelta sobre el plato.
Auxita murmura: “además de eso, hay algo en que te pueda ayudar? Te noto como…afligida por algo.”
Dices con acento Madrileño, “sí, me doy cuenta de que lleva lo suyo… digo lo de oscar.”
Gina suspira.
Auxita suspira y asiente.
Dices con acento Madrileño, “estoy preocupada por un amigo que está teniendo problemas, pero bueno… en realidad quería hablarte de Oscar y … bueno de Camila.”
Auxita dice: “ah entiendo…tranquila que los problemas, por muy jodidos que sean, tienen solución.”
Auxita vuelve a suspirar y agacha un poco la cabeza
Gina mira a Auxita y en sus ojos se nota que le cuesta hablar del tema.
oyes el murmuyo de la gente de la ciudad.
Auxita la mira y detecta lo que desea expresar
Murmuras con acento Madrileño, “Verás, Auxita, no sé si son cosas mías, pero es que la actitud de Camila no … no me parece natural.”
Gina baja la mirada.
Murmuras con acento Madrileño, “y la de oscar tampoco, a decir verdad.”
Auxita se inclina levemente hacia delante
Auxita murmura: “no, te puedo asegurar que no lo es”
Gina inspira profundo.
Gina alza la mirada y asiente.
Auxita murmura: “el caso está tomando otro matiz algo más…complejo, por decirlo de alguna forma.”
Murmuras con acento Madrileño, “comprendo, eso me pareció en casa.”
Auxita murmura: “por ética no puedo contarte más, pero para darte una referencia, tiene bastante que ver con lo que habíamos hablado aquella vez en la habitación del hotel de zaragoza”
Murmuras con acento Madrileño, “entiendo que no puedas hablar del caso. No te preocupes.”
oyes una discusión a lo lejos
Murmuras con acento Madrileño, “en realidad … no sé, supongo que no me sorprende tanto. Lo que me deja un poco consternada es la actitud de Oscar.”
Auxita murmura: “pero, veo que algo te incomoda en este asunto…o no sé si sea lo de tu amigo y se te junte todo. Solo si confiás en mí contame, sinó no pasa nada”
Murmuras con acento Madrileño, “mi amigo me preocupa y quizá sí, se junte un poco todo… pero en realidad lo que pasa, es que noto que oscar es … no sé como decirlo… es como si hubiese normalizado la situación.”
Auxita murmura: “bueno…Oscar tiene mucho todavía que asimilar, él ya está sospechando sobre esto pero aún no se lo aseguré del todo, es delicado como para enfrentar las cosas así todas muy juntas. Además, se reencontró con Arnulfo hace poco y eso sin dudas generó un gran impacto en él.”

Murmuras con acento Madrileño, “es como si no se diese cuenta de la actitud de Camila y de cuánto eso lo ha hecho una persona dependiente.”
Gina cae en cuenta que Auxita le menciona a Arnulfo.
Murmuras con acento Madrileño, “bueno, y qué tal ha ido esa conversación? digo con Arnulfo.”
Auxita murmura: “bueno, fue bien, pero a raíz de ella surge un problema que estoy pensando como trabajar. Oscar no acepta que Arnulfo ya no pueda caminar, y está demasiado empecinado en ello. Por mucho que Arnulfo muestra una aceptación para mí extraordinaria, Oscar no lo puede hacer de la misma manera y lo entiendo, es debido al sentimiento de culpa, pero tampoco muestra demasiada predisposición a cambiar de parecer y eso en cierta forma me preocupa.”
Gina alza las cejas.
Gina respira profundo.
Murmuras con acento Madrileño, “ojalá logre no aferrarse a esa idea.”
Gina mira a Auxita, pensativa.
Auxita murmura: “bueno, volviendo a lo de oscar…puede que no se de cuenta o puede también ser una cuestión de comodidad, cuando tenés alguien que haga todo por vos es como fácil acomodarse a la situación, sin dimensionar lo que eso conlleva. pero una idea tiene, te lo aseguro.”
Gina mira a auxita, reflexionando ante lo que dice.
Murmuras con acento Madrileño, “creo que eso es algo que me cuesta gestionar con oscar. su comodidad ante la actitud de su hermana. pero comprendo que lleva muchas cosas encima y quizá eso no lo note.”
Auxita murmura: “y sí, puede que prime la comodidad por encima de la voluntad por resolver las cosas, igual puede tener algún trasfondo familiar, fue hijo único por mucho tiempo y tal vez ya la comodidad venga de la crianza en la niñez. Muchos factores pueden influir y desarraigar eso de la noche a la mañana es imposible.”
Gina escucha a Auxita con atención y asiente.
Murmuras con acento Madrileño, “eso me temo.”
Gina se termina el chocolate que ya se ha enfr´´iado un poco.
Gina mira a auxita.
Auxita murmura: “sí que vi el trato de Camila hacia vos y me pareció un tanto…grosero hasta te diría, pero yo no me siento encargada ni responsable de corregir ese acto, al lmenos a la primera porque parece más bien un comportamiento infantil y con los celos, pero sí en una de las sesiones voy a hacer referencia y ver si se puede corregir esto diplomáticamente.”
Murmuras con acento Madrileño, “oscar me atrae, no es un secreto… pero no me veo capaz de gestionar la territorialidad de Camila con él. Ni sus arranques, por muy inmadura que sea. No sé qué hacer, la verdad, Auxita.”
Auxita murmura: “pero es lo que te digo, depende mucho de qué tan dispuestos estén ambos a resolver este asunto tan delicado.”
Murmuras con acento Madrileño, “ni tú ni yo podemos actuar como si fuésemos su madre, al menos eso creo yo.”
Auxita la mira y asiente.
Gina suspira.
Auxita murmura: “es así tal cual. Por eso me dio mucha pena por vos, pero no intervine en su comportamiento porque justo eso, no soy su madre”
Murmuras con acento Madrileño, “ese es el punto. Yo tampoco creo que pueda hacer algo. quisiera ayudar a oscar, pero me siento impotente.”
Gina le toma de la mano y le aprieta un poco.
Murmuras con acento Madrileño, “no te preocupes. No era tu función como bien dices.”
Murmuras con acento Madrileño, “si el propio oscar siendo su hermano mayor no dijo nada, qué podemos decir nosotras?”
Auxita le devuelve el apretón con cariño y asiente
oyes un claxon cerca de aquí
Auxita murmura: “pues sí, la verdad. Pero sí que me comprometo a tocar eso en sesión en algún momento, es lo que puedo hacer”
Murmuras con acento Madrileño, “ella es mayor de edad. Yo lo que sí me temo es que terminaré distanciándome un poco, porque por mucho que Oscar me guste, no estoy dispuesta a tolerar la actitud de Camila.”
Gina mira a Auxita.
Murmuras con acento Madrileño, “y no quiero hacer o decir algo que empeore las cosas.”
Gina suelta de la mano a Auxita.
Murmuras con acento Madrileño, “me siento incapaz de tender un puente con ella.”
Auxita murmura: “si esa es tu decisión es respetable, pero yo sí te sugeriría, si lo creés conveniente, que hablaras cara a cara con Oscar sobre el tema. Porque creo que un distanciamiento, así sin más, podría generar en él otra tristeza más, la cual influiría en su proceso.”
Gina asiente.
Murmuras con acento Madrileño, “no pensaba hacerlo sin hablar con él.”
Auxita murmura: “porque vamos, él es lo suficientemente grandecito ya para decir que no se está dando cuenta de las situaciones paralelas. Ni de tu atracción hacia él, ni de la actitud de Camila. Por lo que si se genera un impacto, sería menor si lo hablan que si no lo hacen y si no tiene una explicación que, por decirlo así, lo convenza.”
Gina asiente ante lo que dice Auxita.
Auxita murmura: “si querés puedo estar ahí, o lo hablan mejor a solas. Eso lo decidís vos más bien por tu comodidad, porque para él sería lo mismo supongo”
Murmuras con acento Madrileño, “exacto, por eso es que me siento tan… no sé cómo explicarlo. Es como si por mucho que intento acercarme a él, …”
Gina suspira.
Auxita la mira con comprensión
Auxita murmura: “es difícil, eso lo entiendo.”
Murmuras con acento Madrileño, “No me lo tomes a mal, pero me gustaría hablarlo con él. Es que siento que es necesario que afronte cosas él solo también. No sé si si es bueno para él, pero es que a veces pienso que va apoyándose demasiado en los demás, siempre.”
Auxita sonríe un poquito y niega
Auxita murmura: “es verdad, necesita enfrentarse solo a su realidad”
Gina mira a Auxita, agradecida.
Auxita murmura: “además, yo creo que lo puede hacer si no le das ningún anticipo, si solo le decís que querés hablar con él y nada más, porque ante un factor estresor él se siente amenazado y es ahí cuando directamente se apoya en los demás, es lo que pasó con Arnulfo por eso tuve que estar con él para que pudieran charlar, de otro modo no se hubiera llevado a cabo ese encuentro”
Gina asiente, en acuerdo con auxita.
Auxita murmura: “y vos para él no sos una amenaza, diría que hasta lo contrario. Así que esa puede ser una buena estrategia”
Murmuras con acento Madrileño, “si te parece bien, incluso intentaré que venga a casa para que hablemos.”
Auxita murmura: “me parece estupendo”
Murmuras con acento Madrileño, “es que no quisiera que por estar en tu casa Camila pudiese llegar e interrumpir.”
Gina respira, aliviada.
Auxita murmura: “claro, es importante que tengan intimidad para tratar este tema.”
Murmuras con acento Madrileño, “muchas gracias, de verdad… no sabes cuánto me alivia poder hablar esto contigo.”
Auxita murmura: “no es nada, sabes que para lo que sea y que concierne a Oscar podés preguntarme o tratarlo conmigo, yo más que nadie sé por lo que está pasando y puedo darte una mano si es necesario.”
Gina asiente.
Murmuras con acento Madrileño, “gracias… la verdad es que no quiero hacer nada que le haga daño, pero no puedo olvidarme de mí y la situación se me está escapando.”
Auxita murmura: “yo por supuesto voy a hacer como que esta conversación no sucedió, porque estoy segura que me va comentar que contactaste con él o eso creo, hay veces también que no me dice lo que le pasa a menos que yo lo aborde”
Murmuras con acento Madrileño, “me imagino y entiendo perfectamente.”
Murmuras con acento Madrileño, “también por eso quise verte fuera de tu casa, para poder hablar con más libertad.”
Auxita murmura: “no te preocupes, yo creo que aunque no te des cuenta, estás contribuyendo también a su avance, pero sin dejar de preocuparte por vos misma. Eso no lo hace cualquiera”
Gina suspira y sonríe, agradecida.
Auxita le devuelve la sonrisa
Murmuras con acento Madrileño, “es difícil, pero es que si no velo por mí, tampoco podría ayudar a Oscar.”
Auxita murmura: “ya dejo a tu cargo ver cuándo y cómo hablarán”
Gina asiente.
Auxita asiente, de acuerdo
Auxita se reacomoda en la silla
Auxita dice: “tranquila, lo iremos llevando de a poco”
Murmuras con acento Madrileño, “trataré que no pase mucho tiempo, creo que quizá así será más fácil que él se dé cuenta.”
Dices con acento Madrileño, “Gracias.”
La camarera se acerca a la mesa.
Auxita ve acercarse a la camarera y abre el bolso para sacar el monedero
La camarera dice: “¿os apetece algo más?”
Gina mira a la camarera y niega, luego mira a auxita.
Auxita dice: “por mi parte no, solo la cuenta, muchas gracias”
Gina saca su monedero y asiente hacia la camarera.
Dices con acento Madrileño, “sí, la cuenta, por favor.”
La camarera asiente.
oyes un claxon cerca de aquí
La camarera dice: “esperad y en un segundo os la traigo.”
Auxita saca un par de villetes del monedero al conocer ya el precio de la taza de chocolate; guarda el monedero en el bolso y aguarda
Auxita asiente
la camarera se aleja y vuelve enseguida con la cuenta.
Gina deja un billete sobre la cuenta que ha dejado la camarera.
Dices con acento Madrileño, “quédate con la vuelta, guapa.”
Auxita mira a la camarera, le extiende los villetes
Auxita dice: “igual, quedate con el resto.”
Auxita le sonríe
la camarera asiente, coge los billetes y se marcha hacia el mostrador, sonriendo.
Gina guarda su monedero en el bolsillo y sube la cremallera de su plumas.
Auxita ve hacer a la chica y también se cierra el cuello de la chaqueta para anticiparse al frío
escuchas jaleos y gritos a lo lejos
Dices con acento Madrileño, “gracias por venir, Auxita.”
Gina echa la silla hacia atrás y se levanta.
Auxita resta importancia con un gesto
Dices con acento Madrileño, “me quedaría más rato, pero tengo que ir a ver qué ha ocurrido con mi amigo, el que anda teniendo problemas.”
Auxita dice: “gracias por comentarme esto, es muy importante. Estaré en unos días en el ministerio para solicitar esto de la residencia en el hospital”
Gina sonríe.
Auxita dice: “no te preocupes, yo voy a ir a ver como están las cosas en casa. Estamos en contacto”
Dices con acento Madrileño, “eso es genial. Le contaré a Guillem, es mi amigo el de Psiquiatría, así está pendiente de cualquier cosa y nos informa más rápido.”
Gina asiente.
Auxita sonríe y asiente.
Dices con acento Madrileño, “venga, vamos, que tiene pinta de que va a bajar más la temperatura.”
Auxita dice: “para cualquier cosa, ya sabes que estoy disponible siempre”
Dices con acento Madrileño, “lo sé. Y no sabes cuanto valoro eso.”
Auxita dice: “uy sí. Mejor vamos”
Gina gira y echa a andar hacia la puerta.
Gina empuja la puerta
Auxita sonríe y se cuelga el bolso al hombro, levantándose para caminar hasta la puerta de salida

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *