• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: Cumpleaños entre juegos y dudas, parte 2

Punto de vista: Romina.

Disclaimer

La siguiente escena ofrece contenido sexual explícito, no apto para menores de edad o personas sensibles.

Casa de Arnulfo
Romina se separa un instante y lo mira a los ojos
arnulfo le sostiene la mirada
Dices: “perdoname porque mi forma de quererte es diferente, es…no sé como explicarte. Me parecés atractivo y todo, pero interpongo antes que nada el protegerte, el quererte bien…no hacerte daño.”
Romina suspira
arnulfo dice: “protejerme de qué?”
Dices: “de cualquier cosa arni, de lo que puedas imaginarte”
arnulfo suspira profundamente.
Romina posa ambas manos sobre los muslos de arnulfo suavemente y sin dejar de mirarlo
arnulfo dice: “un conductor ebrio me quitó la capacidad de caminar, pero el resto sigue ahí; soy como cualquier otro…”
Romina lo mira y asiente, expresando molestia en su rostro
Murmuras: “perdoname por la mala palabra pero, ese hijo de puta que te quitó esa capacidad…algún día la va a pagar carísimo.”
arnulfo murmura: “lo está pagando; no hay peor castigo que ser carcomido por la culpa”
Murmuras: “claro, pero además de eso…se va hacer justicia, mi vida”
Romina se le acerca más
Murmuras: “se tiene que hacer justicia, ni vos ni nadie se merece algo así.”
arnulfo aprovecha que romina está cerca y la abraza
Romina corresponde al abrazo y vuelve a procurar acariciarlo con mayor seguridad
arnulfo murmura: “aunque lo hubiera denunciado, no procedería”
arnulfo acaricia a romina con más seguridad que al principio
Romina va acariciándolo de a poco, pone la cabeza en su hombro y se deleita con el aroma de su perfume, holisqueando su cuello.
arnulfo se estremece, dejándose hacer
Murmuras: “no sé por qué decís que no procedería pero bueno, ahora disfrutemos de esto, ya luego vamos a ver, porque yo no voy a descansar hasta ver a ese hijo de puta arder en el infierno, si fuera posible.”
Romina habla contra el cuello de arnulfo prácticamente, moviendo sus labios frenética y mordiéndolo un poco a la par que habla.
arnulfo murmura: “no procedería porque durante el conflicto serví en combate para el bando contrario a quien hoy controla todo esto”
Romina levanta a penas la cabeza y asiente
Romina sigue bajando las manos, explorando cada centímetro del cuerpo de arnulfo pero sin atreverse a tan siquiera amagar desvestirlo.
arnulfo gime ante el contacto. la acaricia y le hace cosquillas
Romina relaja la expresión que se le había tensado, riendo ante cada cosquilla.
arnulfo explora el cuerpo de romina; piensa en desvestirla, pero se contiene
Romina se incorpora y se sienta en el regazo del chico, decidiéndose a comerle la boca sorpresivamente. Suspira y el deseo comienza a nacer en ella
arnulfo profundiza cada beso, mientras continúa con las caricias, bajando cada vez mas
Romina se separa, tomando aire
arnulfo murmura: “me gusta que te rías…”
Romina sonríe
Murmuras: “y a mí me gusta todo lo que hacés para demostrarme lo que sos, para ver si puedo tratarte como debería…”
Romina le muerde las mejillas, los labios…las manos de la chica comienzan a tantear la entrepierna de arnulfo.
Murmuras: “vamos bebé…ayudame a desearte, a sentirte. Mostrame lo que sos, dale”
arnulfo se deja llevar por el deseo, acariciando los pechos de la chica
Romina se estremece y suspira, baja con las manos los tirantes del vestido, facilitando que los pechos queden totalmente al descubierto
arnulfo chupa delicadamente los pechos de romina
Romina gime flojito ante la acción del chico y mira indecisa la cama que está a escasos centímetros de ellos.
Murmuras: “vida…yo…yo no sé…”
Romina no puede continuar porque el deseo le puede
arnulfo baja un poco más el vestido de la chica, sonriendo travieso
Murmuras: “vos dijiste que..que…nunca lo habías hecho antes, no? estás seguro de querer hacerlo ahora?”
Romina mira con total indecisión a arnulfo, mientras intenta levantarse para mover la silla hasta la cama
arnulfo asiente
cuando romina se levanta, finalmente el vestido se le cae y queda únicamente en ropa interior
arnulfo no puede disimular el deseo hacia romina, sobre todo al verla en ropa interior
Romina se apresura y levanta el vestido, cuando se dispone a ponérselo observa a Arnulfo y lo que muestra en sus expresiones
arnulfo se sonroja un poco al saberse observado, pero finalmente se deja llevar por el momento
Murmuras: “ya veo que solo no podés caminar, que lo demás funciona pero ay, como me cuesta…”
Romina deja el vestido a un lado y mueve la silla de arnulfo con una mano, conduciéndola hasta su cama
una vez cerca de la cama, arnulfo se impulsa hasta quedar en esta
Romina pone la silla a un lado, va hasta el otro lateral y sube a la cama, acercándose a arnulfo.
Murmuras: “escuchame cariño…no estoy del todo segura, pero te prometo, te prometo que si hoy no podemos…lo vamos a hacer en otro momento. sí? En serio yo…”
arnulfo se mueve para estar más cerca de romina; aprovechando la cercanía y acariciando su cuerpo, casi a la altura de su entrepierna
Romina se muerde los labios al ver lo que Arnulfo hace
Romina pega mucho su cuerpo al de arnulfo pero no se decide a continuar acariciándolo.
arnulfo mira a romina a la cara
Romina lo mira con expectativa, como aguardando a que él le diga o haga algo más para terminar de convencerla.
arnulfo se pega al cuerpo de la chica, finalmente se decide y le baja las bragas con cuidado
Romina abre mucho los ojos ante la iniciativa de Arnulfo, por lo que aunque le tiemblan las manos, comienza a intentar desvestirlo desprendiendo la camisa de a poquito
arnulfo levanta las manos, ayudando con esto a romina
Romina facilita a Arnulfo el contacto, levantándose un poco para que pueda quitarle las bragas sin problema. Mientras tanto ttermina de quitarle la camisa y la tira a los pies de la cama, aunque luego cae al suelo
arnulfo le quita las bragas, dejándolas al pie de la cama
Romina se acerca y a boca abierta besa el pecho de arnulfo, bajando por los abdominales y suspirando al terminar cada beso.
arnulfo gime flojito ante el contacto
Romina sigue con las manos temblorosas, ahora tantea desprender el botón y la cremallera del pantalón pero con tanta lentitud y suavidad, que ella misma se impacienta un poco
arnulfo le ayuda bajando la cremallera
Romina lo ve muy rígido, lo mueve un poco como para terminar de tumbarlo en la cama.
Murmuras: “estás bien, bebecito?”
arnulfo murmura: “estoy de maravilla”
Romina levanta sus piernas con bastante cuidado y termina de quitarle el pantalón, dejando la prenda caer. Acaricia la entrepierna de arnulfo por encima de la ropa interior y por primera vez sonríe complacida.
arnulfo se estremece y se pega al cuerpo de la chica
Murmuras: “qué querés, vida? querés que hagamos esto? Por favor ayudame…”
arnulfo murmura: “yo es que… nunca había hecho esto…”
Romina roza con sus manos el pene de Arnulfo y lo besa en los labios
arnulfo baja suavemente por el cuerpo de romina; posteriormente introduce un dedo en su bajina
Romina iba a hablar, pero siente el contacto de arnulfo y suspira
arnulfo vuelve a besarla, profundiza el beso mientras hurga en el interior de romina
Romina le quita la ropa interior finalmente, impulsada por el ya desbordado deseo y por el último contacto de Arnulfo que ha hecho que ella finalmente se decida.
Romina gime flojito en el oído de Arnulfo, mientras también comienza a acariciarle el pene, sintiendo como este va creciendo
arnulfo acaricia el clítoris de romina
Romina reprime un gemido, mordiendo con algo de fuerza la oreja del chico
arnulfo gime estremeciéndose con la mordida
Murmuras: “así amor, así…”
arnulfo ahora introduce dos dedos, hurgando en el interior de la chica
Romina no puede evitarlo más y comienza a mover las caderas despacio, para que el contacto de los dedos de arnulfo resulte todavía más placentero para ella. Entre tanto también hace contacto con sus manos, apretándolo levemente
arnulfo murmura: “así…”
arnulfo le masajea el clítoris, aprovechando sus movimientos
Romina asiente y pasa cada dedo de sus 2 manos, aguardando la reacción del chico ante el placer
arnulfo se deja llevar por el placer, apretándose más contra el cuerpo de romina para intensificar el contacto
Romina en medio del juego previo, se detiene a pensar un instante. Asiente para sí misma y se relaja, prestándose para disponerse a seguir con los juegos con arnulfo
Romina se pega más y se sigue movienndo, comienza a sentir que la vajina se le humedece
Romina suspira un poco, intentando tener algo de compostura para hablar
Murmuras: “mi amor…estás listo?”
Romina baja la cara y lo besa, muy cerca de la entrepierna. Sus manos no han dejado de acariciarlo en ese mismo lugar
arnulfo intenta hablar, pero el placer que siente ante el beso y las caricias se lo impide
Romina se ocupa de acomodarlo en la cama, acariciando cada centímetro de piel. Cuando se asegura de que Arnulfo está totalmente cómodo, sube con mucho cuidado a orcajadas sobre él, conduciendo sus manos hacia el miembro, como enseñándole sutilmente como hacer la penetración.
arnulfo murmura: “yo.. yo.. estoy.. listo…”
Romina suspira y asiente, abriendo las piernas de a poco y ya totalmente ubicada sobre él
Murmuras: “de a poco, bebé, despacito.”
arnulfo comienza a penetrarla suavemente, al mismo tiempo que la masturba
Romina se comienza a mover sobre Arnulfo y de inmediato gime al sentirlo
Murmuras: “bien, así…no tengas miedo”
Romina lo besa en los labios contínuamente, aunque no se puede relajar del todo por estar más pendiente de sus reacciones, de cómo va viviendo su primera experiencia sexual
arnulfo lleva su mano hasta su pene presionando un poco en la base e impulsándose con el otro brazo y se asegura de penetrarla con suavidad, intensificando de a poco sus movimientos
Romina vuelve a gemir, aunque no se siente ni cerca de llegar al orgasmo por estar tensa y pendiente más de él que de otra cosa.
Tras varios minutos en que de a poco el sexo se ha ido intensificando
Romina se aferra con fuerza a su cuerpo y procura moverse todavía más rápido. Todo el tiempo lleva las manos a las piernas de Arnulfo
arnulfo se va empujando con los brazos más rápido, dejándose llevar por el placer
Romina se mueve, jadeando constantemente
arnulfo jadea de forma constante, está por llegar al clímax
Romina observa la reacción de Arnulfo y de inmediato intensifica el movimiento para forzarlo a llegar al clímax lo más rápido que sea posible. Entre tanto ella, si bien siente placer, no logra disfrutar del todo la experiencia porque su mente da vueltas a los prejuicios sin parar
Romina lo aprieta con fuerza contra ella para profundizar la penetración de arnulfo. Siente que finalmente está humedeciéndose más y más.
arnulfo se muerde los labios sintiendo el sonido que provoca la humedad de la chica
Murmuras: “vamos, bebé…soltate, dejate llevar…”
Romina suspira entre gemidos todavía más fuertes que ya no puede contener
arnulfo se deja llevar por los gemidos de romina y finalmente acaba por correrse
Romina gime todavía más, forzando un orgasmo que no llega a ser del todo satisfactorio pero que aún así es suficiente, al verlo a él disfrutar tanto
Romina lo besa por cada parte del cuerpo que logra alcanzar, mientras sigue jadeando y gimiendo, aguarda con paciencia a que arnulfo finalmente termine agotado.
arnulfo se mueve un poco besando a romina en cada parte de su cuerpo hasta que queda laxo sobre la cama
Romina se da cuenta que Arnulfo ha terminado, lleva la mano y lo saca de dentro de ella con delicadeza, para luego besarlo tiernamente en los labios
Murmuras: “estás…bien? principito? Te sentís bien?”
Romina pone su cabeza en el torso desnudo de arnulfo y lo mira como puede, oyendo los desbocados latidos de su corazón.
arnulfo murmura: “estoy bien, como te puedes dar cuenta no me rompí ni nada de éso”
Romina suspira con un leve gemido
Murmuras: “a ver si es cierto…”
arnulfo murmura: “comprueba tú misma”
ante la frase, Romina se incorpora un poco y lo vuelve a acariciar con ambas manos, explorando cada parte de su cuerpo. Se toma un tiempo para sentir toda su piel, de la cabeza a los pies.
Romina asiente, le sonríe y se vuelve a acostar en la cama a su lado
arnulfo murmura: “y pues?”
Romina lo besa antes de responderle.
arnulfo profundiza el beso
Romina se entretiene jugando con la lengua un momento, luego se separa y lo mira
Murmuras: “No, no te rompiste.”
Romina se ríe bajito y es ahora ella quien le hace cosquillas a él
arnulfo ríe con las cosquillas, no puede evitar retorcerse
arnulfo murmura: “mira que tengo muchas…”
Romina asiente y lo suelta, vuelve a llenarlo de besos por todos lados y luego lo mira.
Murmuras: “sí, eso veo. pero bueno, te toca descansar, mi solcito.”
arnulfo murmura: “si así se festejan los cumpleaños…”
Murmuras: “bueno, es una forma muy…interesante de festejar”
arnulfo sonríe pícaro
Romina le devuelve la sonrisa con la misma picardía
Murmuras: “querés que me quede contigo toda la noche? Por ahí podemos repetir…”
Romina suspira, jadeando por el agotamiento que ahora sí comienza a sentir
arnulfo murmura: “no sería mala idea… mira que si se hace vicio…”
Romina sonríe
Murmuras: “dicen que todo en exceso es malo, pero yo creo que esto es lo único que no lo es”
el globo que está cerca del árbol cae de su lugar
Romina oye el ruido y se gira a mirar desde la cama.
arnulfo se gira desde la cama al oír el ruido
Dices: “miralo a ese…se cansó y cayó”
Romina suspira señalando el globo
arnulfo ríe siguiendo la señal
arnulfo murmura: “se cansó de no hacer nada?”
Romina se ríe y asiente, levantándose rápidamente de la cama
Romina camina de espaldas a arnulfo, completamente desnuda, va por el globo y lo trae hasta la cama, subiendo nuevamente a ella con agilidad.
arnulfo murmura: “anda. ahora resulta que quería hacernos compañía el muy travieso”
Murmuras: “sí, parece que le daba envidia ser solo testigo de la festichola que nos acabamos de mandar, cariñito.”
arnulfo alcanza el globo; al encontrarlo, lo pasa por el cuerpo de romina
Romina se estremece ligeramente ante la iniciativa y sonríe
arnulfo murmura: “si va a acompañarnos, que sirva de algo”
Romina asiente, mientras le quita el globo con suavidad de las manos
arnulfo la observa espectante
Romina pone el globo cerca de las piernas de Arnulfo, se va acostando despacio y apretando el globo con sus piernas y las de él, haciendo que este explote y una vez ocurrido esto, entrecruza las piernas con las de arnulfo y se pega a él con fuerza
Explotas un globo multicolor.
Murmuras: “que tampoco es la idea tenerlo mucho tiempo de intruso.”
arnulfo se sobresalta por un momento, pero recuerda que fue el globo y se recompone, apretándose más al cuerpo de romina
Romina se fija en el sobresalto de Arnulfo y le acaricia la cara con afecto
arnulfo murmura: “se lo buscó por chismoso”
Romina se ríe y asiente, sigue entrecruzando las piernas, abriéndolas un poco. Lo besa en los labios y lo abraza por un prolongado tiempo
Esa noche fue genial, lo hicimos una vez más y por fin pude relajarme, disfrutarlo por completo. Y es que en realidad de a poco me voy dando cuenta que Arni es un hombre hecho y derecho, con quien puedo disfrutar de todo lo que se puede pensar, y más. Espero no herirlo con mis dudas, que entienda que para mí esto no es sencillo de asimilar. Yo, por lo tanto, voy a dedicarme a disfrutar de mi relación con él y de hacerlo feliz.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *