Punto de vista: aletheia

Luego de su encuentro con Daniel, Aletheia regresa al hotel de Preciados…
Aletheia “Todo demasiado bonito para ser verdad —pensé, mientras me
cambiaba de ropa”.
Murmuras con acento catalán, “Al menos estoy dentro y todavía conservo
todas las partes de mi cuerpo en su sitio. Segurísimo Daniel habría
querido verme con un tiro en medio de la frente”.
Aletheia enciende ambos ordenadores. Reinicializa la máquina virtual y
deja todo listo para conectarse de nuevo a la Underground Networking.
Dices con acento catalán, “Será mejor que comience a justificar mi
contratación, no queremos al CEO de Imperium cabreado, ¿verdad?
Aletheia se coloca frente al ordenador que le diese Gilbert y se
conecta al canal que recién tiene activado.
ImperiumCorp Aletheia: Buenas tardes. Soy Aletheia, encargada de la
seguridad de la información de Imperium corp, tal como informase
nuestro CEO más temprano. Debido al crecimiento y evolución de la
corporación, nos vemos en la necesidad de implementar ciertos cambios
en lo que se refiere al Sistema de Gestión de la Seguridad de la
Información, Políticas de Seguridad y clasificación de la información.
Estos cambios se llevarán a cabo progresivamente y se os informará por
departamento, con tiempo suficiente para que toméis las previsiones
del caso; la configuración correspondiente se os indicará cuando os
corresponda vuestro turno. Esperamos que con estos cambios, Imperium
Corp, se coloque a la vanguardia respecto de las garantías de
privacidad, confidencialidad y seguridad de todos. Gracias por su
atención y disculpad las molestias que estos cambios os puedan
ocasionar.
Aletheia Piensa, “Hala, si es que teclear se me ha dado siempre de puta madre”.
Murmuras con acento catalán, “Ahora sí, terminemos con el asunto Cabronne”.
Recordando que había dejado información por analizar de una de las
tarjetas —aquella que, según la mujer que estaba con el tal Ives tenía
algo que ver con un Equipo Omertá—, Aletheia, decidió comenzar por
ahí.
Dices con acento catalán, “Veamos en qué más estabas metido, Cabronne”
Dentro de la carpeta donde había dejado los ficheros extraídos,
observa uno que le llama la atención por su nombre: “fichas.enc”.
Aletheia piensa, “dudo que se refiera a fichas de parchís”.
Aletheia Abre una terminal, activa su software para cifrar y descifrar
y teclea a toda velocidad:
opencrypt ene -d -alg-256-cbc -in
/Users/brujita/Documents/historiasdebrujeria/fichas.enc >
/Users/brujita/Documents/historiasdebrujeria/fichas.txt
murmuras con acento catalán “¿Por qué usaste un algoritmo distinto
para este fichero, Cabronne? ¿Qué es tan importante?
Hora y media después, Aletheia se fija en los datos que muestra aquel fichero:
Nombres, DNI, empresas, cargos, dirección, teléfono u otros contactos,
asignación para EO.
Uno le llama la atención; es alguien que tiene relación laboral con
Imperium Corporation.
Murmuras con acento catalán, “Así que Teresa; no tengo puta idea de
quién eres, pero me encantaría saber en qué coño estás metida, niña”.
Aletheia cierra el fichero. Busca la tarjeta y la inserta y guarda el
fichero en ella.
Aletheia piensa, “Imagino que Ives no me lo agradecerá, pero, si no me
equivoqué en mi apreciación, cualquier cosa que le sirva para
fastidiar a Daniel, no le va a hacer mala cara”.
Dices con acento catalán, “Vamos a hurgar en tu parte más oscura,
Cabronne; quizá encontremos algo interesante”.
Aletheia, tal como hiciese la vez anterior, trabaja desde el ordenador
donde ha configurado la red privada y aislada.
[conectando a Underground Networking]
[Bienvenido a Underground Networking.]
Aletheia se pregunta si podría existir la posibilidad de…
Con agilidad teclea en el buscador:
inurl:index.php?id=
el listado que observa no es demasiado extenso, pero una sonrisa le
ilumina el rostro. El dominio de Cabronne aparecía en primer lugar.
Murmuras con acento catalán, “Veamos si eres vulnerable, preciosa”.
Aletheia teclea añadiendo una comilla simple al final y actualiza la
página, entonces en pantalla puede leerse:
http://tonnycabronne.undernet/info_page.php?id=22’
You have an error in your SQL syntax; check the manual that
corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use
near ‘\” at line 1.
Aletheia niega con la cabeza mientras sonríe.
Murmuras con acento catalán, “Para ser un matón, eras un poco tonto, ¿eh?”.
Una vez Aletheia verificó que la web era vulnerable, activó una
pequeña aplicación para automatizar el ataque SQLInjection.
Activando InjectionMap
Con la ventana de comandos abierta,
Aletheia teclea una instrucción para obtener el nombre de la base de datos…
./injectionmap.py –u http://www.tonnycabronne.undernet/detalle.php?id=1 –-dbs

Después de realizar el comando anterior y teniendo el nombre de la
base de datos, procedió a ingresar lo siguiente:
./injectionmap.py –u
http://www.tonnycabronne.undernet/detalle.php?id=1 –D personal_works
–-tables
Observando las tablas se fija que una de ellas lleva por nombre
“encargos”, por lo que decide revisar sus campos por si hubiese algo
de interés, así que teclea:
./injectionmap.py –u
http://www.tonnycabronne.undernet/detalle.php?id=1 –D personal_works
–T encargos–columns
Tal como había imaginado, la tabla era de clientes y sus encargos, así
que, en lugar de revisar columna por columna, decidió extraer toda esa
información y se apuró a teclear:
./injectionmap.py –u
http://www.tonnycabronne.undernet/detalle.php?id=1 –D personal_works
–T encargos–C cliente, objetivo, monto, fecha_solicitud –-dump
Aletheia sonríe satisfecha; genera un fichero en texto plano con la
información y la guarda en la tarjeta sd que piensa entregarle a Ives.
Dices con acento catalán, “Vaya si era solicitado el Cabronne; sobre
todo el capataz hizo uso de sus servicios como le vino en gana, ¿eh?”.
Dices con acento catalán, “¿Lo siguiente? Ocuparme de los malnacidos
evitas; espero que no me distraigan con más encargos”.
Aletheia sale de la Underground Networking y apaga uno de los
ordenadores. Decide revisar el periódico, desde que llegó a Madrid
anda demasiado desconectada y eso podría ser peligroso.
Observa que puede también acceder a videos de dominio público, así que
comienza a verlos, reproduciéndolos de forma aleatoria. Uno le llama
la atención por su título: “Hablando a través de la voz de madre”.
Aletheia se pone tensa… esa voz, ¡maldita sea! Mientras escucha el
video, en su mente se reproducen las palabras de aquella mujer:
“soy la roja original, pero han querido piratearme”.
Murmuras con acento catalán, “¿A qué crees que juegas, Melany Pet?”.
Aletheia piensa, “será mejor que me vaya con sumo cuidado con esa
mujer; si por casualidad siguiese en las filas de los Evita, mi cuerpo
podría amanecer en cenizas sin que nadie lo supiera”.
Aletheia Niega con la cabeza y suspira profundo…
De pronto, se estremece; aunque quisiera, no puede evitar que los
recuerdos la invadan. El rostro de su madre, el de su hermana. Gritos,
súplicas, el olor a sangre impregna el ambiente. El brillo en el filo
de un cuchillo, el calor, las llamas. El olor a carne chamuscada. Más
gritos; en realidad, aullidos de dolor. Se levanta con esfuerzo, su
cuerpo no deja de temblar. Las lágrimas le inundan el rostro. Da unos
pasos y alcanza la cama, se deja caer en ella, inerme.
Pasa así unos minutos hasta que, recobra el sentido del aquí y el ahora.
Tendida en la cama, fija su mirada en el techo de aquella habitación.
Su mente vuela y comienza a observar los hechos recientes. La imagen
de Gilbert se forma con asombrosa nitidez en su mente. Sin querer,
admira lo mucho que se parece a Gabriel y, al mismo tiempo, lo
diferentes que son.
Murmuras con acento catalán, “Aletheia, será mejor que te mantengas
alejada de Gilbert… esa cercanía anda liberando a todos tus demonios y
no te conviene”.
Aletheia se incorpora y mientras decide por donde comenzará a realizar
los cambios en Imperium Corporation, piensa que, mientras Jeremy
Gilbert no se fije siquiera en ella, todo estará bien.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *