Punto de vista: Dieguito

Menos mal que nos mudamos. A noche se armó la rosca catosca en el hotel de preciados. Hicieron mierda el hotel, por poconos hacen mierda nuestra habitación.
Desperté horas atrás. Francamente no sé qué pasó. Lo que recordaba eran fogonazos de luz, tiros, explosiones, gritos sin duda de soldados, o de policías. De gente aterrada. Gritos desgarradores, más explosiones. Y nosotros, acá dentro, en nuestra habitación, sin salir, no nos vayan a volar alguna zona vital. Eso y mucho más juntándose cada vez con más fuerza hasta que de pronto todo comenzó a darme vueltas, y ahí caí redondo para no volver adespertar hasta esta mañana.
Estaba mi viejo conmigo. La habitación se hallaba prácticamente destrozada. Estábamos intactos. Yacían nuestras maletas ahí. Salimos, el hotel, como ya podría imaginarse, ahora era un monstruoso piso a penas transitable, roto, en ruinas, derrumbado. De ahí salimos mi viejo y yo, y sin más cargos a un grupo de chicos que tal vez sobrevivieron a la catástrofe que estaban en una zona de administración, devolvimos nuestra habitación. Bendito sea algún ser del más allá, porque había logrado reunir más plata de la que pensaba podría tener, y podríamos marcharnos tranquilos a otro hotel.
Llegamos y nos instalamos. Eso sí, debo confesar que yo tenía algo de miedo, podrían volarlo y tal vez debíamos mudarnos a un hotel todavía más caro.
Me aburría, era una belleza todavía más grande lo que nos rodeaba, pero sentía que con solo hacer un ruido podría ser capaz de despertar la guerra.
Ya era de tarde, sentía quetenía una modorra de las buenas. Debe ser la tensión, la falta de sueño, el mal dormir, las pesadillas repentinas. Pesadillas donde un asesino encapuchado me trae a mi papá muerto y con una navaja me trata de matar a mí también. Pesadillas donde un hombre bien corpulento y armado me ata de pies y manos y me realiza miles detorturas hasta por fin quitarme la vida. En estos momentos parece que el quilombo se redujo un poco. Yo hasta donde sabía, era capaz de pasar desapercibido al salir del lado de mi viejo, pero claro, puede que sí, puede que no.
dieguito toca una pieza de jazz en la guitarra.
Murmuras con acento porteño, “Si tuviera un piano…”
don-diego dice con acento porteño, “Muñecazo!”
Dices con acento porteño, “Qué pachó?”
don-diego dice con acento porteño, “No pasó nada entonces?”
Dices con acento porteño, “Na, porsuerte no.”
Dices con acento porteño, “Es como si me hubiera tomado una poción”
don-diego dice con acento porteño, “qué poción?”
Dices con acento porteño, “Una poción para correr como el diablo.”
Te partes de risa.
don-diego dice con acento porteño, “Callate, salame.”
don-diego se parte de risa.
Dices con acento porteño, “Che, ese otro hotel”
Dices con acento porteño, “sí que quedó hecho mierda”
don-diego dice con acento porteño, “Es más”
don-diego dice con acento porteño, “no andes más por la calle de Preciados, así hecha mierda como está”
don-diego dice con acento porteño, “te van a cagar a tiros a vos.”
don-diego dice con acento porteño, “por las dudas”
Dices con acento porteño, “en buena hora rajamos de ahí.”
don-diego dice con acento porteño, “Callate rajamos, por poco nos explotan el culo.”
don-diego dice con acento porteño, “Pero claro”
don-diego dice con acento porteño, “no íbamos a poder salir.”
Dices con acento porteño, “Pero muñe, te tengo una noticia”
don-diego dice con acento porteño, “Contame, hijo”
Dices con acento porteño, “AHora tal vez sea una locura, pero estuve viendo allá en la torre de Madrid”
Don-diego dice con acento argentino, Ah, una casa?
Asientes afirmativamente.
don-diego dice con acento porteño, “Pero deben costar un ojo de la cara, boludo.”
Dices con acento porteño, “Sí, y la mitad del otro.”
Sonríes.
don-diego dice con acento porteño, “Aparte con la guerra no vamos a poder comprar una mierda.”
dieguito pone cara de misterio.
don-diego te mira con atención.
don-diego dice con acento porteño, “Qué?”
Dices con acento porteño, “Que tengo para comprar una…”
dieguito sonríe y te enseña todo el efectivo que tiene.
don-diego dice con acento porteño, “Cómo carajo ganaste esto, boludo?”
Sonríes.
Dices con acento porteño, “Imperium Food por suerte sigue avierto”
Dices con acento porteño, “y corriendo como el diablo como te digo”
Dices con acento porteño, “logré ira repartir pizza de todas maneras”
don-diego dice con acento porteño, “No sé a qué Dios le rezaste para que no te vuelen la cabeza en el camino…”
Dices con acento porteño, “Lo sé, pero necesitaba hacer esa guita.”
don-diego dice con acento porteño, “Te entiendo, papu, pero no seas tan loco”
don-diego dice con acento porteño, “te cagan a tiros, pierdo a mi único hijo y me jodo yo…”
Dices con acento porteño, “Tranqui muñequín, además”
Dices con acento porteño, “vos me enseñaste a defenderme”
Dices con acento porteño, “ya soy grande”
don-diego dice con acento porteño, “Grande y fuerte sí, pero medio gilastrún todavía, seamos francos.”
Dices con acento porteño, “Bueno”
Dices con acento porteño, “la cosa esque”
Dices con acento porteño, “si no puedo comprar la casa ahora, la voy a comprar para después de la guerra y la remodelamos con la guita que voy a…”
don-diego dice con acento porteño, “Mirá cabezón, seguí laburando mientras puedas”
don-diego dice con acento porteño, “pero haceme caso”
don-diego dice con acento porteño, “si hay quilombo, no salís ni en pedo, no quiero de ninguna manera que vuelvas con un balazo en ninguna parte. No lo soportaría.”
don-diego dice con acento porteño, “y no tenemos armas, no tenés más que tus propios puños y patas para defenderte.”
don-diego dice con acento porteño, “Por algo no estoy saliendo yo mucho del hotel, hijo.”
don-diego dice con acento porteño, “De ojete nos mudamos.”
don-diego dice con acento porteño, “te quedabas sin papá, y ahí te quiero ver.”
dieguito asiente comprensivo, mientras siente que le caen algunas lágrinas.
Abrazas a don-diego.
dieguito murmura con voz quebrada: Sabés que te amo, ricardín.
don-diego dice con acento porteño, “Yo también, papaso, por eso tengo miedo de que seas hombre muerto en el camino…”
don-diego te abraza, parece también a punto de llorar.
don-diego dice con acento porteño, “yo voy a protegerte en todo lo que pueda con lo poco que tengo, lo sabés.”
dieguito piensa: Él no es solo mi papá, es mi amigo, mi confidente, mi protector, gracias a él aprendí muchísimas cosas.
dieguito recupera la compostura.
Dices con acento porteño, “Entonces qué decís que haga?”
don-diego dice con acento porteño, “Que por el momento te quedes medio quieto y labures mientras no haya quilombo en medio.”
Dices con acento porteño, “Y colaborar con la guerra?”
don-diego dice con acento porteño, “Va, con la guerra. Con la gente que está necesitando… ayuda…”
don-diego dice con acento porteño, “Boludo”
don-diego dice con acento porteño, “cuándo vasa donar sangre?”
dieguito se encoge de hombros.
Dices con acento porteño, “Cómo se llama esadoctora?”
don-diego arruga el entrecejo.
dieguito trastea con su móvil en busca del video.
dieguito reproduce el video y lee en pantalla: “Vídeo subido por Arais”.
Dices con acento porteño, “Arais”
don-diego dice con acento porteño, “Nombres raros tiene la gente”
Dices con acento porteño, “Yo la conocí”
Dices con acento porteño, “Va, creo”
Dices con acento porteño, “Fue la que me miró la herida del disparo de la otra vez”
don-diego dice con acento porteño, “Posta?”
don-diego dice con acento porteño, “Madrid es muy chico, hijo.”
don-diego dice con acento porteño, “por eso te digo”
don-diego dice con acento porteño, “corré como el diablo si querés, pero cuidado”
don-diego dice con acento porteño, “Madrid es chico y te pueden dar un tiro en el ojete por más escondido queestés.”
Asientes afirmativamente.
Dices con acento porteño, “Y con la casa qué hago?”
don-diego dice con acento porteño, “Emmmm… yo que vos la compraría recién después de la guerra…”
dieguito trata de comprender que así sea mejor y asiente.
don-diego dice con acento porteño, “Sí, hijo, al menos hasta quevuelen este hotel”
don-diego dice con acento porteño, “Hay un par de hoteles más”
don-diego dice con acento porteño, “así queandá localizándolos, por si hay quemudarnos.”
Dices con acento porteño, “pero deben ser más caros.”
don-diego dice con acento porteño, “Pero mejor que vayamos mudándonos de hotel, no vamos a correr riesgos innecesarios con toda la remodelación de la casa, tal vez ni siquiera estén laburando en la inmoviliaria.”
Dices con acento porteño, “Puede ser…”
Dices con acento porteño, “Ni siquiera vamos a poder hacer traer nada de Argentina”
don-diego frunce el ceño.
Dices con acento porteño, “Mis teclados quedaron allá”
Suspiras profundamente.
Dices con acento porteño, “El ampli de la viola también…”
don-diego dice con acento porteño, “Lo sé, hijo…”
don-diego dice con acento porteño, “Porque podríamos comprar la casa, así medio vacía y opaca como viene”
don-diego dice con acento porteño, “y acomodarnos como podamos, pero igual”
don-diego dice con acento porteño, “vamos a estar corriendo riesgos”
don-diego dice con acento porteño, “No lo digo por mí, tuve que correr riesgos todavía más bravos. Lo digo por vos, boludo.”
Asientes afirmativamente.
don-diego dice con acento porteño, “y no me digas que te animás igual ni nada de eso”
don-diego dice con acento porteño, “porque al que se hace el héroe”
don-diego dice con acento porteño, “se le cobra caro, hijo.”
Dices con acento porteño, “Bueno muñe, vamos a torrar un rato?”
dieguito mira por la ventana, sesiente algo melancólico.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *