• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Indecisa despedida

Punto de vista: Romina.

casa de arnulfo
Te encuentras con arnulfo (durmiendo).
Romina está inquieta en la cama, pendiente de Arnulfo que se ha quedado dormido recientemente.
Romina lo mira con los ojos un tanto entrecerrados, se levanta de la cama procurando que Arnulfo no despierte al sentir sus movimientos.
Romina busca ropa de calle, va al baño y se viste, se lava la cara y se peina.
Romina regresa, toma el móvil de debajo de la almohada, va hasta el pequeño armario donde ha guardado sus cosas y tras encender la linterna, se pone a ordenarlas para meterlas en un bolso grande.
Romina siente como le tiemblan las manos, procurando no hacer ruido al preparar sus cosas. Desvía constantemente la mirada hacia la cama donde Arnulfo se inquieta por momentos.
Romina suspira levemente mientras continúa ordenando todo, con prisa.
Romina está pensativa, murmurando sus pensamientos muy bajito casi sin percatarse.
Murmuras: “arni…tengo que hacer esto. Te quiero, pero antes que todo siempre seguí mis deseos, y en esta oportunidad tengo claro lo que deseo. No tener que vivir cerca de un criminal, porque estaría apoyando el daño que te hizo, y no puedo.”
Tras unos minutos…
Romina termina de ordenar sus cosas, cierra el armario con suavidad y toma el bolso en brazos, acomodándolo como puede para no hacer ruido
Romina toca el bolsillo de su abrigo para verificar que tenga ambas llaves, la de la casa y la del coche de Arnulfo, asiente y abre la puerta para salir, muy despacio.
Abres la puerta.
Sales de la casa.
La planta número 4
Ves casa de oscar, casa de arnulfo, hogar de dámaso, y casa de zulema aquí.
Romina cierra la puerta de la casa con llave.
Cierras la casa.
Romina se acerca al panel del ascensor y pulsa el botón de llamada
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
Romina entra rápidamente.
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Al ingresar al ascensor, puedes ver tu reflejo en el espejo de medio cuerpo que se encuentra colocado en la pared posterior de la cabina. Si giras 180 grados, del lado derecho observas el tablero con los botones, los cuales van enumerados agrupando los números pares en la primera columna y los impares en la segunda. Sobre el tablero, una pequeña pantalla digital indica el número de planta, el ascenso y el descenso, mediante una flecha apuntando hacia arriba o abajo según sea el caso.
Romina se acomoda con el bolso y pulsa el botón de planta baja
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Romina se mira al espejo, viendo su reflejo que muestra tristeza.
el ascensor de la torre de madrid para en Torre de Madrid. y las puertas se abren.
Romina sale cuando la puerta se abre al llegar
sales del elevador.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Te encuentras en un rascacielos que mide 142 metros de altura y cuenta con 32 plantas. Es el sexto edificio más alto de la ciudad y por muchos años fue considerado el rascacielos más alto de europa. Este edificio está protegido por el ayuntamiento de la capital. En la actualidad contiene tanto viviendas como oficinas. La parte superior está destinada a viviendas particulares, en régimen de comunidad de propietarios. La planta baja está dedicada a locales y amplias galerías comerciales. Al ingresar a la torre, te da la bienvenida un hall amplio y luminoso. Si caminas hacia la izquierda, te encuentras con el ascensor y las escaleras, mientras que del lado opuesto ves una serie de pasillos que te permiten acceder a los locales comerciales y diversos establecimientos. Cerca de la puerta te encuentras un tablón de anuncios variados y al portero, quien puede darte información detallada de cómo adquirir una vivienda en este lugar, y algunas cosillas más.
Ves un tablón de anuncios, Un portero, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Romina mira el lugar por un momento y la luz del amanecer que va iluminando la planta baja.
Romina sale, haciendo un gesto a modo de saludo al portero quien le responde con una sonrisa.
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Hace un día tranquilo.
Romina se dirige hasta el coche de Arnulfo, saca las llaves del bolsillo y lo desbloquea.
abres Saet aAhueca
Romina mete el bolso en el asiento trasero, luego se coloca en el asiento del conductor, poniéndose el cinturón
Saet aAhueca
Cierras el vehículo.
Romina se vuelve a mirar en el espejo retrovisor, percatándose de que tiene ojeras y su rostro muestra cansancio y pesar a la vez.
Romina rebusca en su bolso de mano maquillaje y procura arreglarse un poco para poder salir.
Romina se toma un tiempo, se vuelve a mirar al espejo y fuerza una sonrisa para ver como está.
Romina guarda sus cosas, arranca el motor y activa el GPS, buscando la localización de alguna comisaría, aunque se encuentra duvitativa.
Arrancas el motor.
Romina espera que el motor caliente, mientras piensa una vez más en lo que hará.
Murmuras: “no sé si valga la pena…si el mismo Arnulfo ya está entregado…no creo que haya mucho que hacer. Mover a la policía por nada, mmm”
Romina mira fijamente hacia un punto, baja la mirada y suspira, mientras una lágrima empieza a rodar por su rostro.
Romina piensa un momento más y niega para sí, secándose la lágrima con la mano
Murmuras: “no, definitivamente no va a valer la pena. Mejor me termino de ir, porque sí que no voy a soportar que ese tipo esté ahí al lado, como si nada pasara.”
Romina suspira y apaga el motor, desactiva el gps y se desabrocha el cinturón.
apagas el motor.
Abres el vehículo.
Romina abre las puertas, mira por un momento el asiento del copiloto donde Arnulfo suele acompañarla.
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Romina sale del coche, vuelve a tomar su bolso y se asegura de cerrarlo y bloquearlo después.
Cierras Saet aAhueca
Romina saca el móvil para llamar un taxi, se siente desanimada para llegar andando hasta el club con el bolso grande
Pides un taxi a la compañía TaxiMan. El taxi llegará en 9 minutos.
Romina mira el tiempo estimado de llegada del taxi y decide ir rápidamente de nuevo a la casa de arnulfo para dejarle ambas llaves.
isabel sale de la torre.
isabel se marcha por la calle de Leganitos.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios, Un portero, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Te encuentras con fani.
Romina va a prisa sin fijarse a su alrededor, entrando al ascensor.
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Romina pulsa el botón 4
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
el ascensor de la torre de madrid para en La planta número 4 y las puertas se abren.
sales del elevador.
La planta número 4
Ves casa de oscar, casa de arnulfo, hogar de dámaso, casa de zulema, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Romina abre la puerta y vuelve a entrar
Abres la puerta de la casa.
Entras en la casa.
casa de arnulfo
Te encuentras con arnulfo (durmiendo).
Romina deja la puerta entornada, saca ambas llaves y las deja en el escritorio, volviendo a mirar a Arnulfo que sigue durmiendo pero nuevamente en aquella postura de protección que suele adoptar tras las pesadillas.
Murmuras: “ay, Arni…si puedo comprar mi casa, te juro que te voy a llevar a vivir ahí…no merecés estar viviendo como vecino de un tipo que te dejó muerto en vida…”
Romina lo mira un momento más, luego mira la hora en el móvil y sale raudamente, para no perder el taxi
Sales de la casa.
La planta número 4
Ves casa de oscar, casa de arnulfo, hogar de dámaso, casa de zulema, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Romina mira por un momento las puertas de las casas, sin saber cual pudiera ser la de oscar.
Romina cierra la puerta y se dispone a bajar de nuevo, reacomodándose el bolso.
Cierras la casa.
Romina va nuevamente al ascensor con prisa
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Romina respira aceleradamente por la ida y vuelta mientras pulsa el botón de planta baja una vez más.
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
el ascensor de la torre de madrid para en Torre de Madrid. y las puertas se abren.
sales del elevador.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios, Un portero, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Romina sale, despidiéndose del portero.
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Hace un día tranquilo.
Romina llega corriendo a plaza España, ve que aún no llegó el taxi y suspira aliviada.
Romina se sienta en un banco, agitada, deja el bolso grande al lado y espera.
Ves un taxi acercarse.
Romina ve el taxi, se levanta y va rápidamente a subir en él
Un taxi
Romina indica al taxista ir al club, este asiente y pone en movimiento el vehículo
El taxi se pone en marcha.
Romina mira nostálgica por la ventanilla durante el trayecto
El taxi se detiene al llegar a tu destino.
pagas 1.33 euros al llegar a tu destino.
Romina sale del taxi tras pagarle al taxista, este le desea un buen día y se marcha
Comunidad de Madrid; Plaza de la Independencia.
Ves un todoterreno reacondicionado, Eston Morten DTX, Lend River Iveko, Furd Fufa, Rinault Migane, vehículo policial p3, y Un taxi aquí.
El taxi se marcha al quedar vacío.
Romina se vuelve a acomodar el gran bolso y sin perder tiempo, ingresa al club.
Comunidad de Madrid; Sláinte Social Club
Romina saluda a los guardias que ya la conocen, luego entra al establecimiento.
Entras.
Sláinte social club – Planta Principal
Romina cruza toda la planta principal sin detenerse a mirar atrás, llega a las escaleras y sube hasta el alojamiento.
Alojamientos Sláinte
Ves una recepcionista aquí.
Romina se acerca a la recepcionista, intercambia brevemente palabras con ella gestionando el alquiler de una habitación. Aguarda un momento y la recepcionista le entrega la llave
Pagas el precio acordado y te dan acceso a tu habitación.
Romina se despide de ella con un gesto, la recepcionista asiente mientras descuelga el teléfono para recibir una llamada.
Romina recorre el pasillo, encuentra el número de habitación y lo abre con la llave, entrando con el bolso a cuestas.
Te retiras a tu habitación a descansar.
una habitación alquilada por Romina.
Romina enciende la luz, cierra la puerta y sonríe con desgana.
Dices: “bueno Romi…volvemos al club”
Romina deja el bolso grande en la cama y se tumba también, cansada.
Romina abre el bolso, saca el móvil y busca el contacto de Arnulfo.
Romina teclea un mensaje, nuevamente las manos le tiemblan.
SMS enviado: “Arni, amor de mi vida. Te escribo para decirte que me voy de la casa, y espero me perdones por no haberme despedido personalmente, pero no quiero verte mal y además, sé que no dejarías que me vaya y necesito hacerlo. Eso no significa que te deje de querer, al contrario, lo hago porque te quiero y siento que no es justo que ambos vivamos en el mismo lugar donde está la persona que te robó una parte de tu vida. Ojalá sepas entender mi decisión y no te pongas tan mal, podés buscarme en el club si me querés ver, o decime y vamos a los lugares que te gusta frecuentar. Mi idea no es dejarte, solo seguir lo que el corazón me dicta, que ya sabés qué es. Te dejé las llaves del auto y de la casa sobre tu escritorio, gracias por prestármelas. Y no te preocupes, no voy a denunciar a ese tipo, lo pensé mejor y llegué a la conclusión de que no vale la pena movilizar a la policía por algo que no se denunció en tiempo y forma, y viendo que vos ya aceptaste que este tipo siga libre, no tiene caso que yo intervenga. Te dejo un abrazo, mil besos y todo el cariño que sabés que te tengo, si lográs perdonarme espero saberlo y que volvamos a vernos algún día. Con amor, Romi.”
Romina envía el mensaje, deja el teléfono sobre la mesita y se levanta de la cama, reprimiendo el llanto.
Romina busca en su bolso ropa y toalla, entra al baño a tomarse una ducha.
Después de unos minutos sale envuelta en la toalla, se pone un pijamas bastante ligero y se tumba, quedando dormida casi al instante.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.