• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: La cabeza bien alta

Punto de vista: Arais

Arais corre hacia la pista
lilu entrena con los compañeros
nadia grita: «finalicen y formen!»
Arais busca la mirada de nadia
Arais se pone los guantes
los soldados finalizan el ejercicio y forman
lilu se pone a la fila
nadia camina mirando a los soldados
nadia grita: «saben caer?»
nadia grita: «saben lo que es estar en la mierda?»
nadia grita: «saben lo que es luchar contra vosotros mismos?»
nadia grita: «saben lo que es ver a un compañero que cree que ya no podrá volver a dedicarse a lo que quería?»
nadia grita: «lo saben?»
nadia camina rodeando a los soldados y ve a arais
nadia asiente mirando a arais
nadia sigue caminando
Arais entra a la pista y forma
nadia grita: «el entreno que haremos en este momento»
nadia grita: «será diferente»
nadia grita: «hoy quiero que os pongais en la piel de un compañero »
nadia grita: «joven! luchador, no como vosotros »
nadia grita: «vais a sentir lo que es no poder ni poneros en pie»
nadia grita: «sufrir!»
nadia grita: «para ello»
nadia grita: «vamos a salir de esta pista y formar delante del edificio »
nadia señala un edificio
nadia grita: «inicien!»
Arais corre fuera de la pista y forma ante el edificio
los soldados salen situándose delante del edificio
lilu camina con sus compañeros
nadia sale de la pista y os mira
nadia grita: «formen en parejas de 2»
nadia entra en un almacén
Arais mira a lilu
lilu asiente
los soldados se mueven organizándose en parejas
lilu se sitúa junto a ella
lilu murmura con acento Jienense, «mejor?»
nadia saca una silla de ruedas
Murmuras con acento hebreo, «sí»
nadia deja la silla y vuelve a entrar sacando 3 más
lilu murmura con acento Jienense, «genial»
Arais mira las sillas
nadia entra y saca un carro repleto de lastres
nadia deja el carro y consulta una nota
nadia os mira
nadia grita: «ahora cada pareja elegirá a uno para sentarse en la silla»
nadia grita: «el otro miembro de la pareja le ayudará a los ejercicios »
nadia grita: «inicien!»
Arais se encamina a una silla
lilu la sigue
Arais le señala la silla a lilu
Los soldados se acercan a las sillas y 3 personas se sientan en ellas
nadia acerca el carro delante de las sillas
lilu se sienta
El ruido de un caza inunda el aire durante unos segundos.
nadia se acerca a arais
Arais la mira
nadia murmura: «parte izquierda, no es así?»
Murmuras con acento hebreo, «sí señora »
nadia camina mirando a todos
nadia grita: «este ejercicio es importante, no es un juego, no es algo para que os relajeis »
nadia grita: «no es una tontería, como quizá algunos creais»
nadia grita: «quiero que os lo tomeis completamente en serio »
nadia grita: «ahora el miembro de la pareja que está en pie»
nadia grita: «se acercará al carro y le pondrá a su compañero el peso necesario en la pierna y en el brazo izquierdo »
nadia grita: «para que este no pueda levantar el brazo más de 10 centímetros»
Arais mira a lilu calculando a ojo
nadia grita: «y con el peso necesario en la pierna para que no pueda tenerla orizontal más de 15 segundos»
Los soldados miran a sus compañeros
nadia grita: «inicien!»
Arais se acerca al carro, coge una tobillera y muñequera y se las pone a lilu
nadia se aparta del carro
Arais coge un lastre por vez y se los coloca
los soldados colocan el equipo necesario a sus compañeros y empiezan a cargar lastres comprovando el peso
Arais deja un lastre en el suelo y otro colgado
lilu intenta levantar el brazo
Arais asiente
Arais mira a nadia
lilu levanta la pierna
nadia os mira a todos
lilu la baja
nadia grita: «el siguiente paso quizá os parecerá gracioso»
nadia grita: «pero necesito que experimenteis la frustración!»
nadia grita: «de no poder hablar »
nadia grita: «de que vuestro compañero no entienda lo que decís»
nadia grita: «necesito que sepais valorar los esfuerzos que hay que hacer »
nadia camina hacia otro carro y reparte mordazas con pequeñas cuñas para la boca
nadia grita: «quien no se tome esto en serio»
nadia grita: «pasa 2 semanas en el calabozo »
nadia grita: «inicien»
Arais se la coloca a lilu encajándola bien
los soldados colocan las cuñas y ajustan las mordazas
nadia grita: «el primer ejercicio será fácil »
nadia camina hacia la pared del edificio
nadia ata 4 cuerdas a 1,40metros del suelo
nadia grita: «vengan hasta aquí »
Arais empuja la silla hasta el sitio indicado
los soldados empujan a sus compañeros ocupando cada uno una cuerda
nadia grita: «ahora quiero que las personas que están sentadas atrapen esa cuerda »
nadia grita: «esa cuerda representa la oportunidad de avanzar»
nadia grita: «con el brazo izquierdo»
nadia grita: «inicien!»
lilu estira el brazo sin llegar a la cuerda
Los soldados levantan el brazo con mucha dificultad sin alcanzar la cuerda
algunos soldados no aguantan el peso y dejan caer el brazo
Dices con acento hebreo, «vamos, inténtalo de nuevo »
nadia grita: «vamos!»
nadia grita: «coger una puta cuerda, es sencillo!»
Dices con acento hebreo, «tienes que coger la cuerda »
lilu levanta el brazo de nuevo rozándola con los dedos
algunos soldados vuelven a intentarlo pero no la alcanzan
Dices con acento hebreo, «una vez nmás, vamos »
dos soldados dejan caer el brazo agotados
lilu levanta el brazo sin cogerla
nadia grita: «qué pasa?»
nadia se acerca a lilu
nadia grita: «porqué no puedes cogerla?»
nadia mira a lilu
lilu levanta las cejas sin poder hablar
nadia grita: «habla!»
nadia da un guantazo a lilu
nadia grita: «que hables!»
lilu niega
Arais nmira alilu y a los demás soldados
nadia coge la silla de lilu
nadia la empuja bajo un techo de metal
nadia se aleja
nadia grita: «cuando tengas mucho calor pides ayuda»
lilu parpadea
nadia camina hacia otros soldados gritándoles
Un soldado intenta hablar sin conseguirlo
nadia obliga al soldado a coger la cuerda
el soldado levanta el brazo con un gran esfuerzo
el soldado no aguanta el peso y su brazo cae
nadia hace la misma operación con los dos soldados restantes
lilu suda resoplando por la nariz
nadia comienza a golpear a los soldados para que hablen
lilu se quita el sudor con la mano derecha
nadia ve a lilu
nadia camina hacia ella y coge una cuerda
nadia ata el antebrazo de lilu al reposabrazos de la silla
nadia empuja la silla de lilu delante de arais
Arais mira a lilu
nadia camina hacia un almacén
lilu rueda los ojos
Arais le sonríe
lilu gruñe despacio
nadia sale con 4 cascos
nadia pone en las piernas de las personas sentadas los cascos
nadia grita: «ahora os poneis los cascos con el brazo izquierdo»
nadia grita: «inicien!»
Dices con acento hebreo, «vamos, arriba esa mano »
nadia saca varios papeles y un mechero del bolsillo
los soldados intentan ponerse el casco
lilu agarra el casco sin poder levantarlo demasiado
Dices con acento hebreo, «arriba, arriba »
un soldado se logra poner el casco y respira aceleradamente por el esfuerzo
lilu tensa los músculos del cuello estirando del lastre
Dices con acento hebreo, «vamos, arriba»
nadia grita: «vamos a jugar con fuego, quien no logre ponérselo »
nadia grita: «tendrá doble sesión»
lilu suelta el aire por la nariz tirando
Dices con acento hebreo, «arriiba»
un soldado emite un grito levantando el brazo hasta colocarse el casco
Dices con acento hebreo, «venga, que puedes hacerlo »
lilu gruñe y tira con fuerza
Dices con acento hebreo, «más, más!»
un soldado se rinde negando con la cabeza mirando a su compañero
lilu da otro estirón y se lo pone
Dices con acento hebreo, «eso es, muy bien»
nadia mira al soldado
nadia le grita al soldado y le golpea
lilu deja caer el brazo
el soldado levanta el brazo con el casco con algunas lágrimas en la cara
el soldado se logra colocar el casco
nadia os mira
nadia grita: «ahora os vais a esforzar »
nadia grita: «para decirles a vuestros compañeros»
nadia grita: «que os ayuden»
nadia grita: «vuestros compañeros serán ciegos! no sabrán que os sucede»
nadia camina por detrás de los soldados y pega en cada casco un papel con una pequeña esponja
nadia saca el mechero
nadia prende fuego la esponja
nadia termina de prender las 4 esponjas
nadia grita: «la esponja tiene un tiempo de vida corto»
nadia grita: «y esos cascos arden perfectamente»
nadia grita: «inicien»
los soldados miran a sus compañeros y emiten pequeños sonidos
Arais mira a lilu
lilu intenta hablar frustrada
Dices con acento hebreo, «no te entiendo »
los soldados intentan levantar el brazo para señalar el casco
Dices con acento hebreo, «qué quieres?»
nadia grita: «vamos!»
lilu levanta las cejas
Arais mira la cara de lilu
lilu señala hacia el casco con los ojos
Dices con acento hebreo, «qué?»
los soldados intentan hablar
Arais mira al cielo
Dices con acento hebreo, «no veo nada »
lilu gruñe
Arais mira a lilu
lilu se señala con un dedo
lilu lebanta las cejas
Dices con acento hebreo, «tú.. qué?»
nadia camina observando el ejercicio
Arais se acerca
lilu murmura con acento Jienense, «azso »
Dices con acento hebreo, «que lo haga… »
nadia grita: «está terminando la vida del material»
Dices con acento hebreo, «qué dices, inténtalo »
lilu niega sudando
Dices con acento hebreo, «vamos, vamos, qué ocurre»
lilu murmura con acento Jienense, «azso »
Arais mira los ojos de lilu
lilu mira hacia arriva
Dices con acento hebreo, «casco?»
un soldado golpea a su compañero con la pierna derecha frustrado
lilu murmura con acento Jienense, «iiii »
Arais mira el casco
Arais lo retira
Dices con acento hebreo, «muy bien»
lilu respira mas calmada
Arais se agacha y tira tierra a la esponja
la esponja de uno de los soldados se consume y el fuego cubre el papel
Arais se incorpora mirando al otro soldado
el soldado emite sonidos mirando a su compañero
un soldado logra comunicarse con su compañero y este retira el casco
nadia observa tranquila a los otros 2
los soldados se rinden e intentan quitarse el casco con la mano izquierda
nadia grita: «vamos!»
nadia suspira cabreada
los soldados niegan
nadia grita algo a sus compañeros y estos les quitan los cascos
nadia os mira
nadia grita: «ahora las 4 personas que están sentadas»
nadia grita: «se marcharán a pasar una noche en un sector de los calabozos »
nadia grita: «3 compañeros os ayudarán siempre que podais comunicaros con ellos»
nadia grita: «una sola noche»
nadia grita: «pero antes»
nadia grita: «os vais a retirar todos a la pista número 6»
nadia grita: «y tomad apunte de lo que vereis»
nadia grita: «largaros»
Arais empuja la silla de lilu a la pista 6
los soldados empujan las sillas hasta la pista número 6
nadia habla por teléfono
nadia dice: «dile a sergio que lo quiero fuera del hospital ya.»
nadia dice: «ya, ya se que no está ocupado»
nadia dice: «a eso va, a ocuparse»
nadia dice: «sí, le espero en la puerta»
nadia cuelga el teléfono
nadia camina hacia la puerta del hospital
una enfermera sale empujando la silla de sergio
nadia mira a sergio
Sergio mira a nadia
nadia grita: «cómo estás?»
Sergio intenta hablar
nadia camina hasta situarse detrás del chico y empuja la silla
nadia grita: «te estoy preguntando»
Sergio lo intenta de nuevo
Sergio dice: «bi…»
nadia sigue empujando la silla
nadia grita: «pues ahora vas a estar mal»
Sergio mira a la mujer y mira adelante
nadia sitúa la silla delante del muro
nadia grita: «ves esa puta cuerda?»
Sergio asiente
nadia grita: «cógela»
nadia grita: «con la izquierda»
Sergio levanta un poco la mano
Sergio intenta adelantar el brazo a la vez
nadia grita: «vammos arriba, joder!»
Sergio se muerde los labios
Sergio levanta un poco más la mano y consigue rozar la cuerda con los dedos
su brazo cae
algunos soldados bajan la mirada al ver a su compañero a lo lejos
nadia grita: «te he dicho que la roces? o que la agarres»
Sergio vuelve a levantar la mano
Sergio respira fuerte intentando coger la cuerda
Sergio la agarra pero no consigue mantener el agarre
los soldados vuelven a mirar a sergio fijamente
nadia grita: «baja la mano despacio»
el brazo tiembla visiblemente
Sergio lo aguanta un momento en el aire pero el brazo cae
nadia grita: «sergio»
nadia se pone delante del chico
Sergio mira a nadia
nadia grita: «efectivamente estar en el hospital te ha afectado»
nadia grita: «te he dicho que bajes la mano, no el brazo»
nadia grita: «sabes la diferencia?»
Sergio asiente
nadia dice: «crees que podrás hacer una dominada?»
Sergio mira a la mujer, perplejo
Sergio niega
nadia dice: «no?»
nadia dice: «te gustaría intentarlo?»
Sergio suspira y asiente
nadia dice: «pues me alegro que digas que sí, porque lo tendrías que hacer de todas formas»
Sergio mira alrededor y ve a sus compañeros
nadia coge la silla y la empuja hacia la barra orizontal
Sergio aparta la mirada
nadia pulsa el mando y la barra baja
nadia pega el respaldo de la silla a la pared
Sergio mira la barra
nadia baja la barra hasta que esta está delante de la cabeza de sergio
nadia dice: «cógela»
nadia dice: «manos a la altura de los hombros»
Sergio levanta la mano derecha
Sergio hace lo mismo con la izquierda, muy despacio
Sergio jadea por el esfuerzo
nadia dice: «ahora solo quiero que mantengas el agarre»
Sergio pone las manos en la barra
nadia dice: «que ningún brazo caiga»
el brazo izquierdo tiembla mucho
Sergio se muerde los labios, sudando
nadia coge el mando
Sergio mira a la mujer con los ojos muy abiertos
nadia levanta un centímetro la barra
nadia dice: «no sueltes»
Sergio sigue manteniendo e lagarre con dificultad
nadia asiente orgullosa
nadia dice: «baja las manos»
Sergio jadea
Sergio baja la derecha despacio, la otra cae a medio camino
nadia dice: «20 segundos de descanso y volvemos a repetir»
nadia vuelve a bajar un centímetro
nadia se aleja un poco
Sergio se seca el sudor de la cara
Sergio respira hondo
nadia se toca la cara y vuelve a girar caminando hacia sergio
nadia dice: «vamos, otra repeitición »
Sergio vuelve a levantar los brazos con más dificultad que antes
Sergio se agarra con la derecha y casi no lo consigue con la otra
nadia dice: «venga, sergio»
Sergio se muerde de nuevo los labios
Sergio agarra la barra
nadia asiente
nadia dice: «no sueltes»
nadia sube un centímetro
nadia dice: «mantén»
Sergio respira entrecortadamente
nadia dice: «no bajes la mano»
nadia dice: «haz lo que tú quieras, pero no la bajes»
Sergio se pone muy rojo por el esfuerzo
nadia dice: «libera esa energía»
Sergio adelanta un poco el torso
nadia grita: «libérala!»
un grito extraño sale de la garganta de sergio
nadia asiente
Sergio baja la cabeza
nadia dice: «baja los brazos»
nadia levanta la barra medio metro
Sergio se suelta y no logra una negativa lenta
Sergio jadea
nadia da varios guantazos a sergio dejándole la mano marcada en la cara
Sergio gime
Sergio mira a nadia con rabia
Arais mira al chico y suspira
nadia dice: «ayer te dije »
nadia dice: «que la cabeza arriba»
nadia grita: «qué coño no has entendido de eso?»
Sergio levanta la cabeza
nadia dice: «baja la cabeza, sergio»
Sergio niega
nadia dice: «te he dicho que la bajes»
Sergio grita: «no»
nadia grita: «que bajes la puta cabeza!»
Sergio grita: «nn »
nadia vuelve a dar a sergio varios guantazos
nadia grita: «que la bajes!»
Sergio se muerde los labios
nadia grita: «qué no entiendes?»
Sergio niega con lágrimas en los ojos
nadia dice: «oh, si ahora llora»
nadia grita: «baja la cabeza, no te lo repito más»
Sergio se mantiene erguido
nadia coge la silla de sergio y la aleja de la vista de todo el mundo
nadia da varios guantazos a sergio
nadia grita: «qué te pasa?»
Sergio jadea
nadia grita: «porqué no me obedeces?»
nadia sigue dándole guantazos
Sergio se señala la cabeza aturdido
nadia grita: «no quieres llorar? pues llora»
nadia grita: «pero con motivos»
Sergio se agarra fuerte al apoyabrazos con la mano derecha
nadia sigue golpeándole
Sergio jadea con lágrimas silenciosas
nadia grita: «baja la cabeza»
Sergio la baja
nadia asiente y deja de golpearle
nadia dice: «así estás mas guapo»
las lágrimas caen a su regazo
nadia dice: «una persona perdedora como tú»
nadia dice: «siempre tiene que estar con la cabeza agachada»
nadia dice: «no crees?»
Sergio asiente
nadia dice: «eres un perdedor?»
Sergio levanta la cabeza y grita estranguladamente, no!
nadia asiente orgullosa
nadia dice: «eso es»
nadia dice: «no eres un perdedor »
nadia dice: «y como no eres un perdedor»
nadia dice: «la cabeza siempre arriba, sergio»
Sergio se seca la cara hinchada
nadia vuelve a empujar la silla hacia la barra
nadia pulsa el botón y baja la barra a la misma altura
nadia dice: «ya sabes que hacer»
Sergio levanta los brazos con más esfuerzo todavía
Sergio se agarra a duras penas
nadia dice: «aguanta»
nadia levanta la barra un centímetro
nadia dice: «como la bajes»
nadia dice: «como bajes los brazos»
Sergio respira muy aceleradamente
nadia dice: «te juro por lo más sagrado que tengo»
nadia dice: «que te saco de la base a patadas »
nadia dice: «haz lo que quieras pero no sueltes»
Sergio sigue agarrado, respirando muy aprisa
nadia camina cronometrando el tiempo
nadia mira el reloj
Sergio tiembla
Sergio jadea
nadia observa la cara de sergio y sigue mirando el reloj
Sergio suda copiosamente
una gota de sangre resbala por su barbilla desde los labios
nadia mira a sergio fijamente
nadia dice: «aguanta»
Sergio emite un sonido como un gemido
nadia asiente
nadia dice: «aguanta»
nadia dice: «cuando no puedas más, lo dices»
nadia dice: «pero aún puedes»
Sergio tiembla todo él
nadia se aparta unos metros de sergio
nadia grita: «aguanta»
Sergio jadea agotado
nadia mira a sergio
Sergio mira sus manos que casi se sueltan
nadia grita: «aguanta o vas fuera»
Sergio emite una especie de graznido
nadia grita: «cuando no puedas más, dilo»
Sergio grita: «ya»
nadia asiente
nadia grita: «abajo los brazos»
nadia camina hacia sergio
Sergio los deja caer y casi se vence él hacia adelante
Sergio se queda sobre el regazo, jadeando
Sergio se incorpora despacio
nadia levanta la barra hasta situarla en su sitio
Sergio se apoya en el respaldo exhausto
nadia da la vuelta a la silla dejando las rodillas de sergio de frente al muro
nadia dice: «sabes lo que quiero ahora, no?»
Sergio asiente
nadia dice: «pues empieza»
nadia agarra la silla
Sergio intenta cogerse la pierna con ambas manos pero apenas puede mover los brazos
Sergio gruñe
nadia dice: «estoy esperando y no tengo todo el día»
Sergio se esfuerza y consigue poner el pie en la pared
Sergio comienza a empujar
nadia cierra los ojos y los abre a los segundos
nadia aguanta la silla creando una pequeña resistencia
Sergio jadea empujando
Sergio pierde el control de la respiración pero sigue empujando
nadia se fija en el cuádriceps de la pierna de sergio
nadia va cediendo la resistencia
el músculo tiembla visiblemente
nadia va caminando hacia atrás
Sergio sigue empujando
nadia dice: «eso es»
nadia dice: «empuja!»
Sergio grita y la pierna casi cae
Sergio se seca el sudor de los ojos
nadia se detiene cuando la pierna está orizontal
nadia dice: «bájala despacio»
Sergio jadea
Sergio lo intenta pero solo llega a la mitad
la pierna cae
nadia dice: «vuelve a empezar a bajarla desde donde la negativa dejó de ser negativa »
Sergio respira con dificultad
Sergio intenta colocar de nuevo la pierna
Sergio deja el pie apoyado a la altura de donde cayó
Un helicóptero sobrevuela la zona a gran altura.
nadia dice: «venga, trabaja esa negativa»
Sergio vuelve a bajar la pierna mordiéndose los labios
Sergio jadea
el pie llega al suelo y Sergio suelta el aire
nadia dice: «bien»
Sergio vuelve a secarse el sudor de los ojos
nadia dice: «ahora»
nadia dice: «frena la rueda derecha»
nadia dice: «y giras la puta silla de ruedas»
Sergio frena la rueda
nadia dice: «hasta que me mires»
Sergio apenas puede coger el aro con la mano izquierda
nadia camina unos pasos hacia atrás
Sergio intenta tensar todo el brazo que tiembla visiblemente
nadia grita: «en un puto hospital por una bala en la cabeza»
Sergio comienza a girar muy despacio
nadia grita: «y aún puede contigo una puta silla»
nadia grita: «no ha podido contigo ni la muerte, pero ahora te rindes»
Sergio tiene los labios hechos polvo de tanto mordérselos
Sergio sigue girando
Sergio respira con dificultad y sigue maniobrando para girar
nadia grita: «no tengo el puto día para esperar»
Sergio rebasa los 180 grados
nadia mira a sergio
nadia asiente
Sergio deja el brazo colgando
nadia dice: «ahora te lo volveré a preguntar»
Sergio mira a nadia
nadia dice: «cómo estás?»
Sergio lucha por hablar
Sergio dice: «he..
Sergio dice: «pol …»
Sergio sacude la cabeza frustrado
nadia dice: «hecho polvo?»
Sergio asiente
nadia dice: «pues te veo demasiado entero»
El ruido de un caza inunda el aire durante unos segundos.
Sergio mira a nadia incrédulo
nadia dice: «qué tal flexiones?»
Sergio dice: «or…»
nadia dice: «no?»
Sergio grita: «or»
nadia niega
nadia dice: «no te entiendo»
Sergio suspira con frustración
Sergio lucha por hablar
Sergio dice: «su..
Sergio dice: «or…»
nadia dice: «ahora haremos algo diferente»
nadia dice: «me vas a decir tú a mí»
nadia dice: «qué te apetece hacer y lo harás»
nadia dice: «si quieres largarte puedes hacerlo»
nadia mira a sergio fijamente
Sergio mira a nadia retador
nadia dice: «piensa»
nadia camina hacia la pista número 6
Sergio mira a los compañeros
nadia ve al resto de soldados en sillas de ruedas
Sergio señala una silla
nadia coge la silla donde está sentada lilu y la empuja
nadia dice: «cómo estás, jiménez?»
lilu asiente
nadia da un golpe en la cabeza de lilu
nadia dice: «te he preguntado y tú respondes»
lilu murmura con acento Jienense, «enn »
nadia sitúa la silla delante de la de sergio
nadia dice: «hoy tus compañeros»
nadia dice: «han querido saber como te sientes»
nadia dice: «y ni uno solo»
nadia dice: «ha logrado lo que tú»
Sergio mira a nadia
Sergio mira a los demás
nadia coge el pelo de lilu
nadia tira del pelo
nadia dice: «y esta cacho de mierda, tampoco»
Sergio mmira a lilu a los ojos
nadia suelta el pelo de lilu
nadia dice: «y tanto han insistido »
lilu lo mira
nadia dice: «que hoy pasarán una noche en el calabozo »
Sergio mira a nadia de nuevo
nadia dice: «jiménez, ponte en pie»
nadia quita la cuerda del antebrazo derecho de lilu
Sergio mira a nadia como si quisiera decirle algo
lilu se levanta
nadia retira la silla varios metros
nadia dice: «ahora»
nadia dice: «vienes a por ella»
nadia dice: «inicia »
lilu camina arrastrando los lastres
nadia observa a lilu
nadia grita: «muévete!»
lilu tropieza
lilu tropieza y cae
lilu gruñe
Sergio mira a lilu
nadia se lleva la silla hasta un almacén
lilu intenta levantarse
nadia entra con la silla dentro
lilu no se puede levantar
Sergio intenta hacer avanzar la silla hacia lilu
Sergio tiene que compensar que todo el rato se le va a la derecha
lilu le mira desde el suelo
Sergio consigue llegar cerca de lilu
Sergio le coge la mano derecha con la suya y la coloca sobre el apoyabrazos
lilu le mira agradecida
lilu coge su mano y la aprieta
Sergio hace gestos de arriba con la mano
nadia sale del almacén
nadia camina hacia Lilu
lilu se apolla intentando levantarse
nadia lanza a lilu sobre el suelo
nadia dice: «qué coño te pasa, jiménez?»
Sergio suspira
nadia dice: «quieres tirar a sergio de este trasto?»
nadia dice: «eres idiota?»
Sergio echa un poco la silla atrás
nadia le da a lilu una patada en el brazo izquierdo
nadia dice: «tú no quieres silla, jiménez, pues ahora te ocupas de arrastrarte sin silla»
nadia dice: «aprende a valorar las ayudas que se te dan»
lilu la mira desde el suelo con ravia
nadia dice: «sí, no me mires así»
nadia dice: «tú antes decías que no querías esa silla»
lilu levanta las cejas
nadia dice: «pues ahora te doy la oportunidad que te apañes sin la silla»
lilu niega con veemencia
nadia dice: «ahora sí la quieres?»
lilu aprieta los puños frustrada
nadia dice: «pues que sepas que las oportunidades solo se dan una vez en la vida»
nadia dice: «antes no la has querido»
lilu niega gruñendo
nadia dice: «hasta mañana te tendrás que arrastrar por el suelo, o bueno»
nadia dice: «si te ves capaz de caminar… »
nadia dice: «tú misma»
nadia camina hacia sergio dejando a lilu atrás
Sergio mira a nadia
nadia dice: «qué te pasa a tí, porqué me miras de esa forma?»
Sergio niega
nadia dice: «no qué?»
Sergio señala su silla y señala a lilu
nadia dice: «quieres darle esta silla a ella?»
Sergio asiente
lilu mira al chico
nadia dice: «y tú?»
Sergio encoge un hombro
lilu niega
Sergio vuelve a señalar a lilu
nadia dice: «crees que podrás caminar?»
Sergio niega
Sergio encoge el hombro
lilu se arrastra hacia él
lilu lo mira y niega
nadia mira a lilu
Sergio frena la rueda derecha
lilu lo señala
lilu murmura con acento Jienense, «ua »
Sergio lucha por frenar la izquierda
Sergio mira a nadia y mira a los soldados
nadia dice: «a mi me hablas, que no tengo tiempo de adivinar»
Sergio se señala y vuelve a mirar a nadia y a los soldados
Sergio dice: «yu »
nadia dice: «ayuda?»
Sergio estira la mano derecha y coge e lbrazo de nadia
Sergio se adelanta en la silla
nadia se acerca a sergio
lilu le pone la mano derecha en la pierna
Sergio cierra los ojos con fuerza y comienza a ponerse de pie
Sergio tiembla entero
Sergio se suelta de nadia y se agarra a uno de los mangos de la silla
nadia asiente
Sergio se empuja para agarrarse al otro
Sergio mira a lilu
Sergio mira la silla
Sergio apenas se sostiene pero aguanta de pie
lilu lo mira con los ojos brillantes
Sergio sigue mirando la silla y a lilu
nadia retira la mirada
Sergio se muerde los labios temblando
lilu niega
lilu lo señala
lilu le da golpes a la silla
Sergio mira la silla y mira a lilu de nuevo
Sergio casi no puede sostenerse
nadia mira fugazmente el reloj
lilu le da mas fuerte como insistiendo
lilu murmura con acento Jienense, «uu »
Sergio tiembla demasiado
lilu se arrastra hacia atrás
nadia sigue mirando el reloj
a sergio se le dobla la pierna y queda arrodillado en el suelo
Sergio jadea sudando copiosamente
nadia mira a sergio
nadia dice: «a qué dios estás rezando?»
lilu se arrastra hacia él y intenta levantarse
Sergio lucha por levantarse pero la silla se vuelca hacia atrás
nadia se marcha
lilu gruñe y apolla la pierna derecha para hacer fuerza
lilu se levanta con mucho esfuerzo
Sergio sigue temblando arrodillado
lilu levanta la silla con la pierna
lilu suda copiosamente
Sergio se sienta sobre los talones con un gemido
lilu arrastra la pierna hacia él
lilu respira ajitada
Sergio mira a lilu tembloroso
lilu le alarga la mano derecha
Sergio la coge con la suya derecha
lilu tira de él hacia arriva
Sergio apoya todo el peso en la pierna derecha y se levanta poco a poco, temblando
Sergio se tambalea
lilu le agarra con la izquierda sin levantarla
lilu murmura con acento Jienense, «aoate »
Sergio se apoya en lilu a duras penas
lilu da un paso a la silla
Sergio la sigue a punto de caer
lilu murmura con acento Jienense, «aanta »
Sergio se muerde los labios
Sergio jadea y mira la silla
Sergio da otro paso
lilu murmura con acento Jienense, «een »
Sergio se gira un poco y se suelta de lilu dejándose caer
Sergio jadea exhausto
lilu asiente
Sergio dice: «gra »
Sergio se seca la cara y la sangre de los labios
lilu le guiña un ojo
Sergio sonríe jadeando
lilu le da un golpe con la mano derecha en el hombro
Sergio respira entrecortadamente
lilu mira a su alrededor
Por la megafonía de la base se escucha: Pista 6, personas notificadas, calabozo.
Sergio mira a lilu y hace una mueca
lilu levanta las cejas
Sergio señala hacia el edificio de los calabozzos
3 soldados ayudan a sus compañeros sentados en sillas ha salir de la pista empujando las sillas hasta las instalaciones carcelarias
Arais se acerca a lilu
Dices con acento hebreo, «si ellos los ayudan supongo que yo también puedo »
lilu la mira y señala a Sergio
Dices con acento hebreo, «sí, ahora vengo a por él»
lilu niega
Arais le hace un gesto a sergio
Dices con acento hebreo, «soy tu compañera en este ejercicio »
Dices con acento hebreo, «apóyate en mí y vamos »
los soldados dejan en manos de varios soldados a sus compañeros en silla de ruedas.
lilu gruñe
Dices con acento hebreo, «venga »
Dices con acento hebreo, «usa mis hombros, que no me parto »
lilu pasa el brazo derecho por su cuello
Arais echa a andar despacio
los soldados autorizados entran empujando las sillas dentro de las galerías
lilu arrastra la pierna
Murmuras con acento hebreo, «quieres que le diga algo a etién?»
lilu asiente
Murmuras con acento hebreo, «bien »
Arais sigue acompañando a lilu hasta el edificio
lilu respira ajitada
Murmuras con acento hebreo, «podrías ser un buen fantasma »
lilu gruñe enfadada
Murmuras con acento hebreo, «duerme de lado, que puedes ahogarte con la saliva »
los 3 soldados que están en las puertas de las instalaciones miran a lilu orgullosos
lilu murmura algo inintelijible
Arais se acredita y entra con lilu hasta dejarla en manos del encargado
Murmuras con acento hebreo, «hasta mañana, lilu »
lilu asiente
Arais sale fuera
el encargado acompaña a lilu hacia una celda
Arais mira a sergio y mira si ve a nadia
nadia sale de unas instalaciones
nadia ve a arais y se acerca
Arais se cuadra
nadia dice: «quizá mis métodos no son lo más recomendables»
Dices con acento hebreo, «si no le dañan psicológicamente, funcionan »
Arais mira a sergio
nadia dice: «cómo lo ha visto usted hoy?»
Dices con acento hebreo, «es un chico íntegro»
Dices con acento hebreo, «creo que saldrá adelante »
Dices con acento hebreo, «resiste bien el agotamiento »
nadia dice: «ah, eso lo sé yo también.»
Dices con acento hebreo, «seguro que mejor que yo »
nadia dice: «bueno»
Dices con acento hebreo, «dele quizá un día de descanso de algo como lo de hoy »
Dices con acento hebreo, «pero … gracias »
nadia dice: «sí, eso haré»
nadia dice: «gracias a usted»
Dices con acento hebreo, «lo acompaño yo dentro?»
nadia dice: «somos compañeras, pero saca a delante al resto de compañeros heridos»
nadia dice: «no, ya lo haré yo»
Un helicóptero sobrevuela la zona a gran altura.
Arais asiente
Dices con acento hebreo, «pídale a la enfermera que le cure los labios»
nadia sonríe levemente mirando a arais y camina hacia sergio
nadia dice: «qué haces aquí aún, sergio?»
Arais se acerca al resto de soldados y se queda con ellos
Sergio mira a la mujer
Sergio coge los aros
nadia dice: «por qué no te largas a tu habitación?»
el brazo izquierdo cae
nadia dice: «no hay escalones, lo puedes hacer perfectamente»
Sergio vuelve a intentarlo
Sergio avanza un poco pero la silla siempre se va a la derecha
Sergio gruñe
nadia dice: «o los cojones que tienes delante de tu compañera no los tienes ahora»
Sergio intenta enderezar la silla y sigue
Sergio tiene que compensar muchas veces la dirección
nadia dice: «mañana tómatelo como descanso y dile a la enfermera que te cure ese labio»
Sergio se detiene agotado
Sergio se gira y asiente
nadia dice: «hasta el lunes»
nadia se marcha
Sergio dice: «lu»
Sergio lucha por llegar al hospital
en la puerta un celador lo ayuda a entrar

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.