• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: La Cautiva Parte 8

Punto de vista: Aurora

Una coincidencia y una nueva pasión que incomodan.

Al sentirse tan tensa y cansada últimamente, Aurora ha mirado en internet sobre algún lugar donde pudiera relajarse y vio en el periódico sobre el Spa habilitado ya hace un tiempo en calle del carmen. Finalmente se decidió y llegó el día en el que pensaba ir; dirigiéndose para allá, ha sucedido lo siguiente.
Comunidad de Madrid; puerta del sol
Hace un día tranquilo.
Aurora camina por la plaza, mirando parcialmente el móvil
Aurora lo bloquea y lo mantiene en la mano, continuando su trayecto a paso lento a lo largo y ancho de la plaza.
Gerardo llega de hacia la carrera de san gerónimo, dispuesto a cruzar la plaza del sol e ir hacia el este para dirigirse al trabajo.
oyes sonidos de obra y maquinaria de construcción
Aurora oye la maquinaria a su parecer demasiado cerca, se gira levemente para mirar y logra visualizar a Gerardo, que camina sin haberse percatado de ella aún.
Aurora se tensa de inmediato y suspira, enojada. Se le acerca un poco, aunque Gerardo aún sigue sin verla, lo cual la molesta todavía más.
Aurora piensa: encima quiere que crea que no me vio? Por quien me tomará este?
gritas: «Brizuela, grandísimo invécil!»
]Gerardo oye su apellido y se gira, encontrándose de lleno con la intensa y furibunda mirada de Aurora.
Gerardo está notablemente sorprendido y queda sin palabras, mirándola.
gritas: «en qué idioma te tengo que decir, flor de hijo de puta, que no te quiero volver a ver en la vida, a ver?»
Gerardo dice: «hola Auro, esperá…por qué me decís esto? Qué te pasa? Por favor te ruego que no te alteres así»
Aurora cierra los puños de ambas manos
Dices: «todavía querés hacerme creer que…»
Aurora se interrumpe cuando Gerardo niega con la cabeza, determinante.
Gerardo dice: «hermosa, no sé lo que creas o lo que no creas, de lo que estoy seguro es que estamos ante un mal entendido. Insisto y te suplico, tranquilizate.»
Aurora aprieta los dientes muy molesta y se gira como para seguir su camino sin más.
Gerardo dice: «ey, esperame…no me podés dejar con la intriga así. Contame qué hice mal ahora y te juro, no te vuelvo a molestar más, Auro. Aunque creo que esta vez no tuve nada que ver, pero por ahí me equivoco.»
Aurora camina, alejándose sin responderle.
Gerardo la sigue, acercándose un poco pero procurando mantener cierto margen de distancia.
Gerardo dice: «Aurora por favor…»
Aurora se gira y queda un momento mirándolo, su expresión ha tenido un leve cambio, todavía un tanto incomprensible.
Dices: «mejor no te me acerques.»
Gerardo dice: «como quieras, pero explicame por qué te pusiste así, me duele mucho verte de esta forma, te juro por lo más sagrado que tengo.»
Aurora suspira muy profundamente.
Dices: «a ver, con qué me vas a salir ahora si te pregunto qué hacías en el mismo lugar que yo?»
Gerardo da unos pasos más hacia Aurora, mostrando seguridad al mirarla.
Gerardo dice: «pasaba por acá para irme a trabajar, vine de hacia las cortes.»
Aurora niega levemente para sí misma, baja la mirada y luego se vuelve a fijar, notando en Gerardo la misma seguridad.
Gerardo la continúa mirando y nota en su gesto un probable arrepentimiento por lo que ha sucedido.
Dices: «bueno…olvidalo.»
Gerardo dice: «no te preocupes, no pasa nada. Es más, te prometo que voy a intentar no volver a cruzarme contigo, lo que menos quiero es incomodarte.»
Aurora asiente, se gira y vuelve a retomar su camino, volviendo a desbloquear el móvil para mirarlo
Gerardo está por girarse también, pero se queda unos cuantos segundos en el mismo lugar, fijándose en la chica.
Aurora acelera el paso, siempre mirando el móvil
Gerardo sigue mirándola, como si algo le evitara retomar su camino hacia el trabajo.
Aurora camina muy distraída hasta que tropieza con algo y pierde el equilibrio, sosteniéndose con ambas manos a un banco para no caer del todo.
Gerardo ve lo que sucede y sin pensarlo se acerca, duvitativo y alertado.
Aurora se levanta casi al instante, sintiendo un leve dolor en una de las manos, con la cual empleó más fuerza para sostenerse y evitar caer.
Murmuras: «mierda.»
Gerardo dice: «ya te prometí no molestarte pero…estás bien?»
Aurora gira la cabeza levemente, lo mira y asiente.
Aurora se acaricia la mano golpeada con la otra, desviando la mirada al sentirse observada.
Gerardo dice: «qué te pasó? A ver…»
Gerardo se acerca un poco más pero Aurora sigue sin articular palabra alguna, solo niega con la cabeza.
Gerardo dice: «sentate un rato por favor, intentá calmarte un poco y luego hacé lo que quieras, dejame mirar tu mano, creo que te la golpeaste un poco.»
Aurora niega de nuevo, dirigiendo la vista hacia su mano golpeada.
Gerardo se le acerca un poco más, decidido.
Gerardo dice: «por favor te pido, no sé como más decirte. A lo mejor soy el causante de esto, es más lo asumo. pero necesito repararlo, te ruego que te calmes. Vení, sentate un ratito y que pase esa furia.»
Aurora se acerca y se sienta en el banco, mirando hacia el lado contrario de donde está Gerardo.
Gerardo sin previo aviso le toma la mano golpeada entre las suyas y se la acaricia delicadamente.
Aurora siente el contacto pero no voltea a ver al hombre.
Gerardo dice: «espero no haya sido nada grave, deberías ir a que te lo vean en algún hospital, solo para asegurar.»
Aurora lo mira
Murmuras: «no»
Gerardo asiente sin dejar de acariciarle la mano y manteniéndose de pie frente a ella.
Pasan unos minutos, Gerardo logra que Aurora beba agua y recupere un poco de serenidad.
Aurora deja el botellín con la mitad del contenido a su lado en el banco
Gerardo le sigue acariciando la mano entre las suyas y la mira a los ojos
Aurora lo mira de vuelta.
Gerardo dice: «para donde ibas?»
Aurora saca el móvil del bolsillo con la mano libre, la intenta desbloquear pero requiere de la huella de la mano derecha y suspira.
Gerardo la suelta despacio
Aurora desbloquea con la huella, busca la aplicación de GPS y le muestra a Gerardo la localización, a penas por unos segundos.
Gerardo mira la pantalla pero no alcanza a ver del todo el lugar, ya que Aurora lo saca de su vista enseguida.
Aurora se levanta del banco, guarda el móvil y toma el botellín de agua, mirando de vuelta hacia el lugar donde debe dirigirse para llegar al Spa.
Gerardo la mira con preocupación, debatiéndose mentalmente entre si seguirla o no.
Aurora va caminando sin voltearse a mirar atrás, ya casi saliendo de la plaza.
Gerardo dice: «Auro, va estar todo bien? Por favor hablame»
Aurora guarda el botellín en su mochila y pasa a la siguiente calle, pensativa.
Comunidad de Madrid; Calle del Carmen.
Aurora ve la entrada al Spá a unos metros y se acerca
Gerardo llega desde la plaza del sol y la ve a lo lejos.
Aurora piensa: por qué me pasa esto?
Gerardo murmura muy por lo bajo: «tan hermosa y tan dura a la vez…sos única.»
Gerardo acorta distancia, con determinación.
Aurora está por entrar al spa, cuando se voltea y lo vuelve a encontrar
oyes sirenas a lo lejos
Gerardo dice: «disculpame, pero hasta que no me hables no voy a poder estar tranquilo, hasta que no me garantices de que todo va estar bien. Por favor»
Dices: «si querés seguime, total…»
Aurora suspira y entra al spa sin mediar mayores palabras.
Gerardo no puede evitar sonreír y entra con ella, emocionado.
Comunidad de Madrid; Lasie Spa
Aurora se acerca a recepción y ve los tratamientos, le agrada el de entrar en la zona de baños y se dispone a contratar ese. Intercambia algunas palabras con Gerardo y él entra con ella
observas como la gente va y viene.
Has contratado el tratamiento.
Entras en la zona de masaje y alivian tus tensiones. Después de eso, te conducen a la zona de baño.
Zona de baños
Aurora regresa del vestuario, con traje de baño adecuado para entrar a alguna de las piscinas.
Gerardo mira distraído a la gente que está allí, que no es en gran cantidad.
Aurora mira los carteles y se dirige rápidamente hasta la piscina con agua templada, luego se gira hacia Gerardo y lo mira
Dices: «viniste hasta acá, ahora me esperás»
Gerardo vuelve la mirada hacia ella y asiente
Gerardo dice: «tranquila, todo sea por saber que estás bien…»
Aurora se le queda mirando un momento, Gerardo corresponde con intensidad.
Aurora no se sorprende mucho por la mirada del hombre, ya ha visto antes miradas así. Se gira y se aleja, dejando la toalla en un lugar y entrando a la piscina.
Gerardo la continúa mirando con admiración y deseo.
Aurora se adentra, nadando despacio hasta un lugar más profundo. Su cabeza está colmada de todo tipo de pensamientos:
«Será posible, otra vez me pasa lo mismo. Una persona que me genera repulsión, a la vez me genera una sensación que no me sé explicar. Necesito tenerlo lejos, pero a la vez lo quiero cerca. Lo odio, pero lo deseo.»
Gerardo la sigue en todo momento con la mirada, también muy pensativo, buscando la manera de hablarle.
Aurora sigue sumergida en el agua, respirando profundo e intentando pensar en otra cosa, pero no deja de darle vueltas a la idea que la tiene afligida.
astar entra en la zona de baño.
Gerardo sigue en el mismo lugar, entrecerrando los ojos e imaginándose a Aurora con él. Comienza a sentirse algo acalorado, pero intenta no demostrarlo.
astar entra con el traje de baño a la zona de piscinas
Aurora levanta la cabeza del agua y desvía la mirada hacia Gerardo.
Gerardo se percata y la mira.
astar va entrando poco a poco en la piscina, su tatuaje de la manzana mordida a fuego sobre uno de sus brazos se destaca en la piel
Gerardo dice: «todo bien?»
astar disfruta del baño y observa a los chicos
astar te mira.
Aurora se tensa al ver que una persona ha entrado en la misma piscina que ella.
Gerardo mira al chico que entra junto a Aurora y se acerca más
astar dice con acento fuengiroleño, «Buenas tardes. Este es un lugar agradable. verdad?»
Aurora mantiene prudente distancia, mira al chico y asiente
Dices: «hola. así es.»
astar dice con acento fuengiroleño, «es agradable ver a personas unidas»
Gerardo piensa si entrar o no junto a Aurora, no le gusta ver a otro chico cerca suyo.
astar mira al chico
astar dice con acento fuengiroleño, «acércate, hermano, no temas»
Aurora mira tensa a Gerardo, sin saber muy bien si autorizarle o no a que entre
Aurora se muerde los labios y le hace un leve gesto, asintiendo.
astar dice con acento fuengiroleño, «tranquilo, no estamos aquí para marcar diferencias. La temperatura es agradable»
Gerardo asiente y entra sin mediar palabra, acercándose a Aurora casi por instinto.
astar observa a los chicos sonriendo
astar dice con acento fuengiroleño, «tenéis compromiso sagrado?»
Aurora mira interrogante al hombre
Gerardo lo mira sin comprender.
Dices: «a qué te referís con eso? No nos vengas con cosas raras por favor.»
astar dice con acento fuengiroleño, «pareja, matrimonio…»
Gerardo se sonroja un poco, mirando a uno y otra
Dices: «no»
astar dice con acento fuengiroleño, «amigos nada más»
Gerardo dice: «en efecto, somos amigos.»
astar dice con acento fuengiroleño, «que siga esa amistad, no es bueno ver a gente separada y dividida»
Gerardo asiente de acuerdo, acercándose algo más a Aurora
Dices: «estás hablando demasiado, muchacho. intentá mantenerte algo más al margen.»
Aurora mira muy seria al chico.
Gerardo mira a Aurora con gesto tranquilizador.
Gerardo dice: «tranqui…es una gran verdad la que dice.»
Gerardo dice: «y al parecer va en buena onda.»
astar sonríe mirando al chico
astar dice con acento fuengiroleño, «me alegra oír tus palabras, buen hombre»
astar dice con acento fuengiroleño, «pero como quiera, hermana. Sólo deseo vuestro bien y daros mi bendición»
Aurora mira al hombre con algo de repulsión al oír el término bendición.
Dices: «bendición? sos Dios ahora? no me jodas.»
astar dice con acento fuengiroleño, «No soy dios, ni madre. Solamente soy su instrumento aquí en la tierra, como otros muchos.»
Gerardo le toma la mano a Aurora y mira al hombre como disculpándose.
astar asiente comprensivo
Gerardo dice: «disculpala, amigo…está tensa porque no tuvo un buen día.»
Aurora mira a Gerardo severamente, pero al sentir el contacto de la mano se relaja casi sin quererlo.
astar dice con acento fuengiroleño, «En ese caso siempre viene bien una sesión de relajación. Habéis elegido un lugar espectacular»
Dices: «sí, a eso vinimos…pero con tanto bla bla se complica un poco. No sé si me entendés.»
astar mira a la chica
Gerardo sigue acariciando la mano de Aurora con algo más de intensidad, intentando reconfortarle.
astar dice con acento fuengiroleño, «tranquila, hermana, si mi presencia le incomoda, puedo apartar.»
Aurora asiente, clavando la vista en el hombre.
Dices: «me harías un gran favor, a decir verdad.»
astar sonríe y se aleja lentamente
astar dice con acento fuengiroleño, «que madre os proteja»
Aurora escucha la frase y se fija, al alejarse el hombre, en su tatuaje de manzana mordida.
astar sale de la piscina
Gerardo sigue la mirada de Aurora
astar se dirije hacia la piscina de agua fría
Aurora mira a Gerardo.
Murmuras: «este tipo es uno de esos religiosos fanáticos de mierda…la madre que lo parió.»
Gerardo suspira, volviendo la vista hacia Aurora.
Gerardo murmura: «No te aflijas por él, tranquila.»
Aurora suspira y mira hacia todos lados, viendo si todavía el hombre sigue allí.
astar abandona la piscina de agua fría y se dirije a las duchas de emulsión.
Aurora vuelve la vista
Murmuras: «primero vos, y ahora este otro…ustedes son una plaga de la sociedad, maldita sea.»
Gerardo le suelta la mano y se aleja un poco
Gerardo dice: «entiendo que estés así, pero por favor comprendé que viniste a un lugar tranqui pero público, esto podía pasar.»
Aurora lo mira desde donde está y asiente.
astar abandona las duchas y se tiende sobre las placas calientes
Dices: «bueno, no sé cuánto tiempo nos quede, pero prefiero irme ya.»
Gerardo dice: «como quieras, hermosa. Vamos.»
Aurora sale de la piscina y toma la toalla del lugar donde la había dejado, envolviéndose con ella.
Gerardo espera un poco y luego sale también, de modo a no incomodarla.
astar abandona las duchas y se dirige a los vestuarios, para vestirse
Ambos se dirigen a los respectivos vestuarios, tras un tiempo regresan y se encuentran de nuevo cerca de la salida de la zona.
Gerardo mira a Aurora y se le acerca un poco
Aurora lo mira fijamente
Gerardo murmura: «vas a estar bien?»
astar abandona la zona de baño.
Aurora mira su alrededor, por donde de momentos no pasa prácticamente nadie.
Murmuras: «imagino que sí…»
Gerardo se acerca más y la abraza levemente.
Aurora suspira y aunque piensa en resistirse, al final se deja abrazar.
Gerardo le acaricia la espalda con mucha delicadeza.
Gerardo murmura: «hacemos lo que quieras. Si querés te acompaño, si querés te dejo sola. Vos mandás, Auro.»
Aurora lo mira, con el corazón levemente acelerado.
Gerardo le rodea la cintura con el otro brazo mientras sigue acariciando su espalda.
Aurora suspira
Murmuras: «vamos»
Gerardo asiente y se separa de ella
Aurora y Gerardo caminan, saliendo del spa.
Comunidad de Madrid; Lasie Spa
Ambos salen sin decirse nada hasta la calle adyacente.
Comunidad de Madrid; Calle del Carmen.
Hace un día tranquilo.
Aurora adelanta a Gerardo e ingresa a puerta del sol para buscar su coche.
Comunidad de Madrid; puerta del sol
Gerardo llega hasta su posición y la mira.
oyes el murmullo de la gente de la ciudad.
Gerardo dice: «voy al trabajo…gracias por permitirme estar con vos, en serio.»
el viento golpea tu cara.
Gerardo se torna preocupado, mirando a la chica
Aurora mantiene una expresión neutra.
Dices: «te llevo y vamos, que hay que hablar.»
Aurora señala su coche
Gerardo asiente y se acerca hasta él
Aurora desbloquea el vehículo
abres NQN Rolita
NQN Rolita
Gerardo entra y se acomoda en el asiento del copiloto, abrochándose el cinturón.
Cierras el vehículo.
Aurora se acomoda también, reclina levemente el asiento y cierra los ojos por un momento.
Gerardo la observa, admirado.
Dices: «no pensé que este día iba ser tan mierda para mí.»
Gerardo dice: «lamento haber sido parte de eso, nena…»
Aurora se incorpora y lo mira.
Dices: «al final…tu parte creo que fue la menos peor.»
Aurora suspira frustrada.
Gerardo asiente, manteniendo la mirada baja.
Gerardo dice: «quisiera enmendarme…me dejás abrazarte una vez más? Te juro, va ser la última.»
Murmuras: «Brizuela, yo…»
Aurora se interrumpe y se inclina hacia él
Gerardo comprende ese movimiento como un gesto aprobatorio y la abraza de nuevo.
Aurora se deja llevar, intentando relajarse manteniendo contacto con el cuerpo de Gerardo.
Gerardo murmura: «no sé con exactitud lo que te pasa, pero me dejás sugerirte algo?»
Aurora se separa a penas un poco y lo mira
Dices: «mmm a ver…pero hacelo en serio, no me vengas con boludeces.»
Gerardo dice: «claro que no, esto va en serio. Intentá relajarte más, por favor.»
Gerardo dice: «te veo muy agresiva, explotás con facilidad. Entiendo que hayan cosas que no te gustan y que tu carácter de por sí es como es, pero pienso que estaría bueno que le bajes un cambio, sos muy joven para desgastarte de esa manera.»
Aurora piensa.
Dices: «fui así toda la vida, creo…»
Gerardo la sigue mirando, algo más tranquilo.
Gerardo dice: «no, te puedo asegurar que no. Siempre te hacés valer y defendés lo que sos, pero últimamente estás a la defensiva por casi todo. Ojo, yo solo te sugiero esto para que te sientas mejor, no voy a entrar en el dicho de otras personas, de pretender que cambies. Vos sos así y así estás bien.»
Aurora alza la mano que había golpeado antes y fija la vista en ella, sin sentir dolor alguno aunque se ve un pequeño moretón.
Dices: «tenés razón, todos me dicen eso pero no quiero, me gusta ser así»
Gerardo sonríe.
Gerardo dice: «si te sentís cómoda con tu forma de ser eso es genial. Mucha gente no está conforme consigo misma. Pero relajate, solo eso te pido.»
Aurora asiente y lo vuelve a mirar
Gerardo dice: «Levantá las alertas solo cuando sea necesario, no todo el tiempo. Hacé lo que te gusta, hacete respetar cuando tengas oportunidad. Viví la vida al máximo y con gusto, hermosa.»
Aurora no dice nada, solo lo mira de arriba a abajo, anhelándolo.
Aurora reprime lo que siente, se abrocha el cinturón de seguridad y se gira, viendo el parabrisas por un instante
Arrancas el motor.
Gerardo mira al frente, de nuevo muy pensativo al notar la mirada de la chica.
Aurora se lleva a Gerardo hasta el centro comercial y regresa, imprimiendo algo de velocidad hasta llegar a puerta del sol.
Luego hace el trayecto andando hasta la casa de Auxita, cruza el pasillo y se adentra en la habitación, cuando en ese momento…
[SMS] Gerardo: «perdoná que te escriba esto, pero solo quería contarte que a pesar de todo, encontrarme contigo fue lo más especial que me pudo pasar hoy. Que me dejaras abrazarte, acariciarte…te aseguro que fue el mejor regalo que pudiste darme. Pero no quiero incomodarte más, creo que fue suficiente. Te dejo tu espacio un tiempo, esperando que puedas estar más tranquila y vivir tu vida como te mereces. Estoy siempre para vos, escribime o llamame cuando quieras. Un abrazo, Auro.»
Aurora siente vibrar el móvil, lee el mensaje atentamente pero decide no responder. Deja el móvil en la mesita y se queda sentada en la cama, pensando.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.