• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: La Cautiva Parte siete

Punto de vista: Aurora

Primera cena con presencia de Auxita.
Casa de Auxita.
Aurora está en el salón, leyendo algo en el móvil. Hasta que de pronto, recibe un mensaje.
[SMS] Gerardo: «hola, hermosa Auro. Cómo te trata esta tardecita noche?»
Aurora ve la notificación, le da clic y lee el mensaje, emitiendo un leve suspiro.
Murmuras: «otra vez este? Por favor…»
Aurora teclea una escueta respuesta.
SMS enviado: «hola. Bien, gracias.»
Aurora bloquea el móvil y lo deja cargando batería a un lado, al quitársele las ganas de seguir con la lectura luego de aquel mensaje.
[SMS] Gerardo: «me alegro si es así. Sabés una cosa? Estoy mirando acá por la ventana del hotel, y viendo la noche tan tranqui, el cielo tan despejado…me preguntaba si no querrías salir a cenar conmigo? Sería la oportunidad perfecta para hablar de alguna que otra cosita. Qué decís?»
Auxita sale de su habitación y entra al baño.
Aurora está mirando al techo con rostro pensativo, baja la mirada al oír el sonido del móvil y lo vuelve a desbloquear para leer.
Aurora piensa: quien se cree que soy? En serio este no me conoce.
Aurora responde, sin acreditar lo que ha visto.
SMS enviado: «lo que digo es que tu recurso para llamar mi atención es muy básico, además de que no tengo idea de qué quieras hablar, pero tampoco interés alguno en escucharte.»
Aurora vuelve a dejar el móvil y se levanta, dirigiéndose a la cocina.
Aurora busca alguna fruta, encuentra una manzana y la lava un poco en el fregadero para luego llevársela hasta el salón.
En el pasillo se cruza con Auxita, que sale del baño con la cara mojada y fregándose los ojos con una mano.
Auxita se despereza y mira a su hermana con los ojos un tanto entrecerrados.
Aurora la mira con detalle.
[SMS] Gerardo: «en serio querés seguir siendo así de drástica conmigo? No pensás darme tan siquiera una oportunidad de reibindicarme ante vos? Creo que todos la merecemos…necesito demostrarte que nada es como parece, nena.»
Dices: «que tal vas? Sí que dormiste.»
Auxita se tapa la boca y vosteza un poco, luego asiente.
Auxita dice: «parece que sí, y es que cuando se me presentan situaciones desgastantes se suele dar este efecto en mí, necesito dormir para reponerme.»
Aurora asiente y da unos pasos hacia el salón.
Dices: «estoy acá, por si quieras venir»
Auxita asiente y la sigue, peinándose el cabello con los dedos.
Aurora se adentra al salón, vuelve a su lugar de antes y ve la notificación que parpadea en el móvil, lo desbloquea y vuelve a leer, poniéndose muy seria de repente.
Auxita se acerca a un sillón, observando de soslayo la expresión de su hermana pero sin pretender indagar sobre aquello.
Aurora le da un mordisco a la manzana, manteniendo la mirada puesta en el móvil.
Auxita dice: «te molesta si veo la tele y estoy acá con vos?»
Aurora alza la mirada del móvil y la mira, negando con la cabeza.
Dices: «me da igual.»
Aurora piensa por un instante, volviendo a mirar el móvil.
Auxita dice: «gracias»
Auxita toma el mando y enciende la televisión, buscando algún canal para mirar.
Aurora piensa: a lo mejor sirve para sacar a Auxita…y para calmar la ansiedad de este tipo. Matar 2 pájaros de un solo tiro no estaría mal.
Aurora teclea concentrada una respuesta, llevándose la manzana a los labios.
Auxita se sienta en un sillón, viendo un canal donde enseñan a preparar diferentes tipos de comida española.
SMS enviado: «con tal que dejes la boludez y la cursilería de lado, acepto por esta vez. Pero solo si me acompaña mi hermana, no pienso salir sola con un tipo como vos. Si te gusta bien, si no, jodete.»
Aurora vuelve a bloquear el móvil y continúa comiendo su manzana, mira a Auxita que ve la televisión sin mirarla en realidad.
Auxita desvía levemente la mirada, topándose de frente con la de Aurora.
Auxita dice: «estoy rara, lo sé.»
Auxita sonríe.
Aurora asiente.
Dices: «pareciera que estás en la luna. Y a este paso, no te va bastar solo hoy para recuperarte del fulano impacto emocional.»
Auxita piensa.
[SMS] Gerardo: «por mí no hay problema, pero no sé hasta qué punto te guste hablar o no de ciertas cosas en presencia de ella, pero bueno, será como prefieras.»
Aurora oye el sonido del móvil pero no lo mira, enfocando toda su atención en Auxita.
Auxita dice: «capaz que no, pero es que me tengo que obligar a ir para arriba, Auro. La vida sigue, hay otros pacientes que me necesitan y bueno…la página se tiene que dar vuelta»
Aurora asiente, de acuerdo.
Dices: «ah bueno, ya que decís que la cosa es obligarte a ir para arriba…entonces, andá a prepararte que vas a salir conmigo ahora.»
Auxita la mira, entre extrañada y curiosa.
Aurora baja la mirada un instante para leer la respuesta de Gerardo, luego teclea nuevamente.
Auxita la ve teclear y espera
SMS enviado: «bien, entonces te veo en una hora en el lugar que sea que elijas. No me des a mí a elegir, no soy la interesada directa. Mandá ubicación y listo.»
Aurora mira de nuevo a Auxita.
Auxita dice: «salir? Qué raro a esta hora…»
Dices: «sí, salir. Movete, en 45 minutos tenés que estar lista. Vamos, arriba.»
Auxita asiente y apaga la televisión, luego se levanta.
[SMS] Gerardo: «gracias, nos vemos en una horita entonces. Saludos, belleza.»
Aurora termina finalmente de comer su manzana, dejando solo la parte de la semilla de en medio.
Auxita dice: «pero…al menos me decís qué vamos a hacer? Porque tengo que vestirme de acuerdo a eso…no es lo mismo ir de compras, correr, ir a algún sitio en concreto…no sé»
Aurora se inclina levemente hacia delante con la vista fija en Auxita, para hablar más bajo.
Auxita se le acerca, atenta.
Murmuras: «salimos a cenar con…Brizuela. Suficiente?»
Auxita sonríe de medio lado y asiente, se dirige por el pasillo hasta su habitación sin mediar palabra alguna.
Aurora vuelve a leer el último mensaje, suspira y deja el teléfono conectado en el sillón. Se levanta y va a la cocina a tirar la semilla de la manzana, luego regresa y entra a su habitación para prepararse.
Pasada media hora…
Aurora sale de la habitación con su mochila de siempre a cuestas, manipulando el manojo de llaves del coche y la casa entre las manos.
Auxita está en el baño, terminando de maquillarse.
Aurora ve la luz del baño encendida y se acerca, viendo a Auxita concentrada en su tarea.
Dices: «cualquiera diría que la invitada a salir sos vos y no yo. Pero sabés? Es mejor así, me ayudás a pasar desapercibida.»
Auxita se gira al escucharla y la mira, jugueteando con el labial que se estaba poniendo.
Auxita dice: «ya veo…pero vos vas así? No te ponés al menos polvo en la cara? Yo que se…»
Aurora niega.
Dices: «quien me conoce mínimamente debería saber que no es de mi agrado maquillarme. Además, eso es solo para que otras mujeres miren, a los hombres no les calienta en absoluto.»
Auxita asiente, luego se gira para juntar el maquillaje que tiene desparramado en el lavavo y meterlo a un bolso que había comprado para ello.
Auxita dice: «yo sé eso, pero como salimos a cenar, seguramente a un lugar así medio lindo…bueno. pero claro, más que nadie sé de tu estilo.»
Dices: «además, no debería pero te lo aclaro. No voy en plan conquista, lo hago para sacarte a vos y ver de una buena vez lo que quiere este señor. Nada más»
Auxita cierra el bolso y se vuelve a girar, mirando a su hermana conmovida.
Auxita dice: «pero…todo esto es únicamente por mí? No te sacrifiques, me dijiste que odiás la idea solo de verlo…no quiero ser causante de malestares en vos, mi gemela valiente.»
Dices: «no, es diferente si vos estás conmigo, lo que no quiero es verlo a solas. Con vos ahí, me voy a sentir más tranquila y hasta me daría igual. Así que dejalo»
Auxita dice: «bien…de todas formas si no te sentís cómoda me decís y regresamos, no quiero que por mi culpa tengas ansiedad ni estés jodida»
Aurora asiente.
Dices: «de eso no te quepa duda, no voy a aguantar sensaciones desagradables ni aunque me paguen.»
Auxita sonríe y se acerca, le pone una mano en el hombro con cariño.
Auxita dice: «gracias, sos la mejor.»
Dices: «bien, vamos.»
Aurora la adelanta, encaminándose al salón.
Auxita apaga la luz del baño y se mete a la habitación sin cerrar su puerta.
Auxita dice: «te alcanzo enseguidita»
Dices: «dale, tenés 10 minutos»
Auxita oye esto y rápidamente se peina, procurando improvisar en su largo cabello algún tipo de arreglo.
Aurora ve su móvil conectado, lo saca y guarda el cargador en la mochila y el móvil en un bolsillo, junto con sus llaves.
Auxita termina de peinarse y sale de la habitación, verificando que lleve el bolso completo. Asiente y regresa al salón, viendo a Aurora.
Auxita dice: «ahora si, lista.»
Aurora la mira y asiente.
Dices: «vamos, que hay que ir hasta plaza de las cortes.»
Auxita asiente, toma su manojo de llaves colgado por ahí y abre la puerta.
Auxita dice: «vamos en tu auto, verdad?»
Dices: «sí, está en sol.»
Auxita asiente y sale de la casa.
Sales de la casa.
La planta número 3
Ves el paraíso , Casa de Auxita, Departamento de Diego y Jazmín, y La casa de Mike aquí.
Auxita cierra la puerta con llave, luego camina hasta el ascensor y mira a Aurora
Aurora se acerca al ascensor y pulsa el botón de llamada, mientras la observa.
Dices: «qué?»
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.
Auxita dice: «no le avisamos a Mel que salimos»
Aurora niega
el ascensor de la torre de madrid llega y las puertas se abren.
Dices: «si quiere saber de vos, que te llame o escriba.»
Auxita asiente y entra al ascensor una vez que este se abre.
entras en el ascensor de la torre de madrid.
el ascensor de la torre de madrid
Aurora pulsa el botón de planta baja
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
Auxita se arregla el cabello mirándose al espejo
el ascensor de la torre de madrid para en Torre de Madrid. y las puertas se abren.
Las chicas salen
sales del elevador.
Comunidad de Madrid; Torre de Madrid.
Ves un tablón de anuncios, Un portero, y el ascensor de la torre de madrid aquí.
Auxita saluda al portero y se encamina a plaza España, Aurora la sigue
Comunidad de Madrid; Plaza de España.
Hace una noche tranquila.
Dices: «a sol.»
Auxita asiente
Ambas llegan a plaza del sol en cuestión de minutos
Comunidad de Madrid; puerta del sol
Ves La estatua de la Mariblanca, La estatua ecuestre de Carlos III, saet reacondicionado, vehículo blindado F2, Rinault Migane, Saet reacondicionado, un vehículo policial, rinault migane, un coche de la marca koa, un vehículo blindado, NQN Rolita, y un SUV Xoaomi modelo Rodmi aquí.
Aurora se acerca a su coche y lo desbloquea.
Auxita se va hacia el lugar del copiloto para subir
abres NQN Rolita
NQN Rolita
Aurora se acomoda en el asiento del conductor, tras cerrar las puertas.
Cierras el vehículo.
Auxita se acomoda también, dejando el bolso a sus pies.
Ambas se abrochan el cinturón de seguridad.
Aurora arranca el motor y pone el lugar en la aplicación de GPS
Arrancas el motor.
Auxita dice: «en cortes era, no? Ahí hay muchos restaurantes buenos.»
Aurora asiente levemente mientras sale con cautela de entre los coches estacionados.
El vehículo se pone en marcha.
Auxita dice: «bueno, a ver con qué nos encontramos, no? Pero Auro…»
Aurora la escucha sin desviar la mirada de la carretera.
Dices: «qué.»
Auxita dice: «no es por nada, pero intentá ser algo más suave con Gerardo, si vino hasta acá será por algo realmente importante.»
Aurora suspira mientras rebasa a un coche.
Dices: «me decís en serio? Mirá, yo sé cómo tratar con las personas, cada una tiene el trato que se merece. Por favor no me jodas la paciencia.»
Auxita sonríe y mira de soslayo a su hermana.
Auxita dice: «es que me divierte tanto verte enojada así…traaanqui, vos sabés lo que hacés, hermanis.»
Murmuras: «hija de mil.»
El vehículo se detiene al llegar a su destino.
Aurora estaciona con cuidado a un lado de la plaza y mira a Auxita.
Dices: «si parecés una nena malcriada…pero bueno, por verte así de bien, lo que sea.»
Auxita se ríe bajito y abraza a su hermana de lado
apagas el motor.
Auxita dice: «ay, cómo te quiero.»
Dices: «ya, vamos.»
Auxita se separa de ella, toma su bolso y se dispone a bajar
Aurora desbloquea las puertas, las abre y baja
Abres el vehículo.
Comunidad de Madrid; Plaza de las cortes.
Ves NQN Rolita aquí.
Cierras NQN Rolita
Aurora llavea el coche, Auxita la espera frente al mismo.
Aurora se encamina al hotel, Auxita va a su lado
Comunidad de Madrid; Imperium Hotel
Ves Una subgerente aquí.
Ambas suben la escalinata en silencio
Subes poco a poco la escalinata hasta que llegas al nivel general del hotel.
Comunidad de Madrid; Nivel general.
Dices: «a ver, era por allá.»
Aurora señala la entrada al jardín
Auxita dice: «síi»
Ambas caminan, entrando al jardín
Comunidad de Madrid; Jardín de invierno.
Auxita mira el lugar con admiración.
Gerardo está a unos metros de ellas, las ve llegar y se acerca sonriendo.
Auxita dice: «qué belleza, hace muchísimo no venía»
Aurora aún no se percata de Gerardo
Dices: «sí. Bueno, dejá que lo llamo a este, que no sé qué se cree para hacernos esperar, acá teníamos que vernos.»
Gerardo enlentece el paso al escuchar a Aurora
Auxita tampoco lo ha visto, por estar de espaldas.
Aurora saca el móvil de su bolsillo y desbloquea, mirando la pantalla.
observas como la gente va y viene.
Gerardo se toma unos segundos para mirarla de arriba a abajo, luego se le acerca del todo y la abraza por detrás, cuidando no establecer contacto con Auxita.
Aurora se sobresalta y se gira, moviéndose por instinto con un poco de brusquedad.
Auxita la mira extrañada y se gira hacia donde ella ha mirado, topándose con Gerardo que sonríe
Dices: «sos un reverendo idiota.»
Auxita sonríe viendo el rostro de Aurora y la mueca de Gerardo que intenta contener una risa más amplia.
Gerardo dice: «que tal, como andan las gemelas?»
Auxita sonríe y se acerca a Gerardo para darle 2 besos
Auxita dice: «tanto tieeempo, Gerardo! Bien, vos que tal?»
Aurora se mantiene un tanto distanciada, observando el intercambio.
Gerardo le devuelve los besos a Auxita y enseguida desvía la mirada hacia Aurora.
Gerardo dice: «bien, y todavía mejor al encontrarme de vuelta con ustedes, es lindo verlas juntas.»
escuchas música cerca de aquí.
Auxita asiente sonriendo.
Aurora los mira
Dices: «bueno, a lo que vinimos.»
Gerardo dice: «ooh, y usted no me va a saludar, sumagestad?»
Auxita se aleja unos pasos riéndose un poco
Aurora suspira
Dices: «hola…vamos.»
Gerardo asiente y señala el letrero del restaurante que eligió.
Gerardo dice: «adelante, las damas primero»
Auxita vuelve hasta ellos y asiente, adelantándolos levemente.
Aurora apresura el paso sin perder de vista a Auxita.
Gerardo entra con ellas al restaurante.
Comunidad de Madrid; Restaurante el Ojaldre.
Los 3 buscan mesas desocupadas con la mirada, se ponen de acuerdo y se ubican en una al costado del establecimiento.
Gerardo mira a ambas chicas y separa sillas para ellas, siempre dando prioridad a Aurora.
Auxita toma asiento, colgando el bolso por el respaldo de la silla.
Aurora se sienta al lado de su hermana.
Gerardo también se sienta de frente a ambas, notando que Aurora no desea una cercanía con él y mostrando un leve dejo de frustración por ello.
Auxita dice: «siempre tan galán, eh?»
Auxita mira a Gerardo de forma curiosa.
Gerardo dice: «con 2 rubias tentación a mi alrededor, como no serlo.»
Una camarera ve a los 3 jóvenes en una mesa y se acerca para distribuir las cartas.
Todos leen y tras un tiempo realizan sus pedidos. la camarera anota y se aleja para concretarlos.
Gerardo mira a ambas mujeres.
Gerardo dice: «conocían este lugar, chicas? Yo investigué un poco y pude encontrarlo, es espectacular a mi parecer.»
Dices: «ya había venido antes, pero a este local no»
Auxita dice: «yo lo mismo, había venido a otros restaurantes pero a este no, en mis primeros tiempos en madrid estuve hospedada en este hotel»
Gerardo mira a Auxita, esta lo mira de vuelta.
Gerardo dice: «auxita, cuánto tiempo hace que estás por acá?»
Auxita dice: «ya casi 2 años, aunque interrumpidos por un mes y algo más.»
Aurora observa a ambos con una sonrisa un tanto maliciosa, mientras piensa: bien Auxita, eso es. Distraelo al gilazo este.
La camarera trae los pedidos, situándolos frente a cada uno. Luego se aleja para traerles las bebidas.
Aurora acerca su plato con tortilla y ensalada, toma los cubiertos entre las manos y empieza a comer sin más, atenta a la conversación.
Auxita y Gerardo también acercan sus platos a ellos, pero continúan un tanto enfrascados en la conversación que llevan.
Gerardo dice: «y contame, vos viniste como Auro también, a trabajar?»
Auxita dice: «no, solo vine a visitar a mi hermano en Barcelona pero luego pasé a Madrid, llegué en un momento en el que había una guerra horrible.»
Aurora escucha a Auxita y niega con la cabeza, reprobando el hecho de que ella sea tan abierta con el hombre.
Gerardo se lleva una porción de pastela de pollo a los labios y come mirando a ambas, notablemente sorprendido.
Auxita comienza a comer las patatas bravas, viendo la expresión de Gerardo y sonriendo.
Gerardo dice: «en serio? Auro, vos también estuviste en época de esa guerra que dice tu hermana?»
Gerardo mira a Aurora, que permanece impasible.
Dices: «sí. Y no es un fantasma lo que tenés ante tus ojos si es lo que te preocupa, muchacho.»
Auxita y Gerardo ríen a carcajadas sin evitarlo ante la reacción de Aurora.
La camarera trae zumos para las chicas, y drogacola para Gerardo. Lo deja todo en la mesa y se retira, haciendo un gesto de cabeza.
Aurora sigue comiendo tortilla y ensalada, mirándolos.
Auxita saborea las patatas bravas.
Gerardo dice: «ya veo que no, pero de todas maneras…ustedes alcanzan a dimensionar el peligro que corrieron viviendo acá en medio de ese conflicto?»
Gerardo sigue comiendo de a poco
Auxita dice: «claro que sí, lo tenemos sabido. Habían días en que era imposible salir de la casa por las explosiones que se escuchaban y bueno, no nos quedaba más que sobrevivir con lo que teníamos que por precaución, siempre nos era suficiente.»
Aurora asiente
Gerardo dice: «ya…pero les admiro, la verdad no cualquiera es igual luego de algo así. Yo por suerte no viví ese tipo de cosas, pero solo me intento imaginar como sería.»
Dices: «por como te referís a eso…veo que no pasarías de un día en un ambiente de guerra.»
Gerardo mira a Aurora, sonriendo un tanto nervioso.
Auxita lleva la mitad del plato mientras los mira.
Gerardo dice: «probablemente no, soy joven para morirme.»
Aurora continúa comiendo, ya casi terminando su plato.
Gerardo termina de comer y abre la lata de drogacola, se la sirve en un vaso y le da un trago
Gerardo dice: «en serio es una suerte que la cosa esté más calmada ahora, imagino que es más fácil todo luego de esto.»
Auxita dice: «la verdad que sí, y al menos se puede vivir con tranquilidad y bien, yo tengo casa y todo ya.»
Aurora termina de comer y bebe zumo, pensativa.
Auxita también termina de comer y le da un sorvo pequeño a su bebida.
Gerardo dice: «aaah miraa, eso es estupendo»
Gerardo sonríe y mira a Aurora, al no oírla hablar más.
Auxita deja el vaso sobre la mesa y también la mira.
Aurora los ve
Dices: «qué pasa, por qué me miran así?»
Auxita dice: «nada, como dejaste de hablar nomás…tranqui.»
Gerardo asiente de acuerdo.
Auxita desvía levemente la mirada hacia Gerardo y Aurora, intentando no hacer tan evidente que los está observando. De pronto se le iluminan los ojos con un brillo pícaro, al ocurrírsele una idea.
Gerardo bebe algo más de drogacola, mirando a su alrededor.
Aurora se termina su zumo y deja el vaso sobre la mesa.
Auxita mira a ambos.
Auxita dice: «alguien va a querer postre? Porque yo sí.»
Auxita sonríe
Dices: «yo no, gracias.»
Gerardo dice: «estoy súper satisfecho, lo que comí yo estuvo genial»
Auxita dice: «bueno, entonces voy a pedir algo para mí, ya vengo.»
Auxita se levanta sin poder evitar sonreír de forma traviesa, guiñando sutilmente un ojo a Gerardo.
Aurora ve a Auxita y le hace un gesto de espera
Gerardo observa el guiño, aunque no comprende el motivo.
Dices: «no pueden venir acá a tomarte el pedido? es su trabajo»
Auxita dice: «claro, pero es que de paso mientras me traen voy al baño. No tardo.»
Auxita se aleja de la mesa a paso bastante rápido, casi corriendo y emitiendo una risita por lo bajo que ni Gerardo ni Aurora llegan a escuchar.
Gerardo queda un tanto desconcertado, dirigiendo lentamente la mirada hacia Aurora.
Aurora ve a Auxita marcharse así y deduce la intención de esta, suspirando
Aurora piensa: mirala…yo que me preocupo por sacarla a distraerse y me hace esto…pero se la voy a cobrar.
Gerardo dice: «yo no tengo nada que ver con esto, eh? Digo, por si las dudas.»
Aurora sale de sus pensamientos al oírlo
Dices: «mejor no aclares que oscurecés, dejalo así.»
Aurora está un poco molesta.
Gerardo asiente, fijándose en su rostro.
Gerardo dice: «estás linda, sabías? Bastante bien en relación a como te había visto la última vez en Paraguay.»
Dices: «no te pedí tu opinión, pero gracias.»
Gerardo se levanta como para acercar su silla a Aurora, pero esta lo ve y niega con la cabeza, poniéndose todavía más seria y poniendo ambas manos frente suyo, marcando distancia.
Gerardo se vuelve a sentar en su lugar, mirándola
Aurora asiente, dejando caer las manos.
Gerardo dice: «podés decirme por qué sos tan agresiva conmigo? Yo siempre te trato bien.»
Dices: «no me hagas repetir lo mismo, estoy cansada de decirte que no me jodas más. No me gusta la forma en que andás detrás mío, es tan difícil entender?»
Gerardo dice: «bella perdoname…yo también ya te dije varias veces por qué estoy acá, qué quiero. Pero ahora te lo voy a decir de nuevo, viendo que a pesar de tu forma de ser, estás más tranquila en relación a otros días que nos vimos y creo que vas a poder entenderlo todavía mejor»
Dices: «hablá, pero llamame por mi nombre que lo sabés perfectamente, está?»
Aurora lo mira desafiante, en tanto Gerardo asiente y se acomoda en la silla, poniendo ambas manos sobre la mesa.
Gerardo dice: «bien. A ver…te acordás que antes era todo genial? Nos encontrábamos en el gym, en los intercolegiales de fútbol, en las maratones…era todo fantástico. Solo quiero recuperar eso de alguna manera»
Aurora se cruza de brazos, mirándolo sin creerle.
Dices: «y para eso viajás miles de kilómetros de distancia? Dejame decirte que no te creo.»
Gerardo dice: «bueno, siempre puedo sacar provecho de algo en Madrid…ver si puedo actualizarme un poco en ciencias del deporte.»
Dices: «al final seguiste la carrera? Creí que quedaste en derecho.»
Gerardo dice: «me recibí en ambos, pero ando más en mi local que ejerciendo la abogacía, en realidad»
Dices: «y dejaste tu local así sin más, solo para…recuperar lo perdido? En serio pensás que te voy a creer algo como eso?»
Gerardo la mira, pensativo.
Dices: «fijate bien, no soy ya una nena de pecho, tendrías que saberlo.»
Gerardo suspira y niega.
Gerardo dice: «yo sé que no lo sos, no creas que te subestimo. Pero sí, esa es la realidad. Quiero ser tu amigo, que compartamos cosas en común que tenemos, y sobre todo…que se te pase esa rabia que no te hace bien a vos, e indirectamente no me hace bien a mí»
Aurora deja ver una pequeña sonrisa
Dices: «no entiendo en qué te afecta que yo pueda ser o no ser una renegada…pero bueno, vos sabrás.»
Gerardo dice: «sí, yo sé por qué me afecta. Porque en realidad siento que no solo Mati te falló, sino yo también, al no contarte sobre sus andadas. Y capaz esta no sea la mejor manera de enmendarlo, pero es la que se me ocurre, de momento»
Dices: «bueno…al menos reconocés que tanto vos como él fueron unos grandísimos animales, vos en menor medida.»
Gerardo asiente, serio
Gerardo dice: «totalmente. Y espero demostrarte, de verdad, que la cosa es distinta ahora. Y que claro, no juego a favor de mi hermano ni lo voy a hacer»
Aurora asiente.
Auxita regresó del baño justo en ese momento, la noche no fue para mucho rato más, todos pagaron sus cuentas y se dispusieron a retirarse. Gerardo se quedó en el hotel ya que había desalquilado la habitación de preciados y alquilado una en ese mismo lugar, en tanto las gemelas se despidieron de él y pusieron rumbo a la torre; Aurora tenía aún algo de resentimiento por lo que ella consideraba una jugada de su hermana, pero sin dudas la conversación a solas con Gerardo dejó su huella, haciendo que el reclamo fuera menos intenso.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.