• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de rol: Puta Decisión Administrativa

Punto de vista: Fabián.

Primera Planta
Pulsas el botón del elevador y este se pone en movimiento.

el Ascensor del Hospital llega y las puertas se abren.
entras en el Ascensor del Hospital.
el Ascensor del Hospital
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.

el Ascensor del Hospital para en Tercera Planta y las puertas se abren.
sales del elevador.
Tercera Planta
Ves el Ascensor del Hospital aquí.
Servicio de Psiquiatría
consultorio
Te encuentras con Guillem.
Fabián entra y se deja caer en una silla.
Guillem lo observa en detalle.
Guillem dice con acento Catalán, «la noche no estuvo fácil, ¿no?»
Fabián se recuesta del espaldar de la silla un instante, agotado.
Dices: «no, no ha estado nada fácil. me dijo Paloma que me buscabas.»
Guillem dice con acento Catalán, «te llevo intentando contactar desde hace dos días.»
Fabián se incorpora al sentir el tono de Guillem, inusualmente severo.
Fabián observa el rostro de su amigo y se tensa.
Dices: «qué pasa, Guillem?»
Guillem lo observa con seriedad.
Guillem dice con acento Catalán, «has estado evitando descaradamente a Mayra?»
Fabián se tensa todavía más.
Dices: «No creo que este sea el lugar para hablar de mi vida privada. en respuesta a tu pregunta, sí. pero aunque no quisiera hacerlo, esa mujer no me da tregua a responder. tengo cientos de mensajes y llamadas al móvil. me está volviendo loco.»
Guillem dice con acento Catalán, «pues ya va siendo hora de que tomes cartas en el asunto, Fabi. Respecto de tu privacidad, deberías saber que este consultorio es lo bastante privado y seguro como para que podamos charlar de tu vida privada y de lo que sea. Respeto la intimidad y la privacidad de mis pacientes y en el servicio tenemos normas y reglas muy claras.»
Dices: «qué coño ha pasado, por qué este tono y tu actitud? »
Guillem saca una carpeta y se la deja a Fabián en el escritorio.
Guillem dice con acento Catalán, «tú lee ese informe.»
Fabián mira a guillem y luego la carpeta.
Dices: «vamos, tio estoy exhausto y todavía tengo que aguantar lo que va de turno y parte del siguiente, es posible que hoy podamos realizar el transplante de Benxamín.»
Guillem dice con acento Catalán, «lee el maldito informe, Fabián. Lo ha dejado aquí Mayra.»
Fabián coge la carpeta y comienza a leer.
Luego de unos minutos, Fabián se ha puesto pálido.
Fabián alza la mirada luego de terminar todo el informe.
Dices: «esto que está aquí es cierto?»
Guillem entrecruza los dedos y apoya las manos sobre el escritorio.
Guillem dice con acento Catalán, «No lo sé y no sé si pueda tener la oportunidad de confirmarlo. en todo caso, Mayra sabe de la existencia de Aymara, eso me lo ha dejado caer. dice que Claudia se lo contó.»
Gotas de sudor empapan la espalda de Fabián.
Dices: «Tengo que sacar a Aymara de madrid, tio no voy a dejar que se la lleven ahí.»
Guillem mira a Fabián con evidente preocupación.
Guillem dice con acento Catalán, «entiendo que lo consideres, pero no tomes decisiones sin razonarlas, Fabián.»
Fabián se pone en pie y comienza a deambular por el consultorio de un lado a otro.
Fabián se detiene mirando a Guillem.
Dices: «no me pidas calma, tio, no después de mostrarme ese informe. Aymara no es agresiva, o no lo ha sido hasta ahora. pero la conoces, es irreverente y beligerante, no tengo idea de cómo reaccione si la encierran en un lugar así.»
Guillem se pone de pie y se acerca a Fabián.
Guillem dice con acento Catalán, «Tengo que hacerlo porque el piso tutelado del doctor Ferrer está en la torre, Fabián. Estais a nada de la boca del lobo. Imagina que intentando trasladarla os encontreis con él. O con alguien que les dé la pista.»
Fabián se gira con brusquedad.
Dices: «qué dices?»
Guillem empuja a Fabián hasta el asiento.
Guillem dice con acento Catalán, «siéntate y escúchame.»
Fabián se deja caer en la silla.
Guillem se acuclilla.
Guillem dice con acento Catalán, «en la torre ahora hay dos pisos de la IDO, el del chico este en silla de ruedas, ¿lo recuerdas?, y el que ocupa Ferrer en la planta 18, Fabián.»
Fabián niega con la cabeza, su cuerpo permanece tenso, la camisa del pijama se le adhiere a la piel.
Dices: «tengo que ir y sacarla de allí.»
Guillem se yergue y mira a su amigo con serenidad.
Guillem dice con acento Catalán, «y a dónde la vas a llevar? Escapar no es la solución, Fabián.»
Fabián se levanta de un salto y coge a Guillem por la camiseta del pijama sanitario.
Dices: «y que coño quieres que haga, que la deje a merced de la IDO o de Mayra? Mayra está loca, que acaso no te das cuenta?»
Guillem forcejea con Fabián y se zafa.
Guillem dice con acento Catalán, «Lo primero que quiero que hagas es que te calmes.»
Fabián se pasa la mano por la cara, desesperado.
Guillem le toma de los hombros.
Guillem dice con acento Catalán, «mírame, Fabi. Entre todos hallaremos una solución, no estais solos, lo entiendes? Pero tienes que serenarte, si Mayra te ve en este estado no dudará en actuar. Está decidida a lo que sea con tal de doblegarte.»
Fabián mira a su amigo con los ojos vidriosos.
Murmuras: «escúchame, Guillem. No voy a permitir que se le lleven ahí dentro. Ferrer a mí nunca me dio buena espina, lo sabes.»
Guillem murmura con acento Catalán, «buscaremos una solución, pero ten cuidado con lo que dices. Ferrer tiene una trayectoria impecable y es brillante. Ponerte en su contra no va a ayudar.»
Dices: «me importa una mierda que sea brillante. tú lo eres, yo lo soy. Yo no sé tú, pero no me trago eso que dice ese informe.»
Guillem dice con acento Catalán, «Yo no puedo decir nada sin ver a la paciente. el caso está bien sustentado, confirmé los antecedentes y muchos de los sucesos reportados pueden coincidir con un brote sicótico, Fabián.»
Dices: «pero no puedes solicitar una evaluación por el servicio?»
Guillem niega con la cabeza.
Guillem dice con acento Catalán, «Marielena se ha negado y me ha prohibido cuestionar su decisión. La única posibilidad es a través de la persona que he asignado para brindar la atención sanitaria a domicilio.»
Dices: «tio esto no puede estar pasando.»
El móvil de Fabián suena y vibra, el busca también.
El teléfono del consultorio de Guillem también suena.
Guillem coge el teléfono.
Fabián mira su busca y luego desbloquea la pantalla del móvil.
Fabián se dispone a salir ante la llamada del busca y al leer las notificaciones pone gesto adusto.
Guillem dice por teléfono, «Respira, Paloma para que pueda entenderte, por favor.»
Guillem dice por teléfono, «Sí, aquí está. ¿cómo?… enseguida vamos para allá.»
Guillem cuelga el auricular.
Fabián mira a Guillem.
Dices: «te veo allí, vale? voy a ver qué coño es lo que ha pasado.»
Guillem asiente y sale a toda prisa tras Fabián.
Servicio de Psiquiatría
Tercera Planta
Ves el Ascensor del Hospital aquí.
Fabián corre por las escaleras bajando de dos en dos los peldaños.
Guillem entra a toda prisa al área de hospitalización, habla con una enfermera y posteriormente sale.
Guillem entra en el Ascensor del Hospital.
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.

el Ascensor del Hospital para en hospital Universitario La Paz. y las puertas se abren.
sales del elevador.
Comunidad de Madrid; hospital Universitario La Paz.
Ves Un mostrador, Una recepcionista, y el Ascensor del Hospital aquí.
oyes una discusión cerca de aquí
Un celador pasa a toda velocidad frente al mostrador de recepción empujando una camilla.
Fabián corre tan rápido como puede rumbo al hospital infantil.
Comunidad de Madrid; Hospital Materno-Infantil
Estas instalaciones se inauguraron en julio de 1965, justo un año después de la inauguración del Hospital General. Desde entonces se han convertido en un punto de referencia nacional e internacional en la atención médica de niños y mujeres. La Maternidad, una torre poligonal de 16 caras con 18 plantas, fue durante muchos años un emblema en la ciudad y en ella han nacido hasta ahora un total aproximado de 725650 niños. La apertura de la Maternidad de La Paz supuso el fin de los partos domiciliarios y el impulso necesario para el desarrollo de la Ginecología y Obstetricia en España. Asimismo, se empezó a atender no solo a la mujer gestante sino también al propio feto. Desde la torre de Maternidad se ven los rascacielos de las Cuatro Torres, que cubren con su alargada sombra esta ciudad hospitalaria. El área materno-infantil, se encuentra salpicada de dibujos y murales en las paredes, lo que contrasta con sus baldosines negros jaspeados. El Infantil de La Paz fue el primer hospital monográfico pediátrico con todas las especialidades médicas y quirúrgicas y hoy es centro de referencia nacional para 20 patologías complejas pediátricas. Es, además, el único hospital de España acreditado para realizar todos los trasplantes de órgano sólido en niños. El 30% de los niños que reciben atención en este centro proceden de otras Comunidades Autónomas e incluso de otros países, especialmente de Europa y Latinoamérica. Actualmente el 70% de las habitaciones del Hospital Infantil son individuales y permiten que los padres convivan con el niño.
Fabián corre a toda prisa esquivando a un par de enfermeras y gira a la derecha hacia las escaleras.
Fabián sube y llega a la segunda planta.
Comunidad de Madrid; Hospital Materno-Infantil; Segunda planta.
Esta es la segunda planta del hospital materno-infantil. Aquí se encuentra un área de hospitalización, un quirófano y una pequeña sala de cuidados intensivos. Frente a los ascensores está el puesto de enfermeras y diagonal a este, una pequeña salita de espera.
en la sala de espera hay una algarabía inusual, una mujer grita desesperada mientras intenta atacar a otra. la mujer alterada está siendo contenida por dos celadores.
Fabián se acerca a toda velocidad.
Te encuentras con Nina, Justino, Antonio y Mayra.
Nina grita: «No puede hacer eso, se me va a morir mi Benxamín!»
Mayra la observa con desdén.
Mayra dice: «Necesita que la vea un Psiquiatra, yo no estoy matando a nadie sino haciendo mi trabajo, señora.»
Guillem ha llegado.
una brisa acaricia tu cara
Fabián observa la situación y se tensa al ver a Mayra.
Dices: «qué es lo que ocurre?»
Nina se zafa de los celadores y se abalanza contra Fabián.
Guillem se acerca con cautela.
Nina coge a Fabián por la camiseta del pijama sanitario.
escuchas jaleos y gritos cerca de aquí.
Nina dice con acento asturiano, «usted me dijo que le iba a operar, que le iba a poner la médula, que había alguien para mi Benxamín.»
Fabián sujeta a Nina por las muñecas haciendo que esta afloje el agarre.
Dices: «sí, conseguimos el donante y el transplante está programado para hoy si no ocurre otro percance, Nina.»
Guillem se acerca a la mujer, despacio.
Mayra se acerca a Ambos, sus tacones resuenan en la salita de espera.
Mayra dice: «Estaba programado, el donante ha sido reasignado.»
Fabián alza la mirada y se fija en los ojos de Mayra.
Dices: «qué has dicho? quién ha dado esa orden? No se me notificó nada similar, Mayra, haz el favor de no jugar con algo como esto.»
Nina llora, desconsolada.
Mayra mira a Fabián humedeciéndose los labios.
Mayra dice: «Yo no estoy jugando, ni más faltaba. he venido a notificarle a esta… señora, que su hijo estará ahora bajo la guarda de la IDO dado que su condición está empeorando y que el donante ha sido asignado a otro paciente con más posibilidades de recuperación. Pasa que esta mujer se ha puesto histérica y ha armado todo este escándalo.»
Fabián da un paso hacia Mayra, apartándose de Nina.
Guillem se acerca a la mujer y le habla en voz baja, mientras ella llora cada vez con más intensidad.
Los celadores se miran unos a otros sin saber qué hacer.
Fabián está furioso, temblando de la indignación y de la rabia.
Murmuras: «repite eso que acabas de decir, Mayra y asegúrate de decir quién dio autorización para esto.»
Un brillo de malicia y excitación cruza la mirada de Mayra al ver la reacción de Fabián.
Mayra dice: «no me gusta repetirme, así que solo añadiré que si tienes dudas, hables con el doctor Raymond.»
Guillem dice con acento Catalán, «Justino, me harías el favor de acompañar a la señora Nina hasta la habitación de Benxamín?»
Justino se acerca a Guillem y habla en voz baja.
Justino dice: «No es que no quiero yo, pero resulta que al xhiquillo lo hemos tenido que pasar a la UCI porque se ha puesto malo, doctor.»
Guillem mira al hombre, comprensivo.
Nina rompe a llorar.
Justino mira a Guillem con los ojos empañados.
Guillem dice con acento Catalán, «hazme un favor, Justino, ve a por un vaso de agua. Yo me ocupo de la señora Nina.»
Justino asiente y sale disparado.
El otro celador se marcha al escuchar que le llaman por la megafonía.
Fabián se acerca más a Mayra y le habla en susurros.
Fabián susurra: «Si algo pasa con mi paciente, Mayra, puedes jurar que haré que te arrepientas.
Mayra se pega a Fabián, este da un paso atrás con gesto de evidente desagrado.
Mayra dice: «¿Me amenaza doctor Fábrega? pero si yo solo cumplo con mi trabajo.»
Fabián Susurra: «tómalo como quieras, pero mantente alejada de mí y de mis pacienttes.»
Mayra finge estar ofendida, mientras se acerca para susurarle a Fabián.
Mayra susurra: «Eres tan sexy cuando te enfadas… ¿te das cuenta que has vuelto a darme órdenes?»
una brisa acaricia tu cara
Fabián susurra: «basta ya, Mayra.»
Mayra susurra: «Eso no va a pasar, Fabi. Acéptalo de una vez y puede que reconsidere ciertas decisiones por mi parte, supongo que no tengo que decirte a qué me refiero, verdad?»
Fabián aprieta los puños y los dientes.
Fabián susurra: «Desaparece de mi vista, Mayra.»
oyes risas a lo lejos
Mayra sonríe.
Mayra susurra: «definitivamente, me encanta lo dominante que eres, cariño. Te espero esta noche donde siemmpre.»
Fabián la mira con rabia.
Fabián susurra: «no sueñes con eso.»
Mayra pone gesto adusto.
Mayra dice: «¿Seguro? Yo de usted, doctor, me lo pensaría mejor.»
Fabián se da media vuelta dejando a Mayra con la palabra en la boca y se acerca a Guillem.
Guillem mira a Fabián, mientras toma de la mano a Nina.
Dices: «Voy a investigar qué es lo que ha ocurrido, puedes ocuparte de la señora Nina, por favor?»
Guillem dice con acento Catalán, «sin problema. »
Nina alza la mirada, tiene los ojos llenos de lágrimas.
Nina dice con acento asturiano, «Ayude a mi Benxamín, doctor, se lo ruego, no deje que se me muera mi Benxamín.»
Fabián se acuclilla frente a la mujer.
Fabián le toma la otra mano con tanta delicadeza como puede.
Dices: «voy a hacer todo lo que pueda, Nina. Nunca le he mentido, lo sabe, verdad?»
Nina asiente, derramando lágrimas en silencio.
Fabián se yergue y sale disparado rumbo al hospital General.
Guillem mira a Mayra.
Mayra se acerca repiqueteando sus tacones.
Mayra dice: «Te lo dije, Guillem, Fabi necesita tomarse un tiempo para distraerse, tanto trabajo le está afectando mucho.»
Guillem guarda silencio.
El llanto de Nina llena los espacios en blanco.
Mayra arruga la nariz en un gesto de repulsión.
Mayra dice: «el traslado al piso tutelado se hará en cuanto su hijo salga de la UCI, si sale, claro está.»
Nina rompe a llorar, desconsolada.
oyes una discusión cerca de aquí
Guillem le habla en voz muy baja y se levanta.
Guillem se acerca a Mayra.
Guillem dice con acento Catalán, «antes de que sigas con tu trabajo, Mayra. »
Mayra se gira y lo mira alzando una ceja.
Mayra dice: «qué necesitas?»
Guillem dice con acento Catalán, «en realidad no soy yo quien necesita algo, pero tú sí. Creo oportuno sugerirte que tomes algunos cursos en el instituto de sicología. tu trato hacia los pacientes y sus familiares es bastante cuestionable.»
Mayra aprieta los dientes.
Mayra dice: «Vas a decirme cómo hacer mi trabajo?»
Guillem niega con la cabeza.
Guillem dice con acento Catalán, «Ni más faltaba, pero sí me debo a la salud mental y emocional de pacientes y familiares en el hospital, Mayra y, si el trato hacia alguno de ellos por parte de personal del hospital pone en riesgo su salud, mi deber es hacer algo al respecto y si ese algo no funciona, notificarlo.»
Mayra se le acerca mucho a Guillem.
Mayra murmura: «me estas amenazando?»
Guillem la observa con atención.
Guillem dice con acento Catalán, «No, Mayra. Solo te hago una recomendación. Pero no dudes de que si la salud mental de la madre del niño al cual te acabas de referir se ve afectada, haré el informe correspondiente.»
Mayra dice: «¿Te crees que soy Claudia, guillem? Si es así, puedes ir despertando. Yo no dejaré que me arrebates mi trabajo, tenlo claro.»
Guillem niega con la cabeza.
Guillem dice con acento Catalán, «Yo no le qité el trabajo a Claudia, mayra. Ella sola se perjudicó. vosotros haceis vuestro trabajo, pero yo también hago el mío. Ten buena tarde.»
Mayra se marcha furiosa.
Guillem vuelve con la señora Nina.
Justino, acuclillado frente a esta, le murmura palabras de aliento sin saber qué más puede hacer.
En un despacho de la UCI del Hospital General
Fabián entra y cierra la puerta tras de sí.
Raymond está mirando por el ventanal sujetándose las manos en la espalda.
Dices: «necesito una explicación.»
Raymond se voltea, impasible.
Raymond mira a Fabián a los ojos.
Raymond dice con acento alemán, «Imagino que vienes por el caso del niño de piedra.»
Fabián se sienta, en silencio.
Fabián mira a Raymond.
Dices: «el transplante estaba programado para hoy. tienes idea de cuánto costó encontrarlo? el niño morirá si no lo hacemos cuanto antes. Ya se ha pospuesto demasiadas veces, Raymond.»
Raymond mira a Fabián, sereno.
Raymond dice con acento alemán, » Esa es la respuesta que buscas.»
Fabián niega con la cabeza.
Dices: «todavía tiene posibilidades, si lo ingresamos ahora, puede sobrevivir, lo sabes.»
Raymond apoya las dos manos sobre su escritorio inclinándose hacia Fabián.
Raymond dice con acento alemán, «el chico ha ingresado en la UCI del materno-infantil hace un par de horas; en el estado en el que está no podemos operarle. moriría de todas formas y se evitaría salvar una vida que tiene más del doble de posibilidades de vivir.»
Fabián da un puñetazo en el escritorio.
Dices: «chorradas, puedes dar una contraorden y lo sabes bien…además, Benxamín lleva mucho más tiempo en lista de espera que el paciente de Cristóbal, no entiendo por qué siempre que intentamos operarle echais todo hacia atrás.»
Raymond alza las manos con las palmas hacia afuera.
Raymond dice con acento alemán, «no tengo nada que ver con eso y lo sabes, no distorsiones las cosas. Cristóbal presentó el caso de su paciente y dada la condición actual de Benxamín, he tomado la decisión que corresponde.
Fabián se levanta furioso empujando la silla con tanta fuerza que esta cae al suelo.
Dices: «la paciente de Cristóbal podría perfectamente esperar, pero no seguiré discutiendo contigo. Tampoco te diré que vayas tú a decirle a la madre de ese niño que su hijo morirá en cualquier momento, por una puta decisión administrativa.»
Raymond aprieta los labios.
Fabián abre la puerta de un tirón.
oyes una discusión cerca de aquí
Raymond murmura con acento alemán, «puede que no lo creas, Fabián, pero no disfruto del dolor ajeno. No soy de piedra, aunque muchos de vosotros penseis lo contrario.»
Fabián se frena en seco.
Fabián mira a Raymond.
Dices: «pues entonces sería bueno que lo demuestres, al menos de vez en cuando.»
Fabián se marcha.
Raymond se gira para volver a mirar por el ventanal, mientras respira de forma regular para contener sus emociones.
Veinte minutos después…
Fabián ve a Guillem frente a la puerta de la UCI.
Guillem mira a Fabián y su gesto lo dice todo.
Un grito desgarrador rompe el silencio.
Ambos médicos se comunican en silencio, entrando en la UCI.
Paloma sale secándose las lágrimas.
Fabián entra en el box, guillem permanece de pie sin entrar.
Nina acuna al pequeño Benxamín entre sus brazos, mientras llora rota de dolor.
Fabián traga grueso, pero el nudo en la garganta no le deja emitir una sola palabra.
Nina mira a Fabián.
Murmuras: «Lo siento, Nina… lo siento tanto.»
Nina murmura con acento asturiano, «marchaos de aquí, por favor, dejadme.»
Guillem se acerca a Fabián y le pone una mano en el hombro.
Guillem dice con acento Catalán, «vamos, dejemos a Nina a solas un instante, ella me llamará luego, verdad, Nina?»
Nina sigue meciendo a Benxamín, pero tras unos segundos asiente levemente, mirando a guillem.
Fabián sale sintiendo el corazón latiendo con fuerza.
Guillem dice con acento Catalán, «vamos a descanso, he avisado a los demás.»
Fabián niega con la cabeza.
Dices: «necesito respirar y pensar.»
Guillem dice con acento Catalán, «Fabi…»
Fabián vuelve a negar con la cabeza.
Dices: «no voy a hacer una locura, pero necesito aire.»
Guillem asiente, comprensivo.
Guillem dice con acento Catalán, «me ocuparé de apoyar a Nina y de ayudarle con las gestiones que hagan falta.»
Guillem dice con acento Catalán, «ve tranquilo.»
Dices: «gracias.»
Fabián mira hacia la UCI.
Dices: «ojalá pudiera explicarle…»
Guillem dice con acento Catalán, «yo me encargaré, en su momento. ella entenderá, en el fondo sabe que tú y Anzola habeis hecho lo posible y casi lo imposible. no te culpes, no has sido tú quien lo llevó a este punto.»
Fabián cierra los ojos un instante y luego sale a toda prisa.
Comunidad de Madrid; hospital Universitario La Paz.
Ves Un mostrador, Una recepcionista, y el Ascensor del Hospital aquí.
entras en el Ascensor del Hospital.
el Ascensor del Hospital
Fabián pulsa el último botón
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.

el Ascensor del Hospital para en Azotea Hospital Universitario La Paz y las puertas se abren.
sales del elevador.
Comunidad de Madrid; Azotea Hospital Universitario La Paz
Ves el Ascensor del Hospital aquí.
el Ascensor del Hospital cierra las puertas y se pone en movimiento.
el Ascensor del Hospital acava de pararse en hospital Universitario La Paz..
el Ascensor del Hospital acava de pararse en Tercera Planta.
el Ascensor del Hospital acava de pararse en Primera Planta.

el Ascensor del Hospital llega y las puertas se abren.
Kiara abandona el Ascensor del Hospital.
Kiara sale del ascensor y ve a Fabián de pie ante el barandal.
El viento sopla con fuerza.
Fabián mira el espacio, y recuerda la última vez que vio allí a Benxamín.
Kiara dice: «la vista desde el faro es mucho mejor, muñeco.»
Fabián se gira, lágrimas brillan en sus pestañas con los últimos rayos de sol.
Dices: «Kia…»
Kiara dice: «lo sé.»
Kiara le extiende los brazos.
el Ascensor del Hospital cierra las puertas y se pone en movimiento.
el Ascensor del Hospital acava de pararse en hospital Universitario La Paz..
una brisa acaricia tu cara
Fabián se acerca, cayendo de rodillas y se abraza a ella

el Ascensor del Hospital llega y las puertas se abren.
Fabián entierra el rostro en su estómago.
chloe abandona el Ascensor del Hospital.
Kiara lo abraza y lo sujeta con ternura.
chloe pasea por la azotea, lejana a las personas que allí se encuentran
Kiara le acaricia el pelo a Fabián.
chloe saca el móvil y fotografía el lugar
Kiara dice: «vamos a casa, muñeco. »
chloe hace unas cuantas fotos y se dirije al ascensor
chloe entra en el Ascensor del Hospital.
Kiara siente el ascensor y ve a la chica entrar en él, pero no le da mayor importancia.

Fabián se levanta y camina tomado de la mano con Kiara.
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.
el Ascensor del Hospital acava de pararse en Semisótano.
el Ascensor del Hospital acava de pararse en hospital Universitario La Paz..
Kiara murmura: «Aymi te está esperando. Lo vamos a solucionar, muñeco, ya lo verás.»
Fabián camina en silencio hasta el ascensor.
Fabián mira a Kiara.
Dices: «son cosas mías, o estuvo alguien aquí con nosotros.»
Kiara pulsa el botón y el Ascensor del Hospital viene en camino.
Kiara dice: «no, no te me estás volviendo loco. vi una chica que dio unas vueltas y luego se marchó. »
Dices: «bien.»

el Ascensor del Hospital llega y las puertas se abren.
Kiara entra en el Ascensor del Hospital.
entras en el Ascensor del Hospital.
el Ascensor del Hospital
Te encuentras con Kiara.

El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.

el Ascensor del Hospital para en Primera Planta y las puertas se abren.
sales del elevador.
Primera Planta
Ves el Ascensor del Hospital aquí.
Kiara abandona el Ascensor del Hospital.
Kiara dice: «vamos a por tus cosas, anda. Moreno nos espera abajo. Guillem Habló con Melissa, no te preocupes por lo que queda de guardia, está todo cubierto.»
Fabián asiente.
Pasas tu tarjeta magnética por la ranura del dispositivo para el control de acceso y una vez que la luz se pone en verde, ingresas en este lugar.
Habitación de Descanso
Te encuentras con Almudena (durmiendo) y Cristóbal.
Fabián entra a por sus cosas evitando a Cristóbal.
Kiara hace lo propio procurando no despertar a la enfermera.
Cristóbal se termina de ajustar las trenzas de las zapatillas, coge su bata, su móvil y su busca.
Cristóbal dice con acento melillense, «Lamento lo de tu paciente, tio pero ya sabes, unos la palman y otros, los más fuertes salen adelante.»
Fabián da un paso al frente, pero Kiara se interpone.
Kiara dice: «Mohatar, pregúntale a tu mamá si por casualidad te caiste de la cuna cuando chiquito.»
Cristóbal la mira sin comprender.
Kiara pone los ojos en blanco, murmurando muy por lo bajo una maldición en Wayú.
Cristóbal dice con acento melillense, «García, eso deberías preguntarle tú a la tuya.»
Cristóbal dice con acento melillense, «Nos vemos, Fábrega.»
Fabián recoge sus cosas en silencio.
Cristóbal sale cerrando tras de sí.
Kiara observa a Fabián con evidente preocupación y con la sensación, como tantas otras veces cuando ha atravesado graves problemas, de que la tormenta apenas empieza.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.