Punto de vista: Dieguito

Don Diego se acerca hasta tu cama.
Don Diego te da golpecitos para despertarte.
dieguito abre los ojos algo adormilado.
Don Diego dice: Hijo…
dieguito se despereza.
Murmuras con acento porteño, “Muñequín.”
dieguito se despereza más.
Don Diego se aleja un poco.
Don Diego dice: Pivitín, vamos.
Murmuras con acento porteño, “Dale”
Don Diego dice: Boludo, es la una del mediodía y vos torrando.
dieguito comienza a vestirse.
Murmuras con acento porteño, “No se puede dormir una mierda.”
Don Diego dice: Lo sé, hijo.
Don Diego dice: En mala hora nos vinimos a vivir acá.
dieguito termina de vestirse.
dieguito se levanta de mala gana y se mira en un espejo.
Te encuentras a un chico que podría tener aproximadamente 25 años. Es muy delgado y mide 1,82. Es de pelo marrón rapado. A juzgar por su mirada, notas que ha llevado una vida muy dura, sin embargo una eterna sonrisa se dibuja casi siempre en unos labios que claramente parecen haber fumado mucho.
Se nota claramente que es un hombre.
lleva puesta una gorra de camionero.
Lleva puesto unos pantalones largos normales y corrientes.
Lleva puestas unas zapatillas de color azul.
dieguito echa un vistazo a la televisión, encendida en un canal de noticias.
Don Diego dice: Hijo, ya fui yo a comprar el periódico.
Dices con acento porteño, “Qué novedades?”
Don Diego dice: La misma mierda, como siempre.
dieguito cambia entre canales con fastidio.
Dices con acento porteño, “Cabeza, Imperium la cagó”
Don Diego dice con cierto fastidio: Me estás contando algo que ya lo sé.
Dices con acento porteño, “Pero no hay una mierda buena para ver acá.”
Tras cambiar de canales, Dieguito llega a un canal musical, en el que pasan una canción de Maluma.
Dices con acento porteño, “La puta mierda”
Dices con acento porteño, “Y encima esto”
Don Diego sonríe sin ganas.
Don Diego dice: Hijo, escuchá.
Asientes afirmativamente.
Don Diego dice: Vamos a mudarnos de hotel
Don Diego dice: ¿Estás ganando bien, papu?
dieguito se encoge levemente de hombros.
Dices con acento porteño, “Hago lo que puedo, ni laburar se puede ahora.”
Dices con acento porteño, “Pero calculo que”
Don Diego dice: Vamos a irnos a ese hotel donde fuimos a morfar la otra vez.
Don Diego dice: Está algo más carongo, pero creo que te va a alcanzar.
Dices con acento porteño, “Y acá nos vamos?”
Don Diego dice Sí, muchacho
Don Diego dice: Te cuento
Don Diego dice: Creo que cuando los chavones estos que nos refugiaron en el almacén se enteren que hay evitas durmiendo por acá
Don Diego dice: vuelan esto a la mierda, le prenden una bomba o algo.
dieguito asiente, comprensivo.
Dices con acento porteño, “Viste a alguien sospechoso?”
Don Diego se encamina a preparar el desayuno.
Don Diego dice: Ayer por ejemplo me encontré con una piba.
Don Diego dice: Tenía toda la pinta de ser una evita de la mierda.
Don Diego dice: Paposo, ¿qué querés tomar?
Dices con acento porteño, “Qué tenemos?”
Don Diego dice: Cafeso, matienso…
Dices con acento porteño, “Cafeso”
Don Diego dice: Dale
Dices con acento porteño, “Bueno, y te hizo algo la evita esa?”
Don Diego dice: Na
Don Diego dice: Ni hablamos, pero
Don Diego dice: la vi
Don Diego dice: Y ya te dije muchacho que por lo menos con los pocos recursos
Don Diego dice: Tenemos que ayudar, tenemos que colaborar.
Don Diego dice: Ya vamos a ver cómo hacemos con vos, deberías ser informador, o algo así.
dieguito asiente, entendiendo.
Don Diego dice: Pero hasta que no tengamos armas, hombres del chavón que te cagó a pedos la otra vez, o algo en serio
Don Diego dice: Yo sé cómo se manejan los aviones y helicópteros de guerra, esto es un asunto muy serio.
Asientes afirmativamente.
Don Diego dice: Por lo pronto
Don Diego dice: Voy a ver qué podemos armar.
Dices con acento porteño, “Pero ´como se llama esa gente? Solo conocí a Melany.”
Don Diego dice: El precio de la sangre, boludo, salen en todas partes.
Dices con acento porteño, “Ya sé pero”
Dices con acento porteño, “ellos”
Dices con acento porteño, “Para contactarlos”
Don Diego dice: Ah, no sé
Don Diego dice: A penas pude ver el camino que recorrimos la otra vez en el heli.
Don Diego dice: Pero pará, no podés hacer algo con el teléfono ese?
Dices con acento porteño, “Podría chatear con ellos pero…”
Dices con acento porteño, “Mirá”
Dices con acento porteño, “no me conocen”
Dices con acento porteño, “por ahí no les doy buena espina y bueno”
Don Diego dice: Los cojones, tío.
Don Diego dice: Ganate su confianza, yo sé que vas a poder colaborar, no seas pelotudo.
Don Diego dice: Yo te enseñé a disparar, sos una máquina para las tecnologías, o sea que posibilidades tenés.
Don Diego dice: ANimate, boludo.
Don Diego dice: Yo me voy a comprar alguna mierda de estas
Don Diego dice: No sé para qué carajo se empeñan en vivir pegados a una compu o un telefonito de esos
Don Diego parece molesto.
Don Diego dice: O a caso ya no existe la comunicación en persona, carajo.
Dices con acento porteño, “Ya, cabeza, tranquilo”
Dices con acento porteño, “A mí también me joden.”
Dices con acento porteño, “Me jodió ver a ese par de maricones por ejemplo”
Don Diego dice: Verdad que se tenían ganas, no me lo niegues, hijito.
Dices con acento porteño, “vivían pegados a sus celulares de mierda.”
Don Diego dice: Sí, son todos iguales esos telefonitos
Don Diego dice: ¿Tan necesaria es la comunicación con esas mierdas?
Don Diego te trae una taza de café.
Don Diego dice: Tomá, cabeza.
Dices con acento porteño, “Gracias, pivitín!”
dieguito se bebe una taza de café.
Don Diego dice: En fin, hijo
Don Diego dice: A ver si te ponés las pilas, colaboremos, que no tenemos una mierda qué hacer.
Don Diego dice: Aparte Imperium parece que son medios oscuros, así que no te ilusiones más.
Tras una canción de Nicky Jam, la música se interrumpe para dar paso a imágenes sobre la guerra y un llamamiento hecho por una doctora en un furgón médico, a donar sangre.
Dices con acento porteño, “Joder.”
Don Diego dice: Joder.
Frunces el ceño.
Don Diego dice: Hijo, haceme caso.
dieguito mira las imágenes y trata de pensar a toda velocidad.
dieguito ve entre las imágenes de los ciudadanos abandonando sus casa a un tipo, parece averlo visto en otro lado.
Don Diego cambia de canal de repente, pudiéndose ver exactamente lo mismo.
Don Diego vuelve a cambiar de canal.
Dices con acento porteño, “Jodeme que tooodos los canales muestran esto…”
Don Diego dice: Estamos en guerra, hijo, qué más podemos esperar.
Don Diego apaga la televisión, con cierta irritación.
Don Diego dice: Hijo, nos vamos a ir mudando, mejor.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *