• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Toda rosa tiene espinas

Punto de vista: Morgana

Morgana baila mientras empaqueta fruta y mira a Ligeia a su lado realizando la misma acción con rostro adusto.
Dices con acento madrileño, «venga, joder! si son solo dos cajitas lo que falta.»
Ligeia la mira enfurruñada, el cabello dorado interrumpido por las mechas turquesa y los ojos ambarinos fijos en ella con un fingido odio.

ligeia dice con acento madrileño, «claro lo dices porque tú ya vas a terminar, no te jode.»

Morgana mueve los labios imitando sus palabras y luego le saca la lengua, dejando ver un pircing
ligeia dice con acento madrileño, «Macho, yo no sé como lo haces pero con las pintas de hippie que me traes te dejan entrar en todos sitios.»

Dices con acento madrileño, «se llama carisma, corazón.»
Morgana sonríe y empieza a empaquetar fruta.
Comienzas a empaquetar frutas.
Has empaquetado 4 kilos y recibes 1.04 euros.
Ganas 2 puntos de reputación.
Comunidad de Madrid; El almacén de la frutería.
Te encuentras con Nicolás (durmiendo).
Salidas Visibles: nada.
Morgana sigue empaquetando fruta mientras ligeia bufa.
Comienzas a empaquetar frutas.
Has empaquetado 3 kilos y recibes 0.78 euros.
Ganas 5 puntos de reputación.
ligeia dice con acento madrileño, «¿Tú sabes lo importante que son las manos para un escultor?»

Morgana mira a ligeia durante un segundo y ríe
oyes sirenas a lo lejos
Dices con acento madrileño, «joder, tú sabes lo importantes que son las distintas experiencias para una persona?»
ligeia dice con acento madrileño, «Macho, me cago en la puta. mira ese chaval ahí durmiendo la mona.»

Dices con acento madrileño, «bueno y qué mas te da? a ti te afecta en algo? pues ya está,»
Dices con acento madrileño, «macho te estresas por cualquier cosa.»
ligeia se acaricia el cabello y saca un botecito de crema que después se aplica en las manos.

ligeia dice con acento madrileño, «Joder, morga, es que tú vas tan relajada por la vida, mi madre me espera para cenar.»

Dices con acento madrileño, «y a mí me espera mi cama para dormir, ¿No te jode? Va, Geia, te amargas mucho la vida con pequeñeces.»
Morgana coge un par de cascos del bolsillo de su pluma y desbloquea su teléfono mientras enciende la música y le sube el volumen.
Dices con acento madrileño, «agur, Geia, nas noches.»
Vuelves a la tienda.
Comunidad de Madrid; Una frutería de barrio
Te encuentras en una frutería poco frecuentada en la calle de Preciados.
Ves un tendero y un cuadro titulado Disfruta la fruta aquí.
Salidas visibles: fuera
Morgana sale bailando del almacén y se frena al ver al tendero, le sonríe levemente y le tiende la mano, la diversidad de color de sus uñas contrastando con su vestimenta negra, el tendero se la estrecha
Dices con acento madrileño, «bueno tío, hasta aquí llegó mi ayuda y trabajo para ti, ahora me tendré que ir a otra parte no? va, tú que conoces tan bien este mercado que me recomiendas?»
Morgana se quita los cascos con un gesto rápido y los vuelve a poner en su volsillo.
el tendero dice, «Yo sé de un restaurante en cedaceros en el que estaban aceptando chavalillas como vosotras.»

Morgana se encoge de hombros y asiente
Dices con acento madrileño, «gracias, tú, suerte con el negocio.»
Morgana da un vistazo al cuadro de la pared, se acerca al mismo un momento y le hace una foto con el móvil.
el tendero dice, «¿Te gusta ese cuadro?»

Morgana mira al tendero mientras sale del lugar y le lanza un beso. la confianza adquirida con aquel hombre en sus tres días de trabajo a cualquier persona normal le parecería un exceso, pero no a ella. Para Morgana el sentido del humor era fundamental para establecer relaciones aunque era consciente que no todo el mundo la iba a entender.
aquel señor afable y bonachón que tenía una sittuación económica difícil y había visto cerrar locales como repetible y crop bran le echaba una mano a cualquier chaval que lo necesitase, claro estaba; el sueldo era una miseria, pero era una mano a fin de cuentas.

Morgana se había sentido agradecida desde el primer momento, sus padres ni querrían verla en casa después de que comunicase que era pintora y le importaba una mierda lo que sus padres quisiesen hacer con su futuro y su correspondiente vete de casa la habían llevado a residir en un hotel, los 18 años recién cumplidos en su cabeza sonaban a libertad y a mundo por conocer, el ave rebelde había escapado de la jaula y no tenía intenciones de volver.
oyes una discusión a lo lejos
Dices con acento madrileño, «me gusta la pintora. me gusta la pintura en general.»
Comunidad de Madrid; Calle de preciados.
Te encuentras en una calle la cual está atestada de establecimientos comerciales
Ves saet reacondicionado, un SUV Xoaomi modelo Rodmi de color azul medianoche, y una limusina privada aquí.
Salidas visibles: sur, norte, tienda-dr-flower, tienda-viable-products, peluqueria-precio-pelao, tienda-home-disposition, hotel, tienda-beer-satisfaction, tienda-cnx, tienda-afrodita, tienda-electroid, zapateria, tienda-primordial, oeste, tienda-land-market, y fruteria
Todavía hace algo de calor por la noche.
Morgana contonea la cintura con la música hasta que un grito la saca de sus cavilaciones respecto a su futuro, el cigarrillo que retiene en las manos se le cae y mira a Ligeia con indignación.
Dices con acento madrileño, «joder, tú, ahora vas a tener que pagarme otro, hay que joderse.»
Ligeia sonríe ante Morgana, su situación económica es estable y su situación familiar también, a sus padres no les supuso ningún problema que ella quisiera dedicarse a la escultura. pero ella quería pasar mas tiempo con Ana, la llamaba de tantas formas que sabía que algún día la chica le estamparía un puñetazo, se conocían desde siempre, ella sabía cuales eran las devilidades de Morgana y Morgana las suyas, sabía también que solo fumaba cuando estaba nerviosa y su sarcasmo se intensificaba cuando bebía café negro.

era una niña bien, no tenía problemas con sus padres, ni con nadie, a decir verdad. Pero el aura de oscuridad que desde niñas había rodeado a Morgana siempre la había pegado a ella como una polilla se pega a la luz. Al principio, Ana intentó repelerla, pero todo cambió el día que se enteró de la afición de Ligeia por el arte y le enseñó sus dibujos de mala gana. No es que Ana fuese gruñona, no, por el contrario a todo le sacaba una broma por más negra que fuese y se tomaba confianzas con la gente a toda velocidad, va, ana era una extremista, Podía llegar a ser la chica decente que entraría a cualquier casa o la presa perfecta para un policía en cualquier momento.

pero le gustaba jugar a ser pasota, a que todo le daba igual, Ella sabía que lo de sus padres la afectaba por más que intentase combencerse de que no, Ligeia ahorraba para pagarle la carrera de bellas artes, Ana tenía talento, lo que conseguía en trabajo lo gastaba en material y comida y así mas o menos había vivido las veces en las que sus padres la sacaban de casa por defender con tanta seguridad sus ideales.

ligeia le da un golpecito en el hombro a Morgana.

ligeia dice con acento madrileño, «Si yo no sé para que te sigo a todas partes, rosa, te metes en cada sitio… madre mía.»

Dices con acento madrileño, «era trabajo, joder además el tendero era de lo más amable.»
Comunidad de Madrid; puerta del sol
Ves La estatua de la Mariblanca, La estatua ecuestre de Carlos III, saet reacondicionado, Rinault Migane, Saet reacondicionado, un vehículo blindado, un coche aedi a3 de color fucsia, y un smartcar de color verde aquí.
Te encuentras con matt (durmiendo).
Salidas visibles: correos, calle-mayor, norte, este, calle-de-carretas, abajo, carrera-san-jeronimo, calle-espoz-y-mina, plaza-de-pontejos, calle-del-arenal, noroeste, y calle-montera
ligeia se encamina con ella y para un momento para comprar un cigarrillo en un chino, se lo entrega a Morgana y la mira con seriedad.

ligeia dice con acento madrileño, «El último, ana, joder no me gusta que fumes.»

escuchas jaleos y gritos cerca de aquí.
Morgana le quita el cigarrillo de las manos y lo enciende, se lo lleva a los labios y da una calada.
Dices con acento madrileño, «venga, Geia, ni yo voy a dejarlo ni tú dejarás de preocuparte, no sé que haces detrás de un gato negro. »
una brisa acaricia tu cara
ligeia dice con acento madrileño, «Venga, Ana te invito a beber algo.»

Comunidad de Madrid; Tramo inicial de la Calle de Alcalá.
Ves Rinault Migane aquí.
Salidas visibles: este, oeste, y sede-iq
Morgana camina a paso rápido mientras intenta subirse los ánimos, Ligeia saca su teléfono y escribe a sus padres.
oyes el murmullo de la gente de la ciudad.
No llegaré a casa esta noche, Me quedo con Ana.

ligeia guarda el móvil en su mochila turquesa y ve la silueta negra alejarse contoneando la cabeza al ritmo de la música.

ligeia murmura con acento madrileño, «¿QUé voy a hacer contigo?»

Comunidad de Madrid; Plaza de la Independencia.
Ves un todoterreno reacondicionado, Eston Morten DTX, Lend River Iveko, Furd Fufa, Rinault Migane, Nisan Rashqai, y saet reacondicionado de color azul aquí.
Te encuentras con Miguel_Ángel (durmiendo).
Salidas visibles: norte, oeste, este, sur, sureste, y slainte
Morgana mira los coches con admiración y hace una foto a la plaza.
Para morgana las fotos son como lo que para los poetas los escritos y para un dibujante los esvozos, son el principio de un algo que hay que perfeccionar. y solo lo puede perfeccionar la pintura.

Ligeia se acerca a ella y le pone una mano en la espalda.

ligeia dice con acento madrileño, «Ana, me quedo contigo esta noche.»

Dices con acento madrileño, «joder, Geia, ahora vas a hacer de mascota. MIra, que yo no necesito niñeras, eh.»
Comunidad de Madrid; Sláinte Social Club
Salidas visibles: fuera
ligeia sonríe mientras enseña la identificación a los guardas y Morgana hace lo mismo.

ambas entran y ligeia arrastra de la mano a Morgana hacia el café.

Entras.
Sláinte social club – Planta Principal
Ves Una mesa de billar aquí.
Salidas visibles: cafe, barra, y arriba
Sláinte Café & Lounge
Salidas visibles: fuera
te encuentras con Ligeia.

Morgana busca sitio y se sienta, Ligeia toma asiento frente a ella, le acaricia la mano y sonríe.
oyes una discusión a lo lejos
una camarera se acerca y les toma los pedidos, ambas piden un colacao caliente. Morgana se quita la coraza de chica fuerte con la que se sostiene a diario y mira con cuidado las suaves manos blancas de Geia, pasando el índice por cada línea, intentando memorizar el aspecto del nuevo anillo que le han regalado sus padres.

Murmuras con acento madrileño, «Qué mierda haces, aquí, eh?»
Geia la mira, asiente en silencio, ya sabía que Ana tenía que explotar en algún momento. Los artistas y sus vaivenes inesperados, Serían 15 minutos de preguntas sin sentido como por qué seguían siendo amigas si no era un secreto para nadie lo que sentían la una por la otra, Ligeia tenía memorizadas todas las respuestas a ese tipo de preguntas, tal vez porque se las repetía por las noches para asegurarse de que su cerebro aún se podía engañar y no resumir la verdad a lo que era, miedo.

¡Tengo Calocha! Mundo virtual guardado.
[Humor] Daniel: «O precisamente eso también XDDD.»
Morgana recive su colacao y lo bebe sin dejar de Mirar a Ligeia, es un momento crítico para su cerebro, es la única situación a la que no puede sacarle bromas, la única persona que ha estado sin importar el momento o el escondridijo en el que terminar, su refujio, su mejor compañía, su cuerda para salir de los pozos en los que solo la hundía su cabeza y su capacidad para esconder el miedo.
no era egoísta, había intentado dejarle claro a Ligeia que se marchase de su vida, que se alejasen, por el bien de ambas, pero Geia la seguía a todos sitios, entraba en depresión si tardaban más de seis meses sin verse y en definitiva Morgana sabía que aquello no era para nada sano.

pero Ligeia no había querido dejarla.

ligeia dice con acento madrileño, «Tü ya conoces todas las respuestas, Ana, ahora subiremos y veremos una peli, venga, va, seguro que te animas.»

ligeia paga la cuenta y ambas se encaminan al piso de arriba

Sláinte social club – Planta Principal
Ves Una mesa de billar aquí.
Salidas visibles: cafe, barra, y arriba
Alojamientos Sláinte
Ves una recepcionista y Arreglo Floral Amor Invernal. aquí.
Salidas visibles: abajo y arriba
te encuentras con ligeia

Te retiras a tu habitación a descansar.
una habitación alquilada por Morgana.
Salidas visibles: nada
una habitación alquilada por Morgana.
Es una habitación en forma de ele. A mano derecha se ubica el baño, con una bañera, un lababo y un retrete. Frente a la puerta de la habitación, una ventana permite observar parte de la calle Alcalá y la plaza independencia, brindando la iluminación perfecta a toda la habitación durante el día. Junto a la ventana está un escritorio de madera de nogal y una silla del mismo material, tapizada en una suave tela color azul medianoche con vivos en color crema. Al lado de la Ventana, un armario de madera con puertas plegables, acompañan a un juego de dormitorio de cama matrimonial y doble mesita de luz. en la pared frente a la cama, un televisor con decodificador se ubica en lo alto, sobre un soporte pegado a la pared.
Salidas visibles: nada
te encuentras con ligeia

ligeia ríe mientras deja su mochila en el escritorio, Morgana se quita las votas y se lanza a la cama,

Dices con acento madrileño, «¡venga, va, qué peli vamos a ver!»
Ligeia sonríe y coge el mando de la tele, la enciende y le lanza el mismo a Morgana y se desviste, de su mochila saca un pijama de franela blanco y se lo pone a toda velocidad, después se acomoda junto a ligeia, y ambas dejan la tele en una peli azar,

Morgana se pone en pie después de un rato, se encamina al baño y Ligeia aprovecha para deshacer la cama y acurrucarse en el rincón, poco a poco el sueño empieza a apoderarse de ella.
Morgana se coloca un pijama gris y entra a la habitación, sonríe al ver a Ligeia dormida, el cabello se essparce por la cama en una cascada de dorado y azul, coge el móvil y le hace una foto. Intenta retener el suspiro y se acomoda en la caama con cuidado de no despertarla,
pasa los dedos por el cabello de la chica y esta abre suavemente los ambarinos orves.

ligeia murmura con acento madrileño, «Buenas noches, rosa.»

Murmuras con acento madrileño, «buenas noches, espina.»

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.