• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Una irlandesa en madrid

Punto de vista: Alina

Mi nombre es Alina MC Brain, hija de Ada Brain y de padre desconocido, provengo de Andraim, un lugar con muchísimas historias por contar.
Desde pequeña me ha interesado la magia, los fantasmas, las energías, todo aquello que la gente común conoce como esoterismo.

Alina deja el documento que estaba escribiendo, pone el cuaderno a un lado y empieza a comerse sus tostadas con café.
Alina relee una y otra vez su diario personal, lo ha comprado al llegar a Madrid, una ciudad con muchísima gente y muchísimo ruido, nada insuperable por lo visto, ya que al menos ella, con su inglés fluido y su español rudimentario se ha manejado muy bien en la semana en España.
Lo primero que ha hecho ha sido alquilar una habitación en una pensión y lo segundo, ir a el retiro a leer manos a algunas personas para costearse la estancia en el lugar.

Alina se pone en pie después de comer y se aleja del lugar, tiene que ir a ayudar a envasar carne al vacío en una carnicería que queda bastante lejos para poder costearse algunas cosas.

Ya ha puesto en su lifeboook que es tarotista, o bueno, mas bien ha puesto que es bruja, por aquello de que a la gente los tecnicismos no les va y si encima sumamos que, es nueva en el país y que todo lo pone en inglés y algunas palabras chapurreadas en español.
También escribe que busca un profesor de español para poder conseguir mas oportunidades laborales.

Tampoco es que aspire a gran cosa, un trabajo humilde con el que poder conseguir un crédito en el banco y poder tener una casita en el campo en la cual hacer sus lecturas, o conseguirse un despacho… Tal vez podría tener el despacho en casa, eso le ahorraría muchos dolores de cabeza, como por ejemplo alquilar un local. Recuerda a Milis con nostalgia, ha tenido que despedirse de su compañera felina para poder llegar a un nuevo mundo, pero no pasa nada, su pequeño cielo había quedado con su madre Ada, ya ves tú el problema que tuvo la minina. Alina siempre pensó que quería mas a su madre que a ella misma.

Alina llega al mercado y se recoge el cabello en una coleta para empezar a trabajar.
Se pone tras el mostrador y empieza a envasar carne. Ve a un par de chicas que se acercan a ella y se ponen a hablar sobre una ciudad llamada Alcalá en la cual hay buenos trabajos, las escucha con atención y al darse cuenta de que solo entiende la mitad espera a que pidan carne para sacar su teléfono y buscar información sobre Alcalá.

Un rato después Alina sale del local después de pasar su carta de renuncia, tiene doscientos euros en el bolsillo y eso es todo con lo que cuenta, está preparada para ir a Alcalá y buscar trabajo, aunque tenga que dormir en la calle, total, en Irlanda lo había hecho por diversión, o algunas noches de fiesta, tal vez hacerlo y mirar a las estrellas (si es que la contaminación lo permitía) sería precioso.
Paró el primer taxi que vio y se subió a él a toda velocidad, solo llevaba lo puesto y era lo único que necesitaba, la ropa la compraría si conseguía leerle las manos a algunos turistas,o estudiantes, en todo caso, lo que hubiese en Alcalá.

Alina empieza a cerrar los ojos y a recordar irlanda.

Recuerda su primer día en España, cuando al bajar del avión se sorprendió deseando un desayuno irlandés y descubriendo que para los españoles el desayuno era lo más soso del mundo, sin embargo se aficionó a las tostadas, la idea del pan de aquella forma la hacía pensar en su amada Irlanda, tal vez con unos huevos revueltos y unas setas podrían mejorarlo; pero no estaba para exigir, eso era lo más barato y no contaba con mucho dinero.

Alina despierta cuando el taxi ha llegado a Alcalá, le da las gracias al taxista y paga la carrera, mira su cartera y sonríe, definitivamente tendrá que organizarse muy bien si quiere dormir bajo cubierto aquella noche.

Alina acaricia un collar que lleva puesto y se encamina por Alcalá ve muchos comercios y aprovecha para entrar a un bar en el cual descubre para su suerte que están buscando gente: “Genial”. Pensó, ha tenido la suerte de que el primer día al llegar a Alcalá ha encontrado trabajo.

Se queda trabajando hasta que llega la noche, luego sale y busca un hotel, al encontrar uno cerca de su trabajo y pagar la noche entra a su habitación.

Mira su cartera, aquel día ha ganado cien euros, lo suficiente para pagar la noche en el hotel e ir a comprar algo de ropa al día siguiente.

Se acurruca en la cama y toma su teléfono, observa el fondo de pantalla, en el cual se ve a un lirio en plena floración y sonríe, abre whatslife y escribe a su madre un “Oíche mhaith máthair.

Luego se acomoda y cierra los ojos,piensa en todo el día y en como ha cambiado su vida de repente.

De golpe en Andreim le dicen que podría ir a España a aprender algunas cosas y a cambiar su vida, también ha venido porque ha oído hablar de una asociación: las hermanas de Gaia, la cual le interesa en demasía, ya que parecieran ser naturalistas, y un buen wiccano ha de aprender todo lo posible, respetar el karma, no meterse con nadie y por sobre todas las cosas, respetar a la naturaleza y a los dioses.

Alina da vueltas en la cama, no puede dormir, así que toma su diario personal y se dispone a escribir algunas líneas de nuevo.

“Querido diario:
Hoy ha sido un día precioso, lleno de nuevas experiencias y en especial de muchos cambios, he llegado a una ciudad nueva llamada Alcalá y he conseguido trabajo en un bar, por otro lado me siento muy sola, estoy bastante desorientada para llevar ya una semana trabajando, me gasté todo el dinero en el pasaje de viaje a Madrid, así que por suerte sabía de gente que buscaban trabajadores cerca de donde estaba y simplemente me tuve que desplazar aquel día, el sueldo fue muy precario porque sol me dieron céntimos pero no importó, sabía que pronto encontraría algo mejor, y efectivamente así fue.

Al llegar Alcalá me ha sorprendido la antidad de lugares que buscan trabajadores, es algo que me impacta mucho.

España tienen mucha demanda laboral, y es algo que te viene muy bien cuando vas a moverte de un sitio a otro; pero como decimos en irlanda: «Aithnichear an leomhan air scriob de iongann” (Al león se le reconoce por los arañazos de sus garras”

Lo que quiero decir con esto, querido diario es que hay algo que me rechina, es todo demasiado bueno aquí, todo demasiado bonito a nivel laboral, los hoteles son baratos, aunque hay de todo, pero siento que tengo que estudiar el sistema.

Misiones para mañana:

Buscar un profesor de español.
Repasar las mancias y las auras, también tengo que meditar y buscar algunas flores.

Alina cierra el diario y se vuelve a acomodar en la cama; por fin se duerme.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.