• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Una pista, un voto de confianza

Punto de vista: Ismael

Comunidad de Madrid; Clínica Solidaria España
Descanso
Belkis entra a descanso y se deja caer en uno de los taburetes
Ismael la ve de reojo
Dices: «qué tal ha ido?»
Belkis resopla
Belkis dice: «al final he logrado realizar el cateterismo, pero hacía mucho no me topaba con placas semejantes. No sé como no tuvo un infarto masivo»
Belkis suspira
Ismael la mira, comprensivo
Dices: «Has comido algo? tenemos algo de sopa en la nevera»
Belkis niega
Belkis dice: «antes de entrar ni tiempo de tomar agua me dio»
Ismael coge el bote de la nevera y saca un cuenco del armarito.
Ismael vierte algo de sopa y la mete en el microondas
Ismael coge un botellínde agua y una cuchara, se lo pone en la mesa a Belkis
El microondas pita
Ismael saca el cuenco humeante y lo deja con rapidez frente a Belkis
Belkis lo mira, agradecida
belkis comienza a comer, soplando con cuidado la cuchara
Ismael se sienta frente a ella con un vaso de café
Belkis respira, abre el botellín y bebe un trago
Belkis dice: «qué te ocurre, Moreno? Llevas días más taciturno de lo habitual en ti.»
Ismael la mira
Belkis observa que el hombre está atribulado y ensimismado
belkis se mete otra cucharada de sopa en la boca y traga
Belkis dice: «Es por García, ¿no?»
Ismael sale de su ensimismamiento
Dices: «qué?»
Belkis niega y sigue comiendo
Belkis lo mira a los ojos
Belkis dice: «digo que estás así por García.»
Ismael traga y asiente
Belkis lo observa mientras come
Belkis dice: «No suelo meterme en tus cosas, Moreno. Pero eres un capullo de primera si no vas y te disculpas con ella.»
Murmuras: «he tratado, pero no deja que me acerque el tiempo suficiente para poder hcharlar, Belkis.»
Belkis lo mira y luego señala el móvil sobre la mesa
Ismael sigue sus movimientos
Ismael suspira
Dices: «Ni me coge las llamadas, ni responde a los SMS y por el chat privado me deja en visto.»
Ismael se nota algo frustrado
Belkis murmura: «una tia dura esa García, me gusta.»
Ismael no da crédito a lo que escucha
Belkis lo mira a los ojos
Belkis le coge de la mano
Belkis dice: «Hemos sido amigos … no sé, por 20 años, al menos. Ya era hora de que una tia te plantara cara, Ismael.»
Ismael resopla
Dices: «esta mujer me está plantando algo más que cara, Belkis. Nunca conocí a ninguna así.»
Belkis lo mira y asiente
Belkis se termina la sopa
Belkis dice: «y te gusta, por lo que puedo ver.»
Ismael bebe café y la mira a los ojos
Murmuras: «me trae loco, esa es la verdad.»
Belkis lo mira y asiente
Ismael ve su reloj
Belkis dice: «tienes reconstrucción de hombro ahorita, ¿no?»
Ismael se bebe el café de un solo trago, asiente y se levanta
Belkis lo observa
Belkis dice: «habla con irina.»
Ismael se frena en seco cuando va saliendo de descanso
Ismael se gira y la mira
Dices: «Lo dices en serio?»
Belkis asiente
Belkis dice: «te ayudaría, pero la conozco muy poco como para ser asertiva y tú necesitas ayuda experta. nadie mejor que ella para decirte, viven juntas.»
Ismael se sorprende pues eso no lo habría esperado de Belkis
Belkis se percata de su reacción
Belkis dice: «por lo general no haría ni diría nada y saldría corriendo a advertirle a la chica que tuvieras en la mira; pero por una parte, ella no lo necesita y por la otra, ella me gusta para ti y esta vez, no es como las otras, Moreno.»
Ismael niega
Dices: «No empieces, Belkis. me voy, nos vemos cuando salga de quirófano.»
Belkis decide no insistir y lo ve marchar
Diez minutos después…
Irina entra en descanso
Belkis dormita en una de las camas
Irina intenta no hacer ruido
Belkis le habla
Irina se sobresalta y se sonroja un poco
Irina dice: «lo siento, doctora»
Belkis dice: «eres en extremo sigilosa, pero descuida, no dormía profundamente.»
Irina asiente y comienza a cambiarse de ropa
Belkis la observa en silencio
Belkis se fija en las marcas que la chica tiene en torso y espalda
Irina procura ponerse la camisa del pijama sanitario con rapidez
Belkis la observa, pensativa
Irina se percata de que la doctora la mira
Irina respira y se arma de valor
Irina dice: «fui voluntaria en el conflicto de Crimea…»
Belkis asiente en silencio
Belkis dice: «no tienes que explicarte, mujer.»
Belkis se incorpora y se levanta, se acerca a la cafetera y decide hacer café
Belkis se gira y se acerca a Irina
Belkis la mira a los ojos
Belkis murmura: «tiene que haber sido muy jodido… lo que sea que hayas vivido»
Irina asiente
Belkis la sigue mirando, pensativa
Belkis dice: «Ese apellido tuyo… me suena de haberlo visto en alguna noticia de ese conflicto alguna vez.»
Irina suspira y asiente
Irina dice: «Porque coincide con el del jefe de estado de Ucrania para ese entonces, Víctor Yanukóvich.»
Belkis alza las cejas pero mantiene la compostura y el tono
Irina se da cuenta de su reacción
irina dice: «No, no somos familia, pero…»
Belkis no necesita explicaciones para hacerse una idea de lo ocurrido
Belkis la mira con renovada admiración
Belkis le coge de la mano y le da un apretón
Irina le corresponde, agradecida
Belkis dice: «hoy no, pero otro día me gustaría conocer más de ti, de tu país y de tu historia, Irina. alguien con esa mística que tú tienes para tratar con la gente que lo pasa mal, tiene que tener un espíritu increíble y que merece la pena conocer.»
Irina se sonroja como un tomate
Belkis la mira y se carcajea
Belkis dice: «Iñaki tiene razón, eres en extremo tímida, ¿eh?»
Irina la mira e intenta esbozar una sonrisa, pero apenas dibuja una mueca
Belkis le da otro apretón
Belkis dice: «lamento si te avergoncé, Irina. ahora, lo que te digo lo pienso de verdad.»
Irina asiente
Irina dice: «todavía me cuesta vencer la timidez, pero lo sé, doctora.»
Belkis se sirve un vaso de café
Belkis dice: «te apetece?»
Irina la mira y asiente
Belkis le sirve un vaso y se lo extiende
Irina dice. «gracias»
Ambas se sientan en los taburetes, apoyan los vasos de café en la mesa
Belkis la observa Belkis se lanza a ver si tiene suerte
Belkis dice: «cómo es que Kiara y tu os conoceis? Has estado en Venezuela?»
Irina niega
Belkis bebe café
Belkis dice: «o sea que Kiara estuvo en Ucrania…»
Irina bebe café y asiente
Belkis la observa
Belkis dice: «ella fue voluntaria igual que tú, supongo»
Irina murmura: «sí, algo así.»
Belkis se sorprende ante la respuesta pero no dice nada
Irina bebe café y se lo termina
Belkis dice: «puedo hacerte una pregunta?»
Irina se está levantando y se detiene, la mira y asiente
Belkis dice: «Kiara, está muy ofendida con Ismael?»
Irina se sorprende ante la pregunta, pero disimula
Belkis suspira
Belkis dice: «verás, nosotros hemos sido amigos casi toda la vida…»
Irina va a responder algo pero Belkis la detiene
Belkis dice: «No voy a defenderle, se comportó como lo que suele ser a veces, un capullo… Lo que ocurre es que es la primera vez que lo veo así por alguien y me gustaría hacerme a la idea de si voy a tener que volverme pañito de lágrimas por mucho tiempo.»
Irina no puede evitar sonreír
Belkis sonríe
Irina se levanta y tira el vaso en la papelera
Irina dice: «Kia… bueno, Kiara, quiero decir; no está ofendida. ella no se ofende con facilidad. Pero digamos que no ha tenido buenas experiencias con personas así, tan … apasionadas e intensas como el doctor Moreno. entonces delimita una distancia que para ella es razonable»
Belkis la mira y asiente
Belkis dice: «lo está volviendo loco no poder hablar con ella fuera del trabajo, lo sabías?»
Irina niega
Irina suspira
Irina dice: «No hemos vuelto a hablar del tema, pero no, no le gustó nada la actitud del doctor y me temo que no será fácil que ella cambie de actitud hacia él.»
Belkis asiente, comprensiva
Belkis dice: «crees que le puedas ayudar?»
Irina abre los ojos como platos
Irina dice: «yo? pero…»
Belkis se levanta y se le acerca
Belkis murmura: «tú la conoces, podrías decirle a él qué hacer para que al menos ella lo escuche… créeme, nos estarás haciendo un favor a todos, porque cuando Moreno está irritable…»
Irina suspira, pero asiente, comprensiva
Irina dice: «tengo que irme ya, pero sí, hablaré con él… solo que garantías no le puedo dar de que ella acceda, doctora.»
Belkis asiente, satisfecha
Belkis dice: «llámame Belkis, por favor y no te preocupes, que yo soy de las que piensa que los tios como Ismael se la tienen que currar cuando la cagan.»
Irina sonríe ante el comentario y sale hacia la zona de cuidados intermedios
Belkis la ve marchar
Dos horas después…
Ismael va entrando a descanso cuando se fija en Irina, que sale de la zona de cuidados intermedios
Ismael gira y se le acerca, Irina se detiene
Dices: «Hola, Irina. Cómo está la chica?»
Irina suspira y esboza una sonrisa
Irina dice: «bueno, ahora está menos aprensiva, ya acepta mi compañía y mi apoyo y la señora Pilar está más relajada»
Ismael asiente
Dices: «Kiara, ha podido comenzar a trabajar con el hombro?»
Irina asiente
Irina dice: «al principio estaba muy negada, pero hemos podido convencerla entre las tres»
Ismael observa a la chica, pensativo
Dices: «esto de no tener aún apoyo sicológico os complica mucho las cosas, ¿verdad?»
Irina suspira
Irina dice: «a veces, sí… un poquito»
Ismael la mira, dubitativo
Irina se da cuenta y le coge del brazo
Irina dice: «me acompaña a por un café, hace bastante frío»
Ismael asiente
Irina entra en descanso, seguida por el hombre
Descanso
Irina pone la cafetera para una nueva tanda de café
Irina se sienta
Ismael se deja caer en un taburete
Irina lo mira
Ismael no haya como abordar el tema con la chica
Irina piensa: tan frontal para lanzar los tejos y tan indeciso para algo tan sencillo
Ismael carraspea un poco
La cafetera suena
Irina se levanta y sirve dos vasos de café, vuelve al taburete y le acerca uno al hombre
Dices: «Bueno, cambiando de tema… quería hablar contigo…»
Irina decide ponerle las cosas fáciles al hombre, viéndolo así, tan contrariado
Irina dice: «de Kiara, me imagino»
Ismael asiente, sigue viéndose contrariado
Irina dice: «ella no está ofendida, quizá sí un poco molesta al principio; pero comprenderá que no es agradable que se nos juzgue y menos cuando no se nos conoce en realidad.»
Ismael asiente y baja la mirada
Dices: «Lo siento, Irina… de verdad que lo siento, pero ella no me deja ni disculparme, no quiere escucharme y supongo que ni lee mis mensajes.»
Irina se conmueve al verlo así
Irina se muerde el labio pero guarda silencio
Irina bebe de su café, Ismael también bebe
Irina dice: «Kiara es una mujer extraordinaria, pero muy, muy tozuda, doctor Moreno. ella no tiene una primera impresión de usted, muy… favorable y, además…»
Ismael resopla
Dices: «lo sé, no mezcla las cosas… me lo ha dicho cada vez que tiene oportunidad.»
Irina lo mira a los ojos y asiente
Ismael le sostiene la mirada
Ismael sorbe café
Dices: «algo muy fuerte ha tenido que pasarle para que ella sea tan reticente… ya sé que no me lo vas a decir, ni más faltaba, pero me jode un montón pensar que alguien haya podido lastimarla, hacerle daño… eso también me tiene loco, Irina.»
Ismael respira profundo
Dices: «me trae loco no poder hablar con ella, Irina. Estoy que me trepo por las paredes… Yo no voy a negar quien he sido, ni tampoco me pintaré como el hombre perfecto. Pero Kiara me gusta muchísimo… Nunca me había sentido así»
Ismael suspira, un poco frustrado
Ismael se pasa la mano por la cara
Irina lo mira, comprensiva
Irina dice: «A ella le encantan las flores, pero no cualquier tipo de flor…»
Ismael alza la mirada, interesado
Dices: «Te escucho»
Irina explica al hombre durante unos minutos
Ismael se termina el café, sorprendido
Dices: Si es que llego a conseguir eso, sabrá que fuiste tú… no te importa?»
Irina respira profundo
Irina lo mira a los ojos con intensidad
Irina dice: «sí que me importa, por eso espero no estar equivocándome con usted, doctor.»
Ismael le sostiene la mirada, agradeciendo el voto de confianza
Ismael se termina el café, lanza el vaso a la papelera
Irina se termina su café, se levanta y se acerca a la puerta
Ismael se pone en pie y comienza a cambiarse tan rápido como le es posible, sin importarle siquiera que irina siga allí
Irina lo mira azorado y sonríe
Irina sale de descanso
Unos minutos más tarde…
Ismael baja de dos en dos las escaleras y cruza la recepción a toda prisa
Ingrid, la recepcionista intenta darle un mensaje, pero Ismael le ignora
La chica se levanta y se acerca a la puerta
Ingrid grita: «Doctor…»
Ismael sigue caminando a toda prisa
Ingrid bufa desde la puerta
Ingrid piensa: Y a este que mosca le picó ahora?
Ismael se pierde de vista y la chica regresa a ocupar su puesto en recepción.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.