• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva Escena de Rol: Una situación previsible.

Punto de vista: Auxita.

Una cocina nueva
Ves Un cuadro con un paisaje boscoso, Trio Mediterráneo , un cuadro titulado Fresas, y un jarrón decorativo verde aquí.
Auxita está por preparar su desayuno, busca en un mueble chocolate en polvo, lo encuentra y se lo lleva a la mesa.
Auxita abre la nevera, saca leche fría y la cierra. Vuelve hasta la mesa, vierte la leche en una taza que ya tenía preparada y deja la botella a un lado.
Auxita se lleva la taza consigo, abre el microondas y la mete allí para calentar la leche.
Auxita activa el microondas, mientras tanto busca un cruasan que había comprado para acompañar el chocolate, lo encuentra y se lo lleva a la mesa.
Llegado el tiempo el microondas emite un sonido, indicando que ya se calentó la leche.
Auxita abre el microondas y saca la taza con cuidado, la lleva a la mesa y comienza a preparar el chocolate, riendo por lo bajo al recordar de repente alguna cosa irrelevante.
Auxita remueve el preparado con una cucharita, se sienta en una silla para estar más cómoda y desayunar con tranquilidad.
Auxita sopla y sorve un poco de chocolate, deleitándose tanto con el aroma como con el sabor del mismo.
Auxita desenvuelve con una mano el cruasan de modo distraído, mientras con la otra mano desbloquea el móvil y entra a internet.
Bienvenido a su teléfono MovileOS. Tue Apr 23 05:40:29 2019 CEST
{Accediendo a Internet…}
[1] Líneas de metro.
[2] Empresa de seguridad IPS.
[3] lifebook
[4] Cliente de correo
[5] Periódico
[6] Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (Imperium University)
[7] Penguin Antivirus
[8] ANP
Auxita entra al periódico para estar al tanto de las informaciones, uno de los titulares llama su atención.
Una chica de 21 años aparece muerta por sobreingesta de estupefacientes el día de su cumpleaños.
Fecha de publicación: Mon Apr 22 01:00:48 2019 CEST
Auxita da clic en la noticia y la lee con detenimiento.
Se llamaba Aidee y estaba recién empezando un tratamiento en un centro de día. La joven tenía diversos problemas psicosociales, los cuales le llevaron a consumir drogas y tener problemas con la justicia.
Tras estár unos meses ingresada en el hospital universitario La Paz, la chihca fue derivada a un centro de reavilitación, en el cual en lugar de internarla decidieron que era mejor que fuese a las reuniones diarias, al no disponer de dinero para pagar la cuota de alojamiento.
Auxita lee la información y se estremece al instante.
Auxita piensa: qué? no puede ser…
Auxita relee la noticia, negando con la cabeza de modo inconsciente.
Auxita se lleva una mano a la cabeza y se levanta, al sentir que de inmediato el apetito se le ha ido.
Auxita abre la puerta de la cocina y sale, conteniendo el llanto a duras penas y manteniendo el móvil en una de las manos que le tiembla.
Sales de la cocina.
Casa de Auxita
Te encuentras con Aurora.
Auxita se mete rápidamente a su habitación, deja el móvil en la mesita de luz y se sienta en la cama, tomando una de las almohadas y poniéndola contra su rostro, dejando caer las lágrimas.
Fuera de la habitación, se escucha a Aurora abrir la puerta de la suya, dar unos pasos y cerrarla.
Auxita continúa llorando en el mayor silencio que le es posible, tras el impacto que le ha generado la noticia.
Aurora entra en la cocina, ve el desayuno de Auxita preparado pero no así a ella.
Aurora sale de nuevo, mirando hacia el baño cuya puerta está entornada pero con la luz apagada. Luego desvía la mirada hacia el salón, sin alcanzar a ver a Auxita.
Auxita separa su rostro de la almohada empapada, aún sollozando.
Aurora se acerca a la habitación de Auxita, al no oír ruido se acerca más para no hablar tan fuerte.
Aurora dice: «Auxi? Qué hacés que no salís ya? De vuelta se nos hace tarde.»
Auxita escucha a su hermana y deja la almohada en la cama, pasándose la mano por ambos ojos.
Auxita se aclara levemente la voz
Dices: «Auro…creo que hoy no voy contigo.»
Aurora dice: «por qué? qué pasa?»
Dices: «es que…»
Auxita siente que nuevamente se le quiebra la voz, por lo que decide no responder.
Aurora dice: «voy a entrar, desde acá no puedo saber lo que pasa contigo si no me decís nada»
Dices: «no, es que…no me siento bien, es solo eso.»
Aurora la escucha pero igualmente abre la puerta, se encuentra a su hermana con expresión llorosa y abre los ojos grandes, mirándola.
Auxita la ve y de nuevo llora.
Aurora dice: «dios, y ahora…»
Murmuras: «dejame abrazarte Auro…por el amor de dios te lo ruego. Necesito de eso.»
Aurora está desconcertada; asiente y se acerca un poco más a ella pero sin establecer contacto.
Aurora dice: «si te hace bien…en serio nunca vas a dejar de tener motivos para ponerte así?»
Auxita se levanta de la cama, se acerca y abraza con fuerza a su gemela.
Auxita esconde la cara, refugiándose en su hermana que la sostiene.
Murmuras: «mi motivo es muy válido, una ex paciente mía está muerta»
Auxita alza la cabeza.
Aurora mira a Auxita.
Aurora murmura: «ah…bueno.»
Murmuras: «me acabo de enterar, la dejé ir hace poco a un centro de rehabilitación a pedido de mi jefa del instituto…y ahora mira.»
Auxita se separa de su hermana pero se mantiene muy cerca de ella, mirándola entre las lágrimas.
Aurora dice: «se mató? o como fue.»
Aurora guía a su hermana hasta la cama, sin quitarle la vista de encima.
Auxita se deja caer, suspirando.
Dices: «digamos que sí, tuvo una abructa recaída, era adicta a las drogas.»
Aurora suspira con molestia al oír esto.
Aurora dice: «la madre que lo parió, no sé qué es peor, la misma sustancia de mierda, o la gente que la consume.»
Aurora dice: «mentalizate de una cosa, Auxita…capaz no sea voz autorizada para decirlo, pero lo que observo con el tiempo abala mi teoría. Los adictos no tienen solución.»
Auxita mira a Aurora, pasándose de nuevo una mano por ambos ojos.
Dices: «capaz tengas razón, pero yo como terapeuta no puedo, o no podría…ser tan drástica con ese punto de vista. Aunque ahora mismo…todo me tambalea, hermana. No sé si sirvo para esto.»
Aurora dice: «um…es jodida tu duda.»
Auxita asiente.
Aurora piensa un poco, luego mira a Auxita, firme.
Aurora dice: «llamale ahora mismo a Bagur. Pero ya.»
Auxita se sorprende un poco, pero luego niega.
Dices: «no sé Auro…quiero estar en casa, no hablar…reordenar mis ideas sola. No me siento en condiciones de manejar hasta el hospital para ir a verlo…a lo mejor si me siento bien le hablo esta tarde.»
Aurora la mira y le alza el mentón con ambas manos, haciendo que Auxita también la mire y note en ella la decisión y la firmeza.
Aurora dice: «quieras hablar o no, se te antoje o no…te dije que lo llames. Yo te llevo al hospital. Si no lo hacés vos, lo hago yo.»
Auxita niega, en tanto Aurora desvía la mirada hacia la mesita donde está el móvil de Auxita, estirando un brazo para tomarlo.
Aurora dice: «es increíble que tenga que hacer todo por vos, Mari…así no vas a madurar nunca.»
Aurora toma el móvil, lo enciende pero no lo puede desbloquear, por requerir la huella dactilar de Auxita para ello.
Auxita la mira, mostrando en su rostro un gesto de angustia notable.
Aurora dice: «desbloqueame esto.»
Dices: «bueno está bien…perdón, pero en serio no tengo ganas…dejá que yo le hablo.»
Aurora asiente y le entrega el móvil.
Aurora dice: «quiero ver y escuchar que le hables, ahora»
Auxita desbloquea el móvil, va a la aplicación de contactos buscando el de Guillem.
Auxita lo encuentra y tras volver a dudar por un par de segundos, le marca.
Aurora se queda de pie cerca de su hermana, fijando la vista en ella.
El teléfono da tono.
Guillem ha descolgado la llamada.
Guillem te dice por teléfono, «Hola, auxita.»
Dices por teléfono, «hola, doctor…disculpe que lo moleste, espero no ande…tan ocupado.»
Guillem te dice por teléfono, «claro que no, auxita, dime, qué necesitas?»
Auxita piensa un poco en lo que va a decir.
Dices por teléfono, «mire…no sé si ha leído el periódico.»
Guillem te dice por teléfono, «sí, desde luego… qué ocurre, te noto algo angustiada, puede ser?»
Dices por teléfono, «sí, es que acabo de mirarlo, y he visto lo de Aidee, y me está afectando, creo yo más de lo que debería. No quería molestarlo por esto, pero creo que necesito…algo de contención.»
Aurora la observa y asiente al escucharla.
Guillem te dice por teléfono, «Haydée? tu paciente del instituto? Es la chica a la que se refiere el periódico?»
Dices por teléfono, «sí, es ella.»
Auxita se seca una lágrima que le cae por el rostro.
Guillem te dice por teléfono, «comprendo.»
Guillem te dice por teléfono, «donde te encuentras? Puedo ir a verte si lo necesitas, no tiene que darte pena.»
Dices por teléfono, «estoy en mi casa en este momento, en la planta 3 de la torre. Justo iba a decirle que no me siento en condiciones de salir, pero que si tenía tiempo iría a verlo, mi hermana me estaría acompañando.»
Guillem te dice por teléfono, «no te preocupes, salgo enseguida para allí, ya he terminado mi guardia.»
Dices por teléfono, «perfecto…entonces lo espero y desde ya, se lo agradezco mucho.»
Guillem te dice por teléfono, «nada, nos vemos enseguida.»
Guillem ha colgado.
Auxita baja el teléfono cuando Guillem cuelga.
Aurora dice: «va a venir?»
Auxita asiente.
Aurora dice: «bien, él va saber mejor como ayudarte con este tema. Yo salgo ahora, cualquier cosa llamame directamente. No leo mensajes mientras camino porque no me entero, si me llamás esto vibra insistentemente.»
Dices: «dale…voy a estar bien. Gracias por estar conmigo en esta y en todas…de corazón.»
Aurora dice: «tranquila. Andá a terminar de desayunar y arreglá esa cara.»
Aurora dice: «nos vemos.»
Auxita asiente de nuevo.
Aurora sale de la habitación, atraviesa el pasillo y el salón raudamente, saliendo de la casa.
Auxita sale de su habitación, entra al baño a lavarse la cara y luego regresa hasta el salón con el móvil en mano, esperando por Guillem.
Auxita le envía un mensaje a Guillem indicándole exactamente donde está ubicada su casa. Pasados unos minutos…
Llaman al timbre de la puerta.
Auxita va hasta la puerta y la abre.
Abres la puerta.
Guillem Entra en la casa.
Auxita abre la puerta y ve a guillem
Guillem dice con acento Catalán, «Buenas.»
Auxita responde al saludo con un pequeño gesto.
Guillem ve a auxita y se le acerca.
Guillem dice con acento Catalán, «he venido tan pronto como he podido.»
Auxita se frota los ojos con una mano y suspira, con semblante de angustia.
Guillem le toma de las manos.
Dices: «no se preocupe. Adelante, doctor.»
Auxita intenta controlar un leve temblor en ambas manos
Guillem le da un apretón buscando brindarle apoyo.
Auxita vuelve a suspirar y se suelta de una de las manos para cerrar la puerta
Guillem dice con acento Catalán, «deja que cierro la puerta y nos sentamos, está bien?»
Auxita asiente
Guillem se le adelanta y cierra la puerta.
Guillem se acerca y vuelve a tomarle de la mano, guiándola hacia el salón.
Dices: «está en su casa.»
Auxita se deja hacer y camina lentamente.
Guillem mira el salón y busca donde puedan sentarse ambos con comodidad.
Guillem ayuda a auxita y se sienta junto a ella.
Auxita se acomoda, mordiéndose levemente los labios.
Guillem observa a auxita con detenimiento.
Guillem dice con acento Catalán, «soy todo oídos, deja que fluya, auxita.»
Dices: «no esperaba que sucediera esto…a decir verdad. creo que me hice falsas ilusiones.»
Guillem asiente, comprensivo.
Guillem dice con acento Catalán, «que sepas que en principio todos atravesamos situaciones similares.»
Auxita asiente
Dices: «yo la veía mejor, del instituto me pidieron que tomara una decisión…seguir con la terapia particular, o enviarla a aquel centro. Me garantizaron que era un centro especializado…y vea lo que pasó»
Guillem mira a la chica y suspira.
Dices: «en principio pensaba continuar, pero me sentí presionada, parecía que querían quitarse la carga de encima. no imagina usted la rabia que siento por eso, y más ahora.»
Guillem dice con acento Catalán, «No pasa nada porque muestres tus emociones, auxita. »
Auxita baja la mirada y asiente, entrecerrando los ojos
Guillem dice con acento Catalán, «No se trata de un juicio o de ir contra el instituto, porque no es mi intención. Pero hay algo que tienes que considerar para futuro.»
Guillem mira a auxita, sereno pero con determinación.
Auxita le sostiene la mirada a duras penas
Guillem dice con acento Catalán, «Imperium controla muchas áreas y eso que comentas es muy frecuente, más de lo que imaginas, auxita. Esa fue la razón por la cuál os hice la propuesta de la hospitalización breve. Imperium se interesa más en otros aspectos que en el sicosocial.»
Auxita suspira, mostrando algo de enfado.
Murmuras: «en definitiva eso parece ser así…dios mío»
Guillem dice con acento Catalán, «pero no es tu culpa, eso tiene que quedarte claro.»
Guillem dice con acento Catalán, «tienes poca experiencia y eso juega en tu contra de cara a las organizaciones, en este caso el Instituto.»
Dices: «sí, y es lo que más me frustra, a decir verdad.»
Guillem dice con acento Catalán, «Y seguro a ellos también les presionaron desde más arriba, todo el tiempo están con el asunto de la distribución efectiva de recursos, recorte de gastos, etc etc etc.»
Auxita intenta mantenerse sin quebrar la voz, pero no disimula su molestia.
Guillem dice con acento Catalán, «ahora que el hospital ha sido privatizado, a nosotros también nos pasa. menos, pero ocurre de vez en cuando.»
Guillem la observa con atención.
Guillem dice con acento Catalán, «desahógate, somos compañeros de trabajo, deja que tu malestar salga.»
Dices: «entonces…por lo que veo los esfuerzos que hacemos para que las personas mejoren su calidad de vida son en vano»
Dices: «no tiene sentido ir contra el sistema, contra lo que sea que ellos quieran para la gente.»
Guillem dice con acento Catalán, «a veces logramos ayudarles otras veces no.»
Guillem dice con acento Catalán, «digamos que esta es una carrera de fondo, auxita. De esas donde la resistencia cuenta más que la fuerza.»
Auxita adopta una postura rígida.
Dices: «pues a decir verdad, doctor…si esto va a ser así, y me llamará cobarde…pero no sé si estoy dispuesta a seguir con esta carrera de…resistencia.»
Guillem observa la expresión corporal de auxita.
Dices: «remar contra corriente no sé…no es demasiado lo mío. Me cuestan este tipo de luchas contra el sistema y sus políticas retorcidas.»
Auxita está bastante seria.
Guillem dice con acento Catalán, «entiendo, estás en tu derecho… pero piensa en tantas personas a las que podemos ayudar. si todos nos vamos, mucha más gente sufrirá.»
Guillem la mira, comprensivo.
Guillem dice con acento Catalán, «nuestra área no es sencilla, pero si todos tomamos el camino más sencillo, qué será de quienes necesitan nuestro apoyo?»
Auxita se lleva una mano a la frente, pensativa.
Dices: «sí, tiene razón…pero si esta será la constante…»
Guillem le toma de la mano con afecto.
Auxita se interrumpe, escuchando al médico
Guillem dice con acento Catalán, «No, auxita no es siempre igual. hay muchas personas a las que podemos ayudar. tu paciente, estaba muy comprometida.»
Auxita suspira una vez más, dejando caer la mano pero sin relajarse aún
Guillem dice con acento Catalán, «requería una supervisión estricta y aún así, me temo que probablemente no habría salido tan fácil, si es que lo hubiese logrado.»
Guillem le acaricia de forma tranquilizadora con la yema del pulgar sobre el dorso de la mano.
Dices: «muy comprometida y sola…yo ya no quise involucrarme más, cometer el mismo error que cometí al involucrarme de lleno en el caso de oscar, por ejemplo, pero igual la estrategia salió mal. es por eso que me cuestiono y planteo si al final soy yo la que falla.»
Guillem la mira y asiente.
Auxita intenta destensar la mano al sentir el contacto del médico.
Guillem dice con acento Catalán, «siempre es bueno cuestionarnos pero sin sobrepasar el entendimiento de que somos humanos y falibles, auxita. Nos esforzamos, hacemos todo cuanto podemos…»
Auxita deja notar los ojos brillantes, con lágrimas que no logra derramar.
Guillem dice con acento Catalán, «pero el ser humano es tan diverso, que hoy en día no hay una estrategia estandard.»
Auxita asiente levemente.
Guillem dice con acento Catalán, «culparnos por eso no nos ayuda y merma nuestra confianza, cuando la verdad es que una gran parte de la recuperación de un paciente depende de sí mismo.»
Guillem dice con acento Catalán, «tu paciente necesitaba algo que en el fondo no tenía y que no siempre podemos insuflar en otros…»
Dices: «mm sí…»
Guillem la mira con atención, intentando ofrecerle apoyo y serenidad.
Dices: «lo que ahora me pregunto, con todo esto…es si podré ofrecer ayuda a otros, al menos a corto plazo. Porque capaz sea una cuestión de momento, por lo reciente del hecho…pero siento que no podré ser lo suficientemente imparcial. Y desde el instituto pueden derivarme otro caso en cualquier momento.»
Auxita cierra los ojos del todo por un instante.
Guillem dice con acento Catalán, «ahora mismo te costará visualizarlo así, porque está todo muy reciente, Auxita. Pero date un tiempo y verás que no ha sido mala praxis, al menos no por tu parte.»
Guillem dice con acento Catalán, «lleva un tiempo asumir que no podemos ser salvadores, que no podemos llegar a todos.»
Auxita abre los ojos y mira de nuevo a Guillem.
Guillem dice con acento Catalán, «yo creo que podrás hacerlo muy bien. »
Auxita piensa, relajándose un poco
Dices: «no quiero dejar de ayudar a quien me necesite…pero como le digo, si esto va ser una constante…siento que van a ser esfuerzos que no valdrán la pena. pero sí, imagino que tengo que pensar todo esto en cuanto el impacto…digamos que vaya mermando»
Guillem dice con acento Catalán, «estás comenzando y en esos momentos siempre somos más sensibles, estamos menos preparados para gestionar la pérdida de un paciente. Luego, con el pasar del tiempo adquirimos las fortalezas suficientes para saberlo llevar. Verás como no eres la excepción.»
Guillem la mira con firmeza y determinación.
Dices: «entiendo…sí.»
Guillem dice con acento Catalán, «todo esfuerzo que se haga por las personas, auxi no es en vano.»
Guillem dice con acento Catalán, «ten fe en ti y en tu trabajo… si no fueses excelente no estarías entre nosotros, ten en cuenta eso cuando te ataquen las dudas.»
Auxita asiente, dando suspiros de tanto en tanto.
Dices: «mire, otro miedo que tengo es…»
Auxita baja la mirada, luego la vuelve a alzar hacia guillem
Guillem la observa, atento.
Guillem dice con acento Catalán, «te escucho.»
Dices: «lo que pueda pasar luego de esto en el instituto. Si al final me culparán a mí por lo sucedido, igual ellos fueron los que presionaron, pero viendo por donde van las cosas…por lo que veo a ellos lo que les importa es deshacerse de las cargas lo más rápido posible. Tal vez sea un juicio de valor algo apresurado pero…es lo que pienso.»
Dices: «vivo del ingreso que me genera el trabajo allí, y bueno…no sé en realidad qué pase con eso. Procuro no pensar, pero el miedo está latente»
Auxita se ve un tanto más tranquila, pero continúa muy seria.
Guillem dice con acento Catalán, «no creo que te culpen, la verdad. Tampoco creo que te despidan. No es la primera vez que casos así ocurren, auxita. De todas formas, que sepas que podrías tener trabajo como autónoma, eso no interferiría con tu residencia, solo tendrías que organizar tu horario.»
Dices: «bueno, esa es una opción…solo que en poco tiempo me acostumbré a ir como parte del equipo del instituto porque claro, es como más formal y los pacientes, digamos, confían más. pero sí, puedo retornar al trabajo como autónoma, de hecho venía así antes de comenzar con esto.»
Guillem dice con acento Catalán, «además, al instituto no le conviene tener tanta rotación de personal, luego del conflicto la demanda de sus servicios se ha incrementado de forma notable.»
Guillem dice con acento Catalán, «Estamos abarrotados hasta en el hospital, ya lo has visto.»
Auxita lo escucha y asiente
Dices: «sí, eso he notado.»
Guillem dice con acento Catalán, «entiendo tu miedo, pero no he sabido al menos de que algo así ocurriese, la verdad. has actuado de buena fé, con base en la información que te proporcionaron.»
Dices: «sí, en definitiva ha sido así. Y bueno…no me queda más que esperar a la consecuencia, sea la que fuere…supongo que no va a tardar demasiado en llegar.»
Guillem le da un apretón en la mano.
Auxita le corresponde y se acomoda en el sillón, adoptando una postura más relajada.
Guillem dice con acento Catalán, «visualízate trabajando, atendiendo a tus pacientes, eso siempre ayuda a bloquear esos pensamientos negativos de ansiedad. No es que sea visionario del futuro, pero creo que no tiene por qué haber consecuencias para ti, auxi.»
Guillem suelta la mano de Auxita ahora que la observa más relajada.
Dices: «sí, la verdad siempre me ayuda pensar en que prosperarán muchas personas con mi intervención, que podrán estar disfrutando de una mejor calidad de vida…así que lo tendré en cuenta más que nunca.»
Guillem asiente y sonríe.
Dices: «y se lo agradezco por hacérmelo ver, sinceramente.»
Auxita corresponde con una sonrisa leve.
Guillem dice con acento Catalán, «Esa es una buena forma de contrarrestar esos mounstritos internos que todos tenemos por allí. Y no es nada, auxita. Somos compañeros y has sido mi paciente. siempre que me sea posible te apoyaré.»
Dices: «creo que al menos me tomaré el día de hoy para pensar en todo esto de lo que venimos hablando, dejar que pase la emoción del impacto y al fin…cerrar la página. Porque muy en el fondo, racionalmente sé, que no es conveniente darle demasiadas vueltas.»
Guillem vuelve a asentir
Guillem dice con acento Catalán, «me parece muy buena propuesta esa.»
Guillem dice con acento Catalán, «descansa en cuanto te sea posible, date una ducha relajante. Date el permiso de que toda la frustración salga fuera y luego, recárgate de energías para volver con más fortaleza.»
Auxita piensa y asiente.
Dices: «sí, eso voy a hacer, creo que es lo mejor»
Dices: «disculpe, no le ofrecí ni algo para tomar siquiera…más que ir al grano. pero si no soltaba esto…no sé.»
Guillem ríe.
Guillem dice con acento Catalán, «no te preocupes, ahora iré a casa y me encargaré de prepararme algo. otro día quedamos y no sé, tomamos algo por ahí.»
Dices: «sí, eso me parece fantástico.»
Guillem sonríe y asiente.
Guillem dice con acento Catalán, «bueno, pues ahora que ya te veo más serena, me iré si no me necesitas. Nos vemos en el hospital en tu próximo turno. Igual, si llegas a necesitarme, solo me llamas, vale?»
Auxita asiente.
Dices: «hoy no iré al hospital…pero de todas maneras si surge alguna urgencia en la que yo pueda intervenir, no dude en contactarme. que eso a lo mejor hasta me sirve para descentrarme de esto, no sería la primera vez que tenga que ponerme en modo profesional, aún estando rota por dentro»
Guillem dice con acento Catalán, «no te preocupes, así será.»
Dices: «que descanse y nuevamente, muchísimas gracias por esto.»
Auxita se levanta para acompañarlo hasta la puerta.
Guillem niega suavemente con la cabeza y se levanta.
Guillem dice con acento Catalán, «no es nada.»
Abres la puerta.
Guillem se encamina hacia la puerta.
Auxita se hace a un lado dejándole paso
Dices: «hasta pronto, doctor.»
Guillem se adelanta y se gira al escucharla.
Guillem dice con acento Catalán, «hasta muy pronto, auxita. Descansa y salúdame a tu hermana.»
Dices: «sí, se lo digo»
Guillem asiente y sale con cierta rapidez mirando su reloj.
Auxita lo ve marchar y cierra la puerta.
Unas horas más tarde…
Auxita deja un vaso de agua que estaba bebiendo sobre la mesita de luz de su habitación y continúa mirando un cuadro que tiene colgado en la pared, mientras piensa.
Llamada entrante de aida.
Auxita mira el nombre en la pantalla, inmediatamente siente por dentro un poco de ansiedad pero a pesar de eso, contesta.
Descuelgas la llamada y se establece la comunicación.
Dices por teléfono, «hola?»
aida te dice por teléfono, «Hola auxita. Como estás?»
Dices por teléfono, «hola señora…bueno, digamos que bien.»
Auxita intenta mostrarse neutra en su tono de voz, aunque por dentro aún siente rabia.
aida te dice por teléfono, «Has podido ver el periódico?»
Dices por teléfono, «sí, lo he visto.»
aida te dice por teléfono, «Bueno. No hemos podido hacer nada, al parecer la chica recayó muy pronto y mezcló un montón de químicos.»
Auxita reprime un suspiro cerrando los labios con fuerza.
Dices por teléfono, «comprendo…es una verdadera pena.»
aida te dice por teléfono, «Muy pocas personas en esta situación consiguen salir adelante de una forma sana, más si no tienen un apoyo emocional de amigos o familiares.»
Dices por teléfono, «esa era una preocupación que yo tenía ciertamente…el que estuviera muy sola. Pero bueno, así se dieron las cosas.»
Dices por teléfono, «no se podían abarcar todos los aspectos»
aida te dice por teléfono, «así es.»
aida te dice por teléfono, «AHora quiero que te encargues de otra chica. Se llama Aitana y tiene problemas de agresibidad. Esta vez la chica ha ingresado al programa de forma voluntaria y tiene ganas de cambiar.»
Auxita oye esto y suspira, con notable alivio.
Dices por teléfono, «ah, comprendo…ella está siguiendo ya el tratamiento con alguien más? o empezaría de cero»
aida te dice por teléfono, «Está esperando a que se le asigne un profesional.»
Dices por teléfono, «ya…bueno, usted me dirá cuándo verla y demás.»
aida te dice por teléfono, «Bien, te voy a pasar el número de teléfono igual que en el caso anterior, para que puedas contactar con ella.»
Dices por teléfono, «perfecto, estaré esperando ese dato.»
aida te dice por teléfono, «Perfecto, cuídate.»
aida ha colgado.
Auxita deja el móvil de nuevo sobre la mesita y toma el vaso de agua, dándole un largo trago.
Murmuras: «y bueno…a tomar otro desafío más. Hasta que aprenda que todo puede pasar a nivel mental, que se presentan situaciones previsibles como esta. Trabajar para ayudar a otros pero desde la razón, no desde la ilusión. Aprendé eso, Auxita.»
[SMS] aida: «*Teléfono de aitana*»
Auxita lee el mensaje, guarda el contacto y vuelve a dejar el móvil en el mismo sitio, tras apagarlo.
Murmuras: «hoy me doy mi permiso correspondiente…mañana será otro día.»
Auxita se acomoda en la cama y cierra los ojos, intenta centrarse en su respiración y en liberar su mente de pensamientos negativos.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.