• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Lavando los platos sucios en casa

Punto de vista: Tessa.

Una vez hablé con la señora tiana y me comprometí a trabajar las horas extras que perdería por el día de permiso que necesitaba, hice las reservas y compré los billetes de avión.
una habitación alquilada por Tessa.
Es una habitación en forma de ele. A mano derecha se ubica el baño, con una bañera, un lababo y un retrete. Frente a la puerta de la habitación, una ventana permite observar parte de la calle Alcalá y la plaza independencia, brindando la iluminación perfecta a toda la habitación durante el día. Junto a la ventana está un escritorio de madera de nogal y una silla del mismo material, tapizada en una suave tela color azul medianoche con vivos en color crema. Al lado de la Ventana, un armario de madera con puertas plegables, acompañan a un juego de dormitorio de cama matrimonial y doble mesita de luz. en la pared frente a la cama, un televisor con decodificador se ubica en lo alto, sobre un soporte pegado a la pared.

Tessa está sacando y doblando algunas cosas antes de guardarlas en la pequeña maleta que está sobre la cama.
Tessa cierra el armario, ojea alrededor de la habitación y verifica la hora en su reloj.
Tessa cierra la maleta, coge su bolso acomodándose la tira en el hombro y coge la maleta, dejando que el asa se alargue para poder arrastrarla.
Tessa abre la puerta y sale de la habitación.
Tessa se gira cerrando la puerta y guardando la llave en su bolso.
Alojamientos Sláinte
Te encuentras en la planta del alojamiento del club. A la izquierda ves un pequeño espacio habilitado con varios sillones de aspecto confortable y una mesita de centro en donde puedes charlar o esperar a algún huésped de ser necesario. La decoración de este espacio combina el azul medianoche con un tono crema satinado, siguiendo un estilo minimalista pero de buen gusto. Paralelo a este espacio observas un largo pasillo que termina bifurcándose a derecha e izquierda, permitiendo acceder a las habitaciónes. A la derecha observas el mostrador de recepción del alojamiento, elaborado con madera de nogal, en cuyo frontal puede verse tallado el logotipo del club en bajo relieve. Sobre el mostrador puedes ver varios folletos informativos, un arreglo floral y una campanilla. Aquí podrás gestionar el alquiler de una habitación. La recepcionista podrá darte toda la información que necesitas si escribes ‘hablar recepcionista’.
Ves una recepcionista aquí.
Tessa saluda a la recepcionista y sigue hacia las escaleras.
Tessa baj a y sale a prisa del club.
Comunidad de Madrid; Plaza de la Independencia.
Ves un todoterreno reacondicionado, Nisan Rashqai, Rinault Migane, y Furd Fufa aquí.
Hace un frío que pela
Tessa verifica su coche antes de seguir andando en dirección a Plaza Cibeles.
Comunidad de Madrid; Plaza de Cibeles.
Ves Fuente de Cibeles aquí.
Tessa camina hasta la parada del autobús express.
Acava de llegar un autobús procedente de Calle de O’donell
Tessa se acerca a las puertas y espera que estas abran.
Tessa sube al autobús.
Pagas 5.0 euros y entras en el autobús.
el autobús de la línea Aeropuerto Express
Este es el autobús que conecta madrid con el aeropuerto de barajas.
Tessa se ubica en un asiento y acomoda su maleta entre los pies.
El autobús arranca en dirección a Calle de O’donell
Minutos después…
El autobús llega a la parada Calle de O’donell
El autobús deja algunos pasajeros mientras otros abordan con rapidez.
Tessa mira por las ventanillas.
Mirando por los cristales puedes ver:
Comunidad de Madrid; Calle de O’donell
Ves el autobús de la línea Aeropuerto Express aquí.
El autobús arranca en dirección a aeropuerto de Madrid-Barajas
Minutos más tarde…
El autobús llega a la parada aeropuerto de Madrid-Barajas
Los pasajeros comienzan a desalojar el autobús.
Tessa baja del autobús sujetando el asa de su maleta con fuerza.
Comunidad de Madrid; aeropuerto de Madrid-Barajas
Ves el autobús de la línea Aeropuerto Express aquí.
te Encuentras en un aeropuerto español público propiedad de AENA situado en las inmediaciones de la ciudad. Es el primer aeropuerto español por tráfico de pasajeros, carga aérea y operaciones. así como el quinto de europa y vigésimo cuarto del mundo por número de pasajeros.
Tessa se dirige hacia el mostrador de la línea aérea para hacer el registro.
La chica del mostrador sonríe y entrega la tarjeta de embarque luego de pesar el equipaje de mano de Tessa.
Tessa se dirige a la sala de embarque.
Hecha la revisión del equipaje, Tessa se dispone a esperar.
cuarenta minutos después.
La voz en megafonía avisa que es hora de abordar el vuelo 533 con destino Barcelona.
Tessa se dirige a la puerta de embarque que le corresponde y echa a a andar por la pasarela para abordar el avión.
Tessa sube al avión.
Un avión con destino a Barcelona.
Tessa ubica su asiento con ayuda de la azafata y con rapidez coloca la maleta en el portaequipaje superior.
Otra chica que forma parte de la tripulación comienza a hablar dando la bienvenida y las explicaciones rutinarias.
El capitán habla, mientras los pasajeros se ajustan los cinturones de seguridad y enderezan los asientos.
Tessa cierra los ojos un instante, pensativa.
Una señora mayor se apresura y se sienta junto a Tessa.
La anciana habla en catalán, con visible excitación.
Tessa esboza una sonrisa, mientras piensa en sus abuelos y recuerda lo mucho que a su yaya le gustaba viajar.
La anciana sonríe mientras explica que sus nietos le regalaron unas vacaciones inolvidables.
Tessa se seca una lágrima con cuidado. el torbellino de emociones comenzaba a agitarse en su interior.
Poco más de una hora después…
Tessa baja del avión seguida de cerca por la anciana que, se despide de ella con entusiasmo.
Barcelona; Aeropuerto de Barcelona-El Prat.
El Aeropuerto de Barcelona El Prat se encuentra situado al suroeste de la Ciudad Condal (Barcelona), a 6 metros sobre el nivel del mar, y entre los términos municipales de El Prat de Llobregat, Viladecans y Sant Boi. Es el segundo mayor aeropuerto internacional en España, después del Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas y es el primero de Cataluña y de la costa mediterránea, siendo el décimo con más tráfico de pasajeros de Europa. Las infraestructuras del aeropuerto cuentan con tres zonas de despegue y aterrizaje, obteniendo de esta forma 3 pistas en servicio, dos en paralelo denominadas 07L/25R y 07R/25L, y una cruzada, la pista 02/20. Dispone de dos terminales de pasajeros, la terminal T1 y la terminal T2. Recientes modificaciones en la estructura del aeropuerto barcelonés han provocado que lo que antes eran 3 terminales diferentes: terminal A, terminal B y terminal C, se hallen ahora unidas en una sola, la terminal T2.

Tessa sonríe y se dirige arrastrando su maleta fuera de la terminal T2.
Ves el autobús de la línea Aeropuerto Express aquí.
Tessa se dispone a subir al autobús, cuando una mano la detiene.
Tessa se gira de forma abrupta y da un paso atrás.
Agustí la mira con intensidad un instante antes de soltarla.
Dices con acento catalán, “me has dado un susto de muerte.”
Agustí murmura con acento catalán, “Lo siento, no quería asustarte.”
Tessa asiente con la cabeza aceptando las disculpas.
Agustí se dispone a coger su maleta, pero Tessa la mantiene aferrada.
Agustí la mira, poniendo los ojos en blanco.
Agustí dice con acento catalán, “vamos, mujer. solo pretendo ser amable.”
Tessa suelta el asa y Agustí la coge.
Agustí dice con acento catalán, “aparqué cerca, vamos, te llevaré a tu casa.”
Tessa asiente en silencio, caminando al lado izquierdo del hombre.
Agustí saca un mando pequeño del bolsillo de su anorak y desactiva la alarma del todoterreno.
Ves un Toyeta Lend Craiser aquí.
Agustí abre la puerta trasera del lado del conductor y deja la maleta sobre el asiento.
Tessa sube a Toyeta Lend Craiser.
Agustí sube al todoterreno y cierra la puerta, activando los seguros.
Teyeta Lend Craiser.
Tessa se ajusta el cinturón al tiempo que Agustí.
Agustí enciende el vehículo, pisa el embrague metiendo la velocidad y luego despacio lo suelta, pisando el acelerador.
El vehículo se pone en movimiento.
Tessa se apoya del espaldar y cierra los ojos.
Agustí mira la vía, conduciendo con destreza mientras la observa por el rabillo del ojo de vez en cuando.
Agustí dice con acento catalán, “tu madre ha preparado una comida… después hablaremos con el notario. supongo que te quedarás allí, pero si no te apetece, sabes que mi casa está a tu entera disposición.”
Murmuras con acento catalán, “no creo que sea una buena idea, Agustí.”
Agustí aprieta el volante con fuerza.
Agustí dice con acento catalán, “las cosas no tienen por qué ser así… entre nosotros, Tess. No es como si yo no tuviese autocontrol.”
Tessa se agarra a la cinta del cinturón de seguridad que le cruza el torso.
Agustí murmura con acento catalán, “nunca te he forzado en realidad a nada, lo sabes.”
Tessa sigue con los ojos cerrados y algunos recuerdos le hacen palidecer.
Agustí gira en la esquina y reduce la velocidad hasta detenerse frente a la casa de los Alemany.
Agustí se fija en el rostro de la chica y suspira.
Agustí se pasa la mano por la cara varias veces.
Agustí dice con acento catalán, “se que no me crees, pero ese día no era yo, Tess… tu hermano nos jugó una broma pesada a todos y no lo digo por exculparme. solo es la verdad. Jamás habría hecho nada que no quisieras, tienes que saberlo.”
Tessa abre los ojos.
El rostro de Agustí está pálido. nuevas arrugas se forman alrededor de sus ojos y su boca.
Murmuras con acento catalán, “el pasado no se puede cambiar, Agustí.”
Agustí asiente.
Agustí dice con acento catalán, “pero el presente sí, y eso puede cambiar el futuro también, Tess. Te he perdido, lo sé… pero no me niegues la tranquilidad de saber que no me guardas rencor… que sabes que jamás habría hecho nada para forzarte.”
Tessa lo observa, consciente de que no es sano seguir con tantas heridas a cuestas.
Tessa posa una mano sobre el antebrazo de Agustí.
Dices con acento catalán, “No te guardo rencor, pero hay heridas que tardarán en sanar, Agustí. Necesitaremos tiempo para poder sanar.”
Agustí le toma la mano con ternura y le da un beso en la palma.
Tessa retira la mano con suavidad intentando no herir los sentimientos de Agustí.
Agustí cierra los ojos intentando no mostrar cuanto le ha dolido ese gesto. Segundos después, recompone su expresión.
Dices con acento catalán, “aceptaré alojarme contigo si las cosas se ponen feas con mi padre.”
Agustí asiente apagando el todoterreno.
Agustí dice con acento catalán, “sin problemas. ahora vamos, al mal paso darle prisa, dicen.”
Tessa asiente y se desabrocha el cinturón abriendo la puerta del todoterreno.
Tessa sale del vehículo.
Agustí sale del vehículo y cierra la puerta del conductor al mismo tiempo que Tessa.
Barcelona; El Prat de Llobregat; Carrer Enric Borras
Esta calle se ubica al norte del municipio y posee una extensión aproximada de 547 metros. En ella pueden observarse tanto residencias como diferentes locales comerciales y naves disponibles en alquiler. Recibe su nombre en reconocimiento al actor español Enric Borràs Oriol, nacido en Badalona y fallecido en 1957.

Tessa camina hacia la puerta y toca el timbre.
Agustí abre la puerta trasera del lado del conductor y saca la maleta, luego la cierra y activa la alarma del todoterreno.
Gemma abre la puerta, sorprendida.
Tessa habla en catalán.
Dices: “Hola, madre.”
Gemma abraza a su hija con fuerza, separándose de inmediato al escuchar la voz de Bernat.
Gema murmura: “Podías haber usado tu llave, hija.”
Tessa murmura: “sabes bien que no, madre. No vengo con ánimo de peleas.”
Gemma asiente, esperanzada.
Agustí dice: “Sana y salva como te lo prometí.”
Gemma aprieta el antebrazo de Agustí en un gesto recatado de agradecimiento.
Gemma dice: “Por favor pasad, en breve serviré la comida.”
Tessa asiente y entra seguida por Agustí.
Casa de la Familia Alemany
Observas una vivienda distribuida en tres plantas. En la planta baja se encuentra el estacionamiento para 2 coches, al cuál se accede tanto por el portón automático, como por una puerta interna de madera labrada en alto y bajo relieve que da al salón comedor en el cuál se ve una bonita chimenea que caldea el ambiente en invierno. Frente a la chimenea una puerta permite acceder a un patio de 30 metros con un bonito limonero y una barbacoa. En la misma planta se encuentra la cocina totalmente equipada, un baño completo, con altillo en el recibidor y la escalera que dirige a las plantas superiores. en la primera planta se encuentran cuatro habitaciones, un baño completo y la biblioteca que cumple funciones de despacho con una terraza que brinda iluminación durante el día y permite disfrutar del paisaje urbano ubicado hacia el norte. En la segunda planta se encuentra una habitación tipo buhardilla con su baño completo incorporado, decorada con un gusto exquisito y un estupendo aprovechamiento del espacio dando la sensación de ser un piso independiente al resto de la vivienda. Desde el interior de la guardilla una puerta acristalada permite acceder a una pequeña terraza desde donde se puede observar parte del municipio y alzando la mirada un poco más al sur, parte del paisaje marino.

Gemma cierra la puerta.
Tessa y Agustí se quitan los abrigos, colgándolos en el perchero.
Bernat baja las escaleras y saluda a Agustí, omitiendo de forma deliberada a Tessa.
Bernat dice: “pasemos al comedor, el notario estará aquí en hora y media, aproximadamente.”
El portón del garaje se escucha; tras él, se oye el ruido de un motor que termina por silenciarse del todo luego de unos minutos.
Abelard entra con rapidez, quitándose el abrigo y dejándolo en el perchero junto a los demás.
Abelard dice: “Buenas, padre; Agustí.”
Los hombres hacen un gesto de asentimiento.
Abelard se acerca a su madre y le da un beso en la frente.
Gemma dice: “Tessa ha llegado ya, serviré enseguida… por favor pasad al comedor.”
Abelard mira a su hermana con frialdad.
Abelard dice: “Vaya, parece que a fin de cuentas no eres tan desinteresada como quieres hacerle creer a todos, ¿no?”
Bernat dice: “Abelard, haz el favor de cerrar la boca. No necesitamos que la comida también sea un momento desagradable, respeta a tu madre al menos.”
Abelard aprieta los dientes y se gira para avanzar hacia el comedor.
Bernat dice: “Agustí, me gustaría discutir algunos asuntos contigo luego de que se marche el notario.”
Agustí asiente.
Bernat se gira y echa a andar hacia el comedor.
Agustí mira a Tessa un instante.
Tessa niega y sigue hacia el comedor.
Agustí camina tras Tessa, pensativo.
Agustí alza la mirada y suspira.
Hora y media después…
Casa de la Familia Alemany; biblioteca.
Es un espacio habilitado como biblioteca y despacho, decorado en colores marrón, ocre y vinotinto. Posee dos escritorios colocados de forma estratégica, una amplia biblioteca que ocupa toda una pared, un pequeño mueble bar y un chaise longue con una pequeña mesita que lo separa de la chimenea.
Gemma guía al notario al interior de la biblioteca.
Bernat ocupa su escritorio; frente a este se han dispuesto varias sillas.
Tessa se sienta y tras ella se sientan los demás hombres.
Tessa se fija que solo han asistido sus tíos y dos de sus primos, pero todas las mujeres se han quedado en sus respectivas casas.
Gemma sale de la biblioteca y regresa con una bandeja dispuesta con varias tazas, platos, cucharillas, una azucarera, la Jarra del café y una más pequeña con crema.
Gema deja la bandeja sobre la mesita baja frente a la chimenea y se sienta a la derecha de su hija.
El notario procede a extraer el documento de partición de herencia para que los interesados comiencen a firmarlo.
Tessa firma el documento y tras ella, lo firma su madre.
Tessa se mantiene inexpresiva, aunque en el fondo se sorprende de que su madre fuese tenida en cuenta dentro del testamento después de haber sido tan despectiva con su yayo y su trabajo. sin embargo se alegraba de que ella tuviese un fideicomiso al que su padre no pudiese echar mano por voluntad espresa de su abuelo.
Tessa se levanta a servir el café. aunque su madre y ella no se despidieron en los mejores términos, ella sabía reconocer cuando su madre se veía superada por una situación.
Tessa reparte el café, dejando a su madre para el final.
Tessa acerca una taza de café con algo de crema y un terrón de azúcar.
Gemma coge la taza. Un Pequeño temblor hace que se escuche un suave tintineo.
Gemma murmura: “Gracias, hija.”
Murmuras: “nada, madre.”
Tessa ocupa su asiento de nuevo, mientras observa como se lleva a cabo la partición de la herencia.
Llegado su turno, Tesa recibe la llave que según el testamento de su abuelo, correspondía a su caja de seguridad del Imperium Bank.
Tessa sostiene la llave en la mano. Un brillo de reconocimiento le ilumina la mirada.
Tessa reconoce la llave. Era la que su abuelo llevaba siempre colgada al cuello y con la que ella solía entretenerse cuando se sentaba en su regazo.
Abelard frunce el cejo al ver la llave y la expresión de su hermana.
Terminada la partición de la herencia, el notario se pone en pie y se comienza a despedir de los presentes.
Tessa, perdida entre sus recuerdos apenas alcanza a escuchar al notario.
El notario dice: “Me alegro de que al final don Gerard se pusiese en contacto con usted y todo quedase aclarado. Todos respetábamos mucho a don constantí.”
Bernat asiente, estrechando la mano del hombre.
Tessa parpadea. Una serie de mecanismos comienzan a girar en su cabeza.
Tessa mira a su padre, incrédula.
Gemma se pone en pie para acompañar a sus cuñados y al notario hasta la puerta.
Los primos de Tessa se despiden de Bernat, Agustí y Abelard pasando de Tessa. Una vez salieron de la biblioteca, Tesa se pone en pie, sosteniendo la llave con fuerza.
Dices: “¿Qué pretendías hacer, padre?”
Bernat omite a Tessa y comienza a hablar con Agustí y Abelard.
Tessa se acerca al escritorio de Bernat.
Tessa sube el tono al dirigirse a su padre.
Dices: “¡No te atrevas a pasar de mí, Bernat!”
Abelard se gira, atónito.
Agustí se acerca a Tessa para intentar calmarla.
Bernat mira a su hija.
Bernat dice: “No tengo que darte explicación alguna de lo que hago o dejo de hacer y no voy a discutir contigo. ahora si no te importa, vete con tu madre a ocuparte de algo productivo ya que no quisiste ocuparte del bufete.”
Agustí ve en los ojos de Tessa la tormenta y se inclina para hablarle en susurros.
Agustí susurra: “déjalo estar, Tess…”
Tessa tiembla de rabia y niega con la cabeza, interrumpiendo a Agustí.
Tessa se aparta de Agustí y se para frente a su padre, retándolo con la mirada.
Dices: “Ibas a hacer algo con el testamento, no es verdad, Bernat? ¿Qué se te ocurrió, impugnarlo, acaso? O ibas a atreverte a decir que tu propio padre estaba senil o sin facultades mentales… ¿Es que no tiene límite tu avaricia?”
Bernat aprieta los dientes.
Bernat dice: “No sabes lo que dices. Obedece y sal de aquí; no tengo tiempo para perderlo contigo y tus fantasías delirantes.”
Tessa insiste.
Dices: “¿Fantasías delirantes? ahora además de abogado ¿eres Psiquiatra? No te vayas por la tangente, padre. Responde, si es que acaso tienes la cara de hacerlo y negar lo que te estoy preguntando.”
Bernat la mira con desdén.
Tessa le sostiene la mirada y permanece altiva.
Agustí reconoce aquella actitud de Tessa que había hecho que se volviese loco por ella y supo que aquella espresión desafiante frente a su padre no auguraba un final feliz.
Agustí da un paso hacia Tessa pero esta vuelve a apartarse sin dejar de ver a su padre.
Dices: “No te da vergüenza haber pensado siquiera en alterar la última voluntad de la persona a la que le debes todo lo que tienes y todo lo que eres?”
Abelard dice: “Te estás pasando, Tessa.”
Tessa mira a su hermano por un instante.
Dices: “Cállate, Abelard, que tú eres el menos indicado para andar señalando límites a los demás, cuando tú eres el primero en saltártelos todos.”
Abelard va a dar un paso hacia Tessa pero Agustí le corta el paso.
Tessa mira a su padre, apretando la llave con más fuerza.
Dices: “¿Qué pasó? ¿No conseguiste quien siguiera el juego sucio que pensabas armar, Bernat?”
Bernat dice: “No te permito…”
Tesa mira a su padre con desprecio e indignación.
Dices: “Tú no tienes moral para prohibirme nada, Bernat. Te quedas allí, creyéndote el hombre más legal, más honorable, diciéndole a todos lo que deben hacer, cuándo y cómo… pero en el fondo no eres sino un ambicioso sin límites y sin moral. Eres tú la verdadera vergüenza para el apellido Alemany, Bernat.”
Bernat levanta la mano derecha sin pensar impulsando la mano con una fuerza que procuraba mantener contenida.
Gemma extiende la mano para abrir la puerta de la biblioteca.
El eco del golpe detiene a Gemma un segundo; luego, presa del miedo abre con rapidez y entra a la biblioteca.
La cabeza de Tessa se inclina hacia un lado al recibir el golpe, haciéndola trastabillear hacia atrás.
Agustí sujeta a la chica evitando que cayese al suelo.
Abelard queda enmudecido por la impresión de ver cómo su padre golpeaba a su hermana… una mujer.
Tessa siente el sabor de su propia sangre; sin embargo, el dolor en la boca no la amedrenta.
Tessa se yergue soltándosedel agarre de Agustí.
dices: “Te habías tardado en mostrar tu verdadera naturaleza, Bernat… eso explica muchas cosas, ¿no te parece?”
Tessa mira a su padre y luego a su hermano.
Abelard se pone cada vez más pálido; recuerdos de su adolescencia pasan ante sus ojos.
Gemma está pálida y temblorosa observando la escena.
Bernat dice: “sácala de aquí, Agustí. La quiero fuera de mi vista ahora mismo.”
Tessa mira a su padre con la ira contenida.
Dices: “no solo eres un inmoral, también eres un infeliz… un cobarde.”
Gemma ahoga un grito ante las palabras de su hija.
Bernat levanta de nuevo la mano, pero esta vez Abelard se interpone para recibir el golpe.
Gemma llora, mientras permanece rígida a unos pasos, incapaz de moverse.
Bernat grita: “¡fuera de esta casa… que sepas que no eres bienvenida nunca más aquí!”
Gemma niega con la cabeza mientras grandes lágrimas brotan de sus ojos.
Dices: “Desde luego que me voy… pero te advierto, será mejor que no vuelvas a tocarla, porque entonces no dejaré pasar este bofetón de hoy y seguro no querrás ver tu reputación por el suelo, ahora que tu bufete tiene tanto éxito, ¿verdad, Bernat?”
Bernat vuelve a Levantar la mano, pero Abelard le sujeta con fuerza de la muñeca.
Abelard murmura: “no más… ha sido suficiente.”
Tessa mira a su padre y a su hermano.
Abelard le sostiene la mirada.
Tessa se gira, caminando hacia la puerta.
Gemma se muerde el labio inferior con fuerza.
Abelard mira a su madre y luego a su padre.
Abelard murmura: “Sacaré a mi madre de aquí…”
Bernat se gira en silencio hacia la puerta acristalada de la terraza.
Abelard se acerca a su madre y posándole un brazo alrededorde los hombros, la acerca a la puerta de la biblioteca, con intención de llevarla hacia su habitación.
Tessa sale de la biblioteca.
Agustí se gira un instante antes de salir tras Tessa.
Agustí se acerca a Bernat.
Agustí dice: “Llevaré a Tessa a mi casa. mañana nos vemos en el bufete.”
Bernat se gira y mira al hombre.
Apesar de su dureza, Agustí ve la pesadumbre en aquella mirada silenciosa.
Bernat le da la espalda a Agustí y permanece en silencio mirando por el cristal.
Agustí sale, cerrando la puerta tras de sí.
Tessa está de pie en el pasillo esperando.
Tessa se acerca hasta su madre al ver que sale junto a su hermano.
Gemma llora con un abatimiento que su hija jamás había visto en ella.
Tessa abraza a su madre con fuerza.
Murmuras: “puedes dejarle, madre. ahora puedes hacerlo.”
Gemma cierra los ojos un instante antes de separarse de su hija.
Gemma murmura: “te quiero… aunque no lo haya sabido mostrar de la mejor manera, te qiero… siempre ha sido así, cariño.”
Tessa asiente con los ojos llenos de lágrimas.
Abelard abre la puerta de la habitación de su madre.
Abelard murmura: “será mejor que os vayais. Me ocuparé de ella.”
Tessa se limpia los ojos con el dorso de la mano libre y asiente.
Agustí se acerca.
Agustí dice: “vamos, te llevaré a mi casa. mañana nos encargamos de la caja de seguridad.”
Tessa asiente y se deja guiar por Agustí, hasta que abandonan la casa.
Tessa se gira y mira la casa pensando que será la última vez que pise ese lugar.
Agustí la observa en silencio.
Agustí desactiva la alarma, desbloqueando las puertas del todoterreno.
Agustí ayuda a Tessa a subir. Luego abre la ppuerta trasera del lado del acompañante y deja ahí la maleta de Tessa.
Agustí rodea el vehículo, abre la puerta del conductor y sube.
Tessa llora en silencio.
Agustí murmura: “el nombre de tu abuelo… su reputación y su credibilidad siguen intactas. Sabes que tu padre y él tenían visiones diferentes, pero al final tu padre entendió que no tenía sentido y lo dejó estar.”
Tessa habla con los ojos cerrados.
Murmuras: “querrás decir que tú le convenciste de no seguir con eso. De ser por él, habría seguido solo por sentir que tiene la razón, como siempre.”
Agustí acerca su mano derecha con lentitud al rostro de Tessa.
Agustí le roza con un dedo la mejilla hinchada hasta acercarse al labio partido.
Agustí murmura: “Descansa, te avisaré cuando lleguemos a mi casa.”
Tessa asiente aún con los ojos cerrados.
Murmuras: “gracias, Agustí.”
Agustí dice: “Nada, sabes que siempre estaré para lo que necesites.”
Tessa guarda silencio.
Agustí enciende el vehículo ypone el todoterreno en movimiento hasta que se alejan de la casa.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.