• ¡Conéctate!

    Telnet cyberlife.es 7777

Nueva escena de rol: Viaje a Paraguay (III)

Punto de vista: Auxita

Auxita llega al hotel luego de haberse quedado a dormir en su casa por pedido de su familia; Dieguito prefirió dormir en la habitación, para no incomodar. Sube por el ascensor y llega hasta la puerta, se la nota preparada para salir a algún lugar, vestida con ropa sencilla
dieguito se encuentra satisfecho en su habitación de hotel, luego de haber comido un rico chocolate negro bastante grande. Prueba un teclado mediano de tamaño, de modelo Casio SA 20 adquirido en una feria de baratijas.
Auxita golpea la puerta suavemente
dieguito grita: «No hay nadieeee!»
dieguito deja el teclado sonando en una melodía de demo.
Auxita sonríe y abre
dieguito se levanta de la cama.
Dices: «hola señor chistín!»
dieguito se acerca simulando ser un fantasma, pero sin poder evitar reírse.
Auxita se acerca a diego y lo abraza
dieguito dice con acento porteño, «Señor chistín?»
dieguito rompe a reír
Dices: «síi, se me hace el simpático usted»
Auxita ríe contagiada por la risa de Dieguito, le gusta verlo contento
dieguito dice con acento porteño, «Chistín chistíin tirirín tin tin!»
dieguito se parte de risa.
dieguito te abraza y te da un par de besos apasionados en la boca
Dices: «vaya, te sienta bien el aire paraguayo eh!»
dieguito dice con acento porteño, «La verdad que sí, cariño, no?»
dieguito dice con acento porteño, «Acá re tranqui!»
dieguito te hace adentrarte más y te toma de las manos, sonriendo ampliamente.
Auxita cierra la puerta y camina de tu mano; devuelve los besos y de paso besa tu mejilla, mordiéndola un poco
dieguito suspira de placer.
Dices: «por qué tenés que tener una carita tan…deliciosa?»
Te partes de risa.
dieguito pone una cara de ternura y sus ojos se iluminan.
dieguito te vuelve a besar.
Auxita se deja llevar con los ojos luminosos.
dieguito tomándote de las manos te hace bailar al ritmo tecno de la demo del tecladito.
Auxita baila sin mucho ritmo coordinado, pero con movimientos frenéticos
Dices: «ya veo que vas a desarmar el aparatejo ese e investigarlo, no?»
Auxita señala el tecladito
dieguito dice con acento porteño, «Podría, no?»
dieguito sonríe.
Dices: «supongo que sí, depende de vos che»
dieguito dice con acento porteño, «Pero acertamos muy bien, mi amor, la pasé genial ayer en la feria de baratijas!»
Auxita asiente y sonríe
dieguito se sigue moviendo encantado por los sonidos tecno del teclado.
Dices: «sabía que te iba gustar, yo me llevo unos cuantos cachibaches también»
Dices: «y decime, estás preparado para la feria de artesanías? te había prometido que iríamos y justo es hoy»
dieguito se ilumina aún más.
dieguito dice con acento porteño, «Daalee, cariño, y después vamos a la de las colectividades! O ahí estaba también?»
Dices: «por suerte es acá cerca, dependiendo del tráfico llegamos en veinte minutos o por ahí»
Dices: «síi, está todo junto! es el mercado, hay de todo ahí»
Dices: «y bueno, cuando quieras nos vamos! a estas alturas habrá empezado ya la feria, los del mercado se movilizan temprano»
dieguito dice con acento porteño, «OK, cariño,bancá que me arreglo y vamos.»
Auxita asiente
dieguito apaga el teclado y mira de reojo el chocolate que queda.
dieguito dice con acento porteño, «Mi niña, agarrá, para vos!»
dieguito te señala el chocolate.
dieguito dice con acento porteño, «Ahora nos llevamos más para comer allá.»
Auxita mira el chocolate encantada
Dices: «gracias mi vida! me lo re deboro»
dieguito dice con acento porteño, «El resto ya me lo mandé yo, te das cuenta que es éste el remedio contra la coca y los puchines según yo? o eso siento»
dieguito mira a Auxita teniéndole ganas al chocolate.
Auxita se acerca a la mesita donde está el chocolate y lo coge, llevándoselo a la boca casi de inmediato
dieguito dice con acento porteño, «Ains, sí que había ganas, eh?»
Auxita asiente con la boca llena
dieguito no lo resiste… se te acerca y… te da un beso mientras comés chocolate
Auxita dice con la boca llena: jabéj que me gujta, amor…
Auxita se sorprende y ríe
dieguito dice con acento porteño, «Bueno, cariño, bancá»
Auxita se come otro pedazo más de chocolate; una vez que lo terminó, tras lavarse las manos, saca de la cartera su maquillaje y comienza a retocarlo mientras aguarda a que dieguito se arregle
Auxita se acerca a un espejo que hay en la habitación y se maquilla, arreglando principalmente el labial que se le descompuso con los besos y el chocolate
dieguito va de una corrida al baño. Se encierra. No saca ningún sobre de coca, se peina un poco con raya al costado, nunca con raya al medio como los bosteros sucios, de la forma que le enseñó Jorge. Se hecha desodorante y un perfume bastante dulce de vainilla, masculino.
dieguito se mira al espejo. Ve a un hombre que tiene los días contados y tendrá que disfrutar de la fiesta al máximo.
dieguito sale del baño muy bien arreglado.
Auxita escucha el sonido del aerosol del desodorante y piensa: vaya, este va a romper corazones paraguayos además del mío
dieguito mira de reojo.
dieguito rompe a reír y va corriendo al baño.
Auxita está muy concentrada con los últimos toques de maquillaje, se mira al espejo y se siente espléndida físicamente a pesar de las constantes advertencias de su hermana de su inminente subida de peso
dieguito ríe medio fuerte desde el baño, dejando la puerta avierta. ¡Lo que se había puesto era un desodorante ambiental! lo guarda y ahora sí,agarra uno suyo.
dieguito decide no ponérselo, lo guarda y sale, riendo.
dieguito dice con acento porteño, «Qué boludo que soy.»
Auxita se gira y ve a dieguito aún riéndose, extrañada
Dices: «pero qué onda?»
dieguito llega hacia vos y te mira, con expresión de querer comerte.
dieguito dice con acento porteño, «Me puse el desodorante de ambiente, qué pelotudo…»
dieguito se parte de risa.
Te partes de risa.
dieguito no puede dejar de reírse.
dieguito dice con acento porteño, «A qué huelo, cariño?»
Dices: «con razón holés a baño recién limpito!»
dieguito se parte de risa.
Auxita contagiada, ríe a carcajadas
Dices: «encima con labanda! no podées…»
Te partes de risa.
dieguito recoge más barras de chocolate y las guarda, para comer allá.
dieguito dice con acento porteño, «Ya te digo, mi niña, re mal estoy»
dieguito se parte de risa.
dieguito dice con acento porteño, «Como la otra vez allá en Madrid que me puse un matamosquitos, qué pelotudo»
Auxita sigue riendo hasta que casi se le salen lágrimas
Auxita mira a dieguito con ojos como platos
Dices: «pero vaya distracción»
Auxita a penas habla de la risa
Dices: «paaráa boludo, que con las lágrimas se me corre el maquillaje!»
Te partes de risa.
dieguito dice con acento porteño, «Ains, no sigas.»
dieguito te mira.
dieguito dice con acento porteño, «bue, no se corrió todavía, casi casi!»
Auxita intenta regular su respiración, pero la risa sigue
Dices: «bueno»
Auxita suspira, aún entre risas
dieguito recibe un café que había pedido al servicio de habitaciones para luego cerrar la puerta y tomárselo; se lo ofrece a Auxita pero esta niega, agradecida
Dices: «nos vamos?»
dieguito dice con acento porteño, «Vamos! bancá.»
dieguito termina a los pocos tragos y tira el vasito de plástico a la basura.
dieguito dice con acento porteño, «Bueno, vamos.»
dieguito dice con acento porteño, «Lo mejor para no querer coca, che!»
Dices: «eso de la coca…»
Auxita suspira, pensativa
Dices: «la otra noche en mi cumple te desbarataste…»
Dices: «más vale que la estés dejando, diego»
dieguito dice con acento porteño, «See, pero bueno cariño, por lo menos la pasé re bien a pesar de tu hermana y demás! quedate con eso»
Dices: «bien, ahora no vamos a hablar de eso. vamos que se nos hace tarde»
dieguito dice con acento porteño, «Sí, cariño, tranqui.»
dieguito dice con acento porteño, «Necesito choco, café y tus besos a cada rato por lo visto»
Auxita sonríe, mientras se acerca a la puerta y la abre, dando paso a diego
dieguito dice con acento porteño, «Bueno, cariño, rajamos?»
dieguito va saliendo escoltado por Auxita.
Auxita sale, cierra la puerta con llave y se cuelga el llavero al cuello para no olvidarse
dieguito te coge de la mano. Mientras caminan, cualquiera diría que son una pareja estable y feliz.
Auxita y dieguito bajan por el ascensor, salen del hotel y llaman un taxi; indican al taxista que se desplacen a la calle palma, este asiente y los lleva
dieguito y el taxista entre tanto conversan del fútbol paraguayo, aunque el taxista habla un guaraní bastante rápido y Dieguito replica como buenamente puede, ayudado por Auxita que hace las veces de traductora.
Auxita sonríe viendo a dieguito intentando interpretar el guaraní del taxista
dieguito susurra, «No entiendo una mierda, mi niña,parece que tenés nuevo oficio»
dieguito ríe disimuladamente.
Auxita corresponde a la risa y asiente levemente guiñando un ojo, cómplice
El tráfico es algo denso, pero el viaje es llevadero por la conversación. Finalmente tras una media hora llegan a destino, bajan del taxi no sin antes pagar por el recorrido. El clima es agradable, ni tan fresco ni tan caluroso, aunque el sol está a pleno
dieguito mira al cielo y luego te mira.
dieguito dice con acento porteño, «Qué hermosura,por Dios. de clima digo»
Auxita toma todo el oxígeno paraguayo que puede, sabe que pronto tendrá que volver a la conflictiva madrid
dieguito dice con acento porteño, «Vos también, amor, claro!»
Auxita sale del ensimismamiento y te mira, sonriendo
Auxita te coge de la mano y dice: gracias, amor
Auxita comienza a caminar, buscando la feria de artesanías con la mirada
dieguito y Auxita caminan, mirándose y diciéndose de todo, pero sin palabras.
dieguito divisa lo que podría ser el mercado, un par de cuadras más allá.
Auxita también lo ve y apura el paso
Dices: «es ahí!»
Auxita señala el mercado, abarrotado de gente
Finalmente llegan al mercado y comienzan a recorrer; viendo casillas donde venden frutas, verduras; las dependientas abordan constantemente a la pareja preguntándoles si desean comprar algo, ambos les sonríen y siguen caminando
La caminata continúa, las pequeñas y humildes casillas que se ven son variadas en cuanto a productos que ofrecen; ropa, accesorios variados, juguetes, y más
Al acercarse a una tienda donde hay ropa, una vendedora ya algo mayor, de estatura mediana y algo regordeta, se acerca a los chicos
La vendedora dice mirando a auxita: qué busca, patronita?
La vendedora dice: acá tenemo todo para tu ropita, pasá nomá a mirar. Para el muchachón también tenemo liiinda camisa, remera de algodón liiindo, abrigo baratiiito por fin de temporada, pase nomá patronita
dieguito dice con acento porteño, «Solo vamos a mirar.»
Auxita asiente y entra a la casilla, pequeña pero bien ordenada
dieguito simula interés por la ropa, reconoce que está muy buena, pero no le apetece comprar nada.
La vendedora aborda a la pareja, casi acosándolos. Auxita mira algunas blusas pero no termina de convencerse, en cambio dieguito está a su lado, mirando
Auxita finalmente ve a lo lejos una camperita que está de oferta, teniendo en cuenta el cambio de estación; le atrae porque sabe que en Madrid pronto hará frío
dieguito lanza una mirada de reojo hacia donde se venden algunos juguetes e instrumentos musicales pequeños, pero no se mueve.
Auxita hace un gesto a diego para que aguarde
Dices: «señora, esa campera de allá?»
Auxita señala la ropa
dieguito espera, paciente.
La vendedora dice: ese está de oferta mi hija, eperame que te muetro. Te va quedar muy bien a vó ese, mamita
Auxita asiente y va tras la señora
La vendedora, con un poco de dificultad, baja la campera que está colgada a lo alto
Auxita se acerca, observando
dieguito mira de reojo la campera.
dieguito dice con acento porteño, «Ta muy buena!»
La vendedora dice: ete te puedo hacer a 70 nomá patronita, por ser a vó.
Auxita se gira y asiente al comentario de diego
Auxita vuelve a mirar a la vendedora y le dice: me la puedo probar?
Dices: «solo por si acaso…»
La vendedora sonríe y dice: sí mi hija, igual te va quedar re bien ese, seguro
dieguito se valancea en el lugar, alante y atrás.
La vendedora le da la campera a auxita y esta se la pone superficialmente, solo para comprobar que se le ajuste, como le gusta a ella
La vendedora dice: si no te queda tengo otro má grande o má chico, vó decime patronita
Auxita se la pone, la prende bien y asiente
Dices: «está perfecta!»
La vendedora sonríe
Auxita se gira y mira a diego, buscando su aprobación
dieguito la mira y asiente.
dieguito dice con acento porteño, «Muy linda, cariño.»
dieguito se te acerca y toca la campera, le gusta la textura
Auxita sonríe y vuelve a mirar a la vendedora, quitándose la campera y entregándola
Dices: «me la llevo, señora»
la vendedora dice: oima, che memby (está bien, mi hija)
La vendedora dice: algo más?
la vendedora mira a dieguito y dice: y vos, patroncito?
dieguito niega con la cabeza.
dieguito dice con acento porteño, «Na, miles de gracias, doña.»
dieguito dice con acento porteño, «Aunque…»
dieguito señala una campera negra de cuero, colgada en lo alto.
dieguito dice con acento porteño, «Está muy canchera, no?»
Auxita mira la campera, mira a dieguito
La vendedora dice: sí, ese te va quedar muy bien che memby (mi hijo) te parece luego
Dices: «síi, si te gusta puede ser! mirá que el frío de madrid no es el mismo frío que el de estos lares»
dieguito dice con acento porteño, «Va ser más fuerte? Ups, con cuero me voy a re cagar de frío…»
La vendedora lanza una mirada recelosa a Auxita por su comentario, teme que se le caiga la posible venta
dieguito sigue mirando la pila de camperas.
Auxita sonríe y hace un gesto, quitando importancia a la mirada de la vendedora
dieguito dice con acento porteño, «Bue, me la llevo igual, si no»
Dices: «igual no vas a salir de la casa todo el tiempo tampoco…»
La vendedora dice: entonce va querer ese, patrón?
dieguito dice con acento porteño, «Naa, bueno, a ver…»
dieguito examina la campera.
dieguito dice con acento porteño, «Mepa que me iría bien.»
La vendedora mira a la pareja, expectante
dieguito dice con acento porteño, «Campera negra, así no se ensucia.»
dieguito dice con acento porteño, «Creo que ya estamos, yo no me pruebo.»
dieguito saca su chequera.
dieguito dice con acento porteño, «Cuánto le debo, doña?»
La vendedora asiente, va hasta un rincón de la estancia y grita. Riitaaa, vení un ratito acá che ama, (mi muchacha) te necesito
Desde el fondo se escucha una voz que dice: mbae piko reipotá? (qué es lo que quieres?)
La vendedora grita: ejú koape haengo ndeve (ven aquí, te digo)
dieguito murmura con acento porteño, «Rita dijo…»
dieguito mira de reojo a AUxita pero con disimulo.
Auxita asiente
Murmuras: «parece protestar»
Auxita sonríe
dieguito dice con acento porteño, «Ya»
Murmuras: «le pregunta de mala gana qué necesita»
Auxita vuelve a sonreír
dieguito murmura con acento porteño, «Joo.»
dieguito susurra, «Sabés qué pasa cariño, que Rita se llamaba aquella fea con quien mi mami me quería casar a la fuerza, te acordás? por eso me cagué»
Auxita mira a diego, incrédula
Auxita susurra, no me jodas…
dieguito susurra, «Todavía no te había contado, amor? Creo que sí…»
dieguito resopla con algo de impaciencia que intenta disimular.
Finalmente sale del fondo una jovencita de aproximadamente 20 años, alta y morena. Se ve algo cansada, parece haber despertado recientemente aunque ya es algo tarde
Auxita susurra, creo que sí, algo. pero no puede ser tanta la coincidencia
dieguito de repente mira a aquella chica. Ve a una mujer fatigada,no muy feliz con su vida a juzgar por una sombra de melancolía que percibe en su rostro.
dieguito susurra, «No, cariño, menos mal que no»
dieguito sonríe, aliviado
La vendedora mira a la joven y le dice: emboejymina cheve amó campera, pe tipo o joguata (haz el favor y bájame la campera que está allá, el muchacho la va comprar)
La vendedora señala la campera de cuero y seguidamente a Dieguito
dieguito de inmediato se sonroja.
dieguito cree entender lo que la vendedora quiere y dice
dieguito dice con acento porteño, «Querés que la baje yo mismo?»
Murmuras: «no tranqui, la señora le dijo a su secretaria que la baje»
Murmuras: «supongo que es su trabajo, la mujer está algo mayor ya para estos traqueteos»
la jovencita asiente de mala gana y se acerca, suspirando; baja la campera y se la lleva a la vendedora
dieguito dice con acento porteño, «Gracias, señorita.»
La joven baja la cabeza como los japoneses y se marcha.
La vendedora dice: aninati peicha, che memby (no seas así, hija mía)
la vendedora dice: e pukabymina a lo meno (al menos sonríe)
dieguito murmura con acento porteño, «Joo, qué dice?»
la jovencita se marcha sin hacer tanto caso a las palabras de la vendedora
Auxita sonríe, entendiendo la situación
Auxita mira a dieguito y murmura: parece que a la nena no le gusta trabajar de vendedora o no sé, la señora le pidió amablemente que al menos nos sonriera pero bueno…
la vendedora se encarga de embolsar ambas camperas y se acerca a los chicos, entregándoselas
Dices: «cuánto es en total, señora?»
La vendedora hace cálculos mentales, contando con los dedos
la vendedora dice: bueno, el tuyo te hago por 70 y el del patrón legalmente cuesta 120, pero a cien nomás le voy a hacer
dieguito dice con acento porteño, «Veamos»
Auxita asiente, sonriendo
dieguito abre su villetera.
dieguito dice con acento porteño, «Disculpe»
dieguito dice con acento porteño, «Puede hacer un cambio? tengo menos guaraníes y más euros españoles…»
Dices: «dame un villete de cien mil, amor.»
Dices: «si no tenés dejá, después lo arreglamos, yo cambié muchos en guaraníes»
dieguito dice con acento porteño, «100000 euros, cariño?»
Auxita ríe y dice: «noo, cien mil guaraníes, mi vida»
dieguito dice con acento porteño, «AAA sí!»
Auxita cuenta el dinero y le entrega a la mujer, agradecida
dieguito dice con acento porteño, «Bue»
La vendedora dice: ustede son de europa, patroncitos?
Auxita mira a la vendedora
dieguito dice con acento porteño, «De españa venimos, doña. Yo soy argentino.»
dieguito dice con acento porteño, «Y ella paraguaya»
Dices: «efectivamente vivimos en España, señora, pero vinimos unos días para acá»
La vendedora asiente, comprensiva.
La vendedora dice: maena, pende mitaiteiko…(mira, qué jóvenes son)
dieguito a pesar de no entender asiente.
Auxita mira a dieguito y murmura: dice que somos jóvenes
dieguito sonríe.
Dices: «bueno señora, nos vamos, que hay mucho por mirar»
la vendedora dice: bueno mante patronita, vení que na otra vé cuando quiera, che ama (mi muchacha)
La vendedora dice: y el patrón también. Ñandejara a tupasy ta pende rovasa joaité, pee mitá (que dios y la virgen me los vendiga abundantemente, jóvenes)
Auxita mira a la vendedora sonriendo y le agradece en guaraní
la vendedora acompaña a los chicos hasta la puerta de la pequeña estancia, sonriendo
dieguito saluda cortesmente a la vendedora.
los chicos salen y continúan caminando, viendo todo tipo de tiendas
finalmente, tras recorrer un poco, la pareja llega a la feria de artesanías; de fondo se puede escuchar el murmullo de la gente, además de una guarania que suena y ambienta el lugar
Auxita suspira, algo cansada; toma un poco de aire y mira todo su alrededor, con embelezo
dieguito mira las artesanías. Hay de todo. Joyas, geles, más ropa…
dieguito dice con acento porteño, «Qué hermosa música, mi niña»
Se puede ver mucho bordado en crochet, ñandutí, aopoí, entre otros bordados típicos; también trabajos en madera hechos por indígenas de la zona
dieguito mira todo, piensa que es una belleza.
Auxita de repente se fija en unas guanpas para el tereré con el diseño de los clubes típicos de paraguay, cerro y Olimpia. piensa que le encantará a sus amigos paraguayos que son de ambos clubes, así que los compra para llevárselos a España
dieguito dice con acento porteño, «eaaa, mirá, de cerro!»
Auxita también ve un termo forrado en cuero tanto para agua fría como caliente, con su guampa y demás accesorios para el tereré y mate: también lo compra, ya pensando en el frío de madrid
Dices: «síii, viste? esta es la de cerro»
Auxita le muestra a dieguito la guampa con la insignia de cerro
dieguito dice con acento porteño, «Y nos mandamos tereré del bueno, allá en España!»
Auxita lleva ya cargando varias bolsas, jadea un poco por el esfuerzo pero intenta no hacerlo notar en su cara, se siente feliz de estar en su país y el resto no le importa
dieguito escucha con más atención una guarania en la que sobresale el arpa.
Dices: «síi, obvio! aunque ahora con el invierno de allá entra más el matecito»
Auxita oye la guarania y sonríe
Dices: «esa es la que te canté vez pasada»
dieguito dice con acento porteño, «Síi, reconocí la melodía»
Dices: «solo que está en instrumental»
dieguito murmura con acento porteño, «Cantá cantá!»
dieguito sonríe.
dieguito ve por otra zona un arpa chiquitita, artesanal. Por la cara que pone parece querer comprarla.
Auxita sigue la mirada de dieguito, alucinada con lo que ve
dieguito te señala el Arpa, allá a lo lejos. Claramente… se la quiere llevar.
Dices: «es preciosa!»
dieguito dice con acento porteño, «Yo un arpa chiquita y vos te traés a España la tuya?»
dieguito dice con acento porteño, «Pero debe estar caronga…»
Dices: «dale, aunque no sé cómo la vamos a transportar en el avión, pero bue»
Auxita sonríe, guiñando un ojo
Auxita y dieguito se encaminan hacia el puesto musical donde un chico tiene algunos instrumentitos artesanales, de cuerda y percusión.
Dices: «vamos a ver»
dieguito ve muchos instrumentos, pero principalmente, además del arpa que lo dejó alucinado, se fija en un instrumento oriental
Auxita pregunta a otra persona que atiende en el mismo puesto cuánto cuesta el arpa, el vendedor da el costo y auxita asiente, conforme
Auxita se acerca a diego, que mira fascinado los instrumentos
dieguito señala el instrumento japonés.
dieguito dice con acento porteño, «Eso qué será, cariño?»
dieguito dice con acento porteño, «Lo vi en la tele, unos japoneses bueno, creo que lo golpeaban o algo así»
Auxita mira el instrumento y niega
Dices: «ni idea, nunca lo vi, pero es curioso…»
Auxita piensa sorprender a diego, por lo que no le menciona que el precio del arpa le pareció normal
Un vendedor se acerca.
Un vendedor dice: Ah, chicos, eso se llama Shamisen.
Un vendedor dice: Es un instrumento japonés
Auxita mira al vendedor
Dices: «vaya, ni lo conocía…»
Un vendedor dice: derivado del instrumento de origen chino sanxián.
dieguito mira el instrumento.
Un vendedor dice: Éste está hecho con piel de serpiente, pero los japoneses los hacen con pieles de perro y gato.
dieguito dice con acento porteño, «No me digas!»
dieguito dice con acento porteño, «Cuánto sale?»
Auxita se fija que dieguito esté lo suficientemente distraído con el instrumento y se acerca nuevamente al chico que le dijo el precio del arpa artesanal, un adorno para el mueble pero lo suficientemente hermoso para creer que es real
Auxita habla bajito con el vendedor, entrega una cantidad de dinero considerable y reserva el arpa, sonriendo
Un vendedor dice: 450000 guaraníes.
dieguito mira a AUxita interrogante.
Auxita terminó la transacción sorpresa y se acerca a Diego, percatándose de su mirada
dieguito dice con acento porteño, «Carongo? O alcanza?»
dieguito está enfocado en el Shamisen y no ve el arpa, escondida.
dieguito sigue chasqueando los dedos el ritmo de una fuarania que suena de fondo.
Dices: «qué pasó?»
Dices: «estaba mirando algo…»
dieguito dice con acento porteño, «Carongo? O alcanza?»
Auxita sonríe
dieguito señala el Shamisen.
dieguito dice con acento porteño, «Quiero comprarlo también a éste»
Auxita mira al vendedor, interrogando con la mirada
Un vendedor dice: Sale 450000 guaraníes, señorita.
Auxita piensa
Dices: «algo caro, pero considerando que es una artesanía muy bien fabricada por lo que se ve»
dieguito dice con acento porteño, «Caro,no?»
Un vendedor dice: Amigo, no se preocupe, se lo rebajo un poco, si quiere.
Un vendedor sonríe cómplice y murmura: Se ve que le gustó,¿eh?
dieguito asiente afirmativamente.
dieguito dice con acento porteño, «Cómo se toca?»
El vendedor recoge el Shamisen ejecutando a modo de demostración la melodía de Shimauta lentamente.
dieguito dice con acento porteño, «Oooh.»
dieguito mira el instrumento encantado.
Auxita escucha, maravillada
dieguito murmura con acento porteño, «Bueno, es cosa de agarrarle la mano, si lo puedo tener.»
un vendedor dice: se los dejo en 420.
dieguito dice con acento porteño, «Bueno, puede ser, no? cariño?»
dieguito te mira como pidiéndote que digas que sí.
Auxita asiente, de acuerdo
dieguito dice con acento porteño, «Wiii!»
Dices: «sí, buen descuento»
dieguito sonríe.
Auxita saca rápidamente de la cartera los villetes y se los entrega al joven
Auxita se pega mucho a diego y le susurra sonriendo: estoy anotando todo para cobrártelo después, eh?
dieguito murmura con acento porteño, «Bueno bueno, cariño, no te preocupes»
Auxita le pellizca en el brazo, burlona
dieguito sonríe.
dieguito dice con acento porteño, «Te lo pago con lo que me pidas, mi niña»
Auxita sonríe, guiñando un ojo
El vendedor regresa con el instrumento ya bien envuelto y empaquetado
Un vendedor dice: Bueno, muchísimas gracias, fue un placer.
Dices: «gracias a usted»
El vendedor le entrega el Shamisen a Dieguito.
dieguito saluda al vendedor, sonriente.
dieguito mira para todos lados, en busca del arpa…
Auxita sigue la mirada de dieguito y se sonroja un poco
Dices: «uuh, la compraron me parece…»
Auxita finge tristeza
Dices: «y bueno, estaba muy linda igual»
dieguito dice con acento porteño, «Uuuh…»
los chicos continúan caminando, viendo todo tipo de cosas artesanales ante las que quedan notablemente maravillados
caminando un poco más allá, alcanzan a ver un puesto donde venden todo tipo de comidas, entre ellas chipa
dieguito se fija en una mujer que vende bastantes comidas típicas calientes. Chipá, sopa paraguaya entre otras masas.
Dices: «ya entra, no? vamos a comprar unas cuantas»
Dices: «la caminata da hambre»
Auxita sonríe
Dices: «y ya empieza a hacer calor, entra el tereré después»
dieguito de repente se fija en una masa redonda, como una bandeja.
dieguito dice con acento porteño, «Huy, y ésto que es?»
dieguito te mira.
Auxita mira a dieguito encantada con su curiosidad
Dices: «eso es mbeju, amor. Está hecho a base de almidón, harina de maíz, queso entre otros ingredientes»
Dices: «sabés que para la cocina soy…»
Tu cara se pone colorada como un tomate.
dieguito dice con acento porteño, «Bue, al menos sabés cómo se hace!»
Una cocinera dice: «¿Quieren probar?
Dices: «claro que sí! probalo amor, te va gustar»
la cocinera asiente y procede a cocinar el mbeju; tiene la preparación hecha, por lo que solo debe ponerlo en la sartén y realizar la cocción en una pequeña cocina que tiene en su puesto, una vez hecho se lo entrega a los chicos y estos pagan por la comida
Una cocinera dice: «Está bieeen calentito…»
Auxita sonríe y asiente, tomando alguna de las comidas con cuidado
Auxita además encarga otras comidas típicas más como empanadas, sopa paraguaya, chipa; la cocinera se lo entrega todo bien envuelto, entre los dos pagan todo y se disponen a descansar un rato en un banco cercano, ya que el calor comienza a sentirse y el cansancio por tanta caminata también
dieguito prueba un poco de mbeju, en efecto está caliente, pero le encanta.
dieguito dice con acento porteño, «Ey, está riquísimo!»
Auxita también va probando un poco de mbeju
Dices: «verdad que sí, amor? y esperá a probar las otras cosas! la sopa, la chipa…»
Dices: «vamos allá a comer tranquis, mejor?»
Auxita señala una plaza y un banco que ve a lo lejos
Auxita y dieguito van caminando hasta la plaza, a pesar de la cantidad de gente encuentran un banco vacío; se sientan dejando sus múltiples bolsas en el suelo, suspirando de alivio
Auxita va sacando las comidas y le va indicando a dieguito
Dices: «mirá, estas son empanadas, supongo que las conocés, en argentina habrán también»
Dices: «con la diferencia de que son con masa de mandioca»
Auxita sonríe y señala las empanadas
Dieguito mira y asiente, relamiéndose
Dices: «estas otras»
Auxita señala la sopa paraguaya, cortada en trozos cuadrados
Dices: «son las que más desconciertan a los extrangeros, es la famosa sopa paraguaya. Como ves, nada de líquido como la sopa universal, eh?»
Auxita ríe
Dices: «esta ya la acabás de probar, es el mbeju»
dieguito mira toda la comida, con la boca hecha agua.
dieguito dice con acento porteño, «Así que esto era la sopa paraguaya, eh? nada que ver a lo que es sopa»
dieguito se parte de risa.
Dices: «y esta es la chipa, en guaraní chipá. Está también hecha a base de almidón como el mbejú pero si te fijjás, la textura es distinta. Mientras que el mbeju es blandito, la chipa es como que tiene una capa dura por fuera, pero dentro es blandita, y mientras más queso tenga, mejor»
Auxita explica todo esto con expresión sonriente
dieguito dice con acento porteño, «Ains, qué rico!»
dieguito dice con acento porteño, «Morfamos de todo un poco, aparte la chipá es medio diferente a la que hacían allá, viste?»
dieguito dice con acento porteño, «La que hacen en Argentina digo»
Dices: «síi, de todo! así que probá la que quieras. Y por qué decís que es diferente? cómo la hacen en argentina?»
Auxita comienza a comer lentamente
dieguito dice con acento porteño, «Bueno, allá en Argentina la preparación es igual por lo que veo pero»
dieguito dice con acento porteño, «es como que»
dieguito dice con acento porteño, «Te dan una bolsa viste como en las panaderías? que contiene muchas chipá, es decir,muchas masas así, redonditas, chiquititas que te comés»
Dices: «bueno, es como una forma más moderna de empaquetarlas según me contás, pero acá todavía podés ver las chiperas con las canastas sobre la cabeza y si le pedís una, te da una, o la cantidad que quieras»
Dices: «justo acá no la vimos, la señora ya es algo más modernizada pero»
Auxita señala el puesto de comida
Dices: «por ahí aparece alguna y vas a ver, digo las chiperitas que a veces están»
Dices: «pero como verás, solo la chipa tiene esa versatilidad, el mbeju por ejemplo siempre va ser así como lo estás viendo, redondo y tipo una bandejita. por qué? porque se cocina en una sartén y bueno, adquiere la forma de esta. pero sin embargo la chipa se pone en una bandeja grande varias figuritas y se mete al hornno ahora más moderno, aunque también se cocina en una especie de hornito rústico, que se llama tatakuá, que literalmente significa agujero de fuego. porque es tipo un agujero vistee? así bien rústico»
dieguito dice con acento porteño, «Aaah claro»
dieguito dice con acento porteño, «los tienen ahí»
dieguito sigue comiendo mbeju, te dice por la cara que está delicioso, la sopa paraguaya también se nota que le encanta.
Dices: «y que tal? Ya veo que te encantan»
Auxita se come un poco de cada cosa, feliz
dieguito dice con acento porteño, «Sí, cariño, te digo que alta comida tienen acá por Dios!»
dieguito dice con acento porteño, «Y qué genial la sopa paraguaya! bueno, todo, hasta las empanadas me gustan!»
Dices: «después voy a ver si encuentro por acá donde pueda comprar una botella de agua mineral, compro algunos remedios yuyos y le bajamos el tereré, querés?»
Dices: «te cuento, esto que hacemos es una costumbre, principalmente de los trabajadores como albañiles y otros, más o menos a esta hora se comen algo como esto, y después toman el tereré para refrescarse»
Auxita sigue comiendo y hablando alternativamente
dieguito dice con acento porteño, «Aaah entiendo!»
dieguito dice con acento porteño, «Pero qué?»
dieguito dice con acento porteño, «Osea es como lo que hacemos allá en Baires con el mate pero le ponen jugo de naranja? o con agua fresca nomás?»
Niegas con la cabeza.
Dices: «agua nomás, y como te digo algún otro remedio yuyo refrescante, para darle sabor. Aunque igual algunas yerbas también ya incorporan algo de gustito, tipo menta y así»
Dices: «para hacer una contraposición, es como lo que hacen allá con el mate y las facturas, pero nosotros al revés, el tereré y lo salado! que te pa?»
Auxita se ríe, divertida mirando a diego
dieguito dice con acento porteño, «Geniaal!»
dieguito dice con acento porteño, «Bueno, entonces vamo a darle si podés porque allá en España era como que hacíamos un tereré medio improvisado las veces que me diste, no?»
dieguito dice con acento porteño, «Tipo mate argentino»
dieguito sonríe.
Dices: «síi, lo que ahora le vamos a bajar acá no tiene comparación a lo que tomamos en españa, como decís es re improvisado, a penas y hay yerba en el súper del road stop. Así que vas a conocer el tereré de verdad hoy!»
Auxita sonríe, maravillada
Auxita termina de comer, satisfecha
dieguito dice con acento porteño, «Wiii!»
dieguito también,aunque sigue, va dejando la bolsa grande vacía.
dieguito dice con acento porteño, «Querés algo más cariño, o me lo mando todo yo?»
Auxita niega, suspirando
Dices: «me esperás acá y voy a ver si consigo el agua y la yerba con los remedios? de paso estrenamos mi juego de termo y guampa nuevecitos…»
Dices: «espero que te esté gustando todo esto, mi vida.»
dieguito dice con acento porteño, «Síii, me fascina!»
dieguito dice con acento porteño, «Y te lo agradezco, mi niña!»
dieguito dice con acento porteño, «Dale, hay acá nomás?»
Dices: «síi, creo haber visto acá cerca un puestito donde hay todo»
Auxita da un fugaz beso a diego y sale corriendo, traviesa
dieguito te espera, sonriente.
Auxita se acerca al puesto, compra algunos remedios además de la yerba y el agua mineral, que por fortuna está bien fría; se toma el tiempo para preparar el tereré aprovechando una mesita que hay en el puesto, no sin antes pedir permiso a la dueña del mismo.
Auxita tiene puesto todo en orden, el termo lleno de agua con remedios refrescantes, la guampa con la yerba. Compra un poco de hielo, la dueña le ayuda a ponerlo y una vez terminada la preparación Auxita sale del puesto, agradeciendo a la vendedora con una gran sonrisa.
Auxita se encamina nuevamente hacia la plaza a paso rápido con el termo en la mano, que va haciendo ruidos con el movimiento del hielo dentro
Auxita llega respirando agitadamente al banco donde está dieguito esperando, con las bolsas appiladas al lado de él
Auxita suspira, algo cansada
Dices: «bueno amor, ahora te presento al tereré mero mero!»
Auxita sonríe
dieguito dice con acento porteño, «Eeaa!»
dieguito mira el equipo del tereré.
dieguito dice con acento porteño, «Ahora a tererear a lo paraguayo, che!»
Asientes afirmativamente.
Auxita comienza a cevar el tereré y se lo toma ella primero
Dices: «estos primeros te van a ser algo amargos, por lo nuevo de la yerba.»
dieguito después que Auxita le alcanza el tereré, lo prueba.
dieguito dice con acento porteño, «Cariño, no tenés azúcar?»
Auxita rompe a reír sin poder contenerse
dieguito se parte de risa.
dieguito dice con acento porteño, «Qué amor?»
Dices: «pero…amor, esto es tereré! no jugo…»
Dices: «yo te avisé, eh?»
Te partes de risa.
Dices: «así que noo, no hay azúcar, al menos que te la quieras comprar vos y experimentar, a ver qué te sale…»
Auxita continúa riendo, gente que pasa cerca de su banco se detiene a mirarla, extrañada.
dieguito se ríe de buena gana.
dieguito dice con acento porteño, «Na, corazón, no pasa nada, ta re bueno igual»
Auxita hace un gesto restando importancia y continúa riendo, le tiemblan las manos de la risa y decide esperar a calmarse para cevar nuevamente
dieguito dice con acento porteño, «Si mi viejo estaría con nosotros me diría»
dieguito dice con acento porteño, «Na, no seas maricón, las mujeres y los putos le ponen azúcar»
dieguito se parte de risa.
Auxita disminuye la risa y baja un poco la mirada, recordando a don diego
Dices: «síi, esa pinta tenía, de replicarlo todo»
dieguito dice con acento porteño, «See»
dieguito sigue tomando tereré.
dieguito dice con acento porteño, «Pero está realmente piola igual, eh?»
Auxita ya más tranquila vuelve a cevar el tereré
dieguito dice con acento porteño, «Eso sí, en el hotel, alta arquitectura aromática te dejo en el biorsi»
Dices: «ups…»
Auxita ríe nuevamente
Dices: «naa a mí noo, a la pobre limpiadora…»
Dices: «usá el desodorante de ambiente que te aplicaste hace rato, que pa eso sirve!»
Te partes de risa.
dieguito se parte de risa.
dieguito dice con acento porteño, «Qué pelotudo cariño, no?»
dieguito dice con acento porteño, «Menos mal que largué la mulata del ortis, que si no…»
Auxita ceva el tereré escuchando las ocurrencias de diego y riendo
Dices: «que no aprendiste todavía que son muletas esas?»
Dices: «como dicen allá, mepa que hay que darte un par de ostias pa que aprendas»
Te partes de risa.
Dices: «ya no aprendés más, che!»
Auxita ríe
dieguito dice con acento porteño, «Pero de qué te reís cariño?»
dieguito dice con acento porteño, «tan mal estoy?»
Auxita continúa cevando el tereré, escuchando a diego y viendo la gente pasar a lo lejos.
dieguito no puede más y rompe a reír, sin saber por qué, escupiendo un poco de tereré.
Auxita se gira y ve a diego
Dices: «estás re mal, sí. Entre la coca y las balas tu cerebro se desgasta, cielo.»
dieguito deja salir un pequeño eructín, disimuladamente.
dieguito dice con acento porteño, «Jooo, qué cagada mi amor, no?»
dieguito se parte de risa.
Dices: «bueno, supuestamente la coca ya la dejaste, no?»
Dices: «aunque el otro día caíste redondo, no tomaste mucho para decir que estabas en pedo, y te vi muy tensionado desde la llamada de Mark»
Auxita y dieguito toman tereré alternativamente
dieguito dice con acento porteño, «Gracias por todo mi vida, no solo por esta sorpresita, si no por todo, la oportunidad del viaje y el amor que me das más que nada, que es re importante»
dieguito dice con acento porteño, «Más de lo que te puedo decir!»
dieguito se te quiere acercar a besarte, pero hay gente y no sabe qué hacer, te mira como interrogante
Auxita suspira un poco pensando en que diego evadió su pregunta, pero de todas formas lo enfrentará, no quedará con el pendiente
Auxita mira a diego y asiente
Auxita se acerca y lo besa sin contemplaciones
dieguito te corresponde.
Auxita se separa un poco y continúa cevando el tereré, algo más pensativa
Dices: «hoy mamá hace tallarín así a lo campo, que te parece si morfamos en casa por hoy? de hecho son los últimos días…»
dieguito mientras cevás, te mira a los ojos.
dieguito dice con acento porteño, «Todo bien, amor? qué pensás?»
Dices: «en eso, que son los últimos días y…»
Auxita suspira, algo triste
dieguito dice con acento porteño, «Pero tranqui,amor, nos queda un cacho más y hay que disfrutar el presente con toda, sobre todo unir fuerza para lo que sea que me espere,o nos espere, o te espere,o andá saber!»
dieguito dice con acento porteño, «Y qué me esperará al volver…»
Dices: «justo eso, vez pasada te vi muy tensionado luego de la llamada del Mark, seguro que no te dijo algo más que te haya alterado así?»
dieguito dice con acento porteño, «Estaba re mal, cariño?»
dieguito dice con acento porteño, «No,me decía que»
dieguito dice con acento porteño, «cuando venga del viaje tenemos que hablar él y yo seriamente, así con tono de que alguna cagada me hice viste?»
dieguito dice con acento porteño, «y cuando le pregunté me dijo que»
Auxita asiente, comprensiva
dieguito dice con acento porteño, «no me quería decir, que quería ser breve porque estaba ocupado, y me cortó sin decirme ni pío»
dieguito dice con acento porteño, «Y bueno,me re cagué todo amor»
dieguito dice con acento porteño, «Porque yo no hice más nada hasta donde sé»
Auxita escucha, no del todo convencida
Dices: «y la verdad que sí estabas mal, incluso no te lo dije para no incomodar, pero a pesar de que dormimos relativamente bien al otro día tenías unas ojeras de terror…»
Dices: «a menos que no hayas dormido y yo ni me percaté, esa noche fue mi fiesta de cumple y bueno, me tumbé»
Auxita sonríe
Pasa el tiempo y los chicos siguen tomando tereré y charlando, ya casi se acaban el termo de 2 litros de agua
dieguito dice con acento porteño, «Cómo?»
Auxita suspira, pensando
Dices: «que tenías unas ojeras bárbaras, amor…»
dieguito dice con acento porteño, «Aaah porque»
dieguito dice con acento porteño, «viste cómo chupé esa noche, cariño?»
Auxita piensa: este es o se hace? me tomará por tonta?
dieguito dice con acento porteño, «Ups»
dieguito dice con acento porteño, «porque estaba re alterado»
dieguito dice con acento porteño, «Eso más la aurora que tipo que no le caí, pero vos quedate con lo bueno mi amor, vos nunca me viste haciendo nada raro y por lo demás la pasé hermoso, o sea que no te asustes»
Dices: «yo no te vi tomar tanto pero en fin, habrá sido cuando estaban ahí con mi viejo charlando, solo ahí no te pude ver, después toda la noche estuvimos juntos»
dieguito dice con acento porteño, «see, ahí!»
dieguito sonríe pensando en don Alberto.
Dices: «bueno, aurora es un caso a parte, yo sé cómo es ella y ni tengo en cuenta el incidente»
dieguito dice con acento porteño, «Claro, mi vida, así que»
dieguito dice con acento porteño, «quedate con lo bueno que aparte fue mayoría y la pasamos hermoso,»
dieguito dice con acento porteño, «hasta tocamos y todo»
Dices: «me quedo con lo bueno, pero me preocupa verte así, alterado, distraído, como si algo pasara…pero en fin, si no querés no te jodo con eso. Lo prometí y lo voy a cumplir»
Dices: «uff, ese concierto estuvo de la pesada, eh?»
dieguito mientras le das el tereré toma y te pasa una mano por los hombros.
dieguito dice con acento porteño, «Bueno, mi amor, como quieras, ahora mismo cómo me ves?yo me siento demasiado feliz, sé que voy a despertar de este hermoso sueño pero ahora mesmo quiero seguir soñando»
dieguito dice con acento porteño, «En dos días nos vamos»
dieguito dice con acento porteño, «a ver al gordo»
Dices: «ahora te veo genial, y me alegro por eso. Pero no se me quita la imagen de la retina esa noche cuando después de tocar te caíste redondo, como si te hubieras dejado llevar por la fuerza de gravedad sin importarte nada más»
dieguito dice con acento porteño, «Ains, por Dios!»
dieguito dice con acento porteño, «Qué me habrá pasado… pero me imagino que me desperté bien y no me pasó nada grabe, no amor?»
Auxita asiente, quitando ya importancia
Dices: «pero bueno, ya está, eso lo solucionamos a la vuelta. Y lo del gordo genial, comunicate y contale que nos vamos, sí?»
Dices: «así que aprovechemos hoy el tallarín, que después parece que le vamos a meter puro asado, me contabas que tu primo es re asadero!»
dieguito dice con acento porteño, «Eesaa!»
dieguito de repente siente que se le humedecen los ojos.
dieguito dice con acento porteño, «Ains no»
Auxita mira a diego, alarmada
dieguito dice con acento porteño, «Tranqui, mi negra,es la emoción»
dieguito dice con acento porteño, «Hacía años no vivía algo como esto»
Dices: «sí, es emocionante, no te imaginás lo que esto significa para mí también»
Dieguito y Auxita, pasado un rato, fueron a la casa de esta a almorzar. Pasaron los días y finalmente llegó el momento de despedirse, a la madre de Auxita no le cayó nada bien el que su hija se fuera de nuevo, pero esta prometió comunicarse más con ella y en caso necesario, se la llevaría a Madrid. Visitaron en corrientes al primo de Diego, juan; pasaron unos días increíbles, este también los llevó a hacer turismo, incluso a un festival del chamamé que justo se celebraba en esos días. Finalmente llegó el momento de partir, la pareja abordó el avión cargada de cosas en las maletas, y de felicidad aunque algo de incertidumbre en sus mentes. ¿Qué les esperaría a su vuelta? ¿Lo que sea que esté por venir, haría tambalear esta de por sí frágil relación una vez más?

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.